You are on page 1of 22

Módulo 2

Pensamiento Lógico


1



"El Alma del Ebro" Escultura del artista catalán Jaume Plensa.



En esta lectura veremos los siguientes ejes temáticos:
 Lenguaje. Lenguaje: usos. Lógica y lenguaje. Componentes del
discurso.
 Lógica. Lógica Informal. Reglas y falacias. Falacias no formales.
Falacias de atingencia y falacias de ambigüedad.
 Reglas y falacias. Razonamientos simples. Enunciados simples y
complejos. Conectivas. Verdad y falsedad de los enunciados.






2

2.1 Lógica Informal
2.1.1 Lenguaje
Esta nueva sección nos abre el camino hacia la conceptualización y análisis
del lenguaje. Para ello es necesario tener en cuenta que - como
instrumento- el lenguaje, acompaña al hombre en su evolución histórica y
antropológica.
El lenguaje puede definirse como un
sistema de comunicación que los seres
humanos han desarrollado y
especializado que les permite abstraer
y comunicar conceptos.
En tanto que instrumento de
comunicación, para englobar las dos
principales características que
expusimos arriba, el lenguaje presenta
diversas funciones o usos de los cuales
los principales son: el uso informativo,
el uso expresivo y el uso directivo, dependiendo el objetivo que se persiga
con su utilización.
Comenzaremos con el primero de los usos: el informativo. Lo que se
persigue con él es comunicar información mediante la formulación y la
afirmación (o negación) de proposiciones; es usado para describir el mundo
y para razonar acerca de él, y el lenguaje con que se describe o se
transmite algo acerca de los hechos, es usado informativamente. Podemos
describir características del mundo, expresar conocimiento, describir
actitudes y creencias. La característica propia de las oraciones que se usan
para esta función del lenguaje es que pueden ser verdaderas o falsas y
tienen lo que se llama significado cognitivo, es decir aportan información
para el conocimiento de las cosas del mundo, de los hechos, etc.

----------------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------
-------------------------------------
1
Colaboró en la redacción: Agustina Rosa





3


El segundo de los usos mencionados es
el uso expresivo o también llamado
emotivo.
Esta función se puede encontrar en
textos poéticos ya que su propósito es
comunicar, no conocimientos como sí se
le atribuye al uso anterior, sino
sentimientos y actitudes. Los versos se
escriben para expresar ciertas
emociones que el poeta experimenta
muy agudamente y para despertar en el
lector sentimientos similares. De las
oraciones utilizadas para expresar
emociones es en vano que nos
preguntemos si son verdaderas o falsas
ya que no podría haber una relación
directa hacia alguna cosa o un hecho del
mundo.

El tercer uso que vamos a mencionar es el uso directivo; es decir, cumple
esta función cuando se lo usa con el propósito de originar o impedir una
acción manifiesta, cuando queremos causar un cambio. Cuando
expresamos una orden o una petición son formas de usar de modo
directivo el lenguaje. De dichas oraciones no tiene sentido preguntarse
sobre su verdad o falsedad, sino, en todo caso, podemos estar o no de
acuerdo, obedecerla o no. Sin embargo, las órdenes tienen ciertas
propiedades que presentan alguna analogía con la verdad o falsedad del
discurso informativo. Estas cualidades son la de ser “razonables” o
“adecuadas”, y “no razonables” o “inadecuadas” y los problemas relativos
a la adecuación o inadecuación serán resueltos dentro del ámbito de la
lógica.

Actividad Nº 1
Clasifico en el siguiente cuadro los enunciados que se dan a continuación:
 Bourdieu es autor de una sociología constructivista
 ¡Qué hermosa la lluvia!
 Mi querido amigo, deseo que te vaya bien en el viaje
 La ira es una emoción humana, es una reacción de irritación y rabia
Características del Discurso
Expresivo:
- Subjetividad, - Uso frecuente de la
1ª persona del singular (YO)
- Uso de oraciones exclamativas y
dubitativas
- Uso de vocablos que denoten
sentimientos
- Uso abundante de interjecciones


4

 Debes buscar el auto que ha quedado en el taller
 Silencio!

Usos Enunciados

Informativa



Expresiva



Directiva



Lo expuesto hasta aquí nos sirve para poder afirmar, ahora que conocemos
las características de cada uno de los usos del lenguaje, que es necesario
para la aplicación de la lógica, la distinción de las funciones del discurso, ya
que el trabajo de la lógica se centrará sobre los discursos informativos, es
decir, aquellos susceptibles de ser verdaderos o falsos.
A pesar de ello, y teniendo en cuenta la complejidad interminable de
nuestro lenguaje, hay que destacar la existencia de lenguajes o discursos
con funciones múltiples, y que por lo general en todo nuestro lenguaje
cotidiano englobamos las distintas funciones cuando expresamos algo;
algunos tipos de discursos están destinado a servir a dos o más funciones
del lenguaje simultáneamente. En tales casos, cada aspecto o función debe
juzgarse por su criterio adecuado: una parte que tenga una función
informativa deberá ser estimada como verdadera o falsa, y si hay una
parte directiva se la podrá valorar como propia o impropia, correcta o
incorrecta.
Es necesario profundizar más en el análisis del discurso y de las oraciones
que componen el discurso, es preciso que nos detengamos en las
proposiciones:



5

¿Qué es una proposición?

En lógica y en filosofía, una proposición es una entidad que tiene un valor
de verdad, es un producto lógico que se expresa mediante el lenguaje a
través de una oración gramatical o por medio de signos o símbolos. Para
Aristóteles, la proposición es un discurso enunciativo perfecto que expresa
un juicio y significa lo verdadero y lo falso.
En este sentido, las proposiciones son verdaderas o falsas, y es en esto en
que difieren de las órdenes y de las exclamaciones. Una orden puede
darse, una exclamación proferirse, pero ninguna puede ser juzgada como
verdadera o falsa. Las proposiciones cumplen una función informativa o
referencial. El que una proposición sea verdadera o falsa dependerá de las
circunstancias o del estado de cosas de la realidad.

El procedimiento a partir del cual se puede verificar la verdad o falsedad
de una proposición es el razonamiento que consiste en un
encadenamiento de juicios en el que partiendo de una proposición
conocida de descubre otra que puede ser desconocida. La forma del
razonamiento consiste en una conexión legítima de los juicios expresada
mediante conjunciones a través de las cuales se realiza el proceso de
inferencia hacia la consecuencia de un juicio a otro. Aristóteles afirma que
este proceso está sometido a reglas que permiten determinar su
corrección o incorrección, de tal modo que, si los juicios de lo que se parte
son verdaderos, y si la inferencia se realiza de acuerdo con las reglas
definidas, la conclusión será verdadera. En la lógica se estudian las
condiciones bajo las cuales estos pasos son correctos.
En sentido amplio se entiende por razonamiento a la facultad que permite
resolver problemas, extraer conclusiones estableciendo conexiones
causales y lógicas necesarias entre ellos. Por ejemplo:

 Todas las frutas cítricas contienen vitamina C.
 La naranja es una fruta cítrica;
 Por tanto la naranja contiene vitamina C.





6




Hay diferentes tipos de razonamientos,
entre lo que podemos encontrar el
razonamiento argumentativo, y el
razonamiento lógico o causal. El estudio de
los argumentos corresponde a la lógica, de
modo que a ella le corresponde también de
alguna forma, el estudio del razonamiento.
Dentro de este tipo de razonamiento lógico
se encuentran los razonamientos de tipo
deductivo y los de tipo inductivo, que
desarrollaremos de forma más detallada
más adelante.


Razonamiento deductivo.
 Toda figura de cuatro lados es un cuadrilátero.
 El cuadrado es figura de cuatro lados.
 Por tanto, el cuadrado es cuadrilátero.
Razonamiento Inductivo
 El cuerpo A cae en el vacío con la velocidad V.
 El cuerpo B cae en el vacío con la velocidad V
 El cuerpo C cae en el vacío con la velocidad V
 El cuerpo D cae en el vacío con la velocidad V
 Luego, todos los cuerpos caen al vacío con la misma velocidad.

Para poder desarrollar un razonamiento de manera correcta es
imprescindible que podamos contar con la definición de cada uno de los
términos que forman parte de las proposiciones. Para poder aclarar estos
conceptos tan cotidianamente utilizados, diremos que una definición es
una explicación deliberada del significado de los términos o de los símbolos
que no sólo implica dar una caracterización teórica adecuada del objeto al
cual deberá aplicarse dicho término, sino también implicará la eliminación
de la vaguedad y de la ambigüedad que son dos características de nuestro
lenguaje en tanto que es impreciso y que pueden generar problemas al
momento de la comprensión y el análisis de las proposiciones. Como
decíamos, definir un término lleva a limitar su aplicabilidad.

7

El término a definir se denomina definiendum y el símbolo o conjunto de
símbolos usados para explicar el significado de éste, recibe el nombre de
definiens.
Hay diversos tipos de definiciones y se pueden agrupar en cuatro:
definiciones estipulativas, lexicográficas, aclaratorias y teóricas.
El primer tipo de definición es la que se da de un término totalmente
nuevo. En este sentido, cualquiera que introduzca un nuevo término tiene
completa libertad de estipular qué significado le dará. En el ámbito de la
ciencia, es común que se de este tipo de definiciones ya que es preciso
para el científico para la economía del pensamiento de manera que este
nuevo término, signifique algo cuya formulación requeriría una larga
sucesión de palabras familiares, por un lado, y por otro, le permite la
eliminación de la carga emotiva que poseen las palabras de uso cotidiano y
que se constituye como un inconveniente para alguien que sólo está
interesado en su significación literal o informativa, con lo cual el
investigador se liberará de la distracción que puede derivarse de las
asociaciones emotivas de estos últimos. Este tipo de definiciones no puede
considerarse como una afirmación, sino que lo tendrá para el que acepte la
definición pero esto es algo posterior y no un hecho afirmado por ella.
Por ejemplo:
En el ámbito jurídico, el legislador determina a través de
una ley el significado de algunos términos o expresiones.
Así, en el Estatuto de los trabajadores, se define el término
“empresario” como todas las personas, físicas o jurídicas, o
comunidades de bienes, así como las personas contratadas
para ser cedidas a empresas unitarias por empresas de
trabajo temporal legalmente constituidas.
Esta definición es más precisa y rigurosa que el significado
corriente de “empresario” y es más específica que el uso
común del término, ya que no entrarían en esta definición,
las personas que no tengan contratados trabajadores,
siendo útil para cuestiones legales.
Las definiciones lexicográficas son aquellas que tienen como propósito
eliminar la ambigüedad o enriquecer el vocabulario de la persona para la
cual se la construye. Si el término definido no es nuevo sino que tiene ya
un uso establecido, la definición es lexicográfica: no da al definiendum un
significado que carecía sino que informa acerca del significado que ya
tiene. Es una definición básicamente descriptiva, con lo cual podemos decir
que una definición de este tipo puede ser verdadera o falsa y ésta es una
diferencia fundamental respecto de las definiciones estipulativas, ya que el
definiendum de una definición estipulativa no tiene ningún significado
aparte del que se le da al momento de definirla con lo cual ésta no puede

8

ser ni verdadera ni falsa. Pero dado que el definiendum de una definición
lexicográfica tiene ya un significado anterior e independiente, su definición
es verdadera o falsa según este significado se transmita correcta o
incorrectamente. Por ejemplo:

Al definir la palabra “árbol” decimos que es
una planta perenne de tronco leñoso y elevado
que se ramifica a cierta altura del suelo.

En tercer lugar, las definiciones aclaratorias, son aquellas que van más allá
del uso ordinario que se le da a una palabra, es decir, es una definición en
que su definiendum no es un nuevo término, sino que tiene un uso
establecido pero vago. Para poder superar la vaguedad, debe ir más allá del
uso establecido, llenar las lagunas y resolver los conflictos que hay en el
uso establecido. Para este tipo de definiciones, la verdad o falsedad, sólo
se aplican parcialmente; de mejor manera, podemos decir que la definición
concuerda o no concuerda con el uso establecido dentro del alcance de
éste; debemos hablar más bien de conveniencia o inconveniencia, su
cordura o desatino. Por ejemplo:

La palabra ciudadano que en su uso cotidiano
suele hacer referencia a cualquier persona que
habita en una ciudad, sin embargo una
definición aclaratoria ayudaría a establecer que
ciudadano es la persona que habita en un
Estado como sujeto de derechos civiles y
políticos y por ello se encuentra en condiciones
de emitir su sufragio.

Por último vamos a exponer las definiciones teóricas. Estas definiciones
son las que formulan una caracterización teórica adecuada de los objetos a
los cuales se aplica. Da el significado de una palabra en los términos de las
teorías de una determinada disciplina, y en tanto que proponer una
definición teórica equivale a proponer la aceptación de una teoría, y las
teorías son discutibles, las definiciones de este tipo pueden ser
reemplazadas por otras a medida que aumenta nuestro conocimiento y
nuestra comprensión teórica. Este tipo de definiciones son frecuentes en
contextos científicos. Por ejemplo:


9

El término materia tradicionalmente se ha
utilizado para referirse a la “sustancia de la que
todos los objetos están hechos”. Sin embargo a
lo largo del tiempo, los avances científicos y el
cambio de las teorías se han postulado nuevos
conceptos y definiciones para dicho término y
en este sentido podemos decir que la materia
se entiende “formada por electrones, protones
y neutrones interactuando entre ellos para
formar los átomos”. Y aquí vemos que cada
teoría formula las definiciones según su
disciplina y al ser discutible, pueden cambiarse
y reemplazarse.

Las definiciones se caracterizan por tener ciertas técnicas para lograr dar el
significado a un símbolo o término.
Aquí las dividiremos en dos grandes grupos bajo el nombre de definiciones
por intensión, por un lado, y definiciones por extensión, por el otro.
Comenzaremos por estas últimas que son quizás las más obvias o las más
utilizadas al momento de definir algún término, ya que es a partir de
ejemplos nombrados uno a uno que se puede establecer la definición; no
es necesario mencionar los ejemplos individuales de la clase que constituye
la extensión del término definido, sino sólo mencionando grupos enteros
de sus miembros es decir, la totalidad de los objetos a los que este término
se refiere.
Por otra parte, las definiciones por intensión lo que intentan es hacer una
exposición de las características que constituyen a ese término, es decir, su
significado o connotación. La extensión de los términos, contrasta con la
intensión. Para poner un ejemplo diremos que la extensión del predicado
"Sistema Solar" tiene su correlato con “un sistema planetario que está
formado por una estrella llamada Sol y nueve planetas entre los cuales se
encuentran Venus, Marte, Mercurio, Júpiter y demás”.
Las definiciones extensionales se utilizan cuando la lista de los objetos que
caen bajo la denominación de cierto término provee información más útil
que otro tipo de definición, o cuando provee demasiada información útil
sobre la naturaleza de esa expresión; siguiendo el mismo ejemplo diremos
que la definición extensional del término planeta estaría constituida por
Venus, Marte, Júpiter, etc. Sin embargo, a veces este tipo de definiciones
presenta limitaciones como por ejemplo cuando la enumeración resulta
difícil o imposible, con lo cual resulta intentar una definición intencional.


10

2.1.2 Lógica
Esta primer parte sobre el lenguaje tuvo
el objetivo de aclarar ciertos conceptos
para poder dar paso al punto que nos
interesa que es el referido a la Lógica. Las
principales cuestiones que trataremos
aquí son:
 ¿Qué es la Lógica?
 ¿Cuál es su función y su relación
con el lenguaje?

Casi todos los libros definen a la lógica como la ciencia del pensamiento.
Pero la más elemental observación nos demuestra que las leyes de la lógica
no son las leyes universales según las cuales pensamos realmente. La
definición de la lógica como el estudio de las leyes que deben regir nuestro
pensamiento no determina en realidad su objeto específico, ya que en
cierto sentido, los principios de cada ciencia son las leyes conforme a las
cuales debemos pensar, si queremos pensar correctamente sobre su
objeto peculiar.
Usualmente la palabra "lógico" es usada fundamentalmente en el mismo
sentido que "razonable". Una persona con espíritu lógico es una persona
razonable, se dice habitualmente; por lo tanto un procedimiento no
razonable es aquel que también es ilógico.
Para ir delimitando el concepto de lógica con el que vamos a trabajar hay
que aclarar, en primer lugar, que el trabajo que hace la psicología es
distinto del que realiza la lógica respecto a nuestros razonamientos y
entendimiento. Es decir, si por lógica entendemos un procedimiento
intelectual, claro, exacto y ordenado, el objeto de la lógica, definido
universalmente como el tratado de las leyes de nuestro razonamiento, no
podría distinguirse de la psicología. La lógica no puede ser la ciencia de las
leyes del pensamiento: la psicología es una ciencia que trata de esas leyes
(entre otras) y la lógica no es una rama de la psicología, sino que es un
campo de estudio separado y completamente distinto. Tampoco sería
sensato pensar en la certeza de que la lógica sirva para enseñar a adquirir
el hábito de pensar con claridad. En segundo lugar, hay que hacer la
distinción entre lógica formal e informal. Y a esto lo desarrollamos a
continuación.



11

ENTONCES:
1. El estudio de la lógica es el estudio de los métodos y los principios
usados para distinguir el razonamiento correcto del incorrecto.
2. Esta distinción es el problema central que debe tratar la lógica, es
decir, el interés del lógico es por los razonamientos.
3. Se dirá que la lógica es una ciencia que estudia las propiedades de
lenguajes formalizados (aquellos que difieren de los lenguajes
naturales y críticos tales como la significatividad de las
expresiones), estudiando los razonamientos desde el punto de vista
de su validez. Parte de la tarea del lógico es examinar el lenguaje
con el objetivo de descubrir aquellos aspectos que tienden a
oscurecer la diferencia entre el razonamiento correcto e incorrecto.

Una parte tradicional del estudio de la lógica consiste en el examen y el
análisis de los métodos incorrectos de razonamiento, o sea de las falacias.
Esta parte de la lógica no sólo da una visión más profunda de los principios
del razonamiento en general, sino que el conocimiento de esas trampas,
nos ayuda a evitarlas.
Hay que hacer entonces la distinción entre lógica formal e informal. Por lo
que respecta a la lógica informal es preciso decir que trata de la
explicitación y el análisis detallado de ciertos criterios para razonar que
implícitamente adoptamos en nuestro trato cotidiano. Discute las falacias
como un tipo de razonamiento engañoso, que parece correcto pero no lo
es. Se centra en el análisis de los razonamientos y su clasificación como
correctos o falaces.
La lógica informal también llamada "lógica de las buenas razones", tiene en
cuenta a la hora de su análisis, los aspectos no formales como el contexto y
el contenido de lo afirmado, es decir, si las premisas son las adecuadas, si
los datos de partida pueden realmente justificar la conclusión, si los
elementos del contexto pueden perturbar la validez del razonamiento,
entre otras.
Como nuestro objetivo es esta sección es trabajar con este tipo de lógica,
comenzaremos, con algunas definiciones que nos ayudarán a entender el
lugar que ocupa ésta en el análisis de los razonamientos.
Para ello comenzaremos diciendo lo que es un argumento, ya que es allí
donde se expresan habitualmente los problemas del lenguaje y de los
razonamientos que utilizamos corrientemente, y es sobre el cual recae la
tarea de la lógica informal. Y diremos que un argumento consiste en
esgrimir una serie concatenada de razonamientos convenientemente
expuestos para persuadir al destinatario sobre la veracidad o validez de

12

una tesis que, por lo general, no está demostrada fehacientemente o para
hacer labor de divulgación persuasiva sobre la verdad o validez ya
demostrada pero aún no conocida por todos.
Argumentar es una manera de dar cuenta y razón de algo a alguien o ante
alguien, no es una actividad privada, sino que supone la adopción pública
de un papel discursivo como el de defensor o debelador de una posición –
una opinión, una tesis, una decisión-, acerca del objeto de debate, frente a
algún interlocutor que a su vez representa, al menos potencialmente,
alguna otra tentativa al respecto. El argumento comporta ciertas reglas de
entendimiento y reconocimiento de ciertos compromisos. Argumentamos
cuando exponemos razones a favor o en contra de una propuesta, para
sentar una opinión o rebatir la contraria, para suscitar un problema o
defender una solución. Argumentamos cuando aducimos valores o motivos
para mover cierta dirección el sentir de un auditorio o el ánimo de un
jurado, para fundar un veredicto, para justificar una decisión o para
descartar una opción.



2.1.3- Reglas y falacias. Falacias no
formales. Falacias de atingencia y
falacias de ambigüedad.

Los argumentos presentan algunos problemas que se denominan falacias, y
que constituyen una maniobra verbal destinada a conseguir que alguien
acepte una afirmación u obedezca una orden por motivos que no son
buenas razones. La palabra falacia es en sí misma un poco vaga. Podemos
decir que hace referencia a cualquier idea equivocada, sin embargo los
lógicos la utilizan en el término más estrecho y técnico y significa un error

13

en el razonamiento o la argumentación. Una falacia, en el sentido en el que
vamos a utilizar el término, es un tipo de razonamiento incorrecto pero
que además en lógica, son psicológicamente persuasivos y por tanto con
un análisis cuidadoso podemos descubrir su error.
Comenzamos diciendo que las falacias se dividen en dos
grupos. Por un lado encontramos las falacias formales y
por otro las no formales. Dejaremos las primeras para
un análisis posterior y vamos a dar lugar en esta sección
a las falacias no formales.
Las falacias no formales son los errores de
razonamiento en los cuales se puede caer por inadvertencia, falta de
atención o por alguna ambigüedad en el lenguaje. A estas falacias las
podemos dividir, a su vez, en falacias de atingencia y falacias de
ambigüedad.
A.- Las falacias de atingencia son aquellas que carecen de conexión lógica
con respecto a la verdad o falsedad de las conclusiones que pretenden
establecer. Se comete cuando a un razonamiento que se supone dirigido a
establecer una conclusión particular, es usado para probar una conclusión
diferente. En otras palabras, podemos decir que cuando un argumento
descansa en premisas que no son pertinentes para su conclusión, o cuando
la conclusión a la que se llega no proviene de las premisas señaladas pero
se vuelven convincentes para ello, se logra una conexión psicológica entre
las premisas y la conclusión que parece válida a pesar de que no proviene
de esas premisas.
Estas falacias se dividen a su vez en:
- Falacias de conclusión inatingente: éstas consisten en probar otra
cosa diferente de la que se cuestiona. Se la conoce también como
“elusión del asunto” y es una de las más habituales. Se comete
cuando se demuestra la conclusión distinta del tema que está en
discusión con la finalidad de desviar la atención del oponente y
conseguir su aprobación. Por ejemplo: el tema en discusión es la
aprobación de alguna ley sobre la vivienda, y uno de los legisladores
que está a favor de esta ley argumenta diciendo que “todos deben
tener viviendas decentes”. Aquí se comete una falacia de este tipo
ya que el argumento que utilizó no está implicado en la razón de ser
de la ley.
- Argumento ad hominem: esta falacia es una de las más poderosas
en lo que respecta al poder persuasivo. “Ad hominem” significa
“contra el hombre” y lleva este nombre porque se comete cuando
se intenta desacreditar una afirmación haciendo referencia a ciertas
características de quien la enuncia, en vez de refutar la verdad de
su argumentación. Dentro de este tipo de falacias encontramos:

14

 las llamadas ofensivas, por un lado, que hacen referencia a
que la afirmación es falsa sobre la base de que quien la
emite tiene ciertas características criticables, es decir, arroja
dudas sobre la plausibilidad o consistencia de la persona que
defiende esta posición.

Un ejemplo de esta puede ser: alguien sostiene que la filosofía
de Heidegger debe ser rechazada porque Heidegger colaboró
con el gobierno nazi de Alemania.

 la segunda variante de la falacia ad hominem es la
circunstancial que consiste en sostener que una oración es
falsa porque no es coherente con otras oraciones que
debería aceptar quien la afirma debido a ciertas
circunstancias especiales en que se encuentra. Hay una
relación entre las creencias de una persona y las
circunstancias que la rodean.

Por ejemplo: un cazador que, enfrentado a un argumento que
establece la inadecuación de la caza deportiva, dijese ¿acaso
usted no come carne?

- Argumento ad Ignorantiam: se da cuando se sostiene que una
proposición es verdadera simplemente porque no se ha
demostrado su falsedad. Por ejemplo: tenemos que admitir que los
malos espíritus existen porque no se ha demostrado su no
existencia. Las estructuras de dichos argumentos pueden ser:
 No se puede demostrar A. Por lo tanto A es falso: por
ejemplo “no se puede probar la existencia de los malos
espíritus, por lo tanto los malos espíritus no existen”.
 No se puede refutar A, por lo tanto A es verdadero.
Ejemplo: “no se puede refutar la existencia de los
malos espíritus por lo tanto los malos espíritus
existen”.

15




- Argumento ad misericordiam: también denominado “apelación a
la piedad”, es aquel que consiste en apelar a la piedad para lograr el
asentimiento cuando se carece de argumentos, es decir, forzar al
adversario jugando con su compasión no para complementar las
razones de una opinión sino para sustituirlas. Se apela a la piedad
para que se tenga por cierta determinada conclusión dejando de
lado el hecho debatido.
La estructura del argumento es:
 A merece compasión o misericordia por una
circunstancia b, por lo tanto se le concede B
como verdadero.
 Ejemplo: Ante un examen un alumno le solicita
al profesor que no le tome
porque no pudo estudiar
porque vive lejos y además
se le rompió el vehículo
mientras se dirigía a la
universidad.





16

- Argumento ad populum: que significa “llamado al pueblo”, se
comete este tipo de falacias cuando se apela a un llamado emocional
al pueblo para ganar su asentimiento en un argumento que no se
asienta en razones valederas. La opinión más extendida es la que
ocupa el lugar de la autoridad para sostener la verdad de un
argumento como si la razón dependiera del número de los que la
apoyan. Este recurso es falaz ya que lo único seguro es que “lo dicen
muchos” y, probablemente, se trate de un interés colectivo.
Este argumento tiene la siguiente estructura:
A afirma b, la mayoría de las personas
afirman b, por tanto b es verdadero. Por
ejemplo: La gente dice que los microondas
generan cáncer, por ese motivo debieran
prohibir la venta.

- Argumento ad verecundiam o falacia de la apelación a la
autoridad, se comete cuando se apela a la autoridad que no está
bien visto discutir para intimidar al adversario. Implica la apelación
al sentimiento de respeto que siente la gente por las personas
famosas, para ganar asentimiento a una
conclusión. La estructura de este
argumento es la siguiente:
A defiende la idea b como verdadero porque C
lo afirma y es un experto en la materia.
Ejemplo: los cánones religiosos son infalibles
porque Einstein era fervientemente
católico y también lo admitía.

- Por causa falsa: se produce cuando se toma, por causa de un
efecto, algo que no es su causa real, o cuando se establece que un
acontecimiento es causa simplemente por ser cronológicamente
anterior. Consideraremos todo razonamiento que trata de
establecer una conexión causal erróneamente, como un ejemplo de
falacia de la causa falsa.
Un ejemplo de esto puede ser: “el día anterior a que cayeras
enfermo de tifoidea, comiste queso y eso seguro te hizo mal”.
- De pregunta compleja: cuando se realiza una sola pregunta que no
admite un simple sí o no como respuesta, porque no es una
interrogación única, sino una pregunta en la cual se encuentran

17

entrelazadas muchas preguntas. Su objeto es inducir al adversario a
contestar globalmente con un sí o con un no a sabiendas de que la
respuesta no es posible sin distinguir cada una de las preguntas y
proceder por partes.

Por ejemplo: ¿Ha dejado usted de golpear a su esposa? En caso
de que la respuesta sea un “no”, se le podría adjudicar que
“según usted mismo, no sólo no ha golpeado a su esposa en el
pasado, sino que sigue haciéndolo”. En este sentido, se plantea
la pregunta para la cual se espera una sola respuesta, pero
quien responda tendrá que asumir que su respuesta debe ser
afirmativa o negativa a dos asuntos o a dos interrogantes
distintos.

- Argumento ad baculum este tipo de falacias es también
denominada “de apelación a la fuerza”, y se comete cuando como
su nombre lo expresa, se apela a la fuera o a la amenaza de fuerza
para provocar la aceptación de una conclusión, para establecer una
verdad o inducir una conducta. En este tipo de argumentos se
reemplaza la razón por el miedo, y su empleo exige dos requisitos:
por un lado carecer de argumentos, y por otro, disfrutar de alún
poder. El uso y la amenaza de los métodos de “mano dura” para
doblegar a los opositores políticos suministran ejemplos
contemporáneos de esta falacia como métodos no racionales de
intimidación. La estructura de este argumento sería:
Si A no acepta que B es verdadero, entones
ocurre C (siendo C una amenaza o coacción)
Ejemplo: Si no dejas de hablar de conversar
con tus compañeros de curso, recibirá un
uno como calificación.

- Falacia del accidente: este tipo de falacias se comete por tomar una
propiedad accidental como esencial, lo que conduce a errores al
generalizar y al definir, por ejemplo, un triángulo como un polígono
verde. Es decir atribuimos como esencial a todos los individuos de
una especia una cualidad que sólo conviene accidentalmente a
alguno de ellos.


18

B.- Las falacias de ambigüedad aparecen en razonamientos cuya
formulación contiene palabras o frases ambiguas, cuyos significados
cambian de manera más o menos sutil en el curso del razonamiento y lo
hacen falaz. Se cometen debido a la alteración del sentido de alguna
expresión lingüística del razonamiento. Y son las siguientes:
- El equívoco: es el tipo más simple de las falacias de
ambigüedad. Se comete cuando al menos un término
es usado más de una vez en un razonamiento con
significados distintos y este cambio de significado hace
que el razonamiento sea criticable en algún sentido. El
uso de términos con distintos significados puede ser la
causa de que un argumento sea falaz. La mayoría de las
palabras tienen más de un significado literal. Si distinguimos
claramente los sentidos diferentes, no se planteará ninguna
dificultad, pero si confundimos los diferentes significados que
puede tener una palabra y la usamos dentro del mismo contexto
con distintos sentidos sin darnos cuenta de ello, entonces la
estamos usando de manera equívoca.
Uno de los ejemplos tradicionales de este tipo de falacias es el
siguiente: “El fin de una cosa es su perfección; por lo tanto, la
muerte es la perfección de la vida”. En este argumento se
confunden dos sentidos diferentes de la palabra “fin” ya que
ésta puede significar “objetivo” o “último acontecimiento”.
Ambos significados son legítimos, pero lo que es ilegítimo es
confundirlos como en el ejemplo mencionado.

- El énfasis: se comete cuando a lo largo del razonamiento se resalta
una o más palabras que alteran el significado o sentido de toda la
expresión. En un razonamiento cuya naturaleza engañosa y carente
de validez depende de un cambio o una alteración del significado, y
la manera en que los significados cambian en la falacia del énfasis
depende de las partes de él que se recalquen o destaquen.

Ejemplo: “No debemos faltar el respeto a las personas
mayores”. Se pone en énfasis en las palabras “personas
mayores”, de lo que se infiere que podríamos faltar el respeto a
quienes no son mayores.
- Anfibología: se produce esta falacia cuando se construyen
razonamientos a partir de premisas equívocas y ambiguas, no por el

19

significado de sus palabras sino porque su construcción gramatical
es tal que hace ambiguo el significado del sentido de la proposición.
Su significado es confuso debido a la manera descuidada en que sus
palabras están combinadas.

Decir que “Juan habló solo diez minutos” puede ser interpretado
en dos sentidos: o Juan habló estando solo o habló sólo durante
diez minutos.



- Falacia de composición: se produce cuando atribuimos a un
conjunto cosas que solamente son ciertas en las partes como
cuando decimos: como todos los componentes son buenos, el
conjunto es bueno.
Ejemplo: Como el violinista es muy bueno, toda la orquesta es
buena

- Falacias de división: esta falacia es simplemente a la inversa de la
falacia de composición. En ella se presenta la misma confusión,
pero en la dirección opuesta. Es cuando se le atribuye una
propiedad a cada una de las partes (o a una en particular) de un
todo sobre la base de que el todo tiene esa propiedad.
Un ejemplo sería sostener que puesto que una sociedad
comercial es muy importante y Juan es funcionario de esa
sociedad, por tanto Juan es muy importante.

20

Actividad Nº 2
Unimos los pares.




No llevemos a Manuel al paseo,
porque cada vez que salimos con
él, llueve.

DE COMPOSICIÓN
"En promedio, un chino gasta mucha menos
energía proveniente de fuentes contaminantes que
un norteamericano. Por eso es que China es un país
mucho más limpio que los Estados Unidos."
Isaac Newton era un científico genial
y creía en Dios.
AD BACULUM
Dios respeta tu libertad y no se nos muestra
explícitamente para que puedas tener la
oportunidad de rechazarlo. Si no Lo quieres, Él
no se te impone. Pero el rechazo de Dios
supone para el hombre un verdadero infierno.
La decisión es tuya.
CAUSA FALSA
AD VERECUNDIAM

21

Bibliografía Lectura 2

Barwise, J, Etchemendy, J (1992) El lenguaje de la lógica de primer orden.
Editorial Brujas. Córdoba.

Comesaña, J.M. (2001) Lógica informal, falacias y argumentos filosóficos.
Ed. Eudeba. Buenos Aires.

Copi, Irving (1962) Introducción a la lógica. Editorial Universitaria de
Buenos Aires. Buenos Aires.
Elena T. J. (2006) Conocimiento pensamiento y lenguaje. Ed. Biblos.
Buenos Aires.


www.uesiglo21.edu.ar