You are on page 1of 16

EL ESTADO DE DERECHO EN MEDIO DE LA GLOBALIZACIÓN.

JMTZ
Las políticas de los organismos económicos multilaterales como forjadoras
de las nuevas estructuras estatales.
 RESUMEN
Este artículo pretende dar cuenta de la relación del Estado y la Economía en el
marco de la globalización; de tal suerte que esta relación sea comprendida como
una relación dinámica, cambiante, con gran capacidad de adaptación, recíproca
en cuanto al fenómeno globalizante, y por sobre todo, se entienda la importancia
que esta relación ha tenido en la conformación del estado moderno y del proceso
mismo de la mundialización de las relaciones humanas.
 TÉRMINOS CLAVE
Globalización, Estado Social de Derecho, Colectividades Públicas, Banco Mundial,
Fondo Monetario Internacional, Estructura Estatal, Neoliberalismo.


 ABSTRACT
This article seeks to explain the relationship between State and Economy in the
context of globalization, in such a way that this relationship will understand as a
dynamic, changing and with great capacity for adaptation; reciprocal in terms of
globalizing phenomenon, and above all, this seeks we'll understand the importance
of this relationship has had in shaping of the modern state and the process of
globalization of human relations.
 KEY-WORDS
Globalization, Social State of Law, Public Communities, World Bank,
Es posible inferir que el estado es y ha sido una estructura dinámica, cambiante, con
amplia capacidad de adaptación, de la misma manera que lo ha sido la economía; y
la relación entre estado y economía es un punto clave a la hora de ver como la
globalización afecta al Estado de Derecho.
International Monetary Fund, State Structure, Neoliberalism.

I. INTRODUCCIÓN.
Con el presente artículo se pretende hacer un análisis sucinto de los efectos
económicos de la globalización en la organización jurídico-política de los estados
de derecho actuales, no sin antes precisar el carácter mutante del concepto de
estado y sin proponer una breve definición de todo lo que implica el concepto
globalización y “modernización estatal”
Con las limitaciones mismas de este escrito en particular, será menester del
mismo especificar la relación de lo planteado anteriormente con las políticas de los
organismos económicos multilaterales, principalmente el Banco Mundial, El Fondo
Monetario Internacional y la Organización Mundial De Comercio.
Este escrito pretende hacer una contribución a la resolución del siguiente
problema: ¿Dé que forma la globalización, manifestada por ejemplo, en las
decisiones adoptadas en el seno de los organismos económicos multilaterales,
impulsan la transformación del estado de derecho y de la función Pública?
Para lograr tal objeto, y teniendo en cuanta las limitaciones propias de este
artículo, se confrontarán diversas teorías que hacen aportes alrededor de la
temática en cuestión; luego, a la luz de la reconstrucción de la evolución del
estado, se compararán dichos planteamientos, se extraerán sus cánones
fundamentales y luego se dará una conclusión que intente responder al
planteamiento aquí citado.
El escrito se plantea en cinco tópicos, primero se inicia con el estado, su
reconstrucción histórica, definición e importancia, luego se da paso a la discusión
sobre la globalización y se sientan las bases acerca de ella como proceso y no
como fenómeno coyuntural, después se habla del papel del derecho internacional
en la conformación de la estructura del estado y en la estabilización de la
globalización, luego se da una mirada de todo ello en el contexto colombiano y
para finalizar se dan las conclusiones acerca de la interacción dinámica entre la
globalización, el estado, el derecho y la economía.

II. EL ESTADO DE DERECHO EN MEDIO DE LA GLOBALIZACIÓN.

1. EL ESTADO EN LA HISTORIA.
Desde el omnímodo y represivo estado medieval, con pretensiones de
imperialidad, hasta el moderno estado social con miras a la atención de las
necesidades de sus habitantes, se ha definido siempre al estado y en especial, a
los estados configurados verbigracia la modernidad, como una respuesta a las
necesidades de organización política.(Bobadilla Romero, 2003); En este sentido,
como elementos del Estado-Nación de hoy, deben entenderse, el territorio, la
población y la soberanía
1
; pero, no pueden entenderse como fueron interpretados
en otrora; si no que más bien, han de reinterpretarse a la luz del proceso
globalizador moderno.
El concepto de Estadoes igual de problemático a otros abordados a lo largo de
este escrito, por tal motivo, para efectos de este, se entenderá como la comunidad
política y jurídicamente organizada en torno a fines comunes, situaciones del
pasado y planes para el futuro, en cuyo seno reside su propia soberanía, que se
reconoce a sí misma como un pueblo
2
y que es reconocida también por otros
sujetos del derecho internacional.
La estructura del estado, tan diversa como cambiante, ha sido por siglos el objeto
de discusión de muchos teóricos que han encontrado en ella la fuente para la
enunciación de sus tesis; más sin embargo, hoy día, dado lo cambiante de las
relaciones humanas, cualquier definición parece quedarse corta, pareciera
precaria, pues en el marco de la “mundialización de la economía” en el que nos
encontramos inmersos, en lo que representa este fenómeno como posible
coyuntura temporal, se nos hace necesario ver esta y otras definiciones a la luz de
este “proceso de globalización”

1.1. Entre el estado liberal y el estado social de derecho.
El estado, entendido como una estructura que obedece a la organización máxime
capaz de suplir las necesidades políticas de los individuos, ha variado el alcance
su objeto en la medida en que avanza el proceso de la globalización; y es que si
antes se pretendió un estado omnímodo en cabeza de un único soberano como la
estructura legítima, se optó después por un estado que fuera la manifestación

1
Esta última, restringida en el marco de la mundialización de las relaciones internacionales de hoy, y a
propósito de un sistema internacional con miras a la unidad. (Kelsen, 2008)
2
Carta de la ONU; acerca de la autodeterminación de los pueblos. “habrá de considerarse como pueblo toda
comunidad organizada que así quiera considerarse a sí misma.”
cuasi-directa
3
de la voluntad de los pueblos, esto es, donde fueran los
representantes de estos que tomaran, por el curso de la democracia, las
decisiones que habrían de guiar sus destinos, más sin embargo, el corolario del
estado era el de defender los intereses supremos de la comunidad sin intervenir
en su vida privada; de tal suerte que solo la paz exterior, y la aseguración de la
propiedad privada eran sus objetos justos. Más sin embargo, las dinámicas del
mundo, especialmente después de los periodos de ambas guerras mundiales y de
las fortísimas depresiones económicas de principios del siglo XXI llevaron al
estado a mutar hacia una nueva forma de organización; entonces se pasó así a
concebir el estado como sinónimo de gobierno y se le asignó al constitucionalismo
la enunciación de las formas de relación armónicas, entre el estado y sus
habitantes.
Si tenemos en cuenta al Estado como parte de un acuerdo de voluntades,
habremos de decir que al día de hoy, se busca que esas voluntades se
“globalicen”; es decir, que giren en torno a un común denominador en el marco del
derecho internacional, y es que como lo explicó Kelsen hace más de 50 años,
“debe propenderse por un monismo internacionalista que asuma la prevalencia del
Derecho internacional sobre el derecho nacional; y que, a la par de ello, genere las
condiciones necesarias para crear organismos mundiales que puedan velar por el
estricto cumplimiento de los preceptos internacionales” (Kelsen, 2008)
En cuanto a la consolidación del capitalismo; el estado, como estructura central
organizada resultó fundamental, pues le permitió a las relaciones económicas,
tecnificarse de algún modo, haciendo una importante remodelación de su
“arquitectura”, para hacer frente así, a la arcaica concepción del mercado como
una suma de racionalidades individuales que no buscan resolución de problemas
comunes; el estado, si tiene la potestad de resolver estos problemas comunes,
debe suponerse, es capaz de ello.
1.2. El estado social de derecho como cúspide de la manifestación de la
liberalidad.
El estado social de derecho, se caracteriza, entre muchas otras cosas, por el paso
de la justicia legal (meramente enunciativa) hacia la a justica material propia de los
estados democráticos, que se evidencia en la preocupación del Estado, por las
necesidades humanas más básicas (alimentación, salud, educación).

3
Entendiendo que entre las falencias de los sistemas democráticos, se evidencias fallas electorales, a las que
por cuestiones tanto técnicas como políticas les es imposible registrar la voluntad absoluta de los pueblos.
Un componente fundamental, vívido en nuestra realidad nacional, es el
intervencionismo estatal con fina la organización de la economía, y es que cuando
en el Art. 334 de nuestra carta política se enuncia que “La dirección general de la
economía estará a cargo del Estado. Este intervendrá, por mandato de la ley, en la
explotación de los recursos naturales, en el uso del suelo, en la producción,
distribución, utilización y consumo de los bienes, y en los servicios públicos y
privados, para racionalizar la economía con el fin de conseguir el mejoramiento de
la calidad de vida de los habitantes, la distribución equitativa de las oportunidades
y los beneficios del desarrollo y la preservación de un ambiente sano” Se está
diciendo que es el estado, y no los particulares, el que es llamado a articular las
relaciones económicas, todo esto con miras a la consecución de los fines sociales
de bienestar y justicia; materializados en el aseguramiento de los derechos
económicos sociales y culturales (DESC), la búsqueda de igualdad real y la
posibilidad de garantizar a sus miembros, la vida, la dignidad y la honra.
El estado social de derecho, contrario a lo que podría pensarse, no impone un
modelo económicoparticular, más sin embargo este no puede caer en ninguno de
los dos extremos posibles, liberalidad absoluta de las relaciones económicas o el
control dictatorialy represivo de las mismas. (Bobadilla Romero, 2003)
Para el estado de derecho moderno
4
, la división del poder público resulta
fundamental para restringir la posible arbitrariedad y asegurar a sus asociados el
goce pleno de todas las garantías consagradas constitucionalmente, y es que
viene a nuestra mente la enunciación de la declaración de los derechos del
hombre y del ciudadano, en la que se reza, que todo estado que no tenga división
de poderes ni asegure a sus asociados el goce de ciertos mínimos fundamentales,
no tiene constitución.
5

Para concluir este aparte, debe decirse que el Estado social de derecho se
encarga de entender la liberalidad de una nueva forma, con miras a la
consecución de la igualdad y la justicia material, tal como lo expresa Bobadilla
Romero en su tesis; El estado Social de Derecho es la nueva manifestación del
Estado liberal de derecho, entendiendo la liberalidad de una forma abierta y
garantista.
2. LA GLOBALIZACIÓN.

4
También así para el estado social de derecho, pues se supone la existencia del estado de derecho, para dar
paso así al estado social. (Bobadilla Romero, 2003)
5
Queriéndose decir con esto, que carece de legitimidad.
Definir este concepto, ha sido durante gran tiempo, especialmente en los últimos
años, el reto de tratadistas, economistas, antropólogos y en general de muchos
expertos en campos tan diversos como disímiles; para intentar comprenderla se
ha abordado históricamente, empíricamente, se han hecho predicciones a futuro, y
aunque se han dado casi tantas definiciones como estudios se han abordado
acerca de ella, la definición dada a hoy, que como quiero hacer notar, no es
universal, ni pacífica, ni producto de consenso alguno, bien puede caber dentro del
concepto de la globalización como fenómeno económico, político, social, cultural
con amplísima expansión desde finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI,
característico de la dinámica moderna de la mundialización; notoriamente
expresado en una interdependencia económica creciente del conjunto de países
del mundo, provocada por el aumento del volumen y la variedad de las
transacciones transfronterizas de bienes y servicios, así como de los flujos
internacionales de capitales, al tiempo que de la difusión acelerada de
generalizada de tecnología y de las diferentes manifestaciones culturales. Se
considera que es la etapa actual de la economía del mundo en la que predominan
la dimensión financiera, la desreglamentación de los mercados y los cambios
organizacionales, tanto en el interior como al exterior de las empresas. (Escobar
Martínez, 2008)
Más sin embargo, la definición antes mencionada peca de simplista o
reduccionista, por lo que siendo evidente que la globalización comprende más que
el fenómeno económico, debe hablarse de ella como un proceso más que como
un fenómeno, por ello, se plantea lo que sigue:
La globalización incluye todo el desarrollo que se ha dado en estos últimos
tiempos en cuando a la ciencia y la tecnología, los desarrollos en lainformática, las
redes de la información, incluso se habla de un estado mundial en espacios como
el internet, donde personas de todo el mundo, por intermedio de las conocidas
“redes sociales” trazan contactos sin importancia de la identidad, nacionalidad,
desdibujando las fronteras y pasando por sobre cualquier política de regulaciones
transnacionales; esto también incluye el aspecto cultural y social, hoy día, por
ejemplo, las tendencias de los jóvenes en Japón y en Colombia no son para nada
disímiles, el mundo hoy tiende a organizarse por preferencias y gustos
desdibujando el componente de “identidad nacional” que antaño era tan simbólico
de las naciones.
2.1. La globalización como proceso multidimensional.
La globalización, más que un fenómeno coyuntural de la modernidad, debe
entenderse como un proceso; un proceso que por ende, hemos de considerar más
profundo y estructurado; con más etapas de desarrollo que las que se nos
plantean cuando se habla de la globalización como fenómeno; viendo la
globalización así, como un proceso estructurado, tenemos la oportunidad de
apartarnos de la visión simplista y reducida que tiende a considerar la
globalización solo como un fenómeno económico, y podemos considerar aquella
en todas sus dimensiones, claro está, sin desconocer que ante la globalización
política, jurídica, cultural, social, simbólica, la que prima por su envergadura y
notoriedad es la globalización económica; “las globalizaciones” así consideradas,
como partes móviles independientes dentro de todo el proceso “globalizante”
tienen características diversas encajadas en un marco común, lo que le da a cada
una de estas una dinámica y notoriedad diferentes sin dejar de conformar entre
todas, el proceso común. (Fazio Vengoa, 2002)
Al considerar así la globalización, tenemos incomparables ventajas, pero también
se nos presentan inconvenientes, especialmente si tenemos en cuenta que la
globalización es un fenómeno en curso, en constante desarrollo, un proceso de
hoy, por tanto, definirlo desde sí mismo, absortos en él, involucrados en su
estancia, nos resulta tan difícil, y es que como lo enunció Hegel alguna vez, “sólo
al atardecer emprende su vuelo el búho de minerva” queriendo expresar con ello,
que solo cuando un proceso histórico ha llegado a su fin, resulta posible abordar la
comprensión de su significado. (Fazio Vengoa, 2004)
2.2. La Globalización y la función pública y administrativa del estado.
Este paradigma económico (globalización) está regido por un entramado de
diferentes políticas que son coordinadas desde diversos entes internacionales;
estas políticas se fundamentan en principios entre los que se cuentan la
competitividad, la eficiencia y la economía
6
; en el ámbito de este paradigma se
han transformado, entre otras, las lógicas tradicionales de administración pública,
que en principio se encargaba, como una de sus funciones, de suplir de forma
“monopólica” la prestación de servicios para la comunidad nacional, de tal forma
que ahora esta función se convirtió en subsidiaria y ha de ser prestada por el
estado de forma tal que resulte competitiva y sostenible frente a los entes privados
y sus propias reglamentaciones dentro de la economía de mercado.
En cuanto al aspecto económico Keynes afirmó que la globalización tiende a
mantener las tasas de ganancia en sus márgenes más altos, para esto al estado
se le da el papel central en el equilibrio de las relaciones económicas, que
después de varias crisis pudo confirmarse y contrario a lo que afirmó Schmitt no
se autorregulan solas, verbigracia por la mano invisible de las relaciones del
capital.

6
Entendía como administración de recursos escasos.



3. EL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO, EL ESTADO Y LA
GLOBALIZACIÓN.
El derecho internacional público, ha tenido su auge después del conocido tratado
de la “Paz de Westfalia”
7
; con esto no quiere decirse, que antes del mencionado
acuerdo europeo no existiera derecho internacional o manifestaciones de este; si
no que, con esto quiere decirse que fue desde allí dónde, marcado el hito, se
empezaron a desarrollar las relaciones internacionales a imagen y semejanza del
conocidísimo principio de “soberanía territorial de las naciones”
El derecho internacional clásico propugnaba por la creación de una forma de
regulación de las relaciones entre estados, omitiendo toda mencióna los
particulares dentro de esta concepción; más sin embargo, y valga decir, por
intermedio de la globalización, el derecho internacional público ha sufrido de
grandes transformaciones, donde, de una u otra forma ha asumido el papel de
“herramienta de la globalización” (Rincón Salcedo, 2004), teniendo esto como
presupuesto inicial, debe decirse que el derecho internacional ha tenido una
importante variación del objeto y de los sujetos de las normas, pues dejó de ser
exclusivo de la relación entre estados y cada vez más se está volcando hacia las
relaciones de los particulares
8
en el escenario internacional; adicional a ello, y
teniendo en cuenta la nueva realidad económica, social y jurídica mundial, el
Derecho Internacional también tuvo variaciones en cuanto a los sujetos
destinatarios, pues como es sabido, al día de hoy son sujetos de derecho
internacional inclusive los individuos, que sin mediación de estado alguno, pueden
acudir a tribunales internacionales en búsqueda de la defensa de sus derechos.
Se constata así la premisa, de que en los últimos 20 años de la modernidad, las
relaciones en el globo, las económicas preeminentemente, se orientan cada vez
más por las regulaciones que de muchas maneras está haciendo el Derecho
Internacional Público,acomodadasa las relaciones de individuosy transnacionales,
convirtiéndose así a estos, en sujeto, objeto, y productores de este derecho, de tal

7
Tratado en el que se reconocen los pilares del derecho internacional clásico, “no injerencia en los asuntos
internos de cada estado” y “pacta sunt servanda”; esto es; los estados cumplen con lo pactado
internacionalmente.
8
Entendidos como los individuos; las empresas, multinacionales, y demás.
suerte que es posible constatar que “la fuerza de la globalización tiende a crear
nuevos sujetos de Derecho Internacional”(Bobadilla Romero, 2003)
Al día de hoy, la globalización, en cierto sentido logra poner en duda las
prerrogativas propias de cada estado, pues en muchos casos, la soberanía
nacional ha quedado supeditada a los designios internacionales, de modo tal que
hoy se busca la reducción de la intervención estatal en la economía, pero,
contrario a este “clamor internacional” se evidencia el hecho, de que cada día, con
mayor fuerza, son los estados los que tienen en sus manos la regulación de temas
tan sensibles de la economía, como la política cambiaria, las tasas de interés, y
por sobre todo, las relaciones internacionales con otros estados
9
.
El derecho internacional, debe decirse, permeo el derecho nacional, y se debe
entender el término “permear” como introducir sin eliminar, esto es, que el derecho
internacional ha logrado adentrarse a las esferas más internas de los derechos
nacionales (ejemplo de esto es, la coordinación con el derecho constitucional) sin
demoler su estructura, porque, nadie dice que la globalización busca eliminar
estas estructuras
10
,(Rincón Salcedo, 2004)si, viéndose el fenómeno en su
conjunto, lo que puede observarse es que este subsiste gracias a estas; porque de
no ser así, estaríamos ante la uniformidad del “estado de cosas internacional” y
entonces no habría objeto ni causa para el desarrollo del “proceso globalizante”
4. IMPLICACIONES DEL ESTADO SOCIAL DE DERECHO EN COLOMBIA.
Al intervenir la economía el estado debe manejarse entre los factores de posible
mediación, que a su vez, se corresponden con las etapas históricas de la
intervención económica del estado; estas son: incentivar la economía privada,
regular los procesos económicos (legislar); e intervenir por medio del sector
público. Además, en el marco del Estado social de derecho, se le presenta la
obligación de corregir desigualdades y elaborar la política económica
11
que permita
alcanzar la igualdad material.
En Colombia, hoy hay una especie de “economía mixta” con los componentes
sociales y económicos manifestados en la intervención estatal, reducida, para
facilitar la privatización
12
;el impulso de la“Racionalidad económica” como valor

9
Entendiendo que estas relaciones, pueden ser relaciones de posibles socios comerciales con miras a la
expansión económica de la nación.
10
Entendidas principalmente como la fronteras tanto las jurídicas, políticas como las económicas.
11
Proveer de instrumentos e instituciones para que la actividad económica, tanto pública como privada
tenga sustento, sentido y por sobre todo, sea susceptible de ser rentable.
12
Esto es, porque se propende por la eficiencia. Quien mejor pueda prestar el servicio determinado.
fundamental de la administración, mediando en todo esto, la necesidad de
conseguir la igualdad real por la que tanto propende laconstitución; más sin
embargo, hoy, al margen de una posible reforma constitucional que agregue como
valor fundamental“la regla fiscal”; esto es, la necesidad imperiosa de regular los
gastos para proteger la institucionalidad misma del estado aún en detrimento de
los intereses de sus asociados; se vería vulnerado el principio y valor social de
nuestro estado de derecho.
4.1. La función pública.
Debe entenderse la función pública como toda la actividad que realiza el estado:
Administrativa, de gobierno, incluso la actividad económica que pueda ejecutar, de
tal suerte, que todos los campos de la actividad estatal, sin importar su índole,
legislativa, ejecutiva, judicial, de control, etc. Estén reglados por normas políticas,
procedimientos e instituciones que permitan que esta actividad sea llevada a cabo
de forma ordenada y con miras a la satisfacción del interés general.
Desde 1930 y con la reforma a la constitución de 1886; se introdujo al modelo
liberal existente el componente de regulación estatal de la economía, esto es, se
introdujo como valor fundamental de esta la Eficiencia de los servicios prestados,
de tal suerte, que se propendería por la privatización de todos aquellos servicios
que no fueran esenciales o que los particulares pudieran prestar mejor;
entendiendo privatización como el traspaso de activos que pertenecían al estado,
para la administración por manos privadas.
En Colombia se habían consolidado empresas públicas de todas
índoles:financieras, industriales; petróleos, minerales, etc. Que tenían a su cargo,
tanto la dirección como la competencia directa en ese ramo particular de la
economía, más sin embargo, conformes al proceso de globalización y a lo
expuesto en puntos anteriores, el Estado dejó de ser gran prestador de servicios
para convertirse en un simple agente “pasivo” y digo pasivo porque aunque ejerce
la regulación de la economía, no deben ignorarse la corrupción y cooptación
provenientes del sector privado para que el Estado entregue herramientas
convenientes a los intereses particulares.
“La orientación institucional del Estado hoy está dada no a reducir el estado, si no
a reacomodar este a las exigencias del desarrollo económico de un mundo
globalizado”(Bobadilla Romero, 2003)En este contexto, se enmarcan toda la
cantidad de reformas institucionales que ha sufrido la función pública en Colombia
en torno a la liquidación de instituciones públicas, el cambio de naturaleza de
Ecopetrol y del ISS, además de la transformación de los ministerios y de la función
administrativa.
13

4.1.1. Las colectividades públicas como ejes de la función pública.
Las colectividades públicas son la expresión tangible de la actividad económica
del estado, sea cual sea su índole o su determinación, siempre será ejecutada
dicha actividad en el marco de estas. Este concepto presenta grandes ventajas, en
cuanto es tan abierto, tan etéreo, tan amplio que da cabida a casi la totalidad de
las manifestaciones de la actividad económica de un estado; en este concepto
encontramos al estado mismo, a las entidades territoriales descentralizadas, a las
empresas del estado y en general a toda actividad económica que se realice con
participación del rubro estatal; su notoriedad se ha transformado, tal como se
pondrá de presente en los puntos subsiguientes.
Deben entenderse a las colectividades públicas como agentes económicos activos
productores de bienes y servicios comerciales; y como personas morales de
derecho público, heterogéneas.
4.1.2. Las colectividades públicas en medio de la globalización.
La globalización, como el proceso de “las globalizaciones” entendida desde las
múltiples dimensiones que le son atribuibles, ha forjado directa o indirectamente
cambios en la estructura del estado en general y de la función pública en
particular, afectando así la relación estado-economía, tan compleja como
relevante en la configuración histórica de la necesidad del estado.
La globalización, propugnando por la libre competencia, los mercados
internacionalizados, la libre circulación de capitales, ha llevado al estado por una
transición desde el Estado liberal, que solo se preocupaba por asegurar lo básico
y por llevar su intervención al mínimo, hasta un Estado Social de Derecho que
busca atender las necesidades más básicas de los asociados y asegurarles los
mínimos de derechos y de sobrevivencia.
Las colectividades públicas, hoy se desenvuelven en medio de dos fenómenos,
que aunque disímiles, resultan relacionados; estos son, por una parte la
globalización, y por otra, “el relanzamiento del interés general como motor propicio
para la intervención estatal en la economía”. (Escobar Martínez, 2008); y es que
mientras la primera lleva a pensar que los Estados deben volver a la liberalidad

13
Ley 489 de 1998 – Por medio de la cual se dictó el estatuto de la administración pública y se habilitó al
ejecutivo para la reforma constante de la estructura estatal en aras de acomodarla al desarrollo
contemporáneo. – Ley 790 de 2002 – Plan de Desarrollo en donde se manifiestan de forma clara todas las
reformas funcionales al estado, atingentes a modificar la naturaleza misma de la función pública.
que caracterizó a la regulación económica del Siglo XIX; la segunda, como una
visión utilitarista de la primera, es una concepción que tiende a llevar al estado, a
dejar en su cabeza, la prerrogativa única de propender por el interés general, en
aras del mayor número de beneficiarios, valiéndose de toda suerte de técnicas,
entre las que se cuentan la regulación fiscal y monetaria, la posibilidad de
administrar el crédito público, y por sobre todo, la necesidad de obtener beneficios
financieros públicos, que son todos aquellos que se derivan de la actividad
económica de las colectividades públicas.
En cuanto a este últimoparticular ha de precisarse que dentro del marco de la
subsidiaridad, que sujeta a las colectividades públicas a cumplir una prestación
accesoria y restringida de los servicios públicos “según las políticas liberales de la
globalización”; El estado se ha visto abocado a salirse de esta restricción,
fundamentado en la protección del interés general y en la necesidad que tienen
sus entidades de sostenerse a sí mismas, para continuar prestando un servicio de
calidad y oportuno; de tal suerte que las colectividades públicas, que en un
principio deberían solo ser prestadoras subsidiarias de los servicios públicos, se
han dedicado a la realización de actividades comerciales para poder sustentar su
funcionamiento, generando así conflictos con los entes privados quienes asumen
que esa forma de competencia es ilegítima, pues el estado tendría privilegios
dentro del mercado que “él mismo se encarga de reglamentar”.
4.2. La constitución de 1991 como receptora del neoliberalismo.
No son pocos los autores que aseguran que el orden constitucional instituido en la
constitución de 1991 es el más fiel receptor de las políticas “neoliberales”
provenientes de los órganos internacionales entendidas estas como la “perfecta
síntesis” del Estado Liberal y el Estado Social; de tal suerte que puede observarse
el sincretismo que pretende nuestra constitución vigente, al garantizar la libertad
de las iniciativas privadas y al blindar de protección a los más necesitados.
5. EL PAPEL DEL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL (FMI) Y DEL
BANCO MUNDIAL (BM) EN LA GLOBALIZACIÓN.
Los organismos anteriormente mencionados tienen un papel fundamental en el
curso actual del proceso de la globalización, y es que estos, de una u otra
maneraimpulsan reformas estructurales de todos los ámbitos en los territorios-
estados a los que les prestan ayuda financiera, en muchos casos, por intermedio
de las políticas de austeridad promovidas por ellos, generan inflación, desempleo,
y en general se crea una nueva división del trabajo que condena a los países
subdesarrollados a que no puedan desarrollarse (Bobadilla Romero, 2003)
Los órganos multilaterales citados, promueven una definición del Estado en el
Siglo XXI, fundamentada en los fines sociales (DESC) y en los liberales
competitividad; libre competencia económica; competitividad externa;
productividad en masa; aumento del volumen del comercio; prestación de mejores
servicios financieros y por sobre todo, sistemas institucionales capaces de dar
pleno desarrollo a las relaciones económicas capitalistas propias de la
mundialización de hoy. Al respecto se afirma por el BM que el estado debe ser
activo, debe coordinar y planear el desarrollo económico, y por sobre todo, debe
prever las distintas formas de administración para hacerlas armónicas a los
distintos los ciclos económicos de la “economía de mercado”
“Sin un estado eficaz, el desarrollo es imposible” - Con esta explícita cita; dada
por el Banco Mundial en su “informe de la economía mundial de 1997” se ponen
de presente las metas que tiene esta organización en cuanto a que los estados
“logren llegar a la eficacia” y para esto tendríamos que saber ¿Para el Banco
Mundial que es eficacia?; Pues bien, más allá de los planteamientos
institucionales de este órgano multilateral, debemos entender que la eficacia que
profesa es la encaminada hacia mercados abiertos, efectividad jurídica dentro de
los estados, condiciones de garantía de los derechos (al menos esto es lo que
plantean); pero por sobre todo, lo más importante de la eficacia, así vista, es que
las relaciones económicas entre los individuos puedan desarrollarse de forma
plena y sin restricciones de índole alguna.
La forma en la que el BM plantea las reformas institucionales tiene un marco de
acción establecido, este es: la supeditación de sus préstamos y auxilios a la
exigencia de reformas en los estados que solicitan estas ayudas, de manera tal,
que el BM presta sus auxilios a quienes estén dispuestos a mutar su estructura
institucional en aras de hacerla “competitiva al mundo”, esto es, que hagan de sus
mercados un “caldo de cultivo” propicio para las relaciones económicas propias de
la mundialización.(Burgos Silva, 2009)
El BM promueve reformas económicas judiciales y en general de la
institucionalidad de los estados, esto se hace principalmente en los países en vías
de desarrollo
14
, a estos se les condiciona la concesión de créditos a las ya
mencionadas reformas legales, financieras, laborales, de servicios públicos, de
estatutos de competitividad y demás. Son América latina; África, Europa Oriental y
en ocasiones parte de Asia las principales regiones receptoras de las políticas
impulsadas por el BM, y el FMI en menor medida.

14
Puesto que son estos, los que con más frecuencia deben recurrir a la solicitud de ayudas de índole
económica.
Se habla de que los órganos económicos multilaterales ejercencoerción
económica, so pena de sanciones de la misma índole, embargos; cierre de
posibilidades de crédito y otras similares en aras de desestimular las
desestimaciones de las reformas estructurales propuestas. Por esta vía, la
institucionalidad de los EstadosNación, ha sido afectada por las reformas internas
que promueve el BM y por las regulaciones del Derecho internacional que hoy por
hoy, en los campos de economía y comercio, está en la cabeza de la OMC (como
asamblea, como cuerpo único) y no de los Estados como sujetos del derecho
internacional.
Al tener la posibilidad de imponer estas reformas, estos organismos económicos
se erigen como entes supranacionales capaces de incidir en la institucionalidad de
los estados; de esta forma se puede afirmar que el BM hoy por hoy, se ha
convertido en uno de los actores centrales de la producción de derecho mundial,
especialmente en el área económica y financiera.
En conclusión a este particular, se afirma que el BM asume por estado de derecho
a una clase especial de poder que tenga por objeto el control y la limitación
jurídica de las acciones públicas y particulares, de tal suerte, que se considera
Estado de derecho, aquel en el cual, por medio de un gobierno de las leyes y no
de los hombres se dé un marco acciónque haga legítimas todas las actuaciones
del estado mismo.
III. CONCLUSIONES.
Después de todo lo que se ha analizado, conjuntamente a la pregunta inicial ¿Dé que
forma la globalización, manifestada por ejemplo, en las decisiones adoptadas en el
seno de los organismos económicos multilaterales, impulsan la transformación del
estado de derecho y de la función Pública?, surge otra pregunta concreta, ¿Está
relacionado el cambio en la naturaleza de la función pública en Colombia con las
políticas impulsadas por los organismos multilaterales? Con los elementos del
presente escrito se dará cuenta de ambas; para ello es menester precisar, que la
formulación de la pregunta inicial traía por sí misma una suposición y esta es que “la
globalización afecta directamente la transformación del estado de derecho” De tal
suerte, que se partió en el artículo a la exploración del ¿De qué manera? Y no, de la
existencia del fenómeno mismo.
Más sin embargo, de lo anterior, cabe resaltar que, con los elementos de este artículo,
se comprueba la suposición implícita de la pregunta inicial, por cuanto no cabe duda
de que la globalización como un proceso del curso actual del desarrollo de la
modernidad si influye de manera directa en la reestructuración del estado de derecho.
Es posible inferir, que el estado es y ha sido una estructura dinámica, cambiante, con
amplia capacidad de adaptación, de la misma manera que lo ha sido la economía; y la
relación entre estado y economía es un punto clave a la hora de ver como la
globalización afecta al Estado de Derecho; pues estando este en función de esta, y
estando la globalización afectando, entre otras a la economía, vemos como por vía de
la causalidad, el Estado de Derecho debe ceder ante las nuevas necesidades y echar
mano de su amplísima capacidad de adaptación para dar cuenta de los nuevos
fenómenos, y transformarse, según los criterios de las nuevas lógicas, para dar cabida
a los nuevos tipos de relaciones económicas.
Específicamente, la forma en la que la globalización interfiere en el estado social de
derecho es modificando los patrones mismos de las relaciones sociales, de tal manera
que se acciona la capacidad amplísima del mismo a la adaptación, y es por esto
mismo que se modifica su estructura, en aras a regular relaciones nuevas, se abre a
considerar el nuevo derecho internacional, en definitiva, la globalización modifica el
contexto, por eso el estado social de derecho vuelve a adaptarse.
Ha de decirse que los organismos multilaterales tienen miras claras a la creación de
un “estado mundial”, si es que así puede llamarse, en el cual los mercados, totalmente
desreglamentados, permitan que las relaciones económicas entre los individuos sean
plenas y sean eficientes; En el caso colombiano particular, si que se notan estas
intervenciones, este está atisbado de privatizaciones de los elementos estructurales
de la función pública, se habla hoy del concepto de “neoliberalismo”, o el estado
mínimo, procurando la mayor eficiencia; esto es lo que se prende, de ahí a su
consecutivo alcance, hay un gran salto.
En síntesis, la relación economía y estado debe entenderse recíproca a la
globalización, como “causa y efecto de la misma”; pues es esta, que al dar las
directrices del estado; también lo hace de la economía en general, de esta manera, o
bien el tiempo, o bien “el vuelo del búho de minerva” lograrán darnos las respuestas
de este fenómeno actual, cuando ya sea parte del pasado y las estructuras
económicas, sociales y del estado nación se enfrenten a nuevos fenómenos, a nuevas
“globalizaciones” a formas diversas de las relaciones humanas; y estén en búsqueda
de su re-adaptación para permanecer.
IV. BIBLIOGRAFÍA.
Bobadilla Romero, J. (2003). ¿Reestructuración del estado o privatización de la
función pública? Bogotá: Tesis (Especialista en Instituciones Jurídico -
Políticas y Derecho Público) -- Universidad Nacional de Colombia. Facultad
de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales. Departamento de Derecho.
Burgos Silva, J. G. (2009). Estado de derecho y globalización: el Banco Mundial y
las reformas institucionales en América Latina. Bogotá: Universidad
Nacional de Colombia. Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales.
UNIJUS : ILSA.
Child Velez, J. (1991). Los grandes poderes y la apertura económica. Bogotá:
Grijalbo.
Escobar Martínez, L. M. (2008). Globalización, derecho público y activismo judicial.
Bogotá: ILAE.
Fazio Vengoa, H. A. (2002). El mundo frente a la globalización: diferentes maneras
de asumirla. Bogotá . Alfaomega - Colombiana: Universidad Nacional de
Colombia IEPRI : Universidad de los Andes CESO.
Fazio Vengoa, H. A. (2004). El mundo en los inicios del siglo XXI: ¿hacia una
formación social global? Bogotá: Uniandes : Universidad Nacional de
Colombia.
Kelsen, H. (2008). La paz por medio del derecho. Madrid: Editorial Trotta - 2°
edición.
Rincón Salcedo, J. G. (2004). Globalización y derecho administrativo. Bogotá:
Pontificia Universidad Javeriana.
Rodríguez Garavito, C. (2009). La globalización del estado de derecho: el
neoconstitucionalismo, el neoliberalismo y la transformación institucional en
América Latina. Bogotá: Universidad de los Andes.