You are on page 1of 5

AUTOPISTAS CON ELECTRICIDAD

Introducción
En este trabajo hablaremos sobre las carreteras del futuro ya que los autos con
motores de combustión están destinados a desaparecer ya que son muy
contaminantes, además de la escases de combustibles. Se planea que los
autos eléctricos o híbridos puedan recargar su batería sin necesidad de parar el
vehículo y de forma inalámbrica, esto sería muy bueno para el ambiente con
cero emisiones al ambiente.

Antecedentes
Los avances en la electricidad 'sin cables' dan vida a la utopía de Tesla
Aunque las primeras bases teóricas de la electricidad inalámbrica proceden de
principios del siglo XIX, con la demostración de los campos magnéticos
generados a partir de la corriente o la formulación de la ley de inducción, fue
Nikola Tesla el primero en aplicar estos conocimientos, dando vida a
experimentos donde la energía se transportaba sin cables.
Se bautizó a esta tecnología, que ha sobrevivido al paso del tiempo, en parte,
como un mito, como el efecto Tesla, cuya manifestación más utópica en el
pensamiento del inventor de origen serbio planteaba la posibilidad de surtir de
energía a todo el planeta como si se tratase de una red wifi universal. La falta
de financiación lastró aquel colosal proyecto, pero el sueño de Tesla se ha
mantenido vivo desde entonces, generando a lo largo del siglo XX una
bibliografía científica inabarcable que en los últimos años ha comenzado a
cristalizar en aplicaciones reales.
Situación Actual
Quizás la innovación más popular es el denominado estándar Qi, una
tecnología auspiciada por Wireless Power Consortium, y que ha dado lugar a
una generación de cargadores de inducción que, aunque de momento cuentan
con una potencia limitada (5W) que impide la carga de dispositivos con altas
necesidades energéticas, funciona con éxito.
No obstante, la aplicación de Qi hace necesario el contacto entre el dispositivo
y una base de carga, igual que ocurre con el estándar A4WP, desarrollado por
el consorcio Alliance for Wireless Power, del que forman parte -entre otros
muchos- Samsung, Broadcom o Qualcomm; y que en su caso aplica la
tecnología de resonancia magnética de campo cercano.

 Toyota inicia las pruebas del sistema inalámbrico de carga para autos
eléctricos
Toyota Motor Corporation (TMC) ha anunciado que, a partir de finales de
febrero, iniciará las pruebas de verificación de su nuevo sistema inalámbrico de
carga de baterías para vehículos con motor eléctrico, como híbridos
enchufables y vehículos eléctricos, en la prefectura de Aichi (Japón). Están
previstas pruebas similares en Estados Unidos y Europa más adelante. El
sistema permite cargar la batería de forma mucho más práctica y sencilla.
El sistema de carga funciona mediante una tecnología de resonancia
magnética, el cual se encarga de transmitir la electricidad resultante de los
cambios de intensidad del campo magnético entre una bobina sobre el suelo
del aparcamiento, que transmite, y otra en el vehículo, que recibe. El sistema
está preparado para reducir los descensos de la eficiencia que puede provocar
una mala alineación entre el vehículo y la superficie de carga o las diferencias
de altura entre la bobina transmisora y la bobina receptora.
Creado pensando en una futura comercialización, el sistema de carga está
diseñado para reducir al mínimo las interferencias magnéticas de equipos
cercanos y la bobina transmisora montada en el suelo tiene un estructura lo
bastante resistente como para soportar el peso de un vehículo al pasarle por
encima en las maniobras para estacionar. Está diseñada para aparcar
fácilmente en batería y en línea.
Para que el conductor pueda estacionar en una posición de carga óptima,
Toyota ha desarrollado una nueva función de asistencia al aparcamiento que
indica la posición de la bobina transmisora en la plaza de aparcamiento. La
nueva función se combina con el Sistema Inteligente de Aparcamiento —
‗Intelligent Parking Assist‘ (IPA) — de Toyota. Las pruebas de verificación se
realizarán con tres vehículos híbridos enchufables y permitirán evaluar la
satisfacción de los usuarios, la facilidad de uso del sistema, la frecuencia con
que se producen errores de alineación y los hábitos de carga, es decir, la
frecuencia de carga y el uso de la carga con temporizador. Los resultados se
utilizarán para seguir desarrollando la tecnología, con vistas a un futuro
lanzamiento al mercado.
Toyota cree que la comercialización ayudará a promover el uso de híbridos
enchufables y vehículos eléctricos, además de a fomentar una movilidad más
inteligente, más fácil de utilizar y más respetuosa con el medio ambiente.
Especificaciones principales del sistema inalámbrico de carga de baterías
Método de carga: Resonancia magnética
Frecuencia: 85 kHz
Voltaje de entrada: 200 V CA
Potencia de carga: 2 kW
Tiempo de carga: Aprox. 90 minutos.


No es casualidad que una de las startups llamadas a marcar el paso del futuro
lleve el nombre del inventor. Si Tesla Motors se encuenta hoy por hoy en la
vanguardia tecnológica de los vehículos eléctricos, la firma Qualcomm, por su
parte, lidera la carrera de innovación en el ámbito del suministro energético de
este tipo de vehículos. Recordemos, además, que el almcaneamiento de
energía está llamada a ser una de las tecnologías que generen mayor volumen
de negocio en 2025.
En la actualidad, existen sistemas que permiten recargar un coche eléctrico de
forma inalámbrica colocándolo sobre una plataforma, de un modo similar al
sistema para cargar los móviles y tablets a través de Qi o A4WP.
Más allá de esto, Qualcomm ha desarrollado un revolucionario sistema capaz
de cargar un coche en movimiento, sentando las bases de lo que pueden ser
las autopistas del futuro, donde el pavimento estaría dotado de un
sistema capaz de alimentar los vehículos en ruta. Combinando este tipo de
tecnología con la del pavimento inteligente, cuyo objetivo último es absober la
energía del propio tráfico, podemos imaginar el sistema más eficiente y
ecológico del mundo.

Propuesta
Energía inalámbrica podría revolucionar el transporte por carretera.
Los investigadores de la Universidad de Stanford han diseñado una nueva
tecnología que podría conducir a la tecnología inalámbrica de carga de
vehículos eléctricos mientras circulan por la carretera.



Un equipo de investigación de la Universidad de Stanford ha diseñado un
sistema de alta eficiencia de carga que utiliza campos magnéticos para
transmitir inalámbricamente grandes corrientes eléctricas entre bobinas de
metal colocado a varios metros de distancia. El objetivo a largo plazo de la
investigación es el desarrollo de una carretera totalmente eléctrica que carga
de forma inalámbrica a coches y camiones a medida que circulan por el
camino.
La nueva tecnología tiene el potencial de aumentar drásticamente la autonomía
de los vehículos eléctricos y, finalmente, transformar recorrido de la carretera,
según los investigadores. Sus resultados se publican en la revista Applied
Physics Letters (APL).
―Nuestra visión es que usted será capaz de conducir en cualquier carretera y
cargar el coche‖, dijo Shanhui Fan, profesor asociado de ingeniería eléctrica.
―El gran despliegue incluiría la modernización de la red total de carreteras e
incluso podría tener aplicaciones más allá de transporte‖.
La transferencia inalámbrica de energía se basa en la tecnología llamada de
acoplamiento por resonancia magnética. Dos bobinas de cobre se sintonizan
para resonar a la misma frecuencia natural – como dos copas de vino que
vibran cuando una nota específica suena. Las bobinas se colocan a unos
metros de distancia. Una bobina está conectada a una corriente eléctrica, que
genera un campo magnético que hace que la bobina segunda resuene. Esto da
como resultado la resonancia magnética en la transferencia invisible de energía
eléctrica a través del aire desde la primera bobina a la bobina receptora.
―La transferencia inalámbrica de energía sólo se producirá si los dos
resonadores están en sintonía‖, señaló Fan. ―Objetos sintonizados a diferentes
frecuencias no se verán afectados.‖
En 2007, investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts utilizado
resonancia magnética para encender una bombilla de 60 vatios. El experimento
demostró que la energía puede ser transferida entre dos bobinas estacionarias
alrededor de seis pies de distancia, incluso cuando los seres humanos y otros
obstáculos se colocan en el medio.
―En el experimento del MIT, el campo magnético no parecía tener impacto en
las personas que estaban entre las bobinas‖, dijo Fan. ―Eso es muy importante
en términos de seguridad‖.
Los investigadores del MIT han creado una empresa spin-off que se está
desarrollando un sistema de carga estática capaz de transferir de forma
inalámbrica cerca de 3 kilovatios de energía eléctrica a un vehículo estacionado
en un garaje o en la calle.
Fan y sus colegas se preguntaron si el sistema del MIT podría modificarse para
transferir 10 kilovatios de energía eléctrica a una distancia de 6,5 metros – lo
suficiente para cargar un coche en movimiento a velocidades de autopista. La
batería del coche daría un impulso adicional para la aceleración o la
conducción cuesta arriba.
Así es como el sistema funcionaría: Una serie de bobinas conectadas a una
corriente eléctrica estaría incorporada en la carretera. Bobinas receptoras
unidas a la parte inferior del coche que resuenan como las velocidades de los
vehículos a lo largo del camino, creando campos magnéticos que
continuamente egectúan la transferencia de electricidad para cargar la batería.



Conclusiones