Apuntes sobre la evolución de la

Cartografía en México
José Roque Quintero'
Una de las instituciones precursoras del
desarrollo de la Cartografía en México es la
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística,
la cual se fundó a finales del siglo XIX. En este
trabajo, el autor realiza un recuento breve de
los acontecimientos más representativos que
tuvieron que ver con la evolución de las actividades
cartográficas en el mundo, particularmente en
nuestro país, en donde destaca por su acervo
cartográfico la mapoteca Antonio García Cubas,
perteneciente a la mencionada Sociedad.
Introducción
La evolución de la Cartografía
mexicana tiene una importante
muestra en la Sociedad Mexicana
de Geografía y Estadística (SMGE)
fundada en 1883. Desde su inicio, se
formó con las secciones académicas
de Geografía y Estadística como
ejes importantes de su actividad
educativa. Hoy, después de casi
120 años de labor ininterrumpida se
conforma por cerca de 50 academias
especializadas que, al terminar
el siglo XX, le han dado una
característica interdisciplinaria
única en el país y que la distingue
de las demás organizaciones
científicas y académicas de su tipo.
Cabe mencionar que en
la actualidad, los sistemas de
información geográfica (SIG)
consideran no sólo aquellos
instrumentos de levantamiento de
cartas geográficas y de todos los
diversos tipos de cartografía,
necesarios para el quehacer
de esta especialidad, sino que
también incluyen a los sistemas
de compilación y agrupación de
colecciones de Cartografía
histórica y de uso normal, con las
clasificaciones y especificaciones
que, en algunos casos, el Instituto
Nacional de Estadística, Geografía
e Informática (INEGI) ha creado,
además de otras fuentes de
información -impresas y digitales-
Secretario general de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y subdirector de Servicios Académicos de la Escuela Nacional de Antropología e
Historia. Te!.: (5) 6 06 03 30. Correo electrónico: ap_academico.enah@inah.gob.mx.
Cultura Estadística y Geográfica
41
I
N
E
G
I
.

C
a
m
b
i
o

e
n

l
a

D
i
v
i
s
i
ó
n

M
u
n
i
c
i
p
a
l

d
e
l

P
a
í
s
,

d
e

e
n
e
r
o

d
e

1
9
7
0

a

a
g
o
s
t
o

d
e

1
9
9
7

que han dado a conocer medios
poco convencionales, como discos
compactos y las bases de datos
estadísticas, que es necesario
considerar como fuentes de
información primarias para
la investigación y regeneración
del conocimiento.
En este caso particular,
se abordan los levantamientos
    -que incluyen
mapas, planos, croquis, etc.- que
proporcionan al geógrafo y a los
especialistas de disciplinas afines,
los elementos necesarios para
generar estudios e investigaciones.
Origen de los levantamientos
cartográficos
Hace muchos años (ca de 3500
a.C.), en el amanecer de las culturas
primitivas, los levantamientos de
lugares o poblados se tallaban en
rocas o se dibujaban sobre pieles y
servían para guiar a cazadores
y viajeros. Gracias a estos
levantamientos cartográficos de
ríos, costas y continentes, los
navegantes pudieron arribar a
lejanas tierras; los mensajeros,
atravesar desiertos y pantanos; y
los científicos, localizar, entre
1931 y 1932, en las cuevas, extrañas
especies de animales y plantas,
minerales curiosos o hasta
pirámides ocultas bajo tierra.
Los levantamientos
cartográficos que hoy denominamos
mapas se refieren a la representación
geográfica de la Tierra, o parte de
ella, en una superficie plana,
normalmente de papel o de otro
material para dibujo. Su elaboración
es la actividad básica de los
cartógrafos, y la ciencia para
hacerlos se llama Cartografía. Su
'1' "
'0
0
.'
principal utilidad consiste en ser
un insumo para saber cómo es un
territorio, aun sin conocerlo
Cultura Estadística y Geográfica
42
físicamente. El mundo entero,
con sus montañas, ríos y ciudades,
puede caber en una hoja.
En el antiguo Egipto se
dibujaban planos en hojas que se
hacían de una planta llamada papiro.
Los griegos de la antigüedad también
hicieron mapas; poseían buenos
planos de los caminos, vías y rutas
comerciales del mar Mediterráneo.
Destaca el famoso astrónomo
Eratóstenes que, entre otras cosas,
fue director de la Biblioteca de
Alejandría y en el año 200 a.e.
calculó que la circunferencia de
nuestro planeta era de 46 250 km,
cifra bastante cercana a la verdadera,
que es de 40 089 kilómetros. Ya
entonces se tenía la idea de que la
Tierra era una esfera, así que los
cartógrafos empezaron a idear cómo
dibujarla en forma de plano sin que
se deformara; además, buscaron
cómo localizar con precisión las
posiciones y sitios en ésta.
En el siglo 11 a.C., Hiparco,
griego fundador de la astronomía
científica, descubrió la precesión
de los equinoccios y rectificó la
duración del año, ya establecida,
y a principios de nuestra era,
Marino de Tiro, originario de
Líbano, dibujó una cuadrícula
en su mapa del mundo. Claudio
Tolomeo -que nació en Egipto
en el año 100- escribió un libro
de Geografía que explicaba todo
lo que se sabía sobre los mapas.
En esa época se acostumbraba
hacer mapas a partir de las
descripciones de los viajeros;
sin embargo, decía que había
que tener cuidado con los datos
de lugares y distancias que daban
los mercaderes, ya que les gustaba
decir que cada vez llegaban
más lejos.
I
N
E
G
I
.

C
a
m
b
i
o

e
n

l
a

D
i
v
i
s
i
ó
n

M
u
n
i
c
i
p
a
l

d
e
l

P
a
í
s
,

d
e

e
n
e
r
o

d
e

1
9
7
0

a

a
g
o
s
t
o

d
e

1
9
9
7

Desarrollo de la Cartografía
Uno podría imaginarse que con
tantas buenas ideas la Cartografía
siguió avanzando, pero no: llegó
la Edad Media con leyes duras
contra los adelantos científicos.
La Cartografía se estancó y durante
muchos siglos no se pudieron
dibujar mapas adecuados, ni
siquiera decir que la Tierra era
redonda, y siempre había que poner
a Jerusalén en el centro. Cerca del
año 1300, procedente de Arabia,
llegó la brújula, el instrumento que
posibilitó trazar mejor los mapas
de las costas; a partir de entonces,
los marinos ubicaron los lugares
con más exactitud y los mapas
tuvieron mayor precisión. A las
cartas que usaban los navegantes
se les llamaba portulanos, porque
describían en términos comunes
geográficos, la ubicación y las
distancias entre los principales
puertos conocidos.
Hace 700 años, el
veneciano Marco Polo contribuyó
a la Cartografía, al dar a conocer
nuevas rutas a través de sus relatos
de la lejana China -que empezaron
a representarse en los planos-
para llegar a Asia. Entonces nadie
sabía que existía América. Otro
dato importante surgió cuando
Colón llegó a las Antillas en 1492
y tras conocer un poco estas
tierras regresó a España con
algunos planos que había dibujado,
de la misma forma como lo hizo
el cartógrafo Juan de la Cosa,
quien acompañó a Colón en
algunas de sus travesías, y realizó
un mapamundi donde se incluían
las tierras americanas.
Vasco de Gama y Fernando
de Magallanes, expertos marinos
portugueses, también contribuyeron
a mejorar los mapas del mundo.
El primero se dirigió, en 1497,
hacia las Indias por el Cabo de
Buena Esperanza, al sur de África,
e inauguró una nueva ruta a Asia. A
partir de estos viajes los cartógrafos
europeos empezaron a describir
nuevos lugares y más adelante, en
1502, pudieron hacer mapas de
ambas rutas: la del estrecho de
Magallanes, por donde se puede
cruzar del Océano Atlántico al
Pacífico, y la del Cabo de Buena
Esperanza para pasar del Atlántico
al Índico, con lo que los navegantes
pudieron dar la vuelta al globo
terráqueo por el mar. De hecho, la
expedición que Magallanes
emprendió en 1519 fue el primer
viaje alrededor del planeta. El
capitán murió durante la travesía, y
un vasco, llamado Juan Sebastián
Elcano, condujo la expedición de
regreso a España. Debido a ello,
portugueses, españoles, franceses,
alemanes e ingleses realizaron,
posteriormente, mapas cada vez
más exactos.
Cultura Estadística y Geográfica
43
Cartografía americana
Antes de que los españoles llegaran
a América, algunas culturas
indígenas hacían mapas en papel
amate, pieles de animales y otros
materiales; para representar los ríos
donde abundaba la pesca dibujaban
los peces entre las líneas del
río. Algunos pueblos indígenas
trazaban huellas de pies entre dos
líneas cuando querían representar
un camino, y si deseaban indicar las
zonas cultivadas hacían un dibujo
de las plantas que acostumbraban
sembrar, como el maíz y el maguey.
En esos mapas se podían
advertir los conocimientos
que tenían de Astronomía y
Matemáticas. Incluso, los
colonizadores españoles usaron
algunos de estos mapas para
guiarse por las nuevas tierras.
Los gobernantes españoles, al
querer saber todo sobre México,
encargaron sus propios mapas
indígenas y enviaron expediciones
para conocer el territorio y hacer
I
N
E
G
I
.

C
a
m
b
i
o

e
n

l
a

D
i
v
i
s
i
ó
n

M
u
n
i
c
i
p
a
l

d
e
l

P
a
í
s
,

d
e

e
n
e
r
o

d
e

1
9
7
0

a

a
g
o
s
t
o

d
e

1
9
9
7

planos de cada lugar. Los mapas se
fueron llenando de datos importantes:
islas, penínsulas, lagos, poblados
indígenas, las montañas más altas,
las cordilleras y los volcanes.
Durante la época virreinal
se continuó elaborando este
tipo de cartografía, y persisten en
el tiempo sus símbolos y figuras,
aunque más esquematizados,
conjugándose elementos indígenas
con europeos. La influencia
indígena en la Cartografía es
notable hasta casi desaparecer el
siglo XVIII. En el siglo XVI se
hicieron importantes esbozos de la
cartografía del país que incluía
la costa de Yucatán y el seno
mexicano, y en el siglo XVII se
hizo el primer mapa de un autor
mexicano, Carlos de Sigüenza
y GÓngora. En el siglo XIX se
realizaron los mejores mapas de
México, destacando las Cartas
generales de la República
Mexicana, que junto con los
trabajos geográficos elaborados
por la Comisión Geográfica
Exploradora conformaron los
trabajos cartográficos más exactos
que de nuestro territorio se habían
hecho hasta entonces.
Actualmente, en México
hay magníficos cartógrafos y
varias instituciones que elaboran
los mapas del país para diversas
actividades geográficas, agrícolas
educativas, etc., como el Instituto de
Geografía de la UNAM, el Instituto
Nacional Indigenista, la Secretaría
de Agricultura, el INEGI y el
Instituto Nacional de Antropología
e Historia, entre otras. A veces, los
lugares cambian de nombre y los
mapas deben incluir los nuevos. Por
ejemplo, el municipio de Chiapas
que antes se llamaba Jaltenango,
ahora se llama Ángel Albino Corzo.
Los nombres geográficos también
tienen su historia y al estudio de su
origen y de lo que significan se
llama Toponimia.
Cultura Estadística y Geográfica
44
Mapas actuales
Conforme ha avanzado la ciencia,
los cartógrafos han creado mapas
más precisos y de mejor calidad,
también han planteado soluciones
al problema de hacer planos de un
cuerpo que tiene varias dimensiones
como altitud, longitud y volumen,
como lo es nuestro planeta. Para
fijar la posición de los puntos sobre
la Tierra, es decir, para saber en qué
lugar está cada formación, existe la
red geográfica, con líneas paralelas
al Ecuador, trazadas de Este a Oeste,
y meridianos que van de Norte a Sur
y se unen en los polos. Gracias a
esto es muy fácil ubicar los lugares;
es como tener la dirección exacta de
los sitios geográficos. Por ejemplo,
si se busca el lugar que está a 0° de
latitud -en el mismo paralelo del
Ecuador- ya 0° de longitud-en
el primer meridiano, que es el que
pasa por Greenwich, Inglaterra-, se
encuentra un punto que está en el
mar, cerca del Continente Africano.
Los mapamundis representan la
superficie completa de la Tierra y
los actuales son muy diferentes
a los primeros que se hicieron.
Algunas de las diferencias entre
ellos son que ahora se marcan
mejor los paralelos, meridianos,
leyendas estadísticas, alturas
barométricas, isométricas, usos
de suelo, dirección de los vientos,
coordenadas, etcétera.
Si nos imaginamos que vemos
de frente el planeta Tierra, ya
sabemos que es como un inmenso
globo. Si se corta un pedazo de éste
y se pone sobre una superficie
plana, por más que se aplaste no
quedará liso; lo mismo pasa cuando
se requiere hacer un mapa de la
Tierra. Para que fuera más exacto
se tendría que dibujar sobre una
I
N
E
G
I
.

C
a
m
b
i
o

e
n

l
a

D
i
v
i
s
i
ó
n

M
u
n
i
c
i
p
a
l

d
e
l

P
a
í
s
,

d
e

e
n
e
r
o

d
e

1
9
7
0

a

a
g
o
s
t
o

d
e

1
9
9
7

esfera, por lo que se inventó el
globo terráqueo. Por el contrario,
si se quiere hacer en una hoja, que
es plana, la forma de los lugares
y las distancias resultarán muy
inexactas. Mediante proyecciones,
los cartógrafos idearon algunas
maneras de llevar a los mapas todo
lo que hay en el globo terráqueo
sin cambiar mucho su forma y
proporciones. Entre los cartógrafos
más famosos que realizaron este
trabajo está un flamenco llamado
Gerardo Mercator, que hace más
de 400 años inventó un modo de
representar la Tierra sobre una
superficie plana. Todavía se
elaboran muchos mapas, sobre todo
para la navegación, usando el
sistema que lleva su nombre.
Hace más de 50 años
empezaron a lanzarse al espacio
satélites que giran alrededor del
planeta. Algunos de ellos toman
fotografías que los cartógrafos
usan para generar mapas más
precisos. Hace también muchos
años que se toman fotos de la
superficie terrestre desde aviones
especiales. Los avances en la
Cartografía nos ayudan a todos, ya
que los mapas modernos permiten
ofrecer información cada vez más
amplia y actualizada.
También pueden elaborarse
mapas por computadora. Pero las
máquinas no trabajan solas, la
experiencia y conocimientos del
cartógrafo tienen que estar cerca
para indicarle todo, pues es el único
que sabe lo que es importante para
confeccionar un mapa. Con ayuda
de las computadoras se elaboran,
incluso, mapas de otros planetas.
Los textos que aparecen en éstos
son como un diccionario. Cada
dibujo o signo cartográfico tiene al
lado su nombre y un cuadro con
explicaciones de lo que significa
cada cosa, como son las señales de
montañas, ríos, vías férreas, etc.,
lo cual ayuda a comprenderlos,
pues de lo contrario serían mapas
mudos. Por ello, un buen cartógrafo,
además de conocer la técnica de
su elaboración, deberá ilustrar
correctamente lOS símbolos y signos
que faciliten su interpretación,
tanto por los expertos como por
los usuarios comunes.
Organización técnica
Por la naturaleza de la cartografía,
aquellas instituciones que elaboran,
compilan o difunden mapas
tienen que facilitar esquemas de
organización diferentes a los
de las colecciones bibliográficas.
El ordenamiento de la cartografía
es diferente a la de los libros y
documentos, ya que además de
contar con un número que le fije un
lugar físico dentro de la colección,
se deberá pensar en un número
especial que se relacione con el
lugar o el tema de referencia de
la carta.
Además, se tendrá que contar
con planeros y maperos especiales
que permitan el ordenamiento
correcto de la cartografía para
facilitar su uso y consulta. Por
ello, es necesario crear un sistema
de clasificación que puede ser
geográfico, combinado con
un numérico, que facilite la
localización de mapas. Por otro
lado, la descripción catalográfica
de estos materiales requiere de
búsquedas específicas que por lo
normal no se utilizan para otras
fuentes de información, como:
escalas, proyecciones, coordenadas,
etc., que no necesariamente se
Cultura Estadística y Geográfica
45
encuentran dentro de la misma
fuente, sino en otras secundarias,
tal es el caso de los mapas
sismográficos, de líneas telegráficas
y cablegráficas, así como la
de los ferrocarriles nacionales.
En este tipo de acervos se
utilizan bases de datos, previamente
elaborados, que contienen tanto
los datos de la clasificación como
de la catalogación, que facilitan
la consulta mediante formatos
electrónicos. Además de las
colecciones que administra el
Instituto Nacional de Estadística,
Geografía e Informática, a través
de la Red Nacional de Mapotecas,
existen otras de carácter histórico
que se han agrupado en la red
MAPAMEX, que coordina el
Instituto de Geografía de la
Universidad Nacional Autónoma
de México, la Dirección General
de Bibliotecas de la misma
Universidad, los institutos
Nacional Indigenista y Nacional de
Antropología e Historia, la
Sociedad Mexicana de Geografía
y Estadística y otras de carácter
especializado, para uso de los
investigadores y usuarios
en general.
La mapoteca Antonio
García Cubas
Una de las mapotecas más
importantes del país es la que
lleva el nombre de Antonio
García Cubas, constituida desde
la fundación de la SMGE; lleva
el nombre de quien fuera un
investigador prolífico de la
Geografía mexicana. Don Antonio
García Cubas, nacido el 24 de julio
de 1832 en la ciudad de México,
puso en alto el nombre del país,
de la Geografía y de la Sociedad.
I
N
E
G
I
.

C
a
m
b
i
o

e
n

l
a

D
i
v
i
s
i
ó
n

M
u
n
i
c
i
p
a
l

d
e
l

P
a
í
s
,

d
e

e
n
e
r
o

d
e

1
9
7
0

a

a
g
o
s
t
o

d
e

1
9
9
7

Como socio activo de la
Sociedad Mexicana de Geografía
y Estadística, se dedicó en
gran parte a la investigación
y publicación de trabajos
especializados. Uno de ellos se
refiere al trazo de una segunda
carta de la República Mexicana;
aconsejado por Miguel Lerdo de
Tejada, utilizó los planos parciales
y un gran número de datos
recopilados por el Ministerio de
Fomento y la Sociedad Mexicana
de Geografía y Estadística,
además de que pidió a los
gobernadores los datos respectivos
de sus estados. La carta fue
proyectada y calculada por su
amigo don Francisco Díaz
Covarrubias, y publicada en 1863.
En el transcurso de su
trabajo e investigaciones, de las
cuales se publicaron más de 40
libros, destacan los clásicos como
México de mis recuerdos,
Diccionario geográfico, histórico
y biográfico de los Estados Unidos
Mexicanos, Tratado elemental
de Geografía universal y el
Compendio de Geografía universal;
pero sobre todo en su obra máxima,
el Atlas histórico y pintoresco de la
República Mexicana, describe al
país con los ojos románticos de su
época, desde las tradiciones hasta
las típicas costumbres populares.
Enamorado de sus paisajes y
recursos naturales, los exploró
y cuantificó con ojos de sabio y
sensibilidad de artista, así lo
demuestran sus principales obras.
Hombre de buenas costumbres,
el tiempo que no dedicaba a sus
investigaciones lo invertía en leer,
escribir, dibujar y hacer música.
Aficionado a la Arqueología,
visitó y exploró con máximo
interés las ruinas prehispánicas.
Conocedor del pasado colonial por
su acendrada fe católica y por su
querencia artística, supo lo que
contenían y eran los monasterios y
templos de la Colonia.
Al igual que sus
contemporáneos, estaba formado
dentro del clasicismo grecolatino.
Cultura Estadística y Geográfica
46
Sus gustos y preferencias eran de
un académico que, al igual que
Ignacio Ramírez e Ignacio Manuel
Altamirano, se alejaban de todo
10 que no respondía al ideal de los
clásicos del arte.
Durante la Intervención
Francesa, invariablemente ocupado
en la única política que conocía, la
del trabajo creador, llevó a término
variadas y bellas obras, todas en
relación con el levantamiento de
cartas y planos topográficos de los
estados de la República; otras,
surgidas de su inventiva en favor
de la educación y de la cultura,
tales como la creación de la
Sociedad Filarmónica Mexicana,
base para la creación y fundación,
en 1868, del Conservatorio de
Música. Sería muy largo enlistar
los trabajos científicos firmados
por don Antonio, muchos de los
cuales pueden consultarse en el
Boletín de la Sociedad.
En 1909, conmemorando el
XV aniversario de su ingreso a la
Sociedad Mexicana de Geografía
y Estadística, se hizo una lucida
velada con asistencia del entonces
presidente de la República, Porfirio
Díaz, quien le impuso una medalla
de oro y colocó su retrato junto
con las personalidades que habían
dirigido la Sociedad. Se recordó
este homenaje en la ceremonia
luctuosa que tuvo lugar el 28 de
marzo de 1912, cuando los dolidos
socios se reunieron para despedir
a su ilustre consocio, fallecido en
febrero de ese mismo año. En esa
ocasión, Esteban Maqueo, ilustre
miembro de la Sociedad, en alusión
a la labor del maestro, honró en
esta solemne sesión su memoria al
igualarlo con Lorenzo Boturini,
Alejandro de Humboldt y Manuel
I
N
E
G
I
.

C
a
m
b
i
o

e
n

l
a

D
i
v
i
s
i
ó
n

M
u
n
i
c
i
p
a
l

d
e
l

P
a
í
s
,

d
e

e
n
e
r
o

d
e

1
9
7
0

a

a
g
o
s
t
o

d
e

1
9
9
7

Orozco y Berra, príncipes de los
estudios geográficos sobre México.
Organización de la mapoteca
La colección de la mapoteca
de la Sociedad es vasta; cuenta
con más de 6 mil levantamientos
cartográficos históricos. La
historia de la Cartografía en
México va de la mano con la
Sociedad, que ha recorrido una
larga trayectoria en la consecución
de preservar un copioso material,
destacado por integrar documentos
sumamente valiosos para los
investigadores y estudiosos de la
cartografía nacional.
Después de la mitad del
siglo XIX, la SMGE tuvo el carácter
de Depósito General de Cartas, ya
que, en sus mejores años, estuvo
considerada como uno de los
centros científicos y culturales más
importantes de la'vida intelectual
del siglo XIX en México. Se
dedicaba, entre otras actividades,
a la tarea de conformar la
información geográfica del
territorio nacional.
En la mapoteca Antonio
García Cubas se encuentran
documentos cartográficos,
compilados, algunos, a partir
de datos anteriores, otros por
iniciativa personal, pero siempre
por hombres que, por una u otra
razón, emprendieron el mapeo de
grandes y pequeñas porciones
de tierra, o por intrépidos
aventureros que exploraron
costas desconocidas, datos
con los cuales se formaron,
posteriormente, cartas generales
de provincias y de extensas
regiones. En este gran acervo
hay documentos que al parecer
son únicos y que registran los
aconteceres históricos, plasmados
en los registros de manuscritos
de ilustres conquistadores y
estudiosos del territorio mexicano.
Es necesario mencionar
que para el rescate de este acervo,
la SMGE efectuó la firma de
un convenio, en 1995, con el
Instituto Nacional de Estadística,
Geografía e Informática para la
formación de un grupo de trabajo,
debidamente coordinado, para
rescatar la información geográfica
y estadística. Actualmente, está
ordenado físicamente y registrado
para su consulta y disposición,
por parte de los geógrafos e
investigadores especializados.
La documentación se
clasificó numéricamente, de
acuerdo con su registro en la base
de datos. La mapoteca presenta
fichas muy sencillas, basadas
en las Reglas angloamericanas
de catalogación, en formato
compatible para su uso en otras
bases de datos. Los principales
datos que incluye cada registro son
los siguientes: número de registro
en la base de datos, autor, nombre
del mapa, mención de autoría,
designación general de material,
escala, proyección, pie de imprenta,
descripción física, notas, temas
y registros. De este trabajo
se ha publicado un catálogo en
tres volúmenes para la disposición
por parte de los geógrafos e
investigadores especializados, así
como el ordenamiento físico que
permite su fácil y rápida consulta.
Conclusiones
Es impostergable la conformación
de un Sistema Nacional de Información
Cultura Estadística y Geográfica
47
Geográfica que contenga el
inventario y las cédulas completas
de los materiales cartográficos
existentes, como patrimonio
cartográfico que permita contar no
sólo con la información referencial,
sino con la cart?grafía digitalizada
para su uso y disposición mediante
formatos electrónicos que hagan
más eficiente y efectivo su uso.
La capacitación de los
administradores de información
y su interrelación con los
cartógrafos y geógrafos debe
resultar provechosa, en ambos
sentidos, para un mejor diseño de
las fuentes de información
cartográfica para su consulta.
Además, los fondos
históricos únicos de la mapoteca
resultan un valioso aporte para la
investigación de documentos que
relatan la historia y configuración
de la nación mexicana.
Por último, hay que
agregar que la mapoteca
Antonio García Cubas cuenta
con descripciones geográficas,
itinerarios, exploraciones, apuntes,
reconocimientos topográficos,
cartas generales, cursos fluviales,
volcanes, flora y fauna, etnología,
estadísticas, además de una
interminable lista de materiales
cartográficos.
Fuentes bibliográficas
Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía
y Estadística. Varios volúmenes, México,
siglo XIX.
Diccionario enciclopédico universal, vol. 4.
Barcelona, España, CREDSA, 1972.
INEGI. Atlas cartográfico histórico.
Aguascalientes, México, INEGI, 1988,
pp. 6-7.
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.
Catálogo de realizaciones 1833-1993.
México, SMGE, 1993, pp. 44-45.
I
N
E
G
I
.

C
a
m
b
i
o

e
n

l
a

D
i
v
i
s
i
ó
n

M
u
n
i
c
i
p
a
l

d
e
l

P
a
í
s
,

d
e

e
n
e
r
o

d
e

1
9
7
0

a

a
g
o
s
t
o

d
e

1
9
9
7