You are on page 1of 3

¿QUE INFLUENCIA TIENE EL PUEBLO ROMANO Y GRIEGO EN LA ACTUALIDAD?

Durante muchos años hemos escuchado de ciudades que han contribuido a la formación de
legados sobre la humanidad, Grecia y romason aquellas que han aportado muchos beneficios
y desarrollo en general; aunque estas ciudades son muy distintas encontramos en ellas
similitudes que nos conducen a realizar una observación detalladade los beneficios que ellas
han traído para el mundo.
Grecia, ha realizado distintos aportes en diferentes ámbitos, encontramos que los griegos han
ejercido durante siglos un peculiar hechizosobre la imaginación de los hombres, un ejemplo de
estos son Sócrates, platón y Aristóteles , que siempre trataron de buscar un por que de las
cosas trayéndonos como consecuencia una de las cienciasmás bellas, que nos conducen y
nos traslada a un mundo en donde podemos conseguir el verdadero conocimiento, esta
ciencia la llamamos hoy en día filosofía ;Por otra parte en roma, el amor a lasabiduría o la
misma filosofía no se desarrollo mucho ya que para las personas que habitan esta ciudad , la
ciencia se aplica en tres aspectos, la moral , la ética y el comportamiento, razón por la cual
laasocian a sus formas de vida y no traen mayor desarrollo en este ámbito.
Otro aspecto que podemos resaltar de las ciudades anteriormente nombradas seria en el
campo literario; Diferentes obras comola Eneida escrita por Virgilio, primera obra latina que
nos plasma la fundación del pueblo romano, han ido el referente y han contribuido en la
formación de la cultura del pensamiento occidental; unejemplo de ellas lo encontramos en las
obras como la Ilíada y la odisea escritas por Homero, un griego que nos plasma como eran las
creencias , las formas de vida y las guerras del pueblo troyano. Dehecho, puede decirse que
la literatura, tal y como hoy la entendemos, es un invento de la combinación del griego y el
latino. Es en este sentido en el que suele admitirse que las literaturas...
El pueblo romano fue gobernado de 753 a 509 a. C., por siete reyes etruscos; a esta etapa se le
conoce como Monarquía. Había tres clases sociales:
1. Patricios, descendientes de las familias fundadoras de la ciudad, quienes gozaban de
todos los derechos
2. Plebeyos, que vivían en la ciudad, pero no eran fundadores, carecían de derechos; sin
embargo gozaban de ciertas libertades
3. Esclavos, individuos capturados en las guerras de conquista, que no tenían libertad ni
derechos y no eran considerados como personas.
El rey tenía funciones de juez, sacerdote y jefe militar, aunque los asuntos de importancia se
decidían en los comicios o asambleas, en cuyas votaciones dominaba la clase rica, los patricios.
Las otras dos clases no participaban en los comicios ni en el
ejército.
Hacia 509 a.C., los etruscos fueron expulsados, después de
una sublevación. Sin embargo, este pueblo y el de los griegos,
que se habían establecido en la costa italiana, dejaron una
profunda huella en la cultura y modo de ser de los romanos. De
los primeros, los romanos aprendieron y heredaron algunas
costumbres e instituciones, como el arte militar y algunos ritos
religiosos. De los griegos, retomaron parte de su religión,
sistemas filosóficos y algunos de sus sistemas políticos y
representativos. Uno de ellos, con bastante influencia de la
democracia que se practicó en ciudades como Atenas, se
llamó "res publicae" o sea "la cosa de todos", a la que actualmente se conoce con el nombre de
república. Esta fue la forma de gobierno adoptada tras la caída del último rey de Roma.
La República Romana fue un sistema social muy complejo desde sus orígenes. Plebeyos y
patricios seguían luchando por sus intereses. Los primeros pedían el derecho de cultivar la tierra
libremente, que desapareciera la esclavitud por deudas y contar con un representante en el
gobierno. Los patricios, se agruparon en torno al senado romano, para evitar que los plebeyos
acumularan demasiado poder.
Los patricios negaban en la práctica sus derechos a los plebeyos, quienes exigían que, al menos,
se hicieran públicas las leyes romanas, las cuales hasta entonces no se encontraban escritas, cosa
que aprovechaban los patricios para interpretarlas según su conveniencia.
En 490 a.C., los plebeyos se rebelaron contra los patricios. Como resultado de ese enfrentamiento,
los plebeyos pudieron elegir anualmente algunos funcionarios que se encargarían de
representarlos y de limitar el poder de los electos por el Senado y los patricios. A los funcionarios
plebeyos se les nombró tribunos. Al principio sólo fueron dos, pero con el tiempo aumentaron su
número a diez.
El tribuno podía limitar el poder de los cónsules patricios y equilibrar, un poco, la administración de
la ciudad en favor de la mayoría del pueblo. Debido a que los patricios necesitaban soldados para
el ejército y trabajadores con diversos oficios, cedieron a las peticiones de los plebeyos y los
tribunos fueron aceptados en el Senado. Con el tiempo se fortalecieron los tribunos y llegaron a
legislar y vetar órdenes de los cónsules. En 376 a.C. lograron acceder al consulado.
Del 264 al 146 a. C. los romanos se enfrentaron a los cartagineses –fenicios establecidos en
Cartago–, durante las llamadas "guerras púnicas"; en ellas vencieron los romanos, esto permitió a
Roma dominar toda Italia y extender sus dominios hasta los territorios que hoy forman Francia,
Grecia, España, llegando hasta Asia Menor. Pero, sobre todo, con ello pudieron controlar el
Mediterráneo, al que llamaron por eso Mare Nostrum (Mar Nuestro).
Para gobernar y organizar sus vastos dominios se formó en Roma el primer triunvirato –gobierno
de tres hombres– y después un segundo formado por Lépido, Marco Antonio y Octavio; no
obstante, surgieron luchas por el poder entre ellos, que concluyeron cuando triunfó Octavio y volvió
vencedor a Roma donde recibió el título de emperador. Así se inició la etapa del Imperio, que duró
hasta 476 d. C.
Esto originó nuevos conflictos pues los soldados que regresaban de campaña exigieron que el
Imperio les proporcionara tierras para mantenerse, después de haber dedicado sus vidas al
servicio militar. Estos problemas hicieron que los romanos, durante los siguientes siglos,
continuaran con una política de expansión militar que tenía como finalidad conseguir esclavos y
tierras, así como someter a tributo a los pueblos que podrían abastecer a Roma de alimentos, en
especial Egipto y algunas zonas de España, Asia Menor y Grecia. Siglos más tarde, cuando las
tierras invadidas no pudieron dar más esclavos y la calidad de los productos y climas hicieron cada
vez más difícil la conquista de nuevos territorios, entonces el Imperio romano comenzó a decaer.
LA EXPANSIÓN TERRITORIAL ROMANA. LA RELACIÓN CON LOS PUEBLOS DOMINADOS
Una vez lograda la paz entre patricios y plebeyos el Estado romano se fortaleció, tanto en lo
económico como en lo militar. Empezaron entonces las conquistas y, con el tiempo, se formó un
poderoso imperio. Los romanos dominaron las regiones cercanas, los territorios de la península
itálica y avanzaron sobre Cartago, primera potencia marítima de la época, la cual, derrotada en las
guerras púnicas, tuvo que aceptar gravosos pactos y renunciar a todas sus tierras. Los dominios
romanos abarcaron desde Egipto hasta Numidia y Mauritania en África. Luego se apoderaron de
Grecia, Macedonia y los actuales territorios de Siria, España y Francia.
Roma dominó otros pueblos formando un vasto imperio. Las
conquistas permitieron no sólo obtener tributos y afluencia de
productos agrícolas, sino recibir influencias culturales de los
pueblos dominados, particularmente de Grecia, de cuyas
ciudades llevaron maestros para la formación de sus niños y
jóvenes.
Dichas influencias provocaron que muchas de las ideas y
costumbres griegas fueran asimiladas por los romanos. Esto se
reflejó, notablemente, en el arte. Muchos dioses griegos fueron
adoptados por los romanos, quienes solamente les cambiaron los nombres; por ejemplo: Zeus fue
el Júpiter romano; Palas Atenea se llamó Minerva, Artemisa, Diana, etc. Por esto se afirma que si
Roma conquistó militarmente a Grecia, Grecia conquistó culturalmente a Roma.
Los pueblos conquistados por Roma recibían diferentes tratos. Por un lado, los que se resistían
eran destruidos y sus sobrevivientes vendidos como esclavos, por otro, los que reconocían la
autoridad romana conservaban un gobierno en cierto modo independiente, aunque debían pagar
impuestos y obedecer a las autoridades enviadas por Roma. En algunos casos los pueblos
dominados recibían la oportunidad de convertirse en ciudadanos romanos. Con estas tácticas
lograban, entre otras cosas, que los Estados sometidos no se unieran para enfrentarse al imperio.
Para administrar eficientemente el imperio, procuraron mantener en buenas condiciones una vasta
red de caminos, que conectaban a Roma con sus provincias, de ahí se deriva la frase: "todos los
caminos llevan a Roma". En las provincias conquistadas circulaban las monedas romanas, con
valor en todo el imperio. El latín, idioma de los romanos, era la lengua oficial en todo el imperio.
Muchos de los territorios sometidos recibían los beneficios de importantes obras públicas como los
acueductos y los caminos.
La cultura de los romanos se difundió entre los pueblos conquistados y, a la vez, se
enriqueció con los aportes de los pueblos dominados.
El pueblo romano fue gobernado de 753 a 509 a. C., por siete reyes etruscos; a esta etapa se le
conoce como Monarquía. Había tres clases sociales:
1. Patricios, descendientes de las familias fundadoras de la ciudad, quienes gozaban de
todos los derechos
2. Plebeyos, que vivían en la ciudad, pero no eran fundadores, carecían de derechos; sin
embargo gozaban de ciertas libertades
3. Esclavos, individuos capturados en las guerras de conquista, que no tenían libertad ni
derechos y no eran considerados como personas.