Familias homoparental es venezol anas al margen de los derechos

humanos: Sali r de l a discri minaci ón

1. - Refl ejos de Venezuel a, i nformación sobre organización
La Fundación Reflejos de Venezuel a, est á fundada el año 2004,
teni endo como obj etivo l a educación, formación e i nformación en
val ores humanos para el cumpli mient o de l os derechos de l as
minorías sexual es. Puede ent onces apreciarse que dentro de los
Derechos Humanos se encuentra el derecho a la condici ón de plena
libert ad (Art. 10 de la Decl aración Universal de los Derechos
Humanos, lo que obl iga a tener l a forma o recurso de ayuda direct a a
est e grupo de ciudadana.
La Fundaci ón Refl ej os de Venezuel a nace a raíz de la present ación de
una ponenci a sobre “Soy Muj er y Punt o” proyect o que fuera apoyado
por el Fondo Global para l a Muj er y que di era sus frut os (hoy por
hoy result ando aut osust ent able). De dicho proyect o sali ó como
result ado l a necesaria introducción en el t ema de las Famili as
Homoparent al es ya que no bast aba trabaj ar los derechos
fundamentales sin at acar di rect ament e l a problemáti ca de est e grupo
incl usivo de la misi ón de l a Fundación.
El proyect o de sobre est e t ema denomi nado “Nuevos Modelos de
Famili a”, ti ene como objetivo l a educación de l as madres y padres de
famili a que se encuentran en estado de abandono, deshumani zaci ón y
especi alment e falt a de at ención en el plano de formación a las
famili as abandonadas social mente. Dándoles a conocer sus derechos,
oportunidades, aport es l o que ll eva a di gnifi car su vida.
Las acti vidades se concentran el área de la educación, formación e
información del colectivo. Esto con la int ención de ll evar el
conocimi ento de l os mismos a todos l os lugares del paí s. Para ello
contamos con acti vi dades como charlas on line, programas de radi o
on li ne y principalment e l a página web, se realizan tareas
informativas a t ravés de charl as, t all eres y demás acti vidades,
tambi én de forma personal e i nt eractiva. En cuanto a la exposición de
necesidades asistimos a todos l os act os y actuaciones de ot ras
organizaciones a l as que se invit a a l a fundaci ón, asistenci a de la
directiva y representant es de l a fundaci ón a programas de radio y
tel evisión; t omar en cuent a una const ant e invit aci ón a las escuel as y
liceos, así como a padres, madres y familiares en general para que
sea conjunt ament e el trabajo con ell os.











2. - Escenario en Venezuela sobre el probl ema present ado
 En Venezuel a los grupos soci al es han dejado fuera la realidad de
las famili as homoparent ales. La di scriminación hacia l os padres,
madres e hij as/ os ll eva a los mi smos a buscar l a mejor manera de
esconder su realidad creando una disconformidad con l o que a
desarrollo familiar y posición correct a de la val ores haci a los hijos
e hij as pueda existi r . La posi ción soci al ha hecho que los grupos
famili ares se escondan y pasen l a vi da t rat ando de vivi r haci endo o
intentando una mejor forma de ali arse, lo más apegada posibl e a lo
que la sociedad espera dent ro de parámet ros est ableci dos y
adheridos a l eyes en l os que se di scrimina a l as famili as y
sobret odo a los hij as/ os de l as mismas. Los menores son seres que
merecen no sol o respet o sino que su educación sea lo más sana
posible, y dentro de los crit erios soci ales y legal es impuestos en el
país, no les es posibl e desarrol lar su personali dad como le
convi ene psicológicament e.
Cada vez que un individuo de l a soci edad discrimi na a sus padres
y madres, ellos si enten el rechazo haci a si mi smos tambi én, por
tratarse de una sit uación cl aramente homofóbi ca y l ejos de los
derechos humanos de esos grupos familiares. La famili a se
considera la base de l a soci edad como ej empl o que se t rae a l a
actual cultura, de manera que es necesari a una pront a educaci ón al
respecto y que realment e se requiere eval uar hast a donde el estado
est á fuera de los derechos soci al es de est e grupo soci al . Las
famili as homoparent al es son parte de l a soci edad, por el hecho de
ser centro de la vi da de cada i ndi viduo que en ell a se encuent ra. La
verdadera necesi dad es que est a pobl ación t an import ant e del país
es trat ada como población de segunda, sin que se ati end a sus
important es necesi dades: Médi cas/ asi stenci al es; psi col ógi cas;
soci al es; fundament al es en el plano l egal; de int egración; y, de
parti cipación (polí ti ca, social y educacional). Una vez que la
pobl ación en cuestión es observada como famili a homoparent al se
le abandona o se l e menosprecia. Todo se debe a l a falt a de
educación.
 En Venezuel a, l a pobl ación que conforma una famili a
homoparent al no es incl uida en los procesos de asist enci a médi ca,
incl usión soci al y políti ca, lo que ll eva a ent ender que t ant a fal ta
hace integrar por medi o de l a educación y l a formación de los
ent es gubernament al es y/ o soci ales.
Una soci edad donde la falta de i ntegración es el día a dí a para l as
minorías sexual es en términos general es y en térmi nos parti culares
haci a la poblaci ón que conforma una famili a homoparental no
llegará a aceptar, respet ar y no discri minar a l as minorí as que
deben ser int egradas, apoyándonos en l os Derechos Fundamental es
de “no discriminaci ón”, l os cuales el Est ado no toma en cant a para
nada.

3. Descripci ón (ant ecedent es, situación actual, consecuenci as)
A pesar de las evidenci as concl uyent es de que l os hombres gay y las
lesbianas manti enen rel aci ones comprometidas, frecuent ement e se
expresan tres preocupaciones sobre las parej as del mismo sexo.
1. Una primera preocupación es que las relaciones de hombres gay y
lesbianas son di sfuncional es e infel ices. Al contrario, est udi os que
comparaban parej as del mismo sexo con las de het erosexual es en
áreas estandarizadas de relaci ones de calidad (tales como l a
satisfacci ón y el compromiso) han encont rado que l os int egrantes de
las parejas del mi smo sexo y las parej as het erosexual es son
equivalent es.
2. Una segunda preocupación es que las relaciones de hombres gay y
de l esbi anas son i nest abl es. Sin embargo, l a invest i gación indi ca
que, a pesar de un clima al go hosti l que se desarrol la en las
rel aciones del mismo sexo, muchas l esbianas y hombres gay han
formado rel aciones duraderas.
3. Una tercera preocupación es que los procesos que infl uyen en el
bienestar y la permanenci a de l as rel aciones de personas gay y
lesbianas son di ferent es a los que afectan a l as rel aciones de
personas heterosexual es. De hecho, la Fundación y otras
investi gaci ones han encont rado que l os factores que predi cen
satisfacci ón en l a rel ación, compromiso en la rel ación y est abilidad
en l a relaci ón son not abl ement e semej ant es ent re l as parejas del
mismo sexo que cohabitan y las parejas cas adas het erosexual es.
Esto ll eva a not ar que cuando se habla de compromiso Est adal en el
área de derechos humanos, el que haya miedo de tipo soci al , ya est á
fuera de t oda conformación real en cuanto a la veracidad de los
aspectos psi cológi cos, soci al es y comprometi dos con l os derechos
humanos. Esto hace ver que real mente está fuera de discusi ón que el
Est ado prej uzgue si n pruebas en cont ra, o ci rcunst anci a realment e
fuera de l a verdad.
En cuant o a l a sit uación act ual , puede comprobarse abi ert ament e que
las fami lias homoparental es en l a act uali dad están fuera de toda
prot ección por part e del Estado, por ser sometidas al escarnio al
dej arlas fuera de l as leyes y ordenanzas estadal es.
Como consecuenci a de lo expresado l os miembros de l as familias
homoparent al es est án si endo sometidos a una situación de temor y
ansi edad, quedando los ni ños fuera de los aspectos en el plano de
herencia, asist enci a médi ca y legal, aceptación social y una cantidad
de ot ros aspectos; con las consecuenci as que est o trae para el presen t e
y futuro de est as personas que están desamparadas desde todo punto de
vist a de derechos humanos. Queda con est o cl aro que no existe en
nuestro ordenamiento jurí dico una ley que defi na la famili a
homoparent al y sus verdaderos derechos ante el Est ado.
4. Pregunt as

Cabe realizar unas interrogant es que deberán ser respondidas:

 ¿Si no ha habi do comprobaci ón de daños a l os hij as/os a
consecuenci a de conformar una pareja del mismo sexo, por qué
habrí a que somet er a l os int egrant es de l a misma a l a
discrimi naci ón e irrespet o en cuanto a los derechos humanos?

 ¿Si la realidad en cuanto a l a comprobación que este grupo
famili ar realment e no present a ningún probl ema de orden cul tural
y de valores, por qué habrí a de dej arlo fuera de los derechos que l e
corresponden?

 ¿Si los miembros de las fami lias homoparent ales real mente son
ciudadanos que cumplen con todas las obli gaciones ci vil es, por
qué el Estado no garantiza todos l os derechos humanos de la
misma?

 ¿Es natural que los hijos no cuent en con l a debi da prot ección
jurí dica?

 ¿Puede considerarse que el Est ado cont empla la prot ecci ón de est a
pobl ación?

 ¿Es humano irrespetar los derechos humanos de estos grupos
famili ares que forman part e de l a sociedad?























5. Recomendaciones
En el caso de l as familias homoparent al es debe tomarse en cuent a l a
garantí a constit uci onal del mat rimonio y uniones de hecho que ti ene
como consecuenci a que el legisl ador no podrá desconocer l a
instituci ón, ni dejar de regul arl a de conformidad con los val ores
superi ores del ordenami ento jurídi co, y con su carácter de derecho de
la persona con base en la Constitución.
Deberá ser la l ey la que desarroll e est e derecho, dent ro del margen de
opciones abiert as dentro de l a Constit uci ón (Art. 77), l a que, en cada
momento histórico y de acuerdo con sus valores dominantes,
det erminará l a capacidad exi gida para contraer mat rimonio y efectuar
uniones de hecho, así como su cont enido y régimen Jurí dico. La
regul ación del mat rimonio o uni ones de hecho en el derecho ci vil
contemporáneo ha refl ej ado los modelos y valores domi nant es en l as
soci edades europeas y occidental es que además permit en prot eger a l as
famili as conformadas por l os homosexual es y l esbianas.
Conformar l egal y educacional ment e para que l a soci edad evoluci one
de t al forma de conformar y reconocer l os di versos model os de
convivenci a, y que, por ello, el l egislador pueda, i ncl uso deba, actuar
en consecuenci a, y evitar toda qui ebra entre el Derecho y l os val ores
de l a soci edad cuyas relaci ones ha de regul ar el Estado. Debe
recordarse que se admite hoy, (en países del mundo cuya aceptación ya
est á cl ara), sin di fi cultad que est a convi venci a en parej a es un medi o a
través del cual se desarrol la l a personal idad de un ampli o número de
personas, convivencia medi ant e l a cual se prest an ent re sí apoyo
emocional y económico, sin más trascendenci a que l a que ti ene lugar
en una est ri ct a rel ación privada, dada su, hasta ahora, falt a de
reconocimi ent o formal por el Derecho Constit uci onal por parte del
Est ado. Entre ot ros puntos recomendamos:
1. El pri nci pio del fin de l a di scrimi nación jurídi ca por razón de
ori ent ación sexual y apoya haci a las famili as homoparent al es, por
ende.
2. Extensi ón de l a proscripci ón de l a discrimi naci ón por razón de
nacimi ent o, equiparando los derechos de los hijos/ as
independi entemente de su fi liaci ón de los hijos de l as famili as
homoparent al es con el resto de ni ños/ as.
3. Mayor protección de l os menores de l as famili as homoparent al es a
través de l a posibilidad de cont raer mat rimonio y l a adopc ión
conjunt a.
4. Posi bilidad de regul arizar l as situaci ones ya exist ent es de famili as
homoparent al es, mediant e l a adopción del hijo de l a parej a, después de
contraer matrimoni o.
5. Promul gación de normas que acaben con la dispersión normativa y
la i nseguri dad jurídi ca.
6. Respeto soci al a t ravés de l a creación de norma ya que si es l ey es
normal .
7. Mejores posi bilidades para los adopt ados.
8. Necesidad de una ley est at al de uniones de mat rimonio o uniones de
hecho, para acabar con l a di spersión y l as situaciones de desi gualdad
de est os grupos fami liares.