You are on page 1of 5

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

DEPARTAMENTO BIOMEDICO
UNIDAD BIOLOGIA CELULAR Y MOLECULAR


CURSO FISIOLOGIA CELULAR II AÑO BIOTECNOLOGIA
GUIA TRABAJOS PRACTICOS ORGANIZACIÓN CELULAR

INTRODUCCION

Todas las células se caracterizan por poseer información genética. Esta información se encuentra como
moléculas de ADN. En los organismos procariontes, el ADN no está asociado a proteínas y se encuentra
libre en el citoplasma localizándose preferentemente en un sector generalmente llamado zona nucleoide, la
cual no se encuentra limitado por membranas.

En células eucariontes, este ADN esta confinado principalmente al núcleo. En este organelo no sólo se
localiza o almacena la información genética, sino que allí también existe una compleja maquinaria
enzimática, que permite que la información contenida en los genes se replique y se exprese en productos
intermediarios, los que posteriormente participarán en otros procesos celulares determinando la
estructura y la regulación de las actividades celulares. Un pequeño porcentaje del genoma se encuentra
constituyendo los cromosomas mitocondriales en este organoide.

El núcleo es una estructura celular aproximadamente esférica de unos 7 m de diámetro en promedio; su
límite está definido por la envoltura nuclear o carioteca, estructura compuesta por dos subunidades de
membranas separadas entre si por un espacio. En el interior del núcleo se encuentra el material genético,
ADN, el cual se encuentra asociado a proteínas llamadas histonas y formando parte de un agregado
macromolecular denominado cromatina propio de los organismos eucariontes.

La diferenciación celular es el proceso por el que las células adquieren una forma y una función
determinada durante el desarrollo embrionario o la vida de un organismo pluricelular, especializándose en
un tipo celular. La morfología de las células cambia notablemente durante la diferenciación, pero el material
genético o genoma, permanece inalterable, con algunas excepciones.

Las células de los mamíferos se pueden clasificar en tres categorías: Las células de la línea germinal, las
células somáticas y las células madre. Cada una de las cerca de 100 mil millones de células del cuerpo
humano, por ejemplo, posee su propia copia del genoma, excepto ciertas células que han perdido su núcleo
celular durante su diferenciación, como es el caso de los hematíes, eritrocitos o glóbulos rojos. La mayoría
de las células son diploides, es decir, que poseen dos copias de cada cromosoma. Estas células se llaman
células somáticas. La mayoría de las células que forman los distintos tejidos del cuerpo humano son de esta
categoría.

Todas las células de la línea germinal están destinadas a la formación de gametos (óvulos y
espermatozoides) y son las únicas capaces de transmitir su material genético a las generaciones siguientes.
Las células germinales se diferencian de las células somáticas, porque su dotación cromosómica es
haploide, además de que entre ellas son genéticamente diferentes gracias al proceso de recombinación
durante la meiosis. Estas forman parte de tejidos y órganos durante su formación, pero se transforman en
células libres una vez diferenciadas con características morfofisiológicas para movilizarse y producir la
fecundación.

Las células madre tienen la capacidad de autorrenovarse mediante divisiones mitóticas o bien de continuar
la vía de diferenciación para la que está programada y, por lo tanto, producir células de uno o más tejidos
maduros, funcionales y plenamente diferenciados en función de su grado de multipotencialidad.


Por lo general todos los tipos celulares que componen un organismo multicelular presentan variaciones en la
duración de su ciclo celular, en todos el mecanismo básico es el mismo, pero no todas las células tienen la
capacidad de dividirse, y entre las que tienen esa capacidad, el tiempo que transcurre entre un ciclo y el
siguiente varía dependiendo del tipo celular. Existen poblaciones celulares altamente diferenciadas que
pierden totalmente la capacidad de dividirse y por lo tanto abandonan el ciclo celular de modo permanente
(neuronas, miocitos, gametos, glóbulos rojos). Existen células que abandonan el ciclo celular por tiempos
variables, pero que no pierden la capacidad de dividirse, estas se dice que están en G
0
. Con un determinado
estímulo, estas poblaciones celulares pueden reingresar al ciclo celular, duplicando su material genético y
experimentando nuevamente mitosis (células hepáticas y cartílago). También existen poblaciones celulares
que están en constante renovación, permanentemente en ciclo celular, y que son el sostén para el
mantenimiento de los epitelios, de la renovación de los eritrocitos y leucocitos, de la formación permanente
de células que reemplazarán a las que no son funcionales o han envejecido, así como también de la
generación de un ser humano a partir de un cigoto.
TEJIDO MUSCULAR: En los vertebrados se pueden distinguir tres tipos de músculos, según su morfología
y función. Algunos muestran un patrón regular de bandas alternantes claras y oscuras, que se extiende por
todo el ancho de la fibra, por lo que se les ha llamado músculos estriados. Este tipo de músculos se
relacionan con el esqueleto y el corazón, formando el músculo esquelético y el músculo cardíaco
respectivamente. El músculo liso, que carece de estriaciones transversales, aparece en las paredes
viscerales y a menudo es conocido como músculo visceral. Funcionalmente el músculo es voluntario o
involuntario. El músculo estriado es voluntario, el liso es involuntario, y el cardíaco es involuntario estriado.
Es en el músculo estriado o esquelético (Fig. 1), dónde se
puede apreciar con mayor facilidad la diferenciación celular.
Está formado por haces de células muy largas (hasta de 30 cm)
cilíndricas y multinucleadas, con diámetro que varía de 10 a 100
µm., llamadas fibras musculares estriadas. Los miocitos o
fibras musculares son células alargadas, con su eje longitudinal
paralelo a la dirección del movimiento y están altamente
especializados para cumplir su función de contracción. Para ello
su citoplasma contiene proteínas contráctiles, la actina y la
miosina, dispuestas en forma fibrilar y transforman la energía
química en mecánica mediante la degradación del ATP. Las
fibras musculares están organizadas en haces envueltos por una membrana externa de tejido conjuntivo,
llamada epimisio. De éste parten septos muy finos de tejido conjuntivo, que se dirigen hacia el interior del
músculo, dividiéndolo en fascículos, estos septos se llaman perimisio. Cada fibra muscular está rodeada por
una capa muy fina de fibras reticulares, formando el endomisio.
Los organelos citoplasmáticos de los miocitos poseen una alta especialización funcional, lo que ha conducido
al uso de la terminología especial para denominar algunos de estos componentes:
 Membrana plasmática: sarcolema.
 Citoplasma: sarcoplasma. La mayor parte está ocupado por miofribillas, diferenciaciones propias de las
células musculares, gran cantidad de mitocondrias, complejo de Golgi y un retículo liso muy
desarrollado.
 Retículo endoplásmico liso: retículo sarcoplásmico.
La característica más notable de la fibra muscular esquelética es la presencia de segmentos claros y
oscuros, que son la base de la estriación transversal apreciable en una sección longitudinal de la fibra. El
microscopio de luz polarizada demuestra unas bandas oscuras anisotrópicas, denominadas por ello bandas
A, y unas bandas claras isotrópicas, denominadas bandas I. En el centro de la banda I aparece una línea
densa transversal, la línea Z. En las mejores preparaciones se pueden observar una banda pálida y estrecha,
que cruza transversalmente la banda A, es la llamada banda H, en cuyo interior y en posición central surge
la línea densa transversal llamada M. La longitud relativa de cada una de las bandas depende del estado de
contracción de la fibra muscular. La longitud de la banda A es siempre constante, mientras que la banda I
es muy evidente en el músculo relajado, pero está muy acortada en un músculo contraído. El sarcómero es
la unidad contráctil de la fibra y se define como la porción de miofibrilla incluida entre dos líneas Z
sucesivas. En el sarcómero, cuando la banda I se acorta, las líneas Z se acercan a los bordes de la banda A.
El tejido conjuntivo permite que la fuerza de contracción generada por cada fibra individualmente actúe
sobre el músculo entero, contribuyendo así a su contracción y transmitiendo la contracción del músculo a
tendones ligamentos, aponeurosis y huesos. Cada fibra muscular presenta cerca de su centro una
terminación nerviosa llamada placa motora. La fibra muscular está delimitada por una membrana llamada
sarcolema y su citoplasma se presenta lleno principalmente de fibrillas paralelas, las miofibrillas, que son
estructuras cilíndricas, con un diámetro de 1 a 2 mu, y se distribuyen longitudinalmente a la fibra muscular,
ocupando casi por completo su interior. Al microscopio se observan estriaciones transversales originadas
por la alternancia de bandas claras y oscuras. La estriación es debida a repetición de unidades llamadas
sarcómeros. Cada unidad está formada por la parte de la miofibrilla que queda entre dos líneas Z y
contiene una banda A.

TEJIDO NERVIOSO: La neurona (Fig. 2) tiene la capacidad de irritabilidad, que es la capacidad de una
célula para reaccionar ante estímulos y conductividad, que es la capacidad de transmitir dicho impulso hacia
otras partes de la célula. Es posible distinguir en ella: el soma o cuerpo celular de formas muy variadas y
prolongaciones.

Las neuronas son células sintetizadoras de proteínas, con un alto gasto de energía metabólica, ya que se
caracterizan por secretar distintos tipos de productos a nivel de sus terminales axónicos. Por ello, el
núcleo, que se encuentra en el soma, es grande y rico en eucromatina, con el nucléolo prominente. El aparato
de Golgi se dispone en forma perinuclear y da origen a vesículas membranosas, con contenidos diversos, que
pueden desplazarse hacia las dendritas o hacia el axón. El citoesqueleto forma las neurofibrillas, que
corresponden a manojos de neurofilamentos (filamentos intermedios), vecinos a los abundantes
microtúbulos (neurotúbulos). Las dendritas nacen como prolongaciones numerosas y ramificadas desde el
cuerpo celular. A lo largo de las dendritas existen las espinas dendríticas, pequeñas prolongaciones
citoplasmáticas, que son sitios de sinapsis. El axón es de forma cilíndrica y nace desde el cono axónico que
carece de ergastoplasma y ribosomas. El citoplasma del axón (axoplasma) contiene mitocondrias, vesículas,
neurofilamentos y microtúbulos paralelos. Su principal función es la conducción del impulso nervioso. Se
ramifica extensamente sólo en su región terminal (telodendrón) la que actúa como la porción efectora de la
neurona, ya que así cada terminal axónico puede hacer así sinapsis con varias neuronas o células efectoras.

Fig. 2








TEJIDOS VEGETALES. (Fig. 3 y 4): Cuanto más elevada es la organización de un vegetal, mayor es el
número de clases de tejidos que componen su cuerpo. Desde el punto de vista ontogénico, las clases de
tejidos de los Cormófitos pueden reunirse en dos grandes grupos:
1. Tejidos Embrionales o Meristemáticos: El tejido meristemático o meristemo, consta de células
capaces de mantener una activa división celular y es el responsable del crecimiento y desarrollo de las
plantas. Está constituido por células vivas, pequeñas, con grandes núcleos, sin vacuolas y con una pared
celular fina, que permite su crecimiento y su división. Se localizan en las semillas, en los ápices de las raíces
y los tallos, en las yemas y también en el interior del tallo o tronco.

2. Tejidos Adultos o Diferenciados: Normalmente no producen divisiones celulares. Sus células ya han
adquirido una completa diferenciación, por lo que tienen un mayor tamaño que las embrionales, son
relativamente pobres en plasma o incluso carecen de él, o están muertos. Los tejidos adultos pueden
clasificarse de manera siguiente:
Tejidos protectores. El tejido epidérmico recubre las hojas y los tallos y raíces jóvenes. Protege la parte
aérea de la planta de la desecación y permite la absorción de agua y de sales minerales a través de la parte
subterránea. Está formado por una única capa de células vivas. El tejido suberoso o súber protege a la
planta contra la pérdida de agua y contra las temperaturas extremas. Se encuentra en tallos y raíces
viejas.
Tejidos fundamentales. Son los parénquimas o tejidos parenquimáticos. Tienen diversas funciones:
realizar la fotosíntesis, parénquima clorofílico o clorénquima, con células con gran cantidad de
cloroplastos y ubicados inmediatamente bajo la epidermis superior de las hojas. Parénquima de reserva,
es típico de tallos, raíces y tejidos nutricios de semillas, capaces de almacenar sustancias como almidón,
grasas, etc. Es especialmente importante el parénquima reservante que acompaña al tejido conductor. Se
incluyen en este grupo, los parénquimas reservantes de agua (parénquima acuífero), especialmente en
plantas crasas de desierto. Por último podemos encontrar tejido capaz de acumular aire, parénquima
aerífero o neumaténquima, que deja grandes espacios intercelulares que facilitan el intercambio gaseoso
con la atmósfera.
Tejidos esqueléticos o de sostén. La planta tiene que conservar su forma y mantener cierta solidez para
desarrollar sus actividades vitales. La mayoría de las plantas deben su solidez y elasticidad a la posesión de
tejidos mecánicos: el Colénquima y el Esclerénquima. El colénquima mantiene erguidos los tallos jóvenes y
los pecíolos de las hojas. El esclerénquima se encuentra en las partes vegetales ya desarrolladas y es común
que las células que lo componen sean muertas. Aparece en órganos protectores, como el cuesco del
melocotón.
Tejido glandular. La función del tejido glandular es la secreción de sustancias. La clave de este tejido son
las células secretoras, capaces de producir algunas sustancias o concentrar y almacenar otras. Las
secreciones pueden ser expulsadas al exterior o al interior de la planta. Hay varios tipos de órganos
glandulares en las plantas: algunos son pelos, otros son tubos, etc. Los productos son muy diversos, entre
ellos, resinas, aceites con esencias, mucílagos, gomas, néctares, etc. Los productos que segregan son
vertidos en el protoplasma en numerosas vacuolas o llegan a llenar casi por completo el lumen de la célula,
que a veces finalmente muere. Se pueden citar las siguientes secreciones: gomorresinas, resinas, esencias,
taninos, alcaloides, cristales de oxalato, látex, etc.
Tejidos conductores. Son los que transportan sustancias por el interior de las plantas. Existen dos tipos
básicos, el xilema y el floema El xilema o tejido leñoso, conduce principalmente agua y sales (savia bruta)
de la raíz a las hojas y las paredes de estas células son altamente lignificadas por lo que no se aplastan. El
floema o líber, transporta la savia elaborada (sustancias orgánicas como carbohidratos), que se produce
en las hojas, al resto de los órganos de la planta. Son células vivas largas de paredes sin lignina y dispuestas
en series longitudinales unidas entre sí por medio de poros abiertos que resultan de la perforación local.
Fig. 3





Fig. 4




EPIDERMIS
TEJIDO CONDUCTOR
PARENQUIMA
OBJETIVOS:
a. Observar, en estado fresco y fijadas y teñidas, células que sirven como modelos en los trabajos de
fisiología celular
b. Revisar las características más relevantes de las distintas células observadas
c. Destacar algunas características que permitan manipular las diversas células
d. Desarrollar habilidades para ubicar y manejar las células observadas.
e. Profundizar en el conocimiento y manejo de la unidad fisiológica celular.


CUESTIONARIO
1. Haga una clasificación de los tipos de células según sus características estructurales y funcionales.
2. ¿Qué diferencias existen entre las células libres y las que constituyen tejidos?
3. ¿De qué forma se pueden mantener vivas células fuera de su ambiente natural?
4. ¿Qué técnica permite la mantención de células en forma indefinida? Discuta sus ventajas y
desventajas.
5. ¿Qué características diferencian las células vegetales de las animales?
6. Haga una clasificación de las células vegetales.


ACTIVIDADES

1. Observación de eritrocitos en sangre fresca. Con una lanceta estéril pinche la yema del dedo medio
de su mano. Cuidadosamente coloque una gota de sangre en un portaobjeto. Limpie su dedo con un algodón
mojado con alcohol. Agregue una gota de suero fisiológico a la gota de sangre y cubra cuidadosamente con
un cubre objeto. Observe los diversos tipos de células. ¿Qué forma presentan los eritrocitos? ¿Cuál es su
tamaño? Dibuje y anote los nombres correspondientes.

2. Observación de eritrocitos en sangre fijada y teñida. Enfoque la preparación entregada con objetivo
100x. Ubique los eritrocitos y observe su forma, estructura y determine su tamaño. Compare con la
observación en fresco. Dibuje y ponga los nombres correspondientes.

3. Observación de espermatozoides en fresco. Con una pipeta tome una gota de la preparación de
espermatozoides y póngala en el portaobjeto. Cubre cuidadosamente y observe con objetivo 100x. Haga un
esquema y coloque los nombres de las diferentes partes de la célula.

4. Observación de espermatozoides teñidos con Hematoxilina de Harris. Enfoque la preparación con
objetivo 100x observe cuidadosamente la estructura de la célula. Dibuje con detalle lo observado
complementando con la observación anterior. Ponga todos los nombres correspondientes.

5. Observación de células musculares de tejido muscular estriado en un corte de lengua, teñido con
Hematoxilina eosina. Enfoque la preparación con objetivo 100x y recorra la muestra hasta encontrar las
fibras musculares en posición longitudinal. Describa el aspecto que presentan las células y refiéralo a las
estructuras del citoesqueleto. ¿Cuál es la propiedad más importante de esta célula? ¿Cómo se regula su
funcionamiento? Haga un esquema con los nombres correspondientes.

6. Observación de neuronas en corteza cerebral. Enfoque la preparación con objetivo 100x ubicando la
región que le indique su profesor. ¿Qué forma y tamaño tiene la célula observada? ¿Qué función tiene esa
célula?

7. Observación de corte longitudinal de raicilla de cebolla teñida con orceína acética. Enfoque la
preparación con objetivo 100x y reconozca las diferentes células por su forma, tamaño y tinción. Averigüe
las ubicaciones y funciones que cumplirán las células en un vegetal adulto.

8. Observe un corte transversal de hoja de vegetal teñido con tinción vital (azul tripano- safranina.)
Enfoque la preparación con objetivo 100x y reconozca las diferentes células por su forma, tamaño y tinción.
¿Qué función cumplen las células identificadas? ¿Qué tejidos constituyen?