You are on page 1of 3

Qué factores influyen en el desarrollo del lenguaje infantil?

Existe una gran variabilidad en el desarrollo del lenguaje en los niños y, al ser una
conducta tan
compleja, intervienen en ella muchos elementos como la edad del niño, su desarrollo
intelectual o
tener alguna afección que impida a los niños el desarrollo normal de su lenguaje.
Hay niños que ya tienen un "lenguaje" para hacerse entender a los 18 meses y otros que
no
pronuncian una palabra con significado hasta los 2 años de edad. Por esto, para poder
valorar si
nuestro niño tiene o no un retraso en la adquisición del lenguaje es importante conocer
cuál es el
rango normal o qué se espera que haga un niño según la edad que tiene.
Los trastornos del lenguaje abarcan diagnósticos variados y de distintos niveles de
afectación que
podrían ir desde casos donde no hay ningún desarrollo del lenguaje (el niño no habla) o
éste está
muy retrasado para lo esperable por la edad del niño como ocurre en la disfasia (retraso
del
lenguaje). Hasta la tartamudez o el trastorno fonológico donde sí existe un lenguaje pero
éste no
se desarrolla con la fluidez o precisión esperada.
Nosotros como padres podemos intervenir en la medida de nuestras posibilidades
simplemente
facilitando la comunicación, tratando de ser claros en nuestro lenguaje, repitiendo lo que
nuestros
niños aprenden a decir y, sobre todo, observando cómo evoluciona el niño para poder
advertir
dificultades en el proceso de la adquisición del lenguaje de forma temprana.
¿Por qué es importante que los niños aprendan a hablar?
El hecho de poder hablar influye en todas las facetas de la vida del niño. La primera y
más
importante es la relación que establece con los demás ya que el niño entiende lo que
otros quieren
de él y expresa lo que desea en cada momento.
En cuanto al desarrollo social del niño también repercute en la regulación de la conducta
y el
autocontrol. Es decir, el niño aprende qué puede y qué no puede hacer, los padres cada
vez
utilizan más la palabra y menos el control corporal para transmitirle los límites de su
conducta. Esto
genera un diálogo interior en el propio niño que le ayudará más adelante a
autorregularse sin
necesidad de que los padres estén delante.
En cambio, desde el punto de vista intelectual, el lenguaje es la herramienta básica de
aprendizaje
en la escuela. Si no aprende a hablar bien difícilmente podrá aprender a tener una buena
lectura y
escritura y esto condiciona el resto de aprendizajes escolares.
Por último, pero tal vez lo más importante, es el hecho de que gracias al lenguaje
ordenamos el
pensamiento y esto multiplica exponencialmente la capacidad intelectual de los niños.
Por este
motivo, en niños que no desarrollan un lenguaje oral (como es el caso de niños
sordomudos) es
tan importante que desarrollen otra forma de comunicación o lenguaje como puede ser
la lengua
de signos.
Para pensar:
¿Qué hacemos como papás para favorecer el desarrollo del lenguaje?
¿Qué podría mejorar la calidad de nuestra comunicación con los hijos?
La tecnología, la comunicación y el lenguaje ¿se relacionan? ¿cómo? …

Social
1- Los niños de 1 a 3 años infieren los intentos de comunicación de un hablante y
usan esa información como guía en su aprendizaje del lenguaje. Por ejemplo,
incluso desde los 24 meses, son capaces de inferir solamente del tono de voz
excitado de un adulto y de la situación física, que una palabra nueva debe referirse
a un objeto que fue puesto sobre la mesa cuando el adulto no se encontraba
presente.

Introducción
Aprender a hablar es uno de los logros más palpables e importantes de la primera
infancia. En cuestión de meses, y sin enseñanza manifiesta, los pequeños avanzan desde
la expresión titubeante de una sola palabra, a oraciones fluidas, y de un limitado
vocabulario a uno que crece a razón de seis palabras nuevas al día. Contar con esta
nueva
herramienta del lenguaje implica nuevas oportunidades para comprender el medio
social,
para aprender sobre el mundo, y para compartir experiencias, satisfacciones y
necesidade