You are on page 1of 141

INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL

ESCUELA NACIONAL DE MEDICINA Y HOMEOPATÍA
SECCIÓN DE ESTUDIOS DE POSGRADO E
INVESTIGACIÓN
MAESTRÍA EN CIENCIAS EN SALUD
OCUPACIONAL, SEGURIDAD E HIGIENE
“EFICACIA DE PROGRAMA PARA PREVENCIÓN Y
CONTROL DEL SÍNDROME DOLOROSO LUMBAR EN
SURTIDORES DE UNA DISTRIBUIDORA DE PINTURAS”
TESIS
QUE PARA OBTENER EL GRADO DE MAESTRÍA EN CIENCIAS
EN SALUD OCUPACIONAL, SEGURIDAD E HIGIENE
PRESENTA:
DIANA MARCELA MONTOYA ÁVILA
DIRECTORA DE TESIS
D. EN C. GUADALUPE GONZÁLEZ DÍAZ
MÉXICO, D.F., 2011.
2
3
4
AGRADECIMIENTOS
A Dios por acompañarme siempre, por permitirme superar las adversidades y
terminar una más de mis metas.
A mi madre por ser mi ejemplo de superación y constancia, por ser mi amiga
incondicional y apoyarme en todos mis proyectos.
A mi esposo por todo su amor, paciencia y comprensión.
A José Santiago por ser una gran motivación para no detenerme.
A cada uno de mis profesores por apoyarme, guiarme y haberme enriquecido
con su experiencia.
A mis amigos por su alegría, cariño y apoyo para cumplir juntos nuestro
objetivo.
5
ÍNDICE
TEMA Pági na
GLOSARIO………………………………………….……………………………..….09
RESUMEN……………………………………….………………………………..…..11
ABSTRACT……………………………………………………………………………12
INTRODUCCIÓN…………………………………..……………………….….……..13
Capítulo 1: ANTECEDENTES………………………..……………………….…….15
1.1. El síndrome doloroso lumbar en el mundo………………………………...…17
1.2. El síndrome doloroso lumbar y el levantamiento de cargas………………..19
1.3. Programas preventivos de síndrome doloroso lumbar………………...……22
1.4. Descripción general de la empresa………………………….…...………...…28
Capítulo 2: MARCO TEÓRICO……………………….………………………..…...32
2.1. Columna Lumbar…………………………………………………………..….…32
2.1.1. Anatomía, fisiología y biomecánica……………………………………....…32
2.2. Síndrome doloroso lumbar……………………………………………..………36
2.2.1. Definición, clasificación, etiología y epidemiología………………….....….36
2.2.2. Diagnóstico…………………………………….………………………………37
2.2.3. Tratamiento y prevención……………………………………….……………38
2.2.4. Relación con la actividad laboral…………………………………………….41
2.3. Método OWAS……………………………………………………………...……42
2.4. Método REBA…………………………………………………………………....44
2.5. Programa preventivo y de control de síndrome doloroso lumbar………….45
6
2.5.1. Definición……………………………………………………………………….46
2.5.2. Diseño…………………………………………………………………………..46
2.5.3. Evaluación………………………………………………………….…...…..….54
2.5.4. Legislación……………………………………………………….……………..55
Capítulo 3: PROCEDIMIENTO O MÉTODO….……………………………..….…57
3.1. Planteamiento del problema……………………………………………...…….57
3.2. Justificación………………………………………………………………………57
3.3. Objetivo general…………………………..……………………………………..59
3.4. Objetivos específicos……………………………….………………………...…59
3.5. Material y método……………………………………………………………..…59
3.5.1. Población en estudio……………………………………………….……...….59
3.5.2. Materiales y equipo…………………………………………………………...60
3.5.2.1. Recursos materiales………………………………….…………………….60
3.5.2.2. Recursos humanos…………………………………………….………...…61
3.5.2.3. Recursos financieros…………………………………….………………….61
3.5.2.4. Instrumentos…………………………………………………………………61
3.5.2.4.1. Bitácora del Servicio Médico…………………………………………….61
3.5.2.4.2. Base de datos electrónica del Servicio Médico……………….….……61
3.5.2.4.3. Encuesta inicial……………………………………………………………62
3.5.2.4.4. Formatos de métodos simplificados OWAS y REBA………….……...62
3.5.2.4.5. Programa preventivo y de control……………………………….………62
3.5.2.4.6. Evaluaciones pre y pos implementación/tríptico………………...…….63
3.5.2.4.7. Hojas de conducta pre y pos implementación/tríptico………………..63
3.5.3. Método…………………………………………………………..……………..63
3.5.4. Análisis estadístico……………………………………………………………64
3.5.5. Cronograma……………………………………………….………...…………64
3.5.6. Métodos utilizados…………………………………………………….………64
3.5.6.1. Determinación del riesgo de SDL en los surtidores…………..…………64
3.5.6.2. Determinación de SDL previo en los trabajadores…………………...…64
7
3.5.6.3. Evaluación del Programa…………………………………..………………65
Capítulo 4: RESULTADOS Y DISCUSIÓN........................................................67
4.1. Resultados…………………………………………...…………………………..67
4.1.1. Descripción de la población estudiada………………………….…...…..…67
4.1.2. Principales padecimientos en la empresa………………………….………70
4.1.3. Riesgo de lesiones músculo-esqueléticas….……………………….…..…74
4.1.4. Programa de prevención y control de síndrome doloroso lumbar…...….77
4.1.5. Evaluación del Programa……………………………………………..…...…81
4.2. Discusión……………………………………………………….…….………..…95
CONCLUSIONES…………………………………………………………...………101
RECOMENDACIONES……………………………………………….….………...103
FUENTES DE INFORMACIÓN………………………………...………….………106
A) Impresas…………………………………………………………………………..106
B) No impresas……………………………………………….……………………..111
ANEXOS…………………………………………………………………….….……114
Anexo 1: Carta de consentimiento informado…………………………………....114
Anexo 2: Cédula de registro del grupo experimental…………………………....115
Anexo 3: Cédula de registro del grupo control……………………………….…..116
Anexo 4: Encuesta inicial…………………………………………………….…….117
Anexo 5: Método OWAS simplificado……………………………………………..118
Anexo 6: Método REBA simplificado……………………………………………...119
Anexo 7: Programa de prevención y control de síndrome doloroso lumbar….120
Anexo 8: Examen 1”Riesgos presentes en el puesto de surtidor”………..……126
8
Anexo 9: Examen 2 “Uso adecuado y cuidado del equipo de protección
personal”……………………………………………………………………………..127
Anexo 10: Examen 3 “Columna vertebral sana”…………………………………128
Anexo 11: Examen 4 “Síndrome doloroso lumbar”…………………………...…129
Anexo 12-A: Examen 5 “Técnica adecuada para el levantamiento de cargas
parte 1.1.”………………………………………………………………………….…130
Anexo 12-B: Examen 5 “Técnica adecuada para el levantamiento de cargas
parte 1.2.”………………………………………………………………………...…..131
Anexo 12-C: Examen 5 “Técnica adecuada para el levantamiento de cargas
parte 1.3.”………………………………………………………………………….…132
Anexo 13-A: Examen 6 “Ejercicios antes de la jornada laboral e higiene postural
parte 1.1.”………………………………………………………………………….....133
Anexo 13-B: Examen 6 “Ejercicios antes de la jornada laboral e higiene postural
parte 1.2.”………………………………………………………………………...…..134
Anexo 14: Evaluación del entrenamiento…………………………………………135
Anexo 15: Tríptico………………………………………………………………..….136
Anexo 16: Hoja de conducta pre programa/tríptico…………………………...…138
Anexo 17: Hoja 1 de conducta pos programa/tríptico………………………..….139
Anexo 18: Hoja 2 de conducta pos programa/tríptico……………………….…..140
Anexo 19: Hoja 3 de conducta pos programa/tríptico………………………...…141
9
GLOSARIO
1. Almacén o Centro de Distribución: Lugar en donde se administra
estratégicamente la adquisición, traslado y almacenamiento del producto
terminado para su posterior venta y distribución con el fin de satisfacer la
demanda del producto.
2. Capacitación: Acciones dirigidas a la generación de conocimientos en
los trabajadores para la adecuada ejecución de las actividades
inherentes al puesto de surtidor.
3. Carga: Objeto con una masa igual o mayor a 3 kg.
4. Control: Limitación o mantenimiento del síndrome doloroso lumbar
(SDL) bajo cierto nivel o umbral, dentro del cual el impacto negativo para
la salud en los trabajadores es eliminado, tolerable o aceptable.
5. Equipo de protección personal: Dispositivos específicos destinados a
ser utilizados por el trabajador con el fin de protegerlo de uno o varios
riesgos que puedan amenazar su seguridad o salud durante la actividad
laboral.
6. Entrenamiento: Actividades a través de las cuales se instruye a los
trabajadores, con el fin de generar habilidades para el correcto
desempeño de su actividad laboral.
7. Lesiones músculo-esqueléticas: Son trastornos caracterizados por
una condición anormal de músculos, tendones, nervios, vasos
sanguíneos, articulaciones, huesos o ligamentos que tienen como
resultado alteraciones en la función motora o sensitiva, originados por la
exposición a factores de riesgo laborales tales como repetición, fuerza,
posturas forzadas, estrés, contacto o vibración.
8. Levantamiento manual de cargas: Acción de mover una carga desde
su posición de reposo hacia arriba sin asistencia mecánica.
9. Patín hidráulico: Vehículo de acero con ruedas orientables y dos barras
paralelas planas en su parte frontal (horquillas) montadas a un mástil de
10
elevación hidráulica que se utiliza para transportar y apilar tarimas con
productos para movilizarlos de un lugar a otro, debido a que no cuenta
con un motor, debe ser movilizado de manera manual.
10. Prevención: Medidas y acciones de cualquier origen dispuestas con
anticipación con el fin de evitar o disminuir el riesgo de SDL para reducir
sus efectos sobre los trabajadores.
11. Programa de prevención y control: Conjunto de objetivos, metas,
acciones y procedimientos establecidos que deberán observarse en el
centro de trabajo para prevenir y controlar el SDL. A lo largo del texto se
identificará como Programa o PPC.
12. Riesgo laboral o de trabajo: Son los accidentes y enfermedades a que
están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo
(Ley Federal del Trabajo, 2009).
13. Salud: Estado de completo bienestar y equilibrio físico, mental y social y
no necesariamente la ausencia de daño o enfermedad (Organización
Mundial de la Salud, 1946).
14. Síndrome doloroso lumbar: Es la presencia de dolor en la región
lumbar el cual puede acompañarse de diversos signos y síntomas como
consecuencia de alteraciones en la columna lumbar y tejidos
circundantes.
15. Surtidor: Trabajador que dentro del Centro de Distribución o almacén
realiza continuamente el proceso de selección y recogida del producto,
transportándolo de manera manual de los anaqueles de almacenamiento
hacia un patín mecánico, el cual posteriormente conduce hacia las
zonas de consolidación con el fin de entregar el pedido efectuado por el
cliente.
11
RESUMEN
El síndrome doloroso lumbar (SDL), representa en la actualidad un importante
problema de salud al ser una de las principales causas de incapacidad y
ausentismo laboral, lo cual ha demandado un alto costo para su atención en las
sociedades industriales.
El 80% de la población mundial padece SDL en algún momento de su vida. En
México los trastornos lumbares ocupan el séptimo motivo de consulta y son una
de las 10 primeras causas de morbilidad laboral, generando más de un millón
de días de incapacidad en centros de trabajo al año. Existen grupos de
trabajadores altamente expuestos al SDL, especialmente los que por su
actividad laboral realizan el levantamiento manual de cargas.
En la presente investigación, se diseñó un programa de prevención y control de
SDL de acuerdo a las necesidades detectadas en una empresa encargada de la
venta y distribución de pinturas, con el objetivo de evaluar su eficacia al
implementarlo en 20 trabajadores con el puesto de surtidor, quienes realizan
como principal actividad laboral el levantamiento manual de cargas. El
programa incluyó actividades de capacitación y entrenamiento entre otras, para
modificar la actividad laboral de los trabajadores, con el fin de disminuir el
riesgo de padecer SDL en éstos. Los resultados demostraron la eficacia del
programa, al haberse cumplido el 91% de sus objetivos, además de encontrarse
lo siguiente en los 7 meses posteriores a su implementación: Una disminución
del 75% en el número de casos de SDL, el uso correcto del EPP completo en el
100% de los trabajadores, la correcta realización de ejercicios de calistenia y de
la técnica para el levantamiento manual de cargas en el 85% de los
trabajadores, así como la aprobación del 100% de los mismos en las
evaluaciones realizadas.
Palabras clave: Síndrome doloroso lumbar, levantamiento manual de cargas,
Programa de prevención y control.
12
ABSTRACT
Lumbar pain syndrome (LPS) now represents a major health problem to be a
major cause of disability and absenteeism, which has demanded a high price for
their care in industrial societies.
80% of the world population suffers LPS at some point in their lives. Lumbar
disorders in Mexico is the seventh cause of consultation and are one of the 10
leading causes of occupational morbidity, generating more than a million days of
disability in the workplace each year. There are groups of highly exposed to
LPS, especially those who perform their work by manual lifting of loads.
In this research, we designed a program for prevention and control of LPS
according to the needs identified in a company in charge of the sale and
distribution of paints, with the aim of evaluating its effectiveness when
implemented in 20 workers with the pump station, who performed as the main
activity manual lifting. The program included training and training among others,
to modify the activity of workers in order to reduce the risk of LPS in them. The
results demonstrated the effectiveness of the program, having completed 91%
of its objectives, in addition to being the following within 7 months after
implementation: A 75% decrease in the number of cases of LPS, the correct use
of PPE 100% full of workers, the correct performance of calisthenics and
technique for lifting of loads in 85% of workers, and the approval of 100% of
them in the evaluations.
Keywords: Lumbar pain syndrome, manual lifting, prevention and control
program.
13
INTRODUCCIÓN
Debido a su alta incidencia y prevalencia, el SDL representa en la actualidad,
un importante problema de salud al ser una de las principales causas de
incapacidad laboral, lo cual ha demandado un alto costo para su atención a las
sociedades industriales, tanto en tiempo como en recursos; además de su alta
recurrencia, su origen involucra múltiples causas, ocurre en proporciones
similares en todas las culturas y perturba la calidad de vida y el desempeño del
trabajo (OMS, 1989). En el año 2002, La Organización Mundial de la Salud
(OMS) en el Informe sobre la salud en el mundo, afirmó que la mitad de los
estadounidenses que trabajan, sufren cada año dolor lumbar, seis años más
tarde, informó que el 80% de la población mundial padece dolor lumbar en
algún momento de su vida, en diferentes grados de intensidad, duración e
incapacidad para el trabajo.
En México, durante el año 2007, los trastornos dorsales y lumbares ocuparon el
séptimo motivo de consulta en el primer nivel de atención entre las 10 primeras
causas de morbilidad laboral, además de registrarse como la primer causa de
ausencia laboral que generó más de un millón de días de incapacidad laboral al
año (IMSS, 2007).
Varios sectores laborales son afectados por el SDL de manera diferente debido
a sus múltiples causas, el porcentaje de personas que lo padecen es
especialmente elevado en los grupos de trabajadores que, por su actividad
laboral, mantienen posturas forzadas o realizan movilización de cargas
pesadas, por ejemplo los campesinos, las enfermeras, los trabajadores que
manejan equipos pesados y los obreros de la construcción.
En el presente trabajo se realiza una investigación en los trabajadores con
puesto de surtidor dentro del almacén de una empresa distribuidora de pinturas,
14
quienes realizan a diario, durante la jornada laboral, actividades que implican el
levantamiento y la movilización de productos con pesos que van desde 250 gr
hasta 340kg., actividades que exponen a estos trabajadores al riesgo de
presentar SDL. Con base en lo anterior se propuso diseñar, implementar y
finalmente evaluar un Programa preventivo y de control de SDL en los
trabajadores con puesto de surtidor, con el fin de disminuir la prevalencia del
mismo en este grupo de trabajadores que forman parte de la organización en
estudio, y estimar su eficacia.
El tipo de estudio que se realiza es de campo, experimental, analítico y de
conductas participantes. La estructura de la presente Tesis es la siguiente:
El capítulo 1 corresponde a los Antecedentes del presente trabajo, en el cual se
abordan las investigaciones realizadas previamente acerca del tema de estudio
y el reporte de sus resultados, se describe también la situación actual en la que
se encuentran la empresa y los trabajadores en estudio. El capítulo 2 pertenece
al Marco Teórico, en el que se definen las características de los elementos que
forman la base de la investigación, de acuerdo a la literatura inicialmente
consultada. En primer lugar se revisa la anatomía, fisiología y biomecánica de la
columna lumbar, después se define, clasifica y se proporciona información para
el diagnóstico, tratamiento y prevención del SDL, al final se describen los
aspectos relacionados a los programas de prevención. Dentro del capítulo 3 se
describe el procedimiento de la investigación de acuerdo con los objetivos
establecidos, desde el planteamiento del problema y la justificación, hasta la
descripción de los métodos y el cronograma empleados durante la
investigación, para el cumplimiento de los objetivos. En el capítulo 4 se
presentan los Resultados obtenidos de la investigación con el apoyo de gráficas
y tablas, posteriormente se procede a la Discusión de los mismos con base en
la literatura consultada. Finalmente, en los siguientes apartados se encuentran
las Conclusiones y las Recomendaciones realizadas por el investigador, así
como las Fuentes de información consultadas durante el estudio.
15
1 Capítulo 1: ANTECEDENTES.
Durante la Revolución industrial, se eliminó la relación producción-comerciante,
concentrándose la economía en las actividades de producción-distribución, lo
que dio origen a la aparición de intermediarios (Centros de Distribución), cuyas
funciones entre otras, eran almacenar y aproximar los productos desde el
fabricante hasta el consumidor final, lo que contribuyó a la transferencia de la
propiedad de los productos; de esta manera, por una parte los compradores
evitaban recorrer largas distancias para la adquisición de los productos y por
otra, los productores o empresas no invertían en sus instalaciones para
almacenar sus productos.
Actualmente, los Centros de Distribución se han convertido en una estrategia
optimizadora de recursos, generadora de ahorros y responsable en gran
medida de las utilidades de millones de empresas (figura 1.1.).
Una de las actividades y elementos claves para las utilidades de las compañías
dentro de los Centros de Distribución, es el surtido de pedidos o picking.
Generalmente esta actividad, representa en el mundo la mayor parte de los
costos dentro del almacén (entre el 40% al 60%), por esta razón es importante
crear las medidas necesarias para que este proceso sea eficaz (Labastida,
2010).
Los surtidores, son los trabajadores que desempeñan la función de preparar los
pedidos indicados por el supervisor para transportarlos de manera manual y/o
con la ayuda de maquinaria hacia el área de entrega. Los surtidores que,
debido a la exigencia del puesto de trabajo, deben de realizar la movilización de
cargas de manera manual, están sometidos al riesgo de padecer lesiones
músculo-esqueléticas, principalmente alteraciones en la espalda baja o región
lumbar (figura 1.2.).
16
Las lesiones del sistema músculo-esquelético son causa de ausentismo e
incapacidad laboral en diversos países, Bellorín, Sirit, Rincón y Amortegui,
realizaron en el año 2007, una investigación con trabajadores de la
construcción, en la que detectaron que los trabajadores que levantaban pesos, y
adoptaban posturas inadecuadas y estáticas durante la actividad laboral,
presentaron mayor frecuencia de sintomatología músculo-esquelética.
El dolor en la región lumbar (figura 1.3.) se denomina lumbalgia, no es una
enfermedad sino un síntoma y puede incluir la presencia concomitante de
signos y síntomas, además de presentar diversas etiologías. Durante el
presente texto nos referiremos a este padecimiento como síndrome doloroso
lumbar (SDL) y estudiaremos principalmente su origen mecánico, relacionado
con el levantamiento de cargas.
Figura 1.1. Producto almacenado en un centro
de distribución.
Figura 1.2. Trabajador con puesto de surtidor.
Figura 1.3. Región lumbar
Tomado de Kapandji (1998)
16
Las lesiones del sistema músculo-esquelético son causa de ausentismo e
incapacidad laboral en diversos países, Bellorín, Sirit, Rincón y Amortegui,
realizaron en el año 2007, una investigación con trabajadores de la
construcción, en la que detectaron que los trabajadores que levantaban pesos, y
adoptaban posturas inadecuadas y estáticas durante la actividad laboral,
presentaron mayor frecuencia de sintomatología músculo-esquelética.
El dolor en la región lumbar (figura 1.3.) se denomina lumbalgia, no es una
enfermedad sino un síntoma y puede incluir la presencia concomitante de
signos y síntomas, además de presentar diversas etiologías. Durante el
presente texto nos referiremos a este padecimiento como síndrome doloroso
lumbar (SDL) y estudiaremos principalmente su origen mecánico, relacionado
con el levantamiento de cargas.
Figura 1.1. Producto almacenado en un centro
de distribución.
Figura 1.2. Trabajador con puesto de surtidor.
Figura 1.3. Región lumbar
Tomado de Kapandji (1998)
16
Las lesiones del sistema músculo-esquelético son causa de ausentismo e
incapacidad laboral en diversos países, Bellorín, Sirit, Rincón y Amortegui,
realizaron en el año 2007, una investigación con trabajadores de la
construcción, en la que detectaron que los trabajadores que levantaban pesos, y
adoptaban posturas inadecuadas y estáticas durante la actividad laboral,
presentaron mayor frecuencia de sintomatología músculo-esquelética.
El dolor en la región lumbar (figura 1.3.) se denomina lumbalgia, no es una
enfermedad sino un síntoma y puede incluir la presencia concomitante de
signos y síntomas, además de presentar diversas etiologías. Durante el
presente texto nos referiremos a este padecimiento como síndrome doloroso
lumbar (SDL) y estudiaremos principalmente su origen mecánico, relacionado
con el levantamiento de cargas.
Figura 1.1. Producto almacenado en un centro
de distribución.
Figura 1.2. Trabajador con puesto de surtidor.
Figura 1.3. Región lumbar
Tomado de Kapandji (1998)
17
1.1. El síndrome doloroso lumbar en el mundo.
El hombre posee la estructura anatómica de los cuadrúpedos, en un inicio la
curvatura lumbar era cóncava hacia adelante originando la repartición uniforme
de la fuerza de gravedad durante la posición cuadrúpeda, sin embargo hace
aproximadamente dos millones de años, la postura del hombre evolucionó hacia
la bipedestación, este cambio ocasionó la inversión de la curvatura lumbar
dando paso a la lordosis lumbar (figura 1.4).
La posición bípeda desafía los principios mecánicos y gravitatorios para los que
aún no estamos preparados, al ocasionar cambios importantes en el cuerpo
humano en un intento de adaptarse a la nueva postura, dichos cambios,
continúan produciéndose muy lentamente, en contraste con la acelerada
civilización y modernización que han contribuido al aumento de múltiples
trastornos en la columna vertebral, a los cuales se suman entre otras causas,
las condiciones laborales (Cresta, 2007). El síndrome doloroso lumbar es una
muestra de la inadaptación del hombre al sostenerse sobre sus miembros
inferiores.
El dolor de espalda ha acompañado al hombre desde su origen, como se
observa en el papiro de Edwin Smith (1500 a. C.), manuscrito egipcio
Figura 1.4. Inversión de la curvatura lumbar en
el ser humano al adoptar la posición de
bipedestación. Tomado de Kapandji (1998)
17
1.1. El síndrome doloroso lumbar en el mundo.
El hombre posee la estructura anatómica de los cuadrúpedos, en un inicio la
curvatura lumbar era cóncava hacia adelante originando la repartición uniforme
de la fuerza de gravedad durante la posición cuadrúpeda, sin embargo hace
aproximadamente dos millones de años, la postura del hombre evolucionó hacia
la bipedestación, este cambio ocasionó la inversión de la curvatura lumbar
dando paso a la lordosis lumbar (figura 1.4).
La posición bípeda desafía los principios mecánicos y gravitatorios para los que
aún no estamos preparados, al ocasionar cambios importantes en el cuerpo
humano en un intento de adaptarse a la nueva postura, dichos cambios,
continúan produciéndose muy lentamente, en contraste con la acelerada
civilización y modernización que han contribuido al aumento de múltiples
trastornos en la columna vertebral, a los cuales se suman entre otras causas,
las condiciones laborales (Cresta, 2007). El síndrome doloroso lumbar es una
muestra de la inadaptación del hombre al sostenerse sobre sus miembros
inferiores.
El dolor de espalda ha acompañado al hombre desde su origen, como se
observa en el papiro de Edwin Smith (1500 a. C.), manuscrito egipcio
Figura 1.4. Inversión de la curvatura lumbar en
el ser humano al adoptar la posición de
bipedestación. Tomado de Kapandji (1998)
17
1.1. El síndrome doloroso lumbar en el mundo.
El hombre posee la estructura anatómica de los cuadrúpedos, en un inicio la
curvatura lumbar era cóncava hacia adelante originando la repartición uniforme
de la fuerza de gravedad durante la posición cuadrúpeda, sin embargo hace
aproximadamente dos millones de años, la postura del hombre evolucionó hacia
la bipedestación, este cambio ocasionó la inversión de la curvatura lumbar
dando paso a la lordosis lumbar (figura 1.4).
La posición bípeda desafía los principios mecánicos y gravitatorios para los que
aún no estamos preparados, al ocasionar cambios importantes en el cuerpo
humano en un intento de adaptarse a la nueva postura, dichos cambios,
continúan produciéndose muy lentamente, en contraste con la acelerada
civilización y modernización que han contribuido al aumento de múltiples
trastornos en la columna vertebral, a los cuales se suman entre otras causas,
las condiciones laborales (Cresta, 2007). El síndrome doloroso lumbar es una
muestra de la inadaptación del hombre al sostenerse sobre sus miembros
inferiores.
El dolor de espalda ha acompañado al hombre desde su origen, como se
observa en el papiro de Edwin Smith (1500 a. C.), manuscrito egipcio
Figura 1.4. Inversión de la curvatura lumbar en
el ser humano al adoptar la posición de
bipedestación. Tomado de Kapandji (1998)
18
considerado el documento médico más antiguo del mundo, en donde, en el
caso 48, se describen y exploran las alteraciones vertebrales, aunque por
razones desconocidas no se describe su tratamiento (González y Flores 2005).
Durante la segunda etapa de la revolución industrial, especialmente con la
construcción de ferrocarriles, se comenzó a relacionar el dolor lumbar con la
sobrecarga postural y los traumatismos acumulativos, los cuales recibían el
nombre de railway spin y fueron descritos en el año de1866 por el cirujano
británico John Eric Erichsen en su libro –On Railway and Other Injuries of the
Nervous System- en él describió una serie de casos clínicos observados en los
sobrevivientes de los accidentes ferroviarios, con ello se inicia el registro de las
consecuencias sociales debido a las lesiones accidentales (Martínez, 2008).
El SDL es el más frecuente de los trastornos músculo-esqueléticos, es
recurrente en el 20% al 44% de los casos, afecta más a la población
laboralmente activa y se presenta más en hombres que en mujeres; su
incidencia más alta se encuentra entre los 25 a 64 años de edad, se ha
demostrado su asociación con factores como tabaquismo, exceso de peso,
aptitud física, fuerza muscular, sedentarismo, ansiedad, depresión e
inestabilidad emocional; en el ámbito laboral se asocia a factores como el
levantamiento manual de cargas (Woolf y Pfleger, 2003). El estudio del SDL es
complejo debido a su etiología multifactorial.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) en el décimo informe del Comité
Mixto OIT/OMS sobre higiene del trabajo, celebrado en Ginebra en 1989,
reportó que en los Estados Unidos de América (E.U.A.) los trastornos músculo-
esqueléticos representan la principal causa de incapacidad en los trabajadores
y afectan anualmente a 19 millones de personas. El SDL se presenta más en
trabajadores jóvenes, no calificados y sin experiencia, que en los trabajadores
de mayor edad y con experiencia. El SDL puede originarse por la incapacidad
del trabajador ante las exigencias del trabajo; su estudio epidemiológico es
19
extremadamente difícil debido a la complejidad de su presentación clínica, por
ser un padecimiento multifactorial, hasta el momento no se cuenta con algún
método para medirlo cuantitativamente, por lo que existe mayor dificultad para
su evaluación (OMS, 1989).
El SDL tiene mayor incidencia en los países industrializados como en E.U.A., en
donde el 50% de los estadounidenses que trabajan, sufren de este malestar
cada año; aproximadamente el 37% de los casos de SDL se atribuyen a
factores de riesgo ocupacionales, constituyendo una causa destacada de
absentismo laboral, lo que repercute en la economía industrial de los países
(OMS, 2002).
La Red Mundial de Salud Ocupacional (GOHNET, por sus siglas en inglés),
informó en el año 2003, que el SDL afecta a más del 85% de la población
trabajadora, de este porcentaje, el 90% se recuperan espontáneamente en
cuatro semanas y el 5% permanece incapacitado por más de tres meses. Se
estima que, el costo total de gastos médicos por SDL en los E.U.A. oscila entre
20 a 100 billones de pesos anualmente.
En el año 2009 en México, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)
reportó que los trastornos dorsales y lumbares ocupan el sexto motivo de
consulta en el primer nivel de atención entre las 10 primeras causas de
morbilidad laboral, aseguró que la mitad de las personas laboralmente activas
sufren algún cuadro clínico de SDL, de las cuales 30% requiere incapacidad por
esa causa con un promedio de 12 días por caso. Durante el mismo año, el
IMSS informó que el SDL es la primera causa de ausencia laboral que genera
más de un millón de días de incapacidad laboral al año (IMSS, 2009).
1.2. El síndrome doloroso lumbar y el levantamiento de cargas.
Las lesiones del sistema músculo-esquelético son causa de ausentismo e
incapacidad laboral en diversos países, múltiples estudios han demostrado la
20
asociación del SDL con el levantamiento de cargas, el peso de la carga
levantada, frecuencia de levantamiento, posturas inadecuadas y movimientos
giratorios de la espalda realizados durante la actividad laboral (Bernard, 1997).
El levantamiento manual de cargas implica el transporte o sujeción de una carga
por parte de uno o más trabajadores.
Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), las
actividades laborales que involucran el empujar o tirar de cargas, posturas
inadecuadas o forzadas, sobreesfuerzo, esfuerzos repetitivos y vibración, están
directamente relacionadas con las alteraciones lumbares, especialmente el
manejo y el levantamiento manual de cargas (INSHT, 2003).
En E.U.A., el Instituto Nacional de Trastornos neurológicos y Accidentes
Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en ingles), aseguró en el año 2007
que los estadounidenses gastan al menos 50 mil millones de pesos por año a
causa del dolor lumbar, siendo además, la causa más común de incapacidad
laboral y el segundo padecimiento neurológico más común, en la mayoría de las
ocasiones el dolor lumbar agudo es de naturaleza mecánica, resultado del
trauma lumbar al levantar cargas (NINDS, 2007).
Bellorín, Sirit, Rincón y Amortegui, realizaron en el año 2007 una investigación
con trabajadores de la construcción, en la cual detectaron que los trabajadores
que levantaban pesos, y adoptaban posturas inadecuadas y estáticas durante la
actividad laboral, presentaron mayor frecuencia de sintomatología músculo-
esquelética. Los investigadores expresaron la necesidad de prestar atención a
los trabajadores de nuevo ingreso debido al alto riesgo de padecer lesiones por
la falta de adaptación a su trabajo, concluyeron que la identificación de
trabajadores en riesgo y el diagnóstico temprano de síntomas es esencial para
prevenir las lesiones músculo esqueléticas, además de la implementación de
programas de educación tanto para el empleador como para los trabajadores
con el fin de reducir el número y la severidad de los desordenes músculo-
esqueléticos y garantizar la salud y la productividad (Bellorín et al., 2007).
21
A principios de este año en México, en una publicación del diario de la salud se
informó que en la Clínica de Columna del Hospital General La Villa de la
Secretaría de Salud del Distrito Federal (D.F.), el 84% de los pacientes
atendidos tuvieron entre 16 y 50 años, de ellos el 78.3% se encontraban
desarrollando una actividad laboral de tipo física en el momento del episodio; de
ellos, el 32% no cuenta con ingresos económicos y el 64% percibe el salario
mínimo. La mayoría de los pacientes atendidos (40%) residen en el D.F.,
mientras que el 33% residen en el Estado de México.
Existen diversos métodos de evaluación ergonómica que son utilizados para
determinar el riesgo de lesiones músculo-esqueléticas en los trabajadores debido
a la movilización manual de cargas durante la actividad laboral, algunos cuentan
con limitantes, por esta razón se debe elegir el método más conveniente
dependiendo del tipo de actividad laboral a evaluar.
En el año 2000 se creó el método Rapid Entire Body Assessment (REBA),
convirtiéndose, desde entonces, en una herramienta de gran utilidad para la
evaluación de posturas y riesgos de lesiones músculo-esqueléticas relacionadas
con la actividad laboral, con el fin de implementar medidas preventivas; este
método mide aspectos relacionados con la carga física de los trabajadores para
dar una respuesta rápida y sistemática con respecto al riesgo postural del cuerpo
entero del trabajador en su puesto laboral según las posturas estáticas o
dinámicas adoptadas. El método no relaciona la antigüedad laboral con las
lesiones (Montiell, et al., 2006).
El método Ovako Working Analysis System (OWAS) fue creado en el año 1977
con el objetivo de realizar un análisis ergonómico de la carga postural a través de
la identificación de posturas adoptadas por el trabajador durante la actividad
laboral para calcular los efectos dañinos de éstas, en el sistema músculo-
esquelético y, de esta manera, rediseñar los métodos y lugares de trabajo; el
22
método es adecuado para el estudio de las posturas de trabajo que involucran
movimiento de todo el cuerpo, actualmente con el apoyo de la tecnología como
la grabación de videos y la computación, es posible lograr un análisis más
eficiente de las posturas corporales (Kai y Cheng-Lung, 1999).
1.3. Programas preventivos de síndrome doloroso lumbar.
A través de la historia, se ha procurado el constante cuidado de la salud para
prevenir las enfermedades. Antiguamente la prevención estaba relacionada con
la supervivencia para asegurar la conservación de la especie y se estimaba de
esencial importancia al considerar el cuidado del cuerpo como un deber
religioso. El emperador chino Huang Ti (2697-2597 a. C.), considerado como el
padre de la medicina china, aseveró que el mejor médico es el que ayuda antes
de que aparezca la enfermedad (Muñoz, 2004).
En España, existe la Ley de Prevención de Riesgos laborales, la cual obliga a
las empresas a disponer de una organización de recursos preventivos
adecuados a sus necesidades con el posterior seguimiento de los resultados y
la propuesta de soluciones. Los principios de esta Ley incluyen evitar y evaluar
los riesgos, adaptar el trabajo a la persona, generar medidas de protección
colectiva, informar y formar a los trabajadores en relación a la prevención de
riesgos laborales y prevenir conjuntamente, el empresario al proporcionar los
medios necesarios para preservar la salud, y el trabajador al cumplir las
normas, utilizar los medios para su protección y exigirlos en caso de que no
existan (Santiago, 2008).
Un programa de prevención y control debe elaborarse a través de la
organización de recursos y acciones para cumplir objetivos claramente definidos
y no como la simple descripción de las características de una institución
plasmadas en un documento para mostrar a las entidades de vigilancia; existen
tres pasos para la implementación de un programa: programación
23
(características de la institución, legislación, reconocimiento y análisis de
riesgos), ejecución (realización del programa, priorización de los riesgos,
asignación de funciones, implementación de medidas de prevención y control) y
evaluación (comparación de los cambios de una situación previa con la actual
para medir el alcance de los objetivos y realizar ajustes en caso de ser
necesario), el programa debe ser evaluado por la empresa cada 6 meses y
actualizarse cada año (Álvarez y Sonia, 1992).
Las acciones, planes y programas que se implementen en un centro de trabajo
deben tener un enfoque formador de hábitos que generen una cultura hacía la
prevención de riesgos y enfermedades, el desarrollo de procedimientos seguros
y la auto responsabilidad (Muñoz, 2007).
En el caso de implantar medidas correctivas, se deben elegir según las
posibilidades de la empresa por modificar o sustituir el proceso, los equipos y/o
materiales, en lo posible eliminar o minimizar el contaminante que origina los
daños a la salud, modificar o crear métodos y hábitos de trabajo, reducir el
tiempo de exposición y proporcionar protección personal a los trabajadores. Para
un adecuado control de los resultados se deben tener en cuenta los controles
médicos, las observaciones de los trabajadores, visitas de éstos al servicio
médico, revisión y análisis de resultados de los controles periódicos de
exposición, ausentismo por enfermedad y el costo por incapacidad y tratamiento
de las afecciones (Falagán, et al., 2000).
En Julio del 2001, la OMS y la Organización Panamericana de Salud (OPS),
señalaron que actualmente, a pesar de los avances tecnológicos, en América
Latina se encuentran diversos factores que impiden el desarrollo eficaz de los
programas de prevención y control para los riesgos laborales, uno de los
factores principales que limitan su desarrollo, es la escasez de profesionales de
la salud ocupacional, especialmente en el ámbito de la higiene ocupacional,
disciplina cuyo objetivo fundamental es la protección y promoción de la salud
24
para mantener la salud y asegurar el bienestar de los trabajadores, a través de
acciones preventivas y de control en el ambiente laboral (OMS y OPS, 2001).
Durante los últimos años, se han realizado diversos estudios en relación al SDL
y su prevención, en diversos sectores laborales, se han analizado las posturas
correctas del trabajo así como la fisiología del organismo en relación al daño
músculo esquelético secundario a una falta de intervención ergonómica, en
estos estudios se han encontrado las características de la actividad laboral que
incrementan el riesgo de daños a la salud, tal es el caso de la Tesis elaborada
por Iliana Morales Quiñones, titulada “Programa ergonómico para la reducción y
eliminación de lesiones y enfermedades ocupacionales” realizada en el año
2006, en este estudio se realizaron propuestas para disminuir los daños
músculo-esqueléticos en los trabajadores de oficinas, por ejemplo la corrección
de posturas, modificación de las distancias entre el trabajador y el objeto
cargado, así como modificaciones de ingeniería para obtener la optimización de
funciones, la investigadora obtuvo resultados benéficos en cuanto a la
disminución de las lesiones ocupacionales, además menciona cuatro elementos
básicos de un programa ergonómico: Análisis del área de trabajo, prevención y
control de lesiones, manejo médico, entrenamiento y educación (Morales,
2006).
Lina María Quiceno Hurtado, en el año 2006, publicó un estudio realizado con
los trabajadores que laboraban en una planta de pintura, los cuales realizaban
como principal tarea la manipulación manual de cargas con pesos entre 4 a 30
Kg., la investigadora implementó durante 6 meses medidas ergonómicas para
prevenir las lesiones músculo-esqueléticas, estas medidas incluyeron la
capacitación en la técnica correcta de manipulación manual de cargas,
ejercicios compensatorios y cambios en el puesto de trabajo, finalmente obtuvo
como resultado la disminución del porcentaje del dolor lumbar, que inicialmente
presentó el 81.25% de los trabajadores y al final del estudio sólo el 10.53%
presentó dolor lumbar, además el número de consultas dentro de la empresa
25
por dolor músculo-esquelético disminuyó considerablemente durante la
intervención. Resultaron herramientas altamente efectivas la capacitación en
anatomía y fisiología básica de la columna y la enseñanza de la técnica correcta
de manipulación manual de cargas, durante la intervención ergonómica se
observó un efecto importante en la motivación y el compromiso de los
trabajadores hacia el comportamiento seguro, demostrando que al capacitar a
los trabajadores en temas que involucran a su salud y seguridad son capaces
de gestionar procesos grupales de mejoramiento como el auto-cuidado en los
hábitos posturales y la realización diaria de ejercicios. En esta investigación se
menciona la importancia del rediseño de las estaciones de trabajo como
complemento a la actividad física compensatoria (Quiceno, 2006).
En el trabajo de Tesis de Adriana Casiano Sánchez titulado “Eficacia de un
programa preventivo de higiene de columna en el área de producción de una
empresa productora y distribuidora de agua carbonatada, no carbonatada y
purificada en el año 2007”, se implementó un programa preventivo basado en la
capacitación y evaluación continua del total (1001) de los trabajadores de la
empresa, en este estudio el 21.67% de los trabajadores manifestó no haber
tenido capacitación a la inducción del puesto de trabajo, el 38.16% manifestó
una importante modificación de su método para manejar objetos pesados
durante la demostración del método de manejo de cargas. En el estudio, se
observó que los riesgos de trabajo se presentaron con mayor frecuencia en el
turno matutino, finalmente se comprobó la eficacia del programa al encontrarse
una disminución considerable en la frecuencia de lesiones músculo-
esqueléticas, riesgos de trabajo y días de incapacidad laboral debido a
lumbalgias, así como una importante reducción en el costo por riesgos de
trabajo y por días de incapacidad. Las deficiencias encontradas se relacionaron
al método de levantamiento de cargas (Casiano, 2007).
Miguel Ángel Montes de Oca Martínez, realizó en el año 2007 un diagnóstico
ergonómico en trabajadores de la construcción para identificar los riesgos
26
laborales a los que se encontraban expuestos. En las encuestas realizadas el
43% de los trabajadores indicaron que no existe una organización en cuanto a la
prevención de los riesgos de trabajo, el 41% señaló que no existe protección en
el manejo de materiales, no cuentan con equipo de protección personal y
desconocen las cargas mínimas y máximas de los pesos que pueden levantar;
se detectó también la falta de atención médica oportuna y carencia de equipo de
protección personal; el 62% refieren falta de capacitación y, en general, el 60%
indicaron que no cuentan con las condiciones de trabajo adecuadas. El
investigador propone la realización, a futuro, del método de análisis postural
OWAS con el fin de evaluar el esfuerzo físico y el manejo y levantamiento de
cargas, una de las propuestas importantes es la elaboración de un programa
preventivo para resolver las deficiencias detectadas y evitar lesiones o
accidentes graves, así como para brindar apoyo y dar seguimiento a las
recomendaciones efectuadas (Montes de Oca, 2007).
Omoid, Ramin, Mohsen y Sasan, en el año 2003, realizaron un estudio con
trabajadores de oficinas en bancos en el que demostraron que el dolor de
espalda fue significativo con la edad, posición e historia de trabajo, y
concluyeron que, el SDL causa una alta prevalencia de incapacidad y costos,
sin embargo puede ser fácilmente prevenible a través de prácticas de
ergonomía y acciones administrativas como el buen diseño de los ciclos de
trabajo y descansos (Omoid, et al., 2003).
En el año 2006, García, Sunyer, Tornero, Medina, Plou, Limón y Espinar
realizaron, durante dos años un estudio en España, en un centro de salud con
192 pacientes (trabajadores) con dolor de columna cervical, dorsal y lumbar, de
los cuales el 29.8% tenía actividad laboral relacionada con la manipulación de
cargas. Durante el estudio se implementó un programa de escuela de espalda,
en el cual se realizaron 6 sesiones teórico prácticas que incluyeron conceptos
básicos de biomecánica, corrección postural y realización de ejercicios. Los
resultados de la investigación revelaron que, el nivel de estudios está muy
27
relacionado con la comprensión de la información proporcionada, siendo mayor
en los pacientes con nivel de educación superior; el 31.9% de los pacientes
refirieron que su actividad laboral era causa directa de su padecimiento, el
46.2% realizaron diariamente la corrección postural aprendida, 18.5% realizaron
los ejercicios diariamente, el 77.8% consideraron que el programa fue de gran
utilidad para su problema de espalda. Los investigadores concluyeron que los
pacientes con mayor apego a la práctica de posturas correctas, lograron una
mayor reducción del dolor de espalda y que las acciones preventivas de dolor
de espalda, deben de estar dirigidas a la columna vertebral en general, y no
sólo a una parte de ella (García, et al., 2006).
Kim, Hayden y Mior realizaron, en 1995 en Canadá, una investigación durante
dos años, en 92 bomberos para evaluar la eficacia de un programa de
prevención de lesiones de espalda en el cual incluyeron sesiones teórico
prácticas con temas en asesoramiento ergonómico, ejercicios y manejo del
dolor, la información se comparó con la obtenida en otro municipio al cual no se
le implementó dicho programa. Los resultados mostraron una reducción del
72.4% en la frecuencia de lumbalgias, así como una significativa disminución en
el número de días perdidos debido a lesiones de espalda, posterior a la
ejecución del programa, con una tasa de 0,64% antes de la implementación, a
0,13 después de la misma, lo que generó importantes ahorros en los costos
directos e indirectos municipales, por lo que se concluyó con ello que los
programas de educación de espalda son de utilidad para la reducción de
lesiones de la misma (Kim et al., 1995).
Noriega-Elío, Barrón, Sierra, Méndez, Pulido y Cruz, realizaron en el 2005 un
estudio con los pacientes (trabajadores) con SDL de un hospital del IMSS
durante un periodo de 7 años, en el cual demostraron que los trabajadores con
mayor antigüedad tienen mayor riesgo de sufrir SDL, al igual que los que
levantan mayor peso y realizan, con mayor frecuencia, acciones de flexión y
extensión al levantar. No se demostró la asociación del SDL con el tipo de
28
empresa en la que habían laborado los pacientes, las posiciones más
frecuentes durante el trabajo (sentado o de pie), ni con el inicio de la vida
laboral, sino con la edad cronológica de los pacientes. Comprobaron que el SDL
es un padecimiento de origen multifactorial determinado fundamentalmente por
el trabajo. Concluyen que, en México, no existe un caso de SDL reconocido
como enfermedad de trabajo (Noriega-Elío et al., 2005).
Durante el año 2008, Bettina Patricia López Torres realizó un análisis
ergonómico aplicando la ecuación del Instituto Nacional de Salud y Seguridad
Ocupacional (NIOSH, por sus siglas en inglés), para el levantamiento manual de
cargas en los trabajadores de una empresa manufacturera e informó que, de los
17 puestos de surtidor evaluados, el 47% tiene riesgo medio para SDL, mientras
que el 50% están expuestos a riesgo alto y, además, presentaron dolor en
espalda baja, lo que significa que, requieren controles administrativos o de
ingeniería de mediano a corto plazo (López, 2008).
1.4. Descripción general de la empresa.
Desde los orígenes de la industrialización en México, a partir del siglo pasado,
con la llegada de inmigrantes europeos a nuestro país, se iniciaron las
empresas distribuidoras de pinturas, en un principio como tlapalerías. A partir de
ese momento, la industria de las pinturas empezó a tener gran desarrollo en
México, especializándose cada vez más en productos, mercadotecnia, sistemas
de administración, etc. para satisfacer las demandas de los consumidores, pero
al mismo tiempo, se incrementaron los riesgos a los que estaban expuestos los
empleados en las diversas áreas de trabajo con lo que se origina la aparición de
nuevos accidentes de trabajo en los empleados.
El presente estudio se realiza en el almacén de una empresa distribuidora de
pinturas, en donde las instalaciones cuentan con zonas de tránsito
debidamente señaladas y piso de asfalto liso sin irregularidades, el producto se
29
encuentra almacenado y organizado de acuerdo al tipo y tamaño de este en
varios pasillos formados por anaqueles de acero de 5 pisos. La iluminación es
natural durante el día y artificial durante la noche, todas las áreas del almacén
se encuentran adecuadamente ventiladas.
La empresa cuenta con un total de 550 trabajadores, 300 corresponden al área
administrativa y 250 se encuentran laborando dentro del área de almacén, de
estos 250 trabajadores, 158 desempeñan el puesto de surtidor, en los
siguientes turnos:
 Primero: de Lunes a Sábado de 6:30 a 14:30 Hrs.
 Segundo: de Lunes a Sábado de 14:30 a 22:00 Hrs.
 Tercero: de Lunes a Jueves de 22:00 a 6:30 Hrs.
 Mixto: de lunes a viernes de 8:00 a 17:30 Hrs.
A los trabajadores en general se les otorga media hora de colación durante la
jornada laboral. Una vez al mes, los trabajadores se distribuyen para rotar por el
tercer turno durante una semana y finalizado este periodo regresan a su turno
de origen. Durante los meses de mayor actividad en la empresa (Noviembre-
Enero), los empleados trabajan en ocasiones horas extras. Los trabajadores,
surten diariamente un promedio de 6,000 litros de producto durante una jornada
laboral de 8 horas.
Los trabajadores en los cuales se realiza la presente investigación, desempeñan
el puesto de surtidor, en adelante usaremos el término surtidor para referiremos
a estos trabajadores.
Los surtidores, se encargan de trasladar el producto desde los anaqueles en
donde se encuentra almacenado, hasta los pasillos en dónde serán entregados
a los clientes que lo solicitaron, para llevar a cabo su tarea se les proporcionan
diariamente los números de pedidos a surtir y posteriormente se dirigen a los
30
diversos pasillos para recolectar los diversos productos solicitados en el pedido.
Para transportar los productos, utilizan un patín hidráulico con una tarima de
madera.
Una vez que los trabajadores llegan al pasillo en donde se encuentra el
producto solicitado, si éste es de un peso menor a 50 Kg., lo levantan y lo
cargan de manera manual para depositarlo sobre la tarima montada en el patín
hidráulico, para el caso del producto de gran volumen y peso como los tambos
que contienen 200 Lt. de solvente, lo manipulan jalándolo, girándolo sobre su
propio eje y empujándolo. Después de surtir el producto en el pasillo, jalan el
patín hidráulico de manera manual para dirigirse a otros pasillos y continuar
surtiendo. Al finalizar una lista de surtido, transportan el producto total con el
patín hacia el área en donde posteriormente lo recogerán los clientes y
descargan el producto con todo y tarima, después se dirigen con el supervisor
correspondiente para solicitar un nuevo pedido y montan sobre el patín una
tarima vacía para nuevamente iniciar el proceso.
A los trabajadores con el puesto de surtidor se les proporciona el siguiente
equipo de protección personal: casco, chaleco de seguridad, botas industriales
con casquillo de acero, overol de algodón y guantes anti-derrapantes, no son
necesarios protectores auditivos ni respiratorios porque el proceso no implica la
exposición a ruido ni a sustancias tóxicas.
Entre los productos que son manipulados, se encuentran latas de aluminio y de
plástico con capacidades desde un octavo de litro, hasta 200 litros, sin embargo
existen productos con mayor peso que otros, por lo que el volumen de los
envases no siempre es proporcional al peso del contenido, existiendo productos
en envases de 200 litros con pesos hasta de 340 kilos.
La principal actividad que desempeñan los surtidores de la empresa, es la
manipulación manual de cargas, lo que ha originado en un gran número de
31
trabajadores lesiones músculo-esqueléticas, principalmente dolor en la espalda
baja, situación que se ha convertido en un problema para la Dirección, debido a
los gastos económicos que involucran las incapacidades generadas por este
padecimiento en la empresa desde sus inicios. Como una de las metas del
personal encargado de seguridad e higiene de la empresa se encuentra la
búsqueda de estrategias para disminuir el número de casos de síndrome
doloroso lumbar.
Actualmente, como medidas de prevención y control de SDL dentro de la
organización, se llevan a cabo pláticas ocasionales (aproximadamente 1 vez al
mes), de seguridad e higiene por parte del médico de la empresa, además se
realizan ejercicios de calistenia diariamente durante 15 minutos antes de iniciar
con la jornada laboral. Por otra parte, los trabajadores refieren que, al ingresar
al puesto, reciben una especie de entrenamiento en cuanto al levantamiento de
cargas, por parte de los surtidores con mayor antigüedad.
En el siguiente capítulo, se describirán brevemente la anatomía, fisiología y
biomecánica de la columna lumbar, las lesiones relacionadas con el trabajo que
implican el levantamiento manual de cargas, el SDL y su clasificación,
diagnóstico, tratamiento y prevención, además se mencionarán los elementos
que conforman un programa preventivo y de control según algunos estudios
realizados por especialistas.
32
2 Capítulo 2: MARCO TEÓRICO.
2.1. Columna Lumbar.
2.1.1. Anatomía, fisiología y biomecánica.
La columna vertebral está compuesta por 34 vértebras y se divide en cuatro
regiones principales: cervical, torácica, lumbar, sacra y coxal (figura 2.1.1.).
Kapandji (1998) refiere que la columna vertebral completa, presenta tres
curvaturas cuya función es absorber las fuerzas de impacto producidas al
caminar, correr o saltar.
Las funciones principales de la columna vertebral son proteger la médula
espinal, permitir flexibilidad de movimiento, soporte y reparto de presiones,
proporcionar soporte estructural y equilibrio corporal.
Figura 2.1.1. Columna vertebral y columna
lumbar. Tomado de Kapandji (1998)
33
La columna lumbar, se compone como ya se mencionó de 5 vértebras lumbares
(L1-L5); las estructuras de las vertebras lumbares (figura 2.1.2.), son las
siguientes:
1. Cuerpo vertebral.
2. Apófisis espinosa.
3. Apófisis transversas.
4. Pedículos.
5. Láminas vertebrales.
6. Apófisis articulares.
7. Agujero intervertebral.
Entre cada cuerpo vertebral se encuentra el disco intervertebral (figura 2.1.3.),
el cual se compone de dos partes: el anillo fibroso y el núcleo pulposo.
El anillo fibroso es una estructura laminar periférica formada por agua y 7 capas
concéntricas de resistentes fibras de colágeno elástico, resiste mal las fuerzas
de cizallamiento y muy bien las fuerzas de compresión y tracción, se desgarra a
una presión de 250 kg y se rompe completamente con 320 kg en promedio.
(Bouzakis, Mitsi, Michailidis, Mirisidis, Mesomeris, Maliaris, Korlos, Kapetanos,
Antonarakos y Anagnostidis, 2004).
Figura 2.1.2. Estructuras vertebrales. Tomado de Kapandji (1998)
34
El núcleo pulposo está compuesto por agua, esto le confiere una elevada
presión hidrostática al estar encerrado entre las fibras del anillo fibroso
colaborando al reparto de presiones, su acción se asemeja a la de una pelota
de goma amortiguando los movimientos de las vértebras (Miralles, 2001).
Los movimientos forzados y repetidos hacen que el núcleo pulposo choque con
las fibras del anillo desgastándolas progresivamente y debilitando la capacidad
de contención del mismo, este fenómeno puede ocasionar la salida del núcleo
pulposo fuera del anillo produciendo una hernia discal (Boyling y Jull, 2006).
Según Bouzakis et al. (2004), cuando el disco soporta un esfuerzo vertical, la
fuerza actúa sobre el núcleo pulposo y éste al estar encerrado por el anillo
fibroso, transmite esta fuerza en sentido horizontal, así el núcleo pulposo
soporta el 75% de la carga y el anillo fibroso sólo el 25%.
Brown, Hansen, y Yorra (1957), demostraron que las presiones verticales
estrictas no lesionan el disco ni pequeñas inclinaciones de 6° a 8° en cualquier
Figura 2.1.3. Disco intervertebral. Tomado e Kapandji (1998)
35
plano, sin embargo a partir de los 15° de flexión el disco puede sufrir lesiones.
Más tarde, Nachemson, Sweden y Morris (1964) observaron que a 20° de
flexión sentado o de pie, la presión en el disco L3-L4 es superior al doble del
peso del cuerpo y levantando un peso de 20 kg es tres veces el peso del
cuerpo.
En el caso de una persona de 70 kilos al encontrarse de pie, todo el peso del
tronco es cargado por la región lumbar, al sentarse el peso se triplica, así la
persona carga sobre sus discos intervertebrales 210 kg., esta cifra multiplicada
por las horas que permanece sentada en una jornada habitual de trabajo, se
eleva a más de una tonelada y media de carga por cada día de trabajo
(Joselovsky, 1996). White y Panjabi (1990) señalaron que el mecanismo capaz
de producir mayores lesiones a los discos intervertebrales es el de torsión.
Al someterse a una alta presión, el cuerpo vertebral se fractura antes que el
disco, si se aplica una fuerza vertical brusca, se sobrepasa la resistencia de los
cuerpos vertebrales y se pueden romper (White y Panjabi, 1990).
Tal como lo determinaron Boyling y Jull (2006), los sistemas estabilizadores
pasivos de la columna son los ligamentos, tendones y el discointervertebral, y
los activos son los músculos.
En 1996 Joselovsky describe un sofisticado elemento estabilizador de la
columna, “la cámara hidroaérea” formada por el tórax y el abdomen, los fluidos
que contienen se pueden comprimir mediante la contracción muscular y
proporcionar una resistencia adicional a la columna. Al realizar un esfuerzo
importante se cierra automáticamente la glotis y los esfínteres del periné,
creando una presión positiva abdominal. La tensión de la musculatura
abdominal comprime la cámara hidroaérea y convierte la columna dorsolumbar
en una estructura mucho más rígida. La calidad de la musculatura abdominal
marca la resistencia de la columna.
36
2.2. Síndrome doloroso lumbar.
2.2.1. Definición, clasificación, etiología y epidemiología.
El síndrome doloroso lumbar (SDL) es el dolor en la parte baja de la espalda
(lumbalgia o lumbago) o región lumbar, debido a que el dolor es un síntoma y
no una enfermedad, se le denomina a este padecimiento síndrome por la
posibilidad de que se presente simultáneamente con diversos signos y
síntomas, además de ser un padecimiento de diversas etiologías.
El SDL se clasifica según su cronicidad en agudo (duración menor a 6
semanas), subagudo (de 6 semanas a 3 meses) y crónico (mayor a 3 meses)
(Buil, et al., 2000). Según su etiología, se puede clasificar en mecánico, no
mecánico y referido (tabla 2.2.1.).
El 90% del SDL es de origen mecánico, ocasionado por alteraciones mecánicas
de las vértebras y/o estructuras circundantes, generalmente por
sobreutilización, deformidad o microtraumatismo, sin embargo en la mayoría de
los casos no se encuentra causa específica.
A continuación se mencionan los diversos factores que son capaces de generar
SDL mecánico y contribuyen a los trastornos locomotores de la columna
(Luttmann, Jäger y Griefahn, 2004):
-Manipulación manual de cargas
-Posturas nocivas
-Esfuerzo muscular estático
-Inactividad muscular
-Movimientos repetitivos
-Exposición a vibraciones
-Factores ambientales y riesgos físicos
37
Durante el primer informe sobre salud celebrado en Suecia durante el año 1954,
Hult señaló que el SDL se presenta hasta en un 80% en los trabajadores. En la
clínica de columna del Hospital General de México de la Secretaría de Salud, se
informó la existencia de un 84.1% de dolor lumbar en los pacientes de diversas
edades y ambos sexos, esto representa un serio problema clínico, terapéutico,
laboral y económico en todo el país (Iñárritu y Bravo, 1997).
Como ya se ha visto antes, el SDL de origen mecánico se asocia con ciertas
actividades laborales, según los objetivos de esta investigación, en lo sucesivo
se estudiará únicamente al SDL de origen mecánico relacionado con la
manipulación y el levantamiento de cargas.
2.2.2. Diagnóstico.
Tal como lo señalaron Govantes, Lorenzo y Govantes, (2006), el diagnóstico del
SDL se realiza la mayor parte de las ocasiones de manera clínica, para ello es
necesario valorar al paciente de manera integral y realizar una adecuada
anamnesis e historia clínica completa.
A continuación se mencionan las características del dolor mecánico:
 Se presenta generalmente en personas de 30 a 50 años de edad.
 Es intermitente.
 Cede ante el reposo y en ocasiones al caminar.
 Frecuentemente se presenta rigidez lumbar matutina poco después de
levantarse de la cama.
 No se presenta espontáneamente durante la noche.
 Es originado por sobrecarga funcional y postural, traumatismos y
epondiloartrosis, pudiendo presentar o no alteraciones estructurales.
38
 En ocasiones se identifica una causa desencadenante (malas posturas,
levantamiento manual de cargas, etc.).
 Empeora con el movimiento, al permanecer sentado o en bipedestación por
largos periodos.
 El tipo de dolor suele ser mecánico (contractura lumbar, degeneración
discal o articular, hernia discal, espondilolistesis, etc.).
Después la anamnesis, se debe solicitar al paciente que se desnude hasta
quedar en ropa interior para iniciar la exploración física, primero en ortostatismo
(bipedestación) y después en decúbito. Además del peso, talla e IMC, debemos
tomar en cuenta la constitución del paciente. La exploración física incluye
maniobras generales específicas, se debe observar al paciente desde su
acceso a la consulta, como entra y toma asiento, si su marcha es normal y se
sienta sin dificultad. Es necesario incluir la exploración motora y sensorial, así
como la evaluación de los reflejos osteotendinosos (Palmer y Epler, 2002 y
Moore y Dalley, 2005).
Las exploraciones complementarias (rayos X, tomografía axial computarizada,
gamagrafía ósea, resonancia magnética nuclear, electromiografía, etc.), deben
solicitarse únicamente como apoyo diagnóstico y ante la sospecha de
neoplasias, fracturas, sintomatología focal, espondilitis anquilosante, dolor
crónico, déficit neurológico, traumatismos o bien en pacientes que persiguen
incapacidad o litigio.
2.2.3. Tratamiento y prevención.
Para un tratamiento efectivo se deben tomar en cuenta tres aspectos
fundamentales: el control del dolor, la recuperación de la función y la prevención
hacia la cronicidad del SDL. En primer lugar, se debe tranquilizar al paciente en
caso de presentar un pronóstico favorable a pesar de la intensidad e
incapacidad originada por el padecimiento en el momento; se debe explicar al
39
paciente acerca de la historia natural de la enfermedad, notificándole que el
80% de los casos remiten aproximadamente en cuatro semanas (Larumbe,
Martínez, Gancedo y Ceña, 1997).
Siempre que el dolor lo permita y en ausencia de datos de alarma, se debe
estimular al paciente para incorporarse a su actividad laboral lo antes posible,
mantenerse activos, continuar con sus actividades físicas cotidianas,
recomendar ejercicios aeróbicos sin movilizar durante 2 semanas los músculos
extensores del tronco y evitar el reposo en cama por más de 4 días (Peña y
Humbría, 2002).
a) Tratamiento farmacológico
Únicamente se indicarán medicamentos para aliviar el dolor en caso de ser
necesario, se pueden utilizar antiinflamatorios no esteroideos (AINE´s) iniciando
por ejemplo con paracetamol y valorar si es necesario, el uso de algún
analgésico más potente. En caso de contractura muscular asociada, es posible
indicar relajantes musculares por períodos cortos de tiempo y se debe alertar al
paciente en relación a la somnolencia que en ocasiones producen estos
compuestos. También se puede complementar el tratamiento con el empleo de
algunos antiinflamatorios tópicos.
b) Tratamiento no farmacológico
El tratamiento no farmacológico incluye medidas que además de ser curativas,
se pueden emplear para prevenir la reincidencia del SDL. Ante cualquier
procedimiento terapéutico, se deben descartar posibles contraindicaciones por
ejemplo al presentarse procesos infecciosos, inflamatorios, tumorales,
metabólicos, fracturas o luxaciones vertebrales, deformidades espinales
importantes, alteraciones de coagulación, diabetes, arterioesclerosis,
enfermedad articular degenerativa severa, necrosis aséptica, aneurisma,
40
osteoporosis, osteomalacia, amenaza de aborto, edad avanzada y ausencia de
movimientos libres de dolor. A continuación se mencionan los principales
procedimientos empleados para el manejo del SDL:
-Terapia física y rehabilitación.
-Reposo en cama.
-Ejercicios.
-Escuelas de dolor de espalda.
-Ortosis.
-Infiltraciones locales.
-Bloqueos epidurales.
La cirugía está indicada en menos del 5% de los casos y sólo cuando existe un
diagnóstico claro, únicamente se realizará para corregir anomalías estructurales
causantes del dolor siempre y cuando los demás tratamientos hayan fracasado.
Los pacientes con hernia discal no son candidatos inmediatos para cirugía salvo
si existe herniación masiva y se produce un síndrome de cauda equina.
c) Prevención
Una vez establecido el tratamiento, los pacientes deben ser instruidos acerca
de las medidas que deben adoptar para evitar la reincidencia del SDL según los
factores que lo han originado antes y los factores que pueden predisponer a la
generación del padecimiento como la obesidad, sedentarismo, tabaquismo, etc.
De la misma manera es importante promover la higiene postural, los ejercicios
de tipo general como el ciclismo, la natación, la caminata y los de tipo local de
extensión y flexión isométricos para fortalecer los músculos abdominales y
paravertebrales.
La prevención juega un papel fundamental en el tratamiento del SDL para
minimizar sus repercusiones socio-económicas. Debido al incremento de la
41
incidencia de este padecimiento y a su relación con la actividad laboral, en los
últimos años se han creado programas de prevención para su aplicación dentro
de los centros de trabajo, en los cuales se incluyen aspectos ergonómicos para
la educación de los trabajadores con la intención de disminuir los costos
relacionados con el ausentismo. Algunos de estos programas buscan instruir a
los trabajadores acerca de la forma adecuada de manipular objetos pesados,
levantar cargas, reducir el tamaño y/o peso de la carga y la frecuencia de
repetición.
2.2.4. Relación con la actividad laboral.
La importancia del SDL no radica en su prevalencia, sino en la repercusión
laboral y los costos de las incapacidades que origina. En los países
desarrollados constituye la primera causa de incapacidad laboral en menores
de 45 años, y la tercera en mayores de 45, sólo superada por la cardiopatía
isquémica y otros procesos reumáticos.
La manipulación manual de cargas es cualquier operación de transporte o
sujeción de una carga (cualquier objeto susceptible de ser movido), por uno o
varios trabajadores; incluye acciones como el levantamiento, la colocación, el
empuje, la tracción o el desplazamiento.
La manipulación manual de cargas es capaz de generar riesgos, en particular
dorso-lumbares en los trabajadores, ocasiona fatiga física o lesiones, que se
pueden producir de una forma inmediata o por la acumulación de pequeños
traumatismos aparentemente sin importancia. Los trabajadores expuestos son
aquellos que manipulan cargas regularmente o de manera ocasional. Las
lesiones más frecuentes son sobre todo lesiones músculo-esqueléticas y se
pueden producir en cualquier zona del cuerpo, siendo más sensibles las
extremidades superiores y la espalda, en especial la zona dorso-lumbar. Las
lesiones dorso-lumbares pueden presentarse en forma de SDL, o incluso
42
pueden manifestarse como alteraciones de los discos intervertebrales (hernias
discales) o incluso fracturas vertebrales por sobreesfuerzo.
Se considera que la manipulación manual de toda carga que pese más de 3
Kg., puede entrañar un potencial riesgo dorso-lumbar no tolerable, ya que si se
manipula en condiciones ergonómicas desfavorables (alejada del cuerpo, con
posturas inadecuadas, de manera frecuente, en condiciones ambientales
desfavorables, con suelos inestables, etc.), podría generar un riesgo (INSHT,
2003).
2.3. Método OWAS.
Osmos Karhu y Björn Trappe, durante la década de los 70, desarrollaron un
método para evaluar las posturas adoptadas durante la actividad laboral. El
método se denominó OWAS (“Ovako Working Posture Analysing System”;
Karhu et al. 1981), y se basa en una clasificación simple y sistemática de las
posturas de trabajo, combinado con observaciones sobre las tareas, su objetivo
es la evaluación del riesgo de carga postural en términos de frecuencia y
gravedad.
Se puede aplicar el método para la búsqueda de medidas con el fin de reducir
la carga perjudicial causada por malas posturas. Las posturas de trabajo que
difieren de la posición media normal, son consideradas perjudiciales para el
sistema musculoesquelético. La carga estática o continua de malas posturas de
trabajo ocasiona sobreesfuerzo y fatiga muscular, en ocasiones daños severos
y enfermedades laborales.
El método se puede utilizar para identificar y clasificar posturas de trabajo y sus
cargas músculo-esqueléticas durante varias fases de la tarea. Una vez que las
cargas han sido determinadas, se puede valorar la necesidad de mejoras en el
puesto de trabajo y su jerarquización. Según los resultados, el trabajo puede
43
reorganizarse implementando acciones para reducir el número de malas
posturas y las cargas estáticas perjudiciales, para lograr una carga de trabajo
físico que corresponda a las capacidades de cada trabajador para preservar su
salud.
Las frecuencias de las posturas incluidas en el método OWAS, y sus
proporciones respecto al tiempo de trabajo total, están determinadas por la
observación. Los datos se recogen en observaciones visuales rápidas que
clasifican la postura de la espalda, los brazos y las piernas, el uso de la fuerza y
fase de trabajo al momento de observar al trabajador, posteriormente se elige el
código numérico correcto para la observación realizada.
Para la aplicación del método se asignan cuatro dígitos a cada postura
observada en función de la posición de la espalda, los brazos, las piernas y de
la carga soportada, configurando su código de postura. Para las observaciones
divididas en fases, el método añade un quinto dígito al código de postura, el
cual determina la fase en la que ha sido observada la postura codificada. Una
vez realizada la codificación de todas las posturas recopiladas se procede a la
clasificación por riesgos, en la cual, el método clasifica los diferentes códigos en
cuatro categorías de riesgo. Cada categoría del riesgo, determina el posible
efecto sobre el sistema músculo-esquelético del trabajador de cada postura
recopilada y la acción correctiva a considerar en cada caso.
Posteriormente se asigna la categoría del riesgo correspondiente a cada código
de postura, hasta este momento, es posible interpretar los valores del riesgo. El
método además contempla el análisis de las frecuencias relativas de las
diferentes posiciones de la espalda, brazos y piernas que han sido observadas
y registradas en cada código de postura; para ello, se calcula el número de
veces que se repite cada posición de espalda, brazos y piernas en relación a
las demás durante el tiempo total de la observación (frecuencia relativa),
finalmente la consulta de una de las tablas, determinará la categoría de riesgo
en la que se engloba cada posición. Los valores del riesgo calculados para
44
cada posición, permiten identificar las partes del cuerpo que soportan una
mayor incomodidad para proponer, por último, las acciones correctivas
necesarias para el rediseño de la tarea evaluada en caso de ser necesario.
2.4. Método REBA.
El método REBA, es útil en la evaluación del riesgo de posturas concretas
adoptadas durante la actividad laboral, de manera independiente. Debido a lo
anterior, para evaluar un puesto de trabajo, se deberán seleccionar primero las
posturas más representativas adoptadas por el trabajador. Este método,
permite el análisis conjunto de las posiciones de los miembros superiores del
cuerpo (brazo, antebrazo, muñeca), del tronco, del cuello y de las piernas.
Además toma en consideración otros factores para la valoración final de la
postura, como la carga o fuerza manejada, el tipo de agarre o el tipo de
actividad muscular desarrollada por el trabajador. A través de este método es
posible la evaluación de posturas estáticas y dinámicas, con la posibilidad de
identificar la existencia de cambios bruscos de postura o posturas inestables
para valorar el riesgo asociado a éstas.
Es un método sensible con las tareas que conllevan cambios inesperados de
postura, derivados de la manipulación de cargas inestables o impredecibles,
permite prevenir sobre el riesgo de lesiones principalmente músculo-
esqueléticas asociadas a una postura, indicando en cada caso, la urgencia para
la aplicación de acciones correctivas. Es una herramienta de gran utilidad para
el análisis de la carga postural con el fin de prevenir riesgos asociados a ésta,
con capacidad de advertir sobre condiciones de trabajo inadecuadas.
Para su aplicación es necesario dividir al cuerpo en dos grupos, el grupo A
corresponde al tronco, el cuello y las piernas y el grupo B a los miembros
superiores (brazo, antebrazo y muñeca), posteriormente, se proporciona una
puntuación individual de los miembros de cada grupo a partir de sus
45
correspondientes tablas, si es necesario, se debe modificar la puntuación
asignada al grupo A (tronco, cuello y piernas) en función de la carga o fuerzas
aplicadas, de la misma manera, se debe modificar la puntuación
correspondiente a los miembros superiores (brazo, antebrazo y muñeca) o
grupo B según el tipo de agarre de la carga manejada, en lo sucesivo. A partir
de la puntuación de los grupos A y B, se consulta una tabla, y así se obtiene
una nueva puntuación denominada puntuación C, ésta se modificará, según el
tipo de actividad muscular desarrollada para obtener la puntuación final del
método y con esta puntuación final, se consulta el nivel de acción, riesgo y
urgencia de la actuación correspondientes y en caso de ser necesario, se debe
rediseñar el puesto o realizar cambios, para mejorar las posturas críticas,
posterior a estos cambios, se deben reevaluar las nuevas condiciones del
puesto, para la comprobar la efectividad de la mejora.
Es recomendable la revisión exhaustiva de las puntuaciones individuales
obtenidas para las diferentes partes del cuerpo, así como para las fuerzas,
agarre y actividad, para una mejor orientación acerca de las correcciones o
modificaciones necesarias.
2.5. Programa preventivo y de control de síndrome doloroso lumbar.
La prevención está relacionada con el prever anticipadamente las
consecuencias negativas de una situación y la actuación para modificarla, con
el fin de eliminar o controlar las condiciones que puedan causar alteraciones a
la salud. Los accidentes y enfermedades laborales, se pueden evitar si se lleva
a cabo una adecuada prevención como parte de un deber empresarial.
Se puede definir a la prevención de enfermedades como el conjunto de
medidas o acciones dispuestas de manera anticipada para evitar la aparición de
efectos nocivos en la salud; por otra parte, en el control de enfermedades se
incluyen acciones dirigidas a la disminución, limitación o mantenimiento de las
46
mismas bajo un nivel en el cual el impacto negativo para la salud en los
trabajadores es eliminado, tolerable o aceptable.
2.5.1. Definición.
Dentro de la seguridad e higiene industrial, existen actividades orientadas a
preservar, conservar y mejorar la salud a través de la prevención y el control de
enfermedades o accidentes laborales, con el fin de mantener el bienestar físico,
mental y social de los trabajadores durante la ejecución de su trabajo. Dentro de
estas actividades se incluyen aspectos médicos, sociales, técnicos y jurídicos,
en la búsqueda de establecer y mantener un medio ambiente de trabajo seguro
y sano, para proporcionar al trabajador un cargo y puesto de trabajo acorde con
sus aptitudes físicas y psicológicas, y a la vez procurar la protección del medio
ambiente. De esta manera, es posible definir a un programa de prevención y
control de SDL, como el conjunto de objetivos, acciones y procedimientos
establecidos que deben observarse en el centro de trabajo para prevenir y
controlar el SDL.
2.5.2. Diseño.
Debido a que las enfermedades y accidentes de trabajo obstaculizan el
desarrollo de la actividad industrial e inciden de manera negativa en su
productividad, es de gran importancia el diseño y la implementación de un
programa preventivo y de control de enfermedades y accidentes laborales.
El diseño y desarrollo de un programa en forma adecuada, no sólo evita las
enfermedades profesionales y accidentes, sino que se proporciona bienestar a
los trabajadores al mantener un ambiente laboral saludable, a la vez que se
reduce el ausentismo laboral, lo cual contribuye a la mejoría de los procesos de
la empresa y al incremento de su competitividad.
47
Diversos factores, juegan un papel importante en la salud del trabajador dentro
de su medio ambiente laboral y pueden llegar a afectarla, ejemplos de estos
factores son:
 Maquinaria.
 Herramientas.
 Sustancias y productos empleados.
 Instalaciones.
 Locales.
 Procedimientos.
 Organización y ordenación de las tareas.
Si se tiene en cuenta una visión integral del origen de los riesgos laborales y se
realiza un adecuado análisis de los mismos, es posible generar medidas de
prevención apropiadas para reducirlos o eliminarlos.
La prevención debe llevarse a cabo de manera planificada y organizada por
personal profesional y debe contar con recursos humanos y materiales
suficientes. La finalidad de toda acción preventiva es evitar que el trabajador
pierda la salud, siendo este el centro principal de la prevención.
Los programas preventivos y de control se encuentran como una de las
herramientas para proveer de seguridad, protección y atención a los
trabajadores en el desempeño de sus tareas, para cumplir con estos objetivos,
deben de contar con los elementos básicos, los cuales incluyen:
 Datos generales de prevención de enfermedades y accidentes.
 Evaluación médica de los empleados por parte de personal
especializado.
 Investigación de los accidentes ocurridos.
 Capacitación, entrenamiento y divulgación de acciones para evitar
accidentes y enfermedades laborales.
48
Se debe buscar que el desempeño del trabajador, se base sobre una cultura de
prevención y auto-cuidado al desarrollar un comportamiento seguro durante su
actividad laboral.
Se han descrito los programas preventivos como sistemas organizados en los
cuales se detallan los pasos a seguir durante un proceso de producción, para
evitar en lo posible la aparición de enfermedades o accidentes laborales;
algunos de los pasos a seguir son entre otros:
 Describir la manera adecuada de realizar cada una de las actividades
laborales.
 Uso y manejo correcto de herramientas, maquinaria, equipo de
protección personal.
 Descripción de la forma adecuada de realizar los procedimientos y
técnicas.
 Cumplimiento de la normatividad relacionada a la actividad laboral.
Los programas preventivos tienen como objetivo el asegurar que la actividad
laboral se realice de la forma más segura posible para el trabajador, la
organización y el medio ambiente.
Para utilizar apropiadamente los programas preventivos y contribuir a mejorar la
protección del trabajador se deben conocer las restricciones y limitaciones en las
acciones a realizar. Un programa preventivo, debe incluir las siguientes
actividades:
I. Actividades de medicina preventiva y del trabajo:
Deben ir dirigidas a la a la mejora y mantenimiento de las condiciones ideales
de salud y calidad de vida, a la promoción y control de la salud de los
49
trabajadores para garantizar óptimas condiciones de bienestar físico, mental y
social en ellos, a la educación en el auto-cuidado, a la capacitación y
entrenamiento en factores de riesgo de SDL, sus efectos, prevención,
detección, control y la manera de corregirlos.
II. Actividades de higiene industrial:
Deben apuntar hacia la identificación de factores de riesgo originados en o por
el lugar de trabajo, que puedan causar SDL en los trabajadores para aplicar
procedimientos correctivos, además de la realización de estudios anuales con el
fin de conocer la evolución de los factores de riesgo de SDL.
III. Actividades de seguridad industrial:
Incluyen la aplicación de técnicas y actividades destinadas a la identificación,
valoración y control de las causas básicas que potencialmente pueden causar
SDL al mantener un ambiente laboral seguro. Sus objetivos son identificar,
valorar y controlar las causas básicas de accidentes a través de la
Implementación de mecanismos periódicos de monitoreo y control permanente
de los factores que tengan un alto potencial de producir SDL, elaboración y
capacitación en procedimientos adecuados de trabajo con criterios de
seguridad, calidad y producción.
IV. Capacitación y entrenamiento:
Son las actividades encaminadas a proporcionar al trabajador los conocimientos
y destrezas necesarias para realizar las actividades durante su actividad
laboral, asegurando la prevención y control de SDL, para la protección de su
salud e integridad física. Deben proporcionar sistemáticamente a los
trabajadores el conocimiento necesario en aspectos básicos de salud
ocupacional y actividades de acuerdo a los riesgos críticos detectados, por
50
ejemplo, al realizar el levantamiento de cargas. Tienen como objetivo, generar
motivación hacia la salud, lograr el cambio de actitudes, y comportamientos en
los trabajadores frente a determinadas circunstancias y situaciones laborales
que puedan ocasionar SDL. Se deben de realizar de manera continua.
Al definir los objetivos es indispensable tener en cuenta la protección de la salud,
el cumplimiento de la ley, la evaluación de grupos de trabajadores específicos
expuestos a agentes específicos, conocer las demandas de los trabajadores, etc.
Los objetivos se deben consensuar con la dirección y con los representantes de
los trabajadores. Se debe de familiarizar con las operaciones de la planta,
conocer el proceso de trabajo, materias primas, productos intermedios, acabados
y subproductos, estado de salud de los trabajadores, estudios previos y
potenciales riesgos laborales.
Cuando se prepara el estudio de campo es importante:
 Determinar los contaminantes a evaluar.
 Estimar la magnitud de la exposición.
 Revisar métodos de medición.
 Contar con el equipo requerido para la investigación.
 Contar con el equipo de protección personal necesario.
 Avisar a los mandos y trabajadores.
 Realizar mediciones o muestreos.
 Recolectar datos.
Como ya se ha mencionado anteriormente, los programas de prevención del
SDL están dirigidos a cambiar los hábitos posturales y de vida de los individuos;
algunos consisten en clases teórico-prácticas que tienen como objetivo dar
información adecuada sobre el uso correcto de la columna, concientizando al
individuo de la importancia de mantener la columna sana, evitando la aparición
de dicha patología. Sus objetivos pueden ser de dos tipos: la prevención (dirigida
51
a personas sanas) y el control (dirigida a personas con antecedentes de SDL,
para evitar recidivas).
La educación para impartir conocimientos a través de sesiones, en donde se
desarrolle el contenido teórico-práctico sobre temas relacionados a la columna
vertebral, el SDL y su prevención, es de gran importancia, para que el
trabajador pueda controlar las incidencias mecánicas a las que se debe
enfrentar cada día; sin embargo, un mal enfoque de la educación, puede
disminuir la eficacia del programa y permanecer como simple información que
satisface al trabajador, pero sin modificar sus hábitos. La información se debe
proporcionar en términos generales y con un lenguaje adaptado al auditorio.
En las sesiones, se deben introducir temas de anatomía, biomecánica y
fisiología de la columna vertebral, SDL, higiene de columna, técnica correcta
para el levantamiento manual de cargas y práctica de ejercicios para el
fortalecimiento de la columna vertebral, todo ello para cambiar la actitud del
paciente, conseguir que apliquen las normas de higiene postural a sus
actividades cotidianas y conozcan los criterios de fortalecimiento de la
musculatura abdominal y paravertebral.
Se intenta prevenir la aparición del SDL en los sanos, incrementar la autonomía
y actividad de los enfermos para la disminución de su cronicidad, mejorar la
capacidad de trabajo de sanos y enfermos, disminuyendo a la vez el número de
casos de SDL y mejorar las técnicas de transporte y manejo de cargas.
A continuación, de describe brevemente la información básica que deben incluir
los temas de las sesiones a impartir; al finalizar las sesiones, el trabajador debe
haber asumido que el cuidado de su espalda es su responsabilidad.
1. Anatomía, fisiología y biomecánica de la columna.
52
Se trata de proporcionar información correcta y personalizada de cómo funciona
la columna, el porqué se produce el desgaste y el dolor y cómo se puede evitar.
Se explican sus funciones, su anatomía y biomecánica, así como la función de
la presión intra-abdominal y la relación que existe entre la columna y los
músculos abdominales. Se debe de explicar que, a pesar de existir una
patología de la columna que quizás no tenga mejoría, con las posturas
habituales se puede empeorar el cuadro clínico y acelerar el proceso
patológico.
2. Higiene de columna.
Se establecen las bases para poder entender la higiene postural. Se enseñan
en sesiones teórico-prácticas, los mecanismos corporales de protección de la
columna y las medidas ergonómicas que están basadas en tres principios
fundamentales: mantener la espalda en reposo el mayor tiempo posible, evitar
posiciones extremas de la columna y reducir las cargas. Se analizan y
comentan las posturas incorrectas, en bipedestación, en sedestación y en
reposo; se enseñan las posturas neutras. Es importante ensayar dichas
posturas para que cada individuo experimente por sí mismo, cuáles son las
posturas adecuadas y cuáles las nocivas.
De la postura en bipedestación, se incide en la forma estática y prolongada que
se adquiere durante el trabajo y en otras funciones cotidianas, se proponen
soluciones fácilmente asumibles, por ejemplo, elevar ligeramente una pierna y
apoyarla encima de algún objeto, para disminuir la lordosis lumbar y descansar
esa zona. Para el reposo se indica que se debe encontrar una postura correcta
sin perder el confort para permitir el descanso. Si es preciso, se debe modificar
el asiento con almohadas hasta conseguir mantener una postura cómoda con la
espalda recta y bien apoyada.
53
Se analizan tareas cotidianas, para comparar lo que se hace normalmente y la
manera correcta de hacerlo para no perjudicar la columna, por ejemplo,
agacharnos y levantarnos, se incide en los cambios que sean posibles realizar
en nuestro entorno, como los que se pueden realizar en casa (tipo de colchón y
almohada a utilizar, el tipo de silla que se debe de utilizar al estudiar o leer por
largos periodos, distribución de espacios de uso habitual, etc.). Se trata de
lograr que cada individuo empiece a tomar conciencia de su propia actitud.
3. Técnica correcta para el levantamiento manual de cargas.
Las situaciones más frecuentes en que se puede originar una lesión de la
columna son las cargas excesivas, los movimientos inesperados y las cargas
asimétricas, es hacia estos tres factores sobre los que se incide principalmente
esta prevención. Se debe instruir acerca del correcto manejo y transporte de las
cargas, informando que para evitar lesionar la columna vertebral al realizar el
levantamiento manual de cargas, es importante mantener la espalada siempre
recta, evitar giros con la carga, repartir las cargas homogéneamente en ambos
brazos, aproximar el peso al cuerpo, no levantar objetos con pesos excesivos
para la capacidad de cada individuo y no doblar la columna al agacharse, más
bien flexionar las rodillas. Es importante explicar el mecanismo de lesión ante
cualquier movimiento perjudicial al realizar el levantamiento manual de cargas,
para concientizar a los trabajadores acerca de los daños a los que se exponen
con ésta práctica.
4. Síndrome doloroso lumbar.
La información debe ir dirigida al reconocimiento temprano del cuadro clínico
del SDL, con el fin de limitar el padecimiento y lograr que el trabajador asista al
servicio médico para obtener un tratamiento oportuno y evitar las
complicaciones o recidivas. Se debe de informar a los trabajadores acerca de
sus posibles causas, tratamiento, complicaciones y prevención.
54
5. Práctica de ejercicios para el fortalecimiento de la columna vertebral.
En estas sesiones teórico-prácticas se debe buscar la concientización de la
postura y su corrección; se explican una serie de ejercicios con fines
preventivos, en los cuales se incluyen ejercicios de potenciación de la
musculatura abdominal, de recolocación de la columna vertebral, respiratorios y
estiramientos. Ocasionalmente, se enseñan ejercicios de corta realización y
muy simples, para ser realizados durante la actividad laboral en pausas de 5
minutos cada determinado tiempo. También se enseñan algunos ejercicios que
se suelen realizar frecuentemente y son incorrectos. Se señala, que es más
eficaz un solo ejercicio bien hecho que veinte incorrectos, por lo que es
necesario un buen entrenamiento supervisado.
Se recomienda además, elaborar un cronograma de las actividades y
evaluaciones que se están realizando, el tiempo y las personas encargadas de
la ejecución de éstas. Es recomendable tener una lista del personal involucrado
en la aplicación del programa, con el cargo y funciones de cada elemento. Por
otro lado, también es importante especificar y desglosar el presupuesto
requerido para la ejecución del programa.
2.5.3. Evaluación.
La evaluación es un componente integral de todo programa, se debe determinar
al comienzo de la elaboración del programa de tal modo que se incorpore el
plan de recolección de los datos en la ejecución del proyecto. Además de
proporcionar información sobre la eficacia del programa, la evaluación ayudará
a identificar la existencia de problemas en la ejecución de este.
Existen diversos métodos que se pueden emplear para evaluar un programa,
cada uno tiene diversas ventajas y desventajas y la elección del método que se
55
usará dependerá de los objetivos del programa y de los recursos disponibles.
Uno de los métodos es el de comparar determinadas variables antes y después
de la implementación del programa, esto es posible a través de la recolección
de datos por medio de instrumentos, observación o realización de pruebas
específicas. Para evaluar un programa, es preciso encontrar la forma de cumplir
los objetivos planteados en el.
Es necesario calcular los resultados de las mediciones y análisis efectuados,
determinar la exposición diaria y comparar resultados con los niveles de
referencia establecidos. Se deben informar los resultados a la dirección y a los
representantes de los trabajadores. La evaluación de los programas se realiza a
través de información recolectada sistemáticamente, la cual nos proporciona
datos acerca de su eficacia y nos orienta para la identificación de la existencia de
problemas durante su ejecución (Tejada, 1998).
2.5.4. Legislación.
Dentro de la legislación vigente en nuestro país, se encuentra como obligación
por parte de los patrones, el proporcionar capacitación y adiestramiento a los
trabajadores, quienes a la vez, están obligados a observar las medidas
preventivas e higiénicas que acuerden las autoridades competentes y las que
indiquen los patrones para su seguridad y protección personal.
En diversos artículos de la Ley Federal del Trabajo, se establecen las
condiciones para la capacitación y el adiestramiento en los trabajadores, así
encontramos en el Artículo 3, que es de interés social promover y vigilar la
capacitación y el adiestramiento de los trabajadores.
Dentro del Artículo 153-A, se establece que todo trabajador tiene el derecho a
que se le proporcione capacitación o adiestramiento en su trabajo, estas
acciones según el Artículo 153, deben impartirse al trabajador durante las horas
56
de su jornada de trabajo. El Artículo 153-F menciona que la capacitación y el
adiestramiento deben de tener por objeto actualizar y perfeccionar los
conocimientos y habilidades del trabajador en su actividad, prepararlo para
ocupar una vacante o puesto de nueva creación, prevenir los riesgos de trabajo,
incrementar la productividad y mejorar las aptitudes del trabajador.
Por otra parte, el Artículo 153-H establece que los trabajadores a quienes se
imparta capacitación o adiestramiento están obligados a asistir puntualmente a
los cursos, sesiones de grupo y demás actividades que formen parte del
proceso de capacitación o adiestramiento, atender las indicaciones de las
personas que impartan la capacitación o adiestramiento, cumplir con los
programas respectivos y presentar los exámenes de evaluación de
conocimientos y de aptitud requeridos (LFT, 2007).
La Ley General de Salud (LGS), establece en su Artículo 112, que la educación
para la salud tiene por objeto fomentar en la población el desarrollo de actitudes
y conductas para contribuir a la prevención de enfermedades y accidentes,
proporcionar a la población los conocimientos sobre las causas de las
enfermedades y daños en la salud provocados por efectos nocivos del
ambiente, orientar y capacitar a la población en materia de salud ocupacional y
prevención de accidentes.
57
3 Capítulo 3: PROCEDIMIENTO O MÉTODO.
3.1. Planteamiento del problema.
Desde que esta empresa inició sus operaciones, el SDL ha representado un
problema de salud al ser, hasta el momento, el padecimiento con el mayor
número de casos, que afecta principalmente a los trabajadores con el puesto de
surtidor; actualmente, las medidas para su prevención y control han sido
insuficientes: por lo tanto, ¿Cuál será el impacto de la implementación de un
Programa para la prevención y el control del SDL en los surtidores de esta
empresa?
3.2. Justificación.
El SDL es, en la actualidad, un padecimiento frecuente que afecta a personas
de todas las edades y en ambos sexos. Representa un problema de salud
pública de gran magnitud en todo el mundo al afectar la calidad de vida de
quienes lo padecen, por incidir de manera negativa en su estado físico, mental,
intelectual, familiar, laboral y social.
Según reportes de la OMS, hasta el 80% de la población mundial padecerá de
dolor lumbar en algún momento de su vida; el 50% de los norteamericanos que
trabajan sufren cada año al menos una crisis de SDL, de este porcentaje el 37%
de los casos se atribuyen a factores de riesgo ocupacionales (OMS, 2002).
En E.U.A. los costos generados por dolor lumbar de origen laboral se estiman
en, por lo menos, 50 mil millones de pesos por año, además de ser la causa
más común de incapacidad laboral y el segundo padecimiento neurológico más
común (NINDS, 2007).
58
En nuestro país, los trastornos dorsales y lumbares ocupan el séptimo motivo
de consulta en el primer nivel de atención entre las 10 primeras causas de
morbilidad laboral, la mitad de las personas laboralmente activas sufren algún
cuadro clínico de SDL, de las cuales el 30% requiere incapacidad (12 días por
caso, en promedio), el SDL es también la primer causa de ausencia laboral
pues genera más de un millón de días de incapacidad laboral al año (IMSS,
2008).
En el Hospital General La Villa de la Secretaría de Salud del D.F., se informó a
principios del 2011, que el 78.3% de los pacientes atendidos en la Clínica de
Columna se encontraban desarrollando su actividad laboral en el momento de
la crisis (Diario de la salud, 2011).
Hasta el momento, según estadísticas del servicio médico de la empresa en
estudio, durante los últimos 7 años el SDL ha ocupado el primer lugar dentro de
los 10 principales padecimientos que se presentan con mayor frecuencia dentro
de la organización, y afecta principalmente a los surtidores que, debido a las
tareas realizadas durante su actividad, se encuentran mayormente expuestos al
SDL, además de que se ha mantenido este grupo como el de mayor número de
casos de incapacidades por este padecimiento.
Por lo anterior, es indispensable implementar medidas para prevenir y controlar
el SDL en los trabajadores que laboran en esta empresa. Al hacerlo no sólo
estaremos realizando uno de los objetivos fundamentales de la salud
ocupacional (prevención de accidentes y enfermedades) además, se estará
dando cumplimiento a lo dispuesto en el Artículo 123 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos, esto es, garantizar la salud y la vida de los
trabajadores a través de medidas adecuadas para la prevención de accidentes
y enfermedades laborales.
59
3.3. Objetivo general.
Evaluar la eficacia de un Programa de prevención y control de síndrome
doloroso lumbar en trabajadores con el puesto de surtidor del almacén, de una
distribuidora de pinturas.
3.4. Objetivos específicos.
1. Diseñar un Programa para la prevención y control de SDL para los
surtidores.
2. Implementar el Programa durante un periodo de seis meses.
3. Vigilar el cumplimiento del Programa durante su implementación.
4. Comparar los conocimientos acerca del SDL y el número de casos de
SDL en los surtidores antes y después de la implementación del
Programa.
5. Recomendar la aplicación del Programa de manera permanente y
continua en los surtidores y demás trabajadores con riesgo de SDL por
manipulación manual de cargas.
3.5. Material y método.
3.5.1. Población en estudio.
a) Espacio: Almacén de la empresa.
b) Tiempo: Seis meses.
c) Universo de estudio: Trabajadores con puesto de surtidor de una
distribuidora de pinturas.
60
d) Muestra: Se seleccionó a través del método de muestreo aleatorio simple
(Namakforoosh, 2005), tomando como fuente de información el registro
médico de los trabajadores de la empresa. La muestra se integró con 40
trabajadores del sexo masculino, los cuales laboraban en el turno
matutino (de 7:30 a 15:30 Hrs.); todos los trabajadores firmaron, previo al
estudio, un consentimiento informado (Anexo 1). Posteriormente, esta
muestra se distribuyó nuevamente por asignación aleatoria para formar
un grupo control y un grupo experimental de 20 trabajadores cada uno.
e) Criterios:
 Criterios de inclusión: Trabajadores laboralmente activos en el momento,
con el puesto de surtidor, con antigüedad mayor a 1 año en el puesto, que
laboren en el turno matutino y que decidan participar de manera voluntaria
en el estudio.
 Criterios de exclusión: Trabajadores laboralmente inactivos en el momento
por cualquier causa (incapacidad, vacaciones, etc.), sin el puesto de
surtidor, con antigüedad menor a 1 año en el puesto, que laboren en el
turno vespertino, nocturno o diurno y que no deseen participar en el estudio.
3.5.2. Materiales y equipo.
3.5.2.1. Recursos materiales:
 Computadora portátil.
 Cámara digital (fotográfica y de video).
 Goniómetro
 Proyector de diapositivas.
 Impresora.
 Fotocopias.
61
 Hojas blancas de papel Bond tamaño carta.
 Lápices, plumas, folders.
 Báscula de pedestal.
 Área física para capacitación y entrenamiento.
3.5.2.2. Recursos humanos:
 Investigador del proyecto.
 Supervisores de área.
3.5.2.3. Recursos financieros:
 Aportados por el investigador.
3.5.2.4. Instrumentos:
3.5.2.4.1. Bitácora del Servicio Médico.
Para conocer y analizar los datos estadísticos de la empresa en general acerca
de los padecimientos más comunes, los tipos y días de incapacidad otorgados
por cada caso, el personal afectado, etc., se empleó la bitácora del Servicio
Médico y otros informes del mismo servicio con la previa autorización del
médico de la empresa.
3.5.2.4.2. Base de datos electrónica del Servicio Médico.
A través de una base de datos electrónica y con la autorización del
Departamento de Seguridad e Higiene, se obtuvo la información necesaria de
cada trabajador de la muestra (edad, turno, antigüedad, etc.) y se registraron
los datos de cada uno en una cédula de registro (Anexos 2 y 3).
62
3.5.2.4.3. Encuesta inicial.
Se aplicó una encuesta de 11 preguntas (Anexo 4) a los trabajadores de la
muestra, antes de la implementación del Programa, con la intención de conocer
su percepción y creencias con respecto al SDL y al mismo tiempo obtener
información con mayor veracidad acerca de su prevalencia, medidas
preventivas existentes, etc.
3.5.2.4.4. Formatos de métodos simplificados OWAS y REBA.
Se simplificaron los métodos OWAS y REBA (Anexos 5 y 6), para realizar la
evaluación ergonómica antes de la implementación del Programa y determinar
el riesgo de SDL en los trabajadores del grupo experimental.
3.5.2.4.5. Programa preventivo y de control.
A partir de las necesidades observadas en la empresa, se diseñó un Programa
de prevención y control de SDL (Anexo 7); posteriormente, con la autorización
por parte de la Dirección de la organización, se implementó, durante un periodo
de seis meses, en los trabajadores del grupo experimental, el Programa
preventivo. Se llevaron a cabo, como actividades principales, sesiones de
capacitación (con 6 temas), y entrenamiento (con 5 temas).
Debido a las demandas de producción, se modificó la estrategia de estudio y se
dividió a los trabajadores del grupo experimental en cuatro subgrupos de cinco
elementos cada uno y se impartieron las sesiones de la siguiente manera: Cada
sesión de capacitación se impartió a un grupo a la vez, en la sala de usos
múltiples de la empresa, durante una hora por semana hasta completar los seis
temas (24 sesiones de capacitación en total), el entrenamiento se llevó a cabo
en el lugar de trabajo (almacén), durante una hora por semana, al siguiente día
63
de haberse realizado la capacitación, hasta completar los 5 temas
correspondientes (20 sesiones de entrenamiento en total).
3.5.2.4.6. Evaluaciones pre y pos implementación/tríptico.
Para medir los conocimientos acerca de los diversos temas enseñados, se
realizó una evaluación teórico-práctica de manera particular a los trabajadores
del grupo experimental, antes y después de cada sesión de capacitación y
entrenamiento (Anexos 8 a 14), mientras que a los integrantes del grupo control
se les entregó un tríptico informativo (Anexo 15), y se les realizaron la mismas
evaluaciones teórico-prácticas antes de la entrega del mismo y después de su
lectura. Cabe mencionar que las evaluaciones realizadas antes de las sesiones
de capacitación y entrenamiento o entrega de tríptico según el caso, fueron las
mismas que se realizaron después, así cada trabajador fue evaluado en dos
ocasiones con el mismo examen.
3.5.2.4.7. Hojas de conducta pre y pos implementación/tríptico.
Se observó a cada uno de los trabajadores de la muestra, durante su actividad
laboral antes y después de la implementación del Programa (grupo
experimental) o entrega de tríptico (grupo control), para comparar su
comportamiento en cuanto a la forma de levantar cargas, realización de
ejercicios antes de la jornada laboral y uso correcto del equipo de protección
personal, el registro de esta información se llevó a cabo en las hojas de
conducta (Anexos 16 a 19).
3.5.3. Método.
El tipo de estudio es de campo, experimental, analítico y de conductas
participantes.
64
3.5.4. Análisis estadístico.
Se empleó estadística descriptiva con determinación de frecuencia y
porcentajes.
3.5.5. Cronograma.
Se elaboró un cronograma de actividades (figura 3.5.5.1.) que comprendió 17
meses durante los cuales se recolectó la información necesaria para el diseño
del Programa, se realizó la implementación y la evaluación del mismo y se
analizaron los resultados.
Figura 3.5.5.1.
3.5.6. Métodos utilizados
3.5.6.1. Determinación del riesgo de SDL en los surtidores:
65
Para realizar la evaluación de las posturas más comunes efectuadas por los
trabajadores, y determinar el riesgo de lesiones músculo-esqueléticas,
incluyendo el SDL, se emplearon los métodos OWAS y REBA simplificados
para este estudio por la investigadora (Anexos 5 y 6). Para el análisis de las
posturas se tomaron fotografías y video a los trabajadores durante su actividad
laboral (Li y Lee, 1999), la medición de los ángulos se realizó con el goniómetro.
3.5.6.2. Determinación de SDL previo en los trabajadores:
A través de la entrevista inicial realizada a los trabajadores y el análisis de los
datos recolectados en la bitácora del servicio médico, se determinó la presencia
de SDL previo, en los trabajadores en estudio, así como los días de incapacidad
otorgados. A través de estos documentos se obtuvo también información
suficiente para asegurar el cumplimiento de los criterios de inclusión y exclusión
de la investigación.
3.5.6.3. Evaluación del Programa:
Para conocer los efectos y el impacto del Programa, se realizó su evaluación a
través del diseño experimental (Pascual y Chiara, 2008), se examinaron los
cambios producidos en el grupo experimental y se compararon con los del
grupo control, antes y después, de la implementación del Programa para el
caso del grupo experimental y de la entrega del tríptico informativo, para el caso
del grupo control. Las variables a comparar fueron las siguientes:
1. El número de casos, tipo de incapacidad y días otorgados por SDL a los
trabajadores.
2. El porcentaje de trabajadores que aprobaron las evaluaciones teórico-
prácticas (pruebas objetivas).
66
3. El comportamiento observado en los trabajadores durante el desarrollo
de su actividad laboral en cuanto a la forma de levantar cargas,
realización de ejercicios antes de la jornada laboral y uso correcto del
equipo de protección personal.
Los objetivos del Programa también se utilizaron como indicadores de éxito o
fracaso.
67
4 Capítulo 4: RESULTADOS Y DISCUSIÓN.
4.1. Resultados.
4.1.1. Descripción de la población estudiada.
La muestra se conformó por un total de 40 trabajadores, de los cuales el 100%
permanecieron hasta el final del estudio. Según la información obtenida de las
encuestas iniciales realizadas directamente a los trabajadores y de la base de
datos electrónica del Servicio Médico, el 100% de los trabajadores de la
muestra correspondió al sexo masculino al igual que el resto de los surtidores,
esta predominancia del género se debe al tipo de actividades exigidas por el
puesto; la muestra presentó una edad promedio de 30.5 años, por lo que se
puede decir que los trabajadores con el puesto de surtidor son principalmente
adultos jóvenes con una antigüedad promedio de 3.1 años; el índice de masa
corporal (IMC) promedio fue de 26.9, lo que indica predominancia de sobrepeso
en este grupo de empleados (OMS, 2002), el 23% presentó un peso ideal
según su talla y edad, el 62% se encontró con sobrepeso y el 15% mostró
obesidad; el nivel educativo promedio fue de educación media (secundaria).
En la tabla 4.1.1.1., se resumen las características de la muestra en promedio.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010 y encuesta inicial realizada para la investigación de la Tesis
“Eficacia de Programa de prevención y control del SDL en surtidores de una distribuidora de pinturas”.
Tabla 4.1.1.1. Promedio de las características de los trabajadores de la muestra
Características
Promedio por grupo de trabajadores
Promedio total
Grupo experimental Grupo control
Edad 29.4 31.7 30.5
Antigüedad en el puesto 2.9 3.3 3.1
IMC 26.7 27.2 26.9
Escolaridad Media Media Media
Días otorgados por incapacidad 3.3 5.5 4.4 días
68
El 25% refirió practicar algún tipo de ejercicio (fútbol, básquetbol ó caminata)
por lo menos tres veces por semana, el 32.5% presentan tabaquismo,
mencionando que fuman al menos un cigarrillo de tabaco al día. En cuanto a la
determinación de SDL previo en los trabajadores de la muestra, el 77.5%
manifestó haber presentado dolor lumbar en algún momento y de estos el 100%
relacionó el padecimiento con la actividad laboral actual; el 87% de los
trabajadores en general señalaron al levantamiento de cargas como causa de
SDL, mientras que el 13% refirieron no conocer alguna causa desencadenante
del padecimiento. De los 31 trabajadores que manifestaron haber presentado
SDL previamente, el 67.7% refirió haber acudido a consulta por esta causa, y
de estos al 13% se le proporcionó incapacidad temporal con un promedio de 4.4
días por caso. En la tabla 4.1.1.2., se resume la información anterior.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010.
En relación a las medidas para prevención de SDL, el total de los trabajadores
(100%) informaron que usan el equipo de protección personal (EPP) completo
al realizar sus tareas y el 72.5% afirmaron haber recibido capacitación previa en
cuanto a la manera de realizar las actividades del puesto, expresaron que dicha
capacitación fue proporcionada por los mimos compañeros del trabajo pero con
mayor antigüedad en el puesto. En la tabla 4.1.1.3., se representan las
características de cada uno de los grupos de la muestra en número y
porcentajes.
Tabla 4.1.1.2. Características de los
trabajadores incapacitados
N
Incapacidad
temporal (%)
Promedio
de días
otorgados
Grupo
experimental
3 100 3.3
Grupo control 2 100 5.5
Total 5 100 4.4
69
1 IMC = Índice de masa corporal (Peso/Talla2).
2 EPP = Equipo de protección personal.
3 SDL = Síndrome doloroso lumbar.
4 Escolaridad: 2 = Secundaria, 3 = Bachillerato, 4 = Técnico.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010 y encuesta inicial realizada para la investigación de la Tesis
“Eficacia de Programa de prevención y control del SDL en surtidores de una distribuidora de pinturas”.
Tabla 4.1.1.3. Número y porcentajes de los trabajadores de la muestra según
sus características
Características
Trabajadores de la
muestra N=40
Total
Grupo
experimental
N=20
Grupo
control
N=20
No. %
Permanecieron hasta el final del estudio 20 20 40 100
Sexo masculino 20 20 40 100
Peso según IMC
1
Ideal 5 4 9 23
sobrepeso 13 12 25 62
obesidad 2 4 6 15
Educación
Media 14 15 29 72.5
Media superior 6 4 10 25
Carrera técnica 0 1 1 2.5
Practican ejercicio 4 6 10 25
Tabaquismo positivo 6 7 13 32.5
Usan EPP
2
completo 20 20 40 100
Presentaron SDL
3
previamente 16 15 31 77.5
Recibieron incapacidad temporal por SDL
3
3 2 5 13
Desconocen causas de SDL
3
3 2 5 13
Relacionaron el levantamiento de cargas como causa de SDL
3
16 19 35 87
Enterados de los riesgos en su trabajo 7 9 16 40
Capacitados para desempeñar actividades de su puesto 13 16 29 72.5
Técnica para levantar
cargas
La conocen 32 80
La realizaron correctamente 0 0 0 0
Medidas preventivas de
SDL
3
Las desconocen 1 3 4 10
Mencionaron a la faja
abdominal como protección de
la espalda
20 16 36 90
Responsabilizaron de su
salud en el trabajo a:
Ellos mismos y al médico de la
empresa
17 15 32 80
Otras personas 2 4 6 15
Ellos mismos 2 0 2 5
70
El 40% de los trabajadores refirieron que se les han informado los riesgos para
su salud existentes en su trabajo, el 80% aseguraron conocer alguna técnica
para levantar cargas, sin embargo al momento de solicitarles la ejemplificación
de dicha técnica, ningún trabajador la realizó de manera correcta.
Al preguntarles acerca de algún método para la prevención del dolor de
espalda, el 90% respondieron que el uso de la faja abdominal era un medio
protector y el 10% respondieron no conocer ninguna medida preventiva.
Por último, al interrogarles acerca de las personas responsables de su salud en
el trabajo, el 80% refirieron que ellos mismos y el médico de la empresa eran
los responsables del cuidado de su salud, el 15% responsabilizaron de su salud
a otras personas y sólo el 5% indicaron como únicos responsables de su salud
a ellos mismos.
4.1.2. Principales padecimientos en la empresa.
Al realizar el análisis estadístico de la bitácora del Servicio Médico, se
obtuvieron los 10 principales padecimientos presentes en los trabajadores en
general (tabla 4.1.1.4. y gráfica 4.1.1.1.), de los cuales el SDL ha sido hasta el
momento el padecimiento con más número de casos (73), presentándose con
mayor frecuencia en los trabajadores del sexo masculino con edad de 41 años y
en el tercer turno (22:00-6:30 Hrs).
Cabe mencionar que durante este turno se encuentran laborando la mayoría de
los trabajadores dentro del almacén, debido a que por la tarde se realizan los
últimos pedidos de producto por los consumidores y los empleados deben dejar
los productos listos para la distribución del día siguiente por la mañana.
71
Tabla 4.1.1.4.
1 Casos por padecimiento en los últimos 9 años.
2 Número de padecimientos en general por año.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010.
Gráfica 4.1.1.1.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010.
72
El 90% (66) de los casos de SDL se ubicaron dentro del área del almacén (tabla
4.1.1.5. y gráfica 4.1.1.2.), principalmente en los trabajadores con el puesto de
surtidor (67%). Como se puede observar en la tabla 4.1.1.4., la mayor
incidencia de SDL se presentó durante el año 2010 con 12 casos, de los cuales
10 (83%) se presentaron en los surtidores.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010.
Gráfica 4.1.1.2.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010.
Tabla 4.1.1.5
Número de casos y porcentaje de SDL por área
de la empresa durante el periodo 2002-2010.
Número
de casos
%
Área administrativa
N=300
7 10
Almacén
N=250
Surtidores
N=158
49 67
Otros puestos
N=92
17 23
Total de casos 73
73
El 89% de los casos de SDL en general reportados requirieron de incapacidad,
con un promedio de 43.9 días otorgados por cada incapacidad proporcionada,
de este porcentaje el 64% correspondió a incapacidades concedidas a los
surtidores con un promedio de 31.9 días otorgados por incapacidad (tabla
4.1.1.6. y gráfica 4.1.1.3.).
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010.
Gráfica 4.1.1.3.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010
Tabla 4.1.1.6.
Tipo de incapacidades proporcionadas por SDL con
promedio y total de días otorgados a los trabajadores de la
empresa en general del 2002 al 2010.
Tipo de
incapacidad
Días otorgados
IT IPP Total Promedio Total
Área administrativa N= 300 7 0 7 4 28
Almacén
N= 250
Surtidores
N= 158
39 3 42 31.9 1341
Otros puestos
N= 92
16 0 16 11.5 184
Total 63 2 65 43.9 1553
74
Con respecto a las incapacidades otorgadas por SDL durante el año 2010, a los
trabajadores con el puesto de surtidor, se proporcionó incapacidad temporal al
100% de los casos (gráfica 4.1.1.4.).
Gráfica 4.1.1.4.
Fuente: Archivo Médico de la empresa, 2010.
4.1.3. Riesgo de lesiones músculo-esqueléticas.
Las tareas que llevan a cabo los surtidores se realizan en posición de pie, como
principal actividad realizan la manipulación de cargas, especialmente el
levantamiento y el transporte manual del producto desde los anaqueles hacia el
patín hidráulico, para lo cual deben de caminar aproximadamente de 1 a 2
metros con la carga; durante la manipulación del producto se ejecutan
movimientos altamente nocivos para los discos intervertebrales,
primordialmente el girar la cintura con la carga y el levantar las cargas desde el
piso encorvando la espalda sin flexionar las rodillas y sin el apoyo de ambos
pies en el suelo, la frecuencia de estos movimientos varía según el tipo de
producto y la altura desde la cual lo levantan, las diversas tareas que realizan
incluyen la manipulación manual de botes, cubetas, tambos de plástico y metal
75
con pesos que varían entre 250 Gr. a 340 Kg., los productos con mayor peso
son movilizados girándolos sobre su propio eje para facilitar su desplazamiento.
Otro aspecto a considerar fue la existencia de productos colocados fuera de su
lugar obstaculizando parcialmente los pasillos del almacén (foto 4.1.1.1.), esto
ocasionaba que los trabajadores tuvieran que transportar de manera manual el
producto más lejos de lo habitual, además algunos trabajadores al surtir,
también obstaculizaban parcialmente los pasillos con los patines hidráulicos
(foto 4.1.1.2.), por lo que continuamente los movilizaban para permitir el paso a
los demás trabajadores.
En la evaluación ergonómica de las posturas adoptadas por los trabajadores de
la muestra durante su actividad laboral, con la toma de material visual (fotos
4.1.1.3., 4.1.1.4., 4.1.1.5. y 4.1.1.6.) en el sitio de trabajo y su posterior análisis
con los métodos simplificados OWAS y REBA, para detectar el riesgo de
lesiones músculo-esqueléticas incluyendo el SDL, se encontró que el 55% de
los trabajadores de la muestra contaron con el EPP completo (overol, guantes
anti-derrapantes, botas industriales con casco de acero, chaleco y casco y de
seguridad) durante la ejecución de sus actividades laborales; como resultado de
las evaluaciones ergonómicas se obtuvo lo siguiente:
Según la evaluación con el método OWAS, el 100% de los trabajadores
coincidieron con la categoría del riesgo número 4 (tabla 4.1.1.7.), lo cual indica
Foto 4.1.1.1. Pasillo del almacén. Se
observa el producto fuera de su lugar
obstaculizando el paso a los trabajadores
Foto 4.1.1.2. Trabajador surtiendo el
producto. Se puede apreciar que el patín
hidráulico bloquea por completo el pasillo.
76
que la carga originada por estas posturas tiene efectos sumamente dañinos
sobre el sistema músculo-esquelético, por lo que según el método se requiere
tomar acciones correctivas inmediatas.
Tabla 4.1.1.7.
Número de trabajadores por categorías del
riesgo según evaluación de la muestra con el
método OWAS
N
Categoría del riesgo
1 2 3 4
Grupo experimental 20 0 0 0 20
Grupo control 20 0 0 0 20
Total 20 0 0 0 40
Fuente: Trabajo de campo 2010.
Al finalizar la evaluación ergonómica con el método REBA, de igual manera el
total de la muestra presentó una puntuación final entre 11 y 15 puntos,
correspondientes al nivel de acción 4 (tabla 4.1.1.8.), lo que significa un nivel de
riesgo muy alto para la generación de lesiones músculo-esqueléticas, por lo que
el método indica que es necesaria la actuación inmediata.
Foto 4.1.1.3. Evaluación ergonómica con
método OWAS.
Posición de las piernas: Andando
Tercer dígito del código de postura: 7
Foto 4.1.1.4. Evaluación ergonómica con
método OWAS.
Posición de la espalda: Espalda doblada con
giro, existe flexión del tronco y giro (o
inclinación) de forma simultánea.
Primer dígito del código de postura: 4
77
Fuente: Trabajo de campo 2010.
Una vez concluidas las evaluaciones con ambos métodos se puede inferir que
las posturas adoptadas y los movimientos que realizan los trabajadores con el
puesto de surtidor durante su actividad laboral, representan un alto riesgo de
generar lesiones músculo-esqueléticas, por lo que son necesarias las acciones
correctivas inmediatas.
4.1.4. Programa de prevención y control de síndrome doloroso lumbar.
El total de los procedimientos establecidos en el Programa de Prevención y
Control de SDL (PPC), se realizaron en las fechas programadas; en la
tabla4.1.1.9., se resumen los procedimientos que se realizaron.
Tabla 4.1.1.8.
Número de trabajadores por nivel del riesgo según evaluación de
la muestra con el método REBA
N
Nivel de riesgo
Inapreciable Bajo Medio Alto Muy alto
Grupo
experimental
20 0 0 0 0 20
Grupo control 20 0 0 0 0 20
Total 20 0 0 0 0 40
Foto 4.1.1.5. Evaluación ergonómica con
método REBA, puntuación del tronco
Posición del tronco: El tronco está flexionado a
más de 60 grados
Puntos: 4
Foto 4.1.1.6. Evaluación ergonómica con
método REBA, Puntuación de las piernas
Posición de las piernas: Soporte unilateral,
soporte ligero o postura inestable
Puntos: 2
78
1 PPC: Programa de prevención y control de síndrome doloroso lumbar.
El PPC se implementó al total de los trabajadores del grupo experimental (20),
durante un periodo de 6 meses; el personal involucrado en la implementación
se menciona a continuación:
 Jefe de Seguridad.
 Médico de la empresa.
 Supervisores (4).
 Integrantes del Comité de Prevención y Control: Jefe de Seguridad, Médico
de la empresa, supervisores (2) y trabajadores (4).
 Investigador.
Respecto al desarrollo de las actividades de capacitación y entrenamiento, se
llevaron a cabo durante un periodo de 6 semanas, realizándose en su totalidad
Tabla 4.1.1.9.
Fecha de los procedimientos del Programa de Prevención y Control de
Síndrome Doloroso Lumbar realizados
No. Procedimientos Fecha
1 Existencia del PPC
1
completo y material necesario
Martes
26/10/10
2 Existencia de la normatividad vigente relacionada
Martes
26/10/10
3
Información al personal que colaborará en la
implementación
Martes
26/10/10
4 Integración del Comité de Prevención y Control
Martes
26/10/10
5 Designación de los supervisores
Martes
26/10/10
6
Introducción al contenido, procedimientos y finalidad del
PPC
1
a los trabajadores
Miércoles
27/10/10
7
Asegurar la disponibilidad del material y lugares y
destinados para la implementación
Miércoles
27/10/10
8
Realizar y registrar las actividades conforme al cronograma
establecido
Lunes 01/11/10 al
Martes 01/05/11
9
Evaluar a los trabajadores según los temas de capacitación
y entrenamiento.
Lunes 01/11/10 al
Martes 01/05/11
10 Vigilancia de los trabajadores durante su actividad laboral
Lunes 01/11/10 al
Martes 01/05/11
79
las 44 sesiones programadas (24 de capacitación y 20 de entrenamiento), con
una duración de 1 hora por sesión, en ellas se impartieron 11 temas vinculados
a la prevención y el control del SDL conforme al cronograma establecido (tablas
4.1.1.10. y 4.1.1.11.).
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Tabla 4.1.1.10.
Horarios de las sesiones de capacitación impartidas a los subgrupos
Temas
Sesiones
Fecha Hora Lugar
Sub-gruposTrabajadores
1.- Riesgos
presentes en
el puesto de
surtidor
A 1E - 5E 02/11/10 08:00-09:00
Sala de
usos
múltiples
B 6E - 10E 02/11/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 02/11/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 02/11/10 13:30-14:30
2.- Equipo de
protección
personal
A 1E - 5E 09/11/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 09/11/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 09/11/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 09/11/10 13:30-14:30
3.- Columna
lumbar sana
A 1E - 5E 16/11/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 16/11/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 16/11/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 16/11/10 13:30-14:30
4.- Síndrome
doloroso
lumbar
A 1E - 5E 23/11/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 23/11/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 23/11/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 23/11/10 13:30-14:30
5.- Técnica
para el
levantamiento
de cargas
A 1E - 5E 30/11/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 30/11/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 30/11/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 30/11/10 13:30-14:30
6.- Higiene de
columna
A 1E - 5E 07/12/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 07/12/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 07/12/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 07/12/10 13:30-14:30
80
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Los 20 trabajadores asistieron a cada una de las sesiones programadas y
permanecieron en ellas hasta su término es decir, el 100% de los trabajadores
del grupo experimental fueron capacitados y entrenados (tabla 4.1.1.12.).
Tabla 4.1.1.11.
Horarios de la sesiones de entrenamiento impartidas a los subgrupos
Temas Sesiones
Fecha Hora Lugar
Sub-gruposTrabajadores
1.- Equipo de
protección
personal
A 1E - 5E 10/11/10 08:00-09:00
Almacén
B 6E - 10E 10/11/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 10/11/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 10/11/10 13:30-14:30
2.- Columna
lumbar
A 1E - 5E 17/11/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 17/11/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 17/11/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 17/11/10 13:30-14:30
3.- Técnica
para el
levantamiento
de cargas
A 1E - 5E 01/12/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 01/12/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 01/12/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 01/12/10 13:30-14:30
4.- Higiene de
columna
A 1E - 5E 08/12/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 08/12/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 08/12/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 08/12/10 13:30-14:30
5.- Formación
de
entrenadores
A 1E - 5E 09/12/10 08:00-09:00
B 6E - 10E 09/12/10 09:30-10:30
C 11E - 15E 09/12/10 11:00-12:00
D 16E - 20E 09/12/10 13:30-14:30
81
Fuente: Trabajo de campo 2011.
4.1.5. Evaluación del Programa.
Como resultado de la comparación de las variables para la evaluación del
Programa antes y después de su implementación y de la entrega del tríptico se
obtuvo lo siguiente:
En primer término, al revisar en la bitácora médica los casos de SDL, tipos de
incapacidad y días otorgados por esta causa durante 9 meses previos a la
implementación (de Enero a Octubre del 2010), se observaron 5 casos de SDL
en los trabajadores en general, de los cuales 4 (80%), se presentaron en los
trabajadores con puesto de surtidor y correspondieron además a los
trabajadores de la muestra, en estos 4 casos se proporcionaron 4
incapacidades temporales con un promedio de 3.7 días otorgados por cada
una. De los 4 casos de SDL que se presentaron en los trabajadores de la
muestra, 3 (75%) pertenecían al grupo experimental y 1 (25%) al grupo control
(tabla 4.1.1.13.).
A partir de la fecha en que se inició la implementación del Programa y durante
los 9 meses siguientes (de Noviembre del 2010 a Agosto del 2011), se
registraron los trabajadores de la muestra que acudieron al servicio médico para
Tabla 4.1.1.12.
Número de actividades de capacitación y entrenamiento
Actividades
Temas
impartidos
Sesiones
impartidas
Sub-grupos
capacitados/
entrenados
Trabajadores
capacitados/
entrenados
Capacitación 6 24 4 20
Entrenamiento 5 20 4 20
Total 11 44 4 20
82
solicitar atención, al finalizar dicho periodo, se encontraron 13 casos de SDL, de
los cuales 10 (77%) se presentaron en los trabajadores con puesto de surtidor
y específicamente 3 casos (19%) formaron parte de la muestra, es decir, de los
40 trabajadores de la muestra, el 7.5% acudieron al servicio médico por SDL, el
total de ellos de manera subsecuente.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
En cuanto a las incapacidades, se proporcionaron 8 incapacidades temporales
en general con un promedio de 4.2 días por cada una, 7 de estas incapacidades
se otorgaron a los trabajadores con puesto de surtidor con un promedio de 4.8
días por caso, sólo a uno de los trabajadores de la muestra perteneciente al
grupo control, se le concedió una incapacidad por 3 días, (33% de los casos de
SDL de la muestra), a este último trabajador ya se le había proporcionado
anteriormente en una ocasión, una incapacidad (3 meses antes) por 7 días.
De los 3 casos de SDL presentes en los trabajadores de la muestra, 2 (67%)
pertenecieron al grupo control y 1 (33%) al grupo experimental (tabla 4.1.1.13.);
la información anterior se sintetiza en la tabla 4.1.1.14.
Tabla 4.1.1.13.
Casos de SDL en los trabajadores de la muestra 9
meses antes y 9 meses después de la implementación
del Programa
Antes Después
Grupo experimental 3 1
Grupo control 1 2
83
Tabla 4.1.1.14.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
En la gráfica 4.1.1.5., se representan de manera comparativa los números de
los casos de SDL presentes en los trabajadores de la empresa en general 9
meses antes y 9 meses después de la implementación del Programa:
Gráfica 4.1.1.5.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
84
Como se puede observar, durante los 9 meses previos a la implementación se
encontraron 4 casos de SDL en los trabajadores de la muestra, mientras que en
los 9 meses posteriores a la implementación, se reportaron 3 casos de SDL en
la muestra y de éstos un sólo caso correspondió al grupo experimental sin
requerir incapacidad, al comparar estos resultados, se encontró una
disminución del 75% en el número de casos de SDL durante los 7 meses
posteriores a la implementación.
En segundo término, se realizaron 6 evaluaciones por escrito con los 6 temas
de la capacitación respectivamente y una evaluación general de manera
práctica con los 5 temas del entrenamiento, las evaluaciones se aplicaron a
cada uno de los trabajadores de la muestra antes del inicio del Programa para
el caso del grupo experimental y antes de la entrega del tríptico informativo para
el caso del grupo control, se consideraron aprobados a los trabajadores que
obtuvieron un resultado mayor a 8 al promediar el total de las evaluaciones
aplicadas.
En los resultados de las evaluaciones se encontró que ninguno de los
trabajadores aprobó las evaluaciones realizadas, el promedio general del grupo
experimental fue de 2.6 y el del grupo control fue de 2.8 como se describe a
continuación en la tabla 4.1.1.15.:
Tabla 4.1.1.15.
Resultados de las evaluaciones realizadas a ambos grupos
pre implementación/tríptico
Grupo experimental
N=20
Grupo control
N=20
Promedio general de las
evaluaciones
2.6 2.8
Número de trabajadores
aprobados
0 0
Fuente: Trabajo de campo 2011.
85
Para llevar a cabo las evaluaciones pos implementación/tríptico, se realizaron a
cada uno de los trabajadores las mismas evaluaciones aplicadas en un inicio,
pero en esta ocasión se efectuaron posteriores a cada una de las sesiones de
capacitación y entrenamiento para el grupo experimental y en caso del grupo
control se aplicaron al finalizar la lectura del tríptico informativo que se les
proporcionó, de esta manera cada uno de los trabajadores fue evaluado en 2
ocasiones, antes y después de la implementación y/o entrega del tríptico
informativo según el grupo de la muestra. De igual manera que en las
evaluaciones anteriores, se consideraron aprobados a los trabajadores que
obtuvieron un promedio final mayor a 8, la descripción de los resultados de
cada uno de los trabajadores de la muestra antes y después de la
implementación/tríptico fue registrada en las tablas 4.1.1.16. y 4.1.1.17.
Tabla 4.1.1.16.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
86
Tabla 4.1.1.17.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
En los resultados de estas evaluaciones, se encontró que el 100% de los
trabajadores del grupo experimental aprobaron el total de las evaluaciones
realizadas posteriores a la capacitación y el entrenamiento con un promedio
general de 8.6, mientras que ninguno (0%) de los trabajadores del grupo control
aprobaron las evaluaciones posteriores a la lectura del tríptico (gráfica 4.1.1.6.),
el promedio general de este grupo fue de 3.2 (tabla 4.1.1.18.).
87
Tabla 4.1.1.18.
Resultados de las evaluaciones realizadas a ambos grupos
pos implementación/tríptico
Grupo experimental
N=20
Grupo control
N=20
Promedio general de las
evaluaciones
8.6 3.2
Número de trabajadores
aprobados
20 0
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Gráfica 4.1.1.6.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
A continuación en la tabla 4.1.1.19., se muestra la comparación de los
promedios y el número de trabajadores aprobados por cada grupo (gráficas
88
4.1.1.7., 4.1.1.8. y 4.1.1.9.), en las evaluaciones correspondientes pre y pos
implementación/tríptico:
.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Gráfica 4.1.1.7.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Tabla 4.1.1.19.
Promedio de las evaluaciones y número de trabajadores de
ambos grupos pre y pos implementación/tríptico
Evaluaciones pre
implemenatción/
tríptico
Evaluaciones pos
implementación/
tríptico
Grupo
experimental
N=20
Grupo
control
N=20
Grupo
experimental
N=20
Grupo
control
N=20
Promedio de
evaluaciones (temas
de la capacitación)
3.1 3.1 8.5 4.0
Promedio de
evaluaciones (temas
del entrenamiento)
2.1 2.5 8.8 2.5
Promedio final 2.6 2.8 8.6 3.2
Número de
trabajadores
aprobados
0 0 20 0
89
Gráfica 4.1.1.8.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Gráfica 4.1.1.9.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Existe una diferencia significativa al comparar los resultados de las
evaluaciones antes y después de la implementación, debido a que ninguno de
los trabajadores de la muestra aprobó las evaluaciones antes de la
implementación; así mismo se observa una notable diferencia, en los resultados
obtenidos de las evaluaciones posteriores a la implementación entre ambos
90
grupos, al encontrar la aprobación del total de los trabajadores del grupo de
experimental en comparación con los trabajadores del grupo control de los
cuales ninguno aprobó las evaluaciones.
Es evidente entonces que el 100% de los trabajadores del grupo experimental
aprobaron las evaluaciones al haber recibido capacitación y entrenamiento, en
comparación con el grupo control del cual ningún trabajador aprobó las
evaluaciones debido a la falta de capacitación y entrenamiento.
En tercer y último término, con respecto a la comparación del comportamiento
de los trabajadores durante la ejecución de su actividad laboral, se observaron
antes y después de la implementación del Programa tres aspectos: el uso
correcto del EPP completo, la manera de realizar los ejercicios antes del inicio
de la actividad laboral y la forma de efectuar el levantamiento manual de
cargas. Estas acciones se examinaron y se registraron en ambos grupos de la
muestra en una ocasión antes de la implementación y en 3 ocasiones a partir
del término de las sesiones de capacitación y entrenamiento.
La primera observación pos implementación se realizó en el mes de Enero del
2011 (25 días después), la segunda en el mes de Abril del 2011 (4 meses
después) y la tercera en el mes de Julio del 2011 (7 meses después). En la
tabla 4.1.1.20., se consignan los resultados correspondientes.
Tabla 4.1.1.20.
91
En cuanto a la observación del uso del EPP antes de la implementación, se
encontró que el 60% de los trabajadores del grupo control y el 50% del grupo
experimental utilizaban el EPP completo de manera correcta, 25 días después
de la implementación se encontró este mismo comportamiento en el 60% de los
trabajadores del grupo control, 4 meses después en el 50% y 7 meses después
en el 55%, mientras que en el grupo experimental se encontró una notable
diferencia al observar el uso correcto del EPP completo en el 100% de los
trabajadores en las 3 observaciones posteriores a la implementación (gráfica
4.1.1.10.).
Los trabajadores del grupo control que no emplearon el EPP completo,
omitieron el uso de los guantes anti-derrapantes y del chaleco de seguridad.
Gráfica 4.1.1.10.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Por otro lado, antes de la implementación se examinó la manera de realizar los
ejercicios de calistenia antes del inicio de la actividad laboral y se observó que
ninguno de los trabajadores de la muestra efectuó los ejercicios de manera
correcta, este comportamiento permaneció igual en los trabajadores del grupo
control durante las 3 observaciones subsecuentes a la implementación, en el
caso del grupo experimental se encontró a los 25 días posteriores que el 100%
92
realizaba los ejercicios de manera correcta, a los 4 meses el 95% y a los 7
meses el 85% (gráfica 4.1.1.11.); durante las dos últimas observaciones en los
trabajadores del grupo experimental se detectaron algunos trabajadores que no
desarrollaron la rutina de ejercicios de manera completa.
Gráfica 4.1.1.11.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Al examinar la forma de realizar el levantamiento manual de cargas antes de la
implementación, se encontró que ninguno de los trabajadores de la muestra la
llevó a cabo de manera correcta, en las 3 observaciones posteriores a la
implementación el 100% de los trabajadores del grupo control mantuvo el
mismo comportamiento, sin embargo el 100% de los trabajadores del grupo
experimental realizó de manera correcta esta actividad 25 días después de la
implementación, el 90% la continúo realizando a los 4 meses y el 85% a los 7
meses (4.1.1.12.).
En las últimas dos observaciones se registraron a 3 trabajadores del grupo
experimental que no realizaron el levantamiento manual de cargas de manera
correcta, 2 de ellos en más de una ocasión no mantuvieron la espalda recta al
93
levantar la carga y uno ocasionalmente mantenía los productos lejos del
abdomen al cargarlos.
Gráfica 4.1.1.12.
Fuente: Trabajo de campo 2011.
Finalmente se verificó el cumplimiento de los objetivos del Programa para
indicar la eficacia del mismo, como resultado se obtuvo el cumplimiento del 91%
de los objetivos (tabla 4.1.1.21.), el único no realizado hasta el momento fue el
de “implementar de manera permanente y continua el Programa al total de los
trabajadores con riesgo de padecer SDL”, debido a que en primer lugar se
debía de demostrar la eficacia del Programa para que posteriormente las
autoridades de la empresa aprobaran la implementación permanente del mismo
en el resto de los trabajadores con riesgo de padecer SDL.
94
Fuente: Trabajo de campo 2011.
A continuación se discutirán los resultados anteriores.
Tabla 4.1.1.21.
Objetivos del Programa de prevención y control del síndrome doloroso
lumbar realizados durante el periodo de implementación
Objetivos
Realizados
Si No
General
Prevenir y controlar el SDL en los trabajadores con el
puesto de surtidor.

Específicos
Atender a las necesidades de los trabajadores respecto a
los riesgos identificados en el puesto de trabajo.

Proporcionar el EPP necesario para la realización de las
actividades laborales y dar mantenimiento al mismo, así
como a las demás herramientas de trabajo.

Mantener en orden el área de trabajo y en buen estado las
instalaciones del almacén.

Adicionar al examen médico y al perfil del puesto de
surtidor características dirigidas a la prevención y el
control del SDL para la selección de los trabajadores de
nuevo ingreso.

Informar a los trabajadores respecto a las actividades y
responsabilidades que deben de desempeñar durante la
jornada laboral, incluyendo el cumplimiento del Programa.

Desarrollar actividades de capacitación y entrenamiento
para los trabajadores dirigidas a la prevención y control
del SDL.

Registrar los casos diagnosticados de SDL, así como el
tipo y días de incapacidad otorgados.

Proporcionar atención médica integral a los trabajadores
diagnosticados con SDL.

Promover y vigilar el cumplimiento del Programa para su
mejoramiento

Implementar de manera permanente y continua el PPC al
total de los trabajadores con riesgo de padecer SDL.

95
4.2. Discusión.
Existen diversos estudios, en los cuales se discute acerca de las importantes
pérdidas económicas que genera el SDL a nivel mundial para una gran parte de
la industria, por lo que ha surgido la necesidad de buscar medidas para su
prevención y control dentro de los centros de trabajo, algunas de estas medidas
incluyen la modificación de las tareas realizadas, el diseño de herramientas,
espacios y del ambiente en general, con el fin de adaptarlos a las capacidades
de los trabajadores, sin embargo hasta el momento han sido insuficientes para
eliminar por completo el riesgo de padecer SDL.
Para muchos trabajadores, la presencia de los efectos nocivos sufridos a
consecuencia de su trabajo, son superados por la necesidad percibida como
oportunidad de obtener y conservar un empleo, sin saber en la mayoría de las
ocasiones que la obligación de garantizar la salud y la vida de los trabajadores
por parte del empleador es un derecho constitucional (CPEUM, 2008), como un
ejemplo tenemos el caso de los trabajadores en nuestro estudio, de los cuales
algunos manifestaron que al presentar alguna alteración en su salud, no
siempre acuden a consulta por temor a perder el empleo, por otra parte, el
médico de la empresa expresó que en ocasiones, estos empleados terminan
acudiendo al servicio médico con cuadros agravados que en muchas ocasiones
requieren de incapacidad.
La prevención y el control del SDL de origen laboral, son complejos debido a
sus múltiples causas (OMS, 1989), en diversas investigaciones se han buscado
medidas que garanticen la disminución de este padecimiento, sin haber
encontrado hasta el momento un método totalmente eficiente para erradicarlo
de manera permanente.
Los surtidores dentro del almacén, desempeñan un papel de suma importancia
para la economía de la industria (Labastida, 2010), en el caso de los
96
trabajadores en estudio, su actividad hasta el momento no ha podido ser
remplazada por alguna maquinaria, debido a la particularidad de las actividades
que estos trabajadores realizan; por esta razón la presente investigación surgió
ante la necesidad de la empresa por disminuir el número de casos de SDL,
debido a una alta prevalencia del padecimiento en este grupo de trabajadores y
a la consecuente repercusión en la economía de la organización por las
incapacidades emitidas, además del incremento del trabajo en el resto de los
trabajadores, para compensar la ausencia del trabajador incapacitado, lo que
genera a la vez mayor riesgo para SDL en el resto de los trabajadores.
Según estadísticas del IMSS (2009), la mitad de los trabajadores en general
sufren de algún episodio de SDL, en el caso de los trabajadores de la muestra,
debido a la actividad que desempeñan, se encontró que más de la mitad
refirieron la presencia de SDL por lo menos en una ocasión.
Durante el estudio, la mayor prevalencia de SDL se encontró en los
trabajadores con el puesto de surtidor, quienes realizan diariamente durante su
jornada laboral el levantamiento de cargas, lo que concuerda con múltiples
investigaciones que han demostrado la asociación de esta actividad con la
presencia de SDL (Bellorín et al., 2007; Bernard, 1997; INSHT, 2003; NINDS,
2007), además al realizar sus tareas, ejecutan ciertas posturas y movimientos
que han sido considerados altamente nocivos para la columna vertebral, como
girar el tronco con la carga (White y Panjabi, 1990).
No fue posible comparar la prevalencia del padecimiento entre géneros, debido
a que el total de los trabajadores perteneció al sexo masculino, este predominio
de género se debe al tipo de actividades exigidas por el puesto de trabajo
(Woolf y Pfleger, 2003). La mayoría de los trabajadores presentaron sobrepeso
según su índice de masa corporal (OMS, 2002); como se ha demostrado en la
literatura, la obesidad y el sobrepeso son factores que predisponen a un mayor
riesgo de padecer SDL (Joselovsky, 1996).
97
Aunque según las características de su aplicación los métodos OWAS y REBA
no son específicos para determinar el riesgo de lesiones de la columna
vertebral y no proporcionan información acerca de la gravedad de las
posiciones nocivas (Kai y Cheng-Lung, 1999; Montiel et al., 2006), demostraron
ser útiles para estimar el riesgo de lesiones músculo-esqueléticas incluyendo el
SDL en los surtidores. La existencia de un nivel de riesgo muy alto para la
generación de alteraciones músculo-esqueléticas, en el total de los trabajadores
evaluados con ambos métodos, considera la realización de acciones correctivas
a corto plazo.
Quiceno en el 2006, implementó un programa durante 6 meses en los
trabajadores que realizaban el levantamiento manual de cargas, en el cual
comprobó la eficacia de la capacitación en temas de salud y en la enseñanza
de la técnica correcta para la manipulación manual de cargas. De la misma
manera que Quiceno, en la presente investigación se contempló la realización
de sesiones de capacitación y entrenamiento a los trabajadores de la muestra
durante un periodo de 6 meses, en nuestro caso, debido a los requerimientos
de producción, no fue posible realizar encuestas a los trabajadores cada 3
meses, como lo hizo la investigadora en su estudio para conocer la prevalencia
del dolor lumbar, sin embargo se revisó la bitácora del servicio médico para
comparar los casos de SDL antes y después de la implementación. La
investigadora señaló que al inicio, el 81.12% de los trabajadores refirió dolor
lumbar, seis meses después este porcentaje disminuyó al 14.29%; por nuestra
parte se encontró una disminución del 75% en el número de casos de SDL 7
meses después de la implementación del Programa, a pesar de que durante los
meses en los que se inició la implementación, fueron de mayor actividad en la
empresa debido al incremento en la demanda del producto por los
consumidores durante ese periodo.
98
Después de la implementación del Programa, la mayoría de los trabajadores del
grupo experimental, mostraron un comportamiento de auto cuidado al utilizar el
equipo de protección personal completo y de manera correcta, al ejecutar de
manera adecuada la rutina de ejercicios de calistenia y al realizar el
levantamiento de cargas de manera correcta, este comportamiento se logró a
través de acciones orientadas a la formación de hábitos generadores de una
cultura de prevención y al desarrollo de la auto-responsabilidad (Muñoz, 2007).
García, et al. (2006), refieren en su investigación, que el nivel de estudios está
muy relacionado con la comprensión de la información proporcionada, siendo
mayor en los pacientes con nivel de educación superior, en nuestro caso, a
pesar de que el promedio de escolaridad en los trabajadores fue la educación
media, se logró la aprobación total de los trabajadores capacitados y
entrenados, debido a que se logró una adecuada comunicación con los
trabajadores al utilizar en lo posible un lenguaje que fuera comprensible para su
nivel.
Al igual que Bellorín et al. (2007), en nuestra investigación, el Programa
implementado, demostró ser eficaz al obtenerse la reducción del número de
casos de SDL, en los trabajadores con el puesto de surtidor posterior a su
implementación.
Al realizar una evaluación general de los resultados obtenidos, es posible
observar que los trabajadores que no reciben capacitación ni entrenamiento
para el desarrollo de sus labores en el puesto de trabajo, son más susceptibles
de presentar lesiones derivadas de la actividad laboral, lo que justifica la
necesidad de implementar programas preventivos en los que se incluyan
actividades dirigidas a la educación y al desarrollo de habilidades en los
trabajadores para la ejecución de las tareas durante el trabajo (Casiano, 2207;
Kim et al., 1995; Quiceno, (2006), es importante incluir en estas acciones
preventivas a todo el personal la empresa.
99
Entre las propuestas realizadas por los trabajadores, se solicitó el
mantenimiento o el cambio de algunos patines hidráulicos, ya que expresaron
que les cuesta más trabajo movilizarlos, debido a esto, algunos trabajadores
procuran llegar de manera puntual o antes a su jornada laboral para asegurarse
de elegir un patín que les permita trabajar de manera más cómoda, otros
trabajadores mencionaron de la necesidad de un equipo de protección personal
que les permitiera comodidad durante su trabajo, por lo que solicitaron que el
equipo fuera adecuado para su talla.
A pesar de que en los antecedentes revisados se ha demostrado que el SDL
representa un problema de salud pública a nivel internacional, en México la
legislación aún carece de disposiciones para prevenir y controlar esta lesión en
particular, en comparación con otros países como España, en donde en base a
lo dispuesto en el Real Decreto 487/1997, el INSHT creó una Guía para
establecer las disposiciones mínimas de seguridad y salud, en relación a las
alteraciones dorsolumbares de los trabajadores que realicen la manipulación
manual de cargas.
En nuestro país, se puede considerar únicamente la existencia de la NOM-006-
STPS-2000, para la prevención específica del SDL, ya que en ella se establece
el peso máximo de la carga para los varones (50 kg.), sin embargo, si se toma
en cuenta el caso de los trabajadores en el estudio realizado, encontramos que
la mayoría de ellos no exceden ese peso al cargar, y aún así presentan SDL, lo
que demuestra que el peso de la carga no es el único factor a tomar en cuenta,
para prevenir las alteraciones como el SDL.
En algunas empresas, la búsqueda de medidas para minimizar el riesgo de
SDL, se centra en la intención de reducir los gastos generados por este
padecimiento, dejando en segundo plano el interés por conservar la salud de
los trabajadores, en otras desafortunadamente, la ausencia de medidas para la
prevención y el control de este padecimiento, son una prueba de la falta de
100
apego por parte de las empresas, a la legislación vigente en nuestro país en la
cual se habla del derecho a la protección de la salud con el fin de prevenir y
controlar las enfermedades no transmisibles y accidentes (LGS, 1984), así
como de promover y vigilar la capacitación y el adiestramiento a los
trabajadores (LFT, 2007).
101
CONCLUSIONES
Antes de la implementación del programa, se encontraron en la empresa como
medidas preventivas de SDL, la práctica de ejercicios de calistenia y la
capacitación que algunos trabajadores con puesto de surtidor refirieron haber
recibido, sin embargo la alta prevalencia del SDL en este grupo de trabajadores,
comprobaron la insuficiencia de estas medidas para el control y la prevención
del SDL.
Para el diseño del programa se tomaron en cuenta las necesidades detectadas,
tanto de los trabajadores, como de la Dirección, obteniendo información
importante de los trabajadores al conocer sus creencias acerca del SDL.
La capacitación y el entrenamiento demostraron ser herramientas altamente
efectivas en la prevención y el control del SDL.
Los principales factores de riesgo para SDL identificados en los trabajadores de
la empresa, fueron la falta de capacitación y entrenamiento y la realización del
levantamiento manual de cargas.
Los resultados obtenidos por medio de los métodos OWAS y REBA, consolidan
la existencia del riesgo de SDL en los trabajadores que realizan el
levantamiento manual de cargas.
El Programa se logró implementar con éxito durante el periodo programado, la
capacitación y el entrenamiento fueron herramientas fundamentales para la
prevención y el control del SDL, al comprobar que los trabajadores capacitados
y entrenados mostraron un menor riesgo de presentar SDL, sin embargo para
que estas actividades mantengan siempre su efecto positivo en la salud de los
trabajadores, se deben de realizar de manera periódica y permanente.
102
A través de la comparación estadística de los resultados obtenidos antes y
después de la implementación, así como de la comparación entre ambos
grupos, se evaluó el Programa preventivo y de control del SDL, demostrando
su eficacia al:
1. Disminuir los casos de SDL y por lo tanto, las incapacidades generadas
por esta causa.
2. Generar conocimientos en los trabajadores capacitados para el auto
cuidado de su salud.
3. Crear en los trabajadores entrenados, un comportamiento seguro
durante la ejecución de su actividad laboral, caracterizado por el uso
correcto del EPP, la adecuada realización de ejercicios de calistenia
antes de la actividad laboral y la ejecución correcta de la técnica del
levantamiento manual de cargas.
4. Cumplir con la mayoría de los objetivos del Programa.
Por lo anterior se puede concluir que el objetivo general de la presente Tesis
fue cumplido.
Durante la vigilancia del cumplimiento del programa, se observó el apego al
mismo por parte de la mayoría de los trabajadores en los que fue
implementado.
Al haberse comprobado la eficacia del Programa, es posible proponer su
recomendación de manera permanente y continua en los trabajadores con
riesgo de SDL debido a la manipulación manual de cargas como medida de
prevención y control del mismo, además de esta manera la empresa disminuirá
a largo plazo, los costos debidos a incapacidades por este padecimiento.
103
RECOMENDACIONES
Al obtener los resultados de la presente investigación, es posible establecer las
siguientes recomendaciones:
1. A causa de la carencia de legislación en nuestro país para prevenir el
SDL, es recomendable el apego a la normatividad existente en otros
países para desarrollar medidas preventivas de accidentes y
enfermedades laborales.
2. Para el desarrollo de medidas preventivas y de control, es necesario
tomar en cuenta tanto las necesidades de la Dirección, como las de los
trabajadores.
3. Debido al origen multifactorial del SDL, se recomienda el diseño de
programas a través de los cuales no sólo se logre la prevención y el
control del SDL de origen mecánico o de una causa en especial, sino que
además se procure en lo posible, el abordaje de las múltiples causas que
originan este padecimiento, de esta manera es probable preservar tanto
la salud de los trabajadores, como la de las personas cercanas a estos.
4. Implementar el Programa preventivo y de control de SDL en los
trabajadores de la empresa que se encuentren expuestos al SDL debido
al levantamiento manual de cargas y vigilar su cumplimiento, a través de
esto es posible el control del SDL en los trabajadores que previamente lo
han padecido así como y disminución de su incidencia en los
trabajadores que nunca han presentado un episodio de SDL a causa de
la actividad laboral.
Para su diseño, el Programa se basó en diversas fuentes de información
dentro de las cuales se incluyen legislaciones vigentes de países
104
extranjeros como España y EE.UU., tomando en cuenta además las
necesidades de los trabajadores y de la Dirección de la organización.
Los procedimientos y las actividades a realizar durante la
implementación del programa, se mencionan a continuación:
A) Procedimientos:
I. Resguardo del programa, anexos y normatividad vigente.
II. Presentación del programa al personal colaborador y trabajadores.
III. Disponibilidad de áreas y material para la aplicación del programa.
IV. Aplicación de las evaluaciones correspondientes.
V. Realización y registro de actividades conforme al cronograma.
VI. Designación de supervisores.
VII. Vigilancia del cumplimiento del programa.
VIII. Actualización del programa.
B) Actividades:
I. Aplicación del PPC.
II. Modificación del perfil del puesto.
III. Elaboración de exámenes médicos.
IV. Atención médica integral a los trabajadores con SDL.
V. Registro de casos, causas probables y días de incapacidad
proporcionados.
VI. Información de riesgos de trabajo a los surtidores.
VII. Especificación de responsabilidades y funciones a los trabajadores al
ingresar al puesto de surtidor.
VIII. Orientación a los trabajadores para el reportar condiciones
peligrosas, prácticas inseguras, lesiones o cualquier duda o
necesidad relacionada con su salud.
105
IX. Dotación de equipo de protección personal a los trabajadores.
X. Informe al personal directivo sobre los riesgos que puedan generar
SDL.
XI. Mantenimiento en buen estado de maquinaria y herramientas de
trabajo.
XII. Adecuada iluminación, limpieza y orden del lugar de trabajo.
XIII. Colocación de señalamientos para la ubicación de herramientas y
equipos de protección personal.
XIV. Desarrollo de actividades de capacitación y entrenamiento.
 Temas:
o Riesgos presentes en el puesto de surtidor.
o Equipo de protección personal.
o Columna lumbar sana.
o Síndrome doloroso lumbar.
o Técnica para el correcto levantamiento de cargas.
o Higiene de columna.
o Formación de entrenadores.
XV. Distribución de trípticos informativos.
XVI. Entrega de reconocimientos a trabajadores entrenados y
capacitados.
XVII. Motivación del personal.
106
FUENTES DE INFORMACIÓN
A) Impresas
1. Alvarez, T., Sonia, H. (1992). “Experiencias en diseños de programas de
salud ocupacional a nivel hospitalario”. Ministerio de Salud, Colombia. s.p.
2. Aminian, O., Berenji, M., Beheshti, S. (2003). “Prevalencia del dolor de
espalda baja en trabajadores de oficinas bancarias en el occidente de
Therán”. La Red Mundial de Salud Ocupacional, 6-8.
3. Ariel, J. (1996). “Dolores corporales: explicaciones y soluciones de un
problema que sólo lo comprende quien lo padece”. Capítulo 7. [s.e], Buenos
Aires. 33-35.
4. Bellorin, M., Sirit, Y., Rincon, C., Amortegui, M. (2007). “Síntomas músculo
equeléticos en trabajadores de una empresa de construcción civil”. Salud de
los Trabajadores, 15(2), s.p.
5. Bernard, P. B. (1997). “Musculoskeletal disorders and workplace factors a
critical review of epidemiologic evidence for work-related musculoskeletal
disorders of the neck, upper extremity and low back”. National Institute for
Occupational Safety and Health, EE.UU. 13-21.
6. Borobia, F. C., Mercader, U. J., Pinilla, D la P., A. (2007). “Valoración
médica y jurídica de la incapacidad laboral”. 1ª edición. Editorial La Ley,
España. 377-380.
7. Bouzakis K. D., Mitsi S., Michailidis N., Mirisidis I., Mesomeris G., Maliaris
G., Korlos A., Kapetanos G., Antonarakos P., Anagnostidis K. (2004).
“Loading simulation of lumbar spine vertebrae during a compression test
using the finite elements method and trabecular bone strength properties,
determines by means of nanoindentations”. J Musculoskel Neuron Interact,
4(2), 153, 155, 157.
8. Boyling J.D., Jull G.A. (2006). “Terapia manual contemporanea: columna
vertebral”. 3ª edición. Editorial Masson, España. 21, 191, 312.
107
9. Buil, C. P., Gurpegui, R. J., Pascual, P. P., Gimeno, A. A., Lizaso, B. J.,
Loayssa, L. J. (2000). “La lumbalgia en atención primaria. Guía de
actuación”. Servicio Navarro de Salud, España. 7, 8, 26.
10. Carbonell, M. (2007). “Ley Federal del Trabajo (LFT), Artículo 3º”. 1ª
edición. Editorial Porrúa, México. 227.
11. Casiano, S. A. (2009). “Eficacia de un programa preventivo de higiene de
columna en el área de producción de una empresa distribuidora de agua
carbonatada, no carbonatada y purificada en el año 2007”. Tesis de
Especialidad, Universidad Nacional Autónoma de México, México. 33, 34,
38, 39, 41.
12. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM). (2008).
“Artículo 123, fracción XV”. Tribunal Electoral del Poder Judicial de la
Federación, México. 90-92.
13. Cresta, M. I. (2007). “Incidencia de lumbalgia en choferes del transporte
urbano de pasajeros de la ciudad Rosario”. Tesis de Maestría, Universidad
Abierta Interamericana, Argentina. 4.
14. Ehrlich, E. G. (2003). “Low back pain”. Bulletin of the World Health
Organization, 81(9), 672, 673.
15. Falagán, R. M., Canga, A. A., Ferrer, P. P., Fernández, Q. J. (2000).
“Manual básico de prevención de riesgos laborales: Higiene Industrial,
Seguridad y Ergonomía”. 1ª edición. Sociedad Australiana de Medicina y
Seguridad en el Trabajo y Fundación Médicos Asturias, 70, 71.
16. Fucci, S., Benigni, M., Fornasari, V. (2003). “Biomecánica del aparato
locomotor”. 4ª edición. Editorial Mediterráneo, España. 14, 53-55, 57, 77.
17. García-Manzanares, M. D., Sunyer, M., Tornero, D., Medina, N., Plou, M.
P., Ripoll, M. A., Espinar, J. (2006). “Estudio de la eficacia de un programa
de Escuela de Espalda aplicado en un Centro de Salud”. Revista Mexicana
de Medicina Física y Rehbilitación, México. 82-86.
18. González, F. R., Flores, S. P. (2005), “El Papiro quirúrgico de Edwin Smith”.
An. Med. Asoc. Med. Hosp. ABC, 50(1), 44, 45, 47.
108
19. Govantes, B. J., Lorenzo, V. P., Govantes, E. C. (2006). “Manual Normon”.
Capítulo 45. 8ª edición. Laboratorios Normon S. A., España. 971-973.
20. Grieve, P. G. (1998). “Movilización de la columna vertebral, manual básico
clínico”. 2ª edición. Editorial Paidotribo, 98, 97, 152.
21. Inárritu-Cervantes, A., Bravo-Bernabé, A. (1997). “Ortopedia: dolor lumbar”.
1ª edición. Programa de Actualización Continua para Médicos Generales,
Academia Nacional de Medicina, México. 1. 25-28.
22. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo (INSHT). (2003).
“Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la
manipulación manual de cargas, edición 2003”. Ministerio de Trabajo e
Inmigración, España. 9.
23. Kai, W. L., Cheng-Lung, L. (1999). “Postural analysis of four jobs on two
building construction sites: an experience of using the OWAS method in
Taiwan”. Journal of Occupational Health, 183-186, 189López, T. B. (2008).
“Análisis ergonómico en el levantamiento manual de cargas del puesto de
estibador y surtidor en una empresa manufacturera”. Tesis de Especialidad,
Universidad Nacional Autónoma de México, México. 45, 46, 48, 50, 51.
24. Kapandji, A. I. (1998). “Cuadernos de fisiología articular: tronco y raquis”. 6ª
edición. Editorial Panamericana. 17, 19, 31, 53, 79, 123, 133, 195.
25. Kim, P., Hayden, J. A., Mior, S.A. (2004). “The cost-effectiveness of a back
education program for firefighters: a case study”. The Journal of the
Canadian Chiripractic Association, 48(1), 15-18.
26. Labastida, P. J. (2010). “Estudio y análisis de los procesos de picking.
Puesta en marcha de sistemas de picking voz y pick to light”. Escuela
Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de la Universidad de
Zaragoza, España. 6, 17, 18, 40.
27. Larumbe, S. Y., Martínez, G. A., Gancedo, M. J., Ceña, G. J. (1997).
“Lumbalgia aguda en atención primaria”. Semergen, 23(9), 558-560.
28. Ley General de Salud (LGS). (1984). “Artículo 3º, fracción XVI”. Diario
Oficial de la Federación, México. 2.
109
29. Lozoya, M. E. (2004). “Compendio de referencias bibliográficas para la
planeación y desarrollo de proyectos de investigación educativa”. 1ª edición.
Instituto Politécnico Nacional, México. 52, 53.
30. Luttmann. A., Jäger, M., Griefahn, B. (2004). “Prevención de trastornos
músculoesqueléticos en el lugar de trabajo. Información sobre factores de
riesgo y medidas preventivas para empresarios, delegados y formadores en
salud laboral”. Federal Institute for Occupational Safety and Health,
Alemania. 11.
31. Marras, W. S., Grabata, P. K. (1995). “Spine: A niomechanical assessment
and model of axial twising in the thoracolumbar spine”. Source Biodynamics
Laboratory, 20(13), 1440, 1445, 1450.
32. Martínez, P. J. (2008). “La gestión de la locura: conocimientos, prácticas y
escenarios, España. Siglos XIX-XX”. 1ª edición. Editorial Universidad de
Castilla La Mancha, España. 460.
33. Miralles, R. C. (2001). “Biomecánica de la columna”. Rev. Soc. Esp. Del
Dolor, 8(2), 3-6.
34. Montes de Oca, M. M. (2007). “Diagnóstico ergonómico de los trabajadores
en la industria de la construcción”. Tesis de Maestría, Instituto Politécnico
Nacional, México. 118, 137-139, 129-132, 125-127.
35. Montiell, M., Romero, J., Lubo, P. A., Quevedo, A. L., Rojas, L., Chacin, B.,
Sanabria, Ch. (2006). “Valoración de la carga postural y riesgo
musculoesquelético en trabajadores de una empresa metalmecánica”.
Salud de los Trabajadores, 14(1), 62, 67, 68.
36. Moore, L. K., Dalley, F. A. (2005). “Anatomía con orientación clínica”.
Capítulo 5. 4a edición. Editorial Panamericana, España. 599.
37. Woolf, D. A., Pfleger, B. (2002). “Burden of major musculoskeletal
conditions”. Bulletin of the World Health Organization, 81(9), 652, 653.
38. Morales, Q. I. (2006). “Programa ergonómico para la reducción y
eliminación de las lesiones y enfermedades ocupacionales”. Tesis de
Licenciatura, Universidad de Sotavento, A. C., México. 77, 78, 82-84.
110
39. Muñoz, G. G. (2004). “Historia de la prevención”. Departamento de Salud
Pública, Colombia. 28, 29, 30.
40. Nachemson, A., Morris, J. M. (1964). “In vivo measurements of intradiscal
pressure discometry, a method for the determination of pressure in the lower
lumbar discs”. Medical Corps, United States Army, 46(5), 1079, 1082, 1084-
1086, 1088-1090.
41. Namakforoosh, M. N. (2005). “Metodología de la investigación”. 2ª edición.
Editorial Limusa, 205-207.
42. Noriega-Elío, M., Barron, S. A., Sierra, M. O., Méndez, R. I., Pulido, N. M.,
Cruz, F. C. (2005). “La polémica sobre las lumbalgias y su relación con el
trabajo: un estudio retrospectivo en trabajadores con invalidez”. Cad. Saúde
Pública, 21(3), 891, 892, 894.
43. Organización Mundial de la Salud (OMS). (1989). “Décimo Informe del
Comité Mixto OIT/OMS sobre Higiene en el Trabajo: Epidemiología de las
enfermedades y accidentes relacionados con el trabajo”. Serie de Informes
Técnicos, Suiza. 35, 36.
44. Organización Panamericana de la Salud (OPS). (2001). “Manual de
comunicación social para programas de promoción de la salud de
adolescentes”. Department of Health and Human Services, EE.UU. 49-57.
45. Palmer, M. L., Epler, E. M. (2002). “Fundamentos de las técnicas de
evaluación musculoesquelética”. 1ª edición. Editorial Paidotribo, España.
407-409.
46. Pascual, L., Chiara, M. (2008). “Guía para evaluación de programas de
educación”. Documentos de la DiNIECE, Argentina, 14, 15.
47. Peña, S. J., Humbría, M. A. (2002). “Nuevos conceptos sobre las lumbalgias
y guías de práctica clínica”. Rev. Esp. Reumatol, 29(10), 489-491.
48. Postigo, T. R. (2007). “Síndrome de dolor lumbar crónico”. Rev. Med. Clin.
Condes, 18(3), 239-241.
49. Quiceno, H. L., Celedón. A. (2006). “Síndrome de dolor lumbar asociado al
manejo manual de cargas en la planta de pintura a base de agua en la
empresa Sherwin Williams-Santiago”. Ciencia & Trabajo, 8(19), 12-15.
111
50. Rodgers, A. & Vaughan, P. (2002). “Informe sobre la salud en el mundo
2002: reducir los riesgos y promover una vida sana”. Organización Mundial
de la Salud. Capítulos 2, 3, 4 y 6. 81, 82, 138.
51. Rull, B. M., Miralles, R. C. (1997). “Dolor de espalda. Diagnóstico. Enfoque
general de tratamiento, Prevención. Escuela de columna”. Editorial Masson,
España. 26-34.
52. Santiago, C. L. (2008). “Prevención de riesgos laborales: principios y marco
normativo”. Revista de Dirección y Administración de Empresas, España.
96, 97.
53. Tejada, F. J. (1998). “La evaluación de programas: consideraciones
generales”. Universidad Autónoma de Barcelona, España. 11-16, 24, 27,
29.
54. Thornton, B., Hansen, R. J., Yorra, A. J. (1957). “Some mechanical tests on
the lumbosacral spine with particular reference to the intervertebral discs”.
The Journal of Bone and Joint Surgery, 39(5), 1139, 1140, 1145, 1146,
1155, 1161, 1162.
55. Van der Harr, R., Goelzer, B. (2001). “La higiene ocupacional en America
Latina: Una guía para su desarrollo”. Organización Panamericana de la
Salud, Organización Mundial de la Salud, División de Salud y Ambiente,
Programa Regional de Salud en los Trabajadores, EE.UU. 7-14.
56. White, M., Panjabi, M. (1990). “Clinical biomechanics of the spine”.
Capítulos 3 y 4. 2a edición. Lippincott Williams & Wilkins, Philadelphia. 290,
336, 371, 372, 380-388, 400-406, 412, 413, 417-420, 421-430, 455-459.
B) No impresas
1. Diario de la Salud. (2011). “Salud Pública Nacional”. Medicina Digital,
México. Consultado el 27 de Marzo del 2011. Disponible en:
http://www.medicinadigital.com/index.php/salud-p%C3%BAblica-en-
m%C#%A)xico/18160-atiende-clinica-de-columna-a-casi-cinco-mil-
personas-cada-ano-ahued.html
112
2. Giner, R. V., Esteve I, V. J., Chico, A. J. “Guías para el dolor de espalda:
guía de actuación clínica en A. P.”. España. Consultado el 20 de Enero
del 2009. Disponible en:
http://www.san.gva.es/docs/dac/guiasap015dolordeespalda.pdf
3. Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). (2007). “Estadísticas de
Morbilidad y Mortalidad laboral 2007”. México. Consultado el: 12 de Mayo
del 2010. Disponible en:
www.imss.gob.mx
4. Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). (2009). “Evaluación de los
riesgos considerados en el Programa de Administración de Riesgos
Institucionales”. México. Consultado el 26 de Octubre del 2010.
Disponible en:
http://www.imss.gob.mx/SiteCollectionDocuments/migracion/estadisticas/
financieras/DF/parievaluacion2009.pdf
5. Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). (2009). “Principales motivos
de consulta en medicina familiar 2009”. México. Consultado el 7 de
Febrero del 2010. Disponible en:
http://www.imss.gob.mx/Delegaciones/Puebla/EstadisticasDeleg/princ_co
nsultas.htm
6. Jiménez-Peña, M. D., Ruiz, d P. J., Hazañas, R. S., Conde, M. M.,
Enríquez, A. E. “Traumatología del raquis: cervicalgias y lumbalgias”.
España. Consultado el 18 de Febrero del 2010. Disponible en:
http://www.medynet.com/usuarios/jraguilar/Manual%20de%20urgencias
%20y%20Emergencias/cervilum.pdf
7. Muñoz, Ch. A. (2007). “Política de salud ocupacional”. Ministerio de
Obras Públicas y Transportes, Costa Rica. Consultado el 24 de Mayo del
2010. Disponible en:
http://proxy.mopt.go.cr/SaludOcupacional/documentos/PoliticaSaludOcup
acionalMOPT.pdf
113
8. National Institute of Neurological Disorders and Stoke (NINDS). (2007).
“Dolor lumbar”. Office of Comunications and Public Liaison, EE.UU.
Consultado el 4 de Marzo del 2010. Disponible en:
http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/dolor_lumbar.htm
9. NORMA OFICIAL MEXICANA: “NOM-006-STPS-2000, MANEJO Y
ALMACENAMIENTO DE MATERIALES, CONDICIONES Y
PROCEDIMIENTOS DE SEGURIDAD”. México. Consultado el 24 de
Marzo del 2010. Disponible en:
http://asinom.stps.gob.mx:8145/upload/noms/Nom-006.pdf
10. Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). (2010). “Información
sobre accidentes y enfermedades de trabajo Nacional 2001-2010”.
México. Consultado el 5 de Septiembre del 2011. Disponible en:
http://www.stps.gob.mx/bp/secciones/dgsst/estadisticas/Nacional%20200
1-2010.pdf
11. World Health Organization (WHO). (2011). “Obesidad y sobrepeso”.
Consultado el 8 de Abril del 2010. Disponible en:
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/
114
ANEXO 1
Fecha: ____/_____/_____.
CARTA DE CONSENTIMIENTO INFORMADO
A QUIEN CORRESPONDA
El que suscribe C.___________________________________________, con
número de empleado________________, actualmente desempeñando el
puesto de surtidor en el almacén de la empresa _______________________,
acepto de manera voluntaria participar en el protocolo de estudio: “Eficacia de
programa para prevención y control del síndrome doloroso lumbar en surtidores
de una dsitribuidora de pinturas”, cuyos fines únicos son de carácter científico y
académico; además manifiesto que se me ha informado claramente el propósito
de la investigación y se me ha garantizado la confidencialidad de los resultados,
así como el contar con la opción de abandonar el estudio en el momento en que
yo decida sin repercusión en mi trabajo.
Atentamente
________________________________
115
116
117
ANEXO 4
ENCUESTA INICIAL
1. ¿Cuál es su escolaridad? Ninguna Primaria Secundaria Bachillerato Técnico Otra
2. ¿Alguna vez ha padecido dolor de espalda baja?  NO  SI, ¿Le otorgaron incapacidad?  NO  SI,
¿Cuántos días?______
3. ¿Le han informado los riesgos para su salud que existen en su trabajo? NO SI
4. Las actividades que realiza en su trabajo, ¿Le han ocasionado dolor de espalda baja alguna vez?  SI 
NO
5. ¿Conoce alguna técnica para levantar cargas?  NO  SI, (solicitar que ejemplifique), ¿la realiza de manera
adecuada? SI NO
6. ¿Recibió alguna capacitación o curso al ingresar a su trabajo? NO SI, ¿Quién se lo
proporcionó?______________
7. ¿Realiza algún tipo de ejercicio?  NO  SI, ¿Cuál?_______________________, ¿Cada
cuándo?________________
8. ¿Qué equipo de protección utiliza para trabajar? Casco Botas Overol Guantes Chaleco  No
utiliza
9. ¿Cuál cree que sea la causa del dolor de espalda baja?
_____________________________________________________________________________________________
____
No Sabe
10. ¿Cómo cree que las personas podrían evitar el dolor de espalda
baja?______________________________________
No Sabe
11. ¿Quién o quienes cree que son los responsables de cuidar su salud como trabajador? (se puede marcar más de
una respuesta)
Yo mismo El patrón El médico de la empresa o IMSS Los supervisores
Fecha: / / Nombre:
Edad: años Sexo: M
F
Turno: Antigüedad:
años
Peso: Talla: IMC:
118
119
120
ANEXO 7
PROGRAMA DE PREVENCIÓN Y CONTROL DE SÍNDROME DOLOROSO
LUMBAR
Capítulo 1. Presentación.
1.1. Introducción.
1.2. Justificación.
1.3. Marco jurídico.
1.4. Objetivos.
1.4.1. General.
- Prevenir y controlar el SDL en los trabajadores con el puesto de surtidor.
1.4.2. Específicos.
- Atender a las necesidades de los trabajadores respecto a los riesgos
identificados en el puesto de trabajo.
- Proporcionar el EPP necesario para la realización de las actividades
laborales y dar mantenimiento al mismo, así como a las demás
herramientas de trabajo.
- Mantener en orden el área de trabajo y en buen estado las instalaciones
del almacén.
- Adicionar al examen médico y al perfil del puesto de surtidor
características dirigidas a la prevención y el control del SDL para la
selección de los trabajadores de nuevo ingreso.
121
- Informar a los trabajadores respecto a las actividades y
responsabilidades que deben de desempeñar durante la jornada laboral,
incluyendo el cumplimiento del Programa.
- Desarrollar actividades de capacitación y entrenamiento para los
trabajadores dirigidas a la prevención y control del SDL.
- Registrar los casos diagnosticados de SDL, así como el tipo y días de
incapacidad otorgados.
- Proporcionar atención médica integral a los trabajadores diagnosticados
con SDL.
- Promover y vigilar el cumplimiento del Programa para su mejoramiento.
- Implementar de manera permanente y continua el PPC al total de los
trabajadores con riesgo de padecer SDL.
1.5. Visión.
1.6. Misión.
1.7. Alcance.
1.8. Campo de aplicación.
1.9. Política.
1.10. Glosario.
Capítulo 2. Generalidades.
2.1. Espacio.
2.2. Material.
2.3. Niveles de participación.
 Gerencia
 Trabajadores
2.4. Personal involucrado.
2.5. Reclutamiento.
2.6. Financiamiento.
2.7. Comité de prevención y control.
122
Capítulo 3. Descripción de los procedimientos y personal responsable.
Procedimientos a realizar Responsable(s)
Contar con el PPC y sus anexos impresos, con las
presentaciones en Power Point de manera electrónica y
tener disponible el material utilizado para la capacitación y
el entrenamiento (papelería, proyector de diapositivas, PC,
sala de usos múltiples).
Jefe de
Seguridad,
Médico de la
empresa
Contar por escrito con la normatividad vigente relacionada
con el PPC (Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, Ley Federal del Trabajo, Normas Oficiales
Mexicanas).
Informar al personal que colaborará en la aplicación del
programa, explicando cada una de sus actividades durante
la implementación del PPC.
Integrar el Comité de Prevención y Control y anexar al
programa la hoja correspondiente.
Explicar de manera breve y clara el contenido en general
del PPC a los trabajadores, así como el procedimiento
para su implementación (objetivos, duración, horarios,
lugar de aplicación, actividades a realizar, personal
involucrado etc.), proporcionándoles a cada uno una copia
del cronograma de actividades.
Jefe de
Seguridad,
Médico de la
empresa, CPC
Asegurar con anticipación (por lo menos 1 día antes) que
los lugares destinados para la aplicación del programa
estén disponibles en los horarios y fechas previamente
establecidas.
Realizar las actividades del PPC conforme a las fechas
establecidas previamente en el cronograma y registrarlas
conforme a su aplicación.
Registrar cada una de las actividades realizadas en cada
uno de los grupos y realizar las evaluaciones
correspondientes a los temas de capacitación y
entrenamiento, en caso de que algún trabajador obtenga
resultados no satisfactorios durante la evaluación, se
volverá a capacitar y entrenar.
Designar a los supervisores necesarios para vigilar a los
trabajadores (se recomienda 1 supervisor por cada 5
trabajadores).
Jefe de
Seguridad,
Médico de la
empresa
123
El Jefe de Seguridad y/o médico de la empresa deberán lo
cuales deberán de vigilar diariamente a cada trabajador de
manera discreta durante su actividad laboral, con el fin de
observar las tareas que desempeña y evaluarlas de
acuerdo a lo enseñado durante la capacitación y el
entrenamiento, además, se encargará de identificar y
registrar las fallas y las observaciones relevantes para el
mejoramiento continuo del programa. Los supervisores
serán miembros del CPC que se designen por acuerdo
común del mismo.
Supervisores
Actualizar el PPC anualmente, sobre todo al introducir
nuevos productos, procesos, procedimientos o equipo y
maquinaria que puedan representar nuevos riesgos para
SDL, identificando y evaluando los factores de riesgo en el
puesto de surtidor.
Autoridades de la
empresa, CPC
Capítulo 4. Descripción de las actividades de prevención y control y
personal responsable.
Actividades a realizar Responsable(s)
Aplicar el PPC al total de los surtidores permanentes y
temporales que anteriormente hayan recibido capacitación
y/o entrenamiento o no, y a los recontratados o de nuevo
ingreso a la empresa a manera de programa de inducción.
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad, CPC,
Supervisores
Incluir en el perfil del puesto los siguientes aspectos:
A) Educación: Secundaria, preparatoria o carrera técnica.
B) Habilidades intelectuales: Responsabilidad con su salud,
capacidad de cumplimiento y comprensión de instrucciones
generales con eficiencia, disposición para la relación social,
capacidad de comunicación y autocontrol.
C) Habilidades y aptitudes físicas: Práctica regular de
ejercicio, de preferencia sin toxicomanías.
D) Perfil biológico: De preferencia edad entre 18 a 45 años,
con índice de masa corporal entre 18.5 a 24.9, sin
patologías crónicas, sin patologías lumbares. El reporte de
aptitud física y del perfil biológico para el puesto será
proporcionado por el servicio médico.
Recursos
Humanos,
Médico de la
empresa
Elaborar exámenes médicos laborales de ingreso,
periódicos y de retiro a cada trabajador, incluyendo la
realización de historias clínicas laborales con el objetivo de
detectar alteraciones a la salud previas (en especial SDL)
por exposición a riesgos en puestos anteriores.
Médico de la
empresa
124
Proporcionar atención médica a los trabajadores acorde a
sus necesidades durante la jornada laboral, realizando un
adecuado diagnóstico y tratamiento en los casos de SDL,
contando para ello con los medicamentos necesarios
sugeridos por este programa.
Médico de la
empresa
Registro en las hojas correspondientes, de los casos de
SDL diagnosticados en los trabajadores a partir del primer
día de implementación del PPC, incluyendo las causas
probables y días de incapacidad proporcionados.
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad
Especificar a los trabajadores las responsabilidades que
tendrán al ingresar al puesto de surtidor, haciendo hincapié
en cuanto al seguimiento de las indicaciones por parte de
las autoridades de la empresa y el cumplimiento del PPC,
así como informar de las funciones que deben de
desempeñar en el puesto (actividades del puesto de
surtidor).
Recursos
Humanos,
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad
Notificar a los trabajadores que deben de dirigirse con el
médico de la empresa, jefe de seguridad o supervisor
correspondiente, para reportar condiciones peligrosas,
prácticas inseguras, lesiones o cualquier duda o necesidad
relacionada con su salud durante la actividad laboral, con la
opción de utilizar un buzón de observaciones y/o
sugerencias para informar por escrito anónimamente a la
gerencia.
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad, CPC,
Supervisores
Proporcionar el siguiente equipo de protección personal
(EPP) durante la actividad laboral a los trabajadores:
Overol, casco de seguridad, chaleco de seguridad con tiras
reflejantes, guantes anti-derrapantes y botas industriales
con casco de acero.
Jefe de seguridad
Informar al personal directivo, en especial a los
supervisores sobre los riesgos detectados que puedan
generar SDL en los trabajadores expuestos bajo su control
y dirección inmediata.
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad
Mantener limpios y en buen estado los patines hidráulicos,
tarimas de madera y EPP, así como el reemplazo de los
mismos en mal estado o desgastados.
Personal de
mantenimiento
Contar con adecuada iluminación, limpieza y orden del
lugar de trabajo (producto apropiado y bien acomodado en
anaqueles, corredores y pasillos, piso libre de derrames de
producto u objetos que puedan obstruir el paso o causar
tropiezos o caídas, códigos de barras para escáner que
coincidan con el producto correspondiente).
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad, CPC,
Supervisores
Colocar en lugares visibles rótulos y señalamientos para la
ubicación de herramientas y equipos de protección personal
junto con las indicaciones para su mantenimiento.
Jefe de
seguridad, CPC,
Supervisores
125
Desarrollar las actividades programadas de capacitación y
entrenamiento en los trabajadores según el cronograma de
este programa. (Temas: Riesgos presentes en el puesto de
surtidor, equipo de protección personal, columna lumbar
sana, síndrome doloroso lumbar, técnica para el correcto
levantamiento de cargas, higiene de columna, formación de
entrenadores)
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad
Distribuir trípticos informativos en los cuales se expliquen
brevemente a manera de recordatorio y con imágenes los
puntos clave en cuanto a la prevención y el control del SDL.
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad
Entregar reconocimientos a los trabajadores entrenados y
capacitados.
Motivar al personal a través de pláticas en las cuales se
informen a los trabajadores los logros en cuanto a la
prevención y el control del SDL en la empresa, otorgar
cartas de reconocimiento a los empleados que cumplan los
lineamientos del programa, asistencia en lo posible a
reuniones de capacitación o entrenamiento para los
trabajadores.
Médico de la
empresa, Jefe de
seguridad,
Supervisores,
126
ANEXO 8
EXAMEN 1: RIESGOS PRESENTES EN EL PUESTO DE SURTIDOR
Examen:  Pre-capacitación  Pos-capacitación
Fecha:_______________ Hora: ____________ Trabajador No. _______
Marca con una “X” o subraya la respuesta correcta
1. Los tipos de riesgos que existen en tu puesto de trabajo son…
A) Químicos, Físicos, Ergonómicos, Biológicos, Psicosociales, Asaltos e Incendios.
B) Químicos, Físicos, Ergonómicos y Psicosociales.
C) Químicos, Físicos, Ergonómicos, Biológicos, Asaltos e Incendios.
D) No sé.
2. El esfuerzo físico y postural pertenecen a los riesgos…
A) Químicos.
B) Físicos y Psicosociales.
C) Ergonómicos.
D) Biológicos.
E) Asaltos e incendios.
F) No sé.
3. ¿Qué tipo de actividades realizas en tu puesto de trabajo?
A) Levantar, Jalar, Empujar y Cargar.
B) Levantar, Jalar, Empujar y Conducir.
C) Ensamblar, Jalar, Empujar y Cargar.
D) Ninguna de las anteriores.
E) No sé.
4. ¿Qué pueden ocasionarte las actividades que realizas en tu puesto?
A) Electrocuciones, contagios, pérdida de la concentración.
B) Epilepsia, pérdida de cabello, enfermedades infecciosas.
C) Contracturas, desgarros, inflamación de tejidos, síndrome doloroso lumbar.
D) No sé.
5. Menciona el padecimiento más común al que estás expuesto…
A) Accidentes de trabajo.
B) Fracturas.
C) Tos y gripa.
D) Síndrome doloroso lumbar.
E) No sé.
127
ANEXO 9
EXAMEN 2: USO ADECUADO Y CUIDADO DEL EQUIPO DE PROTECCIÓN
PERSONAL
Examen:  Pre-capacitación  Pos-capacitación
Fecha:_________________ Hora: __________________ Trabajador No. _______
Marca con una “X” o subraya la respuesta correcta
1. ¿Para qué se debe usar el equipo de protección personal?
A) Para verme bien
B) Para ser parte de la empresa
C) Para proteger mi cuerpo
D) Para que sepan en qué puesto estoy
E) No sé
2. ¿Qué equipo de protección debes de usar en tu puesto?
A) Guantes, Faja, Overol, Botas Chaleco y Casco
B) Guantes, Overol, Botas y Casco
C) Patín, Guantes, Lentes, Faja, Overol, Botas, Chaleco y Casco
D) Ninguno
E) No sé
3. ¿Qué tipo de equipo de protección personal protege tu espalda?
A) Cinturón, Chaleco, Corsé, Faja
B) Cinturón, Corsé, Faja
C) Ninguno
D) No sé
4. El uso de equipo de protección personal debe ser…
A) Obligatorio, del color y modelo que a uno le guste
B) Opcional, gratuito, a mi medida
C) Obligatorio, gratuito, a mi medida
D) No sé
5. ¿A quién debo dirigirme para reportar fallas o solicitar el reemplazo del equipo de
protección?
A) A mantenimiento, jefe de seguridad, médico, compañeros, supervisor.
B) Al jefe de seguridad, médico o supervisor.
C) A mantenimiento, médico, compañeros.
D) A nadie, debo desecharlo de inmediato.
E) No sé.
128
ANEXO 10
EXAMEN 3: COLUMNA VERTEBRAL SANA
Examen:  Pre-capacitación  Pos-capacitación
Fecha:_________________ Hora: __________________ Trabajador No. _______
Marca con una “X” o subraya la respuesta correcta
1. ¿Qué función principal tiene la columna lumbar?
A) Permite sentarnos
B) Nos permite girar y saltar
C) Mantiene la espalda recta
D) Soporte de cargas
E) No sé
2. ¿Cómo se compone la columna?
A) Huesos, músculos, ligamentos, articulaciones, bóvedas y nervios.
B) Huesos, músculos, ligamentos, vellocidades y proteínas.
C) Huesos, músculos, ligamentos, articulaciones, discos intervertebrales y nervios.
D) Huesos, músculos y ligamentos.
E) No sé.
3. ¿Qué estructuras se encuentran entre las vértebras que ayudan a amortiguar?
A) Huesos.
B) Vellocidades.
C) Discos intervertebrales.
D) Médula espinal.
E) No sé.
4. Las articulaciones de la columna vertebral:
A) Son muy resistentes al movimiento continuo.
B) Se inflaman rápidamente con el movimiento continuo.
C) Son 8 y se rompen fácilmente.
D) Son 10 y soportan cualquier golpe.
E) No sé
5. ¿En dónde se encuentran los nervios que salen de la columna?
A) En la parte superior.
B) En todo su trayecto.
C) En la parte inferior.
D) En la parte anterior.
E) No sé.
129
ANEXO 11
EXAMEN 4: SÍNDROME DOLOROSO LUMBAR, RIESGOS QUE LO
GENERAN, LEVANTAMIENTO DE CARGAS, POSICIONES NOCIVAS Y
PREVENCIÓN DEL SDL
Examen:  Pre-capacitación  Pos-capacitación
Fecha:_________________ Hora: __________________ Trabajador No. _______
Marca con una “X” o subraya la respuesta correcta
1. Qué es el síndrome doloroso lumbar (SDL)?
A) Dolor en la parte alta de la espalda
B) Dolor en la parte baja de la espalda
C) Dolor que se extiende de la espalda a la cabeza
D) Dolor en la parte posterior de la cabeza
E) No sé
2. Qué puede generar el SDL
A) Hacer ejercicio, buena alimentación, el aseo personal.
B) Levantar y cargar objetos pesados, malas posturas, fumar, estrés.
C) Ir a fiestas, comer grasas, tomar refrescos.
D) Comer alimentos enlatados, el ruido, andar en bicicleta.
E) No sé.
3. ¿Cuál es el peso máximo recomendado que recomiendan las normas en nuestro
país para cargar?
A) 40 Kg.
B) 25 Kg.
C) 50 Kg.
D) 60 Kg.
E) No sé.
4. ¿Cómo podemos prevenir el SDL?
A) Tomando medicamentos y agua.
B) Dándonos masajes en la espalda constantemente.
C) Haciendo ejercicio, evitar cargar en lo posible, evitar las malas posturas.
D) Acudiendo al médico en cuanto tengamos dolor.
E) No sé
5. El SDL…
A) Sólo nos puede dar una vez en la vida.
B) Jamás se presentará si cargamos menos peso que el recomendado por la norma.
C) Es una señal de alerta para indicar que la espalda se está dañando por alguna
causa.
D) Se cura siempre con medicamentos.
E) Ninguna de las anteriores.
130
ANEXO 12-A
EXAMEN 5: TÉCNICA ADECUADA PARA EL LEVANTAMIENTO DE
CARGAS
PARTE 1.1.
Examen:  Pre-capacitación  Pos-capacitación
Fecha:_________________ Hora: __________________ Trabajador No. _______
Marca con una “X” o subraya la respuesta correcta
1. Si una persona flexiona su columna lumbar a más de 20 grados y además levanta
una carga de 20 Kg...
A) Su columna está estable y el peso se disminuye.
B) Es más fácil levantar la carga en esa posición.
C) Su columna está cargando el triple de su peso.
D) Su columna en realidad no soporta la carga sino sus brazos.
E) No sé.
2. Para agacharnos y levantar cualquier carga lo mejor es:
A) Flexionar la espalda y mantener las piernas estiradas para facilitar el levantamiento.
B) Colocarse de rodillas en el piso y luego levantarse poco a poco.
C) Separar los pies ligeramente, flexionar las piernas y mantener la espalda derecha.
D) Colocar una mano en el piso al agacharse para impulsarnos al cargar.
E) No sé.
3. Si giramos nuestra espalda al soportar una carga…
A) La carga se distribuirá y facilitara los movimientos.
B) Los discos intervertebrales se lesionan severamente.
C) La espalda mantendrá mejor el equilibrio.
D) El movimiento se puede obstruir y no permitir la carga.
E) No sé.
4. Nuestro centro de gravedad está en…
A) El oído
B) Entre la espalda y el ombligo
C) Entre el pecho y la cabeza
D) En las piernas al estar parados
E) No se
5. Es mejor…
A) Jalar un objeto pesado
B) Empujar un objeto pesado
C) Levantar un objeto pesado
D) Cargar un objeto pesado
E) No sé.
131
ANEXO 12-B
EXAMEN 5: TÉCNICA ADECUADA PARA EL LEVANTAMIENTO DE
CARGAS
PARTE 1.2.
6. En lo posible debemos…
A) Levantar cargas manualmente para ejercitarnos.
B) Evitar reposos mientras cargamos para no “enfriarnos”.
C) Utilizar un equipo al levantar cargas o empujarlas, rodarlas, etc,, para evitar
cargarlas.
D) Cargar varios objetos pesados a la vez para evitar cargar constantemente.
E) No sé.
7. ¿Qué parte de la columna que se encarga de amortiguar las cargas y distribuir el
peso?
A)
B)
C)
D)
E)
F) No sé.
8. La técnica para levantar cargas….
A) La realizaría sólo si me obligaran
B) Es muy complicada de realizar, por lo que no la realizaría en mis actividades
C) Sólo la practican los expertos.
D) No es útil porque enlentece el trabajo
E) No tiene inconvenientes para practicarla y garantiza el menor daño a mi columna.
9. Recorrer largas distancias con una carga pesada…
A) Contribuye a que la posición de la espalda permanezca recta
B) Acelera nuestros pasos haciendo que el trabajo sea más rápido y más efectivo
C) Ocasiona mayor riesgo de dolor de cabeza
D) Produce mayor probabilidad de lesión a la espalda
E) No sé
10. Al tener que levantar una carga muy pesada es mejor…
A) Usar una faja.
B) Pedir a alguien que me ayude a levantar.
C) Levantar la carga yo solo para ejercitarme poco a poco.
D) Usar guantes.
E) No sé.
132
ANEXO 12-C
EXAMEN 5: TÉCNICA ADECUADA PARA EL LEVANTAMIENTO DE
CARGAS
PARTE 1.3.
11. Marque las acciones correctas
A B A B A B
A B A B A B A
B
A B A B A B
133
ANEXO 13-A
EXAMEN 6: EJERCICIOS ANTES DE LA JORNADA LABORAL E HIGIENE
POSTURAL
PARTE 1.1.
Examen:  Pre-capacitación  Pos-capacitación
Fecha:_________________ Hora: __________________ Trabajador No. _______
Marca con una “X” las respuestas, puedes marcar más de una opción
Prevención del SDL
1. Los ejercicios antes de la jornada de trabajo...
A) Son pesados y se pierde tiempo en realizarlos.
B) Ayudan a “calentar” nuestras articulaciones para prevenir lesiones.
C) Son para bajar de peso.
D) Los deben realizar sólo los trabajadores que no tienen condición física.
E) No sé para que sirven.
2. El tiempo mínimo que se recomienda para hacer los ejercicios antes de trabajar es…
A) 15-20 minutos
B) 30 minutos a 1 hora
C) 1-2 horas
D) 5-15 minutos
E) No sé
3. En la prevención del dolor de espalda, los ejercicios
A) Son la única forma de prevenir el dolor de espalda en el trabajo
B) Son sólo una de varias acciones para prevenirlo
C) Junto con los medicamentos ayudan a prevenirlo
D) Se deben de realizar en casa antes que en el trabajo
E) No sé
4. Es mejor usar una almohada…
A) Algo rígida y que mantenga la cabeza muy flexionada
B) Entre rígida y blanda, que mantenga la cabeza ligeramente flexionada
C) De seda o franela
D) Muy gruesa y blanda
E) No sé
5. Al sentarse debemos asegurarnos de…
A) Estar cómodos y subir los pies a un banco
B) Pegar nuestra cintura y nuestra espalda completamente al respaldo
C) Colocar una almohada antes de hacerlo
D) Cruzar las piernas para estar más cómodos
E) No sé.
134
ANEXO 13-B
EXAMEN 6: EJERCICIOS ANTES DE LA JORNADA LABORAL E HIGIENE
POSTURAL
PARTE 1.2.
135
136
ANEXO 15
137
138
ANEXO 16
HOJA DE CONDUCTA PRE PROGRAMA/TRÍPTICO
1 Equipo de protección personal: Overol, guantes anti-derrapantes, botas industriales con casco de acero,
chaleco y casco de seguridad
No. de
Trabajador
Fecha
Uso
completo
y correcto
del EPP
1
Realización
correcta de
ejercicios
antes de la
jornada
Técnica
adecuada
para
levantar
cargas
Observaciones
SI NO SI NO SI NO
1E 5/10/10    No usa guantes
2E 5/10/10    Instruye a otros compañeros
3E 5/10/10    No usa guantes
4E 5/10/10   
5E 5/10/10   
6E 6/10/10    No usa chaleco
7E 6/10/10    No usa guantes ni chaleco
8E 6/10/10    Instruye a otros compañeros
9E 6/10/10    Instruye a otros compañeros
10E 6/10/10    Instruye a otros compañeros
11E 7/10/10    Instruye a otros compañeros
12E 7/10/10    No usa guantes
13E 7/10/10   
14E 7/10/10    No usa guantes ni chaleco
15E 7/10/10   
16E 8/10/10   
17E 8/10/10    Instruye a otros compañeros
18E 8/10/10    No usa guantes ni chaleco
19E 8/10/10    No usa guantes
20E 8/10/10   
1C 12/10/10   
2C 12/10/10    No usa guantes ni chaleco
3C 12/10/10   
4C 12/10/10    No usa guantes
5C 12/10/10    No usa guantes
6C 13/10/10   
7C 13/10/10   
8C 13/10/10   
9C 13/10/10    No usa chaleco
10C 13/10/10   
11C 14/10/10    No usa guantes
12C 14/10/10   
13C 14/10/10    No usa guantes
14C 14/10/10    No usa guantes
15C 14/10/10   
16C 15/10/10    No usa guantes ni chaleco
17C 15/10/10   
18C 15/10/10   
19C 15/10/10    No usa chaleco
20C 15/10/10   
139
ANEXO 17
HOJA 1 DE CONDUCTA POS PROGRAMA/TRÍPTICO
1 Equipo de protección personal: Overol, guantes anti-derrapantes, botas industriales con casco de acero,
chaleco y casco y de seguridad.
No. de
Trabajador
Fecha
Uso
completo
y correcto
del EPP
1
Realización
correcta de
ejercicios
antes de la
jornada
Técnica
adecuada
para
levantar
cargas
Observaciones
SI NO SI NO SI NO
1E 3/01/11    Instruye a otros compañeros
2E 3/01/11    Instruye a otros compañeros
3E 3/01/11    Instruye a otros compañeros
4E 3/01/11   
5E 3/01/11   
6E 4/01/11    Instruye a otros compañeros
7E 4/01/11    Instruye a otros compañeros
8E 4/01/11    Instruye a otros compañeros
9E 4/01/11    Instruye a otros compañeros
10E 4/01/11    Instruye a otros compañeros
11E 5/01/11    Instruye a otros compañeros
12E 5/01/11    Instruye a otros compañeros
13E 5/01/11    Instruye a otros compañeros
14E 5/01/11   
15E 5/01/11    Instruye a otros compañeros
16E 6/01/11   
17E 6/01/11   
18E 6/01/11    Instruye a otros compañeros
19E 6/01/11    Instruye a otros compañeros
20E 6/01/11    Instruye a otros compañeros
1C 7/01/11   
2C 7/01/11   
3C 7/01/11   
4C 7/01/11    No usa guantes
5C 7/01/11    No usa guantes ni chaleco
6C 11/01/11   
7C 11/01/11    No usa chaleco
8C 11/01/11   
9C 11/01/11   
10C 11/01/11   
11C 12/01/11   
12C 12/01/11    No usa guantes
13C 12/01/11    No usa guantes ni chaleco
14C 12/01/11    No usa guantes
15C 12/01/11   
16C 13/01/11    No usa guantes ni chaleco
17C 13/01/11   
18C 13/01/11   
19C 13/01/11   
20C 13/01/11    No usa chaleco
140
ANEXO 18
HOJA 2 DE CONDUCTA POS PROGRAMA/TRÍPTICO
1 Equipo de protección personal: Overol, guantes anti-derrapantes, botas industriales con casco de acero,
chaleco y casco de segurida
No. de
Trabajador
Fecha
Uso
completo
y correcto
del EPP
1
Realización
correcta de
ejercicios
antes de la
jornada
Técnica
adecuada
para
levantar
cargas
Observaciones
SI NO SI NO SI NO
1E 5/04/11   
2E 5/04/11    Instruye a otros compañeros
3E 5/04/11    Instruye a otros compañeros
4E 5/04/11   
5E 5/04/11    No mantiene la espalda recta al cargar
6E 6/04/11    Instruye a otros compañeros
7E 6/04/11   
8E 6/04/11    Instruye a otros compañeros
9E 6/04/11   
10E 6/04/11   
11E 7/04/11    No realizó la rutina completa
12E 7/04/11    Instruye a otros compañeros
13E 7/04/11    Instruye a otros compañeros
14E 7/04/11    No mantiene la espalda recta al cargar
15E 7/04/11    Instruye a otros compañeros
16E 8/04/11   
17E 8/04/11   
18E 8/04/11   
19E 8/04/11    Instruye a otros compañeros
20E 8/04/11   
1C 12/04/11    No usa guantes
2C 12/04/11    No usa guantes ni chaleco
3C 12/04/11   
4C 12/04/11   
5C 12/04/11    No usa guantes ni chaleco
6C 13/04/11   
7C 13/04/11    No usa chaleco
8C 13/04/11   
9C 13/04/11    No usa guantes
10C 13/04/11   
11C 14/04/11   
12C 14/04/11   
13C 14/04/11    No usa guantes ni chaleco
14C 14/04/11    No usa guantes
15C 14/04/11   
16C 15/04/11    No usa guantes
17C 15/04/11   
18C 15/04/11    No usa guantes
19C 15/04/11   
20C 15/04/11    No usa chaleco
141
ANEXO 19
HOJA 3 DE CONDUCTA POS PROGRAMA/TRÍPTICO
1 Equipo de protección personal: Overol, guantes anti-derrapantes, botas industriales con casco de acero,
chaleco y casco y de seguridad.
No. de
Trabajador
Fecha
Uso
completo
y correcto
del EPP
1
Realización
correcta de
ejercicios
antes de la
jornada
Técnica
adecuada
para
levantar
cargas
Observaciones
SI NO SI NO SI NO
1E 5/07/11    No realizó la rutina completa
2E 5/07/11    Instruye a otros compañeros
3E 5/07/11   
4E 5/07/11   
5E 5/07/11   
No mantiene la espalda recta al
cargar
6E 6/07/11    Instruye a otros compañeros
7E 6/07/11   
8E 6/07/11    No realizó la rutina completa
9E 6/07/11   
10E 6/07/11   
11E 7/07/11    No realizó la rutina completa
12E 7/07/11   
13E 7/07/11   
14E 7/07/11   
No mantiene la espalda recta al
cargar
15E 7/07/11    Instruye a otros compañeros
16E 8/07/11   
17E 8/07/11    Gira la cintura con la carga
18E 8/07/11   
19E 8/07/11    Instruye a otros compañeros
20E 8/07/11   
1C 12/07/11   
2C 12/07/11    No usa guantes ni chaleco
3C 12/07/11   
4C 12/07/11   
5C 12/07/11    No usa chaleco
6C 13/07/11   
7C 13/07/11    No usa chaleco
8C 13/07/11   
9C 13/07/11    No usa guantes
10C 13/07/11   
11C 14/07/11    No usa guantes ni chaleco
12C 14/07/11   
13C 14/07/11    No usa guantes
14C 14/07/11    No usa guantes
15C 14/07/11   
16C 15/07/11    No usa guantes
17C 15/07/11   
18C 15/07/11   
19C 15/07/11   
20C 15/07/11    No usa guantes