You are on page 1of 16

1

La Discriminación Racial en la
Iglesia Mormona
Un discurso pronunciado por Mark E. Peterson, miembro del Quórum de los Doce
Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, de 1944 a
1984, el 27 de agosto de 1954, para una congregación de maestros de religión,
por lo que se considera como doctrina oficial de la iglesia sobre el tema. Es un
discurso casi desconocido para los mormones de habla hispana. Es algo extenso,
pero vale la pena leerlo. Se traduce de la publicación hecha en:
http://exmormon.org/d6/drupal/Mark-E-Petersen-1954-Mormon_Apostle-Race-Relations
Este es el discurso:
El debate de los derechos civiles, especialmente durante los últimos 20
años, ha trazado unas líneas muy definidas. Se ha cegado el pensamiento de
algunos de los nuestros, creo. Han permitido que sus afiliaciones políticas
coloreen su pensamiento hasta cierto punto, y luego, por supuesto, han sido
persuadidos por algunos de los argumentos que se han planteado.
Es algo bueno entender exactamente lo que el negro tiene en mente sobre
este tema. Voy a hablar de otras razas, además de los negros, por supuesto,
pero es el asunto del negro lo que se puntualiza, así que me gustaría hablar en
primer lugar acerca de los negros y de sus derechos civiles. Los que enseñamos
en la Iglesia obviamente tenemos que tener los pies sobre la tierra y no ser
desviados por las filosofías de los hombres sobre este tema más que en
cualquier otro.
Me gustaría comenzar citando una citar de una entrevista realizada en los
Estados Unidos con Adam Clayton Powell, Jr., un prominente líder negro y
miembro del Congreso de los Estados Unidos. El United States News publicó
esta entrevista en su edición del 5 de septiembre de 1952. Eso fue antes de la
decisión de la Suprema Corte, como recordarán. Al Congresista Powell se le
hicieron varias preguntas, que contestó. La primera:
P. El asunto de los derechos civiles en relación con la segregación, Congresista
Powell, abre el multicitado tema de la igualdad social, y me pregunto: ¿Cuál es
punto de vista de los líderes de los negros en este país de hoy sobre el amplio
tema de la igualdad social?
R. Por supuesto, la igualdad social es algo que cubre tantas cosas diferentes
que tendría que ser definida con mayor detalle.

2

P. Bien, ¿diría que, en principio, el deseo es de igualdad social?
R. No. Diría que hay una demanda de igualdad social en todos los lugares
públicos. Cualquier lugar que opere de manera pública, independientemente de
lo que sea su modalidad, no debería tener el derecho de rechazar a nadie. Para
un club o una institución privada, puede ser diferente.
P. Pero, ¿incluiría hoteles, restaurantes y, por supuesto, todas las formas de
transporte?
R. Es correcto.
P. ¿Significaría eso el fin de la segregación en los ferrocarriles en el Sur?
R. Sí, así es.
P. ¿Cuál es el estado de esa controversia? ¿La segregación en los ferrocarriles
está ahora prohibido por la ley?
R. No, no está prohibida por la ley. Pero, bajo los dictámenes de la Suprema
Corte en años pasados, ya no se permite la segregación en los carros
comedores, ya no se permite en autobuses de transporte interestatal…
P. ¿Qué hay de los carros dormitorio?
R. Esto es algo opcional que la misma compañía Pullman ha instituido. No
obstante, de vez en cuando se encontrará con algún conductor de Pullman que
lo interprete según su propia intolerancia. Sin embargo, eso está cambiando
muy rápido. El único lugar que todavía queda es el llamado carro “Jim Crow,” e
incluso eso se ha suprimido por los trenes que salen de las ciudades del norte.
P. ¿Cuál es la razón básica por la oposición para terminar la segregación?
R. Creo que es solo una opinión pública heredada del pasado, cuando el negro
no era tan maduro, educad y desarrollado como lo es hoy –como tampoco lo era
el blanco. Creo que una encuesta privada produciría enormes estadísticas
apoyando el hecho que la gran mayoría de los pueblos del Sur están
cambiando, pero tienen miedo que sus opiniones se hagan públicas.
P. ¿Hay un punto de vista similar en el Norte, donde ahora hay una gran
cantidad de negros? ¿Hay alguna oposición manifiesta allí a la no segregación?
R. Si, efectivamente. Creo que el problema es que es una especie de nivelación
y ya no es un problema estrictamente regional...
(Me saltaré algunas preguntas. Vayamos ahora al asunto del matrimonio
interracial con los negros. Sigo leyendo esta entrevista):
P. ¿Cree que muchos de las personas que se oponen a terminar con la
segregación tienen miedo que el abatir las líneas sociales pueda conducir al
matrimonio interracial?
R. Ese es el gran espantajo usado para asustarlos, cuando la verdad es que
cuando dos personas se enamoran, negros, blancos, judíos, gentiles,
protestantes, católicos, nadie puede detenerlos.

3

P. ¿Cuál es la actitud de los líderes negros hacia el asunto del matrimonio
interracial? ¿Sienten que es una probabilidad a largo plazo?
R. Sí, así es, pero no como cualquier cosa consciente para salir a hacer
campaña.
P. ¿Creen que, finalmente, el matrimonio interracial será algo común en este
país?
R. Lo creo de manera personal.
P. ¿Qué tan lejano, diría usted que está?
R. Nuevo, es algo difícil de decir. Nunca en mi vida pensé que la India sería
libre, pero hoy la India es libre. No pensé que África tendría un Primer Ministro
negro, pero hoy lo tienen en Costa de Oro.
P. ¿Cree usted que actualmente hay muchos matrimonios interraciales entre
blancos y negros en este país?
R. No, muy pocos. Pero es la idea, como el dolor de pulgar del viejo, que se
destaca cuando sucede.
P. ¿Cree que la presencia de una buena cantidad de soldados negros en
Europa, donde ha habido matrimonio interracial, ha afectado el problema?
R. No lo creo, porque acabo de regresar de un viaje oficial de cinco meses por
Europa y el Cercano Oriente, y no hay problema allí.
P. ¿Quiere decir que se acepta en matrimonio interracial?
R. Sí. No comprenden nuestros temores aquí en Estados Unidos.
P. ¿Cree que hay mucho matrimonio interracial en Europa?
R. Oh, sí, mucho.
P. ¿Podría decir en qué países es más frecuente? ¿Hay un país que pueda
mencionar?
R. No creo que pudiera decirlo. Lo vi en Escandinavia. Lo vi en los Países Bajos
y en Italia.
P. Pero, ¿no es una pequeña minoría?
R. No. En comparación con la cantidad de negros allí, era grande.
P. En comparación con el número de matrimonios interraciales en los Estados
Unidos, ¿diría que era un número igual, mayor o menor?
R. En base a un porcentaje no hay comparación. Prevalece más en el
extranjero. De hecho, lo raro en Europa e Inglaterra es encontrar una pareja
que no sea interracial. Vi muy pocos matrimonios de dos personas negras.
P. ¿En su mayoría era negro y blanco?
R. Es correcto.

4

P. ¿Cuál es la actitud del negro en los Estados Unidos sobre el tema del
matrimonio interracial? ¿Se discute con frecuencia en la prensa?
R. Sí, pero no objetivamente. De hecho, un número cada vez mayor de líderes
negros se casan con blancas de familias extremadamente estables y
respetables.
P. ¿Hay mucha más confraternización entre negros y blancos en las ciudades
del Norte, especialmente en centros negros grandes como Harlem, de lo que
solía ser?
R. Sí, mucha más.
P. ¿Hay alguna tendencia, entre los negros, para rechazar eso, o lo reciben
bien?
R. Definitivamente lo reciben bien. Un creciente número de buenos líderes en
ambos lados se están casando.
P. ¿Hay en la ciudad de Nueva York una mayor cantidad de matrimonios
interraciales de los que había?
R. Sí, pero interesantemente, la cantidad mayor de matrimonios interraciales
ocurre en Milwaukee y Los Ángeles.
P. ¿A qué lo atribuye?
R. No lo puedo entender. Milwaukee siempre ha sido una ciudad muy liberal.
Los Ángeles, sin embargo, no puedo entenderlo del todo.
P. ¿Cuál es el argumento que utilizan los líderes negros en respuesta al punto
que se hace a veces que, si los matrimonios mixtos continúan en los próximos
25 ó 30 años, entonces las razas serán adulteradas algo así como lo están en
Cuba y Brasil?
R. He oído ese argumento, pero no equivale a ningún argumento en absoluto,
desde mi punto de vista, porque si lo hacen por la integración, bueno, entonces
ahí está. Quiero decir, no se puede luchar contra la segregación y desear la
separación. Tenemos que ser coherentes.
P. No estoy seguro que quede claro…
R. Los líderes negros luchan contra la segregación. Por lo tanto, no pueden
tener una posición, por un lado, contra la segregación y, por otro lado, contra
el matrimonio interracial.
P. Lo que quería decir era, ¿Cree usted que la calidad de la raza blanca se
reduciría por los matrimonios interraciales?
R. No. Los antropólogos, como Boas de Columbia y el finado Malinowsky de
Yale y Hooton de Harvard, especialmente, han demostrado que tal cosa sería
benéfica, es un hecho científico.
P. ¿Sostienen que no cambiaría la calidad de una u otra raza?

5

R. Es correcto, o no la cambian o realmente mejoran la cepa de ambos grupos.
--------------
Creo que he leído suficiente para darles una idea de qué tras de lo que anda
el negro. No solo busca la oportunidad de sentarse en un café donde come la
gente blanca. No solo trata de pasear en el mismo carro o en el mismo carro
dormitorio con la gente blanca. No es que solo desee al mismo teatro que la
gente blanca. A partir de esta, y otras entrevistas que he leído, parece que el
negro busca la absorción con la raza blanca. No estará satisfecho hasta
conseguirlo por medio del matrimonio interracial. Ese es su objetivo y debemos
encararlo. No debemos permitir que nuestro sentimiento nos entusiasme
demasiado, ni debemos sentir lástima por los negros a los que vamos a abrir
nuestros brazos y acogerlos con todo lo que tenemos. Recuerden la declaración
que solíamos decir sobre el pecado: “Primero compadecemos, luego resistimos,
después aceptamos.”
¡Cuán diferente es la actitud china sobre el matrimonio interracial! La
Hermana Belle S. Spafford, presidenta de la Sociedad de Socorro, asiste a la
conferencia del Consejo Internacional de Mujeres en Europa. Le pregunté lo
que aprendió allí sobre los matrimonios interraciales, si afecta a otras razas
que no sean los negros. Dijo que había una figura prominente en la conferencia
quien se expresó muy enfáticamente sobre este tema. Era la representante
china, Matild Ng. Es la presidenta del consejo chino y preside la sección de
bienestar moral de la C. I. M. y esto es lo que dijo:
En Hong Kong hay dos y medio millones de personas viviendo en
condiciones de mucho hacinamiento. La población se ha más que duplicado en
los pasados cinco años, acarreando muchos graves problemas sociales
extremadamente difíciles de manejar. Una gran cantidad de hijos ilegítimos
han nacido de chicas chinas, de padres de otras razas que están en las fuerzas
armadas. Ni los chinos ni los blancos aceptarán a estos niños.
Los chinos se oponen acremente a los matrimonios eurasiáticos o a
matrimonios entre chinos y personas de cualquier otra raza, incluso bajo las
más favorables circunstancias, y los hijos nacidos de matrimonios de madres
chinas con padres blancos están en una posición extremadamente
desgraciada. Las mismas madres chinas están en una posición muy difícil.
Tienen fuertes instintos y tradiciones maternales y debido a esto la mayoría de
ellas hacen determinados esfuerzos para conservar a sus hijos, con frecuencia
recurriendo a la prostitución para mantenerles.
¿Cuál debería ser nuestra actitud, como Santos de los Últimos Días, hacia
el negro y otras razas oscuras? ¿Nos da alguna guía el Señor? ¿Hay alguna
política de la Iglesia sobre este asunto? ¿Es la segregación en sí y por sí misma
un principio equivocado? ¿Estamos como individuos contra la segregación
como una cuestión de principio? ¿Justo donde debemos estar?
Antes de pasar a esto, hay algunos fundamentos que me gustaría
mencionar en los que, por supuesto, todos debemos estar de acuerdo.

6

1. Dios es el creador. “Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin
él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.”

2. El propósito en Su creación de esta tierra fue proveer una habitación
para Sus hijos.

3. Dios es justo. Él es justo. No hace acepción de personas.

4. Debemos aceptar el hecho de la pre-existencia, y que en nuestra per-
existencia teníamos libre albedrío. Allí pudimos ser flojos, o pudimos ser
industriosos. Pudimos ser obedientes o indiferentes. Pudimos escoger
seguir a Cristo o seguir a Lucifer.

5. El evangelio es eterno. Es tan eterno como Dios, y Él es el mismo ayer,
hoy y siempre. Su curso es un círculo eterno.

6. El Señor tiene un método bien definido de tratar tanto con pecadores
como Santos, basado en la forma en que vivimos personalmente.
Seremos juzgados de acuerdo con nuestros propios actos. Vamos a ser
castigados por nuestros propios pecados y no por la transgresión de
Adán, ni por la transgresión de nadie más. Me gusta mucho una cita de
Ezequiel. Se encuentra en el capítulo 18, empezando en el versículo
cuatro:
He aquí que todas las almas son mías; tanto el alma del padre como el
alma del hijo son mías; el alma que peque, ésa morirá.
Y el hombre que es justo y hace lo que es justo y recto,
que no come sobre los montes, ni alza sus ojos a los ídolos de la casa de
Israel, ni viola a la esposa de su prójimo ni se llega a la mujer
menstruosa;
que no oprime a ninguno, sino que al deudor devuelve su prenda; que no
comete robo alguno; que da de su pan al hambriento y cubre al desnudo
con ropa;
que no presta con usura ni cobra interés; que retrae su mano de la
maldad y hace juicio verdadero entre hombre y hombre;
que anda en mis estatutos y guarda mis juicios para actuar de acuerdo
con la verdad, éste es justo; éste ciertamente vivirá, dice Jehová el Señor.
Pero si engendra hijo violento, derramador de sangre, y que hace
cualquiera de estas cosas
(aunque el padre no ha hecho ninguna de estas cosas), y también come
sobre los montes, y viola a la esposa de su prójimo,
oprime al pobre y al menesteroso, comete robos, no devuelve la prenda, y
alza sus ojos hacia los ídolos, y hace abominación,

7

presta con usura y cobra interés, ¿vivirá éste? No vivirá. Todas estas
abominaciones hizo; ciertamente morirá; su sangre será sobre él.
Pero, he aquí, si éste engendra un hijo que ve todos los pecados que su
padre hizo, y viéndolos no hace lo mismo,
no come sobre los montes ni alza sus ojos hacia los ídolos de la casa de
Israel; que no viola a la esposa de su prójimo;
que no oprime a nadie, ni retiene la prenda ni comete robos; que da de
su pan al hambriento y cubre al desnudo con ropa;
que retrae su mano de oprimir al pobre, no recibe usura ni interés, que
hace mis juicios y anda en mis estatutos, éste no morirá por la maldad
de su padre; ciertamente vivirá.
Pero su padre, por cuanto oprimió cruelmente, despojó violentamente al
hermano e hizo en medio de su pueblo lo que no es bueno, he aquí que él
morirá por su iniquidad.
Y si decís: ¿Por qué no llevará el hijo la iniquidad de su padre? Porque el
hijo hizo lo que es justo y recto, guardó todos mis estatutos y los
cumplió, ciertamente vivirá.
El alma que peque, ésa morirá; el hijo no llevará la iniquidad del padre,
ni el padre llevará la iniquidad del hijo; la justicia del justo será sobre él,
y la maldad del malvado será sobre él.
Creo que es una maravillosa declaración de política de parte del Señor, un
gran anuncio de la doctrina.
Ahora me gustaría llegar a los Diez Mandamientos por un momento:
Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de
servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás
imagen, ni ninguna semejanza de cosa alguna que esté arriba en el cielo,
ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás
a ellas, ni las honrarás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que
visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y la cuarta
generación de los que me aborrecen.

Quisiera llamar su atención sobre el hecho que muchas personas al leer
esta escritura se detienen antes de terminar la oración. Piensan en los
términos de visitar la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y
cuarta generación, punto, y olvidan que el Señor continúa y dice, “de los que
me aborrecen, y que hago misericordia a millares, a los que me aman y
guardan mis mandamientos.”
La escritura indica claramente que muestra misericordia a los que le aman
y guardan sus mandamientos, pero visita la iniquidad de los padres sobre los
hijos de los “que me aborrecen.” En otras palabras, cosechamos lo que

8

sembramos. Las almas que pequen morirán. Seremos castigados por nuestros
propios pecados, pero por los de nadie más. Debemos aceptar eso como
política, junto con la idea de que Dios es justo para todo el mundo, y que el
Evangelio es el mismo ayer, hoy y siempre.
7. Ya que el evangelio es eterno y Dios es el mismo ayer, hoy y siempre, y ya
que Él trata con el mismo grupo de espíritus, lo que significa tú y yo y el
resto de nosotros sobre la tierra, tanto en la pre-existencia como también
aquí, ¿hay alguna razón por qué el método del Señor de tratar con
pecadores y santos en la pre-existencia debería ser diferente de Su
método de tratar con ellos aquí?

8. Por los pecados que cometemos aquí se nos darán lugares en el mundo
eterno, en los reinos Celestial, Terrestre y el Telestial, y como una estrella
es diferente de otra en gloria, así también es la resurrección de los
muertos. Habrá amplia variedad de clasificaciones en el más allá, todas
basadas en nuestro desempeño en esta vida.

9. ¿Hay alguna razón para pensar que los mismos principios de
recompensas y castigos no se aplique para nosotros y nuestros hechos
en el mundo de la pre-existencia como se aplicará en el más allá?
Entonces, ¿hay razón de por qué el tipo de nacimiento que recibimos en
esta vida no sea un reflejo de nuestra dignidad o la falta de ella en la vida
pre-existente? Debemos aceptar la justicia de Dios. Es justo para todos.
No hace acepción de personas. Nos asignará de acuerdo a lo que
merecemos.

Con eso en mente, ¿podemos explicar de otro modo el nacimiento de
algunos de los hijos de Dios en el África más oscura, o montado en las
inundaciones de China, o entre las hordas hambrientas de la India,
mientras que algunos del resto de nosotros nacemos aquí en los Estados
Unidos? No podemos escapar a la conclusión que debido al desempeño
en nuestra pre-existencia algunos de nosotros nacemos como chinos,
como japoneses algunos, otros como indios, algunos como negros
algunos como los estadounidenses, algunos como Santos de los Últimos
Días. Estas son recompensas y castigos, completamente en armonía con
Su política establecida para tratar con pecadores y santos, recompensar
a todos de acuerdo a sus hechos.

Ahora me gustaría leerles de El Camino a la Perfección, del Presidente José
Fielding Smith. Creo que los capítulos en este libro, hay tres de ellos
principalmente, proporcionan la mejor declaración de nuestra posición
interracial que yo conozca, y desde luego se los recomiendo ampliamente. Voy a
empezar a leer en una sección, “Pre-asignación de nación o tribu.”


9

“Nuestro lugar entre las tribus y naciones evidentemente nos fue asignado
por el Señor. Que hubo una asignación de este tipo antes que la vida terrestre
comenzara es una declaración de las Escrituras. Ciertos espíritus fueron
elegidos para venir a través del linaje de Abraham, y esta elección se hizo en el
principio. Otras selecciones también se hicieron y las naciones se determinaron
por los consejos en los cielos. Cuando Pablo hablaba a en el Areópago, dijo a
los atenienses, ‘Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos,


porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el
cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis,
pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio. El Dios que hizo el mundo y
todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en
templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres,
como si necesitara de algo, pues él es quien da a todos vida, y aliento y todas
las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que
habitasen sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los
tiempos y los límites de la habitación de ellos.’”
Si el Señor ha señalado a las naciones los límites de su habitación, entonces
debe haber habido una selección de los espíritus para formar esas naciones. Y
creo que hay que reconocer eso. Debe haber habido una selección de los
espíritus para formar esas naciones. Con mayor claridad,
Moisés ha declarado lo mismo. El Presidente Smith cita lo siguiente de
Deuteronomio:
“Acuérdate de los tiempos antiguos; considera los años de muchas
generaciones; pregunta a tu padre, y él te lo declarará; a tus ancianos, y
ellos te lo dirán. Cuando el Altísimo hizo heredar a las naciones, cuando
hizo dividir a los hijos de Adán, estableció los límites de los pueblos
según el número de los hijos de Israel. Porque la porción de Jehová es su
pueblo; Jacob, la parte de su heredad. (Eso es Deuteronomio 32.)

Si los límites fueron establecidos de acuerdo al número de los hijos de
Israel, y eran la porción del Señor, es decir, aquellos con los que Él hizo pacto,
cuando el Señor dividió a los hijos de Adán, debe haber sido hecho antes que la
vida comenzara en esta tierra, pues en estos días de antaño, cuando se hizo
esta división, la nación de Israel no había sido traído a la existencia en la
tierra.

¿No es razonable creer que el Señor seleccionaría los espíritus escogidos
para venir a las naciones mejor calificadas? ¿No es razonable creer que los
espíritus menos dignos vendrían por medio de un linaje menos favorecido? ¿No
explica esto en gran parte los diferentes grados de color y grados de inteligencia
que encontramos en la tierra? ¿No está haciendo el Señor lo mejor que se
puede hacer de acuerdo con las leyes de la justicia y la misericordia para el
pueblo de la tierra? En Su misericordia tiene salvación con algún grado de
exaltación aun para el pagano y para quienes mueren sin ley. Sin embargo, no


La palabra que usa la KJV (inglés) es superstitious [supersticiosos]. N. del T.

10

debemos dejar de reconocer el hecho de que estas condiciones del mundo
también se han producido en gran medida por la rebelión y el desprecio a las
leyes de Dios en esta vida. El retroceso ha llegado a la humanidad debido a que
han rechazado los consejos y mandamientos del Todopoderoso. El avance ha
llegado en gran parte porque el hombre ha estado dispuesto a caminar, al
menos en parte, a la luz de la inspiración divina.

Ahora, siempre he estado interesado en la propia declaración de Jeremías,
que está citando al Señor, por supuesto, porque el Señor le dice a Jeremías que
antes que se formase en el vientre Él lo conoció y lo eligió para ser un profeta a
las naciones. ¿Por qué fue elegido Jeremías antes de nacer? Porque junto con
todo el resto de nosotros, en la vida pre-existente, tuvo su libre albedrío. Tuvo
el derecho de irse con Lucifer si quería. Tuvo el derecho a ser flojo o industrioso
o tuvo el derecho a estudiar el evangelio y venir con plena lealtad a la bandera
del Salvador. Porque vino con completa fidelidad al estandarte del Salvador y
fue leal, y porque se desarrolló tanto en la fe como de otro modo en la vida pre-
existente, que llegó a un punto de desarrollo donde el Señor se alegró de
tenerlo como uno de sus líderes, y así Él lo eligió como uno de sus profetas
antes que llegara al mundo.

Ustedes recuerdan la visión de Abraham cuando se le mostraron los
espíritus de ciertos grandes, y el Señor le dijo: “Abraham, tú eres uno de ellos.”
¿Por qué estos espíritus fueron escogidos sobre los demás? ¿El Señor hace
acepción de personas? De nuevo, fue una recompensa basada en el desempeño
en la vida pre-existente. Las personas que no se desempeñaron suficientemente
bien en la vida pre-existente, obviamente se le dio otro nacimiento. Creo que
esta declaración del Hermano Smith es maravillosa.

Otro párrafo en el siguiente capítulo, “Atributos desarrollados en el Mundo
de los Espíritus,” dice:

“En la parábola de los talentos, el Señor hace uso de esta muy significativa
expresión. ‘Porque el reino de los cielos es como un hombre que, partiendo
lejos, llamó a sus siervos y les encomendó sus bienes. Y a uno dio cinco
talentos, y al otro dos, y al otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y
luego se fue lejos.’ Sin duda, estas características nacieron con nosotros, en
otras palabras, desarrollamos ciertos rasgos de carácter en el mundo de los
espíritus antes que comenzara la vida en esta tierra. En aquella vida, algunos
fueron más diligentes en el desempeño de su deber, algunos fueron más
obedientes y más fieles en guardar los mandamientos. Algunos fueron más
intelectuales y otros desarrollaron más fuertes atributos de liderazgo que otros.
Algunos demostraron fe más grande y voluntad de servir al Señor, y de entre
estos fueron escogidos los líderes. Debido a su condición, el Señor dijo a
Abraham: ‘A éstos haré mis gobernantes; pues estaba entre aquellos que eran
espíritus, y vio que eran buenos; y me dijo: Abraham, tú eres uno de ellos;

11

fuiste escogido antes de nacer.’ Debe haber líderes, oficiales que presidan, y
aquellos que son dignos y capaces de tomar el mando.

“Durante el tiempo que moramos en el estado premortal no solo
desarrollamos nuestra diferentes características y demostramos nuestra
dignidad, o la falta de ella, sino que estuvimos también donde podía observarse
tal progreso. Es razonable creer que hubo allí una organización de la Iglesia.
Los seres celestiales viviendo en una sociedad perfectamente organizada. Cada
persona conocía su lugar. El sacerdocio, sin duda alguna, había sido conferido
y los líderes fueron escogidos para oficiar. Las ordenanzas pertenecientes a esa
pre-existencia eran requeridas y prevalecía el amor a Dios. Bajo tales
condiciones era natural para nuestro Padre discernir y escoger a los que eran
más dignos y evaluar los talentos de cada individuo. No solamente sabía lo que
cada uno de nosotros podía hacer, sino también lo que cada uno de nosotros
haría cuando nos pusiera a prueba y cuando se nos diera la responsabilidad,
entonces, cuando llegó el momento para nuestra habitación sobre la tierra
mortal, todas las cosas estaban preparadas y los siervos del Señor escogidos y
ordenados para sus misiones respectivas.”

Y sigue y nos muestra cómo algunos fueron nombrados a misiones mayores
que otros.me gustaría recomendar los capítulos y 8 y los capítulos 15 y 16,
cuatro capítulos de este libro maravilloso.

Ahora hablemos de nuevo de la segregación por unos momentos. ¿Fue la
segregación un principio equivocado? Cuando el Señor escogió las naciones a
las que los espíritus iban a venir, al determinar que algunos serían japoneses y
algunos serían chinos y algunos negros y algunos estadounidenses, se
involucró en un hecho de segregación. Cuando permitió el destierro de Hagar e
Ismael, de nuevo consintió en la segregación. En el caso de Jacob y Esaú, se
involucró en la segregación. Cuando preservó a Su pueblo Israel en Egipto
durante 400 años, se involucró en un acto de segregación, y cuando los sacó
de Egipto y les dio su propia tierra, se involucró en un acto de segregación. Se
habla del milagro de la preservación de los judíos como un pueblo separado
durante todos estos años. No era nada más y nada menos que un acto de
segregación. Estoy seguro que el Señor tuvo su mano en ello porque los judíos
todavía tienen una gran misión que realizar. Al poner una maldición sobre
Lamán y Lemuel, se involucró en la segregación. Cuando puso la marca sobre
Caín, se involucró en la segregación. Cuando dijo a Enoc que no predicara el
evangelio a los descendientes de Caín que eran negros, el Señor se involucró en
la segregación. Cuando prohibió los matrimonios interraciales, como los hace
en Deuteronomio capítulo 7, estableció la segregación.

Ustedes recuerdan cuando los israelitas estaban a punto de entrar en
Palestina y había naciones malvadas allí, el Señor estaba ansioso por preservar
su propio pueblo por un acto de segregación. Él mandó a Su pueblo Israel: “Y
no emparentarás con ellas; no darás tu hija a su hijo ni tomarás a su hija para

12

tu hijo.” Era una ley para la preservación de Israel y por supuesto era un acto
de segregación.

¿Quién colocó originalmente a los negros en el África más oscura? ¿Fue
algún hombre o fue Dios? Y cuando los puso allí, los segregó. ¿Quién puso a
los chinos en China? El Señor. Fue un acto de segregación. Cuando puso solo
a algunos de su pueblo escogido en la tribu de Judá, la tribu real, ¿no fue ese
un acto de segregación? Y cuando dio la primogenitura solamente a Efraín, ¿no
fue ese un acto de segregación?

El Señor segregó al pueblo tanto en cuanto a la sangre como al lugar de
residencia. Al menos en los casos de los lamanitas y los negros, tenemos la
palabra definitiva del Señor mismo que puso una piel oscura sobre ellos como
una maldición, como castigo y señal para todos los demás. Prohibió el
matrimonio interracial con ellos bajo la amenaza de la extensión de la
maldición. (2Nefi 5:21). Y por supuesto segregó a los descendientes de Caín
cuando maldijo al negro en cuanto al sacerdocio, y marcó una línea absoluta.
Incluso se puede decir que dejó caer una cortina de hierro allí. El negro fue
maldecido en lo que se refiere al sacerdocio, y por lo tanto, fue maldecido en
cuanto a las bendiciones del sacerdocio. Ciertamente, Dios hizo una
segregación allí.

Y ¿recuerdan la sección 76, donde el Señor habla acerca del reino Terrestre
y los que irán allí? Menciona a los que estaban sin ley. Supongo que quiere
decir que durante toda la mortalidad, las personas a las que se refiere, no se
les permitió tener la ley del evangelio y los asignó directamente al reino
terrestre. ¿No es eso segregación?

Vamos a verlo de otra manera. En el mundo venidero, algunos de nosotros
irán a la gloria celestial, algunos a la terrestre, otros a la telestial, y se nos dice
que en la medida que una estrella difiere de otra en gloria, así también es la
resurrección de los muertos. Así que habrá una amplia variación allí. Pero ¿no
es eso segregación? Y recuerdan que Él mismo dijo con respecto a algunos de
ellos: " Donde Dios y Cristo moran no podrán venir, por los siglos de los siglos"
Eso es segregación.

Así que, ¿los Santos de los Últimos Días creen en la segregación como un
principio?

Consideremos por un momento la gran misericordia de Dios. Un chino, nace
en China con una piel oscura, y con todas las desventajas de esa raza, parece
tener poca oportunidad. Pero piense en la misericordia de Dios hacia el pueblo
Chino que tiene la voluntad para aceptar el evangelio. A pesar de lo que
pudieran haber hecho en la pre-existencia para justificar haber nacido allí
como chinos, si ahora, en esta vida, aceptan el evangelio y lo viven el resto de
sus vidas, pueden tener el Sacerdocio, ir al templo y recibir las investiduras y

13

sellamientos, y eso significa que pueden tener la exaltación. ¿No es maravillosa
la misericordia de Dios?

Piensen en el negro, maldito en cuanto al sacerdocio. ¿Estamos prejuiciados
contra él? Injustamente, a veces se nos acusa de tener un prejuicio. Pero, ¿qué
significa la misericordia de Dios tiene para él? Este negro, que en la pre-
existencia vivió el tipo de vida que justifica el Señor lo enviara a la tierra en el
linaje de Caín, con una piel negra, y, posiblemente, de haber nacido en lo más
oscuro de África –si ese negro está dispuesto, cuando escuche el evangelio, a
aceptarlo, puede tener muchas de las bendiciones del evangelio. A pesar de
todo lo que hizo en la pre-existencia, el Señor está dispuesto, si el negro acepta
el evangelio con una fe sincera, real, y realmente está convertido, a darle las
bendiciones del bautismo y el don del Espíritu Santo. Si ese negro es fiel todos
sus días, puede y entrará al reino celestial. Irá como sirviente, pero obtendrá
una resurrección celestial. Conseguirá un lugar en la gloria celestial. No irá
entonces incluso con los hombres honorables de la tierra a la gloria terrestre,
ni con los que se habla como estando sin ley.

En la gran misericordia de Dios, permite a todos los hombres elevarse por
sobre sí mismos. ¿No es este un gran testimonio del principio del
arrepentimiento, que si un hombre hace todo lo posible para sobreponerse a
las condiciones y si es fiel y devoto, el Señor le reconoce y levanta? Creo que es
una de las grandes evidencias de la misericordia de Dios.

Hace algunos años, en 1936 para ser exacto, conocí una familia negra en
Cincinnati, Ohio. Estuve allí por tres meses, en relación con una asignación del
periódico. Fui a la iglesia y allí conocí a la familia de un hombre negro llamado
Len Hope. Accidentalmente encontró algunos de nuestros folletos cuando vivía
en Mississipi. Los leyó y se interesó. Escribió a las oficinas de la misión
solicitando un Libro de Mormón, y estudió por su cuenta, se convirtió. Después
conoció a los Élderes ý se unió a la Iglesia. Lego se enroló en el ejército en la
Primera Guerra Mundial. Cuando regresó, habiendo llevado un Libro de
Mormón durante toda la guerra y lo estudió cuidadosamente, convirtió a su
novia negra con quien se casó y fue bautizada. Después se mudó a Cincinnati
para escapar de la ley “Jim Crow.”
En Cincinnati, algunos de los miembros de la Iglesia se volvieron
extremadamente prejuiciados contra esta familia negra. Se reunieron en un
grupo, decidieron qué hacer y fueron al Presidente de la Rama, y dijeron que, o
bien la familia Hope salía o se irían todos. El Presidente de la Rama dictaminó
que el hermano Hope y su familia no podía venir a reuniones de la Iglesia Les
rompió el corazón. Sin embargo, los misioneros fueron a la casa de los Hope y
allí llevaron a cabo la escuela dominical cada domingo, y les sirvieron el
Sacramento.

Tuve el privilegio de visitar a la familia Hope. Estuve en su hogar. Vi cómo
su himnario había sido literalmente consumido y de igual manera su Doctrina

14

y Convenios y Libro de Mormón. Tan pronto como llegué a mi hotel esa tarde
del domingo, escribí a casa a mi esposa y le pedí que les surtiera de libros.

Eran personas muy fieles. El Hermano Hope murió hace poco. Era un
hombre tan completamente convertido al evangelio como ninguno que conozca.
Fue un pagador de diezmo completo durante toda la depresión. Se ganaba la
vida de la forma más miserable, pero nunca dejó de pagar su diezmo. El
Presidente de la Rama me mostró los registros de diezmos, y durante toda la
depresión el Hermano Hope pagó $1.50 dólares a la semana. Era un diezmo
completo. Algunas veces el Hermano Hope no tenía siquiera eso, así que iba a
las colinas y recogía bayas y las vendía en las calles de Cincinnati para
conseguir suficiente dinero para pagar ese $1.50 de diezmo.

Y luego el Hermano Hope me dijo, como testimonio, que en el área de negros
de Cincinnati donde vivía, durante la depresión no conoció a ningún hombre
que tuviera trabajo. Pero dijo, “Yo tenía un empleo. Pagué mi diezmo y durante
toda la depresión, no perdí un solo día de trabajo. Algunas veces no hacía
mucho dinero ese día, y tenía que salir a las colinas y recoger bayas, pero
siempre tenía un ingreso.”

El Hermano Hope me preguntó si sería posible para él tener bautismos por
los muertos en el templo a favor de los miembros de su familia que habían
muerto. Fui con el Presidente Smith y dijo, “Sí, obtenga los registros y los
llevaremos al templo y que se hagan los bautismos para ellos.” Lo hice, y
realizamos bautismos vicarios por estos negros. Solo bautismos y
confirmaciones, nada más, pero hicimos mucho. De nuevo, pienso en la gran
misericordia del Dios Todopoderoso, y cómo Él está dispuesto a levantar a su
pueblo si ellos hacen su parte.

Bueno, ¿qué pasa con la remoción de la maldición? Sabemos lo que el Señor
ha dicho en el Libro de Mormón, en cuanto a los lamanitas, se convertirán en
un pueblo blanco y deleitable No conozco ningún pasaje que tenga que ver con
la eliminación de la maldición de los negros. Creo que no deberíamos especular
demasiado sobre eso. En tanto que las Escrituras no dicen nada sobre el tema,
no debemos tratar de determinar por nosotros mismos lo que va a ser el fin
último del negro. Yo no creo que tengamos derecho a hacer eso, ¿verdad? Es
especulación.

Tenemos algunas sugerencias de los primeros hermanos en cuanto a sus
propios puntos de vista, pero supongo que estas son sus propias ideas
particulares, no sé si estoy equivocado en eso, Presidente Smith, pero esa ha
sido mi suposición, que cuando los hermanos hablan sobre la eliminación de la
maldición del negro, expresan sus propios puntos de vista. Pero no hay
escritura en ello, y no creo que ninguno de nosotros, como maestros del
evangelio, debamos especular sobre ello.


15

Ustedes recuerdan que Brigham Young ha dicho: “Caín habló con su Dios
todos los días, y conocía todo sobre el plan de la creación de esta tierra, porque
su padre se lo dijo. Sin embargo, por falta de humildad y por los celos y un
ansia de poseer el reino de Dios y tener la totalidad de él bajo su propio
control, y no permitir a nadie el derecho a decir una palabra, ¿qué hizo? Mató a
su hermano. Luego el Señor puso una marca sobre él. Cuando todos los demás
hijos de Adán hayan tenido el privilegio de recibir el Sacerdocio y de entrar en
el reino de Dios, y sean redimidos de los cuatro ángulos de la tierra y hayan
recibido la resurrección de entre los muertos, entonces será tiempo suficiente
para eliminar la maldición de su posteridad. Privó a su hermano del privilegio
de continuar su viaje por la vida, y de extender su reino al multiplicarse sobre
la tierra, y porque él lo hizo, es el último en compartir las alegrías del reino de
Dios.”

El Presidente Woodruff agregó: “El Señor dijo, ‘No mataré a Caín, pero
pondré una marca sobre él, y esa marca se verá en la cara de cada negro sobre
la faz de la tierra. Y es el decreto de Dios que la marca permanezca en la
simiente de Caín, hasta que la semilla de Abel sea rescatada, y Caín no deberá
recibir el Sacerdocio hasta el momento de la redención. Cualquier hombre que
tenga una gota de la sangre de Caín en él no puede recibir el sacerdocio. Pero
llegará el día cuando toda esa raza será redimida y poseerá todas las
bendiciones que ahora tenemos.”

No puedo añadir a eso porque no sé nada más que eso, y lo dejaré allí. No
debemos entrar a los misterios de lo que va a suceder al negro en las remotas
eternidades, porque el Señor ha callado sobre ese tema.

¿Cuál es nuestra política ahora en lo tocante al matrimonio interracial? En
cuanto a los negros, por supuesto, solo hay una respuesta posible. No debemos
cruzarnos con los negros. ¿Por qué? Si nos casáramos con una mujer negra y
tuviéramos hijos con ella, todos mis hijos serían maldecidos en cuanto al
sacerdocio. ¿Quiero hijos malditos en cuanto al sacerdocio? Si hay una gota de
sangre negra en mis hijos, como les he leído, reciben la maldición. No hay
ningún argumento, por lo tanto, en cuanto a los matrimonios mixtos con los
negros, ¿verdad? Hay 50 millones de negros en los Estados Unidos. Si fueran a
lograr la absorción completa de la raza blanca, piensen lo que eso haría. Con
50 millones de negros casados en matrimonios mixtos con nosotros, ¿dónde
estaría el sacerdocio? ¿Quién podría poseerlo en todos los Estados Unidos?
¡Piensen lo que eso haría a la obra de la Iglesia!

Ahora somos generosos con el negro. Estamos dispuestos a que los negros
tienen el mayor tipo de educación. Me daría gusto que todo negro conduzca un
Cadillac si pueden tenerlo. Me daría gusto que tuvieran todas las ventajas que
puedan obtener de la vida en el mundo. Pero que disfruten esto entre ellos
mismos. Creo que el Señor segregó a los negros y ¿quién es el hombre para
cambiar esa segregación? Me recuerda la escritura sobre el matrimonio, “lo que

16

Dios ha unido, no lo separe el hombre.” Solo que aquí tenemos lo contrario: lo
que Dios ha separado, que no lo una de nuevo el hombre.

¿Cuál es nuestro consejo en cuanto al matrimonio mixto con chinos,
japoneses, hawaianos, etc.? Les diré el consejo que doy personalmente. Si un
chico o chica viene a mí afirmando estar enamorado de un chino o japonés o
hawaiano o una persona de cualquier otra raza oscura, hago lo mejor que
puedo para cambiarles de opinión. Les digo que creo que los hawaianos
deberían casarse con hawaianos, los japoneses deben casarse con japoneses, y
los chinos deben casarse con chinos, y los caucásicos deben casarse con
caucásicos, así exactamente les digo que los Santos de los Últimos Días deben
casarse con Santos de los Últimos Días. Y me da gusto citarles el 7° capítulo de
Deuteronomio sobre eso. Enseño contra el matrimonio mixto de todo tipo.








Traducción libre del Hermeneuta, Marzo de 2013