You are on page 1of 5

Liderazgo y Estilo de Mando

“Liderazgo es la habilidad para influir en un grupo y lograr la realización de


metas”
S. Robbins

Las responsabilidades de las personas que ocupan cargos de


lideranza tienen la capacidad de asociar fundamentalmente las
competencias técnicas, conceptuales y humanas, las cuales se
administran en los diferentes niveles jerárquicos y con
diferentes profundidades. El soporte de la actuación de los
más cercanos seguidores es un elemento importante e
indispensable para la reafirmación del estilo del líder. Las
personas que ocupan cargos en los niveles estratégicos,
tácticos y operativos, si desean ser exitosos desarrollan diferentes estilos, que pueden
variar desde un estilo eminentemente democrático a un estilo totalmente totalitario.
Un líder eficaz, que es considerado como participativo, reafirma su actuación en
muchas situaciones diferentes, adopta un estilo de contingencia, demostrando con su
actuación que pueden haber diversidad de estilo y que los mismos, sabiéndolos
administrar pueden conducir al éxito. Dicha persona debe guiar a la organización hacia
la consecución de los objetivos estratégicos organizacionales planificados, tiene el
deber en primer lugar de analizar e identificar los sectores claves del éxito en la
actuación de sus más cercanos seguidores, tratando de identificar, con el apoyo de
éstos; los componentes básicos para garantizar el éxito de su gestión. El líder debe
simbolizar el cambio, que está ocurriendo en el ámbito de la “aldea planetaria”.

Sin lugar a dudas que el liderazgo es un escenario social que está representado por
dos componentes inseparables: el que influye y los que son influidos. Pero, las
transacciones entre el líder y sus “No podemos funcionar sin líderes. La calidad
de nuestras vidas depende de ellos. Los líderes son importantes porque son
los responsables de la efectividad de las organizaciones. Las naciones no
pueden progresar sin una visión en común y los líderes son los que se la
deben proporcionar”.

Hablar del liderazgo en su más pura significación y significante, no ha tenido ninguna


variación a través del tiempo, solamente ha variado en sus formas. Cuando se
pretende relacionar a los “líderes estratégicos” con los “líderes nominales”, se reafirma
que los personas que alcanzan la cima de las organizaciones pero que realmente no
deberían estar en esos niveles, que han llegado a esos niveles por cuanto el líder
nominal administra “inteligentemente” cuál es la percepción positiva que tiene el resto
de la estructura informal. En un alto porcentaje de su estilo posee un sentido extremo
de su auto-percepción. Desarrollan un arquetipo mental que “tienen derecho de
estar en la cima” y por supuesto refuerza un estilo actitudinal necesario para
mantenerse en esos niveles. Las investigaciones sobre el liderazgo han puesto de
manifiesto que este tipo de personas desarrollan habilidades “políticas depuradas” al
extremo para mantener su posición. Las supieron administrar para llegar a esa
posición, sin ningún tipo de talento de liderazgo. Sus más cercanos subalternos, no así
sus seguidores; de acuerdo a las vivencias tienen capacidad de juzgar lo que son:
“personas que adolecen de competencias como
líderes”.

La gente por naturaleza en un ser sociable y por supuesto el


fenómeno de liderazgo está directamente relacionado con el
estilo transaccional entre él y sus más cercanos
colaboradores, la cual debería estar enmarcada por un
proceso natural y sobre todo muy dinámico. Esta realidad
fácilmente puede ser observada en todos los niveles organizacionales. En esta
oportunidad se hace referencia a aquellas personas que por naturaleza están
aspirando y, que de hecho orientan con éxito, en los “cogollos” de las organizaciones.
Los estudiosos de este tema han reafirmado que el liderazgo efectivo requiere ante
todo aprender a utilizar el poder, lo cual constituye un elemento importante cuando
se está investigando los estilos de actuación. ¡Una buena intención se reviste de
poder!. El poder faculta la capacidad de mandar, ordenar, disponer, señalar qué hay
que hacer, dónde, cuándo, cómo y quién por medio de su más típica actuación, que
es la autoridad cómo se ejerce.

Valdría la pena preguntarse hoy las siguientes interrogantes: ¿Quién tiene en la


actualidad el poder en la empresa?; ¿El Empresario?. En las pequeñas empresas, en
las que la estructura informal es muy pequeña, la respuesta a las interrogantes
anteriores puede ser afirmativa en la mayoría de los casos. Pero en las medianas y
grandes empresas: ¿Quién tiene el poder?. ¿La Junta de Accionista?. La respuesta
tiene mucha relación con el grado de información que se les puede suministrar. Si
dicha información no es pertinente en calidad y cantidad y si verdaderamente tienen
pertinencia con la realidad de los procesos de adopción de decisiones, pueden estar
dirigidas y manipuladas, por la persona que en dichas organizaciones pueden tener
toda la información.

El poder está íntimamente relacionado con la capacidad de mandar, ordenar,


disponer, señalar qué hay que hacer, dónde, cuándo, cómo y quién, por medio de
la actuación más típica, que es la autoridad que se ejerce.

Estilos de Liderazgo

“Lo que un líder hace para una organización es mucho más un reflejo de su
carácter que de su personalidad, porque se trata más del largo plazo que del
corto” C. Levicki

Muchos investigadores del comportamiento de los líderes los han ubicado en diferente
estilos cada uno de ellos con componentes muy particulares que conllevan a una gran
diferencia en la forma cómo comportarse dentro de ese complejo mundo
organizacional. El motivo por el cual en este espacio semanal se hablará de los
diferentes tipos de líderes, tiene como objetivo de orientar a los asiduos lectores de
este espacio para que traten de identificar su estilo de comportamiento, a través de un
proceso de reafirmación y se transformen en líderes por convicción. Tal vez muchos de
las personas que ocupan una posición de liderazgo no tengan un estilo totalmente
identificado y, por consiguiente en su comportamiento organizacional demuestras
características entremezcladas de varios estilos. Esta realidad representa una gran
inmadurez desde el punto de vista de reafirmación de la personalidad, en consecuencia
ellos requieren una gran revisión tendente a crear un estilo individual propio y
refrescante. Cabe mencionar que de acuerdo a los estudios sobre este particular
mencionan que no existe un tipo de ellos cuyos resultados no sean los esperados, es
decir que su comportamiento como tales en muchas oportunidades ha sido
infructuoso. Esta afirmación lleva a una gran reflexión: ¡Qué el líder perfecto
todavía no ha nacido!.

En esta oportunidad serán utilizados los estilos de liderazgo del


tratadista C. Levicki. Él cual menciona que existen siete grupos,
a saber: carismático, inteligencia superior, autocrático, pastor,
general del ejército, líder de la realeza y natural.

El líder carismático demuestra momentos de grandes avances


estratégicos en la consecución de los objetivos organizacionales,
es su momento de situación óptima. Mientras que su momento
más crítico, administra una situación consistente, en la que
manifiesta una gran tendencia en detenerse mucho tiempo en
una planificación de alta calidad. Los líderes que poseen este
estilo tienen mucha dificultad para interactuar con personas con
una alta motivación al logro.

Los de inteligencia superior tienen sus mejores escenarios cuando las organizaciones
emplean a personas brillantes y de altas cualidades, se producen transacciones con
resultados óptimos. Demuestran un gran rechazo y no se sienten bien cuando se
presentan confrontaciones en el mercado para productos populares de bajo valor y de
una gran dependencia hacia la marca del mismo. En consecuencia este tipo de líder de
inteligencia superior admira por consiguiente a otras personas inteligentes. Esta
realidad trae como consecuencia que los líderes que poseen una gran empatía,
rechazan totalmente a los de inteligencia superior.

El autocrático su mejor actuación la realiza en un momento de crisis, por cuanto no


siente la necesidad de hacer demasiadas preguntas. Le cuesta adaptarse a los
escenarios organizacionales cuando los actores de los mismos poseen altos niveles
educativos y están muy calificados. Sin embargo actúan exitosamente en diferentes
situaciones. En los países que aceptan las diferencias sociales se sienten muy
cómodos.

El pastor actúa con alto nivel de desempeño en las organizaciones que presentan a
través de su evolución un alto grado de consistencia. Mientras que su actuación es
pésima en momentos de crisis o situaciones de emergencia que se requieren adoptar
decisiones rápidas. Este tipo de líderes se sienten muy cómodos en las organizaciones
mercantiles de máxima estabilidad.

El tipo de liderazgo identificado con la etiqueta de general en jefe, sus mejores


actuación las hacen cuando se están preparando para la guerra. Sus peores momentos
es cuando sienten que el calor de la guerra no tiene nada de beneficioso. Tienen una
gran competencia para preparar, no así para llegar a conclusiones. Piensan que no
tienen necesidad de llegar a concluir, por cuanto tienen una creencia que su
preparación es tan buena que siempre ganaran las batallas.

Los líderes de la realeza tienen sus mejores oportunidad cuando se encuentran


trabajando en organizaciones con muchos años de antigüedad y son líderes en el
mercado. No se adaptan a las organizaciones cuyos productos tienen una demanda
masiva en el mercado, Este estilo no es recomendable para las organizaciones, por
cuanto es muy difícil eliminarlos y ellos les cuesta muchísimo aceptar que su actuación
no es la mejor.

Por su parte el líder natural su comportamiento es sobresaliente en la mayoría de las


circunstancias, muy especialmente en corporaciones mundiales cuyas marcas son
reconocidas. Les cuesta adaptarse a las organizaciones cuyas operaciones están
orientadas demasiado hacia las ventas. Talvez se puede decir que este tipo de líder
es el más eficaz, por cuanto una de sus grandes habilidades es la motivación que
transmite a sus más cercanos seguidores para trabajen con agrado y mantengan
contengan a los

Los 10 Mandamientos del Liderazgo Exitoso


“Liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad.”

(Warren G. Bennis)

1. Entrega: Abnegación para anteponer los intereses de sus liderados


sobre los propios. Ayudar a otros a lograr sus metas.

2. Valor: capacidad para enfrentarse a situaciones de peligro o


desánimo. Motivación para emprender empresas difíciles y para correr
riesgos sin temor.

3. Toma de decisiones: Tomar decisiones firmes con rapidez, donde


otras personas vacilan y temen comprometerse, especialmente ante
situaciones urgentes.

4. Persuasión: Carisma y habilidad para convencer y ganar la voluntad


de los demás, en favor de las metas y aspiraciones propuestas.
5. Humildad: Esta virtud modera el exceso por la autoestima o el
ensalzamiento propio. Un filósofo dijo: “Un hombre grande es aquel que
nos hace sentir grandes cuando estamos cerca de él.”

6. Responsabilidad: Madurez para responder tanto ante el fracaso


como ante el éxito.

7. Aptitud: Disposición para hacer algo bien. Conjunto de habilidades y


destrezas en el área específica de su trabajo.

8. Entusiasmo: Cualidad innata que se contagia y que se puede


desarrollar como una forma de vida.

9. Integridad: Ser un modelo de identificación a través de una conducta


coherente con sus ideales.

10. Generosidad: Actitud indispensable que lleva a compartir el éxito


con los demás para que el logro sea reconocido.