You are on page 1of 4

SAMANTHA LIZETH MONTEJO GONZÁLEZ NÚMERO DE LISTA 28

VIDA COTIDIANA DURANTE EL PORFIRIATO

Podemos decir que fue una época de contrastes. La modernización de las
ciudades mexicanas y la irrupción de los company town son las dos principales
características de la vida urbana durante el porfiriato.

Los company town: Se convirtieron en una de las características urbanas del
Porfirito. En ellos, toda la vida cotidiana era controlada por la empresa que los
había construido: las casas sólo podían ser ocupadas por los trabajadores,
quienes se veían obligados a seguir ciertas normas sociales y morales dictadas
por los empresarios; los servicios públicos también eran propiedad de la
compañía, quien podía negarlos a las personas que se opusieran a sus mandatos.
La industrialización operada durante el Porfiriato implicó que se iniciaran nuevas
actividades en lugares donde antes nada existía: la explotación de metales
industriales como (el cobre) en el noroeste del país, la construcción de las
ferrerías y el nacimiento de algunas fábricas, hizo que los capitalistas no sólo
deberían construir sus instalaciones, sino también crear pueblos a su imagen y
semejanza.

El proceso de transformación de la vida nacional mexicana iniciado por don
Porfirio generó la aparición de nuevos sujetos sociales: los obreros, los expertos
en asuntos gubernamentales y los empresarios en el pleno sentido de la palabra.
Durante este periodo, la aceleradísima modernización de una parte del país
provocó la aparición de nuevos sujetos sociales: los obreros que nacieron junto
con las fábricas, los expertos que irrumpieron en la vida pública armados con
novísimas teorías económicas y sociales, y los empresarios -en el pleno sentido
del término- son algunos de los nuevos actores que definirían la vida social en
tiempos de don Porfirio. El porfiriato y la modernización porfirista, no sólo implicó
una nueva organización económica y política para el país, también provocó el
nacimiento de nuevos sujetos sociales e impacto la manera de vivir de una buena
parte de la población.
El sistema político mexicano sólo tenía una estrella: don Porfirio, quien gracias a la
estrategia de "pan o palo" logró eliminar a sus oponentes e instaurar la primacía
del Ejecutivo. Dentro de lo político, don Porfirio Díaz no estaba dispuesto a
compartir el poder y, sobre todo, estaba decidido a eliminar a quienes podrían
enfrentarse a su mandato.

SAMANTHA LIZETH MONTEJO GONZÁLEZ NÚMERO DE LISTA 28

LA VIDA CULTURAL:
Durante el régimen de Porfirio Díaz, la cultura y las artes jugaron un papel
especial: los intelectuales se sumaron al gobierno, los creadores exploraron
nuevos caminos y se dio un nuevo impulso a la educación pública. Surgieron
importantes expresiones de la vida cultural y artística del país, mismas que
trataban de seguir los pasos de las corrientes europeas, sobre todo las francesas.
En la Academia de San Carlos se formaron los futuros creadores del muralismo
mexicano: Diego Rivera (quien fue becado por el gobierno para estudiar en
Europa) y José Clemente Orozco, los cuales convivieron con artistas plásticos de
gran importancia. En aquellos tiempos, ocurrió un importante desarrollo literario,
donde el romanticismo (propio del siglo XIX) se unió al naturalismo y el
modernismo.
Además, la popularización de la tecnología de impresión, permitió que los grupos
opositores del régimen publicaran periódicos que se oponían a la verdad oficial.
Así pues, el porfiriato no sólo puede comprenderse como el tiempo del hombre
fuerte y el acelerado desarrollo económico, la época también estuvo marcada por
una transformación de la cultura y las artes. Durante este periodo más de diez
millones de habitantes no sabían leer ni escribir, y se podía notar que el sur del
país era el más afectado y las grandes metrópolis desarrollaron un gran índice de
alfabetización.





















SAMANTHA LIZETH MONTEJO GONZÁLEZ NÚMERO DE LISTA 28


ASPECTO CULTURAL DEL PORFIRIATO

La literatura fue el campo cultural que más avances tuvo en el Porfiriato. En 1849,
Francisco Zarco fundó el Liceo Miguel Hidalgo, que formó a poetas y escritores
durante el resto del siglo XIX en México. Los egresados de esta institución se
vieron influenciados por el Romanticismo. Al restaurarse la república, en 1867 el
escritor Ignacio Manuel Altamirano fundó las llamadas.

"Veladas Literarias" , grupos de escritores mexicanos con la misma visión literaria.
Entre este grupo se contaban Guillermo Prieto, Manuel Payno, Ignacio Ramírez,
Vicente Riva Palacio, Luis G. Urbina, Juan de Dios Peza y Justo Sierra. Hacia
fines de 1869 los miembros de las Veladas Literarias fundaron la revista.

"El Renacimiento”, que publicó textos literarios de diferentes grupos del país, con
ideología política distinta. Trató temas relacionados con doctrinas y aportes
culturales, las diferentes tendencias de la cultura nacional en cuanto a aspectos
literarios, artísticos, históricos y arqueológicos.

El escritor guerrerense Ignacio Manuel Altamirano creó grupos de estudio
relacionados a la investigación de la Historia de México, las Lenguas de México,
pero asimismo fue impulsor del estudio de la cultura universal. Fue también
diplomático, y en estos cargos desempeñó la labor de promover culturalmente
al país en las potencias extranjeras. Fue cónsul de México en Barcelona y
Marsella y a fines de 1892 se le comisionó como embajador en Italia. Murió el 13
de febrero de 1893 en San Remo, Italia. La influencia de Altamirano se evidenció
en el nacionalismo, cuya principal expresión fueron las novelas de corte
campirano. Escritores de esta escuela fueron Manuel M. Flores, José Cuéllar y
José López Portillo y Rojas.

Poco después surgió en México el modernismo, que abandonó el orgullo
nacionalista para recibir la influencia francesa. Esta teoría fue fundada por el poeta
nicaragüense Rubén Darío y proponía una reacción contra lo establecido por las
costumbres literarias, y declaraba la libertad del artista sobre la base de ciertas
reglas, inclinándose así hacia el sentimentalismo. La corriente modernista cambió
ciertas reglas en el verso y la narrativa, haciendo uso de metáforas. Los escritores
modernistas de México fueron Luis G, Urbina y Amado Nervo.

Como consecuencia de la filosofía positivista en México, se dio gran importancia
al estudio dela historia. El gobierno de Díaz necesitaba lograr la unión nacional,
debido a que aún existían grupos conservadores en la sociedad mexicana. Por
SAMANTHA LIZETH MONTEJO GONZÁLEZ NÚMERO DE LISTA 28

ello, el Ministerio de Instrucción Pública, dirigido por Justo Sierra usó la historia
patria como un medio para lograr la unidad nacional. Se dio importancia especial a
la Segunda Intervención Francesa en México, a la vez que se abandonó el
antihispanismo presente en México desde la Independencia.

En 1887, Díaz inauguró la exhibición de monolitos prehispánicos en el Museo
Nacional, donde también fue mostrada al público una réplica de la Piedra del Sol o
Calendario Azteca. En 1908 el museo fue dividido en dos secciones: Museo de
Historia Natural y Museo de Arqueología. Hacia principios de 1901, Justo Sierra
creó los departamentos de etnografía y arqueología. Tres años después, en 1904
durante la Exposición Universal de San Luis ²1904² se presentó la Escuela
Mexicana de Arqueología, Historia y Etnografía, que presentó ante el mundo las
principales muestras de la cultura prehispánica. José María Velasco fue un
paisajista mexicano que nació en 1840, y se graduó como pintor en 1861, de la
Academia de Bellas Artes de San Carlos. Estudió asimismo zoología, botánica,
física y anatomía. Sus obras principales consistieron en retratar el Valle de México
y también pintó a personajes de la sociedad mexicana, haciendas, volcanes, y
sembradíos. Una serie de sus trabajos fue dedicada a plasmar los paisajes
provinciales de Oaxaca, como la catedral y los templos prehispánicos, como
Monte Albán y Mitla. Otras pinturas de Velasco fueron dedicadas a Teotihuacán y
a la Villa de Guadalupe.

El avance de la instrucción pública fue favorecido por el positivismo, y por su
representante mexicano Gabino Barreda. Durante el Porfiriato se sentaron las
bases de la educación pública, que siempre fue respaldada por los intelectuales
de índole liberal.








Related Interests