LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y PROTAGONICA EN VENEZUELA.

LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA A LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y
PROTAGONICA EN VENEZUELA.
La caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958, marcó el
comienzo de uno de los períodos más interesantes e importantes de la historia
contemporánea de Venezuela. Que parte con la formación de una Junta de Gobierno que
asume el poder y dirige el proceso político del país hacia el establecimiento de un régimen
constitucional. Durante este período provisional asciende al primer plano la actividad
política de los partidos; se convocaron las elecciones y el país entró en una etapa de
democracia representativa, que ha sido el signo dominante durante la vida política de
Venezuela durante los últimos cuarenta y dos años.
El 23 de enero de 1958 representa una fecha importante en la historia venezolana. Ese día,
un movimiento cívico-militar derrocó al Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, a partir de ese
momento se dieron una serie de periodos de transición y cambios que favorecían solo a los
pudientes del poder, ignorando las verdaderas necesidades del pueblo que lo había elegido,
este proceso sufre una transformación en el año de 1999, en este momento nace un nuevo
ideal de socialismo, donde el pueblo tiene el poder de participar y tomar dediciones,
En la República Bolivariana de Venezuela el pueblo insurgió para dejar de ser espectador,
consciente de que no basta con delegar su poder soberano, se dio a sí mismo una
Constitución que consagra el derecho de los ciudadanos y ciudadanas a participar en los
asuntos públicos -no sólo a través de representantes elegidos- sino directamente. Me refiero
a la democracia participativa y protagónica en la que las comunidades, conjuntamente con
las autoridades locales, tienen el derecho- y el deber- de formular, ejecutar, controlar y
efectuar seguimiento a las políticas públicas.
Este cambio representa un salto cualitativo para la vida social y política del país. La
Democracia participativa establecida en el (artículo 62 de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela) plantea un nuevo paradigma para el ejercicio de la democracia.
Ya no se trata de un momento (el sufragio), sino de una actividad permanente de
construcción social que exige proactividad, formación, planificación, capacidad de
negociación, consulta del pueblo o de la gente, y participación y seguimiento por parte de
todos los ciudadanos. La democracia participativa implica un cambio de cultura en la
conciencia del pueblo, su ejercicio exige centrar la acción en una ética de continuo
crecimiento individual y colectivo.
Por supuesto no se trata de darle vida a un simple cambio operacional sino de instaurar en
la práctica una nueva visión del poder popular en los niveles local, regional, nacional e,
incluso, internacional.


SUSTITUCION DE LA DEMOCRACIA DE PARTIDOS POR LA PARTICIPACION
DIRECTA Y PROTAGONICA
Los partidos que están en nuestro país que han participado en la discusión pública con las
ideologías que se hacen sentir en el mundo de hoy: socialdemócrata, socialcristiana y
marxista, con diversos matices. Hay diversos partidos entre estos están: Partido
socialdemócrata Acción Democrática (AD), Partido socialcristiano COPEI, Movimiento al
Socialismo (MAS), Unión Republicana Democrática (URD), Movimiento de Izquierda
Revolucionaria (MIR), Partido Comunista de Venezuela (PCV), Liga Socialista (LS),
Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), Opinión Nacional (OPINA) Causa radical (Causa
R). En general los partidos son del centro, de centro-izquierda y de izquierda; no es normal
que algún partido aparezca como representación de la derecha o ala conservadora.
Actualmente ha habido una polarización entre dos partido: AD y COPEI, esta polarización
se debe a la decisión de los electores cada cinco años. Se podría decir que estos son los
partidos que han gobernado al estado venezolano durante sus 40 años de democracia. En el
año que pasa que es un año de elecciones el pueblo venezolano ya no busca estos dos
partidos ya que se han diseccionado por sus dirigentes que han mandado al país, buscan un
partido revolucionario que acabe con el bipartidismo y con el la corrupción, la inseguridad,
los problemas de salud y seguridad o al menos que los disminuya, es decir, una ideología
marxista.
Con la vigencia de la nueva Constitución Nacional de 1999, el Poder Público se transformó
del tradicional esquema de tres poderes, heredado de las ideas de Charles Montesquieu
(1689-1755) y Juan Jacobo Rousseau (1712-1778), a una estructura de cinco poderes:
Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral.
La Asamblea Nacional Constituyente decretó un Régimen de Transición del Poder Público,
para realizar los cambios pertinentes de la pasada Constitución Nacional a la aprobada en
referendo del 15 de diciembre de 1999. De esta manera, nombró una Comisión Legislativa
Nacional, integrada por 21 personas, que se encargarán de las funciones de la Asamblea
Nacional, hasta tanto se elija el nuevo cuerpo legislativo. Asimismo, designó a los
magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, el Fiscal General de la República, el
Contralor General de la República y el Defensor del Pueblo. Para dar un paso a la
democratización en la toma de decisiones, deberíamos de partir por involucrar cada vez
más a los ciudadanos y ciudadanas. En el núcleo de la participación que reside en la actitud
frente al poder, acercándose a los problemas públicos y tomar parte de ellos de cualquier
forma de acción colectiva; esta participación debe tener una cuota de conciencia e
identificación social y no solo satisfacer sus intereses individuales antes que permitirse el
sacrificio por los demás.
Porque no hay verdadera participación sin solidaridad, ni hay una auténtica solidaridad sin
participación. La participación y la solidaridad se exigen mutuamente para orientarse en el
bien común.
La participación tiene dos tipos: Participación Directa, que es el derecho de participar de
los ciudadanos en el gobierno y en los asuntos públicos; Participación Indirecta, se da por
medio de los representantes libremente elegidos.
Pero la democracia no se legitima por la participación indirecta, a través del voto,
transfiriendo el poder a los representantes, por mucho que estos sean elegidos
democráticamente. La legitimación de la democracia exige la delegación de la cuota de
poder y la capacidad de gestionar por parte de la ciudadanía en sus diferentes contextos
sociales para mantenerlos o transformarlos.
Pues para la consolidación de la democracia requiere mantener abiertos los canales de la
participación y despiertos los valores que le dan estabilidad al régimen. La convivencia
entre la representación política y participación ciudadana es la que supone una doble
obligación: Por un lado la del gobierno hacia la sociedad que les ha otorgado el poder y por
otro lado de los ciudadanos hacia los valores sociales (aspectos normativos) sobre los que
descansan la democracia hacia la convivencia civilizada.
Teniendo en consideración que la participación es un derecho y vía fundamental en la
democracia, la participación es reconocida por nuestra Constitución. Pero muchas normas
en nuestro país dejan mucho que desear, porque han habido contados los resultados
favorables, por las barreras y obstáculos que hacen difícil lograr algún éxito, más aún si los
gobernantes no tienen voluntad política de apertura, por ejemplo: Los Consejos Consultivos
Locales (CCL) y Consejos Consultivos Regionales (CCR) no pasan muchísimas veces de
ser meramente consultiva; los gobiernos locales y regionales en reiteradas ocasiones hacen
oídos sordos de sus propuestas, desalentándolos a los ciudadanos; los Presupuestos
Participativos no es más que una formalidad que cumplir ya que la sociedad civil en su
conjunto que participa es una minoría y se impone el voto de la mayoría que son parte del
gobierno. Pero debemos de entender que es una “ventana abierta” y que abre posibilidades
para dar inicio y tránsito hacia la verdadera Democracia Participativa en la toma de
decisiones.
FINES, VALORES Y PRINCIPIOS DE LA DEMOCRACIA
Los principios son el conjunto de valores, creencias, normas, que orientan y regulan la vida
de la organización. Son el soporte de la visión, la misión, la estrategia y los objetivos
estratégicos. Estos principios se manifiestan y se hacen realidad en nuestra cultura, en
nuestra forma de ser, pensar y conducirnos, hay que luchar por la libertad, la justicia social,
la igualdad y la solidaridad en nuestro país y en el mundo. Deseamos un país en paz, en el
que puedan realizarse estos valores fundamentales, en el que cada individuo pueda vivir
una vida plena desarrollando su personalidad y sus capacidades, y en el que los derechos
humanos y civiles estén amparados en el marco de una sociedad democrática.
Nuestra constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, lo establece en el
Preámbulo, donde se expresa que el fin supremo es refundar la República para establecer
una Sociedad democrática, participativa y protagónica, en busca de una sociedad donde la
libertad ye igualdad sean la bandera de nuestro pueblo, existiendo una serie de valores y
principios que fundamenten la convivencia social como son:
La Justicia Social: es el fin de toda discriminación contra los individuos y la igualdad de
derechos y oportunidades. Exige que las desigualdades cualesquiera que ellas sean se vean
compensadas, aminoradas y de ser posible totalmente suprimidas por la sociedad y el
Estado, sin que estos fines resulten supeditados ni a quienes detentan el poder económico ni
a quienes ejerzan el poder político.
La Igualdad: Que no se define como una imposible uniformidad o identidad de todos los
seres humanos, sino como principio que reconoce las diferencias y al mismo tiempo
sostiene que ellas no pueden ser soporte para ningún tipo de discriminaciones. La igualdad
consiste en una misma posición y una misma condición de todos los ciudadanos ante leyes
idénticas para todos, con los mismos derechos y garantías tutelados por una sola e imparcial
administración de justicia y un mismo tratamiento por parte de todos los organismos de la
sociedad y del Estado. La igualdad también se entiende como igualdad de oportunidades,
ya como el derecho garantizado que tiene todo ciudadano de desarrollar libremente sus
aptitudes y capacidades sin interferencias ni impedimentos indebidos, y entendida también
como la obligación ineludible que tienen la sociedad y el Estado de brindar las facilidades,
medios y recursos para que puedan acceder libremente a las oportunidades quienes en razón
de desventajas económicas, sociales, culturales o aptitudinales de cualquier naturaleza se
hallan impedidos de acceder a las mismas.
La Libertad: Como plena autonomía de la voluntad del individuo, como derecho que tienen
los seres humanos a hacer todo cuanto esté lícitamente permitido y todo cuanto no esté
explícitamente prohibido. Libertad como principio esencial que garantiza a toda persona el
pleno ejercicio del derecho a decidir su comportamiento y acción sin interferencias ajenas a
la propia persona y sin lesionar los derechos de los demás, en el marco de lo consagrado en
el sistema jurídico de la doctrina universal de los derechos humanos. Libertad como
posibilidad de ejercer plenamente los derechos económicos, sociales, políticos, religiosos,
de salud, vivienda, educación,
cultura, sufragio, expresión, comunicación y todos los demás inherentes a la persona
humana sin otras limitaciones que las restricciones mínimas establecidas democráticamente
por razones de interés social.
La Solidaridad: Como virtud humana y democrática que se expresa en la concurrencia y
cooperación entre los seres humanos, en la contribución de sus aptitudes y potencialidades,
en la aportación recíproca de esfuerzos y voluntades tanto para lograr fines individuales y
sociales como para superar sus dificultades.
La Honestidad: La promoción, exigencia y salvaguarda de nuestras actuaciones
individuales y colectivas dentro o fuera del Partido caracterizadas por la ética, probidad,
rectitud, honradez y transparencia. Honestidad como comportamiento honorable individual
y social, en el Partido y en el Estado, en la actividad privada y en la función pública.
Honestidad como respeto al ordenamiento jurídico, a las instituciones y a las normas de
convivencia social y moral. Honestidad como observancia rigurosa y respeto a nuestros
principios, reglas, historia, deberes ciudadanos y partidistas. Honestidad como garantes de
la sanción a las infracciones éticas y disciplinarias.
El Pluralismo: Que se expresa en la necesaria y pacífica coexistencia de las más diversas
formas de ser y de pensar, en la profesión de diferentes ideologías y cultos y como valor
que garantice la convivencia entre sectores diferentes de la sociedad incluso más allá de su
diversidad y heterogeneidad. Pluralismo garantizado en la tolerancia incluso de las ideas y
posiciones antagónicas de nuestros adversarios. Pluralismo que halla auténtico sentido y
expresión en garantizar el ejercicio del disenso, de las deliberaciones y polémicas que
puedan conducir o no al consenso. AD, además de reconocer el valor del disenso y el
consenso democrático al que aquel debe conducir, los proclama como principios esenciales
e inquebrantables de la verdadera democracia.

CONCEPTOS BASICOS DE SOBERANIA, PARTICIPACIÓN Y PROTAGONISMO.
SOBERANIA
Es el "poder absoluto y perpetuo de una República “El soberano es ahora la colectividad o
pueblo, y esta da origen al poder enajenando sus derechos a favor de la autoridad. Cada
ciudadano es soberano y súbdito al mismo tiempo, ya que contribuye tanto a crear la
autoridad y a formar parte de ella, en cuanto mediante su propia voluntad dio origen a esta,
y por otro lado es súbdito de esa misma autoridad, en cuanto se obliga a obedecerla.
También la palabra "soberanía" se conceptualiza como el derecho de una institución
política de ejercer su poder. Tradicionalmente se ha considerado que tres son los elementos
de la soberanía: Territorio, pueblo y poder.
La CRBV establece en su art 5, que:
La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la
forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por
los órganos que ejercen el Poder Público.
Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos.
PARTICIPACIÓN Y PROTAGONISMO
- La participación ciudadana se concibe como un medio o recurso que permite ampliar las
capacidades de acción del aparato público del Estado y otros visualizan la participación
como la influencia o incidencia de la ciudadanía en la toma de decisiones, especialmente,
en lo relativo a la definición de la agenda pública.
- Proceso social, dinámico, autónomo, consciente y crítico que se propone la
democratización del poder. Se motiva por intereses y/o valores que se pueden desarrollar
individualmente o colectivamente, en la sociedad y con respecto al Estado, dentro de un
contexto histórico determinado y bajo unas condiciones expresamente establecidas.
El protagonismo es participar en política que consiste en tener como parte de la sociedad al
poder del estado. Creemos que es utilizar el poder en beneficio del bien común y en
particular de los excluidos y marginados de la sociedad.
La CRBV establece:
En su artículo N° 6, establece el Gobierno Participativo (con protagonismo vinculante de
las poblaciones organizadas). Y una de sus instituciones más simbólicas y emblemáticas, la
“Revocabilidad” de todos los cargos por elección popular, mediante plebiscito a partir de la
mitad del período en ejercicio.
En su artículo N° 55°, establece la participación de la sociedad civil organizada en la
administración de la seguridad pública.
En su artículo N° 62, establece la participación vinculante de la sociedad civil organizada
como deber obligatorio del Estado.
En su artículo N° 66, establece con rango constitucional la exigencia de cuenta pública y
cumplimiento del programa ofrecido en campaña a los cargos elegidos por elección
popular.
En su artículo N° 70, establece con rango constitucional el derecho a la participación
protagónica, las asambleas ciudadanas vinculantes, las cooperativas y otras formas de
cogestión civil de lo público.
En su artículo N° 72, establece la revocabilidad de todos los cargos elegidos por votación
popular, a partir de la mitad del período en funciones y teniendo como requisito la solicitud
de referéndum por el 20% de los electores.
En sus artículos N° 73 y 74, establece que las leyes serán aprobadas o derogadas,
plebiscitariamente, con el requisito de que así lo soliciten o dos tercios de los legisladores o
el 5% de los electores del país.
En su artículo N° 141, establece el principio constitucional de participación en la
administración del Estado.
En sus artículos N° 158 a 185, establece la descentralización de los Estados y
municipalidades, con obligación de participación protagónica de la sociedad civil
organizada.



VISION DE LA PARTICIPACIÓN POPULAR: BARRERAS A LA PARTICIPACIÓN Y
COMO SUPERARLAS.
BARRERAS
1. Apatía: Ser muy consecuentes a la hora de prometer soluciones. Jamás se debe prometer
lo que no se pueda cumplir.
2. Vencer la cultura clientelar y otorgamiento de favores: Construir una nueva cultura que
genere la convicción de que es a través de la organización y participación del pueblo cómo
se logra derrotar la pobreza y edificar una sociedad libre, justa y de iguales. fundamental
que los recursos con que cuentan las instituciones estatales para otorgar servicios y realizar
obras en la comunidad no sean distribuidos de acuerdo a criterios individuales de tal o cual
funcionario del aparato administrativo, sino luego de una consulta popular donde
colectivamente se determinen los criterios de distribución de esos recursos.
3. Burocratismo: Achatar la pirámide burocrática. Simplificar procesos, fusionar trámites,
haciendo más expeditos los caminos para la solución de problemas, sin que ello implique
un abandono de la calidad técnica ni la pertinencia de las soluciones.
La desconcentración y la descentralización de las tareas administrativas son iniciativas que
contribuyen a derrotar el burocratismo. Ello demanda una distribución geográfica diferente
de gran parte de los funcionarios, lo que evita que éstos se concentren en el centro de las
ciudades capitales de estado en lugar de distribuirse equitativamente en todo el territorio, de
modo que no sólo las clases adineradas tengan facilidad de acceso a los servicios públicos
sino toda la población. No se trata de elevar desproporcionadamente el tamaño del Estado,
sino de distribuir mejor a los trabajadores públicos.
4. Verticalismo y Autoritarismo: Otra traba a la participación es el estilo verticalista,
autoritario, de algunos dirigentes y cuadros administrativos que dirigen autoritariamente,
pretendiendo “bajar” líneas de acción a las comunidades sin consultarlas en ningún sentido.
Lo que interesa es que se ejecute lo indicado desde arriba, no existiendo preocupación
alguna por convencer a la gente acerca de las propuestas que se levantaban. La
participación popular exige un estilo democrático de conducción, que incorpore a las bases
al proceso de toma de decisiones. Tenemos que luchar por eliminar todo verticalismo ya
que éste anula la iniciativa de las masas. Nuestro papel es el de orientadores y no el de
suplantadores de las masas.
5. Escasez de tiempo: Entender que la participación necesita tiempo para expresarse, para
convencer, tiempo para concretar una idea en actividades prácticas y señalar resaltando las
ideas correctas esclareciendo argumentos.
6. Incapacidad de escuchar: Escuchar al pueblo y tener siempre el contacto, tanto los líderes
como los gobernantes.
7. intolerancia: Es necesario ser tolerante; hay que adquirir una cultura de diálogo y de
debate. Y esto sólo es posible si se abandona la idea de que uno posee toda la verdad y los
demás están absolutamente errados. Si se acepta que las demás personas pueden tener, al
menos, una parte de la verdad. Nuestra norma debe ser la tolerancia. Todos y todas tienen
el derecho de ser oídos respetuosamente, independientemente de que no se compartan sus
criterios.
8. Dogmatismo: La superación del dogmatismo se fundamenta en la comprensión de la
singularidad de los procesos. No hay recetas, todo proceso es único.
9. Exceso de pragmatismo: Contra este sistema de creencias deben operar las fuerzas
creativas y transformadoras de los revolucionarios. Se puede hacer las cosas rápido y bien,
sin dejar de lado la teoría, la ideología, la mirada estratégica. Toda acción humana merece
una reflexión asociada a ella.
10. Sectarismo: interpretar el espíritu de la participación como herramienta de
transformación del ser humano mediante la discusión y los aportes de todos para arribar al
mayor grado de consenso posible.
BONDADES
Las bondades de la participación se ubican fundamentalmente en el crecimiento de las
comunidades, y el desarrollo de sus valores
1. Eleva la autoestima popular: A medida que las personas van participando en los asuntos
que le son propios y logran, con su organización y lucha, resolver sus propios problemas, se
produce un cambio cualitativo con respecto a lo que antes existía, las personas comienzan a
recuperar la confianza y se ven a sí mismas como sujetos que aprenden, transforman y
propician el cambio positivo. Constatan, al mismo tiempo, el poder de las comunidades
organizadas.
2. Respeto a las diferencias y superación de las divisiones: En la medida que una
comunidad organizada de base trabaja por alcanzar las metas consensuadas, se genera un
proceso de reconocimiento de los “otros” como ciudadanos con iguales derechos. Ese
proceso hace visible temas y agendas subterráneas como la del género, la diversidad sexual,
las minorías étnicas o el respeto a la biodiversidad, enriqueciendo las prácticas
comunitarias de base.
3. Politización: La participación popular protagónica en las distintas instancias de gobierno
hace que las personas involucradas en ella crezcan en conciencia política. Hay que entender
que la política no es propiedad de los partidos políticos. Tiene que ver con la preocupación
y actuación sobre la sociedad. Viene del griego „polis‟, que significa ciudad. Ya el filósofo
griego, Aristóteles, decía que el hombre era un animal político.
Politización, por lo tanto, no es lo mismo que partidización. Una persona se politiza o
adquiere conciencia política en la medida en que deja de centrar toda la atención en sus
problemas individuales o de su pequeño grupo y empieza a ver los problemas en un
contexto más global; una persona que es capaz de sobrepasar los estrechos límites de su
localidad, sector, partido, gremio, grupo de opinión, tendencia, y asume como suyos los
intereses globales de la sociedad de la cual forman parte.
En este sentido es que la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos se
constituye en uno de los caminos para su politización de los ciudadanos y para dar
viabilidad a un proyecto de emancipación común.
LOS PARTIDOS Y LA PARTICIPACIÓN POPULAR
Los partidos deben tomar conciencia acerca de la importancia de las organizaciones
sociales y comunitarias, de los liderazgos de base extra partidarios que participan en la
construcción de la democracia participativa y protagónica.
Descubrir las potencialidades que existen en la situación concreta de hoy para hacer posible
mañana lo que en el presente aparece como imposible.
Construir las fuerzas sociales y políticas que podrán hacer efectivos los cambios con los
que soñamos.
Superar el antiguo y arraigado error de pretender construir fuerza política sin construir
fuerza social.
Los cuadros políticos deben ser fundamentalmente pedagogos populares, capaces de
potenciar toda la sabiduría que existe en el pueblo.
AMBITOS PARA LA PARTICIPACIÓN POPULAR EN VENEZUELA:
En lo político:
Elección de cargos públicos.
Referendo: Consultivo, Revocatorio, Aprobatorio, Abrogatorio, Revocatorio.
Consulta Popular: Iniciativa Legislativa, Enmienda Constitucional, Reforma
Constitucional, Asamblea Constituyente.
Cabildos Abiertos.
Asambleas de Ciudadanos.
En lo social y económico:
Asociaciones Vecinales
Autogestión y Cogestión
Consejo Federal de Gobierno
Consejos Estadales de Planificación
Consejos Locales de Planificación
Consejos Comunales
Cooperativas
Comités Sectoriales
AREAS, NIVELES DE LAS FORMAS DE LA PARTICIPACIÓN EN LOS ASUNTOS
PUBLICOS EN VENEZUELA
Ámbito Social Ámbito Económico
Consejos Comunales Consejos Populares de Campesinos
Consejos Populares de Estudiantes Consejos Populares de Trabajadores
Asociación de Empresarios Socialistas
Ámbito Militar Ámbito Político
La Reserva Nacional Partido Socialista Unido de Venezuela
Consejos de Soldados Batallones Socialistas
Niveles: La base son los Consejos Comunales y pueden acudir a las diferentes instancias
bien sean Municipales, Estadales o Nacionales.
MINISTERIO PARA LA PARTICIPACIÓN POPULAR Y DESARROLLO SOCIAL
CIUDADANO
Entes adscritos:
 Fundación para el Desarrollo de la Comunidad y Promoción del Poder Comunal
(FUNDACOMUNAL).
 Fundación Centro de Estudios sobre el Crecimiento y Desarrollo de la Población
Venezolana (FUNDACREDESA).
 Fondo de Desarrollo Microfinanciero (FONDEMI).
 Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (INCES).
 Fundación Che Guevara.
 Fondo para el Desarrollo Endógeno (FONENDOGENO).
 Fondo Único Social.
 Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (CONAPDIS).
 Instituto Nacional de Servicios Sociales.
 Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescente.
 Fundación Misión Negra Hipólita.
 La Superintendencia Nacional de Cooperativas (SUNACOOP).
 EL Servicio Autónomo Fondo Nacional de los Consejos Comunales (SAFONACC).
MISIONES
 Misión 13 de abril.
 Misión Alimentación.
 Misión Árbol.
 Misión Che Guevara.
 Misión Cristo.
 Misión Ciencia.
 Misión Cultura.
 Misión Esperanza.
 Misión Guaicaipuro.
 Misión Hábitat.
 Misión Identidad.
 Misión José Gregorio Hernández.
 Misión Madres del Barrio.
 Misión Mercal.
 Misión Milagro.
 Misión Miranda.
 Misión Música.
 Misión Negra Hipólita.
 Misión Niños y Niñas del Barrio.
 Misión Piar.
 Misión Revolución Energética.
 Misión Ribas.
 Misión Robinson I y II.
 Misión Sonrisa.
 Misión Sucre.
 Misión Vuelvan Cara.