You are on page 1of 4

Este compromiso está previsto en la Ley de Contrataciones Públicas

¿Qué hace el IVIC en materia de
responsabilidad social?
Desde junio de 2008 hasta agosto de 2009, el instituto ha otorgado recursos a nueve
organizaciones para la satisfacción de diversas demandas, como adquisición de equipos,
construcción de caminerías y remodelación de escuelas.

Por Vanessa Ortiz Piñango
vortiz@ivic.ve

Como un miembro más de la sociedad, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas
(IVIC) tiene la obligación moral de contribuir con el desarrollo integral de la colectividad en la cual
está inmerso, no sólo a mediano y largo plazo con la ejecución de su cartera de proyectos, sino
de forma inmediata, es decir, transfiriendo recursos para la solución de problemas específicos. La
legislación nacional tomó la delantera y comenzó a regular con propósitos sociales uno de los
procedimientos administrativos más frecuentes en los entes gubernamentales: la subasta de
bienes y servicios conducente a licitación o contratación, como se ha institucionalizado en el país.

Al momento de ejecutar obras, adquirir bienes o solicitar servicios externos no profesionales ni
laborales, por lo general las organizaciones (contratantes) como el IVIC convocan a las empresas
ejecutoras de obras, suministradoras de bienes o prestadoras de servicios (proveedores o
contratistas) a participar en un concurso, con la finalidad de recibir propuestas y seleccionar la
que mejor se ajuste a sus necesidades. Esto, previa evaluación de los requisitos exigidos en la
Ley de Contrataciones Públicas, publicada en la Gaceta Oficial N° 38.895 del 25 de marzo de
2008.

Una vez escogido el proveedor o contratista, se procede a firmar un contrato de adjudicación
entre las partes. De acuerdo al artículo 6, punto 5, de la Ley de Contrataciones Públicas, el
contrato debe contener información relacionada con precios, cantidad, forma de pago, tiempo y
forma de entrega, y pliego de condiciones. Dicho pliego de condiciones, según el artículo 44 del
mismo instrumento legal, debe especificar claramente el Compromiso de Responsabilidad Social,
cuya ausencia es considerada en el artículo 71 como causal de rechazo de la oferta.

Sentirse parte del otro
El Compromiso de Responsabilidad Social es definido en el artículo 6, punto 19, de la Ley de
Contrataciones Públicas, como aquellos acuerdos que los proveedores o contratistas deben
establecer en su propuesta para la atención de demandas sociales provenientes de las
comunidades organizadas -no de particulares o personas naturales. Entre ellas destacan:
ejecución de proyectos de desarrollo socio comunitario, creación de empleos permanentes,
formación socio productiva de integrantes de la comunidad, venta de bienes a precios solidarios o
al costo, y aportes en dinero o especies a programas sociales o instituciones sin fines de lucro.

Carretera Panamericana, Km 11. Altos de Pipe. Teléfonos: (0058) 212 5041111
Página web: www.ivic.ve
Esta exigencia es aplicable a aquellos proveedores y contratistas cuyos montos totales de las
ofertas superen las 2.500 unidades tributarias (UT), como reza en el artículo 34 del Reglamento
de Ley de Contrataciones Públicas, publicado en la Gaceta Oficial N° 39.181 del 19 de mayo de
2009.

Cada contratante, en función del monto total del contrato suscrito y siguiendo las
recomendaciones de la Comisión de Contrataciones, debe fijar los porcentajes para la deducción
del Compromiso de Responsabilidad Social a los proveedores y contratistas, los cuales deben
oscilar entre el 1% y el 5%, como lo señala el artículo 35 del Reglamento de Ley de
Contrataciones Públicas. El Consejo Directivo del IVIC, en su sesión N° 1.326 del 17 de junio de
2009, aprobó el siguiente esquema de descuento: UT desde 2.500 hasta 5.000, 1%; UT desde
5.000 hasta 7.500, 2%; UT desde 7.500 hasta 10.000, 3%; UT desde 10.000 hasta 12.500, 4%; y
UT desde 12.500 ó más, 5%.

Sin embargo, ya para el año 2007 el IVIC había creado una cuenta de fideicomiso exclusiva para
el Compromiso de Responsabilidad Social, e incluso había adoptado un porcentaje único de
retención del 4% para todas las empresas proveedoras o contratistas, independientemente del
monto total de la contratación, según se desprende del acta del Consejo Directivo N° 1.239 del 2
de marzo de 2007. Esta decisión fue tomada a raíz de la promulgación del Decreto N° 4.998,
publicado en la Gaceta Oficial N° 38.567 del 20 de noviembre de 2006, mediante el cual se
dictaron las medidas temporales para la promoción y desarrollo de las pequeñas y medianas
industrias (Pymis), cooperativas y otras formas asociativas, productoras de bienes, prestadoras de
servicios y ejecutoras de obras, ubicadas en el país. Según el artículo 14 de este decreto, las
organizaciones contratantes están obligadas a escoger a aquellos proveedores y contratistas que
identifiquen en sus respectivas ofertas el Compromiso de Responsabilidad Social.

En este sentido, la deducción del 4% del monto total del contrato -acordada por el instituto en
marzo de 2007- estuvo vigente hasta la publicación del Reglamento de Ley de Contrataciones
Públicas en mayo de 2009. A partir de este momento, se hizo oficial el descuento del Compromiso
de Responsabilidad Social a los proveedores y contratistas ganadores de la adjudicación o buena
pro, siguiendo la escala porcentual mencionada anteriormente (entre el 1% y 5%) en función del
monto total del contrato suscrito (cuantificado en unidades tributarias), efectuándose la primera
retención en octubre de 2007.

Hechos
En junio de 2008, el IVIC realizó el primer aporte social, destinado al financiamiento de un
sendero de interpretación de los aromas, proyecto social de la Fundación Jardín Botánico de
Maracaibo, estado Zulia -donde se construirá la sede regional del IVIC-Zulia- dirigido a personas
con discapacidad visual. El segundo y último aporte de 2008 lo recibió la Asociación Civil Nueva
Esperanza (Altos Mirandinos, estado MIranda), cuya misión es ayudar a niños, niñas y jóvenes en
situación de riesgo social.

Hasta el mes de agosto de 2009 se han efectuado siete transferencias más. La Casa de
Encuentro “Freddy Parra” (Radio Libre al Son del 23), ubicada en el sector La Cañada de la
Parroquia 23 de Enero, en Caracas, recibió el apoyo del IVIC para la adquisición de un equipo de
xerografía (impresión o reproducción de documentos). Por su parte, la Escuela Nacional
Bolivariana “Rómulo Gallegos” -que funciona en los espacios del IVIC- utilizó el aporte
institucional para la remodelación de la infraestructura escolar; mientras que la Unidad Educativa
Nacional “José Manuel Álvarez” (Carrizal, estado Miranda) empleó la ayuda económica para la
compra de juegos didácticos e implementos deportivos para los estudiantes.

Otros donativos del IVIC permitieron que, en primer lugar, la Cooperativa Agropecuaria “La
Limonera” (Baruta, estado Miranda) acondicionara su guardería; en segundo lugar, se construyera
una caminería de 150 metros gracias a la iniciativa del Consejo Comunal Vista Alegre I (Cúa,
estado Miranda); en tercer lugar, se hiciera realidad la iniciativa de la Fundación La Mano Vuelta
(El Vigía, estado Mérida) de crear la Escuela de Formación Socio Política “Alberto Lovera”; y en
cuarto lugar, se implantara la propuesta de aula interactiva presentada por la Asociación Civil
Escuela Concentración Rural La Galera (Guaicaipuro, estado Miranda) gracias a la dotación de
material didáctico encapsulado en piezas acrílicas para colgar en las paredes de todas las aulas
de clase.

Esta última iniciativa, presentada por el profesor Ramón Reyes Echegaray bajo el título “La
Escuela Rural La Galera y el uso de las TIC's”, ganó el “Concurso Docentes Innovadores
Venezolanos on-line” en la categoría “De mayor impacto”, convocado por el programa “Alianza por
la educación” de Microsoft el pasado mes de septiembre. El profesor Echegaray es Licenciado en
Educación egresado del Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente (CEPAP) de
la Universidad Simón Rodríguez, y Magíster Scientiarum en Desarrollo y Ambiente de la
Universidad Simón Bolívar (USB). Actualmente, está cursando el doctorado en Ecología del IVIC.

Echegaray se ha desempeñado como maestro rural durante once años, de los cuales ocho han
transcurrido en la Escuela Rural La Galera. Por medio de un correo electrónico se enteró del
concurso y a última hora decidió competir. Aunque la noticia de su triunfo lo tomó por sorpresa, no
dudó en aceptar el premio: un boleto de avión rumbo a Buenos Aires, Argentina, para asistir al
Foro Latinoamericano de Docentes Innovadores. En la actualidad, su propuesta de aula
interactiva también está siendo implementada en la Escuela Rural Las Lajas (Municipio
Guaicaipuro, estado Miranda).

Pasos a seguir
Todas las contribuciones hechas por el IVIC se enmarcan en la categoría
“aportes en dinero o especies a programas sociales determinados por el Estado o a instituciones
sin fines de lucro”, establecida en el artículo 6, punto 19, de la Ley de Contrataciones Públicas.

Los únicos requisitos exigidos por el instituto para la entrega de las colaboraciones son: solicitud
por escrito por parte de la comunidad organizada, tres cotizaciones o presupuestos (si el caso lo
amerita), carta constitutiva y registro de identificación fiscal (RIF) de la organización, y número de
cuenta bancaria para el traspaso de los recursos. En última instancia, el Consejo Directivo del
IVIC es quien evalúa la solicitud y decide su curso. También cabe la posibilidad de organizar

Carretera Panamericana, Km 11. Altos de Pipe. Teléfonos: (0058) 212 5041111
Página web: www.ivic.ve
reuniones preliminares con los interesados o solicitarles información adicional sobre su labor
dentro de la comunidad, a fin de aclarar dudas y comprobar la autenticidad y urgencia de sus
peticiones.

Siendo un integrante más de ese conglomerado viviente llamado sociedad, el IVIC cumple su
compromiso moral invirtiendo en proyectos de desarrollo comunitario en beneficio del colectivo. Y
su organización, ¿qué hace en materia de responsabilidad social?

Así como los proveedores y contratistas deben identificar en sus ofertas el Compromiso
de Responsabilidad Social, las organizaciones mencionadas a continuación están
obligadas a exigirlo y darle cumplimiento, de acuerdo a la Ley de Contrataciones Públicas:

1. Órganos y entes de la administración pública estadal, municipal, central y
descentralizada.
2. Universidades públicas.
3. Banco Central de Venezuela (BCV).
4. Asociaciones civiles y sociedades mercantiles, en cuyo patrimonio o capital social
los entes de la República o las personas jurídicas tengan participación igual o
mayor al 50%.
5. Asociaciones civiles y sociedades mercantiles, en cuyo patrimonio o capital social
las asociaciones civiles y sociedades mercantiles a que se refiere el numeral
anterior tengan participación igual o mayor al 50%.
6. Fundaciones constituidas por personas a las cuales se refieren los numerales
anteriores, o aquellas en cuya administración éstas tengan participación
mayoritaria.
7. Consejos Comunales u otras organizaciones comunitarias de base que manejen
fondos públicos.