You are on page 1of 3

El tráfico se ha convertido en uno de los principales problemas de Lima y

no parece haber solución a la vista. No obstante, ha surgido una
propuesta que busca disminuir la congestión vehicular y los demás
problemas ocasionados por el caótico sistema de transporte, que afectan
la calidad de vida de los ciudadanos. Sorprendentemente, esta iniciativa
no contempla ambiciosas soluciones y está compuesta de pequeñas
medidas que podrían ser tomadas en cuenta por municipios y
autoridades competentes.
El ingeniero Ricardo Arrarte, especialista en transporte y director de la
página web www.traficolima.com –espacio digital que pretende combatir
el tráfico-, reveló a Terra Perú el plan que considera que podría ayudar a
Lima a salir de la asfixiante marea de autos y desorden.
Pequeñas grandes propuestas
Para el ingeniero Arrarte, las medidas a corto plazo que deberían
tomarse para cambiar el caótico rumbo actual son: ser más estricto con
la emisión de brevetes, eliminar los cuellos de botella en avenidas
principales, prohibir los giros a la izquierda en muchos cruces (principal
razón de la congestión), habilitar óvalos, exigir la revisión técnica y retirar
los vehículos que no la tengan, así como facilitar la sanción y
fiscalización de la Policía.
Además, otras disposiciones importantes son mejorar la señalización y
semaforización; mejorar los paraderos del servicio de transporte público,
habilitándolos con planos guía o guías de las rutas en cada paradero;
llevar el control de accidentes con difusión pública; mejorar las ciclovías y
-finalmente- involucrar a las universidades, al Colegio de Ingenieros y al
Colegio de Arquitectos en los diseños y proyectos.
“Un mega proyecto como un tren subterráneo que una Ventanilla y
Chosica sería una maravilla, una solución formidable, y seguramente
arreglará el gran problema del tráfico en algunos años. Pero antes hay
temas más sencillos que resolver primero. Tenemos que empezar por los
puntos donde se producen más accidentes fatales. Es importante acabar
con este problema porque es primordial cuidar la vida”, afirmó Arrarte,
quien también contempla 13 pasos claves que podrían darse de forma
inmediata para hacer que el tránsito en nuestra capital no sea una
pesadilla diaria:
- Mejora en el diseño de paraderos de transporte público.
- Eliminación de cuellos de botella en vías principales.
- Construcción de óvalos.
- Construcción de puentes peatonales y separadores.
- Mejora en la señalización y cruceros peatonales.
- Parchado de huecos.
- Mayor consideración por parte de choferes y peatones.
- Exigir la revisión técnica.
- Formalización de taxistas.
- Implementación de taxímetros.
- Reducción de rutas de transporte público.
- Sacar de circulación vehículos con más de 25 años de antigüedad.
-Circulación en determinados días de la semana.
Transporte público
El transporte público es otra pieza fundamental en este juego. Para ello,
Arrarte ha planificado algunas sugerencias que, según dice, elevarían su
nivel y lo pondrían a la par del que existe en países desarrollados: reducir
las líneas de transporte público, exigir GPS en cada vehículo, tener un
centro de control de operaciones para gestionar el transporte,
implementar radios VHF en cada unidad, medir y reducir las emisiones
contaminantes de los vehículos, implementar taxímetros, pagar solo una
vez para subir a cualquier línea con validez diaria o semanal e iniciar la
especialidad de ingeniería de tráfico en las universidades.
La propuesta de Arrarte no se olvida de las grandes obras que ya están
contempladas. Sin embargo, el especialista asegura que la idea es
primero estudiar los megaproyectos, sea el metro subterráneo, tren
eléctrico o túneles viales en anillo, para no generarle una deuda al país.