INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN

 
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
 
 
 
 

2
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN 
se publica para El Vals de la Muerte 
como Arte en Red 
 
 
Es permitida su reproducción para lectura personal, sin fines de lucro 
 
 
DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS 

2006© VÍCTOR HUGO FLORES SOLÍS 
 
www.hyperia.biz
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
 
 
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN 

3
 
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
 
 
 

4
 
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
RESUMEN 
 
El  presente  Informe  trata  sobre  la  historia  y 
contenidos  del  Vardacumogión,  un  documento 
antiguo  difícil  de  catalogar  bibliográficamente. 
Escrito en un alfabeto griego modificado, el idioma 
subyacente  de  este  manuscrito,  es  desconocido; 
aparenta  poseer  información  de  cuatro  temas 
diferentes,  que  incluyen  a  la  astrología  y  a  la 
meteorología,  pero  también  a  la  física  nuclear,  así 
como  observaciones  astronómicas  con  telescopio; 
hasta la fecha, su desciframiento está pendiente. 
 
Palabras clave: Biblioteca del Congreso de la 
Unión,  Vardacumogión,  Criptografía,  Marie 
sûr‐la‐reine,  Atlántida,  Vaso  Hermético, 
plutonio‐239.  
 
ABSTRACT 
 
The  current  Report  is  about  the  history  and 
contents  of  the  Vardacumogion,  an  antique 
document  difficult  to  catalogue  bibliographically. 
Written  in  a  modified  Greek  alphabet,  the 
underlying  language  of  this  manuscript,  is 
unknown;  seems  to  contain  information  about 
four  different  topics,  which  include  astrology  and 
meteorology,  the  same  as  nuclear  physics,  and 
telescopic  astronomical  observations  as  well;  its 
deciphering remains pending up to the present. 
 
Keywords:  Congress  of  the  Union  Library, 
Vardacumogion, Cryptography, Marie sûr‐la‐
reine,  Atlantid,  Hermetic  Glass,  plutonium‐
239. 
 
 
Un libro extraño 
Las  noticias  sobre  un  documento  medieval  —el  Vardacumogión—,  archivado  en  la 
Biblioteca  del  Congreso,  han  atraído  a  los  comerciantes  de  lo  paranormal;  como  mayor 
digno de respeto, también al gran auditorio; finalmente, al interés de los especialistas; esta 
efervescencia,  sin  embargo,  se  dibuja  como  una  corriente  de  actividad  que  se  cruza  con 
otra,  ésta  representada  por  un  casi  anónimo  trabajo  de  años,  en  el  que  han  participado 
expertos en disciplinas como la lingüística, la criptografía y las ciencias aplicadas. 
 
Un  libro  redactado  en  una  forma  de  alfabeto  griego,  pero  no  en  ese  idioma,  que  versa 
sobre  asuntos  no  del  todo  relacionados  con  el  mundo...  Escrito  en  clave,  ha  frustrado  los 
esfuerzos  de  destacados  personajes  que  lo  han  enfrentado;  sin  duda,  este  documento 
merece mayor atención en los círculos especializados, situación que, por fortuna, comienza 
a ser una realidad. 
 
Lenguaje criptográfico 
La historia de los textos en clave o esteganográficos no es nueva. El Traité des chiffres, el Ars 
Magna, la Cábala de los Nombres, son libros redactados por criptógrafos —como Abulafia 

5
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
y  Leibintz—,  o  que  —como el  Manuscrito  Voynich— los  han  retado  durante  siglos;  no 
obstante,  cabe  mencionar  que  cuando  los  libros  criptográficos  considerados  como 
“mágicos”  se  han  descifrado,  éstos  no  han  resultado,  en  nada,  poseedores  de  sapiencias 
portentosas, como sucedió al abrir la clave de la famosa Steganographia, de Tritemius. 
 
Siendo  así,  ¿por  qué  valdría  la  pena  estudir  otro  libro  con  fama  de  misterioso?  Porque  el 
manuscrito  Vardacumogión  parece  contener  información  no  únicamente  destacada  sino, 
también, peligrosa, si ésta fuera del dominio público: además de su debatida imagen de la 
Constelación  de  Hydra  —que  de  serlo,  hablaría  de  observaciones  telescópicas  previas  a 
Galileo—,  el  Vardacumogión  también  revelaría  cómo  fabricar  dispositivos  nucleares 
utilizando un horno casero. 
 
Asimismo,  este  escrito  contendría  explicaciones  para  modificar  la  forma  del  espacio, 
mediante  la  diseminación  de  sales  tratadas  con  soluciones  de  origen  herbolario. El lector, 
una vez descifrada la clave, sabría modificar el clima a partir de la enunciación de frases, 
así como la manera de fabricar espejos, para ver el futuro. 
 
¿Verdad  o  impostura?  Lo  cierto  es  que  si  el  Vardacumogión  explica  eso  y  más,  como  se 
desprende  de  sus  ilustraciones,  donde  hombres  con  togas  blancas  controlan  artilugios 
biológico‐mecánicos, la comprensión depende de descerrajar el código. 
 
La  clave  e  insólitas  imágenes  del  Vardacumogión  han  llevado  a  personajes  de  sólida 
formación por los meandros del análisis. El Vardacumogión, redactado seguramente en la 
Antigüedad  y  copiado  por  un  amanuense  francés  entre  los  años  1350  y  1362,  posee  un 
formato  semejante  al  de  un  libro  de  horas  (185  x  250  mm);  contiene  largos  mensajes 
encriptados  a  lo  largo  de  32  páginas  carentes  de  guardas  y  de  numeración;  su  alfabeto 
consta  de  21  letras  griegas,  a  lo  que  debe  añadirse  el  espacio,  pero  ningún  signo  de 
puntuación.  El  alfabeto  no  es  por  completo  el  griego:  alfa,  épsilon  y  ómicron  poseen 
acentos  circunflejos  (α, ε, ο),  eta  tiene  diéresis  (η)  y  kappa,  acento  diacrítico  (κ).  Un 
6
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
grafismo  (~)  se  utiliza,  insólitamente  en  un  documento  de  esta  clase,  para  secuenciar 
imágenes.  Otros  caracteres  pueden  identificarse,  entre  ellos,  el  signo  alquímico  del  agua 
común (), del plomo (), del azufre (), del mercurio () y del ácido nítrico o aqua fortis, 
de origen medieval o dieciochesco, o así se creía... mas fuera de ello y de algunas posibles 
identificaciones  de  palabras  en  ortografía  extraña  (exymii,  nostruum),  la  sintaxis  no  ha 
podido  ser  sistematizada.  El  Vardacumogión  no  está  en  griego,  ni  en  latín,  ni  en  francés. 
Su  encriptación  parece  relacionada  con  una  moderna  rama  matemática,  llamada 
regulaciones caóticas. 
 
¿Podría  contener  letras  al  azar?  Estudios  matemáticos  basados  en  la  Ley  de  Zipf  y  de 
frecuencia serial, nos demuestran que el manuscrito no es un galimatías, pues cumple con 
las leyes que rigen a los lenguajes.  
 
Así,  hace  falta  saber  cuál  es  el  idioma  subyacente  del  libro,  así  como  abrir  el  código  con 
que  se  le  encriptó.  También  es  muy  posible  que  sea  un  lenguaje  filosófico,  al  modo  del 
propuesto por Roger Bacon.  
 
La  siguiente  es  una  muestra  de  transcripción,  no  de  desciframiento,  hecha  por  el  Dr. 
Alfredo  Águila  —el  mayor  especialista  en  el  documento,  a la fecha—, tomada del folio 7, 
párrafo 3, línea 12 (f7p3L12), del Vardacumogión:  

Texto original 

χοµηεµεερε ιλαεειρισ ϖαδοβαν ανξψσδιι
τυρε εψψσνψτ οψηοτυρε ζεϖκφδροκ
µυναψυσ ιλαοσεβψνµκφψη ρααφηψηζοδ
υµζανυσ αρφηψνψτααοσλοϖ οκαανα
δεβαοσπεη νεκυχλο γβοδψψ ραδµιι µηυφξψε µηεζοδ
οκααµαβµεερε ζανεσ ηενψτ
κφτυυµ
γαρδαχ ηψηβαν
αοουσ ξιινβ σηψσακ ναιιδψψ ψετσκψ λαεναψ µοορµιιε οκααρ
σψξµιιεαϖ υσεεβεϖδψψ ζεϖναψµεερε µηεδοχ


7
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Transcripción al alfabeto centroeuropeo 
 
comhemeere.ilaeeiris.vadoban.anxysdii. 
ture.eyysnyt.oyhoture.zevkfdrok 
munayus.ilaosebynmkfyh.raafhyhzod. 
umzanus.arfhynyt.aaoslov.okaana 
debaospeh.nekuclo.gbodyy.radmii.mhufxye.mhezod. 
okaamabmeere.zanes.mhenyt. 
kftuum 
gardac.hyhban. 
aoous.xiinb.shysak.naiidyy.yetsky.laenay.moormiie.okaar 
syxmiieav.useebevdyy.zevnaymeere.mhedoc 
 
y  ésa  es  la  tónica  de  los  32  folios,  donde  entre  sus  ilustraciones,  una  es  prácticamente 
idéntica a la devastadora explosión que causa un arma nuclear. 
 
Los indicios 
¿De  dónde  viene  tal  documento?  El  Vardacumogión  fue  copiado  en  el  siglo  XIII,  en  la 
abadía  lionesa  de  Marie  sûr‐la‐reine,  Francia.  El  original,  redactado  en  la  Antigüedad, 
existía en ese monasterio hasta el siglo 18, época en que aparecen sus primeras referencias 
conocidas.  Éstas  se  consignan  en  el  Diario  de  Girolamo  Attini,  anticuario  que  compró  el 
documento  en  el  citado  monasterio,  y  en  una  carta de un religioso lionés, que también lo 
vio.  Las  siguientes  noticias  pertenecen  al  siglo  20,  en  los  relatos  que  a  su  familia  hizo  la 
Sra. Mónica Attini (†), emigrada con esposo e hijos a América en vísperas de la II Guerra 
Mundial.  
 
Los  relatos  familiares  y  otras  fuentes  fueron  sumados  por  el  Dr.  Alfredo  Águila  a  su 
estudio  criptológico  del  texto.  Su  casi  olvidada  monografía  Vardacumogión,  ¿un  libro 
imposible? (IPN, México, 1974), es el análisis más consistente a la fecha.  
 
Cabe mencionar que al deceso de la Sra. Attini en 1958, su esposo e hijos, agradeciendo el 
trato recibido en México, donaron el libro a la Biblioteca Nacional. 
 
8
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Algo que apenas comienza 
Los primeros en examinar el manuscrito fueron dos criptógrafos del Instituto Tecnológico 
de  Massachussetts  (MIT),  Alan  Newbold  y  Helen  Maurer,  quienes  en  1960,  obtuvieron 
autorización  del  gobierno  mexicano  para  estudiar  el  libro,  intramuros  de  la  Biblioteca 
Nacional.  Estos  comisionados  (Newbold  tenía  el  rango  de  coronel  en  el  ejército 
estadounidense), trataron de descifrar la sección que puede ser asociada a la física nuclear, 
es  decir,  la  de  alquimia.  Tal  objetivo  y  cierto  comentario  de  la  Sra.  Attini  (op.  cit.  1,14), 
puede inducirnos a creer que los investigadores llevaban tiempo tras la pista del libro.  
 
Newbold  y  Maurer  regresaron  al  MIT  al  cabo  de  dos  años;  nada  de  sus  trabajos  se  ha 
publicado  a  la  fecha,  excepto  posteriores  estudios  de  datación,  obtenidos  sobre  muestras 
del libro que fueron tomadas sin permiso; en concreto, fragmentos del folio 17.  
 
A  Newbold‐Maurer,  por  iniciativa  propia  siguió  el  nombrado  Dr.  Alfredo  Águila,  quien 
habló con los nietos de la Sra. Attini, y que en su monografía, recoge los relatos familiares 
que aquellos recordaban, así como extractos de viejas cartas y del Diario del siglo 18. 
 
En  2006,  los  folios  del Vardacumogión se fotocopiaron luego de su transferencia desde la 
Biblioteca  Nacional  de  México,  a  la  custodia  de  la  Biblioteca  del  Congreso  de  la  Unión 
(www.cddhcu.gob.mx/bibcongr/integra/uncenhis/ddd/8875.htm);  sin  recibir  atención  de 
los expertos, el documento quedó alejado de un más amplio público. 
 
Pese  a  lo  anterior,  el  panorama  ha  cambiado:  la  astrónoma  Verónica  Hernández,  quien 
rescató los trabajos del Dr. Águila en 2004, abogó por el reconocimiento de la importancia 
del  manuscrito,  hasta  que  sus  argumentos  fueron  aceptados  por  especialistas  del  Colegio 
de México, del Instituto Politécnico Nacional y de la Universidad Nacional Autónoma de 
México.  El  equipo  de  trabajo  formado  por  estas  instituciones,  llamado  Grupo  de  Estudio 
del Vardacumogión (GEVA), lleva unos meses trabajando, aunque no ha emitido informe 
preliminar.  Pese  a  ello  —los  amantes  de  las  teorías  de  conspiración  encuentran  en  este 
9
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
compás,  un  hecho  deliberado—,  contamos  con  los  trabajos  del  mencionado  Dr.  Águila, 
psiquiatra  y  filólogo  de  la  UNAM.  El  Dr.  Águila  había  realizado  estudios  de  criptografía 
en  el  MIT;  también  era  conocido  por  su  interés  en  formas  alternativas  de  la  cultura.  Sus 
trabajos (Figura 1), serán nuestra base y han dado pauta al actual grupo ínter‐académico. 
 
α κ ζ υ ψ τ ξ µ β
α κ ζ υ ψ τ ξ µ ο
α κ κ υ ψ τ ξ µ ο
α α κ υ ψ τ ξ β ο
ο α ζ υ ψ τ ξ β ο
ο α ζ υ ψ τ µ β β
ο π ζ υ ψ τ µ µ β
ο π ζ υ ψ ξ ξ µ β
α π ζ υ ψ ψ ξ µ β
 
 
Figura 1. Prueba 35 de descifrado odd ratio, orden 9, estilo cuadrado mágico. Los 62 cuadernillos de 
anotaciones  del  Dr.  Águila  son  un  punto  de  referencia  para  los  investigadores  modernos  (reproducido  del 
cuaderno 20, pág. 35, con autorización). 
 
 
Algunos contenidos en debate 
Para  su  estudio  criptográfico,  el  Vardacumogión  fue  clasificado  por  el  Dr.  Águila,  en 
secciones  definidas  por  las  imágenes  que  contiene:  1)  Astrología;  2)  Alquimia;  3) 
Astronomía  y  4)  Tempología.  Esa  última  sección  es  la  que  aparentemente  contiene  las 
indicaciones  para  modificar  el  tiempo  y  el  espacio,  mediante  recursos  que  pueden  ser 
entendidos como ritmos vibratorios. 
 
Folio  8.  El  debatido  espejo  negro  (Cuadro  1);  también  llamado  espejo  de  ébano,  contiene 
estrellas y una curiosa espiral. Confróntese el dibujo del F8 con los F10‐11, de imágenes en 
algo que no es una ventana. 
 
10
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Cuadro 1. El espejo de ébano 

Texto original 
 
ναιιζανβαν ρυηαοσυρ χλοµεερε
ϖαδσηψδασ βετφξψψη νβσακ ξιιεειλιϖ
φαζαοοεζ νεκυπεη ιλαµηενα γαρζοδ
µυτυρδασ ϖαδκφµεερε υµαονψτ
ζεβδαχ δυψσµιιρισ λαεδψψ ιταδψψ
µιινψτ οκαααοσ εψψστυυµ βψνµβεϖ
φαζαν δρβνβ λγε οψηοεαϖ εξψλοϖ
ρααφξψφο ξοοµηψη σψξλιϖ
[imagen del espejo negro o de ébano] 
δεβεειπεη φαζτυρυσ νενκηψδψψ
ηψψτυµµ ξψφσενα µηε µηε µηυγβο
µηενψτ υσεερισ ηυβεαϖ ρυβαν
ταιψνα πυδεει γαρφξψκψ λγσηψδψψ
νηοαοοηυρ νεκυτυρλοϖ δυψσκφ
ξηξηυρ
ψοβναψνψτ µαβδψψ πεεαοσνα
µυπεη δρϖδαχ ξιιµεερε ρυηψηψη
ζαννα ναιρισ ιλαναψυσ οκααρφο
δεαπεη γονκφψη µηυε νεκυζανψτ
φηψηυρ σεαϖ κφνα νηοµεερε
ψοβεειτυυµ ατηιτυρνψτ νβε µιιµεερε
δρϖεει οψηονα πεεηψηδροκ αοολιϖ
δοεαϖ ξιιµηεδροκ βεϖρισ χοµεειβαν
ζανδασ οκααρφξψκψ πυδροκ µιισακ
ρυφηψκψ ηψηψη ψετσρισ µιιβαν
ψοβδοε


Transcripción 
 
naiiza nban.ruhaosur.clomeere 
vadshydas.betfxyyh.nbsak.xiieeiliv 
fazaooez.nekupeh.ilamhena.garzod 
muturdas.vadkfmeere.umaonyt 
zebdac.duysmiiris.laedyy.itadyy 
miinyt.okaaaos.eyystuum.bynmbev 
fazan.drbnb.lge.oyhoeav.exylov 
raafxyfo.xoomhyh.syxliv 
[imagen del espejo negro o de ébano] 
debeeipeh.fazturus.nenkhydyy 
hyytumm.xyfsena.mhe.mhe.mhugbo 
mhenyt.useeris.hubeaw.ruban 
taiyna.pudeei.garfxyky.lgshydyy 
nhoaoohur.nekuturlov.duyskf 
xhxhur. 
yobnaynyt.mabdyy.peeaosna 
mupeh.drvdac.xiimeere.ruhyhyh 
zanna.nairis.ilanayus.okaarfo 
deapeh.gonkfyh.mhue.nekuzanyt 
fhyhur.seav.kfna.nhomeere 
yobeeituum.athiturnyt.nbe.miimeere 
drveei.oyhona.peehyhdrok.aooliv 
doeav.xiimhedrok.bevris.comeeiban 
zandas.okaarfxyky.pudrok.miisak 
rufhyky.hyhyh.yetsris.miiban 
yobdoe


Folio  12.  El  nivel  de  conocimientos  que  contiene  el  manuscrito  podría  ser  medido  si  se 
comprueba  que  contiene  el  delineado  de  una  constelación.  En  el  F12  se  muestran  puntos 
cuya distribución se asemeja a la posición de los astros en la Constelación de Hydra. Estos 
17  puntos,  por  su  grosor,  insinúan  un  intento  de  representar  magnitudes;  sobre  el  dibujo 
no  existe  consenso  y  sus  detractores,  para  aseverar  que  no  se  trata  de  dicha  constelación, 
¡han  observado  que  falta  una  estrella  de  las  18...!  Aún  así,  estaríamos  hablando  de  que  el 
Vardacumogión consigna observaciones con telescopio de alta potencia (Cuadro 2).  
 
11
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Cuadro 2. La Constelación de Hydra 

Papiro (centro-arriba)  
 
νορξηξνα ταικφσακ ατηιτυµµ υµµαβψη
norxhxna.taikfsak.athitumm.ummabyh.
 
 
Lín1 (supra-izquierda)  
 
δεαγβοζακ ϕοφσηιβαν ψετσηυρ ρυσεδψψ οκααρεψψσ σψξφξψτυυµ οψηονβδψψ
deagbozak.jofshiban.yetshur.rusedyy.okaareyys.syxfxytuum.oyhonbdyy. 
 
 
Lín2 (supra‐derecha)  
 
µηυαοοψη δεαζανδασ ιτααµηεπεη ϖαδλιϖ λγαοονψτ φαζσεπεη χοµναψρισ
mhuaooyh.deazandas.itaamhepeh.vadliv.lgaoonyt.fazsepeh.comnayris.
 
 
Lín3 (infra‐izquierda)  
 
οκαατυρυσ ζεϖµηεκψ δυψσσενα βετεψψσεζ οψηοκκηυρ µηυσεµεερε
okaaturus.zevmheky.duyssena.beteyysez.oyhokkhur.mhusemeere.
 
 
Lín4 (infra‐derecha)  
 
λαεβεϖυσ µοορξηξ αδφηψ ξψφνβλιϖ ξοοµιιβα πυδεεινα ναψδψψ ατηιζανε ζεϖτυρεζ
laebevus.moorxhx.vadfhy.xyfnbliv.xoomiiba.pudeeina.naydyy.athizane.zevturez.
 
 
Constelación y nombres de las estrellas, de izquierda a derecha (centro)  
 
ρυµιι ρυλιϖ ιλαβεϖηυρ σελιϖ λγαοοψη µαβδασ δεβτυυµ υρεψψσ δοβαν
σψξναψ υµτυρε ετµηετυυµ ζεϖβεϖ πεεναψφο υηβεεψσ ϖαδµεερε ξηψφµηε
rumii.ruliv.ilabevhur.seliv.lgaooyh.mabdas.debtuum.ureyys.doban. 
syxnay.umture.etmhetuum.zevbev.peenayfo.uhbeeys.vadmeere.xhyfmhe. 


La versión extra‐oficial 
Las  conversaciones  de  la  Sra.  Attini  en  sus  tertulias  domésticas  en  la  Italia  de  la  segunda 
pre‐guerra  y  después  en  Ciudad  de  México,  delinean  para  nosotros  un  panorama  de 
leyenda. En la tónica general de un mundo de anticuarios, ella deshilvanó coloquialmente 
12
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
una historia añeja, basada en el Diario de Girolamo Attini, así como en lo oído a padres y 
abuelos, y en lecturas de documentos familiares que se remontaban a siglos atrás. Rodeada 
por esposo e hijos, a los que se sumaron nueras y nietos, la Sra. Attini dibujó una historia 
donde, para hallar la verdad, es necesario sumergirse en reflexiones y relatos seculares. 
 
Era una biblioteca muy antigua 
Venida a menos desde el pasado medieval, hacia el primer cuarto del siglo 18 la riqueza de 
la  abadía  francesa  de  Marie  sûr‐la‐reine  era  una  vasta  biblioteca,  de  la  cual,  hoy,  hemos 
olvidado su importancia.  
 
La  situación  de  este  monasterio,  sede  de  amanuenses,  en  1724  justificó  que  pusiera  a  la 
venta parte de su colección. El anticuario Girolamo Attini en una distante Florencia, tuvo 
noticia de la oferta de manuscritos, y preparó su viaje durante dos años. 
 
Yendo  tras  la  luz  al  pasar  los  pliegos  resecos  de  su  Diario,  así  como  al  evocar  las  cartas  y 
las  conversaciones de sus descendientes, vemos a Girolamo Attini en noviembre de 1726, 
bajar  de  su  carruaje  a  casi  dos  leguas  de  Lyón  y  cruzar  un  atrio  nevado.  Él  atravesó  la 
gastada  fachada  gris  de  un  edificio  religioso,  que  tenía  adosadas  columnas  y  fragmentos 
de azulejos romanos, yendo a encontrarse con el abad.  
 
Ése  fue  su  recibimiento  a  la  biblioteca,  antes  de  que  ésta  cayera  por  la  cuesta  de  la 
desintegración. Attini refiere haber visto —en una larga estancia húmeda, oscura y pronta 
a los ecos—, anaqueles pletóricos de manuscritos miniados y de copias de clásicos latinos 
en  rotulus,  así  como  de  libros  penosamente  conseguidos  durante  centurias.  El  anticuario 
encontró,  bajo  pesadas  arquivoltas  románicas,  gran  cantidad  de  volúmenes  resecos  y  de 
pergaminos  enrollados  que  por  su  aspecto,  debían  hallarse  ahí,  intactos,  desde  hacía  casi 
mil  años.  Attini,  admirado,  contrastó  esa  riqueza  con  el  deteriorado  edificio  donde  se 
hallaba.  El  fundador  de  la  dinastía  familiar  de  coleccionistas  vio  el  exterior  inclemente  y 
poco  provisto  de  vegetación,  desde  las  mismas  ventanas  por  las  cuales,  generaciones  de 
13
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
copistas inclinados en sus escritorios, tuvieron como fondo un panorama que hasta esa fría 
mañana de horizontes azul grises, en poco había cambiado. 
 
En  un  punto  intermedio  de  los  scriptoria,  el  abad  fue  al  anaquel  de  libros  a  todas  luces 
previos  al  Medievo;  el  religioso  explicó  al  anticuario  que  le  mostraría  la  copia  de  una  de 
aquellas  obras,  que  no  podían  ser  tocadas  sin  permiso.  Attini,  que  al  primer  vistazo  se 
percató de que ese libro no estaba escrito en griego (aunque lo parecía), después notó que 
en  el  monasterio  nadie  comprendía  tal  idioma  y  que  la  mayoría  de  los  ejemplares  de  ese 
anaquel, efectivamente debía ser tan antigua como el Imperio Romano. 
 
Los personajes representados en el libro que el abad sostenía abierto, estaban vestidos a la 
usanza  de  la  Antigüedad  y  muchos  de  ellos  conducían  vehículos  aéreos.  Otros  parecían 
soldados  egipcios  que  atendían  ventanas  que  mostraban  pequeñas  escenas.  Fuera  del 
imposible dato, a Attini le sorprendió que el copista, fallecido hacía unos doscientos años, 
hubiera  respetado  las  vestiduras  representadas  en  el  original.  Páginas  adelante,  vio  la 
estampa  de  una  diosa,  que  hoy  se  conserva  y  cuyos  atributos  recuerdan  a  los  de  la  diosa 
Cibeles.  Eso  nos  hace  sospechar  situaciones  relacionadas  con  los  tiempos  en  que  Lyón  se 
llamaba Lugdunum (Colonia Copia Claudia Augusta Lugdunum)... Las raíces de Marie sûr‐la‐
reine  como  sede  de  amanuenses  podrían  remontarse  a  tiempos  cercanos  al  Medievo, 
cuando  la  fundación  de  monasterios  era  recurso  para  preservar  algo  diferente  a  la  fe. 
Marie  sûr‐la‐reine  podría  haber  sido  financiada,  en  su  origen,  como  centro  donde  se 
conservara  la  erudición  clásica.  Eso  podría  explicar  las  columnas  y  azulejos  de  estilo 
romano  que  Girolamo  vio  adosados  al  frontispicio  de  la  abadía.  Ésta  debió  ser  casi 
arrasada  por  los  bárbaros,  y  reedificada  después  con  parte  de  los  antiguos  materiales, 
cuando  Lugdunum  se  convirtió  en  la  capital  del  reino  burgundio.  Mas  una  tradición 
oculta latía en el fondo. 
 
Así  como  la  abadía  tuvo  como  primera  fuente,  documentos  en  latín  y  en  griego  para  ser 
copiados,  de  ese  modo  recibió  textos  con  información  que  venía  de  más  atrás.  Podemos 
14
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
imaginar a los últimos romanos en veloces carrozas por la campiña depauperada, llevando 
documentos a granel, mientras la noche se cierne sobre el Imperio. ¡Salvar lo que se pueda! 
¡Los bárbaros no saquean los sitios religiosos! Entre volúmenes y pergaminos iba un libro 
con  conocimientos  preservados  durante  la  Antigüedad;  entre  sus  guardianes,  un  heleno 
criptógrafo;  tomado  de  la  biblioteca  privada  de  uno  de  esos  romanos  que  a  ocultas 
veneraban  a  los  dioses.  Las  primeras  sombras  de  la  noche  caían  en  las  montañas  por 
donde  aproximaban  los  burgundios,  invasores  o  liberadores...  Aquí  entran  ciertas  ideas 
del Dr. Águila, quien aventura que esa línea de culto cibelino erigió la abadía y resguardó 
en ella un texto, que contiene memoria de sus Misterios; su lenguaje subyacente, fielmente 
reproducido  en  el  Medievo,  está  cifrado  en  griego  aparente.  El  idioma  original  puede  ser 
tan antiguo como la era de las diosas: sus acentuaciones responderían a una pronunciación 
hoy perdida, lo más cercano que tenemos del atlante.  
 
Al  Dr.  Águila,  intrigaba  la  referencia  del  Diario  a  una  pieza  que  acompañaba  al  libro. 
Rodeado  por  miles  de  magníficos  documentos  que  jamás  leería,  Attini  vio  al  prior  sacar 
discretamente  un  objeto  del  volumen  y  guardarlo en su hábito... Girolamo no describió esa 
pieza  en  su  Diario,  y  con  ello  el  dato  se  perdió  para  la  Historia.  Una  anécdota  al  alcance  de  la 
memoria fue devorada por los siglos, y su significado podría no ser menor, como se verá... 
de  momento,  el  anticuario  dejó  al  abad  justificarse  con  alguna  frase  a  media  voz.  En 
cuanto al ejemplar, éste nunca había tenido título legible. Su primera palabra, centrada al 
inicio a modo de encabezamiento, era ατηιξηξνψτ, que todavía se lee:       
 
 
y debido a que algunos de sus dibujos eran identificados con la alquimia —que los monjes 
llamaban vardacumia—, el libro era conocido como Vardacumogión.  
 
Girolamo no dio al manuscrito más atención que a una mercancía; por ello, es paradójico 
que  a  despecho  de  sus  expectativas,  el  extravagante  libro  fue  la  única  pieza  para  la  que 
nunca  consiguió  un  comprador...  Aunque  se  compensó  con  la  venta  de  pergaminos 
15
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
adquiridos en el monasterio. El anticuario retuvo al Vardacumogión en magia doméstica, 
para sacarlo del negocio. El libro se volvió propiedad familiar. 
 
Los  descendientes  de  Girolamo  Attini  se  interesaron  menos  en  reflexionar  o  en  hacer 
analizar  el  manuscrito.  Únicamente  la  Sra.  Mónica  Attini  en  el  siglo  20  lo  contempló  bajo 
lupa  y  repitió  en  el  círculo  familiar,  historias  escuchadas  con  atención,  así  como  sus 
conjeturas nacidas de cartas leídas en los archivos familiares.  
 
En  el  transcurso  esbozado,  Marie  sûr‐la‐reine  fue  abatida  por  la  marea  del  Terror.  Los 
registros  de  su  existencia  quedaron  borrados  en  la  destrucción  que  en  Lyón  encarnó  José 
Fouché.  La  guerra  franco‐prusiana  y  las  contiendas  mundiales  terminaron  de  diseminar 
sus  restos  arquitectónicos.  Desconocemos  su  localización  exacta,  amén  del  comentario  de 
Girolamo con respecto a que se hallaba a legua y media de Lyón.  
 
Aun encontrando vestigios de Marie sûr‐la‐reine, no es seguro el beneficio que eso podría 
proporcionar.  Y  la  abadía  en  sí  es  un  misterio.  La  devoción  mariana  de  Lyón  nos  explica 
porqué el monasterio se encontraba bajo su amparo; sin embargo, eso podría ser un modo 
de conservar el culto ancestral de lo femenino, que en Lugdunum se dedicaba a Cibeles. 
 
Sería  aventurar,  pero  no  sin  bases,  que  el  nombre  de  Marie  sûr‐la‐reine  o  María  sobre  la 
reina  tiene  raíces  populares,  recordando  que  la  abadía  fue  edificada  sobre  un  templo  a  la 
diosa...  Enigmas  rodean  a  un  libro  que  guarda  enseñanzas  nacidas  posiblemente  en  la 
noche de las civilizaciones matrices, como la Atlántida. 
 
¿Física nuclear artesanal? 
La  mención  de  la  Atlántida  no  es  gratuita.  Realmente,  sólo  si  se  ubica  al  Vardacumogión 
en  una  civilización  dueña  de  paradigmas  tecnocientíficos,  aunque  diferentes  de  los 
nuestros, se vuelven comprensibles ciertos contenidos sugeridos por sus dibujos. 
16
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
¿Tecnología atlante? 
Independientemente de la extrañeza que generan las lluvias de diamantes y las fuentes en 
el  aire,  o  esos  dignatarios  tipo  romano  que  lucen  grandes  penachos,  los  F26‐32  contienen 
indicaciones para trabajar en un taller, quizá con fines asociados a la física nuclear. 
 
El  concepto  de  fisión  nuclear  podría  aplicarse  al  Vardacumogión.  Técnicas  caseras  para 
liberar  energía  a  partir  de  reacciones  atómicas  serán  comprensibles  a  quien  desentrañe  la 
clave (Cuadros 3 y 4). Las ilustraciones del manuscrito sugieren que éste revela cómo, en 
un  horno  de  mediana  escala,  es  posible  desarrollar  procesos  que  finalicen  en  explosiones 
aterradoras. No parece labor difícil para una persona con educación técnica promedio.  
 
Cuadro 3. Transcripción completa del F26 


Texto original 

νηοψη ιλααµεερε ζεϖκψ δοτυυµ
γβολιϖ
ταντµηε βψνµναψ ϖαδεειδψψ υµαοσυσ
κοφκψ νοραοοβαν µοοορµεερε
οκααρνβψη αρβεϖε
δεβµιιδψψ αιιειιπεη γελιϖ σακ χοµκφε
λαεηψηµεερε ϖαδαοοτυυµ λγξηψη
ξοοµηυρ πυδµαβρισ ατηινβε νεκυσερισ
µυναψηυρ ψετσζαννα δυψστυρλοϖ
ρααφρισ ηψψτυµµ µηυυσ
τυρεζ χοµσηψσακ δρϖµιιβαν ειινψτ
ταιψλοϖ οκααγβο ξιιρισ εξψκφρισ
ηυβσεηυρ δοε λεµενµεερε σψξρισ
αοστυυµ εξψµιι πεεσενψτν νοραοσψη
λγφξψη υσεεχλουσ ρυβεϖκψ ρααφναψλι
ϖγεηψηµεερε χοµψη
δρϖναψυσ ξιφζανψτ ψπετυυµ
γαρνβ µεερε τερµεερε εζ µηυηψησακ
ϕοφτυρζοκ νορτυυµ βψνµνα γαρζανδψψ
φηψκψ γβοπεη σηψδαχ ξιιηυρ
δεαναψδψψ πεεξηξ ψετσφηψλοϖ
ρυφξψδροκ ναµγβορεσ ϖαδκφφο
βετµιιηυρ σενψτ βετναδψψ νηοναψµε
γαρεψψστυµµ νερεαϖ
νβρισ νεκυµηεψη γεβεϖε µοορπεη
Transcripción a centroeuropeo 
 
[plomo] nhoyh.ilaameere.zevky.dotuum. 
gboliv. 
tantmhe.bynmnay.vadeeidyy.umaosus. 
kofky.noraooban.mooormeere. 
okaarnbyh.[fuego de rueda] garbeve. 
debmiidyy.aiieiipeh.geliv.sak.comkfe. 
laehyhmeere.vadaootuum.lgxhyh. 
xoomhur.pudmabris.athinbe.nekuseris 
munayhur.yetszanna.duysturlov 
raafris.hyytumm.mhuus 
turez.comshysak.drvmiiban.eiinyt 
taiylov.okaagbo.[azufre] xiiris.exykfris 
hubsehur.doe lemenmeere.syxris 
aostuum.exymii.peesenytn.noraosyh 
lgfxyh.useeclous.rubevky.raafnayliv 
gehyhmeere.comyh 
drvnayus.xifzanyt.ypetuum 
garnb.meere.termeere.ez.mhuhyhsak 
jofturzok.nortuum.bynmna.garzandyy 
fhyky.gbopeh.[plomo] shydac.xiihur 
deanaydyy.peexhx.yetsfhylov 
rufxydrok.namgbores.vadkffo 
betmiihur.senyt.betnadyy.nhonaymeere 
gareyystumm.nereav 
nbris.nekumheyh.gebeve.moorpeh.
17
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN

Cuadro 4. Transcripción completa del F27 

Texto original
 
 
υσεενα ζεϖε δυψσ ταψδψψ σευσ 
πυδσεηυρ µηυνψτ εεισσ ζανµεερε 
οκααοο δεαµαβτυυµ σηψυσ µυβεϖκψ 
δυψσεειλοϖ ιτααδοε ιλαξηξε 
ρααφηψεζ βετβαν κφδασ οψηοδψ 
ναψνψτ τυρτυµµ ξοοµνα µιιδψψ 
πεετυυµ αοσε λαενβαν υµβεϖµεερε 
νεκυεζ χλοψη µηεδασ ιλασηψ 
ηψηµεερε κφνα ρυνβηυρ εξψδαχ 
νοργβε ϖαδδψψ βϖηυρ ψοβρισ 
οκααρµεερε δρϖδψψ ιλανα ϖαδε 
πυδηυρ εαµεερε φαζδροκ ναιιδασ 
λαεµιινα µυυλιϖ 
υµτυυµ 
νεκυζοχ µυχλοβαν νβε δρϖεαϖ 
µοορδψψ ιλαννα δρϖσηψνα ιττανψτ 
λγεαϖ ϕοφε ρυψη νορψη δεβµηεδψψ 
µοορηψβετνα µυσηψηυρ πεερισ ξηξε 
οψηορισ ρααφφο ειιδροκ µηεε γαραοο
ψετσεψψσνα τυρψη νατυυµ ναβαν 
ηετυυµ ηυβπεη νορµεερε ψφηψµεερε 
ηυβυσ µηυε κφνα υσεεαϖ εξψδο 
λαεµηεδασ νεκυηυρ ψηλιϖ ξοοµε 
δεβκψ γεφξψφο 
οκααρε ξψφε 
νηοµιιλοϖ ξοοµσεµεερε γαρσεεζ 
λογαπηεκψ δοτυυµ κφηυρ σψξδασ 
αοοπεηµεερε ξοοµσε δεατυυµ µιινψτ 
φηεµηιρσακ ταιψνα νηολοϖ ναιιδαχ 
[vaso hermético]  
νεκυεαϖ ειιδροκ ατηιπεη ειιδροκ 
µηυναψτυυµ µοορµηενψτ  
σψτµαβλιϖ ζεϖζανδαχ 
ηψεαϖ τυρηψ 
φαζτυυµ νεκυε  δεασακ 
υµφηψψη 
νηοχλοε ζανε ατηισβαν νοορεζ ζεϖεει 
δεβυσ υσεεζ κυρτυυµε φξψυσ βψνµε 
δρϖπεη ψηεµερ πεηλιϖ πυδδαχ 
εψψσψη 
Transcripción a centroeuropeo 
 
[plutón] 
useena.zeve.duys.taydyy.seus. 
pudsehur.mhunyt.eeiss.zanmeere. 
okaaoo.deamabtuum.shyus.mubevky. 
duyseeilov.itaadoe.ilaxhxe. 
raafhyez.betban.kfdas.oyhodyy. 
naynyt.turtumm.xoomna.miidyy. 
peetuum.aose.laenban.umbevmeere. 
nekuez.[plutón]cloyh.mhedas.ilashy. 
hyhmeere.kfna.runbhur.exydac. 
norgbe.vaddyy.bvhur.yobris. 
okaarmeere.drvdyy.ilana.vade. 
pudhur.deameere.fazdrok.naiidas. 
laemiina.muuliv. 
umtuum 
nekuzoc.mucloban.nbe.drveav. 
moordyy.ilanna.drvshyna.ittanyt.lgeav. 
jofe.ruyh.noryh.debmhedyy. 
moorhy.betna.mushyhur.peeris.xhxe. 
oyhoris..raaffo.eiidrok.mhee.garaoo. 
[plutón] yetseyysna.turyh.natuum.naban. 
hetuum.hubpeh.normeere.yfhymeere. 
hubus.mhue.kfna.useeav.exydo. 
laemhedas.nekuhur.yhliv.xoome 
debky.gefxyfo. 
okaare.xyfe. 
nhomiilov.[plutón] xoomsemeere.garseez. 
logapheky.dotuum.kfhur.syxdas 
aoopehmeere.xoomse.deatuum.miinyt 
fhemhirsak.taiyna.nholov.naiidac. 
[vaso hermético]  
nekueav.eiidrok.athipeh.eiidrok. 
mhunaytuum.moormhenyt. 
sytmabliv.zevzandac. 
hyeav.turhy 
faztuum.nekue.[plutón] deasak. 
umfhyyh. 
nhocloe.zane.athisban.noorez.zeveei. 
debus.useez.kurtuume.fxyus.bynme. 
drvpeh.yhemer.pehliv.puddac. 
[plutón]eyysyh.

INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Bombas atómicas caseras 
El Vardacumogión podría contener información que explicara la mentalidad atlante, como 
la de una civilización parecida a la clásica en sus manifestaciones formales, pero semejante 
a la nuestra en la comprensión del universo, y basada en otra tecnología. Si lo que sugieren 
los  dibujos  de  estos  folios  es  lo  que  aparentan,  puede  decirse  que  el  manuscrito  explica 
cómo “empujar” a la materia, es decir, cómo modificar estructuras atómicas para convertir 
a  unos  elementos  en  otros.  La  transmutación  consistiría  en  desestabilizar  elementos  y 
luego en fijarlos en otro grupo del Sistema Periódico —por ejemplo, de los lantánidos a los 
actínidos—... ¿Es posible que con calor, luz y agua corrientes, más cinco sustancias, entre 
ellas el ácido nítrico, sea posible obtener materiales radiactivos a partir del plomo? ¿Estos 
fueron  los  medios  que  empleó  la  Atlántida  para  destruirse?  ¿El  culto  de  Cibeles  tenía 
profundos conocimientos sobre la naturaleza de la materia, como parte de sus Misterios? 
 
Solve et coagula 
Lo  que  puede  extraerse  de  las  imágenes  y  símbolos  identificables  en  los  F26‐32,  nos 
permiten  una  idea  aproximada  —sin  conocer  las  cantidades  y  tiempos  indispensables—, 
de  cómo  procede  el  vardacumista.  En  otras  palabras,  él  sabe  que  los  materiales  que 
provocan explosiones nucleares son los elementos radiactivos.  
 
Las  bombas  atómicas  utilizan  los  elementos  radiactivos  uranio‐235  o  plutonio‐239.  El 
proceso  es  sencillo,  en  su  base:  la  división  de  sus  núcleos  libera  neutrones  que  chocan 
entre  sí;  estos  neutrones  golpean  a  otros  núcleos  y  eso  libera  más  neutrones;  cuando  esto 
sucede de manera constante y sostenida, se le denomina reacción en cadena. El resultado es 
la generación de una titánica onda de calor y radiactividad, de enorme poder destructivo.  
 
El  Vardacumogión,  siguiendo  el  dogma  alquímico  que  reza  solve  et  coagula:  “disuelve  y 
condensa”,  o  “disuelve  y  cristaliza”,  utilizaría  elementos  de  base,  para  disolverlos  y 
cristalizarlos, hasta obtener núcleos radiactivos.  
 
19
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Los  dibujos  y  signos  reconocibles  en  el  manuscrito,  ligados  a  lo  que  sabemos  sobre  la 
alquimia, nos permiten saber que el vardacumista —como dirían en Marie sûr‐la‐reine—, 
trabaja  en  un  taller  donde  sobre  el  fuego  del  horno  o  atanor  se  encuentra  un  vaso 
hermético.  Este  vaso  posee  un  crisol,  es  decir,  una  cobertura  que  resiste  elevadas 
temperaturas.  El  vaso  hermético  está  provisto  de  tubos,  así  como  de  bocas  salientes  que 
son empalmes o reguladores, más un curioso cilindro con círculos (Figura 2). 
 
Cada  tecnología  posee  limitaciones  impuestas  por  su  paradigma:  lo  que  a  los  reactores 
nucleares  toma  un  año  conseguir,  al  taller  del  transmutador  requerirá  15  años;  pero  las 
plantas  nucleares  ocupan  un  edificio  de  10  pisos,  mientras  que  al  vardacumista  le  basta 
con su horno y dos o tres instrumentos, entre ellos un mortero de vidrio. 

Al mineral de base, el plomo, el vardacumista añade mercurio y azufre. Lo lava, lo funde y 
con ello hace una mixtura en el mortero, añadiendo otros dos elementos no identificados, 
siempre  dando  vuelta  en  el  sentido  de  las  manecillas  del  reloj,  reproduciendo  con  ello  el 
giro  de  los  electrones  en  torno  al  núcleo  atómico.  Hecho  esto,  introduce  la  mixtura  en  el 
vaso hermético, lo sella y coloca en el atanor, encendido a temperatura constante. 
 
Este  primer  paso  consiste  en  desestabilizar  el  plomo,  esto  es,  producir  materia 
atómicamente  inestable.  Hemos  olvidado  muchas  cosas  de  la  vida  diaria  del  pasado,  por 
ejemplo, con qué tamaño de madera se obtiene cuánto calor y cuándo éste se consume; sin 
embargo,  el  vardacumista,  pasado  un  tiempo,  regula  la  temperatura  controlando  un 
indicador: la salida de las burbujas en el cilindro superior, que debe ser en forma regular. 
El  dominio  de  los  secretos  del  oficio  permite  al  vardacumista  manejar  perfectamente  el 
fuego del atanor, al que llama fuego de rueda. 
 
La  regulación  del  fuego  de  rueda,  más  el  añadido  de  las  sustancias  molturadas  en  el 
sentido de las manecillas del reloj, así como detalles en el texto imposibles de deducir, son 
la  clave  de  esta  fase  del  proceso.  Los  folios  muestran  una  serie  de  símbolos  alquímicos 
20
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
claros,  como  fuego  de  rueda  ()  y  uno  muy  significativo:  Plutón  ().  Sería  necesario 
comprender cuál puede ser la verdadera antigüedad de este tipo de codificación. 
 
De  cualquier  modo,  esta  fase  toma  lustros,  donde  de  manera  regular  el  vardacumista 
extrae cristales pesados depositados en el vaso.  
 
Estas muestras se someten a pruebas con ácido sulfúrico, clorhídrico y nítrico; ello permite 
confirmar  lo  que  ocurre  en  el  vaso,  cuyo  interior  no  se  debe  ver,  pues  si  se  hace,  sus 
procesos se alteran. Es el moderno principio de incertidumbre. Con las sucesivas tomas se 
comprueba lo correcto del proceso, y para ello, puede emplearse la vista o el olfato.*  
 
Una vez que el plomo se ha desestabilizado, es decir, disuelto (solve), el vardacumista pasa 
a  la  cristalización  (coagula),  palabra  adecuada,  pues  mediante  la  solidificación  obtiene 
cristales  de  uranio.  Estos  cristales  son  disueltos  a  su  vez,  como  sucede  en  los  modernos 
reactores nucleares. Solve et coagula es una técnica de la física nuclear. 
 
El material resultante ya es radiactivo, pero el vardacumista no corre peligro: ha obtenido 
un  mineral  de  radiactividad  auto‐contenida,  es  decir,  que  sus  emisiones  atómicas  se 
circunscriben  a  los  límites  tridimensionales  de  la  muestra.  Esto  es  posible  gracias  a  una 
depurada geometría interna, lograda con el cuidado desde el primer paso. 
 
Como parte de la disolución y cristalización, actualmente el uranio es transformado en una 
forma  gaseosa, lo mismo que el vardacumista logra en un paso que llama sublimación. En 
ambos  casos  no  se  requiere  una  temperatura demasiado elevada: 64
o
 C para convertir los 
cristales de uranio, en gas —hexafluoruro de uranio. 
 
 
* El Dr. Águila sugería que lo correcto era una ausencia de reacción; de lo contrario, la Gran Obra se 
debería empezar de nuevo; muchos de los olores que revelan la falla deben ser pungentes, es decir, 
que su impresión permanece por un tiempo en las fosas nasales. 
21
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Al cabo de un tiempo, la Obra debe ser auto‐sostenida. De acuerdo con los dibujos F29‐30, 
F31 inclusive, se infiere que el vardacumista utiliza el gas empobrecido, esto es, el de baja 
radiactividad,  como  fuente  de  energía  del  atanor,  y  que  filtra  constantemente  el  gas 
enriquecido, haciéndolo circular dentro del vaso.  
 
De esa manera, el vardacumista puede mantener el horno encendido sin depender más de 
sus  reservas  de  madera,  tema  no  menor.  Por  su  parte,  el  proceso  de  filtrado  del 
hexafluoruro se repite durante años.  
 
Posteriormente,  del  vaso  hermético,  una  vez  que  el  gas  ha  sido  filtrado  innumerables 
veces, el material pasa a la centrifugadora. El tubo que sale del vaso hermético y que va a 
la decantadora, solamente conduce gas enriquecido. 
 
El  enriquecimiento  actual  que  aumenta  la  cantidad  de  uranio‐235  en  el  gas,  también 
emplea  centrifugado.  La  centrifugadora  o  decantadora  alquimista  es  más  lenta,  pero  la 
espera se compensa con paciencia. Al enriquecimiento, en la Obra se le llama El Cisne. 
 
El  vardacumista  está  cerca:  obtiene  isótopos  semi‐críticos,  es  decir,  cercanos  al  rango  de 
reactividad en cadena. En el paso siguiente, que el vardacumista conoce por “Entrada del 
Rey  en  el  Palacio  de  la  Reina”,  y  que  actualmente  es  llamado  reprocesamiento,  los 
reactores  nucleares  obtienen  formas  sólidas  que  de  nuevo  son  disueltas  (solve),  esta  vez  en 
el mismo ácido que empleaban los alquimistas, el aqua fortis, el ácido nítrico:   .  . 
 
El  resultado  de  nuevo  se  consolida  (coagula),  obteniendo  cristales  de  apariencia  vítrea: 
plutonio‐239.  Este  es  el  material  que  se  buscaba  obtener,  la  meta  de  la  Obra.  Quizá  los 
antiguos  cultos  cibelinos,  en  su  origen,  veían  en  esto  un  medio  para  llevar  a  cabo 
sacrificios  masivos,  o  posiblemente  fuera  un  medio  de  recrear  los  días  de  la  primera 
creación del mundo, la noche de la cual había nacido el primer ser humano: una mujer. 
 
22
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
La transmutación, estrictamente, sería la obtención final de esta forma sólida, que también 
podría  haberse  manufacturado  en  la  modalidad  de  polvo  de  proyección.  Cabe  señalar  que 
gracias  al  trabajo  bien  hecho,  un  alquimista  obtiene  una  piedra  de  apariencia  simétrica 
perfecta.  Esta  apariencia  no  es  fortuita,  ni  tiene  justificaciones  filosóficas:  la  forma 
geométrica  depurada  de  la  piedra  filosofal  tiene  por  objeto  optimizar  sus  reacciones 
atómicas controladas, permitiendo con ello, transmutar a otros minerales por su contacto, 
esto es, influir en sus estructuras nucleares.  
 
La  piedra  filosofal  es  un  elemento  que  no  existe  en  la  naturaleza,  capaz  de  modificar  a 
otros elementos, fijándolos en una nueva posición dentro del Sistema Periódico: la piedra 
filosofal  es  un  super‐conductor  portátil  que  iguala  estructuras  atómicas  con  la  propia,  y 
cuya sola posesión asegura el Oro interior. 
 
Sin  embargo,  el  laboratorista  del  Vardacumogión  no  es  un  alquimista.  Él  nunca  ha 
buscado  la  piedra  filosofal;  sea  cual  fera  su  motivación  original,  el  riesgo  siempre  está 
presente:  torcer  el  sentido  de  los  productos  del  conocimiento,  el  mismo  error  que  hizo 
hundirse a la Atlántida. 
 
Mediante  solve  et  coagula,  el  vardacumista  ha  buscado  una  herramienta  para  sembrar  la 
destrucción, transmutando al elemento 82, plomo (electrones por capas: 2, 8, 32, 18, 4), en 
isótopos del elemento 94, plutonio (electrones por capas: 2, 8, 18, 32, 24, 8, 2).  
 
La bomba arquimista 
Algunos  detalles  contenidos  en  el  F28  son  significativos.  Esquematizando  su  dibujo  2 
(Figura 3), podemos ver mejor la forma de una bomba atómica artesanal.  
 
 
 
 
23
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
 

 

Figura 3. “Bomba atómica casera”. Boceto del Dr. Alfredo Aguila. El filólogo trazó esquemas en pequeños 
cuadernos.  Dedicado  de  tiempo  completo  al  manuscrito,  algunas  de  sus  notas  consignan  el  flujo  de  sus 
pensamientos, sin mayor explicación. Amén de sus estudios criptológicos, la mayoría es ilustrativa, como su 
interpretación  de  vaso  hermético  del  Vardacumogión  o  de,  en  este  caso,  de  su  bomba  atómica  artesanal.  El 
contenedor (a), que puede ser de metal y posee varias capas (b), está relleno de un polvillo (c), que siguiendo la 
lógica  del  contexto  debe  ser  un  explosivo  convencional  (¿pólvora?),  con  cuñas  insertadas  en  el  exterior  (d), 
con  probabilidad,  para  aumentar  la  presión  del  estallido;  todo  rodea  a  la  esfera  central  (e),  cuya  geometría 
depurada facilita la reacción en cadena; esta capa no requiere de una superficie reflejante de los neutrones que 
escapen: casi como la piedra filosofal, las reacciones en el interior del mineral son auto‐limitadas, pero centro‐
dirigidas,  gracias  a  la  geometría  inducida  de  manera  artificial;  el  dispositivo  de  disparo  (f)  no  es  claro  en  el 
dibujo. El efecto del estallido convencional se traduce en una presión sobre la esfera interna, que la comprime, 
disparando la reacción liberadora de neutrones, finalizando en una explosión no convencional cuya potencia 
está  en  el  margen  de  los  12  kilotones  (basado  en  el  cuaderno  50,  p.33,  del  Dr.  Águila,  reproducido  con 
autorización). 
 
La imagen del folio 32 es estremecedora. Aparece coloreada, y dos cuartos de página son 
ocupados  por  la  silueta  de  una  fuente  u  hongo  rojizo,  enorme  en  comparación  con  el 
poblado representado en su base. Alberto Durero refería un sueño donde una explosión en 
forma  de  hongo  luminoso  arrasaba  una  villa  poblada.  La  capacidad  de  destrucción  del 
artefacto descrito en el Vardacumogión es similar a la de ese sueño, e inaudita si tomamos 
en cuenta el tiempo cuando el original pudo ser escrito. El taller del vardacumista era una 
planta  de  conversión  y  enriquecimiento  de  elementos.  El  vaso  hermético  era  un  reactor 
nuclear. Su producto, fue una bomba atómica. 
 
24
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
Un caso que debe permanecer abierto 
Lo  anterior,  ¿fue  razón  para  que  los  investigadores  del  MIT  se  reservaran  sus 
conclusiones?  ¿También  son  el  motivo  de  la  repentina  atención  que  el  manuscrito  genera 
en  los  círculos  especializados?  ¿O  son  hechos  aislados,  que  los  amantes  de  las  teorías  de 
conspiración gustan unir, para proponer verdades sorprendentes?  
 
Los paisajes de una extraña Atlántida  
Mucho  sabemos  del  pasado,  pero  el  tiempo  transcurrido  es  tan  largo,  que  muchas  cosas 
más  han  sucedido  que  hoy  ignoramos.  Incluso  nuestro  conocimiento  de  lo  que  se  ha 
perdido  es  fragmentario.  Pueden  haber  existido  mundos  donde  personas  con  blancas 
togas  romanas  y  príncipes  purpurados  adoraran  dioses  en  pirámides  labradas  con 
serpientes  emplumadas,  o  grandes  templos  a  dioses  acuáticos  sobrevolados  por  naves 
forjadas en talleres de herreros. Máquinas creadas con dibujos sobre la arena. 
 
Tal vez algo pudiera ser rescatado y quizá todavía exista, en algún lugar. Uno de los nietos 
de  la  Sra.  Attini  comentó  al  Dr.  Águila,  que  su  abuela  sospechaba  que  la  pieza 
acompañante  del  manuscrito,  esto  es,el  objeto  que  el  abad  sacó  del  libro  y  guardó  en  su 
hábito aquella mañana de 1726, venía desde el original. Un objeto de apariencia baladí, tan 
simple, que no llamaría la atención de un mercader de arte. 
 
El Dr. Águila completa la idea y propone que este objeto era un espejo o trozo del mismo, 
sin mayores ornamentos: el espejo descrito en el folio 8, que frente a un individuo, aparece 
lleno  de  estrellas  para  marcar  que  nada  reflejaba,  sino  que  servía  para  ver  más  allá.  Esta 
podría ser la explicación alternativa a la del origen pagano o atlante del libro. 
 
Posiblemente un espejo acompañaba al manuscrito porque de ese espejo salió el original... 
Por  eso  el  abad  no  lo  vendía.  Quizá  la  venta  de  la biblioteca abacal se debió a que en ese 
espejo,  como  antes  algunos  romanos  vieron  la  desintegración  del  Imperio  y  por  eso 
fundaron  la  abadía,  el  prior  contempló  la  futura  destrucción  de  Marie  sûr‐la‐reine...  El 
25
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
abad, en el espejo de ébano, contempló el advenimiento de la Revolución francesa, la caída 
de  la  monarquía,  las  guerras  mundiales  y  nuestra  época.  A  través  de  ese  espejo  negro  él 
también  observó  un  universo  paralelo,  el  verdadero  origen  del  Vardacumogión:  el 
amanuense de un mundo extraño encerrado en una torre de ocultas cábalas, el devoto de 
una  diosa  femenina  relacionada  con  los  misterios  de  la  naturaleza,  un  escribano  que 
hablaba otro idioma, veía otra fauna y contemplaba otras constelaciones en el firmamento 
de un lejano universo. 
 
Si  ese  amanuense  pasó  el  manuscrito  a  través  del  un  espejo,  o  si  el  libro  es  copia  de  un 
documento más antiguo que el culto de Cibeles, de cualquier modo, es posible que seamos 
testigos de algo que no debería estar en nuestro mundo.  
 
Hemos  de  exigir  que  el  Grupo  de  Estudio  del  Vardacumogión  haga  públicas  sus 
conclusiones,  sin  restricción,  a  la  sociedad.  En  caso  de  que  este  documento  en  verdad 
contenga  lo  que  sugiere,  por  obvias  razones  el  modo  de  influir  en  el  tiempo  y  de  crear 
artesanía  nuclear  habría  de  ser  reservada;  sin  embargo,  un  simple  veredicto  de  realidad 
modificaría  por  completo,  extendiéndolo,  nuestro  concepto  del  saber  y  del  lugar  de  la 
especie humana en la Tierra.  
 
En  tanto  eso  sucede,  en  espera  de  que  la  Historia  nos  dé  una  sorpresa,  este  Informe 
finaliza. 
 
26
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
 
 
 
 
 
 
 
Se utilizó las fuentes Univers y Palatino Linotype 
 
 
Para las transcripciones, se empleó Alchemy y Symbol, 
 éste modificado con Font Creator 5.0 
 
 
Imagen de guardas: forma caótica con Apophysis 2.0 
 
 
Texto y diseño editorial: Víctor Hugo Flores Solís 
 
 
27
 
INFORME SOBRE EL VARDACUMOGIÓN
28