You are on page 1of 18

Guía para calcular la infiltración en

proyectos de calefacción y aire
acondicionado (1ª PARTE)



INFILTRACIÓN
Cuando sea económicamente factible, algo de aire del exterior debe introducirse en el edificio,
creando una presión total ligeramente positiva. En algunos climas, hay también una preocupación
porque el agua puede condensar dentro de la envolvente del edificio.

Cuando se asume una presión de aire positiva, la mayoría de los diseñadores incluyen infiltración
en los cálculos de carga de enfriamiento para edificios comerciales. Sin embargo, incluir la
infiltración puede ser apropiado.

La infiltración también depende de la dirección y magnitud del viento, diferencias de temperatura,
tipo y calidad de la construcción, y uso de los ocupantes. Es imposible predecir con exactitud la
infiltración. Los diseñadores usualmente predicen tasas de infiltración usando el número de
cambios de aire por hora (air changes per hour ach). Una práctica común es estimar ach para
condiciones de calentamiento de invierno, y luego usar la mitad del valor para el cálculo de cargas
de enfriamiento.
Volúmenes de aire
Debido a que el volumen específico de aire varía apreciablemente, los cálculos son más exactos
cuando se hacen sobre la base de la masa de aire en vez del volumen. Sin embargo, a menudo se
requiere un caudal volumétrico para seleccionar serpentines, ventiladores, conductos, etc.
MECANISMOS DE TRANSMISIÓN PARA VENTILACIÓN E INFILTRACIÓN
La ventilación natural y la infiltración son impulsadas por las diferencias de presión a través de la
envolvente del edificio causadas por las diferencias de densidad de aire y viento debidas a
diferencias de temperatura entre el aire interior y exterior. Los sistemas de movimiento de aire
mecánicos también inducen diferencias de presión a través de la envolvente de por la operación de
aparatos, tales como dispositivos de combustión, sistemas de distribución térmica de aire forzado
agrietados, y sistemas de ventilación mecánica. La diferencia de presión interior/exterior en una
localización de pende de la magnitud de estos mecanismos de transmisión además de por las
características de las aperturas de la envolvente del edificio.
Presión de stack
La presión stack es la presión hidrostática causada por la masa de una columna de aire localizada
interior o exterior a un edificio. También puede ocurrir dentro de un elemento de flujo, tal como un
conducto o chimenea que tiene separación vertical entre su interior e interior. La presión
hidrostática depende de la densidad y la altura de interés encima del punto de referencia.

La densidad del aire es una función de la presión barométrica local, temperatura, y ratio de
humedad. No deben usarse condiciones estándar para calcular la densidad. Por ejemplo, un
edificio situado a 1500 m tiene una densidad del aire que es aproximadamente un 20 % inferior que
si el edificio está al nivel del mar. Un incremento de la temperatura del aire de – 30 a 20 ºC causa
una diferencia de la densidad del aire similar. Ambos efectos combinados pueden reducir la
densidad del aire en un 45 %. Los efectos de la humedad en la densidad son generalmente
despreciables,, así que la densidad del aire seco puede usarse, excepto en climas húmedos,
calientes cuando el aire está caliente y próximo a la saturación. Por ejemplo, el aire saturado a 40
ºC tiene una densidad alrededor del 5 % menos que el aire seco.

Asumiendo que la temperatura y presión barométricas son constantes a la altura de interés, la
presión stack decrece linealmente conforme la separación por encima del punto de referencia se
incrementa. Para una columna de aire, la presión stack puede calcularse como:


Donde:

 p
s
= Presión stack, Pa
 p
r
= presión stack a la altura de referencia, Pa
 G =aceleración gravitatoria, 9,81 m/s
2

 Ρ = Densidad del aire interior o exterior, kg/m
3

 H = Altura por encima del plano de referencia, m
Las diferencias de temperatura entre el interior y el exterior causan diferencias de presión stack
que impulsa el flujo de aire a través de la envolvente del edificio.

Otra particularidad es que cualquier edificio con una zona simple puede tratarse como una caja
simple desde el punto de vista del efecto stack, y sus pérdidas siguen la ley de potencia residencial
descrita posteriormente. El edificio está caracterizado por una altura stack efectiva y nivel de
presión neutra (NPL) o distribución de pérdidas. Una vez calculado, estos parámetros pueden ser
usados en zona simple, física para estimar infiltración.

Despreciando los gradientes de densidad vertical, la diferencia de presión de stack para una
pérdida horizontal en cualquier localización viene dada por:

Donde:



 T
o
= Temperatura exterior, K
 T
i
= Temperatura interior, K
 ρ
o
= densidad de aire exterior, kg/m
3

 ρ
i
= densidad de aire interior, kg/m
3

 H
NPL
= Altura del nivel de presión neutral por encima del plano de referencia sin otras
fuerzas de impulsión, m

Por convención, las diferencias de presión stack son positivas cuando el edificio está presurizado
con relación al exterior, lo cual causa que el flujo salga del edificio. Por lo tanto, ausentes otras
fuerzas de conducción y asumiendo que no hay efecto stack dentro de los elementos de flujo,
cuando el aire interior está más caliente que el exterior, la base del edificio está despresurizado y
la parte superior presurizada relativa al exterior; cuando el aire interior está más frío que los
exteriores, ocurre lo inverso.

Ausentes otras fuerzas de conducción, la localización del NPL está influida por la distribución de
pérdidas en el exterior del edificio y por la compartimentación interior. Como resultado, el NPL no
necesariamente se localiza a la mitad del edificio; con barreras horizontales efectivas en edificios
altos, es posible tener más de un NPL.
Guía para calcular la infiltración en
proyectos de calefacción y aire
acondicionado (2ª PARTE)



Ver 1ª PARTE

Presión del viento
Cuando el aire afecta a un edificio, crea una distribución de presión estática en la superficie
exterior del edificio que depende de la dirección del viento, velocidad del aire, orientación de
superficie, y condiciones de los alrededores. Las presiones del viento son generalmente positivas
con respecto a la presión estática en el chorro de aire no distribuido del lado hacia el viento de un
edificio y negativo en el lado de sotavento. Sin embargo, las presiones en estos lados pueden ser
negativas o positivas, dependiendo del ángulo del viento y la forma del edificio. Las presiones
estáticas sobre las superficies del edificio son casi proporcionales a la presión de velocidad del
chorro de aire no distribuido. La presión del aire o presión de velocidad viene dada por la ecuación
de Bernoulli, sin asumir cambio de altura o pérdida de presión:

Donde:
 p
w
= Presión de superficie del viento relativa a la presión estática de exterior en flujo no
distribuido, P
 ρ = Densidad de aire exterior, kg/m3 (alrededor de 1,2 en o cerca del nivel del mar).
 U = Velocidad del viento, m/s
 C
p
= Coeficiente de presión de superficie del viento, adimensional

C
p
es una función de localización en la envolvente del edificio y dirección del viento.

La mayoría de los datos de coeficientes de presión son para vientos normales en las superficies
del edificio. Desgraciadamente, para un edificio real, esta dirección de viento fijo raramente ocurre,
y cuando el viento no es normal a la pared pared contra el viento, estos coeficientes no se aplican.

Para cada pared del edificio, C
p
viene dado por:



Donde:
 C
p
(1) = Coeficiente de presión cuando el viento está a 0º
 C
p
(2) = Coeficiente de presión cuando el viento está a 180 º
 C
p
(3) = Coeficiente de presión cuando el viento está a 90 º
 C
p
(4) = Coeficiente de presión cuando el viento está a 270 º
 Φ = Ángulo del viento medido según las agujas del reloj desde la normal a la pared 1.

Debido a que el término del coseno en la ecuación anterior puede ser negativo, su signo debe ser
incluido. Cuando cos (ϕ) es negativo, sustraer el valor absoluto de cos(ϕ) a la potencia ¾.
Valores típicos para los coeficientes de presión son C
p
(1) = 0,6, C
p
(2) = - 0,3, C
p
(3) = C
p
(4) = -
0,65. Debido a los efectos de geometría en el caudal alrededor de un edificio, la aplicación de esta
función de interpolación se limita a los edificios rectangulares de baja elevación con la pared más
larga menos de tres veces la longitud de la pared más corta. Para los edificios menos
rectangulares, las correlaciones simples son inadecuadas y ser requieren coeficientes de presión
específicos del edificio.
Sistemas mecánicos
La operación de equipos mecánicos, tales como sistemas de suministro y salida de aire, y
dispositivos de combustión venteados, afectan las diferencias de presión a través de la carcasa de
un edificio. La presión estática interior se ajusta de tal forma que la suma de todos los flujos de aire
a través de las aperturas del edificio más el balance del flujo de aire inducido por el equipo es cero.
Para predecir estos cambios en las diferencias de presión y en el caudal causado por el equipo
mecánico, la localización de cada apertura en la envolvente y relaciones entre diferencias de
presión y tasas de caudal deben ser conocidos.

El aire agotado de un edificio que sale por un sistema de extracción del edificio debe estar
equilibrado, aumentando el caudal de aire en el edificio a través de otra apertura. En algunas
ocasiones, el caudal de aire en algunas localizaciones cambia entre la entrada y salida de aire.
Para los ventiladores de alimentación, la situación se invierte y lo que era la entrada empieza a ser
la salida. En consecuencia, deben considerarse los efectos de la despresurización causados por
un sistema de salida inapropiadamente diseñado puede incrementar la tasa de entrada de radón
en un edificio e interferir con la operación apropiada de un dispositivo de venteo u otros sistemas
de extracción. La despresurización también puede forzar la humedad del aire exterior a través de la
envolvente del edificio; por ejemplo, durante la estación fría en climas calientes, húmedos puede
condensarse dentro de la envolvente del edificio y causar podredumbre. Un fenómeno similar, pero
inverso, puede ocurrir durante la estación cálida en climas fríos si el edificio se presuriza.

Los sistemas mecánicos pueden crear fuerzas de infiltración en diversos edificios. Por ejemplo,
cuando las puertas internas se cierran, se crean grandes diferenciales de presión interior/exterior.
Estos diferenciales de presión creados son de magnitudes promedio de 3 a 6 Pa. Los sistemas con
caudal de aire equilibrado, con retorno de aire en conductos y rejillas de distribución, o rejillas de
transferencia, reducen este problema significativamente.
Combinación de fuerzas de impulsión
Las diferencias de presión causadas por el viento, efecto stack, y sistemas mecánicos se
consideran combinados añadiéndoles juntos y determinando los caudales de aire a través de cada
envolvente del edificio. El caudal de aire debe determinarse de esta manera, en oposición a las
tasas de caudal de aire debido a las fuerzas de impulsión separadas, debido a que el caudal a
través de cada apertura no está linealmente relacionado con la diferencia de presión.

Para las temperaturas del aire interior uniforme, la diferencia de presión total a través de cada
pérdida puede escribirse en términos del parámetro de viento P
U
y el parámetro de efecto stack P
T

común a todas las pérdidas.




Donde T es la temperatura del aire en K.

La diferencia de presión a través de cada pérdida, con presiones positivas para el caudal del
edificio, vienen dadas por:




Donde ∆p
I
es la presión que actúa para equilibrar la entrada y salida de aire, incluyendo caudales
de los sistemas mecánicos.
Guía para calcular la infiltración en
proyectos de calefacción y aire
acondicionado (3ª PARTE)

Ver 2ª PARTE

Nivel de Presión Neutral
El nivel de presión neutral (NPL) es la localización o localizaciones del edificio en la envolvente del
edificio donde no hay diferencias de presión entre el interior y el exterior. Las particiones internas,
escaleras, hueco del elevador, conductos de instalaciones, chimeneas, venteos, ventanas
operables, y sistemas de suministro y extracción mecánicos complican la predicción de la
localización de NPL. Una apertura grande con un área grande relativa a las pérdidas totales del
edificio causa que el NPL cambie hacia la apertura. En particular, chimenea y aperturas en o
encima de la altura del tejado eleva el NPL en pequeños edificios. Los sistemas de extracción
incrementan la altura del NPL; los sistemas de suministro del aire del exterior disminuyen.

La importancia relativa de las presiones stack y del viento en un edificio dependen de la altura del
edificio, la resistencia interna al caudal vertical, las características de resistencia del caudal de las
aperturas de la envolvente, el terreno local, y el apantallamiento inmediato del edificio.

El efecto de la ventilación mecánica en las diferencias de presión de la envolvente son más
complejas y dependen tanto de la dirección como del caudal de ventilación (salida o alimentación)
y las diferencias en estos caudales de ventilación entra las zonas del edificio. Si el aire exterior se
suministra uniformemente en cada planta, el cambio en el modelo de diferencia de presión de la
pared exterior es uniforme. Con un suministro no uniforme de aire del exterior (por ejemplo, en una
planta), la extensión de la presurización varía de planta en planta y depende de la resistencia de
caudal interna. La presurización de todos los niveles uniformemente tiene poco efecto en las
diferencias de presión a través de los suelos y cerramientos de eje vertical, pero las plantas
individuales incrementan la caída de presión a través de estas separaciones internas. La
presurización a nivel del suelo a menudo se usa en edificios altos en invierno para reducir la
presión de aire negativa a través de las entradas.

El NPL en los edificios altos varía entre 0,3 y 0,7 de la altura del edificio total. Para casas,
especialmente casas con chimeneas, el NPL usualmente está por encima de media altura.
CALIDAD DEL AIRE INTERIOR
Los requerimientos de aire interior para una calidad aceptable deben considerar el control de la
humedad, dióxido de carbono (CO2), olores, y humo del tabaco generado por los ocupantes. Estas
consideraciones han llevado a una prescripción de una mínima tasa de suministro de aire exterior
por ocupante. Más recientemente, una preocupación mayor ha sido mantener concentraciones de
interior aceptables de varios contaminantes aceptables que no son generados por los ocupantes.
La experiencia de campo indica que el suministro de aire del exterior de alrededor de 10 L/s por
persona es muy probable que proporcione la calidad de aire interior aceptable en espacios de
oficinas. Tasas inferiores pueden llegar a producir problemas de salubridad.

Las concentraciones de contaminantes interiores dependen de la resistencia de fuentes de
contaminantes y la tasa total de retirada de contaminantes. Las fuentes de contaminantes incluyen
aire exterior; fuentes de interior tales como ocupantes o aparatos; sistemas de ventilación sucios
tales como conductos y filtros; etc. Los procesos de retirada de contaminantes incluyen dilución
con aire exterior, ventilación de salida del local, deposición en superficies, reacciones químicas, y
procesos de limpieza de aire. Si (1) la ventilación del edificio general es el único proceso de
retirada de contaminantes, (2) el aire interior es minuciosamente mezclado, y (3) resistencia de
fuentes de contaminantes y tasas de ventilación han sido estables durante un periodo suficiente,
entonces la concentración de contaminantes viene dada por:

Donde:
 C
i
= Concentración interior en estado estacionario, ppm
 C
o
= Concentración exterior, ppm
 S = Resistencia de la fuente de contaminantes total, m
3
/s
 Q
oa
= Tasa de ventilación, m
3
/s

Variación en la resistencia de la fuente de contaminantes (en vez de variación en la tasa de
ventilación) se considera la causa principal de variación edificio-a-edificio en concentraciones de
contaminantes que no son generados por los ocupantes.

En casos donde haya altos contaminantes tales como operaciones de pintura o humos, la
ventilación por dilución no es efectiva. La reducción de fuentes contaminantes es el medio más
efectivo de control, para lo se utilizan fuentes de extracción localizada.

Pueden eliminarse partículas con varios tipos de filtros de aire. Los contaminantes gaseosos con
masa molecular alta pueden controlarse con pellet de alumina y carbon impregnados con una
sustancia tal como el permanganato potásico.
CARGAS TÉRMICAS
El aire del exterior introducido en el edificio constituye una gran parte de la carga de
acondicionamiento del espacio (calentamiento, enfriamiento, humidificación y deshumidificación),
que es uno de los motivos para limitar las tasas de intercambio de aire en el edificio al mínimo
requerido. El intercambio de aire típicamente representa entre el 20 y el 50 % de la carga térmica
del edificio.

El intercambio de aire incrementa la carga térmica del edificio de diferentes formas. En primer
lugar, el aire de entrada debe calentarse o enfriarse desde la temperatura del aire exterior a la
temperatura del aire de alimentación o interior. La tasa de consumo de energía para calentamiento
o enfriamiento sensible viene dada por:

Donde:
 q
s
= Carga de calor sensible, W
 Q = Caudal de aire, m3/s
 ρ = Densidad del aire, kg/m3 (alrededor de 1,2 cerca del nivel del mar).
 C
p
= Calor específico del aire, J (kg K) alrededor de 1000.
 ∆t = Diferencia de temperatura entre interior y exterior, K

Podemos asumir nivel del mar cuando trabajemos en alturas inferiores a 610 m.

El intercambio de aire también modifica el contenido de humedad del aire en el edificio. La tasa de
consumo de energía asociado con estas cargas latentes (despreciando la energía asociada con
cualquier condensado) viene dada por:

Donde
 q
l
= Carga de calor latente, kW
 ∆W = Diferencia del ratio de humedad entre interiores y exteriores, masa de agua /masa
unitaria de aire seco, kg/kg
 t = Promedio de temperaturas de interior y exterior, ºC

Guía para calcular la infiltración en
proyectos de calefacción y aire
acondicionado (4ª PARTE)

Ver 3ª PARTE
Efecto del aislamiento de la envolvente
El intercambio de aire también puede afectar a la carga térmica del edificio alternando el
rendimiento del sistema de aislamiento de la envolvente. El caudal de aire a través del aislamiento
puede hacer disminuir la carga térmica a través del intercambio de calor entre el aire de infiltración
o exfiltración y el aislamiento. A la inversa, el aire moviéndose hacia adentro y fuera del aislamiento
desde el exterior puede incrementar la carga térmica. Los estudios numéricos y experimentales
han demostrado que puede ocurrir un acoplamiento térmico entre pérdidas de aire y capas de
aislamiento, y por lo tanto modificando la transmisión de calor en la envolvente del edificio. Se ha
demostrado que el caudal convectivo a través del aislamiento permeable al aire en una envolvente
puede degradar su resistencia térmica efectiva. Esta degradación del valor R ocurre cuando el aire
exterior se mueve a través del aislamiento dentro de una cavidad de pared y retorna al exterior sin
alcanzar el espacio acondicionado.

El efecto de tal caudal en el rendimiento del sistema de aislamiento es difícil de cuantificar, pero
debe considerarse. El caudal de aire dentro del sistema de aislamiento puede disminuir el
rendimiento del sistema debido a la condensación de la humedad en el aislamiento.
VENTILACIÓN NATURAL
La ventilación natural es el caudal de aire del exterior causado por presiones térmicas y el viento a
través de aperturas intencionadas en el edificio.

Aperturas de ventilación natural
Las aperturas de ventilación natural incluyen: ventanas, puertas, aperturas en dormitorio,
claraboyas, ventiladores en el techo, tiros verticales y aperturas de entrada y salida especialmente
diseñados.

Las ventanas transmiten luz y proporcionan ventilación cuando están abiertas.

Los ventiladores de de techo proporcionan una salida del aire resistente a las condiciones
climatológicas. La capacidad viene determinado por la localización del ventilador en el techo; la
resistencia al caudal de aire del ventilador y la red de tuberías; la capacidad del ventilador para
usar la energía cinética del viento para inducir caudal por acción centrífuga o acción del eyector; y
la altura del tiro.

Las corrientes de aire naturales o los ventiladores de techo por gravedad pueden ser estacionarios,
pivotantes, oscilantes o rotatorios. Los criterios de selección incluyen robustez, resistencia a la
corrosión, a las tormentas, mecanismos de operación y trampillas, ruido, costes y mantenimiento.
Los ventiladores naturales pueden ser suplementados con ventiladores; los motores necesitan ser
energizados cuando la capacidad de extracción natural es demasiado baja. Las trampillas del
ventilador por gravedad pueden ser manuales o controladas por la velocidad del viento o un
termostato

El tiro de humos verticales debe situarse donde el viento pueda actuar desde cualquier dirección.
Sin viento, el efecto del tiro sólo extrae el aire de la habitación.
Alturas del techo
En los edificios que dependen de la ventilación natural para refrigeración, la altura del techo a
menudo se incrementa más allá de los 2,5 o 3,2 m habituales. En alturas más altas, el aire y loc
contaminantes se elevan por encima de las porciones ocupadas de la habitación. El aire a menudo
sale de las zonas del techo, y el aire del exterior más frío es proporcionado cerca del suelo.
Caudal requerido para controlar la temperatura interior
El caudal requerido para eliminar una cantidad requerida de calor de un edificio puede obtenerse a
partir de las siguientes ecuaciones si la cantidad de calor que va a extraerse del interior y las
temperaturas de interior/exterior son conocidas.


Donde:
 q
s
= Carga de calor sensible, W
 Q = Caudal de aire, m3/s
 ρ = Densidad del aire, kg/m3 (alrededor de 1,2 cerca del nivel del mar).
 C
p
= Calor específico del aire, J(kg K) alrededor de 1000.
 ∆t = Diferencia de temperatura entre interior y exterior, K

Podemos asumir nivel del mar cuando trabajemos en alturas inferiores a 610 m.

El intercambio de aire también modifica el contenido de humedad del aire en el edificio. La tasa de
consumo de energía asociado con estas cargas latentes (despreciando la energía asociada con
cualquier condensado) viene dada por:


Donde:
 q
l
= Carga de calor latente, kW
 ∆W = Diferencia del ratio de humedad entre interiores y exteriores, masa de agua /masa
unitaria de aire seco, kg/kg
 t = Promedio de temperaturas de interior y exterior, ºC


Caudal a través de grandes aperturas
Las relaciones que describen el caudal de aire a través de grandes aperturas se basan en la
ecuación de Bernoulli con flujo incompresible y estacionario. La forma general que incluye tiro,
viento, y presiones de ventilación mecánicas a través de las aperturas es:


Donde:
 Q = Caudal de aire, m
3
/s
 C
D
= Coeficiente de descarga para apertura, adimensional
 A = Área transversal de apertura, m2
 = Densidad de aire, kg/m3
 ∆p = Diferencia de presión a través de las aperturas, Pa

El coeficiente de descarga C
D
es un número adimensional que depende de la geometría de la
apertura y del número de Reynolds.
Caudal originado por el viento
El viento en el lugar del proyecto debe ser tomado en consideración y para ello valoraremos
velocidad promedio, direcciones predominantes, variación diaria y estacional, y obstáculos en las
proximidades.

Los sistemas de ventilación natural deben diseñarse para velocidades del viento la mitad del
promedio estacional. La siguiente ecuación muestra la tasa de aire forzada a través de la apertura
de entrada de ventilación por viento o determina el tamaño apropiado de las aperturas para
producir unas tasas de caudal dadas:


Donde:
 Q = Caudal de aire, m
3
/s
 C
v
= Efectividad de la apertura (C
v
se asume es 0,5 a 0,6 para vientos perpendiculares y
0,25 a 0,35 para vientos diagonales)
 A = Área libre de apertura, m
2

 U = Velocidad del viento, m/s

Las entradas de aire deben colocarse enfrentadas directamente a los vientos predominantes. Si no
se colocan en un lugar ventajoso, el caudal será menor que lo calculado.

Guía para calcular la infiltración en
proyectos de calefacción y aire
acondicionado (5ª PARTE)



Ver 4ª PARTE

Caudal originado únicamente por fuerzas térmicas
Si la resistencia interna del edificio no es significativa, el caudal originado por el efecto chimenea
puede expresarse por:




 Q = Caudal, m
3
/s
 C
D
= Coeficiente de descarga por la apertura
 ∆H
NPL
= Altura desde el punto medio de la apertura inferior a NPL, m
 T
i
= Temperatura interior, K
 T
o
= temperatura exterior, K

La ecuación se aplica cuando T
i
> T
o
. Si T
i
< T
o
, se reemplaza T
i
en el denominador con T
o
, y se
reemplaza (T
i
– T
o
) en el numerador con (T
o
– T
i
). Se usará una temperatura promedio para T
i
si
hay estratificación térmica. Si el edificio tiene más de una apertura, las áreas de salida y entrada se
consideran iguales. El coeficiente de descarga C
D
considera varios efectos viscosos tales como la
resistencia al avance de la superficie y la mezcla interfacial.

La estimación de ∆H
NPL
es difícil para edificios ventilados naturalmente. Si una ventana o puerta
representa una fracción grande (aproximadamente el 90 %) de toda el área abierta en la
envolvente, luego el NPL está a media altura de la apertura, y ∆H
NPL
es igual a la mitad de la altura
de la apertura. Para esa condición, el caudal a través de la apertura es bidireccional.
Si hay bastantes otras aperturas disponibles, el caudal de aire a través de la apertura será
unidireccional, y no ocurrirá la mezcla. Un coeficiente de descarga de C
D
= 0,65 sería usado.
Guías generales de ventilación natural
Varias recomendaciones generales deben observarse para diseñar ventilación natural.

Selección del sistema

En climas cálidos y húmedos, se usa enfriamiento mecánico. Si el enfriamiento mecánico no está
disponible, las velocidades del aire se maximizarán en las zonas ocupadas de las habitaciones.


En climas áridos y calientes, se debe considerar la refrigeración evaporativa. El caudal a través del
edificio se maximizará por enfriamiento estructural, particularmente durante la noche cuando la
temperatura del aire exterior es baja.

Características del edificio y alrededores


 La topografía y el paisaje deben usarse para redirigir el caudal y dar la máxima exposición a las
brisas.


 La construcción estará formada para exponer las máximas aperturas al viento.
 Los elementos arquitectónicos tales como paredes de ala, parapetos y voladizos se usarán para
promover el caudal de aire al interior del edificio


 La fachada más grande del edificio y la mayoría de las puertas y aperturas de las ventanas
estarán ientados con respecto a las brisas de verano predominantes.
Localizaciones de aperturas

 Las ventanas estarán localizadas en zonas de presión opuestas. Dos aperturas en lados
opuestos de un espacio incrementan el caudal de ventilación. Las aperturas en los lados
adyacentes fuerzan al aire a cambiar la dirección, proporcionando ventilación en un área
mayor.
 Si una habitación tiene solamente una pared externa, se alcanza un mejor caudal con dos
ventanas espaciadas.
 Si las aperturas están al mismo nivel y cerca del techo, mucho caudal puede pasar del
nivel ocupado y ser inefectivo diluyendo ahí contaminantes.
 La distancia vertical entre las aperturas se requiere para tomar ventaja del efecto
chimenea; cuanto mayor es la distancia vertical mayor es la tasa de ventilación.
Características de la apertura

 El caudal mayor por área unitaria se obtiene por las aperturas de entrada y salida de casi
iguales áreas. Una ventana de entrada más pequeña que la salida crea mayores
velocidades de aire. Una salida más pequeña que la entrada crea una velocidad de aire
más uniforme a través de la habitación.
 Las aperturas con áreas mucho más grandes que las calculadas son a veces deseables
cuando anticipan una ocupación incrementada o clima muy caliente. Producen más caudal
sobre un amplio rango de direcciones de viento y son más y son más beneficiosos en las
localizaciones donde cambia el modelo de viento predominante.
 Las aperturas de las ventanas serían accesibles y operables por los ocupantes, a menos
que estén automatizadas.
 Las aperturas de entrada no estarán obstruidas por particiones internas. Las particiones
pueden situarse para dividir y redirigir el caudal de aire pero no se restringiría el caudal
entre las entradas y salidas. Los conductos de aire verticales o cajas de escaleras abiertas
pueden usarse para incrementar el efecto chimenea. Debe evitarse usar cajas de escalera
cerradas para ventilación cuando estén previstas para evacuación.
Guía para calcular la infiltración en
proyectos de calefacción y aire
acondicionado (6ª PARTE)


Ensayo de pérdidas en un edificio

PÉRDIDAS DE AIRE EN EDIFICIOS
Ver 5ª PARTE
Medición de pérdidas en la envolvente
Las pérdidas en la envolvente del edificio pueden medirse por pérdidas en la envolvente. Sin
embargo, la construcción nueva tiende a ser más estanca en la envolvente.

Las pérdidas en la envolvente pueden medirse con ensayos de presurización, comúnmente
llamado blower-door test (ASTM Standards E779 and E1827; Canadian General Standards Board
(CGSB) Standard 149.10; ISO Standard 9972). El caudal requerido para mantener esta diferencia
de presión es seguidamente medido. Cuantas más pérdidas tenga el edificio, más caudal es
necesario para inducir una diferencia de presión interior/exterior. La tasa de caudal de aire
generalmente se mide en una serie de diferencias de presión que van de 10 Pa a 75 Pa.

Los resultados de un ensayo de presurización, por lo tanto, consisten en varias combinaciones de
diferencias de presión y datos de tasa de caudal de aire.

Hay varias medidas diferentes de estanqueidad, la mayoría de los cuales implican ajustar datos a
una curva describiendo las relaciones entre el caudal de aire Q a través de una apertura en la
envolvente del edificio y la diferencia de presión ∆p a través de ella. Esta relación se llama función
de pérdida de la apertura.

Cada apertura en la envolvente del edificio puede describirse por la siguiente ecuación:


Donde:
 Q = Caudal a través de la apertura,
 C = coeficiente del flujo, m3/(s Pa
n
)
 n = Exponente de presión, adimensional

Ratios de hermeticidad
En algunos casos, la tasa de caudal prevista se convierte a un área de pérdidas de aire efectiva o
equivalente de la siguiente forma:


Donde:

 A
L
= área de pérdida de aire efectiva o equivalente, cm
2

 Q
r
= Caudal de aire previsto a ∆pr (desde el ajuste de la curva los datos del ensayo de
presurización), m
3
/s

 = Densidad de aire, kg/m3
 ∆p
r
= Diferencia de presión de referencia, Pa
 C
D
= Coeficiente de descarga

Todas las aperturas en la envolvente del edificio se combinan en un área total y coeficiente de
descarga para el edificio cuando se calcula el área de pérdidas de aire efectiva o equivalente.
Algunos usuarios aproximan el área de pérdidas C
D
= 1. Otro grupo C
D
≈ 0,6 (es decir, el
coeficiente de descarga para un orificio de borde afilado). El área de pérdidas de aire de un edificio
es, por lo tanto, el área de un orificio (con un valor asumido de C
D
) que produciría la misma
cantidad de pérdidas que la envolvente del edificio en la presión de referencia.

Una calificación de hermeticidad, ya esté basada en un área de pérdidas de aire o un tipo de flujo
de aire previsto, está generalmente normalizado por algún factor que tenga en cuenta el tamaño
del edificio. Los factores de normalización incluyen área del suelo, área de envolvente exterior, y
volumen del edificio.

Con una amplia variedad de posibles aproximaciones a la diferencia de presión de referencia y
normalización, y al uso del concepto de área de pérdidas de aire, se usan muy diferentes
clasificaciones de hermeticidad. Las diferencias de presión de referencia incluyen 4, 10, 25, 50 y 75
Pa.

Se recomiendan diferencias de presión de referencia de 4 y 10 Pa porque están más próximas a
las diferencias de presión que actualmente inducen intercambio de aire y, por lo tanto, mejorar el
modelo de las características del caudal de apertura. Aunque esto puede ser verdad, están fuera
del rango de valores medidos en el ensayo; por lo tanto el caudal previsto a 4 y 10 Pa está sujeto a
incertidumbres.
Datos de pérdida de aire en los edificios
La presurización del ventilador mide una propiedad del edificio que idealmente varía poco con el
tiempo y las condiciones climáticas. En realidad, a menos que las diferencias de temperatura
durante el periodo de medición sean suficientemente suaves, las diferencias de presión que
inducen durante la interferencia del ensayo con las presiones del ensayo y pueden causar errores
de medición.

ASHRAE Standard 119 establece niveles de rendimiento de pérdidas de aire para edificios
residenciales. Estos niveles son en términos de áreas de pérdida nivelizada A
n
:


Donde:

 A
n
= Área de pérdida normalizada, adimensional
 A
L
= Área de pérdida efectiva a 4 Pa (CD = 1), cm2
 A
f
= Área del suelo gruesa (dentro de las paredes del exterior), m
2

 H= Altura del edificio, m
 H
o
= Altura de referencia de un edificio de una planta = 2,5 m
Guía para calcular la infiltración en
proyectos de calefacción y aire
acondicionado (7ª PARTE)

Ver 6 ª PARTE

Pérdidas de aire de los componentes del edificio
El procedimiento de presurización del ventilador discutido anteriormente permite medir las pérdidas
de aire en todo el edificio. La localización y tamaño de las aperturas individuales en la envolvente
del edificio son extremadamente importantes porque influyen en la tasa de infiltración de aire de un
edificio además de las características de transferencia de humedad y calor de la envolvente.
Resumen de distribución de pérdidas
Los siguientes puntos resumen los porcentajes resumen los porcentajes de pérdidas asociados
con varios componentes y sistemas. Los valores entre paréntesis incluyen el rango determinado
para componente y la media del rango.

Paredes (18 a 50 %; 35 %). Tanto las paredes interiores como exteriores contribuyen a las
pérdidas en la estructura. Las pérdidas pueden ocurrir entre la placa de solera y la cimentación; a
través de grietas bajo el fondo de paneles de yeso, tomacorrientes eléctricos, y penetraciones de
fontanería; y en el ático en la parte superior de placas de paredes.

Detalles del techo (3 a 30 %; 18 %). Las pérdidas a través del techo de un espacio calentado son
bastante insidiosas porque reducen la efectividad del aislamiento en el suelo del ático y contribuye
a pérdida de calor por infiltración. Las pérdidas del techo también reducen la efectividad del
aislamiento en el edificio sin áticos. La iluminación empotrada, fontanería, y penetraciones
eléctricas principales al ático son algunas áreas particulares de preocupación.

Sistemas de enfriamiento y calentamiento de aire forzado (3 a 28 %). La localización del
equipo de calefacción y refrigeración; las unidades de tratamiento de aire, o conductos en espacios
de aire acondicionado o no acondicionado; la disposición de venteo en un sistema para quemar
combustible; y la existencia y la localización de un suministro de aire de combustión son todas
variables que afectan a las pérdidas de aire. La variabilidad de pérdidas en conductos pasando a
través de espacios no acondicionados es alta, siendo el coeficiente de variación del orden del 50
%. Los estudios de campo han mostrado que las reparaciones in-situ pueden eliminar entre la
cuarta parte y dos tercios de las pérdidas observadas. La contribución del 18 % de los conductos a
las pérdidas totales significativamente desestima sus efectos debido a que, durante la operación
del sistema, los diferenciales de presión a través de las pérdidas de los conductos son
aproximadamente diez veces más altas que las diferencias de presión típicas a través de las
pérdidas por la envolvente y dan como resultado grandes cambios en la tasa de ventilación.

Ventanas y puertas (6 a 22 %, 15 %). Entre los distintos tipos de ventanas hay muchas
variaciones en las pérdidas. Las ventanas que sellan por compresión muestran significativamente
menos pérdidas que las que sellan por deslizamiento.

Hogar (0 a 30 %; 12 %). Cuando un hogar o chimenea no está en uso, trampillas
inadecuadamente ajustadas hacen que el aire se escape. Las puertas de vidrio reducen el exceso
de aire cuando el combustible se está quemando, pero raramente sellan la estructura del hogar
como lo hace una trampilla cerrada.

Venteo en espacios acondicionados (2 al 12 %; 5 %). Los venteos de salida en los espacios
acondicionados frecuentemente no tienen trampillas o las trampillas no cierran apropiadamente.

Difusión a través de las paredes (< 1%). Comparado con la infiltración a través de huecos y otras
aperturas en la estructura, la difusión no es un mecanismo de flujo importante. A 5 Pa, la
permeabilidad de los materiales de construcción producen una tasa de intercambio de aire de
menos de 0,01 ach en las casas típicas por difusión de la pared.

Áreas de pérdidas en componentes. Las áreas por pérdidas de componentes individuales varían
ampliamente entre casa y casa. La variabilidad típica para un componente individual tiene
aproximadamente un factor de 10, dependiendo de la construcción e instalación del componente.
Se usarán ensayos para establecer las pérdidas instaladas de un componente en aplicaciones
donde la pérdida es crítica para el rendimiento de un edificio.
Pérdidas en edificios multifamiliares
La distribución de pérdidas es particularmente importante en edificios de apartamentos
multifamiliares. Estos edificios a menudo no pueden ser tratados como zonas imples debido a la
resistencia interna entre apartamentos. Además, las pérdidas varían ampliamente entre
apartamentos, desde los muy pequeños a los edificios bien construidos con retardadores de
humedad entre unidades.
Control de pérdidas de aire
Es mucho más fácil construir un edificio hermético que proporcionar hermeticidad a uno existente.

Un retardador de infiltración de aire es uno de los medios más efectivos para reducir las pérdidas
de aire a través de las paredes, alrededor de las ventanas y marcos de las puertas, y en las
uniones entre elementos del edificio. Debe tenerse un cuidado particular para asegurar su
continuidad en toda la pared, suelo, y uniones de techo, en marcos de ventanas y puertas; y en
todas las penetraciones de los retardadores, tales como tomacorrientes eléctricas e interruptores,
conexiones de fontanería, y penetración de servicios de instalaciones. Las uniones en el retardador
de aire/vapor deben ser selladas. Los retardadores de vapor de plástico instalados en los techos
estarán sellados con retardadores de vapor en las paredes del exterior y serán continuos en las
paredes de partición. El sellado en la parte superior de la partición previene pérdidas en el ático. El
retardador de infiltración de aire puede instalarse en el interior del marco de la pared, en cuyo caso
usualmente funciona también como un retardador de vapor, o en el exterior del marco de la pared,
en cuyo caso tendría una calificación de permeabilidad lo bastante alta como para permitir la
difusión del vapor de agua de la pared.

Bibliografía: F16 Ventilation and Infiltration. 2009 Fundamentals. ASHRAE
Palabras clave: heat balance (HB) and radiant time series (RTS).