UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA

DIRECCIÓN DE INVESTIGACIONES Y POSTGRADO
MAESTRÍA EN EDUCACIÓN ABIERTA Y A DISTANCIA
UC: FACILITACIÓN DE LOS APRENDIZAJES (806)






TRABAJO EN GRUPO: UNIDADES 3 Y 8



GRUPO 3:
Licda. Haydee Bértora 5.431811 0416-3805031 (C. L Anzoátegui) bertora@hotmail.com
Licdo. Roimer Mendoza 14760549 04245793276 (C. L Lara) roimerjavier7@hotmail.com
Mariela Torres (Informó que abandonó la U.C. motivado a problemas personales)

Resumen: El presente trabajo se trata de una investigación grupal, sobre el Aprendizaje Autodirigido y los
aportes fundamentales que la U.C. “Facilitación de los Aprendizajes” proporciona para los posibles problemas que
podrían ser susceptibles de ser investigados en el Trabajo de Grado próximo a realizar por parte de los estudiantes del
Postgrado, todo ello con la intención de encontrar soluciones viables y relevantes que le permitan desarrollar
competencias en su aprendizaje autónomo y además favorezcan un conocimiento con sentido crítico y reflexivo,
lo cual será la base permanente a lo largo de su vida profesional.


Palabras claves: aprendizaje autodirigido, estrategias, aportes, problemas, investigación.


Introducción
La evolución social, científica, técnica y económica actual parece requerir un aprendizaje diferente del que
tradicionalmente se ha buscado. En efecto, si hace unas décadas un enfoque basado en la transmisión del
conocimiento acumulado, en el que los estudiantes aprendían los fundamentos de una disciplina, parecía
adecuado, quizás en estos momentos no sea suficiente. La creación del conocimiento y los cambios
tecnológicos se suceden a un ritmo tal que puede preverse que a lo largo de su futuro desempeño profesional,
los actuales estudiantes se verán obligados a renovar sus conocimientos y profundizar en los descubrimientos
e innovaciones que se produzcan en su disciplina.
Por lo tanto, un objetivo fundamental de la formación universitaria actual es que los estudiantes aprendan a
aprender de forma independiente y sean capaces de adoptar de forma autónoma la actitud crítica que les
permita orientarse en un mundo cambiante. Naturalmente, esto no puede hacerse en el vacío, sino que debe
fundamentarse en los conocimientos acumulados. En otras palabras, no se trata de que el aprendizaje de
conocimientos se sustituya por competencias como el aprendizaje autónomo; éste sólo puede fundamentarse
en una sólida base de conocimientos para permitirles seguir aprendiendo y siendo críticos con las novedades
que se irán sucediendo a lo largo de su vida.
Además, el trabajo ha cambiado también de forma importante. En un mundo en que los conocimientos
surgen a un ritmo acelerado, son cada vez menos los profesionales que trabajan de forma aislada. Por el
contrario, con mucha frecuencia deben unir sus fuerzas y conocimientos a las de otros profesionales para ser
capaces de analizar los problemas de forma precisa desde distintas disciplinas complementarias. Es decir, los
futuros profesionales deben ser capaces de trabajar en equipos, con frecuencia multidisciplinares, y hacerlo de
forma natural y productiva siendo capaces de escuchar, de entender (y preguntar si no entienden), de tener en
cuenta y respetar otros puntos de vista, de comunicar de forma efectiva lo que puede aportar al trabajo del
grupo de forma constructiva.
Los estudiantes adquieren conocimientos al tiempo que aprenden a aprender de forma progresivamente
independiente aunque, como es natural, guiados por un tutor o facilitador; aprenden también a aplicar los
nuevos conocimientos en la resolución de distintos problemas similares a los que se les presentarán en el
desempeño de distintas facetas de su trabajo, a trabajar en equipo de forma supervisada y, de nuevo,
progresivamente autónoma, a identificar sus objetivos de aprendizaje, a gestionar su tiempo de forma eficaz, a
identificar qué aspectos del problema ignoran o necesitan explorar con más profundidad, a investigarlos por
su cuenta, dirigiendo su propio aprendizaje. Y beneficiándose en este proceso de la colaboración de sus
compañeros, que aportan también el contraste necesario a sus indagaciones y formas de entender lo que están
estudiando.

Desarrollo
El Aprendizaje Autodirigido: “El aprendizaje autodirigido es la mejor forma de aprender”. Al
enfocarnos en esta premisa podemos decir que:
Como primera razón inmediata es que existe la evidencia de que las personas que toman la iniciativa en su
aprendizaje (estudiantes pro-activos) aprenden más cosas y mejor que las personas que se sientan a los pies
del profesor de forma pasiva, esperando a ser enseñados (estudiantes reactivos). Los primeros entran en el
aprendizaje con más determinación y con una mayor motivación. También tienden a retener y hacer uso de lo
que han aprendido mejor y durante un mayor tiempo que los estudiantes reactivos.
Un segundo motivo inmediato es que el aprendizaje autodirigido está más en sintonía con nuestro proceso
natural de desarrollo psicológico. Cuando nacemos tenemos personalidades completamente dependientes.
Necesitamos a nuestros padres para protegernos, alimentarnos, llevarnos y tomar decisiones por nosotros.
Pero, a medida que crecemos y maduramos, desarrollamos una necesidad psicológica cada vez más profunda
de ser independientes. Primero, del control de los padres, y después, del control de profesores y otros adultos.
Un aspecto esencial de esta madurez es desarrollar la habilidad de tener una creciente responsabilidad de
nuestras propias vidas (para ser cada vez más autodirigidos).
Una tercera razón inmediata es que muchos de los nuevos desarrollos en la educación (nuevos currículum,
enseñanza abierta, centros de recursos de aprendizaje, estudio independiente, programas de estudio no
tradicionales, programas de titulaciones externas, universidades abiertas y otras) ponen una gran
responsabilidad sobre los estudiantes para que lleven la iniciativa en su propio aprendizaje. Los alumnos que
entran en estos programas sin haber aprendido las habilidades del aprendizaje autodirigido abordan la
experiencia con ansiedad, frustración y, frecuentemente, fracaso; y con ellos sus profesores. La rápida
extensión de este problema a las universidades y a la educación de adultos es que estamos viviendo una
transformación, estamos entrando en un extraño nuevo mundo en el cual su única característica estable es el
cambio constante. Y esta simple verdad tiene implicaciones radicales para la educación y el aprendizaje.
Ya no es realista definir el propósito de la educación como la transmisión de lo que se conoce. En un mundo
en el que la vida media de muchos hechos (y habilidades) es de 10 años o menos, la mitad de lo que una
persona ha aprendido cuando tenía 20 años puede quedar obsoleto cuando esa misma persona tenga 30. Por
eso, el propósito de la educación debe ser desarrollar la habilidad de investigar.
Cuando una persona abandona la escuela debe tener no sólo los fundamentos del conocimiento adquirido en
el curso de su aprendizaje, sino que también, siendo incluso más importante, debe tener la capacidad de
continuar adquiriendo nuevos conocimientos fácil y hábilmente durante el resto de sus vidas.
Otra implicación es el hecho es que debe haber algo diferente en la forma de pensar acerca del
aprendizaje. Típicamente, pensamos en el aprendizaje cómo aquello que tiene lugar en la escuela (lo que “es
enseñado”). Para adecuarnos a nuestro nuevo mundo debemos comenzar a pensar enaprender como lo mismo
que vivir. Debemos aprender de todo lo que hacemos; debemos explotar cualquier experiencia como una
“experiencia de aprendizaje”. Cualquier institución en nuestra comunidad se convierte en un recurso para
aprender, así como cualquier persona a la que tengamos acceso. Aprender significa hacer uso de cualquier
recurso, dentro o fuera de las instituciones educativas, para nuestro crecimiento y desarrollo personal.
Al hablar de implicaciones, ya no es adecuado equiparar aprendizaje con juventud, ya que en las
civilización de nuestros antepasados, era posible aprender en su juventud casi todo lo que necesitarían a lo
largo de su vida, pero eso ya no es verdad. La educación (o mejor aún, el aprendizaje) debe definirse como
un proceso durante toda la vida. El aprendizaje primario durante la juventud debe proporcionarnos las
habilidades para investigar y el aprendizaje después de la escolaridad se centra en adquirir el conocimiento,
actitudes, compresión, actitudes y valores requeridos para vivir adecuadamente en un mundo en constante
cambio.
Podemos concluir que el aprendizaje autodirigido, es la supervivencia del hombre, en una época de alta
globalización tecnológica, estamos hablando de una competencia humana básica: la capacidad de aprender
por uno mismo, que de repente se ha convertido en un prerrequisito para vivir en el nuevo mundo.


¿Qué es el Aprendizaje Autodirigido?
En el nuevo escenario de un diligente crecimiento de la información, así como las nuevas exigencias de un
entorno globalizado y cambiante, se hace patente la urgencia de que el hombre desarrolle un aprendizaje
autónomo que le permita responder a estas necesidades, con la finalidad de canalizar y rentabilizar mejor sus
esfuerzos haciendo su trabajo más productivo y eficaz. El proceso educativo debe tender a lograr que los
individuos sean capaces de seguir aprendiendo fuera de los ámbitos educativos formales, llámense escuela,
universidad, instituto, etc., propiciando que cada sujeto pueda ser “maestro de sí mismo”, eligiendo la
“autodirección” como forma de vida.
En su significado más amplio, “aprendizaje autodirigido” describe un proceso por el cual los individuos
toman la iniciativa, con o sin la ayuda de otros, en diagnosticar sus necesidades de aprendizaje, formular sus
metas de aprendizaje, identificar los recursos humanos y materiales para aprender, elegir e implementar las
estrategias de aprendizaje adecuadas y evaluar los resultados de su aprendizaje. Otros nombres que se le han
dado en la literatura son “aprendizaje autoplanificado”, “aprendizaje independiente”, “autoeducación”,
“autoinstrucción”, “autoenseñanza”, “autoestudio” y “aprendizaje autónomo”. El problema con muchos de
estos nombres es que parecen indicar que el aprendizaje se realiza de forma aislada, mientras que el
aprendizaje autodirigido normalmente ocurre en asociación con varios tipos de ayudantes, como profesores,
tutores, mentores, compañeros y otros recursos humanos. Hay una gran cantidad de colaboración entre un
grupo de estudiantes autodirigidos.En aprendizaje autodirigido asume que la experiencia del alumno puede
llegar a ser un recurso de aprendizaje de creciente riqueza y que debe aprovecharse junto con los recursos de
los expertos.
El aprendizaje autodirigido asume que cada individuo está preparado para aprender cuando lo requieren las
tareas que desarrolla en su vida o para arreglárselas lo mejor posible con los problemas que le surgen. Así,
cada individuo es un patrón distinto de preparación respecto a los demás.El aprendizaje autodirigido asume
un comportamiento en el aprendiz, orientado a tareas o centrado en problemas y las experiencias de
aprendizaje deberían organizarse como la realización de tareas y proyectos de resolución de problemas,
asumiendo de igual manera que los estudiantes se motivan mediante iniciativas internas, como la
necesidad de estima (especialmente autoestima), el deseo de alcanzar algo, la urgencia de crecer, la
satisfacción de haber cumplido, la necesidad de conocer algo concreto y la curiosidad.


¿Qué competencias son necesarias?
SUPUESTOS Organismo autodirigido crecientemente
Un recurso valioso para el aprendizaje
Se desarrolla a partir de las tareas y problemas de la vida
Centrado en tareas y en problemas
Curiosidad e incentivos internos.






elementos del proceso Informal: Mutuo respeto, colaboración, consenso y apoyo
Toma de decisiones participativa
Valoración entre el profesor y el alumno
Negociación mutua
Proyectos de aprendizaje.
Secuencias en términos de preparación.
Proyectos de investigación.
Estudio independiente. Técnicas experimentales
Por una evaluación mutua de la evidencia recogida

Abordando un poco sobre los aportes fundamentales que la facilitación de los aprendizajes aportan al
aprendizaje autodirigido, es ahondar sobre los posibles problemas que se plantean en los trabajos de
grado que son temática relevante cuando los estudiantes se disponen a realizar su investigaciones de
grado, ya que lo primero que surge es el planteamiento de un problema que será investigado es
tratar de encontrar posibles soluciones que nos conduzcan a esclarecer el conocimiento que queremos
descubrir y que este nos conlleven a la vez a la verdad del conocimiento.
El aprendiz, en el aprendizaje autodirigido, pasa a ser el auténtico eje de la educación universitaria y el
profesor un mediador o guía de dicho proceso de aprendizaje, empleando una metodología que pretende
que el estudianteaprenda a desenvolverse como un profesional capaz de identificar y resolver problemas, de
comprender el impacto de su propia actuación profesional y las responsabilidades éticas que implica, de
interpretar datos y diseñar estrategias; y en relación con todo ello, ha de ser capaz de movilizar, de poner en
juego, el conocimiento teórico que está adquiriendo en su formación, motivándolo a ser un ente
responsable en la conducción de su trabajo de grado , al plantearse problemas que motiven a otros
estudiante en la búsqueda de soluciones a los problemas que se plantean en dichos trabajos.
También cuando se abordan los posibles problemas al investigar un trabajo de grado se consideran
los siguientes aspectos:
Las competencias para aprender, se manifiestan fundamentalmente en detectar las situaciones-problema y las
necesidades de aprendizaje; fijar personalmente los propios objetivos y planificar el proceso de aprendizaje;
seleccionar adecuadamente la información pertinente e importante y comprender y procesar la información;
organizar y estructurar el conocimiento elaborado e integrar conocimientos: aprendizaje significativo;
transferir o generalizar los conocimientos y competencias a situaciones nuevas y realizar eficazmente
evaluaciones.
Así mismo dentro de estas competencias están implícitas las siguientes: La competencia para
aplicar habilidades cognitivas como la observación, la comparación, el análisis, la ordenación, la
clasificación, la representación, la retención, la recuperación, la interpretación inductiva y deductiva, la
transferencia y la evaluación y autoevaluación.
- La competencia para desarrollar una reflexión cognitiva y metacognitiva sobre las estrategias y
habilidades cognitivas utilizadas, los procesos cognitivos desarrollados, el control y la planificación de la
propia actuación y la de otros, la forma en que emocionalmente afronta las dificultades y los problemas, la
toma de decisiones y la comprobación de los resultados para regular sus procesos de aprendizaje y mejorar
sus intervenciones.
- La competencia para la autorregulación del aprendizaje a través de la representación de los objetivos,
la anticipación y planificación del aprendizaje, la apropiación de los criterios de evaluación y la gestión de
los errores, y la evaluación de la idoneidad de las competencias adquiridas, la pertinencia de las soluciones
encontradas y la construcción del conocimiento elaborada.
- La competencia en desarrollar diferentes estilos de aprendizaje que enriquecen el abordaje de diferentes
objetos de aprendizaje, recurriendo a una variedad de métodos y técnicas de estudio y aprendizaje, lo más
adecuados a los diferentes escenarios de aprendizaje.
También podemos desarrollar las competencia para la utilización pertinente de las nuevas tecnologías de
la información y comunicación (TICS), dominando con soltura los programas básicos y herramientas para la
elaboración de documentos, presentaciones, gráficos, imágenes, etc., al mismo tiempo que la búsqueda y
selección de documentación y la participación en foros de debate profesional y científico a través de la red.
De igual manera, se considera la competencia en la resolución creativa de problemas, con la aplicación
de métodos y procedimientos de abordaje y solución de problemas con apoyo en el pensamiento divergente y
creativo así como estrategias de indagación e investigación, de verificación y comprobación de las soluciones
encontradas.
Y finalmente, la competencia para saber trabajar colaborativa y cooperativamente en grupo pequeño
tanto en sesiones presenciales como no-presenciales a través de la nuevas tics. Esta competencia no sólo se
refiere a una serie de habilidades sociales y de cooperación sino también al dominio de metodologías y
estrategias de trabajo en grupo y de resolución de conflictos que ordinariamente aparecen en la interacción
interpersonal orientada a la consecución de unas metas.
Cuando reflexionamos sobre las estrategias para el aprendizaje autodirigido como un enfoque de
solución de problemas, la consideramos como una acción socialmente mediada y mediatizada por
recursos como son los procedimientos para abordar una situación con eficacia. Son siempre conscientes,
suponen una respuesta socialmente situada, con un carácter específico y pueden incluir diferentes
procedimientos.
Una definición muy aceptada de estrategia de aprendizaje sería un proceso de toma de decisiones,
consciente e intencional, que consiste en seleccionar los conocimientos - conceptuales, procedimentales y
actitudinales - necesarios para cumplimentar un determinado objetivo, siempre en función de las condiciones
de la situación educativa en que se produce la acción (Monereo, 2000:34).
De manera que, una estrategia es un procedimiento ejecutado de forma autorregulada, adaptando
las acciones a las condiciones que presenta cada tarea, en cada momento del proceso de ejecución. Permite
analizar y optimizar los propios procesos de aprendizaje y pensamiento y, en consecuencia, mejorar ese
aprendizaje y los resultados y producciones que de él se deriven.
Así podemos nombrar las siguientes estrategias de aprendizaje autodirigido: Las estrategias
cognitivas. Las estrategias cognitivas. Estas estrategias se refieren a los procesos y conductas que actúan
sobre un problema determinado con el objeto de facilitar su adquisición por el sistema cognitivo, y están
dirigidas a la comprensión, recuerdo y construcción y elaboración del conocimiento, pudiéndose detectar las
siguientes:
1. planificar y controlar el proceso de aprendizaje
2. regular la atribución causal del éxito y fracaso
3. apreciar el valor intrínseco del conocimiento
4. desarrollar actitudes positivas hacia el aprendizaje
5. controlar las emociones
6. dirigir la atención en forma global o selectiva
7. seleccionar las ideas principales
8. organizar y estructurar la información
9. analizar y sintetizar la información
10. acceder al conocimiento previo
11. elaborar la información por medio de analogías, imágenes, ejemplos y preguntas
12. hacer inferencias
13. reformular la información
14. juzgar críticamente las ideas y credibilidad de la fuente
15. establecer el valor personal de los conocimientos
16. explorar la memoria de manera autónoma o sistemática
17. aplicar lo aprendido a tareas diferentes
18. evaluar los conocimientos aprendidos
19. evaluar la calidad de los procesos activados.
Las estrategias metacognitivas, incluye tomar conciencia de tres tipos de variables:
a) Estrategias relacionadas con las variables de tarea: analizar la tarea para ser consciente de las demandas de
la tarea, su amplitud y dificultad; el procesamiento cognitivo que exige; seleccionar estrategias apropiadas
con la tarea, y determinar los recursos que requiere.
b) Estrategias relacionadas con las variables del estudiante: conocer y analizar la creencia acerca de cómo es
uno mismo como procesador cognitivo y como constructor del auto-conceptualizaciones y el auto-
evaluaciones: cómo aprendo, qué capacidades poseo y cuáles no, de qué forma rindo mejor, con qué
disposición actitudinal, cómo me motivo a mí mismo (creencias de control, percepciones de autoeficacia),
cómo selecciono estrategias personales adecuadas.
c) Estrategias para las variables de estrategia: evaluar y seleccionar estrategias adecuadas para lograr
significado en el aprendizaje y tener control sobre la aplicación de las mismas. Para ello no basta con saber
en qué consiste una estrategia concreta para poder utilizarla de modo eficaz. Es necesario poseer un
conocimiento procedimental sobre los pasos que requiere una estrategia para ser puesta en práctica y un
conocimiento condicional de “cuándo” y”por qué” es apropiada su utilización.
Y también se incluyen, las estrategias de apoyo, denominadas estrategias de control de recursos se
refieren al control que ejerce el estudiante sobre una serie de variables no intelectuales que influyen en su
implicación en la tarea y que le ayudan a adaptarse al entorno, a las exigencias de las tareas y a cambiar el
entorno para adecuarlo a sus necesidades.
Entre ellas se incluye la distribución y la utilización eficaz del tiempo de aprendizaje; el ambiente, espacio
y clima adecuados de estudio y trabajo; el esfuerzo, el estado de ánimo y la disposición motivacional que
están enlazados con las percepciones adecuadas de uno mismo y con un pensamiento realista y positivo; la
creencia y sensación de dominio sobre la propia persona así como sobre las acciones realizadas y las metas
alcanzadas o los resultados obtenidos.

Aportes que esta UC: facilitación de los aprendizajes, ha brindado en las
investigaciones de los participantes en su trabajo de grado:
Tienen como finalidad fundamental:
a) Estimular la creación y producción intelectual como expresión del trabajo y del estudio.
b) Formar recursos humanos altamente especializados y promover la investigación para responder a las
exigencias del desarrollo social, económico, político y cultural del entorno y a la demanda social en campos
específicos del conocimiento y del ejercicio profesional.
c) Desarrollar la difusión cultural, el servicio, la integración y la interacción con la sociedad.
d) Integrar la extensión como un proceso de interacción que los actores de la Educación de Postgrado
realizan en un entorno social para aprender de él, comprenderlo y mejorarlo, haciendo de la Maestría en
Educación Abierta y a Distancia, visualizar al egresado como una persona sensible a las necesidades
sociales de la comunidad, capaz de analizar la problemática de la Educación a Distancia en el contexto
nacional y proponer soluciones.
Para ello, desarrollará habilidades de investigación orientadas hacia la identificación de problemas y la
selección y aplicación de metodologías apropiadas para el análisis de estos; deberá ser un profesional
creativo, innovador, flexible y participativo en la búsqueda de soluciones para los problemas analizados; y
actuará, además, como investigador, diseñador, asesor, evaluador y administrador de los sistemas de
Educación a Distancia.
Dentro de sus Objetivos del Programa de Maestría en Educación Abierta y a Distancia, están:
General: Formar recursos humanos de alto nivel para satisfacer la necesidad de desarrollo del país y los
requerimientos del sistema educativo, especialmente, en la Modalidad Abierta y a Distancia y los
Específicos que son:
Eje Teórico: estudiar de manera sistemática los fundamentos teóricos y procesos sistémicos de la Educación
Abierta y a Distancia, en cuanto a sus referentes metodológicos, técnicos y de funcionamiento, como base
para el desarrollo de las investigaciones y la práctica educativa abierta y a distancia.
Eje Social: propiciar la formación de profesionales sensibles ante los cambios y capaces de evolucionar y
actuar con espíritu crítico, científico e innovador.
Eje Práctico: dotar a los participantes de estrategias e instrumentos que les permitan innovar y actuar
eficientemente en el campo de la Educación, en especial, de la Educación Abierta y a Distancia.
Analizando cada uno de estos aspectos los trabajos de grado en los participantes de Maestría en
educación abierta y a distancia, lograr cumplir con las exigencias previstas, para capacitar a los
profesionales dentro del perfil que promueve esta Magna casa de Educación Superior.




















Referencias.

Suárez- Joya, C. (1994). FACILITACIÓN DEL APRENDIZAJE ACADÉMICO CENTRADO EN LA PERSONA.

Suárez- Joya, C. (1994). INVESTIGACIÓN PARA LA PRÁCTICA EDUCATIVA.