La evolución del

todo y el no-todo

Podemos argumentar que el humano
proviene de otras especies de seres vivos. Pero
el mono moderno no es el mismo del cual
nosotros descendemos. Éste es el resultado de
un proceso que permitió determinar las
capacidades y habilidades a través de las
cuales existiría cada uno. El animal del
cual provenimos es el mismo del cual estos
provienen pero hemos surgido con los
constantes cambios que han habido en el
tiempo y que las extinciones no es fácil
percibir las similitudes que en verdad
tenemos.

Aunque esto se puede asegurar hay un
montón de ramas del árbol genealógico que
desconocemos y que no nos permite saber las
descendencias en orden cronológico. A su vez
es necesario mencionar que el mono
primitivo desciende de otra especie y ésta
también, de manera sucesiva. Sin embargo
existe un punto clave que nos muestra el
origen de las especies.

La ciencia busca conocer la realidad y los
hechos históricos, basándose en suposiciones
que luego deben ser comprobadas con un
sistema establecido de razonamiento y
búsquedas que establezcan la probabilidad
de ser verdadera y correcta. Se puede decir
que después de las líneas de antecesores
existe un centro que une a todos los
caracteres existentes de las llamadas
criaturas vivas, un organismo unicelular. De
la misma manera, hay una unidad mínima
que determina ese todo y que nos hace, en
cierto punto, iguales, tanto a los recién
nombrados como a la materia inerte. Esta
unidad principal se basa en la misma que
creó a todo lo existente. La unidad creadora
no es diferente de nosotros, es el resultado de
la evolución, de la expansión que nos ofrece
diversidad.

Más allá de las distintas interpretaciones se
puede establecer que detrás de todo hay una
salida, lo que genera un camino
interminable. Para explicar esto hay que
remontarnos a una partícula subatómica
que se mantiene en el interior de un átomo
y que se convierte en una molécula al
combinarse con otra. Esa molécula puede
llegar a ser un organismo unicelular que
puede evolucionar y tomar varios caminos
(por eso hay muchas especies). En el caso de
convertirse en un pez, este va a tener que
salir del agua y vivirá en un territorio sobre
su nivel lo que le haría subir una escala. El
homo puede atravesar la atmosfera y conocer
el cielo (la imagen del espacio extraterrestre).
La tecnología permite este fenómeno y
demuestra que la Tierra no es el único
territorio que existe logrando un proceso de
evolución del conocimiento. Más tarde nos
encontramos con el universo, en el que
dominan leyes espacio-temporales. Si nos
dirigiéramos a un adelantamiento superior
podríamos comprender que el universo a su
vez está compuesto por una entidad superior,
como sería el multiverso, o conjuntos de
universos paralelos, que tienen el resto de la
diversidad que hace falta en el bloque
cósmico.

Cabe destacar que realidad hay una sola y
ésta no es específicamente correcta, ya que no
está comprobada, es el resultado de la unión
de connotaciones que se extendieron en
nuestra cultura. Existe coherencia pero falta
experimentación. El humano no está
destinado a conocer la verdad universal.
Juntos en un sistema social desarrollado y
civilizado, con una diversidad cultural
respetada y un centro compartido de unidad
equitativa es posible su consecución. Nadie
es perfecto y tampoco nada, pero el todo
completo (el que no se puede escribir,
escuchar, ver, oler, saborear, tocar, sino que
está establecido por la cooperación de todos
los factores y puntos determinantes de la
existencia, que por muchos es llamado no-
todo, no por ser su opuesto, es por ser una
variante que dice que el nombre no hace a
la cosa) asociado hace a la perfección. Un
lenguaje que nos identifique por ejemplo, es
algo primordial, porque si se necesita
acceder a información relevante al estudio
de una especialidad se depende de su
entendimiento (si necesitamos aprender un
nuevo idioma por cada dato que nos interesa,
se desperdiciaría el tiempo y no se llegaría a
una conclusión real y se desorientaría la
causa). La educación igualitaria y la
comprensión mutua es un derecho que
alcanzaría para llevar a cabo un avance.

Nadie y no-nadie debe tener miedo a la
evolución, porque por pareceres se puede
observar que la filosofía se convirtió en la
ciencia; como la religión a la política; la
astrología a la astronomía; la brujería a la
medicina, entre otras posibles acepciones.

El estado de sabiduría e igualdad debe
permanecer y ingresaremos a conceptos más
coherentes. La libertad individual y el
sistema cooperativo tienen que promover la
actitud de que la felicidad es hacer mejor la
realidad del otro, ya que forma parte de
nosotros, dependemos plenamente de cada
partícula.

En verdad se va a entender cuando estemos
considerados como mismos. La diversidad no
es división. La igualdad no destruye a la
diversidad. La educación es la igualdad.