You are on page 1of 2

El amor de madre lo puede todo

Por Patricia Quintana | México Noticias – lun, 5 may 2014
Mamás que pierden sus piernas por salvar a sus hijos, que prefieren morir antes de sacrificar la
vida de sus bebés y son capaces de donar un órgano con tal de que sus hijos vivan son algunas
de las historias que podrás leer en este blog y que te dejaran pensando en la frase que decía mi
abuela “ser madre es un acto de amor que nunca termina”.
1. Caroline Aigle: Estaba embarazada cuando los médicos le diagnosticaron cáncer terminal.
Ella hizo caso omiso a los consejos de los médicos que le sugerían abortar y decidió darle la
oportunidad de vivir a su hijo, por ello pese a los dolores luchó contra el cáncer hasta que su
bebé nació.
2. Kate Ogg: Cuando los doctores le informaron a Kate Ogg que su hijo Jamie había muerto
después de esfuerzos inútiles de resucitarlo poco después de su nacimiento, sintió que el
mundo le caía encima, no podía creer que el ser que era su razón de vivir había perdido la vida.
Por ello en un acto instintivo comenzó a hacer una serie de intentos por resucitar a su
hijo aunque los médicos se lo impidieran. Hasta que finalmente lo colocó sobre su pecho
desnudo, después de cinco minutos Jamie comenzó a hacer movimientos breves que con el
paso del tiempo se volvieron prolongados. Actualmente Kate Ogg no ha dejado de explicar que
su hijo vive gracias a que ella no decidió renunciar a la vida de Jamie.
3. Stephanie Decker: ”¡Mamá, no puedo vivir sin ti! ¡No quiero morir, por favor no me dejes
morir! Gritaban los dos hijos de Stephanie Decker al tiempo de que las vigas, muebles y pilares
golpeaban el cuerpo de Stephanie mientras el tornado destruía su casa en Henryville Indiana.
Ante esta situación Stephanie no lo dudó, cubrió con una manta y su cuerpo a sus hijos hasta
que el tornado cesó. Cuando al fin hubo calma notó que una de sus piernas parecía haber sido
cortada y la otra estaba aplastada por los escombros. A esto se sumó la fractura de siete
costillas y un pulmón perforado. Sin embargo, en el 2012 cuando los medios le preguntaron
cuál fue la causa de su valentía, respondió “fue por instinto, fue por proteger a mis hijos y no
quería que mis hijos crecieran sin mí y si eso causó que perdiera ambas piernas valió la pena”.
4. Bárbara Castro García: A finales del año 2009 esta joven periodista estaba ilusionada
porque sería madre por primera vez, por desgracia en el año 2010 le detectaron un tumor
cancerígeno en la lengua. Los médicos le explicaron que el tratamiento para combatir el tumor
iba a poner en riesgo la vida de su hija, por lo que Bárbara decidió rechazarlo. En los meses que
siguieron hasta el nacimiento de su bebé padeció dolores insoportables. Después del
nacimiento de su bebé acudió al médico para iniciar el tratamiento contra el cáncer. Fue
operada y le extirparon parte de la lengua y la mandíbula. Desde entonces, se alimentó por una
sonda hasta el día de su muerte pocos meses después del nacimiento de su hija.
5. Stacie Crimm: Tenía 41 años cuando descubrió que estaba embarazada y tenía cáncer.
Stacie sabía que si se sometía a las radiaciones y quimioterapias su bebé moriría. En esas
circunstancias, eligió morir antes de negarle la vida a su hijo. A pesar de los dolores causados
por la enfermedad ella nunca pensó en interrumpir su embarazo, sin embrago, murió tres días
después de dar a luz.
6. Valeria Alcoba: No dudó en donarle un riñón a su hijo Thiago hace cuatro años, cuando
las posibilidades de su pequeño de sobrevivir se redujeron a menos del 20%. "Me dan miedo los
hospitales y siempre tuve miedo de morir en una operación pero preferí tragarme el miedo y
salvar a mi hijo, por él hago todo”.
7. Lorraine Allard: Los médicos le plantearon a Lorraine abortar a el hijo que esperaba para
someterla a un tratamiento de quimioterapia contra el avanzado cáncer que padecía, a lo que
Lorraine contestó “Sí voy a morir mi bebé vivirá”. Después del parto Lorraine junto a su esposo
buscaron ayuda, pero el cáncer ya era incurable. El día que murió llevaba dos semanas sin
comer, ni podía tomar agua pero le pidió a su marido que cuando su hijo Martyn creciera le
contará que su madre le dio una oportunidad de vivir.
8. Milady Soza: La tarde del 26 de septiembre del 2006 Milady se despertó en la cama de un
hospital en Managua. La primera imagen que vino a su cabeza todavía algo anestesiada fue la
de su hijo Jeffrey quien horas antes había compartido quirófano con ella, durante la cirugía
donde le donó uno de sus riñones. Hace un año cuando le diagnosticaron a Jeffrey
insuficiencia renal crónica, Milady tenía la esperanza de que pronto se encontrar un donador
pero la espera fue larga y al explicarle los médicos que su hijo podía morir no lo dudó y sin
pensarlo prefirió quedarse sin un riñón a perder uno de sus hijos.
9. Terremoto de Japón: En el año 2011 la noticia de una madre que daba la vida por su bebé
de tres meses dio la vuelta al mundo. Esta historia fue contada por los rescatistas que al llegar a
un edificio en ruinas en busca de sobrevivientes encontraron el cuerpo de una joven madre.
El cuerpo estaba helado y los escombros del edificio estaban sobre él, sin embrago, al líder de
los rescatistas le pareció extraña la posición del cuerpo. La joven estaba de rodillas con la parte
superior de su cuerpo hacia al frente como si ocultara algo, en efecto cuando el rescatista busco
bajo el cuerpo de la madre, encontró un bebé de tres meses quien aún estaba abrazado por los
helados brazos de su progenitora y que lloró al ser arrebatado de ella.
10. Terremoto de Turquía: “Si logras sobrevivir no olvides que te amo” El terremoto que
ocurrió en el año 2011 en la parte sudeste de Turquía fue uno de los más potentes registrado en
la historia de este país. Sin embargo, ante la tragedia salió a la luz la historia de amor de una
madre que conmovió a toda la nación. Un grupo de rescatistas estaba buscando vida entre los
escombros, después de excavar mucho encontraron el cuerpo de una joven en posición fetal, al
aproximarse a ella el líder supo que estaba muerta por la temperatura de su cuerpo, pero
cuando la movió el llanto de un bebé comenzó a sonar pronto el equipo tomó al niño de
aproximadamente tres semanas y siguieron escarbando más bajo la madre en busca de
sobrevivientes pero lo que encontraron fue un teléfono celular con un mensaje “Si logras
sobrevivir no olvides que te amo”.