Terremoto de 1968 en Pinotepa

PINOTEPA NACIONAL, OAX.- Entre agosto y septiembre de 1968, hace 44 años, esta ciudad, hoy de 60 mil
habitantes -entonces una villa de 15 mil almas- se encontraba en grave crisis con el 90 por ciento de sus
viviendas (que eran de adobe) fracturadas y con medio techo de tejas, por causa del segundo terremoto que
azotò aquí en el siglo XX el 2 de agosto de ese año (el primero sucedió el 4 de agosto de 1928), lo cual
recordaron decenas de vecinos ante los cientos de rèplicas que se han sentido en la zona, después del primer
terremoto de este siglo XXI registrado el pasado 20 de marzo del 2012.
Por este motivo, el suscrito corresponsal se permite transcribir en NOTICIAS un reportaje que publicò en
aquel año '68, en el diario oaxaqueño Carteles del Sur, donde laboraba entonces:
"PINOTEPA NAL., OAX.- Agosto 4.- El reloj de las viejas torres marcaba las ocho horas y siete minutos; los
tres mil escolares se disponìan a recibir clases; el mercado repleto de amas de casa que se surtìan de
alimentos, y oficinas y demàs comercios emprendìan una nueva jornada; todo era normal.
De repente sacudiò bruscamente la tierra un fuerte sismo (de 6.1 grados) que durarìa cincuenta y seis
segundos (casi un minuto), que parecieron eternos, que derrumbaba techos, paredes, pizarrones, rocas,
àrboles y en fin, todo se estremecìa, causando un verdadero pànico en la población, donde se vieron escenas
como niños abrazando a sus maestros, padres de familia buscando a sus hijos, mujeres hincadas y llorando
en plena calle; todo era alarma y espanto.
Afortunadamente en esta población no hubo muertos, pero sì seis heridos graves, con fracturas,
descalabraduras y luxaciones y treinta heridos leves, en su mayorìa niños, incluyendo los de escuelas, por los
golpes de paredones, tejas, ladrillos o vigas caídas.
CASAS, OFICINAS Y TUMBAS DESTRUIDAS
Hubo un promedio de noventa por ciento de casas cuarteadas en esta población (2,700 de 3,000 existentes
en ese tiempo); pero entre las derrumbadas tenemos, oficinas: Recursos Hidràulicos, Recaudaciòn de Rentas,
Correos, CFE, Telègrafos, subalterna de Hacienda y el local provisional de la escuela primaria "Gral. Làzaro
Càrdenas"; casas comerciales y particulares: Agencia Ford, Muebles del Sur, Casa Fernàndez, Casa Olmedo,
Clìnica Pardillo, Samuel Hernàndez, Josè Baños Aguirre, David Rodrìguez y otras màs.
En el panteón municipal se partió la fachada principal y se abrieron 25 tumbas, dejando al descubierto restos
mortales y ataúdes, pero los vecinos inmediatamente las cerraron, colaborando dependencias pùblicas, como
la Junta local de Caminos; asì se evitò alguna epidemia.
25 RÉPLICAS Y FUERTE AGUACERO
"No entro a mi casa, aunque no coma", era la expresión general de la gente, porque después del macrosismo
que había destrozado todo, seguían constantes temblores y retumbos, calculándose 25 hasta las 12:00 de la
noche del 2 de agosto. Como a las dos y media de la tarde, cayò un gran temporal, con rayos y truenos,
encontrándose mucha gente a la intemperie o bajo frágiles manteados, mojándose y sin poder guarecerse en
sus domicilios y las rèplicas continuaban... entonces sì, muchos exclamaron: "Este es el fin del mundo!" Y es
que la madre Naturaleza tratò muy duro a los costeños!
LLEGÓ EL CANDIDATO A GOBERNADOR
Hacièndose solidarios y prestos para ayudar, llegaron a esta villa, en avionetas especiales, algunos
arquitectos del CAPFCE y el doctor Rolando Matus, presidente de la Cruz Roja oaxaqueña, con otros
médicos. Por la tarde y en plena lluvia, hizo su arribo inesperado el ingeniero Vìctor Bravo Ahuja, entonces
candidato del PRI a gobernador del Estado, manifestando su "franca solidaridad con un pueblo en desastre" y
partiendo de aquí a la ciudad de Oaxaca hasta el siguiente dìa (3), a las 9:30 horas, en su avioneta especial.
Segùn informes oficiales, el epicentro de ese terremoto se ubicò precisamente en esta villa, que por eso fue la
màs afectada y un poco menos, los municipios circunvecinos, como Jamiltepec, Huaxpaltepec, Huazolotitlàn,
Cacahuatepec y Pinotepa de Don Luis (Oaxaca) y Ometepec y Piedra Ancha (Guerrero); estos tres últimos
reportaron un muerto cada uno, "víctimas de un ataque al corazón".
ENVÍAN AYUDA PARA DAMNIFICADOS
Al dìa siguiente del suceso, a temprana hora, empezaron a cruzar los cielos de Pinotepa varios aviones y
avionetas de la Fuerza Aèrea Mexicana, los que en el aeropuerto local, en el primer viaje bajaron como siete
toneladas de làminas, ropa y alimentos.
El domingo 4, siguió llegando apoyo, sumando unas 20 toneladas, que repartieron los militares, con equidad,
pues un dìa antes lo hicieron los del ayuntamiento y civiles, pero muy mal, sòlo a sus incondicionales y no
según los daños de las casas, actitud que todos reprobaron.
SE RESTABLECE LA COMUNICACIÓN
En un principio se había interrumpido la comunicación telefónica y por carretera, rumbo a Jamiltepec y Puerto
Escondido, excepto telégrafos y radiotelegrafía, pero ya todo se normalizò. El dìa 2 fue el de màs trabajo para
los telegrafistas de Pinotepa, pues hubo una enorme cantidad de telegramas urgentes, transmitidos y
recibidos, por lo que laboraron hasta altas horas de la madrugada, para poder despachar todo, aùn con el
edificio semidestruido, "actitud que les mereciò un aplauso del pueblo".
Por otra parte, arribaron a esta villa, también, personajes como Manuel Iglesias Meza, Jorge Martìnez
Gracida, Guadalupe Pèrez Baños, Elìas Gracida, un representante del gobernador saliente, Brena Torres, el
conocido periodista acapulqueño Andrès Bustos Fuentes y colegas de Oaxaca, Guerrero y la ciudad de
Mèxico.
Este temblor del 2 de agosto de 1968 -dijeron las autoridades- es el mayor que se ha sentido (por sus efectos)
en esta villa, aùn que el ocurrido el 4 de agosto de 1928, ya que dejó en completo desastre a Pinotepa y
retrasará el ritmo de progreso que llevaba.
(Dos comentarios actuales: Este reportaje y las fotos, fueron llevados a la capital del Estado por un piloto de
un avión del "puente aéreo" Mèxico-Oaxaca-Pinotepa, pues entonces no había servicio de fax ni internet y por
último, en ese tiempo este corresponsal tenía 22 años de edad, hoy 66, gracias a Dios).