20/5/2014 ¿Se refieren las palabras de Jesús de Lucas 20:34-36 a la resurrección terrestre?

| Estudio
http://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/w20140815/jes%C3%BAs-saduceos-matrimonio-despu%C3%A9s-de-resurrecci%C3%B3n/ 1/3
Testigos de Jehová
Preguntas de los lectores
Jesús les dijo a los saduceos que los resucitados “ni se casan ni se dan en
matrimonio” (Luc. 20:34-36). ¿Se estaba refiriendo a la resurrección
terrestre?
Esta es una pregunta importante, sobre todo para los que han perdido a su amado cónyuge y quizás
anhelan volver a estar casados con esa persona cuando resucite en el nuevo mundo. Un viudo comentó:
“Mi esposa y yo no decidimos poner fin a nuestro matrimonio. Deseábamos de corazón seguir sirviendo
a Jehová para siempre como marido y mujer. Y yo sigo sintiendo lo mismo”. ¿Hay razones para esperar
que los resucitados puedan casarse? Sencillamente, no lo sabemos.
Durante años, nuestras publicaciones han señalado que lo que Jesús dijo sobre la resurrección y el
matrimonio probablemente se refería a la resurrección terrestre y que, por tanto, quienes volvieran a la
vida en la Tierra no se casarían (Mat. 22:29, 30; Mar. 12:24, 25; Luc. 20:34-36).* Aunque no podemos
ser dogmáticos, ¿es posible que Jesús se refiriera a la resurrección celestial? Examinemos sus
palabras.
Veamos primero en qué circunstancias las pronunció (lea Lucas 20:27-33). Los saduceos, que
no creían en la resurrección, trataron de entrampar a Jesús con una pregunta sobre la resurrección y el
matrimonio de cuñado.* Él les respondió: “Los hijos de este sistema de cosas se casan y se dan en
matrimonio, pero los que han sido considerados dignos de ganar aquel sistema de cosas y la
resurrección de entre los muertos ni se casan ni se dan en matrimonio. De hecho, tampoco pueden ya
morir, porque son como los ángeles, y son hijos de Dios por ser hijos de la resurrección” (Luc. 20:34-36).
¿Por qué han dicho nuestras publicaciones que es probable que Jesús se refiriera a la resurrección
terrestre? Esta conclusión se basaba principalmente en dos argumentos. El primero era que, puesto que
los saduceos sin duda pensarían en una resurrección terrestre, Jesús se debió referir a ella al
contestarles. El segundo era que Jesús terminó su respuesta hablando de Abrahán, Isaac y Jacob, fieles
patriarcas que resucitarán aquí en la Tierra (Luc. 20:37, 38).
Sin embargo, es posible que Jesús estuviera pensando en la resurrección celestial. ¿Qué razones
tenemos para llegar a esa conclusión? Analicemos dos frases claves.
“Los que han sido considerados dignos de ganar [...] la resurrección de entre los muertos.” A los
ungidos fieles “se les [considera] dignos del reino de Dios” (2 Tes. 1:5, 11). Han sido declarados justos,
dignos de vivir para siempre, sobre la base del rescate. Por tanto, no mueren como pecadores
LA ATALAYA (EDICIÓN DE ESTUDIO) AGOSTO DE 2014
20/5/2014 ¿Se refieren las palabras de Jesús de Lucas 20:34-36 a la resurrección terrestre? | Estudio
http://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/w20140815/jes%C3%BAs-saduceos-matrimonio-despu%C3%A9s-de-resurrecci%C3%B3n/ 2/3
condenados, pues Jehová los considera libres de pecado (Rom. 5:1, 18; 8:1). A cada uno de ellos se le
llama “feliz y santo” y se le considera digno de resucitar en el cielo (Rev. 20:5, 6). En cambio, entre
quienes resucitarán en la Tierra habrá “injustos” (Hech. 24:15). ¿Podría decirse que a estos “se les
[considera] dignos” de resucitar?
“Tampoco pueden ya morir.” Jesús no dijo: “Ya no morirán”, sino: “Tampoco pueden ya morir”. Los
ungidos que finalizan su vida en la Tierra siendo fieles son resucitados para vivir en el cielo y reciben
inmortalidad, es decir, vida indestructible y sin fin (1 Cor. 15:53, 54). La muerte ya no tiene ningún poder
sobre quienes experimentan la resurrección celestial.*
En vista de lo anterior, ¿a qué conclusión llegamos? A la conclusión de que es posible que las palabras
de Jesús sobre el matrimonio y la resurrección se refieran a la resurrección celestial. En ese caso, lo
que dijo sería aplicable a los que resucitan para vivir en el cielo: que no se casan, que no pueden morir y
que en algunos aspectos son como los ángeles, criaturas que viven en la región espiritual. Sin embargo,
esta conclusión hace surgir varias preguntas.
En primer lugar, ¿por qué se referiría Jesús a la resurrección celestial al responder a los saduceos, que
probablemente pensaban en una resurrección terrestre? Pues bien, Jesús no siempre respondió a sus
enemigos según lo que ellos pensaban. Por ejemplo, a los judíos que le pidieron una señal les dijo:
“Derriben este templo, y en tres días lo levantaré”. Jesús seguramente sabía que ellos pensarían en el
edificio del templo, “pero él hablaba acerca del templo de su cuerpo” (Juan 2:18-21). Puede que Jesús
no viera necesario contestarles aquella pregunta a los saduceos, quienes eran hipócritas y ni siquiera
creían en la resurrección o en los ángeles (Prov. 23:9; Mat. 7:6; Hech. 23:8). Más bien, tal vez quisiera
revelar verdades sobre la resurrección celestial a sus discípulos, quienes eran sinceros y un día iban a
recibir esa resurrección.
En segundo lugar, ¿por qué acabaría Jesús su explicación haciendo referencia a Abrahán, Isaac y
Jacob, los cuales serán resucitados en la Tierra? (Lea Mateo 22:31, 32.) Observemos que Jesús inició
su comentario sobre esos patriarcas con las palabras “respecto a la resurrección de los muertos”. Con
esa frase tal vez quiso marcar un cambio de pensamiento para pasar a hablar de la resurrección
terrestre. Luego, como sabía que los saduceos aceptaban los escritos de Moisés, utilizó las palabras
que Jehová le dirigió a Moisés en la zarza ardiente como prueba adicional de que la resurrección
terrestre es parte del propósito divino y se cumplirá sin falta (Éx. 3:1-6).
En tercer lugar, si las palabras de Jesús sobre la resurrección y el matrimonio solo se cumplen en la
resurrección celestial, ¿significa eso que quienes resuciten en la Tierra podrán casarse? La Palabra de
Dios no da una respuesta directa a esta pregunta. Y es que si Jesús en verdad no hablaba de la
resurrección terrestre, entonces sus palabras tampoco aclaran si podrán casarse o no quienes resuciten
en la Tierra.
Mientras tanto, sabemos que la Biblia sí dice claramente que la muerte rompe los lazos matrimoniales.
Por lo tanto, un viudo o una viuda no debe sentirse culpable si decide volver a casarse. Esa es una
20/5/2014 ¿Se refieren las palabras de Jesús de Lucas 20:34-36 a la resurrección terrestre? | Estudio
http://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/w20140815/jes%C3%BAs-saduceos-matrimonio-despu%C3%A9s-de-resurrecci%C3%B3n/ 3/3
Copyright © 2014 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania.
decisión personal, y no se debe criticar a nadie por buscar la afectuosa compañía de un cónyuge (Rom.
7:2, 3; 1 Cor. 7:39).
Es lógico que nos preguntemos muchas cosas sobre la vida en el nuevo mundo, pero no debemos andar
haciendo suposiciones. Tendremos que esperar a estar allí para conocer las respuestas. Ahora bien, de
esto sí podemos estar seguros: los seres humanos fieles serán felices, pues Jehová satisfará todas sus
necesidades y deseos del mejor modo (Sal. 145:16).
Notas
^ párr. 4 Vea La Atalaya del 1 de junio de 1987, páginas 30 y 31.
^ párr. 5 En tiempos bíblicos se celebraba el matrimonio de cuñado, o de levirato. Esta costumbre consistía en que
un hombre tomaba por esposa a la viuda de su hermano cuando este fallecía sin dejar hijos. El objetivo era que
tuviera descendencia con ella para que el linaje de su hermano no se perdiera (Gén. 38:8; Deut. 25:5, 6).
^ párr. 9 Quienes resuciten en la Tierra tendrán la oportunidad de recibir vida eterna, no inmortalidad. Para una
explicación de la diferencia entre vida eterna e inmortalidad, vea la obra Perspicacia para comprender las
Escrituras, volumen 1, páginas 1229 y 1230.
Ads by PassWidget Ad Options