You are on page 1of 6

1

Roj: STSJ CAT 3099/2014
Id Cendoj: 08019310012014100027
Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
Sede: Barcelona
Sección: 1
Nº de Recurso: 114/2013
Nº de Resolución: 20/2014
Procedimiento: CIVIL
Ponente: JOSE FRANCISCO VALLS GOMBAU
Tipo de Resolución: Sentencia
SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA
Sala Civil y Penal
R. Casación nº 114/2013
SENTENCIA Nº 20
Presidente:
Excmo. Sr. D. Miguel Angel Gimeno Jubero
Magistrados:
Ilmo. Sr. D. José Francisco Valls Gombau
Ilmo. Sr. D. Enric Anglada i Fors
Ilma. Sra. Dª. Mª Eugènia Alegret Burgués
Ilmo. Sr. D. Carlos Ramos Rubio
Ilmo. Sr. D. Joan Manel Abril Campoy
Barcelona, 20 de marzo de 2014
La Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los magistrados que se
expresan mas arriba, ha visto el recurso de casación núm. 114/2013 contra la sentencia dictada en grado de
apelación por la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Tarragona en el rollo de apelación núm. 159/13 como
consecuencia de las actuaciones de guarda y custodia núm. 93/12 seguidas ante el Juzgado de 1a Instancia
núm. 4 de El Vendrell. La Sra. Agustina ha interpuesto recurso de casación, representada por el Procurador
Sr. Jordi Ballester Andreu y defendida por el Letrado Sr. Moisés Gebellí Jové. El Sr. Rafael , parte recurrida
en este procedimiento, ha estado representado por el Procurador Sr. José Manuel Luque Toro y defendido
por la Letrado Sra. Mayte Puell García. Con la debida intervención del Ministerio Fiscal.
ANTECEDENTES DE HECHO
Primero.- El Procurador de los Tribunales Sr. Manuel Dioniso Borrell, actuó en nombre y representación
Don. Rafael formulando demanda de modificación de medidas núm. 93/12 en el Juzgado de Primera Instancia
núm. 4 de El Vendrell. Seguida la tramitación legal, el Juzgado indicado dictó sentencia con fecha 4 de julio
de 2012 , la parte dispositiva de la cual dice lo siguiente:
"ESTIMAR parcialmente la demanda incidental de modificación de medidas interesadas por el
Procurador Sr. Manel Dionisio Borrell, en nombre y representación de Rafael contra Agustina ACORDANDO
proceder a modificar el régimen de guarda y custodia del hijo menor de edad, régimen de visitas y pensión de
alimentos, dejando sin efectos los convenidos entre las partes y sustituyéndolos por los siguientes:
1) La guarda y custodia del menor Ambrosio se otorga a favor del padre, con la patria potestad
compartida que será ejercida por ambos progenitores.
2
2) Régimen de visitas y comunicaciones a favor de la madre, con pernocta del menor en el domicilio de
la misma. La madre podrá disfrutar libremente de comunicaciones con el menor.
La madre estará en compañía de su hijo los fines de semana alternos desde el viernes a la salida del
colegio y hasta el domingo a las 20:00 horas que deberá ser entregado en el domicilio del padre.
Durante las vacaciones escolares de Semana Santa, dada su corta duración serán disfrutadas
íntegramente y de forma alternativa por cada uno de los progenitores, estableciendo que para los años
impares, permanezcan con el padre y en los años pares con la madre.
En las vacaciones de verano, y que para que los periodos no sean tan largos sin ver al progenitor
no custodio en estas fechas, se acuerda que el periodo estival se dividan julio y agosto en quincenas
estableciéndose los periodos siguientes:
1) del 1/7, a las 10:00 horas al 15/7, a las 20:00 horas y del 31/7 a las 20:00 horas al 15/8, a las 20:00
horas.
2) del 15/7 a las 20:00 horas al 31/7, a las 20:00 horas y del 15/8 a las 20:00 horas al 31/8, a las 20:00.
Corresponderá al padre disfrutar de su hijo durante el primer periodo los años impares y el segundo
periodo a la madre, mientras que en lo años pares, el segundo periodo corresponderá al padre y el primero
a la madre.
Para las vacaciones de Navidad, se establecen dos periodos:
1) del 24/12 al 30/12, a las 20:00 horas
2) del 30/12 a las 20:00 horas, al 6/1 a las 18:00
Correspondiendo al padre el primer periodo para los años impares y el segundo a la madre. Alternando
el orden en años sucesivos de los periodos en cuya compañía deba de permanecer el hijo.
En el supuesto de festivos intersemanales, el disfrute del menor será para el progenitor al que
corresponda la guarda y custodia el fin de semana próximo.
3) Pensión alimenticia a favor del hijo, a satisfacer por la madre al padre, 150 euros al mes, que
se ingresará dentro de los primeros 5 días de cada mes en la cuenta corriente que se designe al efecto,
actualizándose dicha cantidad anualmente por el IPC. Y como otros gastos, la madre, además, abonará el
50% de los gastos extraordinarios o sanitarios que no estén abonados por la Seguridad Social (ortodoncia,
gafas, etc.) previa consulta entre ambos progenitores.
Sin especial pronunciamiento en costas por razón de la materia y por la parcial estimación de las
pretensiones de la actora".
Segundo.- Contra esta Sentencia, la parte demandada interpuso recurso de apelación, que se admitió
y se sustanció en la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Tarragona la cual dictó Sentencia en fecha 23
de julio de 2013 , con la siguiente parte dispositiva:
"Que debemos desestimar el recurso de apelación formulado por Dª. Agustina contra la sentencia
dictada por el JUZGADO DE 1ª INSTANCIA Nº 4 de El Vendrell, en los autos nº 93/2012, con fecha 4 de
julio de 2012, CONFIRMANDO INTEGRAMENTE la misma con expresa imposición de las costas causadas
en esta instancia ala parte apelante".
Tercero.- Contra esta Sentencia, el Procurador Sr. Manuel Sánchez Busquets en nombre y
representación de Doña. Agustina , interpuso recurso de casación. Por providencia de fecha 31 de octubre
de 2013 se dio traslado a las partes sobre la posible inadmisión del recurso interpuesto, habiendo formulado
las alegaciones que estimaron oportunas. Por Auto de esta Sala, de fecha 28 de noviembre de 2013 , se
admitió a trámite el motivo primero del recurso de casación interpuesto, dándose traslado a la parte recurrida
y al Ministerio Fiscal para formalizar su oposición por escrito en el plazo de veinte días.
Cuarto.- Por providencia de fecha 23 de enero de 2014 se tuvo por formulada oposición al recurso de
casación y de conformidad con el art. 485 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se señaló para su votación y fallo
para el día 10 de febrero de 2014. Por providencia de esa misma fecha y, a la vista de la materia del recurso,
con suspensión del señalamiento, se dispuso, conforme a lo previsto en los arts. 160.1 , 165 y 250 LOPJ ,
conocer el pleno de la Sala y se señaló nuevamente para el día 10 de marzo de 2014, en que ha tenido lugar.
Ha sido ponente el Ilmo. Sr. D. José Francisco Valls Gombau.
3
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO .- 1 .- El único motivo del recurso de casación admitido ha sido el primero por infracción del
art. 233- 8 del Código Civil de Cataluña (en adelante CCCat) en relación con el art. 233-9 CCCat , por no
haberse aportado con la demanda el plan de parentalidad.
2 .- Se interpuso recurso de casación por interés casacional ya que si bien son preceptos de carácter
procesal, su infracción, conforme lo dispuesto en el art. 4 de la Ley 4/2012, de 5 de marzo , de casación de
Cataluña y el Acuerdo de 22 de marzo de 2012 de este Tribunal, debe alegarse como motivo de casación.
En síntesis, se afirmaba que la falta de aportación de un plan de parentalidad ha de apreciarse de oficio,
en cualquier estadio del proceso, siendo, además, que su no aportación ha provocado efectiva indefensión
o falta de tutela judicial efectiva - a diferencia de lo declarado por la sentencia recurrida que estima puede
apreciarse de oficio, pero que, en el caso examinado, no ha comportado efectiva indefensión- puesto que
no solo ha de establecerse dicha indefensión respecto a los progenitores sino también del menor. Añade,
que la sentencia recurrida, confirmando la de primera instancia, solamente se pronuncia sobre determinados
aspectos que no recogen todos los propios de un plan de parentalidad, pues si bien establece, conforme lo
solicitado en la demanda de modificación de medidas, el cambio de guarda y su atribución al padre con un
amplio régimen de visitas, estancias y vacaciones, así como alimentos, ninguna referencia realiza " .. al tipo de
formación que recibirá el menor, de educación y actividades extraescolares, formativos y de ocio, o el modo
de cumplir el deber de compartir toda la información sobre la educación, salud y bienestar del hijo o la forma
de tomar decisiones relativas al cambio de domicilio y otras cuestiones relevantes para el hijo ...." . Por ello,
concluye, que su omisión en la sentencia comporta su nulidad por no ser ajustada a derecho.
El Ministerio Fiscal, en el segundo informe realizado obrante a f. 109, estima que la falta de aportación
del plan de parentalidad es una cuestión apreciable de oficio, por lo cual, en síntesis, solicita que se proceda
a retrotraer las actuaciones al momento anterior de dictar sentencia de modo que no exista indefensión para
ninguna de las partes, siendo indiscutible la atribución de la guarda al padre, con la finalidad de que presenten
un plan de parentalidad que incorpore los puntos ausentes que deberá ser aprobado por la Autoridad Judicial,
con lo cual se puede conjugar la reparación de la posible indefensión causada y la protección del interés del
menor.
La contraparte, no comparte las anteriores argumentaciones. Señala que debe examinarse el supuesto
litigioso, y en el caso de autos, han transcurrido más de 6 años desde la ruptura de la relación que mantenían
los padres, con diversas vicisitudes sobre la guarda del menor Ambrosio , habiéndole -incluso- declarado en
situación de "riesgo" para el menor, sin que se haya causado indefensión alguna por la no aportación del plan
de parentalidad, puesto que no fue inicialmente denunciada, o sea, lo fue cuando se recurre la sentencia de
instancia declarando la atribución de la guarda del menor al padre y la solicitud de retroacción de actuaciones al
momento inicial de petición de modificación de las medidas determinaría, por un defecto procesal, subsanable,
la revocación de dicha atribución por un vicio formal que iría, insiste, contra el interés del menor.
SEGUNDO .- El art. 233.8. 2 CCCat dispone que los cónyuges para determinar como deben ejercerse
las responsabilidades parentales, han de presentar sus propuestas de plan de parentalidad, con el contenido
establecido en el art. 233.9 del mismo Cuerpo Legal .
En el Preámbulo de la Ley 25/2010, de 29 de julio, reguladora del L.II del CCCat., se declara que entre
las novedades principales de esta Ley se encuentra que toda propuesta de los progenitores sobre esta materia
debe incorporarse al proceso judicial en forma de plan de parentalidad y lo define como:
"... un instrumento para concretar la forma en que ambos progenitores piensan ejercer las
responsabilidades parentales en el que se detallan los compromisos que asumen respecto a la guarda, el
cuidado y la educación de los hijos. Sin imponer una modalidad concreta de organización, alienta a los
progenitores, tanto si el proceso es de mutuo acuerdo como si es contencioso, a organizar por sí mismos y
responsablemente el cuidado de los hijos en ocasión de la ruptura, de modo que deben anticipar los criterios
en la resolución de los problemas más importantes que les afecten. En fin esta línea, se facilita la colaboración
entre los abogados de cada una de las partes y con psicólogos, psiquíatras, educadores y trabajadores
sociales independientes, para que realicen una intervención focalizada en los aspectos relacionados con la
ruptura antes de presentar la demanda. Quiere favorecerse así la concreción de los acuerdos, la transparencia
para ambas partes y el cumplimiento de los compromisos conseguidos .»
De estas líneas junto con lo dispuesto en el art. 233.9 CCat, puede deducirse que:
4
a) El plan de parentalidad ha de presentarse no solo para los supuestos de procesos de mutuo acuerdo
en que expresamente se establece que forma parte del convenio regulador - art. 233.2.2 a) CCCat -, sino
también para los casos de procesos contenciosos como se desprende del art. 233.11 CCCat , cuando se
mencionan, en forma plural, los planes de parentalidad con la finalidad de fijar los criterios para determinar
el modo de ejercer la guarda, y
b) Han de concretar el modo en que ambos cónyuges ejercen las responsabilidades parentales,
detallándose los compromisos sobre la guarda, cuidado y ejecución, tanto en supuestos de guarda
monoparental como en custodia compartida, con la colaboración de diversos operadores jurídicos para que con
carácter anticipatorio realicen una intervención focalizada de la resolución de los problemas más frecuentes
que puedan presentarse sobre la citada guarda, cuidado y ejecución.
Asimismo, del citado Preámbulo en relación con los preceptos del CCCat, puede afirmarse que en el
plan de parentalidad no se recogen ni los alimentos que han de satisfacer los progenitores ni otras cuestiones
que se contemplan como hechos relevantes para el menor en los artos. 236.11. 6 y 236.12 CCCat, como son
aquellos casos en que se precisa el consentimiento expreso o tácito de ambos progenitores o el deber de
información señalado en el último precepto. No tiene, pues, el alcance que se le atribuye en otras normativas
forales como el pacto de convivencia familiar del art. 4 de la Ley 5/2011, de la Generalitat Valenciana , que
incorporan acuerdos sobre la vivienda familiar o el régimen económico.
De acuerdo, con la doctrina más autorizada, el plan de parentalidad afectaría a los asuntos de la vida
diaria del menor tanto del ámbito personal como patrimonial relacionados con la convivencia cotidiana que
no puedan considerarse como hechos relevantes establecidos en los artos. 236.11. 6 y 236.12 CCCat, entre
otros, citándose en el art. 233.9 CCCat , de forma no exhaustiva: (a) el lugar o lugares donde debe residir el
menor y las reglas que permitan determinar a que progenitor corresponde la guarda en cada momento, (b)
las actividades cotidianas y los modos de su organización entre los progenitores, (c) los cambios de guarda
y reparto de los costes que puedan generar, (d) el régimen de relación y comunicaciones entre el hijo y el
progenitor no custodio cuando no se encuentre con él, (e ) el régimen de las estancias con cada progenitor
en períodos de vacaciones y las fechas especialmente señaladas para el hijos o los progenitores, (f) el tipo
de educación y actividades extraescolares, (g) el modo de cumplir con la forma de comunicar el deber de
información sobre la educación, salud y bienestar del menor que establece el art. 236.12 CCCat y (h) la
manera de toma de decisiones que requieren el consentimiento de ambos (estableciendo, p. ej. el tipo de
consentimiento o si, en su caso,se otorgan o no poderes generales o especiales revocables, de conformidad
con el art. 236.9 CCCat ),.
Sin alcanzar la minuciosidad que se establecen en planes de parentalidad, regulados por el derecho
comparado, como en algunos países anglosajones, podríamos destacar que el plan de parentalidad del
CCCat son declaraciones del progenitor o de los progenitores -si es de mutuo acuerdo-, relacionados con la
guarda del menor para la organización de la vida diaria con una finalidad preventiva destinada a resolver los
problemas más frecuentes que puedan surgir, evitando futuras disputas entre los padres, incluso acudiendo
a la mediación familiar, en los términos expresados en el art. 233.9.3 CCCat . Téngase presente que si bien
no quedan sujetos a una determinada formalidad, la Disposición Adicional Novena establece la difusión de
información sobre el plan de parentalidad por parte del Departament de Justicia en colaboración con los
colegios profesionales y la facilitación de modelos para adaptarlos a las diferentes etapas del menor.
TERCERO .- Desde una óptica procesal, la regla general sobre la que se asienta el sistema de nuestra
LEC 2000, no regulada en la LEC 1881, aplicable también a las especialidades procesales que en este orden
se deriven de las particularidades del derecho civil catalán, no es otra que la inadmisión de la demanda
solo puede efectuarse en aquellos supuestos expresamente previstos en la Ley; siendo de destacar que
la consecuencia extrema de su inadmisibilidad, dado su carácter restrictivo de derechos fundamentales,
solamente encontrará su justificación en los casos expresamente establecidos por la Ley - art. 403. 1 LEC ,
pues se alza, como señala la mejor doctrina, el principio general de subsanación, de conformidad con lo
dispuesto en el art. 11. 3 LOPJ y 230 LEC , como consecuencia del derecho a la jurisdicción contenido en
el art. 24. 1 CE .
La especialidad procesal del art. 233.8. 2 CCCat , no es, exactamente, la de evitar una demanda
infundada como lo son los requisitos de procedibilidad establecidos en el art. 266 LEC , sino en prevención
y evitación de futuras disputas entre los progenitores con la finalidad de organizar la vida diaria del menor en
su interés, favor filii , que constituye el principio rector en esta materia, y, que como hemos señalado, facilite
compromisos respecto a la guarda, cuidado y educación de los hijos, con la colaboración entre los operadores
jurídicos como abogados, psicólogos, educadores y trabajadores sociales independientes, así como preveer
5
el recurso a la mediación familiar para resolver las diferencias derivadas de su aplicación o la conveniencia
de modificarlos atendidas las necesidades de las diversas etapas de la vida de los hijos.
Ante éste tesitura y la finalidad perseguida por los planes de parentalidad y aun cuando no sean, en
puridad técnica, un requisito de procedibilidad, ello no significa que pueda prescindirse de su aportación o dejar
de exigirse, sino que con carácter previo a la admisión de la demanda, el Secretario Judicial - art. 404. 2. 2 LEC
- deberá requerir al instante para su aportación inicial y subsanación, al igual que sucederá en la contestación o
reconvención formulada por la contraparte, si la hubiere. Para el supuesto de que ello no fuera observado por el
órgano judicial ni requerido de subsanación y se procediera a admitir la demanda, la contraparte o el Ministerio
Fiscal pueden denunciarlo en cualquier estadio del proceso para que se complete o realice adecuadamente la
presentación del plan de parentalidad y ser sometido al oportuno debate contradictorio, en el proceso, teniendo
presente que se trata de peticiones que no necesariamente vincularán al Tribunal y que deberán, en todo
caso, ser aprobadas conforme al principio rector del favor filii o interés del menor. En igual modo, el Juez,
deberá solicitarlo, con anterioridad a dictar sentencia en primera instancia, aunque no se hubiera denunciado
y no aportado al proceso, para poder resolver sobre las cuestiones que conforman dicho plan de parentalidad.
CUARTO .- 1 .- Cuestión más compleja, como la planteada en autos, es el tratamiento que debe darse
cuando dicha falta es denunciada en segunda instancia o en el recurso de casación y cuáles han de ser las
consecuencias del defecto de no aportación inicial del plan de parentalidad, en primera instancia, teniendo
siempre en cuenta el primordial interés del menor en el proceso.
En orden a las consecuencias que dicho incumplimiento tenga en el proceso, hemos de partir de
que ha de asegurarse la debida proporcionalidad entre el presupuesto incumplido y una posible nulidad
de actuaciones por la falta de esta exigencia legal, no realizada en el momento procesal pertinente, al no
resultar conforme con el derecho fundamental de obtener una tutela judicial efectiva ni la inadmisión ni la
desestimación de las pretensiones deducidas que aun fundadas en razones establecidas por el legislador no
pueda estimarse proporcionada en relación con los fines constitucionalmente protegibles a que los requisitos
procesales pretenden atender. El TC preconiza, al respecto, una concepción amplia del derecho a la tutela
judicial efectiva, entre los cuales se encuentra, principalmente, el de obtener una respuesta fundada en
derecho acerca de la pretensión formulada ante un órgano jurisdiccional competente. Y si bien se precisa que
esa respuesta ha de versar, como regla, sobre los aspectos sustantivos de la misma, no se excluye que la
resolución se limite a pronunciarse sobre los aspectos adjetivos o extrínsecos -formales- de la pretensión,
como los relativos a su admisibilidad o la imposibilidad de resolver eficazmente sobre la llamada «cuestión
de fondo». Sin embargo, esta posibilidad se restringe a los casos en que la inadmisión se funde en razones
taxativamente establecidas por el legislador, que guarden, además, una relación de proporcionalidad «con los
fines constitucionalmente protegibles a que los requisitos procesales pretenden atender» (STC 2471999, de 8
de marzo), que no procede aplicar en el caso de autos en toda su integridad como seguidamente analizamos.
2 .- Conforme a lo anteriormente motivado en el caso de que el plan de parentalidad no se haya
aportado durante el proceso ni con la demanda ni con anterioridad a dictar sentencia ante el Juez de instancia,
ni tampoco en segunda instancia, a pesar de la expresa solicitud que se dedujo por la recurrente, por vez
primera, ante la Audiencia Provincial, hemos de concluir que el incumplimiento de aportación del plan de
parentalidad podrá comportar la nulidad de lo actuado, parcial en el caso litigioso, según las circunstancias
del supuesto examinado, teniendo presente: (a) Que en el caso de autos dicha falta del plan de parentalidad
tiene consecuencias sobre la guarda del menor al padre que resulta ser un pronunciamiento firme, puesto que
fue inadmitido el segundo motivo del recurso de casación referido a la prueba pericial y no se ha deducido
ninguna otra vulneración de preceptos sustantivos del CCCat que afecten a dicha atribución al padre, y (b)
Su trascendencia respecto a otros bienes o valores más esenciales como son los del interés del menor y la
aplicación de principios como los de conservación de los actos procesales.
Nótese que del art. 230 LEC se desprende que la nulidad de un acto no implicará la de los sucesivos
que fueren independientes de aquél ni la de aquellos cuyo contenido hubiese permanecido invariado aún sin
haberse cometido la infracción que dio lugar a la nulidad como lo es en autos el pronunciamiento relacionado
con la atribución de la guarda al menor que se realiza al padre. Ello significa que la declaración de nulidad,
conforme la mejor doctrina, ha de reducir sus efectos al mínimo indispensable, teniendo presente otro principio
como es el de economía procesal, limitándose parcialmente dicha nulidad a aquellos aspectos del plan
de parentalidad no resueltos por la sentencia, teniendo presente el primordial interés del menor que debe
observarse en la cuestión examinada.
Téngase presente que la recurrente, en aclaración de la sentencia de instancia dictada por el Iltmo. Sr.
Magistrado-Juez, solicitaba que se indicara "... donde debía ser recogido y entregado el menor, Ambrosio
6
, durante el cumplimiento de las vacaciones de Semana Sante, durante las estivales, las de Navidad y en
el supuesto de festivos intersemanales ..", lo que fue denegado por resolución de 11 de octubre de 2012
indicando que no procedía ".. puesto que, no solo no es de ver que así se interese en los pedimentos de las
partes y en consecuencia con el principio que informan las sentencias, lo interesado por la parte excede de
los límites del presente procedimiento, por lo que no ha lugar "., pronunciamiento que, conforme lo motivado,
resulta erróneo y, al integrarse en el plan de parentalidad que debería haberse presentado, procedía su
resolución en la sentencia cuya aclaración se solicitaba.
Por todo lo expuesto, de conformidad con el dictamen Fiscal, atendida la especial relevancia que
se otorga al plan de parentalidad en el L. II del CCCat, conforme lo expuesto, pero que ha de quedar
subordinado a otro principio superior como es el interés del menor, en el presente supuesto, manteniéndose el
pronunciamiento de la guarda atribuida al padre, conforme lo motivado, procede decretar la nulidad parcial de
actuaciones con devolución de las mismas a primera instancia, con la finalidad de que por el padre (y madre)
del menor Ambrosio se complete el plan de parentalidad en aquellos extremos establecidos en el art. 239.9
CCCat que no fueron resueltos por el Iltmo. Sr. Magistrado-Juez de 1ª Instancia, es decir, los expuestos por la
recurrente en su escrito de recurso de casación y aquellos otros que estime pertinentes para resolver de forma
más adecuada y de acuerdo con el favor filii la guarda del menor que le ha sido atribuida y ha de mantenerse,
verificado lo cual, se dará traslado al Ministerio Fiscal y a la contraparte para que sea sometido a la debida
contradicción y resuelto por el Juez de 1ª Instancia -que, en definitiva, es el Juez de la ejecución- dictándose
una nueva sentencia que manteniendo lo ya resuelto se pronuncie sobre el plan de parentalidad propuesto sin
que ello comporte su sujeción por el Juez sentenciador a las peticiones deducidas en dicho plan, al no regir
el principio de congruencia para las peticiones que se hubieren formulado en el citado plan de parentalidad.
QUINTO .- No procede la imposición de las costas del recurso atendidas las dudas de derecho de la
cuestión debatida, de conformidad con lo dispuesto en el art. 394 en relación con el art. 398 de dicho Cuerpo
Legal .
F A L L A M O S
LA SALA DE LO CIVIL Y PENAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA
DECIDE:
1º .- ESTIMAR PARCIALMENTE el recurso de casación presentado por la representación procesal de
la recurrente Dª Agustina contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Tarragona (Sección 1ª)
de fecha 4 de Julio de 2012 dictada en el Rollo de apelación 159/2013
2º .- Casamos en parte la sentencia recurrida, y.
3º .- En su lugar, estimando parcialmente el recurso de apelación interpuesto, decretamos la nulidad
parcial de las actuaciones, con retroacción de las mismas al momento de dictarse sentencia por el Sr. Juez
de 1ª instancia núm. 4 de Vendrell y tras requerir previamente al actor y la demandada para que presenten
el plan de parentalidad en los extremos no resueltos por la sentencia, establecidos en el art. 233. 9 CCCat ,
con sometimiento del mismo a la debida contradicción por la contraparte e informe del Ministerio Fiscal, dicte
nueva sentencia completando el fallo que se mantiene en su integridad y se pronuncie, con libertad de criterio
y de conformidad con lo establecido en la Ley, sobre las propuestas realizadas en dicho plan de parentalidad, y
4º.- Sin especial pronunciamiento sobre las costas de ambas instancias ni tampoco las del presente
recurso de casación.
Notifíquese la presente resolución a las partes personadas y con su testimonio remítase el Rollo y las
actuaciones a la Sección indicada de la Audiencia Provincial.
Así por ésta sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
PUBLICACIÓN. La sentencia se ha firmado por todos los Magistrados que la han dictado y publicada
de conformidad con la Constitución y las Leyes. Doy fe.
TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTÍCIA DE CATALUNYA
Sala Civil i Penal
R. de cassació núm. 114/2013