UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA

FACULTAD DE J URISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES
ESCUELA DE DERECHO







“ANÁLISIS DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJ ER EN LA RELACIÓN DE
PAREJ A, Y SU REGULACIÓN EN LA LEY CONTRA LA VIOLENCIA
INTRAFAMILIAR”




TRABAJ O MONOGRÁFICO DE GRADUACIÓN PARA OPTAR AL GRADO
DE LICENCIADA EN CIENCIAS J URÍDICAS.





PRESENTADO POR:

MORENA IVETH BRIZUELA REYES.




ASESOR: Lic. LUIS EDGAR MOLINA CARTAGENA.




SAN SALVADOR, J ULIO DE 2001.




AUTORIDADES UNIVERSITARIAS:




RECTOR:
Ing. y Dr. H.C MARIO ANTONIO RUIZ RAMÍREZ.




VICE-RECTORA:
Dra. LETICIA ANDINO DE RIVERA.




SECRETARIA GENERAL:
Licda. TERESA DE JESÚS GONZALEZ DE MENDOZA.




DECANA DE LA FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS
SOCIALES:
Licda. ROSARIO MELGAR DE VARELA.




DIRECTORA DE LA ESCUELA DE CIENCIAS JURÍDICAS:
Dra. HILDA OTILIA NAVAS DE RODRÍGUEZ.




ASESOR:
Lic. LUIS EDGAR MOLINA CARTAGENA.





I N D I C E.



Pág.

Introducción ------------------------------------------------------------------------------------- i
Capitulo I.
El Problema De La Investigación.
1.- Formulación del Problema.------------------------------------------------------------------ 1
2.- Objetivos de la Investigación.--------------------------------------------------------------- 4
3.- J ustificación.----------------------------------------------------------------------------------- 5
4.- Delimitación del Problema.
4.1- Delimitación Teórica.------------------------------------------------------------------ 7
4.2.- Delimitación Geográfica ------------------------------------------------------------- 7
4.3.- Delimitación Temporal.--------------------------------------------------------------- 7
5.- Estrategia Metodológica.--------------------------------------------------------------------- 8


Capitulo II
Marco De Referencia.
1.- Antecedentes del Problema: Una Perspectiva Histórico-J urídica de la Violencia hacia
la Mujer en la Relación de Pareja.
1.1- Edad Primitiva.-------------------------------------------------------------------- 10
1.2- En la Antigüedad.------------------------------------------------------------------ 12
1.2.1 Babilonia ------------------------------------------------------------------- 12




1.2.2 Persia ---------------------------------------------------------------------- 12
1.2.3 Roma Antigua ------------------------------------------------------------- 13
1.3- En la Edad Media.--------------------------------------------------------------------- 13
1.4- Edad Moderna.------------------------------------------------------------------------- 14
1.5- Período de 1900 A 1970. El Inicio de los Movimientos Feministas.---------- 16
1.5.1 A Nivel Mundial --------------------------------------------------------------- 16
1.5.2 En El Salvador ----------------------------------------------------------------- 20
1.6- Período de 1970 hasta nuestros días.------------------------------------------------ 23
2.- Fundamento Doctrinario
2.1- Violencia Intrafamiliar.-------------------------------------------------------------- 29
2.1.1 Concepto de Violencia Intrafamiliar -------------------------------------------- 30
2.1.2 Características ------------------------------------------------------------------- 32
2.1.3 Elementos ------------------------------------------------------------------------ 33
2.1.4 Formas en que puede manifestarse la Violencia contra la Mujer en la
Relación de pareja. -------------------------------------------------------------- 34
2.2 Sexo – Genero.------------------------------------------------------------------------ 35
2.3 Aspectos Procesales.------------------------------------------------------------------ 37
2.3.1 Definición de Proceso y Procedimiento ------------------------------------- 37
2.3.2 Medidas Cautelares ------------------------------------------------------------- 39
A) Concepto ---------------------------------------------------------------------- 39
B) Naturaleza -------------------------------------------------------------------- 39
C) Clasificación ----------------------------------------------------------------- 39
2.3.3 Formas Anormales de Terminar un Proceso. ------------------------------- 40





3.- Marco J urídico
3.1 La Constitución de La Republica.--------------------------------------------------- 46
3.2 Los Tratados Internacionales.------------------------------------------------------- 47
3.3 El Código de Familia y La Ley Procesal de Familia.----------------------------- 48
3.4 La Ley Contra la Violencia Intrafamiliar.------------------------------------------ 49


Capitulo III
La Violencia Intrafamiliar. Análisis Del Fenómeno.
1.- Causas Histórico-Culturales de la violencia en la relación de pareja,
y su incidencia en la víctima y en el tratamiento efectivo de la misma.
1.1 Las Causas Histórico-Culturales de la violencia en la relación
de pareja.-------------------------------------------------------------------------------- 51
1.2 Incidencia de las Causas Histórico-Culturales de la Violencia en la Relación
de Pareja, en la Victima y en El Tratamiento Efectivo de la Misma.---------- 57
1.2.1 A nivel personal y socio-familiar ------------------------------------------ 57
1.2.2 A nivel judicial -------------------------------------------------------------- 60
1.2.3 ¿Es suficiente la Promulgación de una Ley Contra la Violencia
Intrafamiliar para erradicar el fenómeno? ----------------------------------- 63
2.- Análisis Del Ciclo De La Violencia.------------------------------------------------------ 64





Capitulo IV
Tratamiento de la violencia intrafamiliar hacia la mujer en la relación de pareja,
dentro de la normativa nacional vigente (Ley Contra La Violencia Intrafamiliar).
1.- Objeto.-------------------------------------------------------------------------------- 70
2.- Sujetos.------------------------------------------------------------------------------- 71
3.- Principios rectores del proceso.--------------------------------------------------- 71
4.- Iniciación del proceso por Violencia Intrafamiliar.---------------------------- 73
4.1.- ¿Por quién puede iniciarse? ---------------------------------------------- 73
4.2.- ¿Ante quién puede iniciarse? -------------------------------------------- 74
A) La Policía Nacional Civil --------------------------------------------- 74
B) La Procuraduría General de la República -------------------------- 75
C) Los Tribunales Competentes ----------------------------------------- 77
Conclusiones ----------------------------------------------------------------------------------- 88
Recomendaciones ----------------------------------------------------------------------------- 90
Bibliografía ------------------------------------------------------------------------------------ 92
Anexos ------------------------------------------------------------------------------------------ 95






i


INTRODUCCION




El presente trabajo es el resultado de una investigación bibliográfica y empírica,
sobre la violencia intrafamiliar, que tiene como víctima a la mujer en la relación
de pareja, y sobre la aplicabilidad y eficacia de la Ley Contra la Violencia
Intrafamiliar, que es la que se encarga de regularla mediante mecanismos
preventivos.

En nuestro país la violencia hacia las mujeres ha alcanzado dimensiones
inimaginables, como consecuencia del predominio del sistema de organización
patriarcal, el cual por la cultura machista y de hombre dominante que prevalece en
el ambiente ha obligado a la mujer a soportar indefensa y en silencio los abusos y
agresiones de su compañero de vida o esposo. A esta razón se suma en gran
medida, que tanto las costumbres socio-culturales, así como también las normas
religiosas, por tradición han promulgado la sumisión y obediencia casi absoluta de
la mujer al hombre, v.gr: En Génesis 3:16 Dios dijo a la mujer “siempre te hará
falta un hombre, y él te dominará”.

Asimismo, es importante mencionar que los efectos a que está expuesta la
mujer que es víctima de violencia en el hogar, la cual es ejercida por su esposo o
compañero de vida, son graves e innumerables, ya que puede sufrir daños físicos


ii


de distinta gravedad, o graves trastornos psicológicos que debiliten su autoestima
y por ende, debiliten a su vez la estructura básica de la sociedad: La Familia. Y es
que las estadísticas no mienten, ya que reflejan ese panorama de violencia que
viven los hogares salvadoreños en general y la mujer en particular. Sólo en San
Salvador, durante el año 2000, de 7,529 casos de violencia intrafamiliar atendidos
en sede judicial (J uzgados de Paz y J uzgados de Familia), 4,263 de ellos se
trataba de algún tipo de violencia ejercida contra las mujeres. Fuente: Datos
Estadísticos recopilados por la Sala de lo Civil de la Corte Suprema de justicia.

Lo anterior constituye una razón más para justificar la realización de la
presente investigación, cuyo objeto fundamental, en primer lugar es que sirva de
guía básica para estudiantes universitarios o cualquier otra persona que tenga
interés en el tema, y en segundo lugar que sirva para hacer conciencia en los
lectores de la dimensión del fenómeno, ayudando así a propiciar el cambio.

El contenido del presente trabajo puede dividirse en dos grandes partes:
Una que recoge la evolución histórica del fenómeno y los datos teórico-
conceptuales; y otra que recoge el marco jurídico nacional e internacional que
protege a las mujeres víctimas de violencia, con especial referencia al estudio de
la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar y su correspondiente proceso.

1


CAPITULO I
EL PROBLEMA DE LA INVESTIGACIÓN.

En el presente capítulo se pretende dar una visión global sobre el fenómeno en
estudio, y además dar a conocer los parámetros dentro de los cuales se desarrolló la
investigación, así como también informar sobre la metodología utilizada en la recolección
de datos.

En resumen, en este capitulo encontrará una síntesis sobre el problema objeto de
estudio, los objetivos que se persiguen en el desarrollo del presente trabajo y la
justificación de su realización.


1.- FORMULACION DEL PROBLEMA.

El fenómeno de la violencia intrafamiliar y en especial hacia la mujer en la
relación de pareja es un hecho innegable, lamentablemente de ocurrencia cotidiana en el
seno de las familias salvadoreñas, cuya organización en su mayoría responde al sistema
patriarcal, del cual derivan las consecuentes relaciones de poder entre sus miembros, con
notable preeminencia del hombre por sobre la mujer, configurándose dichas relaciones
como la principal causa de la violencia intrafamiliar.

2


Conforme lo expresado en el párrafo anterior, la violencia contra la mujer
constituye un problema de género, ya que es esa diferencia biológica de sexos la que se
ha transformado y asimilado como desigualdad jerárquica permanente, en la que el
hombre es superior a la mujer
1
, y como tal se considera con el poder suficiente para
realizar actos de violencia que le permitan mantener a la mujer como un objeto de su
propiedad y a su servicio.

En este sentido, la palabra “Género”, significa : Las construcciones sociales,
culturales y psicológicas que se han impuesto a las diferencias biológicas
2
. Dicho de otra
forma, por la desigualdad de género es que se construye socialmente en forma distinta a
hombres y mujeres, en lo que a funciones, derechos y obligaciones se refiere;
enseñándoseles a los hombres la fuerza y la agresividad, mientras que a las mujeres se
les condiciona para que sean dóciles, sumisas y obedientes, lográndose así la
reproducción de esas conductas consideradas como adecuadas por la sociedad, y la
consecuente reproducción y perpetuación del sistema.

Es por ello que la violencia que se ejerce contra la mujer, se ha denominado como
“Violencia Genérica”, la cual se define como aquella que se ejerce contra las mujeres
por el sólo y simple hecho de ser mujeres.


1
Grosman, Cecilia P., y otras. “Violencia en la familia. La relación de pareja” Editorial Universidad,
Buenos Aires, 1992. Pág. 58-60
2
Batres, Gioconda y Claramunt, Cecilia. “La violencia contra la mujer en la familia Costarricence” San
J osé, Costa Rica, 1993. Pág. 32
3


Siendo en el artículo 1 de la Convención Interamericana para prevenir, sancionar
y erradicar la violencia contra la mujer ( Convención de Belém do Pará), adoptada por la
Organización de los Estados Americanos el día 9 de junio de 1994, en donde se presenta
una definición legal, el cual literalmente dice: “ ... debe entenderse por violencia contra
la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o
sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el
privado”.

En nuestro país, según datos proporcionados por el Organismo de Mujeres por la
Dignidad y la Vida (LAS DIGNAS), durante los años de 1998 a 1999 se ha visto un
aumento alarmante en los casos de violencia contra la mujer denunciados y
contabilizados en esta institución , así para el año de 1997 se contabilizaron 250
denuncias, para 1998 un total de 638 casos y para 1999 se incrementó a 1,237 los casos
denunciados
3
. Por otra parte, según Anuario Estadístico correspondiente al año de 1998,
de Medicina Legal, se deja de manifiesto que las más afectadas en la violencia
intrafamiliar son las mujeres, ya que de 2,574 reconocimientos un total de 2,251
corresponden a mujeres y niñas, y solamente 323 a hombres, los cuales en su mayoría son
niños.
4


No obstante ser un hecho social notorio, el desconocimiento de sus causas, efectos
y el ciclo de la violencia no solo por parte de las víctimas, sino de los aplicadores,
operadores jurídicos en general y estudiantes de derecho, puede a la postre convertirse en

3
Organismo de Mujeres por la Dignidad y la vida (LAS DIGNAS). “Elementos sobre la situación de las
mujeres Salvadoreñas ante el siglo XXI” Noviembre, 2000. Pág. 58.
4
Ibídem. Pág. 45.
4


un verdadero obstáculo para que el tratamiento contra esa enfermedad de la sociedad sea
eficaz.

Por lo anterior, con base en la problemática expuesta, el problema objeto de la
investigación puede formularse así: ¿ Cómo inciden los patrones jurídicos y socio-
culturales en el eficaz tratamiento de la violencia hacia la mujer en la relación de pareja,
a través de la aplicación de la Ley contra la Violencia Intrafamiliar?.



2.- OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN:

1.- Identificar las causas socio-culturales que generan la violencia hacia la mujer,
sus efectos en la esfera familiar y las diferentes manifestaciones por parte del agresor.
2.- Analizar si las causas antes mencionadas se configuran en obstáculos para las
victimas, que les impidan denunciar la violencia de que son objeto.
3.- Examinar el tratamiento jurídico-procesal de la violencia hacia la mujer, a la
luz de la Ley contra la Violencia Intrafamiliar.
4.- Identificar los vacíos legales en la Ley contra la Violencia Intrafamiliar, que
dificulten el eficaz tratamiento de la misma.



5


3.- JUSTIFICACIÓN

La Violencia hacia la mujer en la relación de pareja es un hecho real en nuestra
sociedad, cuyos patrones jurídico-culturales han contribuido a que aquella permanezca
oculta en los hogares salvadoreños, ya que las victimas prefieren callar, antes que ser
catalogadas por la misma sociedad como “una familia problemática”. Inclusive, su
silencio muchas veces obedece a la errónea creencia que el problema es pasajero y que
por el bien de la familia y el hogar, la mujer debe callar; cuando más bien con ello
contribuye a que el espiral de violencia se aumente y se reproduzca una y otra vez con
aspectos más gravosos que la anterior. Tampoco existe conciencia en las víctimas, de que
con su pasividad, además de fomentar la violencia, lesionan indirectamente a esa base
fundamental de la sociedad, la familia, que acoge a los futuros ciudadanos (niños y
niñas), quienes indirectamente, sino se trata adecuadamente el fenómeno, podrían
convertirse en un futuro mediato en reproductores de ese patrón.

Visto así el panorama, considero que la comunidad jurídica en general y
principalmente los operadores de la Administración de J usticia no pueden ser meros
espectadores del fenómeno, sino que deben contribuir y ser parte de la solución del
mismo. Lamentablemente, muchos de estos operadores del sistema, encargados de recibir
las denuncias de violencia, carecen de la adecuada preparación socio-jurídica y del
conocimiento integral del fenómeno, que les permita el abordaje jurídico de la violencia
hacia la mujer, con la debida sensibilidad humana. Ello, en primer lugar redunda en la
frecuente y equivocada interpretación que dichos operadores hacen de los preceptos de la
6


Ley contra La Violencia Intrafamiliar, cuya finalidad en teoría, no es otra que propiciar
una respuesta eficaz, rápida e inmediata a cada caso concreto. A lo anterior se suma, por
si fuera poco, los problemas técnico-jurídicos congénitos de que adolece la mencionada
ley, los cuales la hacen menos eficaz y allanan el camino de la desconfianza de la
sociedad en la Administración de J usticia al no recibir un tratamiento que satisfaga sus
expectativas.

Por ello, frente al vacío autoral acerca de la Violencia intrafamiliar; en primer
lugar, con el estudio se pretende agrupar, a modo de síntesis, lo que otros en forma
dispersa han desarrollado sobre el tema, atendiendo particularmente a la violencia hacia
la mujer en la relación de pareja, con el objetivo de que los estudiantes de derecho y los
operadores del Sistema J udicial vinculados al fenómeno, cuenten con una guía básica
que les permita tener una visión sintética y elemental del fenómeno en estudio y su
regulación en la Ley contra La Violencia Intrafamiliar.

Además, el estudiar y analizar el tratamiento de la violencia hacia la mujer
mediante la aplicación de la Ley contra la Violencia Intrafamiliar, permitirá identificar el
grado de eficacia jurídica e institucional de dicha ley, en el tratamiento de la misma;
incluso se pretende detectar los vacíos legales, que en la práctica estén siendo verdaderos
obstáculos que disminuyan su eficacia. Por ello, se plantearan sugerencias de reformas
pertinentes que coadyuven jurídicamente a la solución del problema.


7


4.- DELIMITACION DEL PROBLEMA:

4.1. Delimitación Teórica:
El presente trabajo de investigación se circunscribirá al análisis de la violencia
hacia la mujer en la relación de pareja (como cónyuges o como convivientes), es decir se
analizará exclusivamente las relaciones de poder hombre-mujer, excluyéndose a los
demás sujetos que puedan involucrarse eventualmente en el fenómeno (hijos, otros
parientes, etc.); así mismo, se analizará el tratamiento jurídico-procesal de la violencia
hacia la mujer, a la luz de la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar.


4.2. Delimitación Geográfica:
La información empírica (primaria) será obtenida a través de informantes claves,
pertenecientes a los siete J uzgados de Familia con jurisdicción en el Departamento de
San Salvador. (J ueces, secretarios y colaboradores)


4.3. Delimitación Temporal:
La presente investigación se realizará, tomando en cuenta información
bibliográfica, que corresponda al período comprendido desde la vigencia de la Ley
Contra la Violencia Intrafamiliar (28 de diciembre de 1996), hasta el mes de julio del
presente año, tentativamente.

8


5. - ESTRATEGIA METODOLÓGICA:

Para obtener información histórico-doctrinaria acerca de la violencia hacia la
mujer y conocer las causas socio y jurídico-culturales que dificultan la eficaz aplicación
de la Ley de la materia, se procedió según la siguiente estrategia metodológica:

5.1. Investigación Bibliográfica: Se consultó libros de texto y artículos de
revistas que contenían información primaria acerca del fenómeno, sus causas, formas y
el ciclo de la violencia que tiene como víctima a la mujer. Dicha información fue
incorporada a fichas de trabajo (de contenido y bibliográfica).


5.2. La investigación empírica, se realizó a través de una entrevista a
informantes claves pertenecientes a las instituciones relacionadas con la aplicación de la
Ley Contra la Violencia Intrafamiliar, J uzgados de Familia y Procuraduría General de la
República especialmente. (Ver anexo 1)







9


CAPITULO II
MARCO DE REFERENCIA.

Dentro de este Marco de Referencia se exponen, primeramente los antecedentes
socioculturales y jurídicos de la violencia hacia la mujer en la relación de pareja, que
permitan obtener una visión integral de la evolución social y jurídica del fenómeno a lo
largo de la historia, hasta llegar a las presiones de los movimientos feministas de los años
setenta que motivaron a la postre que nuestro país se suscribiera y aprobáse una serie de
convenciones y tratados en pro de la igualdad de la mujer y en contra de todo tipo de
violencia hacia ellas, según se relacionará infra. Es importante visualizar dicha evolución,
ya que ésta y las presiones internacionales, han motivado y concretado la promulgación
de la Ley Contra La Violencia Intrafamiliar que nos rige desde el 28 de diciembre de
1996.

Dicha Ley, junto con la Constitución de la República y demás leyes nacionales
que protegen a las mujeres contra la violencia física, psicológica o sexual ejercida por los
hombres, especialmente los tratados internacionales constituyen el “marco jurídico” de
ésta investigación, dentro del cual se hará mención del objeto principal de cada una de
ellas.

Del mismo modo, se expone en este marco de referencia, el fundamento
doctrinario, que permita ilustrar con insumos pertinentes, los conceptos básicos y
necesarios para el buen entendimiento del fenómeno objeto de estudio.
10


1.- ANTECEDENTES DEL PROBLEMA: UNA PERSPECTIVA HISTORICA-
JURIDICA DE LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER.

Por lo general, hasta en el más reciente pasado, los historiadores encargados de
registrar los aportes y hechos sobresalientes en un determinado tiempo y lugar han sido
hombres, y en consecuencia, el expediente registrado sobre el pasado de la humanidad es
un expediente parcial, en cuanto a que su visión omite hasta cierto punto la perspectiva de
la mitad de la población del mundo: Las mujeres. De hecho, los protagonistas de la
historia documentada en la mayoría de culturas son hombres, relegando a la mujer a un
segundo plano, sin reconocerle, salvo pocas excepciones, sus aportes en los diferentes
campos de la ciencia. Tal condición de la mujer conllevó a que ésta fuera considerada
como un apéndice del hombre, que no merecía mayor protagonismo en los anales de la
historia.

A continuación se presenta una “breve” reseña, sobre la situación de la mujer en
diferentes etapas de la historia mundial, la cual conviene examinar a fin de conocer como
ha influido en nuestra cultura actual esa posición que se le ha dado a la mujer y si aún
existen resabios que culminen en expresiones de violencia hacia ellas.


1.1. EN LA EDAD PRIMITIVA:
En un principio la mujer ocupaba una alta posición como gran diosa (durante el
matriarcado), posición que perdió ante la práctica del dominio masculino, al ser los
11


hombres, quienes en razón de su “superioridad” desarrollaban actividades que
calificaban como propias del sexo fuerte, tales eran la caza, la pesca y la guerra.
Obteniéndose así el triunfo del patriarcado, que para algunos investigadores no fue el
resultado de una revolución violenta, sino que los hombres por sus privilegios biológicos
siempre se consideraron soberanos y no hicieron más que reconquistar lo que en algún
momento habían entregado a la mujer.

Así, el hombre se convirtió nuevamente en propietario de la tierra, reivindicando
por supuesto, la propiedad de la mujer.

En ésta etapa, el matrimonio tiene como fundamento el rapto o la compra de la
mujer, situación con la que se inicia la violencia, ya que, como relata el antropólogo
Inglés Edward Alexander Westermack, en el matrimonio primitivo “el marido poseía
el derecho de vida o muerte sobre la mujer, pudiendo en algunos casos matarla sin
ningún efecto jurídico ni social.”
5


En este contexto, el estado de sujeción de la mujer entre los primitivos, era hasta
cierto punto legitimada por la misma sociedad.





5
Spota, Alma L.. Citada en La mujer en el Derecho Constitucional Centroamericano, por Hilda Otilia
Navas de Rodríguez. Tesis Doctoral. Enero de 1971.
12


1.2. EN LA ANTIGÜEDAD:
1.2.1 BABILONIA:

Durante ésta época, si bien se encontraron resabios del matriarcado, también se
desarrolló el patriarcado, aunque no en una forma radical; así, en una familia fuertemente
constituida, los hijos no podían casarse sin el consentimiento del padre. Las Leyes de
Hammurabi reconocían ciertos derechos a la mujer, pero a la vez establecían verdaderas
violaciones, al prescribir que “las mujeres acusadas de infidelidad a su marido debían
someterse la prueba del agua: Arrojada a la corriente del Éufrates, si salía con vida,
debía ser considerada inocente. Si perecía es que había encontrado su justo castigo.”
6



1.2.2 PERSIA:

La mujer estaba obligada a una obediencia absoluta al marido, quien era escogido
por el padre. La poligamia y el abuso del divorcio fueron obstáculos para la formación
de una familia bien establecida. Pese a ello, en el aspecto económico, la mujer podía
recibir una parte de la herencia del marido, si el hijo no se mostraba digno de recibirla.
7





6
Cantera Espinosa, Leonor M. Te pego porque te quiero. La violencia en la pareja. Editorial CBS, S.A.
Barcelona. Pág. 53
7
Navas de Rodríguez, Hilda Otilia. La mujer en el derecho constitucional Centroamericano. Tesis
Doctoral. Enero de 1971. Pág. 14.
13


1.2.3 ROMA ANTIGUA:

La mujer, al casarse pasaba a la familia del marido, donde ocupaba el lugar de hija
y vivía bajo la potestad marital, y en caso de flagrante adulterio, el marido tenia el
derecho de vida o muerte sobre su esposa, derecho que posteriormente fue derogado. En
este contexto, la condición jurídica de la mujer casada era “in manu mariti”, lo que
significa en manos el marido.
8



1.3. EN LA EDAD MEDIA:

La mujer estaba bajo la dependencia absoluta del padre y posteriormente del
marido; era casada sin su consentimiento y el marido tenia sobre ella derechos de vida y
muerte; la violencia hacia ellas era tal, que “los escuderos y los nobles castigaban a sus
esposas tan regularmente como lo hacían sus siervos y campesinos, quienes seguían el
ejemplo de los señores feudales.”
9


Además del derecho de vida y muerte, los maridos también tenían el derecho de
corrección sobre las mujeres, el cual llegaba al extremo de que una mujer podía ser
incinerada viva, sólo por amenazar a su esposo o reñir con él.


8
Ibidem. Pág. 17.
9
Grosman, Cecilia P. Obra Cit. Pág. 121.
14


Fue la sabiduría popular patriarcal de este tiempo, la que se encargó de marcar a
través de proverbios, la autoridad del marido y el deber de aquel de imponerla; así, como
la mujer se hallaba sometida al silencio se decía: “Mujer que habla como hombre y
gallina que canta como gallo, malos son de guardar.” Otro proverbio, fundado en el
hecho de que el mejor medio de conservar la autoridad del marido era el palo, decía
“Espuela quieren el caballo bueno y el caballo malo, mujer buena y mujer mala
quieren palo”
10


Era tal la obligación de que los maridos impusieran su autoridad, que si no lo
hacían los sancionados eran ellos; así por ejemplo: “Según el derecho consuetudinario
de Senlis de 1375, los maridos que se dejan pegar por las mujeres eran castigados y
condenados a montar un asno con la cara hacia la cola del asno; en Gascuña el asno
debía ser llevado por el vecino más cercano al marido.”
11
Práctica que se extendió hasta
los comienzos del siglo XIX y XX en varias regiones de Francia.


1.4. EN LA EDAD MODERNA:

Con el advenimiento de la Edad Moderna (Siglo XV), bajo el régimen de la
monarquía absoluta, casi no se aportó una mejora en la condición jurídica y social de la
mujer en Europa, lo que significa que siguió sometida a la potestad del padre o del

10
Idem.
11
Idem.
15


marido, careciendo de muchos derechos y en consecuencia siendo objeto de violencia
genérica en su contra.

Fue en el mundo de la lengua inglesa, donde se iniciaron mayores esfuerzos por
parte de las mujeres, con el propósito de lograr la igualdad.

En este contexto, en el año de 1697 la escritora inglesa Mary Astell escribió una
obra titulada“Una propuesta seria a las damas, en la cual se ofrece un método para la
mejora de su espíritu”, obra que sostiene que la educación y la instrucción debe
constituir los cimientos para los derechos de la mujer.

La inglesa Mary Wallstonecraft, fue de las iniciadoras del movimiento
reivindicador de la mujer con su obra “Vindicación de los derechos de la mujer”,
publicada en 1792, la cual es una defensa contra las leyes hechas por los hombres y
contra el mundo estructurado por ellos, en la que también reclamaba que a las mujeres no
se les había dado oportunidades de instrucción.

La obra mas importante en el siglo XIX, en defensa de la mujer, es la del filósofo
inglés John Stuart Mill, publicada en 1861 y titulada “La sujeción de las mujeres”,
obra que a llegado a constituir una de las críticas más certeras y justificadas contra la
discriminación de las mujeres, y que también se ha convertido en un documento clásico
en apoyo de la igualdad jurídica de los sexos.

16


En Alemania el socialista Fernando Augusto Bebel, publicó en Zurcí, en el año
de 1883, su obra: “La mujer en el pasado, en el presente y en el porvenir”, y en dicha
obra reclama la igualdad de los sexos, y dice que “la solución completa y perfecta del
problema de la mujer, es de que no sólo debe lograrse de que sea legalmente igual al
hombre, sino que también debe ser independiente de él, en su libertad en su plenitud
económica, y caminar al lado del hombre hasta donde sea posible en su educación
intelectual.”
12


Las campañas feministas cobraron importancia, y a pesar de las resistencias
lograron evolucionar hasta el siglo XX, iniciándose así el Movimiento de Liberación de
las Mujeres.


1.5 PERIODO DE 1900 A 1970. EL INICIO DE LOS MOVIMIENTOS
FEMINISTAS:
13


1.5.1 A NIVEL MUNDIAL:

El movimiento feminista es un movimiento social, que nace dentro de un marco
social de injusticia contra la mujer, aglutinando a todas las mujeres en una organización
única, que en sus inicios se preocupó por la elaboración de una teoría explicativa de la

12
Navas de Rodríguez, Hilda Otilia. Obra Cit. Pág. 28.
13
San J uan, Regina. Historia del movimiento feminista. Revista LAMBROA, Edit. Emakunde Nº 5 y 6.
Bilbao, España.
17


situación de discriminación, y del análisis de sus causas, objetivo que en su primera etapa
no les fue posible lograr.

El primero de esos movimientos es el llamado, Movimiento de Liberación de las
Mujeres, el cual surge para corregir la injusticia humana, cuya base es: La Organización
Social Patriarcal, que concede privilegios a todos los hombres sobre todas las mujeres. Lo
que presupone la búsqueda de cambios, encaminados a minar las bases de una
organización social basada en la fuerza/violencia del macho, construyendo una
alternativa, basada en el poder de los principios éticos de solidaridad humana.

Se pueden señalar 3 momentos claves en la historia de este proceso:

A) ORIGENES: Sufragismo, derecho a la autonomía.
B) REFORMISMO MASCULINO. 1930/1970, pérdida de autonomía.
C) RESURGIMIENTO DEL FEMINISMO AUTÓNOMO. Su Teoría:
Análisis del Patriarcado. (A partir de 1970)



A) ORIGENES:

Se inicia con un movimiento sufragista, que incide en todo el mundo, provocando
que las mujeres se organicen e impulsen el derecho al voto para lograr elegir y ser
18


elegidas para puestos políticos, pero actuando libre e independientemente de los partidos
políticos, es decir con autonomía propia.


B) REFORMISMO MASCULINO:

A partir de la consecución del voto y a lo largo del período de entreguerras, se
impulsa un repliegue del movimiento a nivel internacional, logrando en los países
democráticos la mayoría de las reformas exigidas: Acceso a la educación, trabajo
asalariado, libertades civiles, y políticas. Pero al no contar con un análisis de las causas
de la desigualdad y por tanto no tener claros los objetivos de transformación que deben
de llevar a la práctica a través de su participación política, las aspiraciones de esta etapa
se pierden, hasta llegar a la total desaparición de la autonomía del Movimiento, absorbido
por las reformas y por la nueva clase revolucionaria, el Movimiento Obrero.
Encontrándose las mujeres en la creencia de que, la liberación de la clase trabajadora
seria su liberación inmediata. Es por tanto, una etapa de reformismo masculino que se
caracteriza por concebir la libertad de las mujeres en función de los intereses de los
hombres.

El Marxismo, confrontación de clases como motor de la historia, convierte al
proletariado, en la nueva clase revolucionaria, y al capitalismo, propiedad privada de los
medios de producción, en causante de las desigualdades. Quedando así, el tema de la
situación de la mujer, sin analizar.
19


Cuando el proyecto socialista es ya una realidad, (1917, Unión Soviética) se
llevan a cabo una serie de reformas: Se da acceso al trabajo asalariado en todas las
profesiones, pero obligan a las mujeres a una doble jornada laboral, considerando sus
trabajos inferiores y por tanto peor retribuidas. Esta experiencia de igualdad
“socialista” (en condiciones de inferioridad), pone las bases para la nueva reflexión que
surgirá en el 70.


C) RESURGIMIENTO DEL FEMINISMO AUTÓNOMO:

El feminismo de los años 70, heredero directo del sufragismo, se caracteriza por la
construcción de análisis propios, como el Análisis del Patriarcado.

La liberación que en un inicio propugnan las sufragistas no supone, porque no hay
condiciones materiales para ello, una alteración del rol sexual en la familia, simplemente
plantean que desde la total libertad se ejercería mejor ese papel. Hoy en cambio, el tema
se plantea en términos de compartir todas las tareas, entre hombres y mujeres, incluidos
el cuidado de las criaturas y el trabajo doméstico, adjudicados siempre a las mujeres.

De ahí, que las reflexiones de esta etapa parten de analizar y comprobar que las
relaciones entre hombres y mujeres son relaciones de poder, que constituyen todo un
sistema de dominio: El Patriarcado, termino introducido y popularizado por Kate
20


Millet, en la obra “Política Sexual”, en la que retoma el discurso sufragista y denuncia el
injusto poder de los hombres sobre las mujeres.

Así nace de nuevo el feminismo autónomo, que vuelve a denunciar las diferencias
de poder entre hombres y mujeres como raíz de la desigualdad, recuperándose entonces,
la autonomía en el análisis y la característica de criticar un mundo que jerarquiza a las
personas por su sexo.


1.5.2 EN EL SALVADOR:

El inicio de las organizaciones de mujeres estuvo íntimamente ligado a las luchas
sociales de cada época, en tal sentido las luchas de las mujeres estaban orientadas a
apoyar la lucha del pueblo contra los regímenes autoritarios y excluyentes que les
gobernaban.

En este contexto, el inicio de las luchas de las mujeres en El Salvador, se remonta
hasta el período colonial en el que, por ejemplo, se puede citar a Manuela Miranda,
mujer que por participar en las primeras jornadas independencistas de 1814, fue azotada
en la plaza de Sensuntepeque.
14



14
Matus, Silvia. La mujer en la historia. Folleto Nº 1. Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes. El
Salvador, 1992.
21


No obstante estas participaciones de la mujer durante la colonia, es hasta 1920
cuando se empiezan a formar en el país grupos de artesanos y obreros que propugnaban
cambios políticos y reformas sociales, que se impulsa también la participación política de
la mujer.

Iniciándose en este ámbito, la participación activa de las mujeres en el año de
1921; siendo las vendedoras de los mercados de San Salvador las que, por primera vez,
protestaron contra las pésimas condiciones de vida y la represión implementada por la
tiranía de los Menéndez Quiñónez.
15
Régimen que en respuesta a dichas protestas
promovió la organización de lo que se llamó “Liga Roja”, la cual estaba conformada por
población civil y tenía como función promover el respaldo popular al régimen, pero
también controlar los brotes insurreccionales que pudieran presentarse. Una segunda
participación de las mujeres se da el 24 de diciembre de 1922, día en el que seis mil
mujeres participaron en una marcha pacífica vestidas de negro en signo de luto por la
muerte de la democracia, y en apoyo a la candidatura del Doctor Miguel Tomas Molina,
marcha que fue masacrada por la Liga Roja.
16


La lucha por la defensa de los derechos políticos de las mujeres se inicia en 1930,
año en el que Doña Prudencia Ayala, poetisa, exigió ser inscrita como ciudadana y
poder ejercer su derecho al voto como tal, lanzando también, su candidatura
presidencial para las elecciones de ese mismo año. Fundamentando su solicitud en el
hecho de que, “el término Salvadoreño, que figuraba en la Constitución vigente para esa

15
Domínguez Magaña, Liza. De acciones de mujeres y olvidos Estatales. Instituto de Investigación,
capacitación y desarrollo de la mujer, IMU. Segunda edición. Pág. 57.
16
Moreno, Elsa. Mujeres y política en El Salvador. Edit. FLACSO-Sede, San J osé, Costa Rica. Pág. 23.
22


fecha, al definir quienes tenían derecho a la ciudadanía, amparaba a todos aquellos que
ostentaran esta nacionalidad, y que por tanto, siendo ella mujer nacida en territorio
Salvadoreño, estaba implícitamente involucrada.”
17


La primera instancia que debía conocer de esta solicitud era el Alcalde Capitalino,
quien transgrediendo el procedimiento indicado en la Ley Electoral, la transfirió
directamente al Concejo de Ministros, siendo este último el que dictaminó: “Que el
término Salvadoreño hacía referencia a las personas de género masculino nacidas en
El Salvador, por lo cual, las mujeres no tenían derecho a ser reconocidas como
ciudadanas y mucho menos ser inscritas en el libro de los votantes”. Ante esta
negativa, Doña Prudencia presentó un recurso de Amparo a la Corte Suprema de J usticia,
en donde lo declararon improcedente bajo el argumento de que el recurso de amparo
cobijaba exclusivamente los derechos individuales, más no los políticos.
18


Estas resoluciones no sólo hicieron evidente el dominio del sistema patriarcal,
sino que también patentizaron la discriminación hacia las mujeres, por el simple
hecho de serlo.

Siendo hasta 1947, que se fundó “La Liga Femenina Salvadoreña”,
constituyendo ésta la primera organización femenina cuyos objetivos fundamentales
estaban orientados a defender los intereses y derechos de las mujeres y los niños,
planteando, entre otras cosas, la necesidad de que se les concediera el derecho al voto.

17
Ibidem. Pág. 11-12.
18
Ibidem. Pág. 12.
23


Derecho que, con la reforma constitucional de 1950, se hace efectivo mediante el
otorgamiento de los derechos políticos y civiles a las Mujeres en El salvador.
19


A partir de esta fecha, a lo largo del tiempo se registra el surgimiento de una serie
de organizaciones de mujeres que, al igual que las primeras se identificaban con los
movimientos y partidos políticos de la época, característica que perduró hasta el período
de post-guerra. Siendo así como en los comienzos de los noventa, surge una nueva serie
de organizaciones independientes de los movimientos políticos, con una finalidad propia:
Defender los derechos de las mujeres, propugnando la erradicación de la violencia en su
contra, así como la creación de leyes no discriminatorias para lograr la eliminación de
la desigualdad existente entre hombres mujeres.


1.6 PERIODO DE 1970 HASTA NUESTROS DIAS:

Hasta este tiempo (1970), el Movimiento de Liberación de las Mujeres constituía
una organización única, con el papel fundamental de avanzar en la libertad de las
mujeres; pero de este organismo unitario se fueron creando diversas organizaciones
feministas a nivel internacional, independientes organizativamente de ese tronco
común.
20



19
Ibidem. Pág. 16.
20
San J uan, Regina. Historia del movimiento feminista. Revista LAMBROA, Edit. Emakunde Nº 7.
Bilbao, España.
24


Siendo así, como, por las presiones de esas diversas organizaciones para que se
reconozca la igualdad entre hombres y mujeres, la intervención de la Organización de las
Naciones Unidas no se hizo esperar, puesto que a partir de la década de los 70, las
conferencias mundiales de Naciones Unidas, han promovido las condiciones para crear
conciencia sobre la dimensión y gravedad de este fenómeno, siendo en el año de 1974, en
el que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas convocó a la Primera
Conferencia Mundial sobre la Mujer, la cual se celebró en México en el año de 1975.
Como producto de esta Primera Conferencia se emitieron una serie de recomendaciones y
programas de acción destinados a eliminar progresivamente la discriminación contra la
mujer, centrados especialmente en torno a los problemas de la educación, la salud, el
trabajo y la legislación.
21


Después de algunos años, el 18 de Diciembre de 1979, la Asamblea General de la
Organización de Naciones Unidas, en resolución 34/180, aprobó la Convención sobre la
Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la cual es
adoptada con el objeto de incorporar a las mujeres a la esfera de los derechos humanos
en sus diferentes manifestaciones, para garantizarles el ejercicio y goce de los mismos en
igualdad de condiciones con el hombre, pese a que ya existía la Declaración Universal de
los Derechos Humanos, pues habían reconocido que tales derechos resultaban letra
muerta en lo que respecta a la mujer.

La Segunda de estas conferencias Mundiales sobre la Mujer, fue celebrada en
1980, en Copenhague, reconociéndose en ella que no se había adelantado nada, en

21
Mujeres en busca de un Nuevo Humanismo. Colección Salvat, Barcelona, 1981. Pág. 6-7
25


relación a las recomendaciones emitidas en la primera, pese a los buenos propósitos de
los Estados allí representados, ya que son pocos los que se atreven a poner en práctica las
mismas para enfrentar la discriminación en contra de la mujer.
22


La Tercera Conferencia Mundial sobre la Mujer, fue celebrada por la
Organización de las Naciones Unidas en Nairobi, Kenya en el año de 1985, aprobándose
en ella las Estrategias de aplicación orientadas hacia el futuro para el adelanto de
la mujer, las cuales contenían un aspecto fundamental, y era el de incorporar a la mujer a
las actividades de la corriente general del desarrollo.
23


La Cuarta y última de esta serie de Conferencias Mundiales sobre la Mujer, fue
celebrada en el año de 1995, en Beijing, China; en ella las Naciones Unidas reconocieron
que la violencia contra las mujeres es un obstáculo para la igualdad, el desarrollo y la paz
de los pueblos, impidiendo que las mujeres disfruten de sus derechos humanos y
libertades fundamentales.
24


En la Conferencia que se relaciona en el párrafo anterior, fueron aprobadas por
unanimidad la “Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing.” En ella, los
Gobiernos reafirmaron su adhesión a la eliminación de la discriminación contra la mujer
y de todos los obstáculos que impiden la igualdad en los dos sexos. La Plataforma
define objetivos estratégicos y describe medidas que los gobiernos, las

22
Ibidem. Pág. 7
23
Las Naciones Unidas y las Mujeres. Pág. 4
24
Violencia contra las Mujeres. Ministerio de Trabajo y asuntos sociales. Instituto de la Mujer, Madrid,
1999. Pág. 1
26


organizaciones no gubernamentales y el sector privado han de adoptar en los próximos
cinco años a partir de su celebración. En resumen, el objetivo de la Plataforma es
promover y proteger el goce de los Derechos Humanos para todas las mujeres en todas
las etapas de su vida. Así mismo se propone establecer el “principio del poder y la
responsabilidad compartida” entre las mujeres y los hombres en el hogar.
25
Cabe
mencionar que tanto la Declaración como la Plataforma de Acción, no tienen un carácter
vinculante, entiéndase obligatorio, para los gobiernos que las hayan suscrito, siendo esto
lo que las diferencia de los Tratados y las Convenciones.

Sin embargo, es hasta el 9 de J unio de 1994, cuando se adopta la “Convención
Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer”
(Convención de Belém do Pará), la cual fue aprobada por la Asamblea General de la
Organización de Estados Americanos, O.E.A., en Belém do Pará, Brasil, y ratificada por
unanimidad por la Asamblea Legislativa de El Salvador el 23 de agosto de 1995.

En el marco de las obligaciones contraídas por El Salvador en la Convención de
“Belém do Pará”, es aprobada el 28 de noviembre de 1996, la Ley Contra la Violencia
Intrafamiliar, cuya entrada en vigencia a partir del 28 de Diciembre del mismo año,
significó la inclusión en nuestro derecho positivo de una Ley especial que junto a la
Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra
la Mujer habilitaron un marco jurídico vinculante que contribuyera desde el campo del
derecho a que se vaya superando el concepto tradicional, según el cual la violencia
intrafamiliar es un asunto del ámbito privado, donde el Estado no debe entrometerse;

25
La Plataforma de Acción de Beijing. Naciones Unidas. Resumen.
27


problema que hasta nuestros días, aún permanece oculto, debido a valores y costumbres
culturales gestadas en el Sistema Patriarcal. Dicha Ley, ciertamente se constituye en una
herramienta jurídica que en su aplicación, durante estos cuatro años y medio, ha
puesto en evidencia el fenómeno frente a los ojos de la sociedad y de la Administración
de J usticia.

Es importante mencionar que en El Salvador, pese a la entrada en vigencia de la
Ley antes mencionada, hasta la fecha no se ha realizado ninguna investigación a nivel
nacional que proporcione datos concretos sobre la magnitud y frecuencia con que las
mujeres son víctimas de violencia, en cualquiera de sus formas. Sí existen, y son pocas,
investigaciones parciales que de alguna forma han proporcionado datos que pueden servir
de parámetro, para formarse una idea de lo que en la actualidad podría estar sucediendo
en los hogares salvadoreños. Así por ejemplo, la primera de esas investigaciones
denominada “Maltrato Físico a la Mujer Salvadoreña”, realizada en 1989 por Mercedes
Cañas, estableció:

“1- Que de una muestra de 200 niños encuestados, pertenecientes a igual número
de hogares en San Salvador, en donde existía tanto figura materna como paterna, 121 de
ellos reportaron que sus padres en ocasiones peleaban.

2- Se encontró que de esos mismos hogares, el 33.5% de los esposos o
compañeros de vida insultaban a las mujeres.

28


3- Que 114 niños, es decir el 57%, afirmaron que su mamá era agredida
físicamente por su esposo o compañero de vida.”
26


También, de acuerdo a los datos estadísticos sobre violencia intrafamiliar
recopilados por la Corte Suprema de J usticia, se tiene que durante el año dos mil, el
Órgano judicial a través de los J uzgados de Paz de San salvador atendió e inició 3843
procesos por violencia intrafamiliar ejercida en contra de mujeres, frente a 535 casos en
los que la víctima era el hombre. Mientras que en los J uzgados de Familia se iniciaron
420 procesos por violencia intrafamiliar, igualmente ejercida sobre mujeres, y solamente
45 en los que la víctima era el hombre(Ver anexo 2). Tomando en cuenta estos datos y
el hecho de que a través de los años la mujer ha estado sometida al hombre y por tanto
propensa a ser víctima de violencia, se puede reafirmar que en la actualidad la mujer
sigue siendo una víctima potencial de los abusos de los hombres, puesto que la diferencia
entre los procesos iniciados, demuestra que son muchos más los hombres que ejercen
actos de violencia en contra de las mujeres.

En términos generales, de lo anteriormente expuesto, puede afirmarse que la
violencia dentro de la familia, se ha convertido en un fenómeno social complejo, que
hasta hace algún tiempo había permanecido oculto, posibilitando la impunidad del
infractor y la consecuente desprotección de la víctima, por la falta de una legislación
adecuada que la regulase, y además que la violencia de la que es objeto la mujer
salvadoreña, no sólo se refiere a la agresión física, sino también a aquellas formas en que

26
Cañas, Mercedes. Violencia Domestica en El Salvador. Procuraduría Adjunta para la Defensa de la
Mujer. El Salvador, J ulio 1994. Pág. 50-51.
29


se ejerce sutilmente, sin que por ello se produzcan daños visibles. Es decir, que sufren
igual violencia las mujeres que son golpeadas, como las que son humilladas en sus casas.

Pero sin duda, se considera que el reconocimiento del problema de la violencia
hacia la mujer, por parte del Estado Salvadoreño, reflejado en la necesidad de regularlo
en el Derecho Positivo, es un avance significativo (no suficiente, por cierto) para que las
nuevas generaciones y la conciencia colectiva modifiquen los patrones de conducta
basados en la desigualdad de género que propician violencia doméstica en el seno
familiar.



2.- FUNDAMENTO DOCTRINARIO:

Se conceptualizará los aspectos considerados como necesarios y fundamentales en
la realización de la investigación, tomando como referencia inmediata el problema que
nos ocupa.



2.1. Violencia Intrafamiliar.
A lo largo de la historia se ha tolerado la violencia como una forma de resolver las
tensiones y conflictos que se presentan tanto en el ámbito colectivo de la sociedad, como
30


en el ámbito familiar, sin tomar en cuenta que la Violencia “es toda forma específica de
fuerza que lesiona, destruye y mata.”
27


En este sentido, el ámbito más susceptible y vulnerable ante los estragos que
pueden ocasionar las distintas formas de violencia, resulta ser el familiar, y ello debido a
que el límite de la privacidad impide que se conozca la magnitud del problema,
resultando ser la sociedad misma la que se encargue de ignorar y, porque no decir,
justificar los incidentes familiares violentos, a través de dichos populares como el de
“entre hermanos y casados nadie debe meter su mano”, perpetuando la creencia que lo
que sucede dentro de las paredes de una casa es privado y nadie debe intervenir.


2.1.1 Concepto de Violencia Intrafamiliar.

Doctrinariamente, Violencia Intrafamiliar es “ la que se ejerce y sufre dentro de
la familia, o entre personas que tienen o han tenido vínculos afectivos”.
28
Por lo
general, las víctimas más comunes de esta violencia son las mujeres y los niños, ya que
son ellos quienes ocupan, dentro de la estructura jerárquica familiar, una posición de
subordinación y obediencia respecto del padre, quien muchas veces resulta ser el agresor.
El concepto legal, lo prescribe el artículo 3 de la Ley Contra la Violencia
Intrafamiliar, el cual literalmente dice: “Constituye violencia intrafamiliar, cualquier
acción u omisión, directa o indirecta que cause daño, sufrimiento físico, sexual,

27
Martín-Baró, Ignacio. Revista Costarricense de Psicología. Costa Rica, número 12-13. Diciembre 1988.
28
Cañas, Mercedes. Obra Cit. Pág. 10.
31


psicológico o muerte a las personas integrantes de la familia.” Dentro de este tipo de
violencia, la que se ejerce contra la esposa o compañera de vida, es la que según
investigaciones en todo el mundo, se realiza con mucha más frecuencia.
29
Esta misma
violencia, también ha recibido el nombre de Violencia Marital, Violencia Conyugal,
Violencia en la Relación de Pareja,
30
Violencia contra la Mujer y más recientemente
Violencia de Género.

Dentro de nuestro ordenamiento jurídico, es la Convención Interamericana para
Prevenir, Sancionar, y Erradicar la Violencia contra la mujer, o Convención de Belém do
Pará, ratificada por la Asamblea Legislativa el 23 de agosto de 1995, la que define en
el artículo 1 lo que debe entenderse por Violencia contra la Mujer, estableciendo que:
“ ... debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada
en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la
mujer, tanto en el ámbito público como en el privado.”





2.1.2 Características.


29
Cañas, Mercedes. Palabra de Mujer. Publicación Feminista Salvadoreña. 1990. Pág. 7-8
30
Cañas, Mercedes. Obra Cit. Pág. 11.

32


La violencia contra las mujeres es producto de la perpetuación de una
organización social (el patriarcado), en la que el hombre es colocado en la cúspide de la
estructura jerárquica familiar, desde donde ejerce el poder del cual es dotado socialmente
para dirigir y someter a su antojo a los miembros de su familia.

Conforme lo antes expuesto, la violencia que se ejerce contra la mujer tiene las
siguientes características:

“1- Se da en el marco de la pareja, es decir implica vulnerar la relación de
confianza que existe entre la víctima y el agresor.

2- El agresor y su víctima normalmente conviven, es decir que la mujer está
permanentemente expuesta a una posible agresión.

3- Por darse en el hogar, el maltrato generalmente no tienen testigos. Se da en el
ámbito de lo privado donde existe libertad casi absoluta para el hombre.

4- El agresor se aprovecha de una relación de poder y de superioridad de fuerza
física.

5- El maltrato no es un hecho aislado o excepcional sino que mas bien se repite y
adquiere gravedad y/o peligrosidad por lo repetitivo.”
31


31
AMNLAE. (Asociación de Mujeres nicaragüenses Luisa Amanda Espinoza). “Aportes al análisis del
maltrato en la relación de pareja.” Nicaragua, 1986. Pág. 50.
33




2.1.3 Elementos.

La violencia que tiene como víctima a la mujer se hace posible cuando se
encuentran tres elementos importantes:
1- “Un agente que al gozar de cierta cuota de poder en relación con la victima
tiene derecho a controlarla o someterla mediante el uso de la fuerza.

2- Una víctima que tiene un bajo status social, que es considerada menos que un
ser humano, o sencillamente diferente de la condición y dignidad del agresor.

3- Un escenario que estimula la ejecución de actos violentos.”
32



Estos elementos no son más, que un producto de la proyección del patriarcado en el
interior de la pareja: El hombre asumiendo su rol de “macho”, “fuerte”, con poder
suficiente para controlar el mundo; mientras que la mujer su rol de esposa y madre,
obediente y sumisa a las órdenes del hombre. Relaciones desiguales que crean el
escenario perfecto para el ejercicio de la violencia.



32
Mujer y Violencia en El Salvador. Organización Panamericana de la Salud, Universidad Centro
Americana “J osé Simeón Cañas” San Salvador, febrero 1992. Mimeografiado.
34



2.1.4 Formas en que puede manifestarse la Violencia contra la Mujer en la relación
de pareja.

Cuando a las mujeres se les enseña que su principal función es ser madres y
esposas, significa que el hogar viene a ser el lugar en donde se adquiere la mayor y casi
exclusiva realización que como tales pueden alcanzar. Pero sucede, que ese “hogar dulce
hogar” se convierte para muchas mujeres en un centro de reclusión en donde día a día
puede ser objeto de malos tratos, o llegar inclusive, a ser una víctima más de homicidio,
en donde los esposos o compañeros de vida lejos de ser sus protectores son mas bien sus
carceleros y verdugos.

Como ya se dijo, la violencia que tiene como víctima a la mujer ( Violencia
Genérica) está enmarcada dentro de lo se conoce como Violencia Intrafamiliar, razón por
la que, al igual que ésta última, las formas en que la primera puede manifestarse son:

1- Violencia Psicológica: La cual se define como “toda acción u omisión
cometida contra una mujer, que daña su integridad emocional, la concepción y
el valor de si misma o la posibilidad de desarrollar todo su potencial como
humana”.
33
Esta se ejerce a través de insultos, gritos, amenazas, críticas, la
culpa de todo lo que le sucede, la humilla, la ridiculiza, no la deja salir, etc.

33
Quirós, Edda. Sentir, pensar y enfrentar la Violencia Intrafamiliar. Proyecto Mujer, Salud y desarrollo
OPS/OMS El Salvador. Pág. 49.
35


2- Violencia Física: Consiste en “el uso de la fuerza física o la coerción, por
parte del hombre contra la mujer, para lograr que la otra persona involucrada
en una relación íntima (presente o pasada) haga algo que no desea con
limitación de sus derechos.”
34
Esta violencia se concretiza a través de golpes,
pellizcos, bofetadas, patadas, quemaduras, fracturas, alcanzando su máxima
expresión con la muerte de la víctima.
3- Violencia Sexual: Se define como “el uso de la fuerza física, la coerción o la
intimidación psicológica para hacer que la mujer lleve a cabo un acto
sexual.”
35
Son ejemplos de esta forma de violencia que obliguen a la mujer a
tener relaciones sexuales ( lo cual constituye una violación) , que no tomen en
consideración sus necesidades sexuales, que la obliguen a realizar prácticas
sexuales que no le gusten, etcétera.


2.2. Sexo-Género:

Es importante distinguir y entender los significados de las palabras sexo y género,
para poder comprender porqué las mujeres son víctimas potenciales de la violencia
intrafamiliar, y si existe la posibilidad de poder cambiar ese esquema de vulnerabilidad
en el que se encuentran.


34
Batres, Gioconda y Claramunt, Cecilia. Violencia contra la Mujer en la Familia Costarricense. San jose,
Costa Rica, 1993. Pág. 31
35
Idem.
36


Así, el Sexo se refiere a las pocas diferencias, determinadas biológicamente,
entre hombres y mujeres, diferencias que por lo tanto son naturales, v.gr, sus órganos
genitales. Mientras que el Género es ese conjunto de características, roles, actitudes,
valores y símbolos que conforman el deber ser de cada hombre y de cada mujer
impuestos dicotómicamente a cada sexo, a través del proceso de socialización y que
hacen aparecer a los sexos como diametralmente opuestos por naturaleza,
36
v.gr: las
mujeres son débiles, los hombres fuertes; las mujeres son tiernas, los hombres duros.
Dicho proceso de socialización, es entendido como la forma en que una determinada
sociedad u orden social logra pervivir y reproducirse, transmitiendo a los nuevos
miembros aquellas normas y principios necesarios para la continuidad del sistema.
37


Vale mencionar que, es mediante ese proceso de enseñanza (entiéndase
socialización), que generalmente a los niños se les inculca la violencia, la fuerza, la
agresividad y además se les niega la expresión de sentimientos; y a las niñas se les
condiciona para que sean dóciles, sumisas y obedientes, negándoseles o haciéndoles muy
difícil la realización en áreas profesionales.

En tal sentido, si el sexo es el determinado biológicamente y el género es
construido social, cultural e históricamente, significa que las funciones de madre y mujer
de su casa, que tradicionalmente se asignan a la mujer y que la colocan en una posición
de subordinación en relación a los hombres, tienen implícita la posibilidad de cambio, ya
que no son funciones inherentes por naturaleza, sino que son una construcción social que

36
Facio, Alda. Género e igualdad jurídica entre sexos. Manual de Capacitación para jueces y juezas.
37
Martín-Baró, Ignacio. Acción e Ideología. UCA Editores, 1998. Pág. 114.
37


puede ser modificada al distribuir las funciones, roles y aptitudes en forma equivalente a
uno u otro sexo, los cuales al ser aceptados y transmitidos a las nuevas generaciones a
través del proceso de socialización, tendría como consecuencia la eliminación de la
desigualdad, y por ello las mujeres, también dejarían de ser victimas potenciales de
violencia.

De igual forma, la violencia, agresividad y fuerza mal enfocada en los hombres,
puede ser corregida, pues no se trata de una situación biológica natural inmodificable,
sino adquirida en la sociedad.


2.3. Aspectos Procesales.

2.3.1 Definición de Proceso y Procedimiento:

El vocablo Proceso viene del Latín Processus, de procedere, que
etimológicamente significa “avanzar, marchar, desarrollar, llevar a cabo. En su acepción
corriente puede concebirse como la serie o conjunto de actos tendientes a lograr un fín
determinado.”
38

Para Manuel Ossorio, el proceso se puede definir desde un sentido amplio y otro
restringido, así: En un sentido amplio equivale a juicio, causa o pleito. En un sentido más

38
Azula Camacho, J aime. Manuel de Derecho procesal. Editorial ABC, Bogotá 1982. Pág. 37.
38


restringido, el expediente autos o legajos en que se registran los actos de un juicio,
cualquiera sea su naturaleza.
39


Por otra parte, el Procedimiento es definido por Capitant como “el conjunto de
actos cumplidos para lograr una solución judicial”
40


Garrone, es quien se encarga de diferenciar los términos antes mencionados,
sosteniendo que: “El Proceso representa el conjunto de actos que son necesarios, en cada
caso, para obtener la creación de una norma individual. El Procedimiento, constituye
cada una de las fases o etapas que el proceso puede comprender.”

Es importante mencionar que la Ley objeto de estudio, utiliza indistintamente los
términos Proceso y Procedimiento, como si se tratáse de sinónimos, y no de términos con
significados distintos. De hecho, en la práctica judicial se observa que en Sentencias
pronunciadas en apelación por la Cámara de Familia de la Sección del Centro, se
denomina al trámite como procedimiento y no como proceso. ( Sentencias de Cámara de
Familia de la Sección del Centro con referencia 123-A-2000, 13-A-2001 y 36-A-2001)


2.3.2 Medidas Cautelares:


39
Ossorio, Manuel. Diccionario de Ciencias J urídicas, Políticas y Sociales. Editorial Heliasta S.R.L.
Pág. 615.
40
Citado por De Santo, Víctor, en Diccionario de Derecho Procesal. Editorial Universidad. Buenos Aires
1991. Pág. 284
39


A) Concepto:

Son todas aquellas medidas que pueden ser “adoptadas en un juicio o proceso, a
instancia de parte o de oficio, para prevenir que la resolución del mismo pueda ser más
eficaz.”
41



B) Naturaleza:

Las medidas cautelares, surgen ante la necesidad de asegurar el cumplimiento de
las resoluciones judiciales, con el objeto de que una vez finalizado el proceso, la
sentencia sea de eficaz cumplimiento. En tal sentido el fundamento de toda medida
cautelar es mantener la igualdad de las partes en el proceso.
42



C) Clasificación:

Las medidas cautelares pueden ser de orden Patrimonial y Extra-Patrimonial.
43

Son de orden patrimonial, las que tienen por objeto tutelar derechos patrimoniales, siendo
ejemplos de ellas, el embargo, la anotación preventiva de la demanda, etc. Mientras que
las de orden extra-patrimonial, refiérense a aquellas que persiguen salvaguardar la

41
Ossorio, Manuel. Diccionario de Ciencias J urídicas, Políticas y Sociales. Editorial Heliasta S.R.L.
Pág. 458.
42
Martínez Botos, Raúl. Medidas Cautelares. Editorial Universidad, Buenos Aires 1990. Pág. 28-29.
43
Iñigo, Delia B. Derecho de Familia. Edit. Abeledo Perrot. Pág. 186.
40


integridad de las personas, llamadas específicamente Medidas de Protección,
incluyéndose, para el fenómeno objeto de estudio, a todos o alguno de los miembros de la
familia. Por tanto, dentro de éstas últimas, se incluyen las previstas en el artículo 7 de la
Ley Contra la Violencia Intrafamiliar.

La relación existente entre las medidas cautelares y las medidas de protección, es
la misma que existe entre género y especie, respectivamente; ya que las medidas de
protección son en sí mismas una subclasificación de las medidas cautelares.
Asimilándose unas y otras, por el hecho de que ambas persiguen la protección de los
intereses de las partes, así: Las medidas cautelares están referidas principalmente al
aseguramiento de los intereses patrimoniales, con el objeto de asegurar el cumplimiento
de la sentencia; y las medidas de protección, protegen a las personas, haciendo cesar una
conducta perjudicial, que a la postre podría causar un daño físico, tan irreversible como la
muerte de la víctima, o un daño psicológico.


2.3.3 Formas Anormales de Terminar un Proceso:

Un proceso, termina anormalmente cuando no se agota la totalidad de sus etapas,
y como consecuencia no llega a la fase de sentencia.

Dicha terminación anormal puede ocurrir por dos grupos de causas, clasificadas
de acuerdo con los efectos que producen:
41



“1.- Las que implican terminación del proceso, pero que, por regla general no
impiden que posteriormente vuelva instaurarse. Ocurre, por ejemplo, en el caso de la
nulidad que abarca el auto de admisión de la demanda.

2.- Las que entrañan la extinción definitiva del proceso, esto es que pueda volver a
plantearse de manera eficaz, pues en el caso de que se instaurara nuevamente, el
demandado puede impedir que se continúe mediante la proposición de la causa que
originó la terminación anormal anterior. Integran este grupo: El desistimiento, la
transacción y la conciliación.”
44


Algunos autores incluyen en este grupo el allanamiento, criterio que no es
compartido por Jaime Azula Camacho, en su obra ya citada, por el hecho de que, como
consecuencia del allanamiento solamente se omiten ciertas etapas, como es el caso del
período probatorio, para llegar a la sentencia, hecho que constituye un medio normal de
terminar el proceso. Posición que comparto, por evidenciarse como tal en los artículos 27
y 28 de la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar.



a) La Conciliación:


44
Azula Camacho, J aime. Manuel de Derecho procesal. Editorial ABC, Bogotá 1982. Pág. 427.
42


Para Víctor De Santo, la conciliación es: “Un acto judicial que tiene por finalidad
evitar el litigio, procurando que las partes se avengan o transijan sobre la cuestión
debatida.”
45


En el Código de Procedimientos Civiles, el artículo 164 define la conciliación así:
“Es un acto preparatorio para el juicio, que tiene por objeto evitar el pleito que alguno
quiere entablar, procurando que las partes se avengan, [.....]”

La conciliación puede ser: “Procesal o PreProcesal. Es preprocesal la que se
verifica con antelación al proceso y como medio de prevenirlo, y es procesal cuando tiene
ocurrencia en el curso del proceso y en la etapa que al efecto la ley señala, lo que entraña
que el funcionario debe propiciarla.”
46
Es importante mencionar que cuando la
conciliación se realiza de forma preprocesal, ésta debe ser reconocida por el juez, acto
que recibe el nombre de Homologación, lo cual significa: “Confirmación por el juez de
ciertos actos y convenios de las partes”.
47
La conciliación produce el efecto de una
sentencia ejecutoriada, con valor de cosa juzgada.
48
Lo que significa que la conciliación
podrá oponerse como excepción perentoria en caso de que se pretenda iniciar otro
proceso contra la misma persona y por el mismo hecho que ya fue conciliado.

Sobre la operatividad de la conciliación en el ámbito de la Ley Contra la
Violencia Intrafamiliar, se hará referencia en el capitulo IV.

45
De Santo, Victor, Diccionario de Derecho Procesal. Editorial Universidad. Buenos Aires 1991.Pág. 63.
46
Azula Camacho, J aime. Obra Cit. Pág. 443-444.
47
Ossorio, Manuel. Obra Cit. Pág. 354.
48
Devis Echandía, Hernando. Teoría General del Proceso. Editorial Universidad, Buenos Aires 1997.
Pág. 519.
43




b) La Transacción:

“Es un acto jurídico bilateral mediante el cual las partes, haciéndose concesiones
recíprocas, extinguen obligaciones.”
49


El Código Civil en el artículo 2192, define la transacción como “un contrato en
que las partes terminan extrajudicialmente un litigio pendiente, o precaven un litigio
eventual”.

Cuando la transacción se celebra extrajudicialmente, para que tenga el efecto de
producir la terminación del proceso, al igual que la conciliación, deberá ser reconocida o
confirmada por el juez que está conociendo del proceso. Vale aclarar que la transacción
opera principalmente para dirimir cuestiones puramente pecuniarias y no derechos
personales.




c) El Allanamiento:


49
De Santo, Victor. Obra Cit. Pág. 413.
44


“Es el acto procesal, consistente en la sumisión o aceptación que hace el
demandado, conformándose con la pretensión formulada por el actor en su demanda.”
50


El allanamiento puede producirse en dos momentos: En la contestación de la
demanda, que es lo usual, o posteriormente, pero antes que se dicte sentencia de primera
instancia,
51
y en ambos casos el demandado lo que hace es reconocer como verdaderos
los hechos que en la demanda se plantean. Vale mencionar, que el allanamiento exige la
aprobación o reconocimiento del juez, ya que podrán presentarse casos en los que el
allanamiento no será procedente, v. gr., que lo realice un representante legal sin poder
suficiente para ello (Ver Art. 48 L.Pr.Fam). Verificado esto la sentencia pronunciada, por
lo general, será condenatoria para el demandado. O bien, en la Ley contra la Violencia,
los hechos de violencia serán atribuidos al agresor. (Ver Arts. 27 y 28 LCVI)


d) El Desistimiento:

“Es el acto de abandonar la instancia, la acción, o cualquier otro trámite del
procedimiento. Puede ser expreso o tácito, el tácito opera al dejar vencer voluntariamente
el termino procesal.”
52


El artículo 464 del Código de Procedimientos Civiles, define el desistimiento
como: “El apartamiento o la renuncia de alguna acción o recurso”.

50
Ibidem. Pág. 27.
51
Azula Camacho, J aime. Obra Cit. Pág. 329.
52
Ossorio, Manuel. Obra Cit. Pág. 246.
45



El desistimiento de la demanda puede ser: “ Total o Parcial. El desistimiento total
le pone fin al proceso y equivale a desistir de éste, mientras que en el desistimiento
parcial de la demanda, el proceso continúa.”
53



Dentro de la Ley contra la violencia Intrafamiliar, la conciliación puede ocurrir en
sede administrativa, es decir, ante la Procuraduría General de la República (Art. 16
LCVI); y además, también se contempla el allanamiento, acto que podrá ser realizado
dentro de la audiencia preliminar, produciéndose, como consecuencia inmediata, la
resolución en la misma audiencia (Art. 27-28 LCVI). En cuanto al desistimiento, no se
regula expresamente; sin embargo es frecuente el abandono de las denuncias interpuestas
por las víctimas, según se analizará en el capitulo IV.



3. - MARCO JURÍDICO:

Dentro de la jerarquía de las normas jurídicas en nuestro país, la Constitución de
la República ostenta un lugar privilegiado, puesto que así lo dispone el Artículo 246 de
la misma, prevaleciendo inclusive sobre los Tratados Internacionales, y estos a su vez se
encuentran por encima de las leyes secundarias (Art. 144 Cn) cuando surja un conflicto

53
Devis Echandia, Hernando. Obra Cit. Pág. 521
46


entre el tratado y la Ley, lo que significa, que los Tratados una vez firmados y ratificados
por nuestro Estado adquieren obligatoriedad jurídica.

De acuerdo al orden enunciado en el párrafo anterior, se conocerá el Marco
J urídico de nuestro país, que se relaciona con la protección de las mujeres víctimas de
violencia.



3.1 LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA:

Siendo que el fenómeno objeto de estudio, esta estrechamente vinculado con el
ámbito familiar, es pertinente mencionar que el núcleo familiar y las diversas relaciones
entre sus miembros, por principio Constitucional están debidamente protegidos,
conforme lo expresa el artículo 32 de la Constitución de la Republica, el cual establece
que: “La familia es la base fundamental de la sociedad y tendrá la protección del Estado,
quien dictará la legislación necesaria, y creará los organismos y servicios apropiados
para su integración, bienestar y desarrollo social, cultural y económico...” Conforme lo
resaltado en cursivas, el Estado tiene la obligación de proteger a la familia, por medio de
leyes que les aseguren el goce los derechos fundamentales como la libertad, la salud, la
educación, el bienestar económico, la justicia, etc.. Pero cabe mencionar que la
protección a que hace referencia el artículo, no es una simple protección jurídica
54
, sino
que es una protección que trasciende esa esfera al buscar la integración entre los

54
Exposición de Motivos de la Constitución de la Republica de El Salvador, 1993.
47


miembros de la familia, fortaleciendo, a través de los organismos adecuados, como por
ejemplo el Sistema Nacional de Protección a la Familia y Personas Adultas Mayores, la
solidaridad, el respeto a la personalidad y a la dignidad entre cada uno de sus miembros.

En el mismo artículo 32 inciso segundo, se proclama la igualdad jurídica de los
cónyuges, lo que significa que debe existir entre ellos igualdad de derechos y
obligaciones.


3.2 LOS TRATADOS INTERNACIONALES:

Son aquellos acuerdos internacionales celebrados de conformidad con el
procedimiento especial que cada Estado arbitra en su ordenamiento interno.
55
Así, según
lo prescrito por el artículo 144 y siguientes de la Constitución de la República, lo
Tratados Internacionales firmados por el Gobierno de nuestro país, y ratificados por la
Asamblea Legislativa, adquieren obligatoriedad J urídica plena, lo que significa que sus
disposiciones serán de obligatorio cumplimiento para todos los habitantes.

En materia de protección, contra la violencia hacia la mujer, nuestro país ha
ratificado distintos instrumentos, tanto del Sistema Universal de la Organización de las
Naciones Unidas, como del Sistema Interamericano de la Organización de los Estados
Americanos, de los que resaltan: La Convención sobre la Eliminación de todas las
Formas de Discriminación contra la Mujer, ratificada por Decreto Legislativo No 705

55
Ossorio, Manuel. Obra Cit. Pág. 763.
48


del 2 de junio de 1981, y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y
Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém do Pará), ratificada por Decreto
Legislativo No 430 del 23 de agosto de 1995, las que corresponden a cada uno de los
sistemas respectivamente. Lo importante de la primera, es que reconoce la discriminación
y la violencia basada en el género, como violaciones de los Derechos Humanos de las
Mujeres, y la segunda incorpora la “Comisión Interamericana de los Derechos Humanos”
para que en caso de violación a la misma, actúe ésta como instancia de denuncia frente a
la discriminación, estableciéndose en el Artículo 12 de la mencionada convención, que
las denuncias o quejas podrán ser presentadas por cualquier persona o grupo de personas,
o por entidades no gubernamentales legalmente reconocidas en uno o más Estados
miembros de la Organización de Estados Americanos.


3.3 EL CODIGO DE FAMILIA Y LA LEY PROCESAL DE FAMILIA:

Entraron en vigencia el uno de Octubre de 1994, desarrollando en su contenido los
principios constitucionales que protegen a la familia. Así, el artículo 3 que prescribe, la
obligación del Estado de proteger a la familia, tiene como fundamento constitucional el
artículo 32 de la Constitución; protección que ampliamente se desarrolla en el artículo
397 y siguientes del Código de Familia.
Especial mención requiere el hecho, de que el Código de Familia tiene como
Principio Rector “la igualdad de derechos del hombre y de la mujer” (Artículo 4), el cual
se reconoce en las disposiciones referentes al matrimonio, unión no matrimonial y
49


divorcio. Así por ejemplo, el artículo 36 prescribe el deber de respeto de los cónyuges, y
en caso de incumplimiento al mismo, los artículos 129 y 130 de la Ley Procesal de
Familia faculta a los J ueces de Familia para ordenar medidas de protección para la
familia afectada.

Pero, hasta este momento (1 de octubre de 1994), aún no existía una ley especial
que tratara en forma particular la Violencia Intrafamiliar.


3.4 LA LEY CONTRA LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR:

Es la primera Ley en nuestro país con carácter especial cuyo enfoque es prevenir,
sancionar y erradicar la Violencia Intrafamiliar. En su artículo 3 proporciona un concepto
de Violencia Intrafamiliar, así: “Constituye violencia intrafamiliar, cualquier acción u
omisión, directa o indirecta que cause daño, sufrimiento físico, sexual, psicológico o
muerte a las personas integrantes de la familia.” Su marco de acción está circunscrito
al ámbito familiar.

En resumen, la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar, es una Ley con carácter
preventivo, según lo expresa el Artículo 4 de la misma, y tiene su asidero Constitucional
en el Artículo 32, ya citado anteriormente. El acceso a su aplicación es a través de: La
denuncia verbal o escrita acerca de los hechos de violencia, que puede ser realizada por
cualquier persona que tenga conocimiento de los mismos (Artículo 13 LCVI). Las
50


peticiones, como ya se dijo, pueden ser verbales y ser realizadas también por l@s niñ@s
(Artículo 15 LCVI), los funcionarios del sector Salud están en la obligación de denunciar
los casos que conozcan (Artículo 14 Lit. b LCVI), etc. La Ley pretende dar a la víctima
asistencia J urídica inmediata a través de las medidas de protección y posibilitar
tratamiento psico-terapéutico que le ayude a superar el trauma sufrido (Artículo 1 LCVI).

Vale mencionar en este apartado, que en un principio el Proyecto de Ley Contra la
Violencia Intrafamiliar tenía un enfoque puro de género, es decir, estaba destinada a
proteger exclusivamente a las mujeres como sector vulnerable de la violencia domestica.
Sin embargo el proyecto fue desnaturalizado, aduciendo principios de igualdad, y se
incluyó también a los hombres como sujetos pasivos de la violencia, cuando ya existía en
la Ley Procesal de Familia, un trámite general al cual podían acogerse (Art.129 y
130 L. Pr.F).

Otro aspecto importante de mencionar, es el hecho de que dentro de la Ley Contra
la Violencia Intrafamiliar opera la aplicación supletoria del Código de Procedimientos
Civiles y la Ley procesal de Familia, en todo lo que no esté previsto en ella, referente a
procedimientos y valorización de pruebas, en virtud de lo prescrito por el artículo 44
LCVI.

CAPITULO III
LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR. ANÁLISIS DEL FENÓMENO.

51



En este capitulo se plantean las diversas teorías que describen las causas de la
violencia en la relación de pareja, así como también se determina su incidencia tanto en
la víctima, como en el tratamiento que a ésta pudiera darse. Al respecto, también se
incluyen comentarios, sobre los hechos más relevantes, producto de las entrevistas
realizadas a los operadores del sistema de justicia (jueces, colaboradores jurídicos,
procuradores auxiliares).


1.- CAUSAS HISTORICO-CULTURALES DE LA VIOLENCIA EN LA
RELACION DE PAREJA Y SU INCIDENCIA EN LA VICTIMA Y EN EL
TRATAMIENTO EFECTIVO DE LA MISMA.

1.1 LAS CAUSAS HISTORICO- CULTURALES DE LA VIOLENCIA EN LA
RELACION DE PAREJA.

Hablar de causas de la violencia contra la mujer, implica hablar de una serie de
teorías formuladas por distintos autores, cada uno de los cuales ha buscado las causas en
raíces históricas e ideologías patriarcales, factores sociológicos, características síquicas
de la personalidad y otras. Lo que significa que no existe acuerdo unánime respecto de las
causas de la violencia, ya que se afirma que esas teorías desarrollan aproximaciones
teóricas que casi siempre reflejan la formación académica de sus ponentes.
56


56
Dra. Wallier, 1988, citada en Violencia intrafamiliar hacia a mujer en Guatemala. Programa mujer, salud
y desarrollo. Guatemala, 1993. Pág. 23.
52



Para muestra de ello, a continuación, se presentan diversas teorías resumidas por
la Doctora Wallier, del Centro de Mujeres Agredidas de Denver, Colorado:
57



A) Teorías Socio-Culturales:

Los sociólogos Nielsen, Eberle y Walker (s.f) sostienen los argumentos
siguientes: “Los hombres que pegan a sus mujeres poseen menos recursos que ellas e
impulsados por su fuerza física buscan una manera de igualar la balanza del poder.” El
limitado caudal de recursos atribuidos a estos hombres incluye vocabulario pobre, menos
educación, salarios más bajos, mayor tensión en el mundo fuera de su casa, mal
funcionamiento sexual, etc. El Centro de Mujeres Agredidas no apoyó esta teoría porque:
“Ninguna de las carencias justifica el comportamiento violento, ...”. Esto indica que por
más adversidades que el hombre este viviendo, no existe razón que justifique la violencia,
motivo por el que es criticable esta teoría, ya que además de justificar la violencia en la
desigualdad, también hacen ver a los hombres como incapaces de controlar los arrebatos
de violencia, cuando se ha demostrado que “si tienen control sobre ellos.”
58

B) Teorías Psicológicas:


57
Idem.
58
Violencia intrafamiliar hacia a mujer en Guatemala. Programa mujer, salud y desarrollo. Guatemala,
1993. Pág. 24.

53


Los primeros estudios acerca de la violencia doméstica se ocuparon del vínculo en
que están inmersos hombres y mujeres, después de observar que las mujeres regresaban
con el agresor repetidamente aunque fueran objeto de más violencia. Los psicólogos
concluyeron que debía haber un defecto en el desarrollo de la personalidad de estas
mujeres: “Es probable que el intenso vínculo y sexualidad observados en estas parejas,
combinados con simultáneos sentimientos de amor, miedo, furia, odio y dolor hayan
estimulado a los psicoanalistas a atribuirle causas a lo que ellos han definido como
naturaleza masoquista inherente a las mujeres.” Es criticable esta teoría, porque son
muchas las causas por las que una mujer puede regresar con el hombre que la ha
maltratado, por ejemplo, las presiones sociales por mantener el matrimonio muchas veces
en nombre de los hijos, o porque el hombre le ha prometido de una y mil formas que va a
cambiar devolviéndole la esperanza de que esta vez lo va a cumplir, pero jamás sería su
regreso “porque le guste que la maltraten”


C) Teorías Político-Feministas:

Estas teorías sostienen que “toda violencia es producto de relaciones desiguales
de poder; entre estas, la desigualdad más grande se da entre hombres y mujeres dentro
de las sociedades patriarcales; así el poder parece estar en la raíz de toda violencia.”

Habiéndose expuesto las distintas teorías y sus criticas, es posible afirmar que las
teorías político-feministas son las que tienen más relación con la realidad histórica-
54


jurídica de la humanidad, situación que se comprueba en el desarrollo del presente
trabajo, evidenciándose específicamente en el Capitulo II, Tema I, del mismo.


En tal sentido, de acuerdo a dicha teoría, las causas de la violencia son :
a) Las Sociedades Patriarcales
b) La Estructura J erárquica de Poder.
59



a) Las Sociedades Patriarcales:

Entendido el patriarcado como “la organización social primitiva en que la
autoridad se ejercía por un varón jefe de cada familia,”
60
se puede afirmar que las
sociedades patriarcales constituyen la columna vertebral que da soporte al esqueleto de la
violencia social, hecho que se ha comprobado en el estudio de la evolución histórico-
jurídica de la violencia contra la mujer (desarrollado en el capitulo II del presente
trabajo), puesto que a través de él se ha evidenciado que a lo largo de los siglos la mujer
se ha mantenido en estado de sujeción y subordinación respecto del hombre, lo cual ha
sido consecuencia del dominio ejercido por este último, en razón de su supuesta
superioridad. Es así, como, por desigualdades que tuvieron su origen en los tiempos
primitivos y que se han transmitido de generación en generación a lo largo de la historia,

59
Unidad Técnica Ejecutiva del Sector J usticia –UTE. Violencia Intrafamiliar... ¡Defiéndete con la Ley!
Pág. 4
60
Ossorio, Manuel. Obra Cit. Pág. 554.
55


la violencia contra las mujeres ha subsistido como consecuencia inmediata del sistema
patriarcal.

En consecuencia, el Sistema Patriarcal tiene como fin la manutención y
perpetuación de la superioridad y el poder masculino sobre las mujeres, en donde la
violencia en cualquiera de sus formas, constituye un mecanismo legitimado por el poder
atribuido al hombre, para ejercer el dominio y el control sobre las mujeres, quienes son
consideradas seres inferiores y de menor capacidad.


b) La Estructura Jerárquica de Poder:

La familia como toda organización social, se estructura jerárquicamente, y uno de
los principios organizativos de las jerarquías de poder que se ha mantenido durante siglos
es: “La constitución de jerarquías en función del Sistema de Género, es decir en base a
las creencias y valores de una cultura acerca del comportamiento de hombres y mujeres,
de sus características individuales y de las relaciones entre ellos.”
61


En tal contexto, las diferencias que en un principio fueron simplemente
diferencias biológicas en lo referente al sexo, se han transformado en diferencias que
establecen una jerarquía por la desigualdad natural, en la que el hombre es superior a la
mujer, razón por la que el primero, tiene mayor poder. Así, la organización jerárquica de

61
Grosman, Cecilia P., y otras. Obra Cit. Pág. 59
56


la familia basada en el Sistema de Género, produce relaciones de
dominación/subordinación, que propician la violencia.

Esta desigualdad de género, ha estado presente en la historia, y a través de los
años ha construido socialmente a hombres y mujeres distintos en lo referente a funciones,
obligaciones y derechos, siendo éstos mismos hombres y mujeres los que a través del
proceso de socialización
62
se encargan de transmitir a su descendencia esas formas de
pensar, sentir y actuar distinto, que hoy en día se traducen en valores y costumbres, que
para no ser marginados por la sociedad deben respetarse. Esta forma de pensar y sentir
contribuye a la reproducción y perpetuación del sistema, en el que a los hombres se les
enseña que son fuertes, que pueden y deben mantener el control de cualquier situación
que se les presente, dicho de otra forma, se les enseña que el poder
63
de controlar está en
sus manos; mientras que a las mujeres se les enseña que son el sexo débil y que su
principal función es ser madres y esposas, debiendo obediencia y respeto, primero a su
padre y luego al esposo o compañero de vida, quienes tienen el derecho de exigir
servicios y sumisión. Siendo evidente que las manifestaciones de violencia en contra de
las mujeres son producto del mal uso de ese poder que a los hombres de les atribuye.


62
“Es el proceso a través del cual una determinada sociedad u orden social logra pervivir y reproducirse,
transmitiendo a los nuevos miembros aquellas normas y principios necesarios para la continuidad del
sistema.” Martín-Baró, Ignacio. Acción e Ideología. UCA Editores, 1998. Pág. 114.
63
“El concepto de poder implica: 1) Habilidad, 2) Sometimiento. El término proviene del latín “posse”, que
significa “ser capaz de”. Las capacidades se distribuyen de manera diferenciada entre las personas; así
mismo ésta aceptación de poder encierra el concepto de apropiación o dueñez, ya que cada vez que alguien
logra ser capaz, se adueña de su capacidad. Esta apropiación de poder, cuando se extiende sobre otra u otras
personas, se transforma en sometimiento.” Grosman, Cecilia P., y otras. “Violencia en la familia. La
relación de pareja” Editorial Universidad, Buenos Aires, 1992. Pág. 58
57


En conclusión, puede afirmarse que La Violencia se Aprende: Transmitiéndose
de una generación a otra a través del proceso de socialización. Siendo dentro del círculo
familiar en donde se siembran las semillas de la violencia dentro de los primeros años de
vida, iniciándose como consecuencia el aprendizaje de las relaciones desiguales de poder,
aprendizaje que se ve reforzado en la escuela, la iglesia y a través de los medios de
comunicación como la radio y la televisión. Para concretizar la idea basta decir: “Así
educaron a mis padres y así me educaron ellos a mí.”
64
En este contexto es posible
afirmar, que uno de los factores más relevante de la violencia intrafamiliar, es el cultural,
puesto que a través de el se cultivan los conocimientos humanos que por tradición
predominan en una determinada sociedad, factor que a la fecha se mantiene y se puede
comprobar de acuerdo a entrevistas realizadas en los diferentes J uzgados de Familia de
San Salvador.


1.2 INCIDENCIA DE LAS CAUSAS HISTORICO-CULTURALES DE LA
VIOLENCIA EN LA RELACION DE PAREJA, EN LA VICTIMA Y EN EL
TRATAMIENTO EFECTIVO DE LA MISMA

1.2.1 A NIVEL PERSONAL Y SOCIO-FAMILIAR:

Un dato importante, se extrae de las encuestas realizadas por la Organización de
las Naciones Unidas, y es que las mujeres representan el 50% de la población adulta del

64
Fundación Puntos de Encuentros. No más violencia. Seamos Diferentes. Nicaragua, 1993. Pág. 8.
58


mundo,
65
dato que se vuelve alarmante al tener presente que la violencia contra las
mujeres es considerada como la violación a los derechos humanos más expandida, cuyos
efectos no se reducen únicamente a las víctimas directas, sino que se extienden a la
familia.

En este contexto, tomando en consideración el dato antes expresado puede
afirmarse que cualquier mujer puede ser víctima potencial de violencia intrafamiliar, no
importando su nivel de educación ni mucho menos la ocupación a la que se dedica. Por
ejemplo, en El Salvador, durante el año 2000, de los 4,308 casos de violencia
intrafamiliar ejercida en contra de mujeres, tramitados tanto en J uzgados de Paz como en
J uzgados de Familia, en 2,549 de ellos la víctima fue una ama de casa, esto según datos
estadísticos que lleva la Sala de lo Civil de la Corte Suprema de J usticia.

Las mujeres que viven situaciones de violencia, están expuestas no sólo a sufrir
daños físicos, sino también graves trastornos psicológicos. En tal sentido, la tensión
emocional, las humillaciones, los golpes, heridas, fracturas y las ofensas que recibe en un
determinado período de tiempo, pueden producir no sólo daños que requieran atención
médica de emergencia, sino que también destruyen la autoestima y la confianza de la
mujer en sí misma, prueba de ello es que de 7,058 procesos por violencia intrafamiliar
iniciados en los J uzgados de Paz de San Salvador, 4,003 de ellos fueron iniciados por
violencia psicológica, de acuerdo a datos proporcionados por la Sala de lo Civil de la
Corte Suprema de J usticia.

65
Mujeres en busca de un nuevo Humanismo. Colección Salvat. Barcelona, 1981. Pág. 6-7
59


Lo más grave de todo esto es que, como ya se dijo, los efectos no solo alcanzan a
la mujer (víctima directa), sino que se extienden hasta los demás miembros de la familia,
que por lo general son los hijos, menores de edad, quienes resultan afectados al ser
testigos presenciales de la violencia que se ejerce en contra de su madre, desarrollando
traumas, miedo y hasta odio hacia el agresor (su padre), así como también conductas
conflictivas, que los convierten en testigos afectados por la misma violencia. Siendo estos
niños, los que a través del proceso de socialización, aprenderán la desigualdad,
dominación y violencia, que reproducirán en sus relaciones con los demás; así “el niño
que hoy es víctima inocente de sus padres, mañana será el verdugo de sus hijos”.
66


Lo antes expuesto se confirma con datos estadísticos de la Sala de los Civil de la
Corte Suprema de J usticia, los cuales son sumamente alarmantes, dado que durante el
año 2000 en los J uzgados de Paz de San Salvador, se iniciaron 3,843 procesos de
violencia intrafamiliar ejercida contra la mujer, en los cuales se vieron involucrados
1,829 menores de sexo masculino, quienes en un futuro, de no encausar adecuadamente
su conducta serán sujetos potencialmente proclives a reproducir la violencia y perpetuar
la desigualdad.





1.2.2 A NIVEL JUDICIAL:

66
CLADEM. Violencia Doméstica. Lima, Perú. Noviembre, 1991. Pág. 43.
60



Las causas de la violencia hacia la mujer, antes expuestas, influyen en que ésta, al
ser víctima, no denuncie el hecho a las autoridades correspondientes (PGR, PNC,
J uzgados de Paz o de Familia).

Algunas razones, derivadas de la sumisión y el estado de indefensión en que la
mujer se encuentra, como producto el sistema patriarcal, respecto del hombre, son:


a) El miedo y las amenazas:

Por lo general, el hombre que agrede a su esposa o compañera de vida, la amenaza
para que guarde silencio y no haga del conocimiento de nadie las agresiones de que es
víctima, amenazas que pueden ir en contra de la mujer misma, los hijos o los familiares
de ésta. En consecuencia, la mujer puede llegar a desarrollar miedo y/o temor de
defenderse contra los ataques violentos del hombre, ya sea en el momento de las
agresiones o posterior a ellas, por las amenazas que éste le haga. En tal contexto, la mujer
tampoco acude a denunciar el hecho ante las autoridades pertinentes.




b) La dependencia económica:
61



En nuestro medio, muchas son las familias que dependen económicamente del
hombre, pero también son muchas las que dependen de ambos y la mujer es la que provee
menos recursos.

En tales casos, cuando el hombre se vuelve agresor, la mujer decide soportar las
agresiones y no denunciarlas, porque carece de recursos para sostener a la familia, siendo
la razón fundamental de su silencio el temor al abandono y la consecuente falta de ayuda
económica para ella y sus hijos.

Otras razones, por las que las mujeres no se atreven a denunciar la violencia de
que son víctimas, son:

a) La falta de apoyo institucional, y
c) La falta de protección y/o atención adecuada por parte de las
autoridades competentes.

Estas se resumen en el hecho de que, a parte de que no confían en el sistema
judicial, tampoco encuentran apoyo en Instituciones que puedan darles albergue y
mantenerlas alejadas de los agresores, quienes en la mayoría de los casos amenazan a sus
víctimas con propiciarles un daño mayor en caso de que inicien algún trámite en su
contra.
62


En pocas palabras, las causas de la violencia y las otras razones antes
mencionadas, influyen considerablemente en que la mujer no contemple la posibilidad de
acudir al sistema de justicia.

Además, de acuerdo a la información obtenida por parte de los operadores
judiciales, llama poderosamente la atención el señalamiento de algunas causas que según
ellos limita el acceso a la justicia, a saber:

a) “Que la mujer de clase media, no denuncia los hechos por la vergüenza que
pasaría ante la sociedad, cuando esta última se de cuenta de los malos tratos de que es
víctima.”

b) “Que muchas mujeres no denuncian los hechos de violencia por
desconocimiento de la Ley en estudio y sus derechos.”

c) “Que aún predomina la tradición de que los problemas familiares no deben ser
del conocimiento de nadie, sino que deben quedarse dentro del ámbito familiar.”

d) “Que por factores culturales, muchas mujeres siguen pensando que la violencia
es normal, aduciendo que en la pareja es el hombre quien manda y la mujer debe
obedecer.”


63


1.2.3 ¿ES SUFICIENTE LA PROMULGACIÓN DE UNA LEY CONTRA LA
VIOLENCIA INTRAFAMILIAR PARA ERRADICAR EL FENÓMENO?

No, no es suficiente que un Estado que pretenda eliminar la violencia, se apoye
únicamente en la promulgación de leyes, sino que también debe ejecutar actividades
concomitantes, como por ejemplo: Intervenir en la formación escolar primaria de los
menores, con el objeto de inculcarles desde temprana edad el respeto e igualdad que
debe existir entre hombres y mujeres, de modo que no continúen perpetuando la
desigualdad y/o prevalecencia de unos u otros; capacitar al personal docente para que
sean estos los que inculquen en sus alumnos el respeto por la humanidad.

En este sentido, en las entrevistas realizadas a operadores del sistema judicial, se
hace evidente la necesidad de que el Estado dirija principalmente su atención a los
menores, procurándoles el acceso a la educación; y esto como primera medida, ya que
en la actualidad no se conoce ninguna política Estatal clara, en relación a la
educación primaria ni a ningún otro aspecto que persiga la eliminación de la violencia.

Otro factor a considerar es la necesidad de que se capacite a los operadores del
sistema de justicia, ya que si ellos no ejercen su función de garantes de los derechos
fundamentales consagrados en la Constitución de la República y los Tratados
Internacionales con la debida sensibilidad que un caso de violencia amerita, tampoco
podrán generar una respuesta inmediata y efectiva frente al hecho que se denuncia.
64


Además, es necesario que el Estado apoye la creación de albergues, para mujeres
víctimas de violencia intrafamiliar, a fin de generar confianza para denunciar el hecho.

Así mismo, las campañas publicitarias dirigidas a la sociedad en general, haciendo
conciencia de la igualdad que debe existir entre hombres y mujeres, debe ser una
estrategia más para luchar contra la violencia intrafamiliar, y buscar su eliminación.


2.- ANÁLISIS DEL CICLO DE LA VIOLENCIA.

El ciclo de la violencia también es denominado Proceso de la Violencia, el cual se
estructura y desarrolla a través de innumerables actos, con diferentes grados de
intensidad, que son el reflejo de toda una cultura de violencia cotidiana, en la cual se
acumulan conductas que producen resultados que pueden llegar a ser fatales.
67


Determinar la forma cómo se va instaurando y desarrollando la violencia en las
relaciones de pareja, a llevado a reconocer que las formas que toma cada manifestación
de violencia es distinta una de otra. Pero después de muchos estudios, la doctora en
Psicología Lenore Walker, ha logrado identificar la dinámica en la que entran las
personas agresoras y víctimas de la violencia, identificando un ciclo definido en el

67
Instituto de Estudios de la Mujer “Norma Virginia Guirola de herrera” CEMUJ ER. En el Camino de
Una Vida sin Violencia. Pág. 14
65


agresor de acumulación de tensión, seguido de un episodio de explosión, que termina en
la mayoría de los casos en un episodio de tregua amorosa.
68


De lo anterior, se desprende que la violencia que ocurre entre la pareja es Cíclica,
es decir que se manifiesta en ciclos o fases que se repiten en forma regular o están
separados por diferentes períodos.

Según la Doctora Walker, el ciclo de agresión puede estar compuesto por tres
fases, que se representan así:



AUMENTO DE LA TENSIÓN.
EL
CICLO DE LA
VIOLENCIA.
EL INCIDENTE AGUDO La Tregua morosa,
DE LA AGRESIÓN. La Reconciliación.






68
Quirós, Edda. Obra Cit. Pág. 54.

66


La Primera Fase:

Corresponde a la etapa de Aumento de la Tensión. En esta etapa se presentan
incidentes menores de agresión como: Que el hombre se enoje por cualquier cosa,
insulte, grite, amenace, etc; que las mujeres enfrentan tratando de calmarlo para evitar
que el daño sea mayor. Generalmente en esta fase las mujeres tienden a negar lo que les
está sucediendo y/o atribuyen lo sucedido a factores externos como el estrés, conductas
accidentales y no queridas por el agresor, etc.

Conforme pasa el tiempo, dentro de esta etapa, los incidentes menores de agresión
se hacen más frecuentes y se van transformando en abusos mas graves que hacen llegar
hasta sus límites la tensión acumulada.


La Segunda Fase:

El Incidente Agudo de la Agresión: Una vez que la primera fase alcanza un
nivel de tensión grave, empieza esta segunda fase que se caracteriza por una descarga
fuerte e incontrolable de violencia ya sea psicológica, física y/o sexual. El agresor pierde
el control y él mismo se convence de que debe darle una lección a su mujer, aunque
después justifique que su intención no era hacer daño.

67


En esta fase, las víctimas pueden resultar gravemente lesionadas ya sea física o
emocionalmente, a tal grado que requiera atención médica.

Según la Doctora Walker, esta segunda fase del ciclo es la más breve de las tres,
ya que puede llegar a durar de 2 a 24 horas.
69


Otro aspecto importante es que, dentro de esta fase, una vez que finaliza el
incidente violento la mujer entra en crisis, llora, el miedo hacia su agresor aumenta, su
inseguridad crece y no sabe qué hacer. Produciéndose como consecuencia de ello, un
distanciamiento entre la víctima y el agresor que puede convertirse en la oportunidad de
solicitar ayuda, pero por lo general nunca la buscan.


La Tercera Fase:

La Tregua Amorosa, la Reconciliación: Al distanciamiento que se produce en
el final de la fase anterior, le sigue la reconciliación. El hombre se arrepiente, pide perdón
y promete que no volverá a suceder, convirtiéndose este en un período de calma que se
caracteriza por un comportamiento cariñoso y de muestras de arrepentimiento por parte
del agresor, quien reconoce que se excedió y teme al abandono o que lo dejen de querer.
Mientras la mujer que, por la reciente violencia de que fue objeto, haya tomado la

69
Ibidem. Pág. 56.
68


decisión de dejar la relación y ponerle límite al abuso, en esta fase será convencida por el
agresor de que ella le puede ayudar a cambiar, alentándola a que desista de su decisión de
terminar la relación.

Lo grave de esta fase, es que con ella se inicia un ciclo interminable, en el que el
agresor promete cambiar una y otra vez, mientras que la víctima cree y perdona. No se
sabe con certeza el tiempo que puede llegar a durar esta fase, pero sí se afirma que puede
llegar a ser más larga que la segunda.

Afirma la Doctora Walker, que “la mayoría de las mujeres reportan que, antes que
se den cuenta, el comportamiento cariñoso y la calma, dan lugar otra vez a los incidentes
pequeños.”
70
Iniciándose una vez más, la primera fase y con ella un nuevo ciclo de
comportamiento agresivo empieza.










70
Ibidem. Pág. 58.
69


CAPITULO IV

TRATAMIENTO DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR HACIA LA MUJER
EN LA RELACION DE PAREJA, DENTRO DE LA NORMATIVA NACIONAL
VIGENTE (LEY CONTRA LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR).


Como ya se expresó en capítulos anteriores, la Ley Contra la Violencia
Intrafamiliar es el producto normativo de las obligaciones contraídas por el Estado
Salvadoreño en distintas convenciones internacionales, cuyo objetivo principal es
proteger a las mujeres como sector vulnerable, contra cualquier tipo de violencia y/o
discriminación. Ciertamente, esos antecedentes tienen como fin principal la regulación y
protección de la mujer frente a la violencia, aspecto que en El Salvador se dejó de lado al
contemplar como destinatarios de la Ley objeto de estudio a otros sujetos y no
exclusivamente a la mujer. En tal sentido, vale mencionar que Honduras es uno de los
países Centroamericanos que tomando en consideración convenciones internacionales
tales como: La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación
Contra la Mujer y la Convención para la Prevención, Sanción y Erradicación de la
Violencia Contra la Mujer, decretó la Ley Contra la Violencia Doméstica, la cual en
esencia refleja el carácter de género impregnado a la norma; así se desprende cuando
dicha Ley en el artículo 1 establece: “Las disposiciones de la presente Ley son de orden
público, de ineludible observancia y tienen por objeto proteger la integridad física,
psicológica, patrimonial y sexual de la mujer, contra cualquier forma de violencia por
70


parte de su cónyuge, ex-cónyuge, compañero, ex compañero de hogar o cualquier
relación afín a una pareja en la que medie, haya mediado o no cohabitación, incluyendo
aquellas relacionadas en las que se sostiene o se haya sostenido una relación
sentimental. Los derechos aquí consagrados son universales. Todo acto de
discriminación y violencia doméstica contra la mujer será sancionado de conformidad
con la presente Ley, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y
Erradicar la Violencia contra la Mujer, la Convención Internacional sobre la
Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer y otras que se
suscriban en el futuro sobre la materia.”

No obstante ello hay que reconocer que contar en nuestro país con una Ley Contra
la Violencia Intrafamiliar, es verdaderamente un logro significativo a nivel jurídico-
social, en beneficio de uno de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad: Las
mujeres; aunque, como ya se dijo, ésta no responda íntegramente a la concepción que
propició su creación, como sucede en el vecino país de Honduras.


1.- OBJETO:

La Ley Contra la Violencia Intrafamiliar, tiene por objeto principal proteger la
integridad física, sexual y psicológica de la familia, mediante la aplicación preventiva de
la misma, previendo sancionar los hechos de violencia intrafamiliar, sin perjuicio de la
71


responsabilidad penal que éstos acarreen cuando sean constitutivos de delitos (Art. 4
LCVI).


2.- SUJETOS:

Los sujetos que de acuerdo a la Ley puedan verse involucrados en situaciones de
violencia intrafamiliar, son los miembros de la familia, entendiéndose por tales: Los
cónyuges, ex – cónyuges, convivientes, ex – convivientes, ascendientes, descendientes,
parientes colaterales por consanguinidad, afinidad, adopción, los sujetos a tutela o
guarda, así como cualquier otra relación impersonal que pueda generar este tipo de
violencia (Art. 1 inc. 2º LCVI).



3.- PRINCIPIOS RECTORES DEL PROCESO:

Refiérese a los principios que deberán tomarse en cuenta en el desarrollo del
proceso por violencia intrafamiliar, los cuales están enunciados en el artículo 22 de la ley
objeto de estudio. Dichos principios son:

72


1- La Oralidad: Es la que permite al juez y a las partes, la verificación
directa de los testimonios, [...] facilitando una tramitación rápida del
proceso.
71

2- Inmediación: Significa que debe haber una inmediata comunicación
entre el juez y las personas que obran en el proceso, los hechos que en
él deban hacerse constar y los medios de prueba que se utilicen.
72

3- Concentración-Celeridad: Tiende a acelerar el proceso eliminando
trámites que no sean necesarios y procurar una visión más completa de
la litis.
73

4- Igualdad: Llamado también régimen de bilateralidad o de
contradicción. Consiste en que todos los actos procesales debe
ejecutarse con intervención de la parte contraria.
74

5- Economía: Requiere una proporción entre el fin y los medios, esto
implica que se reciban pruebas, sólo cuando sea necesario.
75

6- Probidad: Se requiere de un leal y honorable debate procesal. Su
finalidad, es evitar la malicia en la conducción de las partes
intervinientes.
76

7- Oficiosidad: Se refiere a la impulsión oficiosa del proceso, y consiste
en que una vez iniciado, debe el juez o jueza impulsar su marcha sin

71
Unidad Técnica Ejecutiva del Sector J usticia -UTE. Orientaciones sobre el nuevo proceso penal.. Pág. 9.
72
Devis Echandía, Hernando. Obra. Cit. Pág. 68.
73
Sánchez Vásquez, J uan J osé. Apuntes obre Derecho Procesal Civil. Ediciones Ultimo Decenio Ministerio
de J usticia. Pág.31.
74
Ibidem. Pág. 30.
75
Ibidem. Pág. 32
76
Idem.
73


necesidad de que las partes lo insten a hacerlo.
77
(Ver Art. 23,24 y 26
LCVI)



4.- INICIACIÓN DEL PROCESO POR VIOLENCIA INTRAFAMILIAR:

4.1 ¿POR QUIEN PUEDE INICIARSE?:

Los hechos de violencia intrafamiliar pueden ser denunciados por cualquier
persona que tenga conocimiento de ellos, por ejemplo:

a) Por los funcionarios que los conozcan en el ejercicio de sus
funciones.
b) Por los médicos, farmacéuticos y demás personas que ejerzan
profesiones relacionadas con la salud y asistencia social.
c) Por los representantes legales.
d) Por las instituciones educativas.
e) Por la víctima, y otros.



4.2 ¿ANTE QUIEN PUEDE INICIARSE?:

77
Devis Echandía, Hernando. Obra Cit. Pág. 65.
74



Los procesos por violencia intrafamiliar pueden iniciarse, ante instituciones
encargadas de la aplicabilidad de la Ley, estas son (Ver Art.13 LCVI y Anexo 3):



4.2.1 LA POLICIA NACIONAL CIVIL: (Art. 10-12 LCVI.)

El procedimiento a seguir ante esta institución es el siguiente:

1- Brindar asistencia inmediata a la víctima.
2- Remitirla a la entidad de atención médica correspondiente,
facilitándole el acceso mediante conducción y protección.
3- Dar asesoría legal, informando sobre los derechos que la ley en estudio
le confiere.
4- En caso de flagrancia, deberá detener al agresor y remitirlo a la Fiscalía
General de la República (en adelante FGR) siempre que el hecho sea
constitutivo de delito.
5- Cuando el hecho no sea constitutivo de delito deberá remitir informe a
la Procuraduría General de la República (en adelante PGR) y al
tribunal competente para que se inicie el respectivo proceso por
violencia intrafamiliar.
4.2.2 LA PROCURADURÍA GENERAL DE LA REPUBLICA:
75



Esta es la institución a cuyo cargo está el proceso administrativo, dentro del cual
debe procurar la conciliación en los casos de violencia que sean pertinentes (es decir que
no sean constitutivos de delitos). Cuando no logra la conciliación entre las partes tiene la
obligación de iniciar el proceso judicial (Art. 18 LCVI) y aportar pruebas (Art. 16 inc. 2º
LCVI).

El procedimiento administrativo contempla una serie de etapas, así
:
1- Brindar atención a la víctima.
2- Darle asesoría legal.
3- Solicitar al juez competente, en caso de que fuere necesario, decrete medidas
de protección.
4- Citar a las partes en conflicto para procurar la conciliación (Art. 16).
5- Si las personas en conflicto no llegaren a ningún acuerdo, la PGR tendrá que
remitir informe sobre lo actuado al funcionario judicial competente para
iniciar el proceso judicial.


De lo antes expuesto, se deduce que la conciliación de que se habla en la Ley, se
realiza extrajudicialmente, es decir en sede administrativa, y una vez realizada, requiere
de la presentación al juez o jueza competente para su homologación, con el objeto de que
adquiera fuerza jurídica y obligatoriedad para las partes.
76



Vale mencionar que la conciliación se realiza con el fin principal de obtener un
arreglo entre las partes (denunciante y denunciado), que evite el posterior inicio del
proceso judicial. En tal sentido, el espíritu de esta figura, en sus orígenes, fue el dar
diversas alternativas de solución (administrativa o judicial) a la violencia intrafamiliar; lo
cual no significa que todos los casos de violencia deban pasar por esta etapa, radicando
aquí, el error de muchos jueces y juezas que exigen la conciliación como requisito de
procesabilidad, cuando en realidad la Ley no lo exige, ya que los tribunales están
facultados y sobre todo obligados a poner en funcionamiento el Sistema al tener
conocimiento de un hecho constitutivo de violencia, conforme lo establece el artículo 13
LCVI.

En la práctica de acuerdo a las entrevistas realizadas, lo antes dicho se ha logrado
comprobar en algunos J uzgados de Familia de San Salvador, puesto que cuando la
víctima se presenta directamente al Tribunal, le toman la denuncia y decretan medidas de
protección si es necesario, pero luego la remiten a la PGR, para que se agote el trámite
administrativo antes de continuar con el proceso judicial; otros en cambio escuchan a la
víctima y valoran el caso, y si este requiere inmediata atención por su gravedad le toman
la denuncia, pero si a “su juicio” el caso no es grave le indican a la víctima que debe
presentarse primero a la PGR para que sea ésta quien inicie el proceso judicial después de
haber agotado el administrativo. Estos son hechos con los que se está violentando lo
prescrito por la Ley objeto de estudio.

77



4.2.3 LOS TRIBUNALES COMPETENTES:


Estos tribunales son : Los J uzgados de Familia y los J uzgados de Paz (Ver Art.20
LCVI). Ante ellos debe interponerse las denuncias de violencia intrafamiliar, ya sea en
forma directa por parte de la víctima, o bien en los casos que inicie la PGR cuando no
haya logrado conciliar. En ambos casos, el juez, de forma inmediata debe ordenar las
medidas de protección que considere convenientes; así como ordenar los exámenes
médico forenses por golpes externos, internos o daño psicológico a la víctima. Si de éste
dictamen, se desprende que el hecho constituye delito, se debe certificar a la Fiscalía
General de la República (FGR), para que ésta, mediante requerimiento fiscal inicie el
proceso penal. Si el hecho no constituye delito, el tribunal deberá sustanciar el caso, a
través del procedimiento que establece la Ley, es decir, citar al denunciado o denunciada
a audiencia preliminar.

El proceso judicial a seguir en los casos de violencia intrafamiliar, está
estructurado de la siguiente forma:

a) Iniciación del Proceso J udicial: A cargo de la PGR.
b) Decreto de medidas de protección.
c) Ordenar exámenes periciales.
d) Audiencia Preliminar:
• Allanamiento -----! Resolución
• No Allanamiento -------! Paso 5
78


e) Audiencia Pública.
f) Sentencia.
g) Control de ejecución de la sentencia.


a) INICIACIÓN DEL PROCESO JUDICIAL:

Como ya se dijo anteriormente, a la PGR corresponde iniciar el proceso judicial,
en caso de que el hecho no constituya delito, ante los J uzgados de Familia o los J uzgados
de Paz. Pudiéndolo iniciar de forma verbal o escrita, solicitando en el mismo acto las
medidas cautelares que considere pertinentes. (Art. 20 – 21 LCVI)

Es evidente que para la iniciación del proceso judicial por violencia intrafamiliar,
de acuerdo a la Ley no se requiere de la presentación de una demanda con todas sus
formalidades ( Art. 193 Pr.C), sino que basta con una solicitud presentada por la PGR
junto con el informe y las diligencias de lo actuado en sede administrativa, solicitud en la
que, en vista de no haber logrado la conciliación, pedirá se inicie el proceso judicial y
también que se ordenen medidas de protección en caso de que no hayan sido solicitadas
al inicio del proceso administrativo.

En el caso que la denuncia sea interpuesta en forma directa por la víctima, se hará
constar en acta y contendrá, en cuanto sea posible, la relación circunstanciada del hecho.

79



b) DECRETO DE MEDIDAS DE PROTECCIÓN:

Una vez recibidas en el tribunal, las diligencias y la solicitud presentadas por la
PGR, el J uez o J ueza está en la obligación de decretar las medidas de protección que
considere pertinentes (Art.23 LCVI), cuando a su juicio el caso lo requiera. La duración
de éstas será establecida por el J uez(a) (Art.9 LCVI).

En la misma resolución en que constan las medidas dictadas por el juez, se señala
que la vigencia de las mismas correrá a partir de la notificación que se haga al
denunciado; así como también la fecha y hora en que se celebrará la audiencia preliminar.

Tomando en consideración lo antes dicho, al denunciado se le notifica
78
las
medidas de protección ordenadas y se le cita
79
para la celebración de la Audiencia
Preliminar, pero en ningún momento se le realiza un emplazamiento
80
en estricto sentido,
para que comparezca a ejercer su derecho de defensa, cuyo pleno ejercicio comprende no
solo el hecho de que se le provea asistencia letrada (Art. 38 LCVI), sino también “el
derecho al conocimiento previo de la pretensión, fundamentalmente de los hechos que la
motivan, y además el derecho a la contestación de la pretensión, para lo cual ha de ser

78
“Es el acto de hacer saber a la parte las providencias del juez”. Art. 206 Código de Procedimientos
Civiles, El Salvador.
79
“Es la orden del juez comunicada a alguno para que intervenga o asista a algún acto judicial”. Art. 204
Código de Procedimientos Civiles, El Salvador.
80
“Es el llamamiento que hace le juez al demandado para que comparezca a manifestar su defensa”. Art.
205 Código de Procedimientos Civiles, El Salvador.
80


emplazado en forma y ha de gozar del tiempo suficiente para preparar su defensa”
81
(lo
resaltado no corresponde al original).

En tal sentido, el derecho de defensa en la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar
no tiene pleno y efectivo cumplimiento, ya que en virtud del no-emplazamiento, el
denunciado(a) no conoce los hechos que motivaron la fijación de las medidas de
protección, y en consecuencia tampoco puede preparar una contestación en su defensa.

En este contexto, se sugiere propiciar reformas a la Ley Contra la Violencia
Intrafamiliar en el sentido de que se reestructure el proceso, de forma que se corra
emplazamiento al denunciado(a), otorgándole a la vez cierto período de tiempo para que
comparezca a contestar las pretensiones del o la denunciante.

Dicho vacío legal, puede generar dificultades para garantizar la protección de las
mujeres, en el sentido de que los agresores eventualmente pueden alegar que dicha
omisión constituye una violación a su derecho de defensa y hacer uso de los recursos
respectivos, los cuales en nuestro medio, se sabe, no hacen más que prolongar los
trámites judiciales. Lo cual iría en detrimento de la víctima al no tener una respuesta
inmediata y eficaz del caso.

Sobre la efectividad de las medidas de protección puede decirse, que la Ley
incorpora, para el caso de desobediencia (Art. 36 LCVI), la responsabilidad penal,
sancionando con prisión de uno a tres años al que desobedeciere las medidas impuestas

81
Almagro Nosete, J osé y otros. Derecho Procesal Tomo I, Valencia 1991. Pág. 328.
81


(Art. 338-A Código Penal). Hecho que de una u otra forma incide en el agresor para
hacer efectivo el cumplimiento de las medidas. Ahora bien, vale mencionar que muchas
veces el fin de protección y salvaguarda de la integridad de las personas que llevan
implícitas las medidas dictadas por el juez, no cumplen su cometido, en el sentido de que
lejos de proteger a la víctima y evitar una agresión mayor, lo que hacen es provocarla,
porque cuando el agresor es notificado de las medidas impuestas, sin antes haber sido
citado o haberse investigado los hechos, su reacción será mucho más violenta en contra
de la víctima que lo ha denunciado, llegando a situaciones extremas como amenazar de
muerte a la denunciante para que se presente nuevamente al tribunal a solicitar que se
revoquen las medidas ordenadas, tal solicitud, que en ámbito jurídico se conoce como
desistimiento, no se encuentra regulado como tal en la Ley Contra la Violencia
Intrafamiliar, siendo importante aclarar que tampoco procede su aplicación en razón al
interés de orden público que reviste la Ley en estudio, ya que por Principio
Constitucional, el Estado Salvadoreño tiene la obligación de proteger la familia, por ser
esta la base fundamental de la sociedad (Art. 32 Cn). En este contexto, la ley que nos
ocupa es de orden público porque el fin de proteger, sancionar y erradicar la violencia
intrafamiliar, es de interés del Estado para cumplir con la obligación Constitucional antes
citada.

Vale mencionar que en algunos de los Tribunales de Familia de San Salvador en
donde se realizaron entrevistas, la solicitud presentada por la denunciante a fin de
revocar las medidas de protección decretadas, es calificada como desistimiento en razón
a la facultad que establece el Art. 44 LCVI, de aplicar supletoriamente la Ley Procesal
82


de Familia en todo lo no previsto en ella, fundamentándolo en el art. 86 L.Pr.F.,
aduciendo que el J uez, ante esta decisión de las personas, no puede obligarlas a continuar
con el proceso, por lo que resuelven aceptando el desistimiento y se archivan las
diligencias. Otros, por el contrario sostienen que el desistimiento no procede por las
razones expuestas en el párrafo anterior, por lo que ante la petición de dejar sin efecto
las medidas de protección decretadas, simplemente dejan transcurrir el plazo dado a las
mismas, para resolver que en vista que ha finalizado el plazo de vigencia por el cual
fueron decretadas las medidas de protección sin que se promoviera el proceso judicial se
dejen sin efecto las medidas y se archiven definitivamente las diligencias.

También puede darse el caso de que habiéndose citado a la víctima para la
celebración de la Audiencia Preliminar, ésta ya no se presente, caso en el que según lo
manifestado por la Señora J ueza el J uzgado Segundo de Familia de San Salvador, se
procede haciendo una especial valoración del mismo, a fin de determinar si por la
gravedad se hace necesaria una investigación del porqué la víctima ya no se presento a la
Audiencia Preliminar, ya que podría suceder que el agresor la tenga bajo amenazas y
por temor a ellas no se presente al Tribunal, o que las relaciones entre ambos ya están
normales. En el primer caso, de comprobarse lo dicho se continua con el proceso;
mientras que el segundo se resuelve aplicando supletoriamente el Art. 111 L.Pr.F., según
el cual, por la inasistencia de la denunciante a la Audiencia Preliminar vuelven las cosas
al estado en que se encontraban antes de la presentación de la denuncia.


83


c) ORDENAR EXAMENES PERICIALES:

Los exámenes periciales que el J uez debe ordenar se practiquen son los exámenes
médico forenses, con el objeto de que se evalúen golpes externos, internos o daños
psicológicos en la víctima.
Una vez recibido el dictamen pericial, sobre el resultado de los exámenes
anteriores, el J uez(a) dentro del plazo de 72 horas, citará a la víctima y al denunciado o
denunciada, a audiencia preliminar; toda vez que el hecho no constituya delito, por
ejemplo, que en el examen conste que las lesiones sanarán en más de 10 días, en cuyo
caso debe certificar a la FGR.

A pesar de que la Ley objeto de estudio establece los plazos, dentro de los cuales
deberán celebrarse las audiencias (Art. 26, 29 LCVI), en la práctica esas disposiciones
no se cumplen, ya que algunas veces las audiencias se señalan hasta dos o tres meses
después de los plazos establecidos, esto de acuerdo a lo manifestado por los operadores
del sistema judicial en las entrevistas realizadas, aduciendo éstos que no cumplen las
disposiciones antes mencionadas por la sobrecarga de trabajo existente en los tribunales.
Razón por lo que algunos de los entrevistados sugieren la creación de Tribunales
especializados para el conocimiento del fenómeno.
d) AUDIENCIA PRELIMINAR:

84


En esta audiencia la victima tiene la oportunidad de reafirmar, ampliar o
modificar la denuncia, mientras que el denunciado tiene la oportunidad de allanarse en las
pretensiones o contradecir los hechos.

Por el hecho de que en esta audiencia se le da al denunciado la oportunidad antes
dicha no se puede afirmar de que sí se le concede el derecho de defensa, puesto que es
hasta la celebración de esta audiencia cuando conoce los hechos por los cuales ha sido
denunciado, caso en el que no se le otorga el debido tiempo para la preparación de su
defensa, violentándose por este hecho el ejercicio pleno del derecho de defensa.

Es en el artículo 27 inc. 2º LCVI en donde se prescribe que el denunciado puede
allanarse a los hechos, lo cual como ya se explicó antes, consiste en aceptar expresamente
los hechos que se le atribuyen en la denuncia; figura que en algunos J uzgados no tiene
aplicabilidad y aducen el hecho de que por aplicación supletoria de la Ley Procesal de
Familia se procura la conciliación en esta audiencia de acuerdo al artículo 84 L.Pr.Fam.,
según el cual las partes pueden conciliar en cualquier estado del proceso antes del fallo de
primera instancia. Esta aplicación supletoria procede en razón del artículo 44 LCVI. En
este mismo contexto, la resolución de aprobación de los acuerdos proveída por el juez
constituye una resolución interlocutoria que pone fin al proceso, pero que adquiere la
calidad de sentencia ejecutoriada (Ver Art. 85 L.Pr.Fam), lo cual significa que adquiere
calidad de cosa juzgada y que la denunciante no podrá volver a iniciar un proceso por los
mismos hechos. En la entrevista realizada a los operadores del Sistema J udicial, los
85


hechos antes escritos se confirman, en el sentido que en la mayoría de los Tribunales se
remiten a aplicación supletoria( Art. 44 LCVI ), de la Ley Procesal de Familia.

En el supuesto de que se haga efectivo el allanamiento por parte del denunciado,
por aplicación supletoria del artículo 47 L.Pr.Fam, la resolución que debe proveer el juez
es una sentencia que contenga lo establecido en el artículo 28 LCVI. Confirmándose de
ésta forma lo expuesto por J aime Azula Camacho en su obra Manual de Derecho
Procesal, quien, como ya se dijo antes, sostiene que el allanamiento no constituye una
forma anormal de terminar el proceso, ya que siempre finaliza con una sentencia, la cual
constituye el medio normal de darle fin al proceso. Caso contrario, cuando no se allanare
o los hechos requieran prueba, se señalará audiencia pública. (Ver Art. 29 LCVI)



e) AUDIENCIA PÙBLICA:

Esta audiencia deberá celebrarse en un plazo no mayor de 10 días hábiles, a partir
de la audiencia preliminar. En ésta, en forma oral, se recibirá la prueba testimonial y
cualquier otra que presenten las partes o que el J uez (a)haya ordenado (Art. 30 LCVI).



f) SENTENCIA:
86



En la misma audiencia pública el juez o jueza dictará su fallo. En caso de que se
establezca la violencia ordenará las medidas previstas en la ley en estudio, o absolverá de
responsabilidad al denunciado o denunciada ( Art.31 LCVI). Esta sentencia es apelable
ante las Cámaras de Familia, aunque hayan sido pronunciadas por J ueces de Paz (Art.32
LCVI).

Respecto de las medidas que debe ordenar el juez en la sentencia, vale mencionar
que si se revisa el artículo 7 LCVI, en el no se encuentra ninguna medida que procure el
tratamiento del agresor a fin de que se le haga conciencia de los efectos dañinos de la
violencia, razón por la que, nuevamente, se aplica supletoriamente la Ley Procesal de
Familia por remisión a ella en el mismo artículo 7 literal n) LCVI. Siendo en el artículo
130 de la citada Ley Procesal de Familia en donde se fija como medida de protección la
asistencia obligatoria a programas educativos y terapéuticos, vr.gr: escuela de padres,
programas para alcohólicos, neuróticos, etc.


g) CONTROL DE EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA.

El control de la Ejecución de la Sentencia, esta en manos del juez que la haya
dictado, quien podrá auxiliarse de los trabajadores sociales y psicólogos para controlar
que las medidas de protección decretadas y las decisiones adoptadas entre las partes o
impuestas por el J uez se cumplan (Art. 33 LCVI).
87



Algunos operadores del Sistema J udicial, manifiestan que por la carga de trabajo
que en cada tribunal existe, se les hace difícil y casi imposible contar con el equipo
multidisciplinario para que realice, en auxilio al J uez, el control del cumplimiento de la
sentencia. Siendo ésta, otra razón por la que los J ueces de Familia sugieren que el
Estado debe crear Tribunales Especializados para abordar este tipo de violencia, dado
que estos casos requieren de una atención especial, pronta y de calidad, aspectos que en
la actualidad no se pueden cumplir.



Para cerrar este capítulo vale mencionar, que al haber examinado el proceso
judicial a seguir ante los casos de violencia intrafamiliar, se ha puesto de manifiesto que
muchas situaciones en él, se resuelven mediante la aplicación supletoria de la Ley
Procesal de Familia, aplicación que se permite conforme al Art. 44 LCVI.

En este sentido, aparte del vacío legal sobre la no regulación del emplazamiento
en la Ley objeto de estudio, no se identifica ningún otro que perjudique directamente su
aplicación, y la consecuente atención a la víctima.


CONCLUSIONES.

88


Con la presente investigación se puede determinar que las causas principales de
la violencia contra la mujer son: Las sociedades patriarcales y la estructura jerárquica de
poder, ya que a lo largo de la historia, éstas se encuentran presentes y se reflejan en el
dominio que el hombre ejerce sobre la mujer. En tal sentido, entre los efectos que el
ejercicio de la violencia ha producido, el principal es la reproducción y perpetuación
del sistema en el que el hombre agrede ya sea física, sexual o psicológicamente a la
mujer, hecho que incide directamente en la víctima al destruir su autoestima y confianza
en sí misma, e indirectamente en los hijos que resultan afectados al ser testigos
presenciales de la violencia que se ejerce contra su madre.

Así mismo, se puede decir, que las causas que generan violencia contra la mujer,
constituyen, efectivamente, un obstáculo para que las víctimas no denuncien los hechos
de violencia, ya que por el mismo estado de sumisión en que se encuentran no son
capaces de buscar ayuda y denunciar los hechos, ya sea por miedo o por la dependencia
económica a que están sujetas.

También se puede determinar que la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar, tiene
un carácter eminentemente preventivo, tal como lo señala el Art. 4 de la misma, y
además que su creación a contribuido a superar paulatinamente la tradicional creencia de
que los actos de violencia que se dan en la familia, son actos que deben de permanecer en
el ámbito privado.
En cuanto al tratamiento jurídico que debe dársele a los casos de violencia
intrafamiliar, se puede decir que, pese a que la Ley establece el procedimiento a seguir,
89


no existe voluntad de parte del sistema judicial para hacer efectiva su aplicación, ya que
aún cuando la Ley les faculta ( a los Tribunales de Paz o de Familia), para impulsar de
oficio el inicio del procedimiento judicial al tener conocimiento de una denuncia, éstos lo
que hacen es remitir a la denunciante a la Procuraduría General de la República, para que
agote primeramente la etapa administrativa, cuando la Ley no exige que todos los hechos
denunciados deban pasar por dicha etapa antes de iniciar el proceso judicial.

Considerando el proceso establecido en la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar,
en la presente investigación, se ha podido identificar la existencia de un vacío legal,
respecto a que no se regula la figura del emplazamiento, el cual debe existir en todo
proceso a fin de hacer efectivo el derecho de defensa, vacío que al ser alegado por el
denunciado, generaría problemas para garantizar la protección de las mujeres víctimas de
violencia, porque dificultaría la aplicación de la Ley que nos ocupa, y como consecuencia
no se daría un inmediato y eficaz tratamiento a la denunciante.






RECOMENDACIONES

90


Como resultado de la investigación realizada, sobre el Análisis de la Violencia
contra la mujer en la relación de pareja, y su regulación en la Ley contra la Violencia
Intrafamiliar, se proponen las siguientes recomendaciones:

1- Al Ministerio de Educación, para que incluya dentro de sus Programas
Educativos temas relacionados con la igualdad de género, de modo que desde
la primaria se fomente en los niños y las niñas la cultura de no violencia, a fín
de modificar los patrones culturales de nuestra sociedad que fomentan la
violencia contra las mujeres.
2- Que el Estado, a través de sus Instituciones, v.gr. ISDEMU, promueva
campañas de difusión que pongan en conocimiento de la población en general
la existencia de la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar.
3- Que el Estado, a través del Órgano Legislativo en coordinación con la Corte
Suprema de J usticia, apruebe la creación y apertura de casas, refugios o
albergues nacionales para mujeres víctimas de violencia, y además la creación
de Tribunales especializados en materia de violencia, con el objeto de facilitar
la atención integral de la misma.
4- Que el Consejo Nacional de la J udicatura, a través de su Escuela de
Capacitación J udicial, capacite constantemente a los operadores de la
administración de justicia y a los agentes de la Policía Nacional Civil, en lo
referente a los derechos de las mujeres y los efectos de la violencia.
5- Que el Estado, a través del Ministerio de Gobernación promueva la
participación de los medios de comunicación, a fin de que cumplan un papel
91


de educadores y orientadores de la sociedad mediante la no transmisión de
programas violentos que propicien la desigualdad entre hombres y mujeres.
6- Que las organizaciones de mujeres, como por ejemplo Las Dignas,
CEMUJ ER, etc., y los jueces y juezas encargados de aplicar la Ley en estudio,
promuevan las reformas a la misma a fín de que se reestructure el proceso
establecido, evitándose así los múltiples vacíos legales por los cuales se obliga
a recurrir a la aplicación supletoria de otros cuerpos legales, como por ejemplo
la Ley procesal de Familia.













92


BIBLIOGRAFIA.



A) LIBROS Y OTROS TEXTOS:


1.- ALMAGRO NOSETE, J OSÉ Y OTROS. Derecho Procesal Tomo I, Valencia 1991.

2.- AMNLAE. Asociación de Mujeres nicaragüenses Luisa Amanda Espinoza. “Aportes
al análisis del maltrato en la relación de pareja.” Nicaragua, 1986.

3.- AZULA CAMACHO, J AIME. Manuel de Derecho procesal. Editorial ABC, Bogotá
1982.

4.- BATRES, GIOCONDA Y CLARAMUNT, CECILIA. Violencia contra la Mujer en la
Familia Costarricense. San J osé, Costa Rica, 1993.

5.- CANTERA ESPINOSA, LEONOR M. Te pego porque te quiero. La violencia en la
pareja. Editorial CBS, S.A. Barcelona.

6.- CAÑAS, MERCEDES. Palabra de Mujer. Publicación Feminista Salvadoreña. 1990.

7.- CAÑAS, MERCEDES. Violencia Domestica en El Salvador. Procuraduría Adjunta
para la Defensa de la Mujer. El Salvador, J ulio 1994.

8.- DE SANTO, VICTOR, Diccionario de Derecho Procesal. Editorial Universidad.
Buenos Aires 1991.

9.- DEVIS ECHANDÍA, HERNANDO. Teoría General del Proceso. Editorial
Universidad, Buenos Aires 1997.

10.- DOMÍNGUEZ MAGAÑA, LIZA. De acciones de mujeres y olvidos Estatales.
Instituto de Investigación, capacitación y desarrollo de la mujer, IMU. Segunda edición.

11.- EXPOSICIÓN DE MOTIVOS DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPUBLICA DE
EL SALVADOR, 1993.

12.- FACIO, ALDA. Género e igualdad jurídica entre sexos. Manual de Capacitación
para jueces y juezas.

13.- FUNDACIÓN PUNTOS DE ENCUENTROS. No más violencia. Seamos
Diferentes. Nicaragua, 1993.

14.- GROSMAN, CECILIA P., Y OTRAS. “Violencia en la familia. La relación de
pareja” Editorial Universidad, Buenos Aires, 1992.
93


15.- INSTITUTO DE ESTUDIOS DE LA MUJ ER “NORMA VIRGINIA GUIROLA
DE HERRERA” CEMUJ ER. En el Camino de Una Vida sin Violencia. El Salvador
1996.

16.- IÑIGO, DELIA B. Derecho de Familia. Edit. Abeledo Perrot. Buenos aires.

17.- LAS NACIONES UNIDAS Y LAS MUJ ERES. 1945-1995.

18.- MARTÍN-BARÓ, IGNACIO. Acción e Ideología. UCA Editores, 1998.

19.- MARTÍN-BARÓ, IGNACIO. Revista Costarricense de Psicología. Costa Rica,
número 12-13. Diciembre 1988.

20.- MARTÍNEZ BOTOS, RAÚL. Medidas Cautelares. Editorial Universidad, Buenos
Aires 1990.

21.- MATUS, SILVIA. La mujer en la historia. Folleto Nº 1. Movimiento de Mujeres
Mélida Anaya Montes. El Salvador, 1992.

22.- MORENO, ELSA. Mujeres y política en El Salvador. Edit. FLACSO-Sede, San
J osé, Costa Rica.

23.- MUJ ER Y VIOLENCIA EN EL SALVADOR. Organización Panamericana de la
Salud, Universidad Centro Americana “J osé Simeón Cañas” San Salvador, febrero 1992.
Mimeografiado.

24.- MUJ ERES EN BUSCA DE UN NUEVO HUMANISMO. Colección Salvat,
Barcelona, 1981.

25.- NAVAS DE RODRÍGUEZ, HILDA OTILIA. La mujer en el Derecho
Constitucional Centroamericano. Tesis Doctoral. Enero de 1971.

26.- ORGANISMO DE MUJ ERES POR LA DIGNIDAD Y LA VIDA (LAS DIGNAS).
“Elementos sobre la situación de las mujeres Salvadoreñas ante el siglo XXI”
Noviembre, 2000.

27.- OSSORIO, MANUEL. Diccionario de Ciencias J urídicas, Políticas y Sociales.
Editorial Heliasta S.R.L.

28.- QUIRÓS, EDDA. Sentir, pensar y enfrentar la Violencia Intrafamiliar. Proyecto
Mujer, Salud y desarrollo OPS/OMS El Salvador.

29.- SAN J UAN, REGINA. Historia del movimiento feminista. Revista LAMBROA,
Edit. Emakunde Nº 5 y 6. Bilbao, España.

94


30.- SÁNCHEZ VÁSQUEZ, J UAN J OSÉ. Apuntes obre Derecho Procesal Civil.
Ediciones Ultimo Decenio Ministerio de J usticia.

31.- UNIDAD TÉCNICA EJ ECUTIVA DEL SECTOR J USTICIA –UTE. Violencia
Intrafamiliar... ¡Defiéndete con la Ley!

32.- VIOLENCIA CONTRA LAS MUJ ERES. Ministerio de Trabajo y asuntos sociales.
Instituto de la Mujer, Madrid, 1999. La Plataforma de Acción de Beijing. Naciones
Unidas. Resumen.

33- VIOLENCIA INTRAFAMILIAR HACIA A MUJ ER EN GUATEMALA. Programa
mujer, salud y desarrollo. Guatemala, 1993.






B) LEYES Y CONVENCIONES INTERNACIONALES:



1.- Constitución de la República de El Salvador.

2.- Ley contra la Violencia Intrafamiliar,

3.- Código de Familia y Ley procesal de familia.

4.- Código Civil y Código de Procedimientos Civiles.

5.- Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra
la Mujer (Convención de Belém Do Pará).

6.- Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la
Mujer.

7.- Ley Contra la Violencia Doméstica de Honduras.