You are on page 1of 6

1

Introducción
En el presente trabajo trataremos las problemáticas de la metafísica, intentado responder
a las preguntas fundamentales que esta plantea, de la manera más objetiva posible.
También definiremos brevemente el objetivo de la metafísica distinguiendo sus diferentes
aspectos.





















2

Definición del tema

La metafísica (del latín metaphysica “más allá de la física”), es una rama de la filosofía
que estudia la naturaleza, estructura, componentes y principios fundamentales de la
realidad. La metafísica aborda problemas centrales de la filosofía, como lo son los
fundamentos de la estructura de la realidad y el sentido y finalidad última de todo ser. La
metafísica tiene dos tópicos principales: el primero es la ontología, que en palabras de
Aristóteles viene a ser la ciencia que estudia el ser en cuanto tal. El segundo es el de la
teleología, que es el estudio de los fines como causa última de la realidad. Existe, sin
embargo, un debate que sigue aún hoy sobre la definición del objeto de estudio de la
metafísica, sobre si sus enunciados tienen propiedades cognitivas. La metafísica estudia
los aspectos de la realidad que son inaccesibles a la investigación científica. Según
Immanuel Kant, una afirmación es metafísica cuando afirma algo sustancial o relevante
sobre un asunto que por principio escapa a toda posibilidad de ser experimentado
sensiblemente por el ser humano. Algunos filósofos han sostenido que el ser humano
tiene una predisposición natural hacia la metafísica.
El término “metafísica” proviene de una obra de Aristóteles compuesta por catorce
volúmenes (rollos de papiro), independientes entre sí, que se ocupan de diversos temas
generales de la filosofía. Estos libros son de carácter místico, es decir, Aristóteles nunca
los concibió para la publicación. Por el contrario, son un conjunto de apuntes o notas
personales sobre temas que pudo haber tratado en clases o en otros libros sistemáticos.
Esto no implica que la metafísica haya nacido con Aristóteles, sino que es de hecho más
antigua, dado que hay casos de pensamiento metafísico en los filósofos presocráticos.
Platón estudió en diversos diálogos lo que es el ser, con lo que preparó el terreno a
Aristóteles de Estagira, que elaboró lo que él llamaba una “filosofía primera”, cuyo
principal objetivo era el estudio del ser en cuanto tal, de sus atributos y sus causas.
Algunos de los conceptos principales de la metafísica son: ser, nada, existencia, esencia,
mundo, espacio, tiempo, mente, Dios, libertad, cambio, causalidad y fin. Algunos de los
problemas más importantes y tradicionales de la metafísica son: el problema de los
universales, el problema de la estructura categorial del mundo, y los problemas ligados al
espacio y el tiempo.
Desarrollo

Conviene hacer aquí una distinción, entre el objeto formal y el objeto material de la
metafísica. El segundo es un sujeto-materia (todas las cosas), y el primero es el aspecto
de este objeto material, considerado por la metafísica; a saber, el aspecto del ser; tal es el
punto de vista metafísico, como distinto del de cualquier otra ciencia. La metafísica es la
ciencia que estudia la totalidad de las cosas bajo el aspecto y desde el punto de vista del
ser: ¿Qué es esto?, ¿De qué está hecho?, ¿Para qué es?, ¿Qué es lo que lo ha hecho
llegar a hacer? Es útil tener presente cuando los niños alcanzan el uso de razón, siempre

3

muestran una inclinación metafísica, porque formulan preguntas sobre el Ser de las
cosas: ¿Qué es esto, para qué es? La primera tendencia del Ser Humano es la de buscar
el Ser de las cosas, porque el objeto natural de la inteligencia es el Ser. Esta es la razón
por la cual la metafísica es la ciencia natural del hombre, la ciencia humana, la más
congénita a la inteligencia. También es ésta la razón por la cual, si la metafísica es
rechazada, olvidada o despreciada, algo necesariamente debe fallar en alguna parte:
en la moral, en las costumbres, en el acercamiento a la vida. El Catecismo de la doctrina
está repleto de metafísica desde el principio hasta el fin. La religión cristiana da la
explicación última de cualquier cosa que concierna al propósito de la vida humana, a Dios
y a la moralidad. Todo ello se halla exhaustivamente explicado por ella, ya que es
eminentemente metafísica. La simplicidad y profundidad de la fe cristiana (sobrenatural)
es acompañada por la simplicidad y profundidad de la metafísica (natural).
Algunas de las preguntas fundamentales de la metafísica son:
¿Qué es la realidad?
La realidad se podría definir como “aquello que parece ser”. La realidad es
fundamentalmente un acuerdo. Aquello que acordamos como real es real. La realidad del
universo físico, es experimentada a través de varios conductos; vemos algo con nuestros
ojos, oímos algo con nuestros oídos, olemos algo con nuestra nariz, tocamos algo con
nuestras manos, y luego decidimos que hay algo. Pero de la única forma que conocemos
este objeto es a través de nuestros sentidos y tales sentidos son conductos artificiales. No
estamos en contacto directo con el universo físico. Sólo estamos en contacto con él a
través de nuestros conductos sensitivos. Esos conductos sensoriales pueden embotarse.
Por ejemplo, un hombre pierde la vista, y en lo que a él respecta, no hay luz, no hay forma
o color o percepción de profundidad del universo físico. Esta todavía es una realidad para
él, pero no es la misma realidad que la de las demás personas. De este modo, el universo
físico se ve mediante estos sentidos.
La noción filosófica de realidad coincide con la que supone el lenguaje vulgar; es algo
existente independiente de nuestra actividad conceptual. En nuestros días, aunque la
noción de realidad es de las que más ha resistido a la inversión que en muchos conceptos
se ha verificado, no han faltado algunos dichos aislados que parecían introducir en él
elementos dependientes de la actividad intelectual; la realidad, se podría decir que está
llena de nuestro pensar.

¿Existe una realidad aparente y otra real?
La respuesta es complicada ya que si algo es real, es y si ese algo es aparente es algo
que parece ser, pero no es. Se puede decir también que puede aparentar ser y también
es al mismo tiempo, o que puede no aparentar ser y es. Entonces se puede plantear que
la realidad es una dualidad compleja entre ser y parecer, que muchas veces nos engaña o
nos sorprende en distintas situaciones. Planteando esta dualidad, podemos decir que la
realidad puede percibirse a través de otra dualidad, la experiencia y la razón. No puede
hacerse de otra forma ya que si se hiciera por separado, usando solo la razón, seriamos

4

engañados por nuestra mente, y si lo hiciéramos solamente por la experiencia, nos
engañarían nuestros sentidos, que están interpelados por la mente. La realidad es
percibida por nuestra mente, usando la experiencia o la razón indiferentemente, esta nos
engaña siempre o la mayoría del tiempo, ya que lo que vemos no es real y lo que en
realidad percibimos es gracias a nuestra mente. Por ejemplo los colores percibidos por el
ojo son creados por nuestra mente y todo se vería distinto si no fuera así. La realidad real
existe pero no podemos verla y la realidad aparente es la que podemos percibir a través
de nuestro cerebro. Entonces si existen las dos realidades la real que nunca sabremos
cual es y la aparente que es la que vivimos día a día.


¿Qué es lo aparente?
Lo aparente es lo que parece y no es, lo que se muestra a la vista.
La apariencia aparece conjuntamente con el llamado "error de los sentidos", al cual se
refiere una mala interpretación de los datos sensibles. En la mayoría de los casos, esto
nos puede llevar a utilizar la imaginación, que podría definirse como la facultad de
conocimiento sensible que tiene por objeto la imagen, que es como una representación de
un objeto en su ausencia. A través de estas deducciones provocadas por el uso equivoco
de la razón, el hombre llega a elaborar un concepto erróneo de una definición. El
acostumbrarse a este concepto, y el utilizarlo cotidianamente, puede llevar al olvido de la
realidad.
¿Existe Dios?
La existencia de Dios ha sido objeto de argumentos a favor y en contra, propuestos por
filósofos, teólogos y otros pensadores. La reflexión sobre la existencia de Dios plantea
cuestiones filosóficas fundamentales en relación con la ontología, e implica un debate
entre diferentes posturas, cuya expresión habitualmente no se limita al mundo de la
racionalidad, sino que se extiende al de las creencias. El teísmo y el ateísmo son las
posturas teóricas favorables o contrarias a la existencia de Dios, respectivamente. Por su
parte, el agnosticismo niega la posibilidad de conocer la existencia de Dios. Se han
propuesto muchas denominaciones que matizan o definen con más precisión cada posible
posición en este debate.
Un problema básico es que no existe una definición universalmente aceptada de Dios.
Algunas definiciones sobre Dios no son tan específicas como para permitir llegar a probar
que exista una realidad que se ajuste a tales definiciones. Los argumentos a favor de la
existencia de Dios suelen incluir cuestiones metafísicas, empíricas, antropológicas y
gnoseológicas. Las alegaciones en contra suelen incluir cuestiones empíricas y
razonamientos deductivos o inductivos.



5


¿Qué es lo real?
Lo real se refiere en filosofía a lo que es auténtico, la inalterable verdad en relación -al
mismo tiempo- al ser (uno mismo) y la dimensión externa de la experiencia, también
relacionada con el infinito y lo absoluto en oposición a la realidad basada en la percepción
sensorial y el orden material. En una primera aproximación al concepto, debe partirse de
lo que se entiende por lo real, para poder aproximarnos a la complejidad de su contenido.
Muchas personas, consideran que lo real es: «eso-que-está-ahí-fuera»; entendiendo por
«fuera» lo que llamamos mundo exterior; más tarde, al madurar la conciencia se
diferencia un mundo interior o mente, que identificamos con el concepto de yo. La
depuración del concepto de lo real supone la depuración del lenguaje que construye de
alguna forma la percepción e intelección de ese mundo exterior en nuestra mente y su
relación con el yo.
¿Qué entendemos por Dios?
¿Que entendemos por dios? Los cristianos entienden a Dios como un ser que interviene y
participa en la historia humana, que se revela. Además, la mayoría de confesiones
cristianas consideran desde antiguo que en Dios hay tres Personas en una única
sustancia, lo cual queda recogido bajo la fórmula de que Dios sería Uno y Trino. En los
escritos de la Patrística, se realza la diferencia entre los dioses paganos, considerados
llenos de vicios y contradicciones, y el Dios conocido tanto por los mejores pensadores
paganos (por ejemplo Platón y los platónicos, a quienes cita san Agustín en su obra La
Ciudad de Dios) como por los cristianos. Desde la Edad Media y hasta la actualidad, la
tradición católica hace de Dios un objeto de estudio teológico, al mismo tiempo que lo
considera inaccesible a una plena comprensión racional (como explica, por ejemplo, san
Anselmo de Aosta). Desde tiempos de Tomás de Aquino (1225-1274), la Iglesia católica
asume que la existencia de Dios puede demostrarse en el ámbito de la metafísica. Tomás
de Aquino en su obra Summa Theologiae (1266) sostiene que se puede entender la
existencia de Dios por cinco vías o caminos (entiéndase vías como «maneras de llegar
a», no como pruebas concretas): Vía del primer motor Vía de la causa eficiente Vía del
ser necesario Vía de los grados de perfección Vía del ser inteligente y del gobierno del
mundo






6

Conclusión
La Metafísica, se define como lo que está más allá de lo físico, es el estudio de lo
abstracto del Ser y de Dios, en su dualidad positiva y negativa, estudia lo que
corresponde de Divino al Ser, y a Dios convertido en el Ser, la importancia de su
confluencia, entender que el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios, más
no por su carne, no por la piel o el tejido óseo, sino por su energía, que proviene de
Dios.