You are on page 1of 7

LOS 10 SECRETOS DE MICHAEL JORDAN “SU MAJESTAD DEL AIRE”

1. Tener Responsabilidad

“Algunas personas quieren que las cosas se pasen, otras desean que pasen y
otras hacen que pasen”

En toda su vida, Jordan ha tenido la honorable cualidad de ser dueño de su propio
destino.


2. Intentarlo

“Puedo aceptar fallar, cualquiera falla en algo. Lo que no puedo aceptar es no
intentarlo”


3. Sentirse libre

“Falle mas de 9000 tiros en mi carrera. Perdí casi 300 juegos. Me dieron la
confianza 26 veces de lanzar un tiro ganador y fallé. Falle una y otra y otra vez en
mi vida y por eso fui exitoso”


4. Comprometerse con uno mismo

“El juego es mi esposa. Demanda lealtad y responsabilidad y ella me da a cambio
realización y paz”


5. Disfruta tu juego

“Solo juega, pásala bien, disfruta el juego”


6. Juega para ganar

“Yo juego para ganar. Durante las prácticas o en los juegos reales. No le permitiré
a nada interponerse en el camino de mi competitivo entusiasmo de ganar”


7. Se egoísta y humilde

“Para ser exitoso hay que ser egoísta, si no nunca lo conseguirás. Y una vez
llegas al más alto nivel debes ser generoso, mantenerte alcanzable, mantenerte
en contacto, no aislarte”


8. Encuentra tu camino

“Los obstáculos no tiene por qué detenerte. Si corres hacia una pared no des la
vuelta y te rindas. Averigua como treparla, ve a través de ella o corre alrededor”


9. Crea tus propias expectativas

“Si aceptas las expectativas de otros especialmente las negativas, nunca veras los
resultados”


10. Ahora, haz el lanzamiento

“Yo nunca me fije el las consecuencias de perder un lanzamiento… cuando se
piensa en la consecuencias siempre pensaras en un resultado negativo”

Yo entrenaba dos horas más después del entrenamiento de mi equipo en el High
School, el que me iba a dar a conocer para poder entrar a la NBA.
Todo se resume en una sentencia muy sencilla: existen buenas y malas maneras
de hacer las cosas. Usted puede practicar el tiro ocho horas diarias, pero si la
técnica es errónea, sólo se convertirá en un individuo que es bueno para tirar mal.
>> MICHAEL JORDAN. "Mi filosofía del triunfo."
La energía no la puedes abrir y cerrar como si fuera una llave de agua. Yo no
podía desperdiciarla durante el entrenamiento y luego, cuando necesitara ese
empujón extra hacia el final del partido, esperar que estuviera ahí. Pero así es
como mucha gente plantea las cosas. Por eso fracasan. Parecen comprometidos
a ser lo mejor que pueden. Pero cuando se trata de llegar al fondo del asunto,
buscan pretextos en vez de respuestas.

Cuenta el biógrafo de Jordan, David Halberstam: "En 1985 después de que a
Jordan lo nombraron el novato del año de la NBA, regresó a Chapel Hill y le dijo a
Roy Williams, “Tengo que hablar con usted” Roy le dijo, claro Michael.
“No entrenador, en privado, insistió Jordan. ¿Qué debo hacer para mejorar,
entrenador?. Ningún jugador trabajaba como Michael”.
El ex entrenador asistente de los Bulls, John Bach, tenía un término para la eterna
voluntad de Jordan por mejorar en el juego. "Ambición acorazada", le llamaba él, y
a lo que se refería a que todos los años Jordan dedicaba el tiempo fuera de
temporada a mejorar partes de su juego que sentía deficientes, de modo que
pudiera vencer el cansancio, el dolor y la enfermedad.
Mejoró sus tiros; practicaba hasta tarde, retaba a los tiradores de distancia hasta
que él fue lo suficientemente bueno para participar en el concurso de triples en el
All Star Game. Cuando lo vencieron oponentes más pesados, se puso a levantar
pesas para poder jugar al poste bajo
Jordan una vez comentó: "Siempre he planteado el entrenamiento como una
especie de campo de prueba, en especial con los novatos. Quizá me vieron en
televisión, leyeron algo sobre mí... y tal vez piensan quien soy... Quiero que sepan
que no es un chisme o un rumor. Quiero que sepan que todo se debe a un trabajo
arduo. Cada vez que salgo a la cancha, aun cuando estaba en la cima del mundo,
siento como si tuviera que probar algo".
"En este negocio luchamos contra la naturaleza humana" dijo Jim Boylen. "Es la
teoría de “dejarse llevar” la mayoría de muchachos simplemente trabajarán tanto
como deban para lograr el éxito. Michel luchó contra la Naturaleza humana. A
pesar de su éxito nunca se sintió a gusto o satisfecho. Siempre necesita más
La Comisión Nacional de Productividad (Nacional Comisión on Productivity) una
vez reveló que sólo dos de cada diez empleados trabajan a su máximo potencial y
que la mitad de la fuerza laboral sólo gasta la cantidad mínima de energía
"EL éxito no es algo que persigues. Es algo por lo que debes esforzarte
constantemente; entonces tal vez llegue a ti cuando menos lo esperes. Casi nadie
lo entiende". Michael Jordan.
En las rondas de tiros libres, llegaba cinco minutos antes que los demás y se
quedaba cinco minutos después. Una vez, en San Antonio, dice el ex entrenador
de la NBA Bob Hill, Jordan llegó en bicicleta a un centro de acondicionamiento
físico a levantar pesas y después regresó en bicicleta al Alamo Dome a tiempo
para el entrenamiento. Un día después del ahora inmortalizado "día de la
enfermedad" en Utah, Jordan estuvo noventa minutos en el gimnasio.
"Yo usaría una palabra para describir a Michael" dijo Charles Barkley.
Obsesivo. Estaba obsesionado por ser el mejor jugador.
Todo lo que hacía estaba diseñado para hacerlo mejor que los demás.
Un día, durante un partido contra Barkley y los Suns de Phoenix en 1993, el
cronista Nick Pitino llegó al Chicago Stadium temprano para entregar unas cintas.
Horas antes que se iniciara el partido, ahí estaba Michael Jordan.
"Lleva aquí todo el día lanzando tiros libres" dijo el guardia de seguridad
Existe una historia sobre un viaje a Boston durante la temporada de novato de
Jordan que le gusta contar al entrenador Stan Albeck. El entrenador hizo llegar el
autobús al Boston Garden un día antes. Tenía un motivo para ello. Lo hacía por
Michael. Llevo al equipo en el interior. El Garden estaba vacío y en silencio.
Luego, de la nada, escucharon pisadas, y cuando voltearon, vieron a Larry Bird
corriendo la explanada. Luego lo hizo en las escaleras. Bird hizo ejercicio hasta
sudar, después empezó con los tiros. Le brilló la mirada a Jordan. "En ese
entonces podías ver que él sabía que eso era lo que se necesitaba". Dijo Albeck.
Una vez, en un campamento de verano de baloncesto, un asistente le preguntó:
¿Cuántas horas practicabas de niño? "Nunca me preocupó el tiempo" respondió
Jordan. "Jamás vi el reloj. Practicaba hasta que me cansaba o cuando mi mamá
me llamaba a cenar."
“Cuando más extricto eres contigo mismo, más fácil será la vida”
"El equipo olímpico de 1984 estaba jugando un partido de exhibición en el
Madison Square Garden contra uno de estrellas de la NBA, comentaba el
entrenador de los Pacers, Vern Fleming. "En un tiempo muerto, Bobby KNight nos
gritó, ¿Por qué no salen y hacen lo mismo que el hace a diario en los
entrenamientos? Bobby señalaba a Michael." "El entrenamiento era lo que hacía
continuar a Michael" dijo el ex entrenador de Jordan en Chicago, Doug Collins. "A
diario sentía esa necesidad de demostrar que era el mejor. Se volvió parte de
Michael. Algunos de los muchachos se toman la noche libre, otros el día, pero él
nunca desperdiciaba su talento. La forma en que practicaba lo colocó en un nivel
superior al de cualquiera."
El éxito no se da de forma natural. Nadie nace con una inclinación por el trabajo.
Nacemos ignorantes, nuestras habilidades no se desarrollan de manera innata y
nuestra vida está llena de distracciones. Es más fácil ver programas de concurso
en la televisión, dormir hasta el mediodía, atrasar y posponer hasta que se pasa el
momento. Por eso quienes trabajan hasta tarde, quienes cumplen, quienes ponen
en práctica un plan inteligente, muchas veces son más elogiados que aquellos con
el doble de talento.
Cuando Jordan estaba en el Colegio, llegaba temprano a la escuela y hacía que el
conserje le permitiera entrar al gimnasio para encestar", dijo Chuck Caree, cronista
deportivo en Wilmington, Carolina del Norte."El director de deportes tenía que
sacarlo del gimnasio para que se fuera a las clases ". “El verdadero trabajo no
siempre significa estar ocupado. El objeto de todo trabajo es la producción y los
logros y para llegar a uno de estos puntos, debe existir premeditación, un sistema,
planeación, inteligencia y un propósito honesto, así como el sudor. Parecer hacer
no es hacer.” Thomas Edison.
De niño POTENCIÓ sus habilidades como jugador de baloncesto ocho horas
diarias durante los veranos, encestando en gimnasios a más de treinta grados,
tirando quinientos pases por la espalda al día, haciendo muecas mientras corría
con rapidez y botaba velozmente el balón de mano a mano.
Vimos lo que podía hacer un Jordan cansado, lo vimos en los últimos minutos de
los partidos, su cabeza calva brillando tenuemente por el sudor, con las manos
jalando la orilla de sus pantaloncillos holgados mientras esperaba lanzar un tiro
libre. Muerto, luego vivo, levantando las piernas para el último salto de enceste,
con el cuerpo estallándole en una jugada hacia la canasta. Esa última explosión
de energía en los últimos minutos de los partidos no era un don divino, no era una
técnica más de la extraordinaria condición atlética de Jordan
Era un momento premeditado, un producto de cada ejercicio llevado al máximo.
Jordan era el jugador que más trabajaba en el equipo, se levantaba a las 6,30
horas durante el entrenamiento de primavera, llegaba antes del amanecer con el
entrenador; del exceso de trabajo le molestaban las manos; se ponía esparadrapo
y volvía a abanicar."Se dedicaba encestar temprano, luego participaba en el
entrenamiento regular, después seguía practicando antes del partido y luego
después del mismo" dijo el entrenador Birmingham Barons.
"No me lo paso afuera tres horas al día para ver que se siente al sudar", dijo
Jordan
"Juega tanto o más en el entrenamiento, de lo que jamás ha jugado en los
partidos", comentó una vez Howard White, representante de Jordan en
Nike."Quiere que el partido sea más fácil que la práctica."
"Me gustaban muchos los mates, pero me esforzaba más en los encestes y la
defensa. Sé que ayudé a aumentar la popularidad de los mates y a jugar por
encima del aro, pero intento practicar lo que predico. Un día llegué a casa y mis
hijos habían bajado la canasta 1 metro para poder meterla para abajo. La subí de
nuevo y le dije que aprendieran a tirar" dijo Jordan
Trabajó en sus tobillos, muñecas, hombros y rodillas, todos los detalles diminutos
que darían un balance a su cuerpo contra la amenaza de una lesión. Para lograr
los saltos más altos que ser humano haya logrado practicaba con esas en los
tobillos todo el tiempo. El equipo llegaba a un hotel a las dos o tres de la mañana
cuando jugaban como visitantes y Jordan a veces quería hacer ejercicio a esas
horas. En otras ocasiones, cuando realmente se cansaba durante los
entrenamientos de la tarde, se levantaba temprano y estaba en el gimnasio a las 6
a.m. cuatro horas antes de que el equipo empezara con el ejercicio
normal.(Tomaba una pequeña siesta en la tarde).
Jordan pagaba a Grover, su preparador físico personal, para que viajara con él.
Con el tiempo, construyó un gimnasio en su casa y durante sus últimos años en la
liga, invitaba a sus compañeros de equipo Scotie Pippen y Ron Harper a su casa
para ejercitar en la mañana antes de la práctica. Lo llamaban "El Club del
desayuno" Harper decía "A las siete" y Jordan decía "a las 6.30" Siempre era
media hora antes de lo que Ron dijera. Jordan solía decir, "Vas a trabajar más de
lo que tu piensas."
Jordan diría después en su carrera:"El reto es seguir haciendo a los treinta y cinco
años lo que hacen los jóvenes de veinticinco o veintiséis años."
La combinación del trabajo y la ética laboral de Michael Jordan nunca se han visto
en otros.”Steve Kerr.
He aquí lo que sucede cuando se hace química: con el talento, la ética laboral, y
un plan concreto e infalible, se combinan y multiplican las células, formando
elementos nuevos y compuestos aún sin descubrir, lo cual da como resultado
figuras memorables como Jordan
Como tutor de Tiger, Jordan lo convenció de que si quería ser el mejor, debía
vencer al oponente a diario, que nunca debía ceder."
"Michael Jordan se convenció de que iba a disfrutar el tiempo que jugara
baloncesto", dijo el ex entrenador asistente de los Bulls, Tex Winter. "Creo que se
convenció hace mucho tiempo." Y sin el lujo de un solo descanso en verano
Yopal, Mayo 6 de 2013. JJS