You are on page 1of 11

Analizando las prácticas en un Hospital General.

Psic. Iris Valles.
El hospital como toda institución debe ser deconstruido en su formación
histórica, la genealogía que Michel Foucault
1
trazara sobre ellos nos alumbró
un hospital como tecnología moderna, aquel que debió medicalizarse para su
nueva función, y en esta nueva técnica de gestión del hombre tomó modelos
del ejército y la escuela: la distribución espacial, el control sobre el
desenvolvimiento, la disciplina como técnica de poder de poder que encierra
una vigilancia perpetua y constante de los individuos, suponiendo para esto un
registro continuo, en fin, del administrador religioso al médico
ercano al regreso de la democracia, all! por los "# nos pregunt!bamos: u!l
es nuestro lugar en los hospitales$ %isualiz!bamos un discurso médico que no
se reconocía como parcial, que pretendía saber sobre el sufrimiento del & que
padece aunque transgrediera los par!metros org!nicos' ( el diagnóstico debía
permitir preveer qué se debe hacer con ese paciente' )ebates entre *efaturas
que son siempre médicas y el lugar de los llamados consultorios e+ternos'
)e un te+to de la época:”nos planteamos una tarea, recuperar espacios para la
subjetividad, para una verdad ausente y presente en el decir de un sujeto, así
sea como lenguaje de un cuerpo que es erógeno…priorizamos más allá de lo
asistencial, nuestra presencia en aquellos ámbitos donde se pueda interpelar a
los discursos institucionales, porque la institución dice en los pases de sala, su
sistema de derivación, en la interconsulta, en los seminarios de docencia.”
2
,a institución hospitalaria albergar! nuestras primeras preguntas sobre las
instituciones, allí donde la institución hacía de obst!culo y renegaba de su
función social, también descubríamos su necesariedad humanizante y la
posibilidad de alojar aunque sea en sus intersticios, empezando nuevamente
cada vez que nos sintamos convocados por los sufrimientos, no sólo de las
locuras, sino desde lo que grita en un órgano enfermo'
El hospital General
-uimos relevando obst!culos, dificultades que se transformarían en problemas,
y en ese recorrido dispusimos de la caja de herramientas yendo a la b.squeda
de categorías, conceptos, que ser!n puestos a trabajar' ,os marcos teóricos
oscilaban desde las propuestas funcionales de completamiento al saber
médico, hasta las intervenciones con eje en un encuadre e+trapolado desde los
planteos del psicoan!lisis /leiniano'
Es por esto que la relación médico paciente, pasa al centro de la escena de la
mano de lo que fuera denominado an!lisis aplicado en las producciones de
0leger, 0alint, 1arie ,anger y especialmente en nuestro país los desarrollos de
,uchina y -errari'
%eamos el modo en que definían la interconsulta
2
3,a interconsulta como
campo din!mico constituido por los fenómenos transferenciales del paciente y
1
Foucault Michel, La vida de los hombres infames.
2
Valles Iris La pediatría, experiencia lúdico teatral indito !ospital "rovincial #osario 2$$$.
%
Luchina I, Ferrari !, Luchina &. La interconsulta mdico psicol'(ica en el marco hospitalario.)d &ueva
Visi'n *s +s 1,-1.
1
contratransferenciales del médico4, son las vertientes que no se consideran
técnicas ni científicas, es la aceptación de la inadecuación entre la ciencia y el
& del sufrimiento' El llamado an!lisis aplicado de 0alint, 1arie ,anger y 0leger
son sus antecedentes m!s importantes'
El llamado es hacer que la institución pueda cumplir con las metas propuestas,
todo lo que obstaculice este cometido, aparece como desvío de la norma, la
transferencia, la subjetividad es una de las vías del problema a disolver, el acto
médico debe estar como técnica que disocia enfermo de enfermedad, ser!
cuestionado la historia 3natural de una enfermedad4 a favor del 3historia del
padecimiento de una enfermedad en una persona que la presenta4 es la
situación lo que se considera' El otro aspecto ser!n las situaciones de
conflicto institucional que no son e+plicitadas, y allí comienza el debate acerca
del car!cter de la institución, generalmente emergente en un conflicto por un
acto de e+pulsión del malestar'
( en tanto completamiento de saber, el psicoan!lisis aparecía adem!s en la
tarea de Educar al médico, se trataba de darle bagaje psicológico'
,o destacable de este período es que establece el valor del encuentro de
saberes, y que se reconoce como saber no sólo la racionalidad' 5uestros
intentos ir!n por lo vía de que los pedidos pudieran en alg.n momento darse
como encuentros y por eso constituirse en interconsulta, como campo de
trabajo, inicios de una problematización' 1uchas veces hemos dado en llamar
a este movimiento 36nterconsulta como estrategia de inserción4, era un modo de
pr!ctica para hacerse un lugar, no cualquiera, aquel que pudiera incluir el
malestar, el cuerpo erógeno, lo que escapa a las coordenadas org!nicas, la
institución que reniega de su propio mandato'
( la resistencia de la institución comenzó a producir efectos, se empieza a
inscribir en el campo político, antes de la llegada de la democracia ya nos
habían e+pulsado de un hospital por no encuadrarnos en los par!metros de la
ciencia médica, allí reaparecemos como actores políticos ganando la calle,
promoviendo 7sociaciones y buscando interlocutores que ayudaran a pensar y
profundizar los fundamentos de estas propuestas'
( el ganar la calle, cortar la calle, para hacer visible lo que se ocultaba en el
hospital llamado de enfermedades infecciosas, si la enfermedad era estigma y
destino, para qué habría psicólogos en una institución, si la tuberculosis y la
sífilis son un mal, para qué pensar un paciente, si la pobreza es la enfermedad
para qué rastrear los modos diferenciales de enfermar o la genealogía de
ciertas pr!cticas que producen las enfermedades''
7prendimos con 1ichel -ocault que el hospital no es una institución natural,
que no siempre estuvo allí, que como tecnología surge de la mano de la ciencia
avanzando sobre los lugares donde la gente iba a morir, no a curarse, y las
almas que se salvaban era la de sus benefactores' ,a tecnología se apropia
a.n del acto de la muerte, ya no ser! parte del proceso de vivir ni un ritual
privado'
( así fue nuestro di!logo con los te+tos de 8inete 9imbaud
:
, porque cuando
relevamos los motivos de interconsultas y las estrategias a construir no
podíamos solayar:
1; El sufrimiento de un paciente escapa a las posibilidades de eficacias
médicas', el individuo habla alrededor de coordenadas , significaciones, que no
son generalizables, es la especificidad del síntoma'
/
#imbaud 0inette )l "sicoan1lsis 2 las fronteras de la Medicina. 3línica de lo #eal. )d +riel
2
<; El dolor en el cuerpo sin e+presión en enfermedad som!tica
2; ,a amenaza de lo mortífero que anticipa su propia muerte, que actualiza la
finitud de todos
:; la pulsión de muerte, es posible plantearse un trabajo clínico para que un
paciente en su posición subjetiva, quiera y pueda curarse'$
(a vislumbr!bamos el doble car!cter de la institución, si la institución masifica,
borra insignias identificatorias, sepulta preguntas, reniega de sus funciones,
porqué insistimos en habitarlas$ &on estructuralmente humanas, allí se juega
las modalidades del lazo social y las posibilidades de construir identidad,
filiación, no hay cultura sin instituciones'
1;=abla de la necesidad de poner palabras, de nombrar, de hacerle lugar a las
historias, dice 8inete 9imbaud, se tratar! 4de un an!lisis de la demanda con
una escucha descentrada de ella4 y la pregunta: qué hay detr!s de un pedido$
7 veces la interconsulta es un campo que puede parecerse al cubo de
desperdicios, 3nada de org!nico4 o 3nada de esperanza4', no parece haber
salida cuando fracasa el intento de que el nuevo técnico en relaciones
modifique la institución o salve la moral de la tropa', nuestro intento ser! no
cesar de inducir en los equipos el deseo de reconocer al semejante,
nombr!ndolo, historiz!ndolo, escuchando'
uanto m!s e+tiende la ciencia el dominio sobre el cuerpo biológico, m!s
desposeído queda ante el anonimato al cual lo arroja y se ver! desbordado por
las quejas, diagramas y síntomas, un cuerpo tiene sus posibilidades de placer y
sufrimiento vinculadas a su historia particular' El psicoan!lisis podr! trabajar
en devolver el sujeto a su cuerpo o el cuerpo al sujeto, se trata de articular de
manera diferente la relación del sujeto con su cuerpo'
>or eso iremos propiciando espacios, de pases de sala, que luego podr!n
intentar sumar reuniones de equipos, de presentaciones clínicas conjuntas, de
estrategias familiares y comunitarias' ( las guardias de estos hospitales ser! el
!mbito para alojar la crisis, para que la urgencia no impida intentar generar
marcas para otro tiempo, otra instancia, par que los actos puedan tener
consecuencias en una responsabilización, en un reintegrar en la elaboración
psíquica, para evitar la psiquiatrización y dispositivos que manicomializan'
En lo institucional son los precedentes del intento en los primeros a?os de
democracia de encuentro con la medicina general y la clínica en un intento de
amortiguar la fragmentación, de talleres y actividades grupales que refle+ionan
sobre la propia pr!ctica desde el seguimiento de pacientes, de la historia de la
neonatología y el lugar de las madres y familias ampliadas en un proyecto
terapéutico, en una unidad de terapia intensiva pedi!trica que fue gestionando
la presencia de un cuidador cercano que debía ser contemplado m!s all! de
las e+igencias de las tecnologías duras, nuestra tecnología es la de la
complejidad del recurso humano y las pr!cticas en primer instancia''
( la mayor amenaza no devendr! del lado de la carencia, de lo que falta, sino
de la ausencia de reconocimiento, habitual compa?era del narcisismo, y lo que
&igmund -reud nombrara como la pulsión de muerte, muerte no como parte
de la vida, lo que le pone fin, sino el silencio, la no inscripción, lo que impide la
simbolización que permite la palabra' ,as pérdidas con car!cter traum!tico, lo
inesperado, deja muchas veces al sujeto sin soporte, ignorante de lo que
acontece, El reverso de esta pulsión de muerte ser! el deseo de saber, lo que
%
permitir! como parte el error, el olvido, lo que va a permitir construir una
historia'
El encuentro entre la Pediatría y el Psicoanálisis'
En el recorrido de los que abog!bamos por una refle+ión acerca de las
>olíticas >.blicas hubo encuentros que dejaron su gran impronta como el de la
1edicina 8eneral y el 1ovimiento de la 1edicina &ocial ,atinoamericana, pero
fue m!s claramente la >ediatría el discurso crítico que nos permitió pensar en
su enlace con el psicoan!lisis, las pr!cticas de salud como creadores de
cultura y producidos a su vez por ella'
5os encontramos en un hospital general
@
donde las capas genealógicas
convivían visiblemente: la 0eneficencia a través de las )amas que son las
due?as del hospital, en menor medida lo religioso, el Estado definiéndolo como
=ospital >.blico y a su vez especial botín político de las gestiones de turno, la
hegemonía médica y por si fuera poco luego llegó la autogestión'
A
,a e+periencia ir! surgiendo en encuentros frente a la resistencia de un
sistema de formación médica sustentado en residencias verticalistas y el
trabajo ad;honorem de las pr!cticas psi'
Caminando hacia una pediatría más humana
uando uno se plantea la !umanización de la pediatría se está !ablando de
construir una pediatría a la medida de los ni"os, respetando #undamentalmente
los derec!os de los mismos y considerando que !oy !an dejado de ser sujetos
tutelados para ser sujetos de derec!o y de esta manera construir ciudadanía.
$ay un importante desmedro en considerar al ni"o como un sujeto totalmente
sensible
a todo el proceso de atención.
%&u' !ace la pediatría en nombre de la ciencia(
uando uno revisa lo que es el proceso de salud en#ermedad) modelo de
atención encuentra que:
• *e lo lleva a la consulta debiendo esperar tiempos prolongados en salas
de espera generalmente llenas, no teniendo una adecuación locativa para el
juego, desplazamientos ni separación en grupos etáreos
• +a !ospitalización es en sí mismo una violencia, en tanto separa al ni"o
de su #amilia, de sus padres, de su grupo social es decir lo enajena
• *e utilizan procedimientos ,en general como sobre prestación- sin
e.plicaciones al ni"o de lo que le van !acer, en general procesos invasivos que
se convierten en una verdadera agresión
• *e !abla con los progenitores como si los ni"os no pudieran o no
debieran entender lo que esta pasando
4
!ospital "rovincial de #osario. !ospital polivalente de a(udos. #osario 5anta Fe
6
+uto(esti'n7 sistema de descentrali8aci'n financiera hospitalaria con participaci'n de representantes de
la comunidad 2 sectores hospitalarios
/
• +os e.ámenes #ísicos se realizan sin tener en cuenta el pudor de los
ni"os y sin preguntarles siquiera si están de acuerdo que se los realice
generalmente esto conlleva en los ni"os que !ablan mani#estaciones de
contrariedad
• *e indican medicaciones con !orarios estrictos que impiden el sue"o,
con #eos sabores y muc!as veces inyectables ,la mayoría de la veces
innecesariamente-
• *e los abriga e.cesivamente y se los priva del ba"o aun en el verano
• *e indican reposos #orzados cuando el ni"o necesita moverse
deambular /curiosear” y por sobre todo jugar. 0l juego les ayuda a crecer, el
ni"o goza, aprende, y se a#irma como ser independiente.
• 1no de los actos mas aberrantes que realiza la pediatría en el nombre
de la ciencia es el de separar al ni"o de su madre y2o de su #amilia. ada vez
que camino por la sala !ay algo que me retorna con muc!a #uerza y es el de
encontrar el cartel de 3aislado” en alguna !abitación y no puedo dejar de
pensar en que la !umanidad siempre encerró lo que no podía mostrar y esto
me retrae !acia prácticas que tiene que ver no solo con la des!umanización y
el desa#ecto sino con el autoritarismo y la represión en sus di#erentes #ormas.
,4uan arlos 5ocanera-
6
5o toda pr!ctica médica ni todo discurso es sólo la cara de la ciencia en tanto
hay quien lo porta y los sostiene, por esto resultó estratégico en esta
e+periencia que se fuera pudiendo hacer marca al interior de esta pr!ctica que
es hegemónica, fue el tr!nsito de lo que se vivenciaba casi cruelmente como lo
real de las pr!cticas institucionales, hasta la distancia con esto que el saber, la
met!fora y una posición ética permitiera construir, comenzamos a implicarnos y
no sólo a padecer''
( aparecieron las preguntas sobre cómo hacer un buen vínculo o lazo
transferencial en medio de instrumentaciones muy cruentas, aparecen las
preguntas sobre la pr!ctica a partir del trabajo con el sufrimiento y la muerte:
qué sucede con todos nosotros ante la muerte de un ni?o especialmente
cuando el saber médico no alcanza o Bué pasa con el saber de las madres: es
lo mismo información que saber$ Bue una madre esté advertida es lo mismo
que anticipar, imaginar un hijo doliente o muerto$
/0special institución un !ospital) su#rimiento y muerte, !acen a las condiciones
en las que el equipo debe trabajar y el paciente buscará alivio ó cura.
uidados sobre el cuerpo, rituales sobre la muerte que la cultura produce
e.pulsándolo de la cotidianidad y el calor de un !ogar, para entregarlo
totalmente a las manos de especialistas y tecnologías que buscan e#iciencia a
costa de !acer carne lo que es un cuerpo”
7
El recorrido por alunas preuntas
-
9r. :uan 3arlos *ocanera, "ediatra.:efe del 5ervicio de "ediatría. !ospital "rovincial. #osario.
+r(entina
;
Valles Iris. "ro(rama <roncal de 3apacitaci'n. Ministerio de 5alud 5anta Fe. 2$$6.
4
Bué pasa cuando no hay diagnóstico$ C ómo articular pr!cticas en un
hospital pobre y de pobres, cuando la urgencia pone en tensión algo que podría
resultar de riesgo y los tiempos lógicos de una constitución subjetiva est!n
demandando otros tiempos, otras instancias, allí comenzar! el proceso de
pensar modalidades de la internación que dieran respuesta a un proceso de
salud enfermedad que e+cede lo médico'
,a incorporación de trabajo social coincide con una perspectiva de
profesionales que se niegan a una practica meramente asistencialista y nos
acompa?an en la posibilidad de proponer estrategia terapéuticas que
construyan socialmente las condiciones mínimas para que esta sea posible'
Empezamos a hablar de equipo, de construir equipo, decíamos Dhórizonte de
utopía, no se trataba de sumar saberes aumentando la fragmentación de la
medicina, sino de juntarnos a problematizar sabiendo de la tensión que esto
produce en dos sentidos por la dificultades grupales o de relación entre
semejantes y el esfuerzo de articular lógicas disciplinares diferentes que
muchas veces nos ponían en dilemas no f!ciles de resolver'
38 sea que trabajo interdisciplinario e intersectorial implica una práctica que va
más allá de la suma de saberes, se trata de privilegiar un espacio donde se
mediatiza y se contiene con replanteos de estrategias en una práctica clínica.
0s en estas prácticas con otros que se produce organización y e.periencia con
acumulación de poder en la generación de políticas p9blicas'4
E

Eran época de ni?os desnutridos, de madres ausentes, de familias migrantes,
dispersas, sabíamos que si bien algunos casos gritaban la realidad de la
carencia, en general eran otras las condiciones socio subjetivas que podían dar
cuenta de porqué había un alimento que a veces a.n estando no nutre' &i la
falla se establece a nivel de los primeros intercambios con este hijo, cómo
producir aquí esas operaciones pendientes, a.n en lo constitutivo y a veces
como detenidas' >odía un equipo cumplir esa función$
El desamparo nos dice de otro que no pudo hacerse presente en el cuidado
necesario, en muchos casos hasta la auto conservación estaba en riesgo,
aquello que el contrato narcisista al modo de >iera 7ulagnier nos planteaF no
puede sostenerse' 7llí comienza una tarea que definimos como operación de
alo!amiento" si había algo que la ciencia y la institución dejaba por fuera era
nuestra responsabilidad trabajar sobre esto, por esto el alta pasa a ser una
cuestión de equipo diferente al alta médica y el nombre propio es una
construcción tan necesaria como el diagnóstico médico, entonces alojamiento y
nominación no se escinden, son las condiciones indispensables para la
producción de alguna enunciación, de poder tomar la palabra
'5o sabemos cómo ni cuando concluye una estrategia, allí comanda la
singularidad de la clínica, así como la posibilidad de ir sumando actores en el
territorio, pues la sala en sí misma intenta producir otra institución, otro circuito
al interior del hospital, ganar aliados en la institución, pero también saliendo de
sus paredes, la vida de estos ni?os est! en otro lugar' 1aud 1annoni nos
transmitió la posibilidad de hacer estallar los sentidos de una institución para
que esta realmente haga de marco, soporte por Ej' es un hospital de agudos
dice la institución, el indicador sería pues el giro cama, nosotros decimos la
temporalidad debe ser la del paciente, la que este necesita y va construyendo
,
*ocanera : 3 )l rol del hospital en la aps =3on(reso "cial 5alud 2$$6
6
#a salud como producción cultural
)ecíamos que los procesos de salud enfermedad dan cuenta de las
condiciones de reproducción social histórica y diferenciales en una determinada
población, y desde el psicoan!lisis sabemos que el hombre para enfrentar sus
dificultades con sus semejantes es que produce instituciones'
( nos propusimos producir los espacios necesarios para sostener las pr!cticas
que plante!bamos
$ispositi%os en la &ala
En un proceso pasamos desde el pase tradicional médico, junto a la cama del
paciente a un pase diario donde solamente est!n por habitación los
profesionales médicos involucrados directamente o enfermería y luego se
realiza una reunión médica dentro de la misma sala' Ctro dispositivo es el pase
de carpetas, momento de refle+ión compartido donde generalmente
participamos otras disciplinas y se va evaluando especialmente los ingresos,
las e+ternaciones y las situaciones críticas' Gna vez por semana se realizan
reuniones de equipo interdisciplinarias: médicos, psicólogos, enfermería,
trabajadores sociales y cursantes de pr!cticas universitarias'Ctro modo de
pr!ctica son las presentaciones clínicas con especialistas invitados, con
equipos de la red 7>&, con instituciones intersectoriales, juzgados, )irección
de 5i?ez, )efensoría del >ueblo, omunas, y un lugar importante son los
talleres con alguna persona en función de terceridad ante dificultades que
plantean dilemas éticos o procesos muy complejos que generan un e+ceso de
malestar en el equipo'
5o podemos dejar de nombrar la importancia de la función educativa y de
enlace con otros que cumple 1arta, la maestra de la escuela hospitalaria,
record!ndonos que la educación no es cuestión meramente escolar'
El arte
5o es casual que es desde los emergentes de nuestro propio sufrimiento con
las dificultades de la pr!ctica y especialmente ante el acontecimiento de la
muerte de un ni?o, que desde la sala de pediatría se convoca a los psicólogos
a pensar un espacio cultural, priorizando el juego'
)ecíamos en esos momentos inaugurales
30s en este punto donde nos convocamos, porque creemos que la creación no
es una virtud que el arte aprisiona, en su territorio, si no que es su e.clusión
de los proyectos de vida lo que lo convierte en tarea sólo de especialistas)
:or esto se juega, convocamos y nos convocamos a jugar, lo l9dico es el
territorio donde nos proponemos restituir aquello que en la batalla con el
su#rimiento y la muerte o por lo menos con las condiciones en que se atraviesa
estas vicisitudes, queda por #uera de la práctica !ospitalaria.
0n esta e.clusión de la vida como proceso, !ay un paciente, una #amilia que se
pierde y tambi'n nosotros tenemos el permanente riesgo de perdernos en la
marginalidad o la expulsión, de quedarnos por #uera de un !ospital
autogestionario que llegó para instalar la autogestión en la institución que más
cristaliza la desigualdad en el derec!o a la vida.”
-
( por esto convocamos a una prestigiosa institución #a Escuela en ese
momento 'acional hoy Pro%incial de (eatro y (íteres, quien a través de
,aura opello mediadora del onvenio interinstitucional, tomar! esta apuesta.
( surge el Espacio de !ueo, para los pacientes, sus cuidadores y para todos
nosotrosH
)esde sus comienzos la apuesta fue fuerte y esta pasó a ser la nueva utopía:
no pretendíamos entretener o divertir aunque esto es lo que muchas veces
hacemos y propiciamos, la idea siempre fue construir un espacio que en su
complejidad nos convocara a todos a una escena diferente, cuyo an!lisis crítico
en cuanto a su producción nos permitiera luego aportar a la direccionalidad
clínica de las estrategias terapéuticas'
,e llamamos Espacio de juego, aunque convoca otros territorios del arte,
porque el eje que nos articulaba era el reconocimiento que en el juego el ni?o,
mientras juega, se produce a sí mismo, el juego es constitutivo'
;ecia +aura opelo /0n su juego el ni"o nos muestra aquello en lo que /está
ocupado”. 0n el particular modo de actualizar sus posibilidades #rente a lo que
el medio le propone, en sus mecanismos de compensación, en su modo de
equilibrio 1< <=>8 *0 <?@@?.
1n ni"o que juega !ace presente su propia escena, nos muestra su posición
subjetiva y sus posibilidades cognitivas. 0s en la escena del juego donde
podemos ser escuc!as del modo en que un ni"o se apropia del mundo que lo
rodea, interact9a con los objetos, resuelve problemas, !ace circular sus
propios signi#icantes'''
$acer teatro, dramatizar jugar dramáticamente es accionar trans#ormando la
realidad. 0s poner en juego el propio cuerpo en un espacio y tiempo di#erentes.
0l ni"o espontáneamente y desde muy temprano conoce de estos juegos. 0l
teatro de tAteres, en tanto teatro, es un mundo conocido para los ni"os,
accionar con los objetos, inventar !istorias, que aparezcan los colores, las
#ormas, los materiales, dar la palabra a otro, desde uno mismo...
0l juego teatral es una #orma de e.presión que el ni"o transita con toda su
e.periencia, con su propia !istoria, con sus percepciones, sensaciones,
pensamientos, recuerdos. 0s a la vez instrumento de conocimiento,
!erramienta de análisis, construcción desde lo singular !acia el encuentro con
los otros.
+a propuesta es comprender el !ec!o teatral como una trama de
signi#icantes y desde allí dise"ar nuevas intervenciones.”
BC
El acontecimiento necesita de la producción de una escena, el teatro
3acontecimiento .nico produce una modificación en el tiempo y en el espacio,
se necesita un cuerpo y algo para contar4' >ero la b.squeda de ese
acontecimiento se encuentra muchas veces con escenas que para muchos no
alcanzan a armarse como tal, es la de la borradura, el desamparo, la locura' ,a
vida como el teatro, no se constituye sin ilusión, sin ficción y la salud como
obra colectiva no lo es sin la participación de m.ltiples actores culturales,
proceso que necesita de particulares condiciones subjetivas para producirse'
it!bamos a Cctave 1annoni
11
cundo dice que el teatro es como la otra
escena, que destaca la noción de ilusión, la identificación y el personaje,
siempre que alguien se quiera hacer pasar por otro crear! la perspectiva de lo
imainario, para el teatro esto son condiciones constitutivas' >or eso también
1$
3opelo Laura. +ctri8. 5eminario !ospital "rovincial #osario.5ala "ediatría. Ma2o 2$$$
11
Mannoni >ctave La otra escena. 3laves de lo ima(inario
;
deberíamos tener en cuenta, no todo ni?o puede jugar a ser otro, a crear
personajes, a ir y volver en este juego, para eso habr! transiciones, como la
creación de objetos, los títeres, las intervenciones singulares''
&e puede decir que allí se enuncia la ilusión, no sabemos quién es cuando
dramatiza, a veces representa el espectador y a veces el actor hace de
espectador del juego, lo esencial es producir esa ilusión'
( comenzamos a jugar, en salas que se dividen primer y segunda infancia, que
las vamos uniendo con guirnaldas, voces, juegos, luego vendr! la salita nueva,
con lugares m!s íntimos, la neonatología, la GI6 pedi!trica y subimos y
bajamos escaleras tras un paciente que se nos escapa en la fragmentación'
Entonces tiempo y espacio que se har! escena y personajes, despliegue de la
ficción, construcción de historias, cuestiones a veces no disponibles en
poblaciones que sufren los efectos de la e+clusión' >or eso el perfil de los
problemas de salud en los ni?os va cambiando, ya no es la desnutrición, son
las marcas de procesos e violencia que muchas veces est!n atravesados por la
desmentida de la ,ey fundante, es el abuso, la apropiación del cuerpo del ni?o,
del incesto que borra toda posibilidad de inscribir una legalidad, y por otro lado
la cronicidad de procesos complejos especialmente oncológicos'
( allí ante el avance de lo real redoblamos la apuesta, ahora es el actor
9oberto hanampa quien coordina el espacio como docente de la Escuela de
Ieatro y Iiteres, evoca a 8ianni 9odari
1<
, hay una teatralidad que se evoca, se
construye desde el que la mira, no sólo el actor es activo, el espectador
siempre tiene algo para devolver, aunque sea con su silencio' ( es 9odari
quien evoca a 5ovalis J1KK<;1"#1L 3&i tuviéramos también una fant!stica como
hay una lógica, se habría descubierto el arte de inventar4, quiz!s es el camino
que emprendemos cuando queremos convocar primeramente a la curiosidad
del ni?o, hay algo por descubrir'
( por esta vía en el espacio retornamos a nuestras dos dimensiones
simultaneas, siempre es lo institucional, pero nunca sin lo artesanal'
>or eso los cuentos, las historias populares, especialmente las f!bulas, podr!n
ser materia prima para operaciones fant!sticas, podr!n ser modificados,
porque se pueden cambiar historias, personajes, finales', algo de esto, por el
absurdo ser! el objetivo de obras teatrales que guionaron desde el espacio'
( habr! un personaje permanente que los espera en la sala, 7ristóbulo,
personaje que ir! construyéndose acorde a las características de las
problem!ticas singulares que van habitando sala, algunos de paso, muchos
retornando durante largos periodos'
)ecorridos" espacios" propuestas
'( vamos a presentar nuestros espacios al interior del espacio de *uego :
Ienemos una peque?a salita, es nuestro peque?o lugar de trabajo, con una
escalera en el medio, es la salida de emergenciaHHH asi afuera del hospital$ C
en el entre$
Allí se prepara semanalmente la actividad que comienza muy temprano a la
ma?ana, que no se reduce a las dos horas de producción colectiva'
>articipamos tanto desde el equipo como es posible sumar en la planificación a
madres o ni?os'
12
#odari 0ianni 0ram1tica de la fantasía. )d 3olihue
,
Pase del espacio Jel paya pase$L es un recorrido por la escena de la sala,
formal, interdisciplinario, fundamentalmente uno por uno en un intento de
singularización, de ubicar momentos terapéuticos, conflictos, vicisitudes en la
constitución subjetiva en un ni?o o sus cuidadores' =ay entonces una
preparatoria, una convocatoria, un montaje de la actividad principal, un cierre y
un retrabajo del equipo interdisciplinario'
%amos ubicando nombres en un pizarrón" hacemos mapas para sa*er de
dónde %enimos" ponemos +echas para +este!ar cumplea,os" así nos
permite ubicar algo del origen, las migraciones, organizar intercambios y lazos
para los que vienen de otras localidades'
- Hay un .uzón con pedidos, reclamos, cartas, poesías, y surge el .anco
de las descaras que sirve para protestar, hacer catarsis, e+igir, primero
surge como necesidad de los residentes médicos, por agobio, sobrecarga, etc'
luego lo tomaron todos'
- #os !ueos
reamos entre todos el !ueo del espacio de !ueo que surge al estilo de la
Cca, se construye pensando en encontrar una vía de establecer cómo debía
funcionar una sala pedi!trica ,no sólo por normas de bioseguridad que
formar!n parte del escenario y las reglas de lo l.dico, caro reclamo de
enfermería, sino la necesidad de cierta normatividad o legalidad consensuada,
detonado todo esto por la irrupción de algunas escenas que pretendían
desconocer estos acuerdos o marcos, en algunos casos esto servía para
contrarrestar cierta familiaridad que tiende a establecerse, uno de los riesgos
es la sobreimplicación que dem!s de angustiar no permite sostener la función
Ctra cuestión es que permitía introducir lo de los cuidados: régimen visitas,
porqué cumplir con la medicación, qué es un paf', se puede tener reposera$ &e
puede tomar mate$ )ebe una madre estar siempre al lado del ni?o$ u!ndo$
ómo$ &e puede dormir$ El trabajo se hace por el absurdo pero desde
situaciones concretas' El que pierde tiene prendas que cumplir, en general se
invierten los roles, los trabajadores de salud hacen de pacientes y los ni?os
toman roles activos' Iambién hubo una cuna rodante cual carroza construida
con elementos de esterilización que desdramatizaron algo de las escenas de
aislamiento'
'
,os personajes, los títeres" el juguete como personaje, la construcción de un
títere
/onstruimos entre todos o*ras de teatro" @omeo @omero y 4ulieta
@adic!eta 7quí el eje fue no tanto el amor tr!gico, sino que permitió desplegar
cuestiones sobre la conflictividad social y especialmente familiar Jen la sala
esto acontece, allí se despliegaL &urgen las cuestiones conflictivas sobre la
filiación, el origen, los nombres'
enicienta la verdadera !istoria, es para trabajar l.dicamente sobre dos
aspectos diferentes, la ilusión, y el enga?o
Máscaras aquí el trabajo es personalizado, esto forma parte de evaluaciones
previas'
( apareció un afiche de laboratorio, repudio total, nos manda al silencio" ese
día se organizó una carrera de embolsados'
#as *anderas de la in+ancia 7lguien trajo esto de que las banderas
representan un grupo con una causa y se decidió crear propuesta sobre la
1$
bandera de la infancia, luego fueron e+hibidas mientras nos permite introducir
los derechos de la ni?ez' ( ser! allí donde se hacen visibles estos ni?os con
ausencia de infancia" un ni,o con cuidadores arrasados" %ulnerados ellos
mismos y no pocas %eces ya en la calle o como destino", puro impulso,
débil, agobiado, siempre rechazado y ahora en riesgo de ser estigmatizado
como 3ni?o loco4 antesala del ni?o criminal que muchas veces construimos
reforzando esto desde las instituciones que debieran cobijarlo y producido por
pr!cticas que hacemos en nombre de su bien'
>or .ltimo la actividad de las Encuestas, para facilitar el despliegue de la
palabra, encuesta que juegan a 3)esde el paciente modelo a la pediatría
modeloHHH omienza con un ni?o a quien alguien le ofrece nombrarlo 3paciente
modelo4 por la lección que nos transmitió en su digno soportar cruentos
tratamientos, sin desfallecer, sin dejar de jugar, y decidimos otorgarle una
apertura de sentido distinta, si se evaluaban pacientes, también nuestra
pr!ctica debía ser evaluada, pasando por sus sentidos, sus elecciones, sus
miedos, las fallas del equipo, las vicisitudes de una sala y fundamentalmente
sugerencias que nos dejar!n pensando en cómo continuar'
9ecorrido en el que se insiste, 3Porque sabemos que no hay modelo, por
eso inventamos, no sólo juegos, sino prácticas, estrategias. 3
Psic' Iris Valles. 0ctu*re 1232.
'
11