El sistema Vertebrobasila o Sistema de irrigación

posterior.
Origen y trayecto.
Las dos arterias vertebrales se originan en las arterias subclavias
tanto a la derecha como a la izquierda. Específicamente lo hace en su cara
superior a poco de su origen, hecho que es de destacar por la frecuencia de
nacimientos anómalos de la AV tanto en el Tronco Arterial raquiocef!lico
como en el "a#ado de la Aorta. $u ascenso es casi vertical o ligeramente
inclinado hacia atr!s entre los m%sculos escalenos # los prevertebrales #
anteriormente al ganglio cervical inferior del simp!tico o, en caso de haber
fusión entre este # el primer tor!cico al &anglio Estelar, contenido en el
espacio supraretropleural, así la AV lo cubre, pero el ganglio la suele
rebasar, sobre todo lateralmente. Tambi'n es anterior al proceso transverso
de "(, posterior a la Vena Vertebral # a la Arteria "arótida )rimitiva.
)enetra enseguida *unto al nervio vertebral aplicado a su cara
posterior en el foramen del proceso transverso de "+ # asciende por los
primeros + agu*erostransversos. En ese tra#ecto # hasta el a,is, es medial a
la VV # cruza la cara anterior de los nervios cervicales. Al salir del agu*ero
transverso del a,is asciende hacia el transverso del atlas, que es m!s lateral,
describiendo una curva cóncava medialmente, desde este agu*ero al
foramen magno forma una segunda curva horizontal, cóncava
anteriormente.
Luego atraviesa la membrana atlantooccipital # se dirige hacia
delante arriba # medialmente hasta atravesar la duramadre inmediatamente
anterior al ligamento dentado e inferior a la digitación superior de dicho lig.
Asciende en seguida fuertemente hacia dentro penetrando en la cavidad
craneana a trav's del foramen magno pasando por deba*o del -.. par. /a
dentro se inclina hacia arriba # lateralmente contorneando la cara lateral del
bulbo uni'ndose a su homóloga en la línea media frente al surco
bulboprotuberancial dando origen a la Arteria asilar o Tronco asilar.
Esta asciende por la línea media entre el surco basilar de la protuberancia #
el surco basilar del hueso occipital. 0e dirección vertical vertical termina
cerca del borde superior de la protuberancia en dos ramas terminales1
Arterias "erebrales )osteriores. $u longitud varia de 2.3 a 4.3 cm # su
di!metro de 4 a 5 mm. Esta 63 mm posterior a la carótida interna. 0e este
tronco nacen las arterias cerebelosas superiores, de 6 mm de di!metro, # las
cerebrales posteriores de 4mm, las perforantes. El ... par atraviesa el
espacio entre la cerebral posterior # la cerebelosa superior dentro de la
cisterna interpeduncular # via*a anteriormente hasta que penetra en el seno
cavernoso. Esta relación hace que el debut de muchos pacientes con
aneurismas de la A debuten con par!lisis del ...par. $us ramas nutren el
puente, el mesenc'falo, parte del dienc'falo # de los lóbulos temporal #
occipital, # gran parte del cerebelo, todas estructuras indispensables para la
vida, por lo que su afección de cualquier origen, inclu#endo las alteraciones
vasculares, conduce a severas manifestaciones clínicas con compromiso del
estado de conciencia # no raramente, a la muerte. )ara la toma de las
medidas, decidimos dividir la arteria basilar en tres segmentos, los cuales
se caracterizan por la disposición de sus ramas perforantes # colaterales, #
específicamente por el territorio de irrigación. 0enominamos el segmento
inferior al comprendido entre el sitio de unión de las arterias vertebrales #
el sitio de nacimiento de la arteria colateral m!s rostral que se comportase
como arteria cerebelosa anteroinferior. $us ramas perforantes se dirigen al
foramen caecum # se denominaron perforantes caudales7 sus ramas
colaterales se dirigen al surco pontobulbar # se denominan arterias
pontobulbares. El segmento medio se definió como aquel comprendido
entre el límite superior del segmento inferior # el sitio de nacimiento de la
arteria m!s caudal que se comportase como arteria cerebelosa superior. $us
ramas perforantes se dirigen al aspecto lateral del surco basilar # fueron
llamadas perforantes medias7 sus ramas colaterales son de tres tipos1
cerebelosas 8la arteria cerebelosa anteroinferior9, pónticas largas # pónticas
cortas.
El segmento superior corresponde entonces al que se encuentra entre el
límite superior del segmento medio # la bifurcación de la arteria. $us ramas
perforantes se dirigen b!sicamente a la sustancia perforada posterior, en la
fosa interpeduncular7 sus ramas colaterales son cerebelosas 8arteria
cerebelosa superior9 # mesencef!licas, # sus ramas terminales 8arterias
cerebrales posteriores9 dan irrigación al dienc'falo posterior, mesenc'falo,
lóbulos temporales # occipitales, # no hacen parte del presente estudio. La
arteria basilar, desde su origen cerca de la unión pontobulbar hasta su
terminación cerca de la unión pontomesencef!lica, tuvo una longitud
promedio de 4:.64 mm 8rango de 24.3 a 4;.29. En el 2:< de los casos, la
arteria era tortuosa, con concavidad izquierda en sus segmentos inferior #
medio en el (3<, la cual se correspondía con la presencia de dominancia
de la arteria vertebral izquierda. $egmento .nferior. El di!metro promedio
de la arteria basilar en su nacimiento fue de 5.:3 mm con un rango de 4.3 a
5.4 mm. A nivel del nacimiento de las arterias cerebelosas anteroinferiores
su di!metro promedio fue de 4.33 mm 8rango de 4.: a 5.2 mm9 con un
rango de longitud del segmento de =.: a 6(.6 mm 8promedio 66.=6 mm9.
>a# en promedio 4.(3 arterias perforantes caudales 8dirigidas al foramen
caecum9 con un rango de 4 a +. "asi todas las arterias perforantes al
foramen caecum nacen de este segmento con e,cepción de dos casos
86:<9, con una arteria cada uno, originada en el segmento medio de la
basilar, por encima del origen de las arterias cerebelosas anteroinferiores.
En estos casos dicha arteria cursaba en el surco basilar dando peque?as
ramas en 'l # finalmente penetraba al foramen caecum. Las arterias
perforantes caudales se originaban en promedio +.+( mm por encima del
sitio de unión de las arterias vertebrales, con un rango de :.36 a 62.( mm.
@recuentemente estas arterias perforantes caudales se originaban adem!s en
las arterias vertebrales # en las pontobulbares7 un ;4< de ellas ramificaban
antes de penetrar el foramen caecum. $u di!metro promedio fue de :.45
mm 8rango de :.6( a :.54 mm9. $egmento Aedio. El di!metro promedio de
la arteria basilar a nivel del límite superior del segmento medio 8borde
caudal del sitio de nacimiento de la arteria cerebelosa superior9 fue de 4.55
mm, con un rango de 4.: a 5.2 mm. El segmento midió en promedio 63.2
mm con un rango de 6:.3 a 6=.3 mm.
Bna patología relativamente com%n en la A es la dolicoestasia, que
significa elongación # distensión. En la A implica un di!metro ma#or a
los 5.3 mm. &eneralmente implica trastornos de los oculomotores.
Colaterales.
AV
La AV esta destinada principalmente a irrigar medula espinal #
romboenc'falo. Así, en el cuello dar! ramas espinales que van hacia la
m'dula a trav's de los foramenes intervertebrales, # ramos musculares para
los m%sculos vecinos.
En la cavidad craneana dar!1
6. Arteria Aeníngea )osterior, que se ramificar! en la fosa cerebelosa.
2. Espinal )osterior.
4. Espinal anterior. Estas %ltimas para el bulbo # m'dula cervical.
5. "erebelosa inferior posterior
AB
6. Camas protuberanciales.
2. Arterias laberínticas.
4. "erebelosas inferiores anteriores.
5. "erebelosas superiores.
Distintas consideraciones.
Sobre el origen embriológico del sistema Vertebrobasilar,
Embriológicamente, el desarrollo de la AV es precedido por la
formación de anastomosis longitudinales postcoitales que vinculan las
arterias cervicales intersegmentales. La fusión de las arterias longitudinales
embrionarias forman la A en una drección cefalocaudal hacia la 3ta
semana. La arteria intersegmental proalantal entre los somites occipitales #
cervicales acompa?a al primer nervio cervical # provee comunicación entre
las circulaciones vertebrales # carotídeas en desarrollo. El 2do par de
arterias intersegmentarias, la llamada Arteria >ipoglosa, acompa?a al -..
par craneal prove#endo ramas que a#udan en la formación de la parte
cerebral de la AV, # se anastomosa con la parte posterior de la Arteria
"arótida .nterna. Luego la arteria hipoglosa se atrofia # su rama
anastomótica con la arteria comunicante posterior permanece conectada
con el e*e neural longitudinal proalantal ipsilateral. Esta cone,ión
corresponde a la porción distal de la AV # A.
La variación anatómica es definida como la normal fle,ibilidad en la
topografía # morfología de las estructuras corporales. Así, algunos autores
consideran que las variaciones del comple*o vertebrobasilar podrían
conducir a desórdenes cerebrales al alterar la hemodin!mia vascular,
aumenta el riesgo de ateroesclerosis, aneurismas, oclusión, disección
arterial #, potencialmente ateroesclerosis.
Así, entre otros casos se informan esta el de una AV. que en su
ascenso a trav's de los for!menes transversos pasa posteriormente a los @T
de "4 # "5 e irriga a los m%sculos de la región cervical posterior sin
continuar dentro del cr!neo. La causa posible que nos brindan los autores
fue la degeneración de la porción pro,imal de la anastomosis longitudinal
postcoital izquierda en el conte,to de una arteria cervical intersegmental
persistente. Este caso es %nico.
Sobre el continente en la región cervical.
Las variaciones de los @T parece seguír un patrón en varios de los
segmentos certebrales seg%n diferentes factores posibles1
6. embriológicos.
2. stress mec!nico.
4. tama?o, curso # n%mero de vasos vertebrales.
El contenido de los @T es1
6. Arteria Vertebral.
2. Venas Vertebrales.
4. )le,o simp!tico acompa?ante 8nervio de @rancois @rancD9.
El @T es el resultado de una formación especial de los procesos
cervicales transversos. Esta formado por un elemento costal vestigial
fusionado con el cuerpo # al original @T de la v'rtebra.
Los nervios cervicales, luego de emerger por los for!menes
intertransversarios, luego cruzan los vasos vertebrales. Así, se encontraron
casos donde las AV mostraban indentaciones producidas por los nervios
espinales.
Eormalmente esta presente en los procesos transversos de todas las
cervicales. )ero la AV penetra en los @T desde la "+, la "( estaría ocupada
sólo por venas.
Las variaciíones del @T pueden ser varias1
• @T dobles.
• Triples.
• Ausencia de @T.
• .nfiltración osteofítica.
El patrón que seguiría podría ser en parte e,plicado por las tensiones
soportadas por los vasos que los atraviesan en el conte,to de una m'dula
cervical con movimientos mas o menos libres. En la literatura se admite
que la e,tensión # rotación normal de la cabeza podría per*udicar el flu*o
de la AV, con una constricción en el vaso contralateral al lado de la
rotación. Acompa?ando esta rotación ha# un cambio en el 6:< del largo de
la arteria del lado contralateral. Cecordemos que los movimientos de la
cabeza sobre el cuello se localizan en las articulaciones atlantoo,ipitales #
se efectuan en torno a un e*e transversal que pasa por el centro de la
curvatura de los cóndilos. La amplitud de la fle,ión es de 2:F, la de
e,tensión de 4:F, # a amplitud total de 3:F. )ero los movimientos de
fle,ión # e,tensión pueden ser mucho m!s amplios. La amplitud m!,ima
del movimiento de inclinación lateral es de 2:F. La rotación m!,ima,
e*ecutado por las articulaciones del atlas con el a,is, no e,cede los 4:F.
>a# adem!s una gran variabilidad de este foramen, # el espacio
ocupado por la AV es tambi'n variable1 del ;G;3<. Adem!s adopta en este
segmento un tra#ecto tortuoso. Esto posibilita su indemnidad en los
movimientos cervicales. A su vez dicha tortuosidad podría causar
destrucción ósea del @T.
A la vez que es conocido que las AV. son ma#ores que las AV0, así
se concuerda con ciertas observaciones de que los @T. son ma#ores que los
@T0.
Consideraciones varias.
La AV0 puede nacer de1
• La primera parte de la subclavia.
• 0el ca#ado de la aorta.
• La carótida primitiva, cuando la subclavia derecha es rama de la
aorta detr!s de la subclavia izquierda.
• 0el tronco arterial braquiocef!lico.
• $e ha visto que puede pasar por detr!s del esófago.
La AV.1
• Arteria subclavia.
• "arótida com%n.
• "a#ado de la aorta 83.+<9.
Atraviesan los @T1
6. "+1 ;;<.
2. "(1 3<.
4. "31 (<.
Es mu# raro que fallen en unirse para formar la A.
La mitad de los aneurismas del sistema posterior se dan en la A
Bibliografía,
e!roradiology " Vasc!lar# $%%
• Eeuroradiolog# H Vascular1 466. (6 #ear old female Iith left trigeminal
neuralgia and left hemifacial spasm. American "ollege of Cadiolog#.
High-resolution computed tomography of the basilar artery: 1.
Normal size and position.
Smo&er '(, )rice *+, ,eyes 'D, Corbett ++, -entry .(.
• Aneurisma de la bifurcacion basilar. Ceporte de un caso operado de
;4 a?os. )ardo "amacho H Vega asulto H &utierrez Au?oz H
Varela >ernandez H Leon Coura H 0ominguez Eapoles H &uerra
&onzalez H )ozo Comero. Cevista me,icana de neurociencia.
Bilateral ophthalmoplegia: an unusual sign of the top of the
basilar artery syndrome
)ublicaciónThe .talian Journal of Eeurological $ciences
Editor $pringer Ailan
Basilar Artery Diameter and 5-ear !ortality in "atients #ith
$tro%e
• @ernando )ico, A07 Julien Labreuche, $7 .sabelle &ourfinDelGAn, A07 )ierre
Amarenco, A0 on behalf of the &EE." .nvestigators
K
aNÁLISIS BIOMÉTRICO ENTRE MEDICIONES
BIOANTROPOLÓGICAS CEFÁLICAS Y LA ARTERIA
BASILAR
*
Mandiola, E.;
**
dl Sol, M.;
**
Ola!, E.;
*
Ala"#$n, E.;
*
Mon%"o, C.;
*
San&'(a, P.;
*
O)a%, *. C.
* Universidad Andrés Bello. Depto. de Ciencias Biológicas, Santiago, Chile
** Universidad de La Frontera, Temco, Chile.
Aneurisma aterosclerótico gigante de la arteria basilar. )resentación de un caso.
0ra. Lmaida Julia López ernal , 0r. @rancisco Luis Aoreno Aartínez , 0r. >'ctor
$alazar @errer , 0r. Angel Lacerda &allardo , 0ra. Aargis E%?ez "alata#ud , 0r. Ca%l
de la &uardia 0omínguez # 0ra. .leana )uig Ce#es
$ervicio de Anatomía )atológica
>ospital )rov. 0oc. MCoberto CodríguezM de Aorón
AA/O*0A *0C(O120(2(-0CA DE .A A(/E(0A
BAS0.A(
Dr. Miguel Enrique Berbeo Calderón
Dr. Jorge Eduardo Alvernia Silva
Dr. Ernesto Bustamante Zuleta
.solated h#poplasia of distal basilar arter#1 clinical and .maging findings.
Nilda Turgut*, Gökhan Pekindil**, Ufuk Utku*, Yahya Celik*,
Semra fiengün*
A rare variation of the vertebral arter#. M.M. Shoja1, R.S. Tubbs2, A.A.
Khaki1, G. Shokouhi1, R.M. Farahani1, A. Moein3
1Department of Anatomy and Neurosurgery, Tabriz University of Medical Sciences, Tabriz, Iran
Department of !ell "iology, University of Alabama at "irming#am, USA
$%aculty of Medicine, Department Anatomy, Tabriz University of Medical Sciences, Tabriz, Iran


"huang /GA, >uang /G", >u >>, /ang "G/1
/o3ard a 4!rt5er El!cidation# (ole of Vertebral Artery 6ypoplasia in Ac!te
0sc5emic Stro&e.
Eur Neurol !!"#$$%&'()&'* +D,-% &!.&&$'.!!!!'(/"/0
ORIGINAL
RESEARCH
Developmental Anatomy of the Distal Vertebral
Artery in Relationship to Variants of the Posterior
an Lateral Spinal Arterial Systems
$icliari H urger H @asel H &ailloud.
!itre " o#"ment $ Do#"ment title
Eormal variation of Vertebral arter# on "T angiograph# and its implications for
diagnosis of acquired patholog#
A"te"r%s& $ A"thor%s&
$AEELL. )ina ".
869
7 TLE& $amuel
869
7 &LENALEN C. &ilberto
869
7 E$OE/ "lifford
J.
869
7
Affiliation%s& " o" es a"te"rs $ A"thor%s& Affiliation%s&
869 0epartment of Cadiolog#, Aassachusetts &eneral >ospital, oston, AA,
ETAT$GBE.$
Vertebral arter# in relationship to "6G"2 vertebrae1 An anatomical stud#
@rancesco "acciola, Bmesh )halDe, Atul &oel
0epartment of Eeurosurger#, $eth &. $. Aedical "ollege and Oing EdIard Aemorial
>ospital, )arel, Aumbai, .ndia
"ase report. A variable origin of the vertebral arter#. OuviDova H Lsvaldova H
AizeraDova H El @aloug# H enusDa. .nstitute of anatom#. @acult# of medicine,
comenius universit# $lovaDia.
Anatomical Variations of the V2 $egment of the Vertebral Arter# .
AichaPl runeau, Jan "ornelius, Vincent Aarneffe, Aichel Triffau,, ernard &eorge
0epartment of Eeurosurger#, >Qpital LariboisiRre, )aris, @rance, and 0epartment of
Eeurosurger#, "linique $aintG)ierre, Lttignies, elgium 8runeau9 0epartment of
Eeurosurger#, >Qpital LariboisiRre, )aris, @rance 8"ornelius, &eorge9 0epartment of
Eeurosurger#, "linique $aintG)ierre, Lttignies, elgium 8Aarneffe, Triffau,9.
Journal of Neurology, Neurosurgery, and PsYchiatry, 1978, 41,
170-176
Anatomical observations of the
foramina transversaria
C. TAITZ, H. NATHAN, AND B. ARENSBURG
From the Department of Anatomy and Anthropology, Sackler School of
Medicine,
Tel-Aviv University, Ramat-Aviv, Israel