You are on page 1of 16

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULARA PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA
UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA
PROGRAMA DE FORMACIÓN DE GRADO ESTUDIO JURÍDICO
ALDEA UNIVERSITARIA “JUAN BAUTISTA GARCÍA ROA”












NARANJO Z. DAREY Y.
C.I. V.- 13.549.709
ASESORA: ABGDA. MARISOL



SAN CRISTÓBAL, DICIEMBRE DE 2.013.

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULARA PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA
UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA
PROGRAMA DE FORMACIÓN DE GRADO ESTUDIO JURÍDICO
ALDEA UNIVERSITARIA “JUAN BAUTISTA GARCÍA ROA”



















SAN CRISTÓBAL, DICIEMBRE DE 2.013.
ÍNDICE
Portada
Introducción 1
Desarrollo 2
Concepto de Patrimonio Familiar 3
Concepto de Sucesiones 3
Concepto de testamento 4
Sucesiones Intestadas 5
Capacidad de Suceder
Capacidad de Representación
Orden de Suceder
Sucesiones Testamentarias
Capacidad para disponer por Testamento
Capacidad para Recibir por Testamento
Testamentos
Formas de Testamentos
Conclusión
Bibliografía





INTRODUCCIÓN
















PATRIMONIO FAMILIAR
La familia célula patrimonial y básica de la sociedad, debe ser sólida, y
reposar sobre bases firmes y duraderas. El patrimonio familiar forma al igual que
el de la persona una universidad de derecho. Podríamos definir al patrimonio
familiar como el conjunto de derechos que sirven para llenar el conjunto de
necesidades económicas de una familia legalmente establecida, como lo
establece nuestro código civil, debe entenderse como el conjunto de bienes efecto
a un fin, que pertenece a algún miembro de la familia a la que beneficia y, en
ocasiones, a un tercero.
Es decir; es todos aquellos activos tangibles o intangibles que conforman la
riqueza que posee una familia. Quedan contenidos en esta definición los valores
económicos financieros, el capital humano-emocional (bienestar familiar) y el
acervo cultural intelectual que posean todos y cada uno de los miembros que
componen la familia.
SUCESIONES
Es la transmisión de los bienes, derechos y obligaciones, que constituye la
herencia, los cuales son heredados a los sucesores desde el momento de la
muerte de una persona. Es el principio y normas jurídicas que determinan la
suerte que sigue el patrimonio de una persona, sus bienes y obligaciones
transmisibles después de su muerte.




TESTAMENTO
Es un instrumento legal que expresa la voluntad del legitimo propietario o
testador, para que una o varias personas determinadas, adquieran el derecho de
su propiedad después de su fallecimiento, éstos serán los legítimos herederos de
su bien. Jurídicamente se refiere al acto por el cual una persona dispone de todos
sus bienes o parte de ellos para ser distribuidos después de su muerte.

SUCESIONES INTESTADA
La sucesión intestada o legítima, como también se denomina actualmente
tiene lugar cuando el difunto no otorgó testamento, o el otorgado no es válido, o
ninguno de los instituidos llega a ser heredero. Muere intestado el que, o no hizo
en absoluto testamento, o no lo hizo conforme a derecho, o habiéndolo hecho,
llegó a ser roto o írrito, o no quedó ninguno en él instituidos.
De lo dicho resulta que la sucesión ab-intestato no se abre siempre a la
muerte del causante, sino también en momento posterior, cuando se produce la
ineficacia del testamento. La sucesión intestada se regula por preceptos de las XII
tablas, por normas del Edicto pretorio y por leyes imperiales.
CAPACIDAD DE SUCEDER.
Es la aptitud para substituir en los bienes derechos y obligaciones de una
persona que no se extinguen por su muerte. Art. 808 C.C. "Toda persona es
capaz de suceder, salvo las excepciones determinadas por la Ley".
La doctrina señala las causas de incapacidad que pueden tener las partes;
las cuales pueden dividirse en:
A) CAUSAS ABSOLUTAS: son aquellas que comprenden a todos
aquellos que son incapaces de venir a la sucesión de quienquiera que sea la
persona. Art. 809 C.C. "Son incapaces de suceder los que al momento de la
apertura de la sucesión no estén todavía concebidos (...)".

B) CAUSAS RELATIVAS: Se refiere a aquellos que son incapaces de venir a la
sucesión de determinada persona mientras puedan muy bien heredar a otras; y es
relativa porque sencillamente, hay la posibilidad de que la persona recupere o
vuelva a tener el derecho de suceder: Por declaración del Juez o por la
declaración de los afectados en el Tribunal dando el perdón a dicha persona. Art.
810 C.C. "Son incapaces de suceder como indignos:

1º. El que voluntariamente haya perpetrado o intentado perpetrar un delito, así
como sus cómplices, que merezca cuando menos pena de prisión que exceda de
seis meses, en la persona de cuya sucesión se trate, en la de su cónyuge,
descendiente, ascendiente o hermano.
2º. El declarado en juicio adúltero con el cónyuge de la persona de cuya sucesión
se trate.
3º. Los parientes a quienes incumba la obligación de prestar alimentos a la
persona de cuya sucesión se trate y se hubieren negado a satisfacerla, no
obstante haber tenido medios para ello."
Como puede apreciarse, el legislador sanciona con la privación del derecho a
heredar, a todos aquellos que hayan incurrido en una falta de tal magnitud, que
incida contra los principios de la moral o conflicto contra los deberes elementales
de la solidaridad familiar, causando afrenta a aquél de quien luego serían
herederos; no obstante, puede ser dispensada por la voluntad del causante que
perdone al culpable, lo cual deberá constar en acto auténtico (Art. 811 C.C.), el
perdón debe ocurrir después de los hechos que ocasionaron la indignidad y para
lo que no basta la simple declaración privada del ofendido, aunque fuere escrita.
El perdón concedido en estas condiciones surte efecto iuris et de iure (no admite
prueba en contrario).
CAPACIDAD DE REPRESENTACION.
Es una ficción por la cual se supone vivo al representado a fin que los
llamados a representarlo reciba los derechos que correspondían a aquél. Es
requisito sine qua non para que tenga lugar la representación, que el representado
haya premuerto al de cujus; que esté ausente o haya sido declarado ausente. Por
el contrario si el heredero hubiere renunciado a la herencia de su causante, sus
descendientes no podrán representarle y sólo sucederán por derecho propio. Se
suele heredar cuando se es llamado directa y personalmente ha heredar a una
persona fallecida; caso en el cual, se hereda por derecho propio. Pero, también
puede heredarse por entrar en el lugar de alguien que no está en capacidad de
suceder; caso en el cual se sucede por representación.
No existe representación en línea recta ascendiente en vista de que el
ascendiente más próximo excluye al ascendiente más remoto. Art. 816 C.C.
"Entre los ascendientes no hay representación; el más próximo excluye a los
demás". En cuanto, a la representación en línea recta descendiente, a falta de
hijos van los nietos por representación, si faltaren éstos irán los bisnietos y así
sucesivamente.
Art. 815 C.C. "La representación en la línea recta descendiente tiene efectos
indefinidamente y en todo caso, sea que los hijos del de cujus concurran con los
descendientes de otro hijo premuerto, sea que, habiendo muerto todos los hijos
del de cujus antes que él, los descendientes de los hijos concurran a heredarlos;
ya se encentren entre sí en grados iguales, ya en grados desiguales, y aunque
encontrándose en igualdad de grados, haya desigualdad de número de personas
en cualquiera generación de dichos descendientes".
En la representación en línea colateral se admite en favor de los hijos de los
hermanos y hermanas del causante, concurran o no con sus tíos. Art. 817 C.C.
"En la línea colateral la representación se admite en favor de los hijos de los
hermanos y de las hermanas del de cujus, concurran o no con sus tíos". Sólo
puede representarse a una persona viva cuando ésta ha sido declarada ausente o
se haya incapacitada para suceder. Art. 820 C.C. "No se representa a las
personas vivas, excepto cuando se trata de personas ausentes o incapaces de
suceder".
Se puede representar a una persona a cuya sucesión se ha renunciado. Art.
821 C.C. "Se puede representar a la persona cuya sucesión se ha renunciado"







ORDEN DE SUCEDER
El parentesco con el causante es el fundamento de la ley para la
determinación de las personas que han de ser herederos ab-intestatos. No
significa que la ley confiera vocación hereditaria a todos los parientes del fallecido,
pero establece grupos y da preferencia a unos grupos sobre otros. Los grupos se
denominan órdenes y la existencia de los parientes comprendidos en el orden que
la ley declara preferente, excluye a los de otros órdenes. Por otra parte, la ley
considera el hecho de que el parentesco con el causante sea más o menos
próximo, o sea, el grado.
La ley de las XII Tablas refleja los caracteres propios de la realidad socio-
política en que ella nace, recogiendo el sistema familiar agnaticio con la autoridad
del pater sobre sus miembros y establece tres categorías de herederos ab-
intestatos: los herederos sui; en defecto de éstos, el agnado más próximo; y, en
defecto de los dos grupos anteriores, los gentiles, o sea, las personas que
integraban la gens a la cual pertenecía el difunto. Se aprecia que no se pasaba al
segundo orden sino a falta del primero; y el tercero en defecto de los dos
anteriores, existiendo en ese sentido prelación y subordinación.
Las personas que eran llamadas en el primer orden heredes sui, son aquellas que
al fallecer el de cujus, estaban sometidas a la manus del mismo, o a su patria
potestad de un modo directo. Es decir, son herederos los descendientes legítimos
o adoptivos que se encuentran de manera directa bajo la patria potestad del
difunto; las mujeres in manus y los hijos póstumos. Suceden todos sin distinción
de grados, o sea, que los de grado más próximo no excluyen a los demás, sino
que todos concurren
SUCESIONES TESTAMENTARIA
Es aquel acto personalísimo por el cual el TESTADOR, voluntariamente,
dispone de sus bienes ya sea de una manera total o parcial para que después de
su muerte se ordene su propia sucesión. El testador tiene la facultad de imponer
requisitos para que puedan adquirir la herencia de una forma determinada, de la
misma manera puede ampliar el número de sujetos que serán los beneficiarios,
estos sujetos no necesariamente deberán ser los herederos legales. Incluso
podría indicar unos efectos que actuarán de forma retroactiva a la muerte del
testado. Son validas las disposiciones de carácter no patrimonial contenidas en el
testamento, aunque el acto se limite a ellas.
Las disposiciones testamentarias deben ser la expresión directa de la
voluntad del testador, quien no puede dar poder a otro para testar, ni dejar sus
disposiciones al arbitrio de un tercero.
CAPACIDAD PARA DISPONER POR TESTAMENTO
Art. 836 C.C. "Pueden disponer por testamento todos los que no estén
declarados incapaces de ello por la Ley".
La capacidad es la regla y la incapacidad la excepción; por lo que quien
pretenda alegar la incapacidad en contra de quien haya testado sin ser capaz,
necesariamente deberá probar el hecho que la determina. Por lo tanto,
constituyendo la incapacidad una excepción que implica la pérdida de un derecho,
que en principio se le reconoce a toda persona, no se pueden admitir otras
incapacidades que las que expresa y taxativamente señala la Ley, señaladas en el
artículo 387 C.C. "Son incapaces de testar:
1º. Los que no hayan cumplido 16 años, a menos que sean viudos, casados
o divorciados.
2º. Los entredichos por defecto intelectual.
3º. Los que no estén en su juicio al hacer el testamento.
4º. Los sordomudos y los mudos que no sepan o no puedan escribir".
Para calificar la capacidad se atenderá únicamente al momento en que se
otorgó el testamento. Art. 838 C.C. "Para calificar la capacidad para testar se
atiende únicamente al tiempo en que se otorga el testamento". Es decir, que si
para ese momento no existía la incapacidad para testar, aunque esta haya surgido
luego, el testamento será válido; por el contrario si el testamento fue hecho
mientras existía alguna de las causales de incapacidad, éste será nulo y no podrá
ser convalidado con la desaparición de ésta, por lo que será necesario que se
otorgue un nuevo testamento si se desea hacer válidas las disposiciones de última
voluntad.
CAPACIDAD PARA RECIBIR POR TESTAMENTO
Art. 839 C.C. "Pueden recibir por testamento todos los que no estén
declarados incapaces de ello por la Ley".
Art. 840 C.C. "Son incapaces para recibir por testamento los que son
incapaces para suceder ab intestato.
Sin embargo, pueden recibir por testamento los descendientes inmediatos,
es decir los hijos de una persona determinada que viva en el momento de la
muerte del testador, aunque no estén concebidos todavía".
Art. 841 C.C. "Son igualmente incapaces de heredar por testamento:
1º. Las iglesias de cualquier credo y los institutos de manos muertas.
2º. Los ordenados in sacris y los ministros de cualquier culto, a menos que
el instituido sea cónyuge, ascendiente, descendiente o pariente consanguíneo
dentro del cuarto grado inclusive del testador".
La incapacidad que afecta a las personas y entidades mencionadas puede
ser absoluta o relativa. Será absoluta cuando le impida recibir por testamento de
toda otra persona; en tanto que será relativa si le impide recibir sólo de una o
varias personas determinadas, pero no de otra persona. Un ejemplo de una
incapacidad absoluta es la que afecta al no nacido vivo. Y de incapacidad relativa,
al tutor respecto a las disposiciones testamentarias de su desamparado, otorgadas
antes de la aprobación de la cuenta definitiva de la tutela, aunque el testador
muera después de aprobada la cuenta. Exceptuándose de esta prohibición sólo al
tutor que sea ascendiente, descendiente, hermano o cónyuge del testador (Art.
844 C.C.)
Por iglesia de cualquier culto debemos entender a las congregaciones de
fieles cristianos o de cualquier otra religión, organizados y representados por
personas naturales, cuya personería ejercen. Denominamos Institutos de manos
Muertas a aquellas comunidades religiosas y a los organismos públicos, en
quienes se perpetúa el dominio y la propiedad de los bienes inmuebles, por
expresa prohibición de enajenarlos o transmitirlos en cualquier forma a otras
personas naturales o jurídicas. Tal denominación proviene ya que los bienes
poseídos en tales condiciones se consideran como muertos para el comercio
jurídico, en manos que no pueden darles la vida de la circulación.
TESTAMENTO
El testamento es un acto de última voluntad de las personas, puede
ser revocado con las mismas solemnidades y/o formalidades que se
requieren para testar. Esta revocación puede ser total o parcial.
FORMAS DE TESTAMENTO
 Testamentos Ordinarios:
Art. 849 C.C. "El testamento puede ser abierto o cerrado".
 Testamento Abierto: Es aquel en el cual el testador, al momento de
otorgarlo, manifiesta su última voluntad en presencia de las personas que
deben autorizar el acto quedando las mismas enteradas de lo que en él se
dispone. Art. 852 C.C. "El testamento abierto debe otorgarse en escritura
pública con los requisitos y formalidades exigidos por la Ley de Registro
Público para la protocolización de documentos”. Lo que lo diferencia del
testamento cerrado es que las disposiciones ordenadas por el testador son
conocidas de inmediato por todas las personas que intervienen en el acto
de otorgamiento.
1. Mediante escritura pública (Art. 852 C.C.)
2. Otorgarlo ante el Registrador y dos testigos, sin necesidad de
protocolización.
3. Otorgarlo ante cinco testigos, en cuyo caso no se necesita la presencia
del Registrador (Art. 853 C.C.).
 Testamento Cerrado: Es aquél donde el testador, sin revelar su última
voluntad, declara que ésta se halla contenida en un pliego cerrado que
presenta a las personas que deben autorizar el acto. Este pliego se
denomina plica. Nadie se entera de su contenido lo que constituye una
ventaja, pero ofrece la desventaja de que, fallecido el testador hay que
seguir un procedimiento judicial de apertura.
 Testamentos Especiales: Se otorgan cuando el testador no puede recurrir
a las formas ordinarias de testamento, por encontrarse en circunstancias
ordinarias de tiempo y lugar, por lo que el legislador permite el empleo de
formas simplificadas, en atención a tales circunstancias. Lo cual ocurre sólo
en tres circunstancias señaladas por nuestro Código:
a) En lugares donde haya una epidemia grave que se repute contagiosa.
b) Cuando se esté a bordo de un barco de guerra o de la marina mercante.
c) Cuando se es militar en campaña, que es el llamado testamento militar.
 Testamento Otorgado en País Extranjero: Tanto los venezolanos
como los extranjeros podrán otorgar testamento en el exterior, Para que
surta efecto en Venezuela, sujetándose, en cuanto a la forma, a las
disposiciones del país donde se realice el acto. Sin embargo deberá
otorgarse en forma auténtica. Pero también podrán otorgarlo, tanto los
venezolanos como los extranjeros en el exterior, pero para que surta efecto
en Venezuela, ante el agente Diplomático o Consular venezolano,
ateniéndose en este caso a las leyes de nuestro país. En tales casos el
agente diplomático o consular hará las veces de Registrador y debe cumplir
con el acto del otorgamiento de las disposiciones del C.C (Art. 880).
CONCLUSIÓN
El Derecho Sucesoral, también denominado Derecho Hereditario, está
regulado en el Código Civil Venezolano y en la Ley especial de Impuestos sobre
Sucesiones, Donaciones y Demás Ramos Conexos.