You are on page 1of 2

“La doctrina del shock”

Profesora: Eneida Martínez Ocampo
Alumno: Mario Hernández Mendoza


En uno de sus ensayos más influyentes, Milton Friedman articuló el núcleo de
la panacea táctica del capitalismo contemporáneo, lo que Naomi Klein ha
denominado “doctrina del shock”. Observó que «sólo una crisis —real o
percibida— da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las
acciones que se llevan a cabo dependen de las ideas que flotan en el
ambiente. Creo que ésa ha de ser nuestra función básica: desarrollar
alternativas a las políticas existentes, para mantenerlas vivas y activas hasta
que lo políticamente imposible se vuelve políticamente inevitable»
En estricto sentido del terreno político, en el que se toman decisiones en las
que “el fin justifica todos los medios imaginables y también los inimaginables”.
Los mensajes principales del documental son: cómo los desastres, tanto
naturales como los provocados por el hombre, se utilizan para forzar cambios
políticos y económicos en gobiernos poco dispuestos a abrazar el capitalismo
salvaje.
La enseñanza de doctrinas y dogmas se conoce como adoctrinación, un
término que suele ser utilizado en sentido negativo para hacer referencia a la
reeducación de personas en un contexto donde no se da espacio a la
pluralidad de opiniones o la libre búsqueda del conocimiento. Los regímenes
totalitarios y las sectas se encargan de adoctrinar a los súbditos. En la que no
se da opciones a escoger, en una acción violenta en la que se busca por medio
del miedo, esa reeducación de las personas, en una total aceptación.
La Agencia Central de Investigación (CIA), creada más bien para la
intervención de los países e infiltración de sus gobiernos, utilizado mecanismos
de tortura, emplea constantemente la violencia, el terrorismo contra el individuo
y la sociedad.
El documental denuncia la estafa de las políticas económicas de la Escuela de
Chicago y su conexión con el caos y el derramamiento de sangre por todo el
mundo. Debido a que los mercados completamente desregulados, tendieron a
crear un clima económico desequilibrado en el que un pequeño grupo se hizo
extremadamente rico y el resto se hundieron en la pobreza, los Estados Unidos
solamente tuvieron éxito en vender esta desregulación del mercado libre a los
países en crisis que no tenían más otra opción que hacer lo que exigió la
nación más rica en la tierra. Los resultados llevaron a la extensión de la
privatización y a la violencia en Rusia, Polonia, Chile, Suráfrica y el Oriente
Medio.
Ese neoliberalismo voraz, sin escrúpulos, sin ética, ni nacionalidad, que todo
privatiza a la menor oportunidad, un ejemplo de esa oportunidad esperada
seria el 11 de septiembre de 2001 en el ataque a las torres gemelas en la
ciudad de Nueva York, en la que el gobierno de Bush aprovecho el miedo de la
gente para lanzar una guerra contra el terrorismo, privatizando una serie de
servicios siendo el principal usuario el gobierno; Basta citar tres datos que
demuestran el alcance de la transformación: en 2003, el gobierno
estadounidense otorgó 3.512 contratos a empresas privadas en concepto de
servicios de seguridad. Durante un período de veintidós meses hasta agosto de
2006, el Departamento de Seguridad Nacional había emitido más de 115.000
contratos similares. La «industria de la seguridad interior» —hasta el año 2001
económicamente insignificante— se había convertido en un sector que
facturaba más de 200.000 millones de dólares. En 2006, el gasto del gobierno
de Estados Unidos en seguridad interior ascendía a una media de 545 dólares
porcada familia, todo lo que se pueda privatizar se privatiza.