You are on page 1of 4

La hipertensión arterial secunda

-
ria se da en el 5-10% de los indi-
viduos hipertensos.

En ellos se encuentra una causa
concreta y conocida, como la
presencia de tumores renales o
tumores de las glándulas produc-
toras de hormonas, un mal fun-
cionamiento del riñón, la toma
de ciertos medicamentos, la
toma de cocaína, enfermedades
cardíaca, enfermedades hepáti-
cas, etc.


La hipertensión arterial, es una
condición patológica caracteriza-
da por un alza y mantención de
las cifras de presión arterial so-
bre valores que son considera-
dos normales.
Valores de presión arterial sistó-
lica mayores de 139 mmHg y/o
presión diastólica mayores de 90
mm de Hg, se califican como
hipertensión arterial si estos
niveles se observan en mínimo
dos lecturas en tres días diferen-
tes.
La presencia de valores muy
elevados con evidencias de re-
percusiones en nuestro organis-
mo, permiten el diagnóstico
inmediato.

¿Cómo se desarrolla la
hipertensión?
En la mayor parte de los indivi-
duos hipertensos (90-95%) se
desconoce la verdadera causa de
la presión arterial alta. Es lo que
llamamos hipertensos esenciales.

En estos individuos la hiperten-
sión es debida a la acción conjun-
ta de varios factores: herencia,
constitución, raza, factores psi-
cológicos, tipo de alimentación y
hábitos de vida.
Es importante conocer las cifras de la
presión arterial normal y “anormal” para:
 Diagnosticar oportunamente.
 Estimar tratamiento.
 Controlar complicaciones.
 Detener o revertir posibles da-
ños a otros órganos
 Cambio de dieta y hábitos del
paciente en pro del mejoramien-
to de la condición.
¿Cuándo hablamos de Hipertensión Arterial?
CONTENI DOS:
Clasificación 2
Diagnóstico 2
Manifestaciones
Clínicas
2
Objetivo
Terapéutico
3
Factores de
Riesgo
3
Complicaciones 3
Tratamiento no
Farmacológico
4
¿Por qué es importante conocer las cifras de la presión arterial?
Hipertensión Arterial
Tipo de presión
arterial
Medida (mm Hg) Qué significa la me-
dida para usted.
NORMAL Menor a 120/80
Hable con su
médico si tiene
DIABETES O
ENFERMEDAD
RENAL
Cualquier aumento
de cualquiera de las
cifras, aumenta el
riesgo de enferme-
dad cardíaca y
derrame cerebral.
PRE-
HIPERTENSIÓN
120/80 A 140/90 Pregunte a su médi-
co las medidas para
disminuir la presión
arterial.
HIPERTENSIÓN
ALTA
140/90 Y MÁS Consulte a su médi-
co si su presión es
SIEMPRE alta.
P Á G I N A 2

Diagnóstico
Manifestaciones Clínicas
Clasificación

Una elevada presión arterial rara vez se da a conocer, porque
generalmente no presenta síntomas. En la mayoría de las personas
se detecta cuando van al médico o se la hacen medir en otro
lugar.
 Hipertensión arterial
 Cefalea de localización frontal u occipital matutinas
 Palpitaciones
 Insomnio
 Disnea
 Zumbido de oídos
Se clasificará como hipertenso
a personas cuyo promedio de
mediciones sea mayor o igual a
140/90 mmHg.
En la evaluación inicial se toman
mediciones en ambos brazos y
para las mediciones posteriores,
se elige aquel brazo con valor
de presión arterial más alta.
Para realizar la medición PA, las
personas deben estar en reposo
al menos 5 minutos, evacuar
vejiga en caso necesario y al
menos 30 minutos si han reali-
zado ejercicio físico intenso,
han fumado, tomado café o
alcohol.
Múltiples mediciones de
presión arterial (PA), realizar
al menos dos adicionales en
cada brazo.
Separadas en el tiempo, al
menos 30 segundos.
En diferentes ocasiones, lapsos
no mayores a 15 días.
Ajustándose a una metodolo-
gía adecuada.

H I P E R T E N S I Ó N A R T E R I A L
Objetivo terapéutico
P Á G I N A 3
Reducir el riesgo de mortalidad y
morbilidad cardiovascular, a través
del control de todos los factores
de riesgo cardiovascular modifica-
bles identificados tales como taba-
quismo, dislipidemia, diabetes, obe-
sidad, sedentarismo y la propia
HTA. Para lograr el control de la
HTA, se requiere una selección
apropiada de fármacos antihiper-
tensivos con metas diferenciadas de
acuerdo a la clasificación de riesgo
cardiovascular individual.
Para cumplir con este objetivo es
necesario identificar metas terapéu-
ticas, dentro de las cuales se en-
cuentran:
Reducir la PA a valores menores a
140/90 mmHg.

Para esto, según diversos estudios
es necesario disminuir en 10 mmHg
de presión arterial sistólica, la pre-
sión de los pacientes diabéticos, así
como la reducción a valores pro-
medio 130/80 mmHg. En pacientes
con antecedentes de infarto agudo
al miocardio y enfermedad cardio-
vascular.
 Debilidad muscular
 Problemas con la visión
 Accidente cerebrovascular

Cuando presente alguno de estos síntomas, es
necesario que visite a su médico.
Cuando no está bien controlada la pre-
sión arterial, usted puede presentar las
siguientes complicaciones:
 Enfermedad renal
 Ataque al corazón
 Insuficiencia cardíaca


Dentro de los factores de riesgo coronario están:
Mayores Modificables: dislipidemia (elevado nivel de colesterol), tabaquismo.
Mayores No modificables: sexo masculino, enfermedad coronaria precoz en familiar de 1er grado. (Padre- her-
manos - madre, menor de 55 años.)
Menores Modificables: diabetes, obesidad (sobrepeso), sedentarismo, estrés, gota.
No modificables: sexo femenino en posmenopausia.

Por ende es una mezcla de Factores genéticos: familiares de 1er grado (mama, hermanos). Factores ambientales que
son Modificables como la dieta y No modificables.
En la mayoría se da por factores ambientales, por ende se puede prevenir y tratar a tiempo, sin embargo hay siem-
pre una mezcla entre lo ambiental y genético, pero predomina lo ambiental.
Factores de Riesgo
Complicaciones
“La ingesta
elevada de sal
en la dieta es un
factor de riesgo
relevante en la
hipertensión
arterial, al igual
que el consumo
de drogas y
alcohol”
Las medidas no farmacológicas deben ser instauradas en
todos los hipertensos o individuos con presión arterial nor-
mal alta, bien sea como tratamiento de inicio (riesgo añadido
bajo-moderado), o bien complementando el tratamiento
farmacológico antihipertensivo. El propósito de dichas medi-
das es reducir la presión arterial y prevenir el desarrollo de
enfermedad cardiovascular. A continuación se muestran las
medidas eficaces en la reducción de la presión arterial y del
riesgo cardiovascular. Es necesario hacer notar que no exis-
ten estudios que demuestren que la adopción de estos cam-
bios en el estilo de vida sea capaz de prevenir el desarrollo
de las complicaciones cardiovasculares en la población hiper-
tensa, por lo que estos no deben retrasar de forma innece-
saria el inicio del tratamiento farmacológico o entorpecer su
continuidad si es que ya se ha iniciado, especialmente en los
pacientes con riesgo añadido alto o muy alto, sino que de-
ben ser siempre complementarios.
Cambios en el estilo de vida
En personas hipertensas, la modificación del estilo de vida es
fundamental, por lo tanto debe considerar lo siguiente:
 Mantener el peso adecuado al sexo y edad
 Aumentar el consumo de frutas, vegetales, y reducir
el consumo de grasas.
 Realizar ejercicio físico.
 Reducir el consumo de sal.
 Reducir el consumo de café
 Reducir el consumo excesivo de alcohol.
 Dejar de fumar.
 Reducir el estrés.
Tratamiento no Farmacológico
Ejercicio
Todo aquel ejercicio en donde participen grandes grupos mus-
culares, son recomendados para aquellos que padecen de
HTA. Ejemplo: Trotar, caminar, bailar, nadar, andar en bicicle-
ta, entre otros. La intensidad dependerá de cada persona y es
recomendable comenzar con sesiones cortas para ir aumen-
tando progresivamente el tiempo hasta los 60 minutos. La
frecuencia recomendada será de 3 a 5 días a la semana.





Alimentación
Recomendaciones en la alimentación: Coma alimentos que
sean naturalmente bajos en grasa; Además de:
 Reducir el sodio.
 Consumir productos lácteos bajos en grasa
(productos descremados o light)
 Prefiera aceites de oliva y canola.
 Aumente el consumo de frutas y verduras.
 Coma nueces, semillas diariamente.