You are on page 1of 25

PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN

1
El Pentateuco
Introducción
1


Torá o Pentateuco

Para la tradición rabínica, la “Tôrâ” (la ”ley”, llamada también en la tradición
helenística el “Pentateuco”) comprende los cinco primeros libros de la Biblia Hebrea.
A primera vista la obra ofrece un conjunto bastante armónico, que abarca desde la
creación del mundo (Gén 1) hasta la muerte de Moisés (Deut 34).
A grandes rasgos, cuenta los orígenes de Israel, desde sus remotos antecedentes
patriarcales hasta que se convierte en un pueblo numeroso y, tras recibir de Dios los
grandes dones de la libertad y la alianza, está a las puertas de la tierra prometida, donde
se escuchan los discursos de despedida de Moisés, quien muere –sin entrar a la tierra–
en las estepas de Moab.

Se trata de una obra básicamente narrativa –"histórica"– aunque también contiene
amplias secciones legislativas (parte del Éxodo, todo el Levítico, gran parte del
Deuteronomio).
Breve esbozo de su contenido
2
En una primera aproximación al contenido de la obra proponemos el siguiente esbozo :
1. Historia de los orígenes (Gén 1-11)
El Génesis comienza hablando de los orígenes del mundo y de la
humanidad. Aunque la situación inicial es paradisíaca, se rompe
pronto por el pecado de la primera pareja, al que sigue otra serie de
injusticias y crímenes que terminan provocando el diluvio. Ni siquiera
con esto escarmienta la humanidad; comete un nuevo pecado de
orgullo —torre de Babel— y es dispersada por toda la tierra (Gén 1-
11). Pero Dios responde a la cadena continua del mal con la vocación
de Abrahán, comienzo de la salvación para todos los hombres.
2. Los patriarcas (Gén 12-50)
Con esto comienza la segunda parte, centrada en las tradiciones de
Abrahán, Isaac y J acob (Gén 12-36), pequeños pastores que, alentados
por una doble promesa que Dios les hace –una descendencia
numerosa como las estrellas del cielo y una tierra en la que poder
asentarse– se ponen en marcha oyendo al “dios de sus padres”.
Ambas promesas se van cumpliendo dramáticamente, con retrasos y
tensiones. Desde el punto de vista de la promesa de la tierra, el

1
Tomado fundamentalmente de J . L. SKA, Introducción a la lectura del Pentateuco. Claves para la interpretación
de los cinco primeros libros de la Biblia, Navarra (Verbo Divino 2001); 13-31. Cf. J . L. SICRE, El Pentateuco.
Introducción y textos selectos, Buenos Aires (San Benito 2004), 17-30; J . L. SKA, "El Pentateuco", en: W. FARMER
et al. (edts.), Comentario Bíblico Internacional, Navarra (Verbo Divino 1999), 307-314; BONORA, A., "Pentateuco",
en: Nuevo Diccionario de Teología Bíblica, ROSSANO-RAVASI-GIRLANDA (ed), Madrid (Paulinas 1990), 1472-1475;
MURPHY, R., "Introduction to the Pentateuch", en: BROWN-FITZMYER-MURPHY (ed.), The New Jerome Biblical
Commentary, New J ersey (Prentice Hall 1990), 3-5; SCHMIDT, W., Introducción al Antiguo Testamento, Salamanca
(Sígueme 1990
1979
), 59-82.
2
Cf. –con ligeras variantes en la determinación de las grandes secciones– la presentación de Olivier A RTUS, "Las
grandes secciones del Pentateuco (aproximación sincrónica)", en: Id., Aproximación actual al Pentateuco, Navarra
(Verbo Divino, Cb 106 2001), 22-30 y, en forma exhaustiva, cf. J . BLENKINSOPP, El Pentateuco. Introducción a los
cinco primeros libros de la Biblia, Navarra (Verbo Divino 1999), 77-291 y J . L. SICRE, El Pentateuco, 69-246.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
2
momento más duro ocurre cuando los antepasados de Israel deben ir a
Egipto en busca de alimento. La tierra prometida no les da de comer.
Sin embargo, el libro del Génesis termina con estas palabras de J osé a
sus hermanos: “Yo estoy para morir, pero Dios cuidará de vosotros y
os hará subir a la tierra que juró dar a Abrahán, Isaac y J acob” (Gén
50,24). Esta vuelta desde Egipto hacia la tierra prometida será el tema
central de los cuatro libros restantes del Pentateuco.
3. Opresión y liberación (Éx 1,1-13,16)
Los comienzos del libro del Éxodo nos sitúan en el momento en el
que “subióal trono de Egipto un fa raón que no había conocido a J osé”
(Éx 1,8) Tiene lugar entonces una dura y creciente experiencia de
opresión. Pero Dios escucha el clam or de su pueblo, y encomienda a
Moisés que lo salve de la esclavitud. La confrontación dramática de
las plagas llevará a la libertad –precedida por la celebración de la
Pascua– (Éx 1,1-13,16).
4. De Egipto al Sinaí (Éx 13,17-18,27)
Siguen tres meses de camino hacia el monte Sinaí.
En pocas páginas se condensa la salida de Egipto, con el paso del Mar
de las Cañas, y la nueva experiencia del desierto, con sus amenazas de
hambre y sed, el acoso de posibles enemigos, la tentación de volver a
Egipto, la falta de fe en Dios, la necesidad de organizar al pueblo (Éx
13,17-18,27).
5. En el monte Sinaí (Éx 19 - Núm 10,10)
Al llegar al monte Sinaí tiene lugar la alianza, y el Señor dicta las
normas que deben regir la conducta del pueblo en los más diversos
aspectos.
Se trata de una amplísima secció n –con mucho materi al legislativo–
que comprende desde Éx 19 hasta Núm 10,10. Entre los pocos pasajes
narrativos de este gran apartado destacan los encuentros de Moisés
con Dios en el monte y el famoso episodio del becerro de oro (Éx 34).
6. Del Sinaí a la estepa de Moab (Núm 10,11-21,35)
Tras algo más de un año de acampar en el Sinaí se reanuda la marcha,
caminando desde el Sinaí hasta la estepa de Moab (Núm 10,11-21,35).
Sección predominantemente narrativa, marcada por conflictos
dramáticos –hambre, sed, motines del pueblo, rebelión de algunos
cabecillas, desánimo ante los primeros informes sobre la tierra, muerte
de Aarón (hermano de Moisés)– aunque no faltan páginas de
contenido legislativo (Núm 15,1-31; 18; 19).
7. En la estepa de Moab (Núm 22 - Deut 34)
Finalmente, el pueblo llega a las estepas de Moab.
Allí se desarrollan los últimos acontecimientos que cuenta el
Pentateuco: oráculos del vidente pagano Balaán, primer conflicto con
los cultos cananeos de fecundidad, primeras ocupaciones de territorio
en Transjordania y, sobre todo, la gran despedida de Moisés y su
muerte.

Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
3

Este amplio apartado (desde Núm 22 hasta Deut 34) incluye
abundante material legislativo. Lo más importante desde el punto de
vista teológico es el libro del Deuteronomio, compuesto como un
extenso discurso de Moisés antes de morir. Comienza recordando los
años pasados, desde que Dios ordenóponerse en marcha en el Sinaí
(Deut 1-4). A la promulgación de l Decálogo y una exhortación sobre
la ley (Deut 5-11) sigue un amplio cuerpo legal con comentarios
(Deut 12-26). Cierran el discurso una extensa serie de bendiciones y
maldiciones (Deut 27-28). El estilo oratorio cede el puesto una vez
más al narrativo para contarnos la alianza en Moab (Deut 29-30). La
obra termina con las últimas disposiciones de Moisés, su canto, sus
bendiciones y su muerte (Deut 31-34).


Los nombres de
cada uno de los cinco libros

a
Los cinco libros se denominan genéricamente x mi$$áh hum$ê hattôráh: “los cinco
quintos de la Ley”. Esta expresión hebrea está probablemente en el origen de la
expresión griega hè pentateuchos (biblos).

Los nombres que utilizamos en nuestras lenguas para designar a cada uno de estos
cinco primeros libros de la Biblia proceden de la versión de los Lxx. La Biblia Hebrea
los designa –conforme a una común costumbre de la antigüedad– por la primera palabra
importante de cada libro:
Génesis............................... b:ré)$ît ................................ “al comienzo"
Éxodo................................. (w:)élleh) $:môt ................ “(estos son) los nombres”
Levítico.............................. wayyiqrf) ........................... “y llamó”
Números............................. b:midbar ............................. “en el desierto”
Deuteronomio..................... ()élleh) d:bfrîm.................. “(estas son) las palabras”


Torá
3
"Instrucción", "enseñanza"
El final del Deuteronomio recurre a la palabra "Torá" para designar de una forma global
el conjunto de palabras pronunciadas por Moisés:
"Cuando terminó de escribir en un libro las palabras de esta Ley (-s·¬¬··-¬ )
hasta el fin..." (Dt 31,24) "...les dijo: «Estad bien atentos a todas estas palabras que
hoy os doy como testimonio. Se las prescribiréis a vuestros hijos, para que cuiden de
poner en práctica todas las palabras de esta Ley (-s·¬ ¬··-¬)" (Dt 32,46).
Estas palabras de Moisés cierran no sólo el Deuteronomio sino el conjunto del
Pentateuco, que el lector es invitado a considerar como "Torá".
¿Cómo interpretar este término?


3
O. ARTUS, Aproximación actual al Pentateuco, 7.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
4

En un sentido inmediato el término hebreo "torá" significa:
≡ Una exhortación de los padres
Prov 1,8 "Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre (!yibf) rsUm) y no desprecies
la lección de tu madre (!eMi) tarOT)"
Prov 4,1-2 "Escuchad, hijos, la instrucción del padre (bf) rasUm), estad atentos para
aprender inteligencia, v2 porque es buena la doctrina que os enseño; no abandonéis mi
lección (yèitfrwoT)"
≡ La enseñanza de un sacerdote en un caso concreto
Ageo 2,11s. "Así dice Yahveh Sebaot: Pregunta a los sacerdotes sobre la Ley. Di: v12 «
Si alguien lleva carne sagrada en el halda de su vestido, y toca con su halda pan, guiso,
vino, aceite o cualquier otra comida, ¿quedará ésta santificada?» Respondieron los
sacerdotes y dijeron: « No»"
≡ Una prescripción aislada o una colección de prescripciones más extensa
Lev 6,2 "Da esta orden a Aarón y a sus hijos: ESTA ES LA LEY DEL HOLOCAUSTO. (Este es el
holocausto que estará sobre el fuego encendido, sobre el altar, toda la noche hasta la
mañana, y que el fuego del altar mantendrá encendido)"
Lev 11,46 "ESTA ES LA LEY ACERCA DE LOS ANIMALES, de las aves, y de todos los seres
vivientes que se mueven en el agua, y de todos los que andan arrastrándose sobre la
tierra"
≡ Finalmente, el vocablo asume el significado más complejo de (Libro de) la
Ley, que abarca todas las normas y expresa la relación privilegiada que une
a Dios con su pueblo (2Re 22,8.11 o "libro de la Alianza": cf. 2Re 23,2.21):
Deut 4,44s "ESTA ES LA LEY QUE EXPUSO MOISÉS A LOS ISRAELITAS. v45 Estos son los
estatutos, preceptos y normas que dictó Moisés a los israelitas a su salida de Egipto…"
Deut 17,18s "Cuando suba al trono real, DEBERÁ ESCRIBIR ESTA LEY PARA SU USO,
copiándola del libro de los sacerdotes levitas. v19 La llevará consigo; la leerá todos los
días de su vida para aprender a temer a Yahveh su Dios, guardando todas las palabras
de esta Ley y estos preceptos, para ponerlos en práctica. v20 Así su corazón no se
engreirá sobre sus hermanos y no se apartará de estos mandamientos ni a derecha ni a
izquierda. Y así prolongará los días de su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.
Deut 31,9s "MOISÉS PUSO ESTA LEY POR ESCRITO y se la dio a los sacerdotes, hijos de Leví,
que llevaban el arca de la alianza de Yahveh, así como a todos los ancianos de Israel".
Y va ligado al nombre de Moisés:
J osué 8,30-32 "Entonces Josué construyó un altar a Yahveh, Dios de Israel, en el monte
Ebal, v31 como había mandado Moisés, siervo de Yahveh, a los israelitas, según está
escrito en EL LIBRO DE LA LEY DE MOISÉS: un altar de piedras sin labrar, a las que no haya
tocado el hierro. Ofrecieron sobre él holocaustos a Yahveh e inmolaron sacrificios de
comunión. v32 Josué escribió allí mismo, sobre las piedras, una copia de la Ley que
Moisés había escrito delante de los israelitas".
J osué 23,6 "Esforzáos mucho en guardar y cumplir todo LO QUE ESTÁ ESCRITO EN EL LIBRO
DE LA LEY DE MOISÉS, no apartándoos de ella ni a la derecha ni a la izquierda..."
2 Re 14,5-6 (et passim): "Cuando el reino se afianzó en sus manos, mató a los servidores
que habían matado al rey su padre, v6 pero no hizo morir a los hijos de los asesinos,
SEGÚN ESTÁ ESCRITO EN EL LIBRO DE LA LEY DE MOISÉS, donde Yahveh dio una orden
diciendo: « No harán morir a los hijos por los padres, sino que cada uno morirá por su
pecado»"

Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
5

PENTATEUCO
4
Origen del término y uso
La palabra griega "pentateuchos (biblos)" –de donde procede el "pentateuchus (liber)"
latino y el "pentateuco" castellano– es una palabra compuesta de "penta-" –que significa
“cinco”– y "teuchos", que significa, en general, “instrumento, arnés, utensilio”.
5
Los padres de la iglesia rara vez emplean la palabra “Pentateuco” para referirse a los
cinco primeros libros del AT
6 7
. En general, prefieren hablar –como lo hace el NT – de
la “ley” o de la “ley de Moisés”, distinguiéndola de los profetas.
Ninguno de los cinco libros es mencionado por su nombre en el NT. La primera vez que
se encuentra una mención explícita en un texto cristiano es en la llamada "Epístola de
Bernabé", que –en 10,3– hace referencia al Deuteronomio.
¿Desde cuándo se conoce
la división en “cinco libros” de la "Torá"?
8
Una división en cinco libros se encuentra también en el Salterio: Sal 1-41; 42-72; 73-
89; 90-106; 107-150. ¿Tal vez porque se tenía la idea de hacer del Salterio una
meditación de los cinco libros de la Tôrâ? Para J . L. Ska
9
, el Salmo 1 va ciertamente en
esa dirección (ver Sal 1,2). El EvMt contiene cinco discursos que concluyen todos con
una fórmula similar (Mt 7,28; 11,1; 13, 53; 19,1; 26,1). Dado que –según entienden
algunos intérpretes– para Mateo J esús es un “nuevo Moisés”, no es impensable que
haya querido hacer de su evangelio una especie de “Nuevo Pentateuco”. El inicio de su
evangelio: "biblos geneseos" –“libro de la genealogía”– corresponde a la traducción de
los Lxx de Gén 2,4 y 5,1.
El primer testimonio inequívoco de la división de la obra en cinco libros procede de
FILÓN DE ALEJ ANDRÍA (ca 20 aC - 50 d.C) –que escribióantes de la redacción de los
evangelios–. Él habla del primero de “los cinco libros”, al que el mismo Moisés le
habría dado el nombre de “Génesis”:
“...Moisés, el legislador de los hebreos, ha dicho en los libros sagrados que el mundo
era creado e incorruptible; estos libros son cinco; al primero de ellos le ha dado el
nombre de ‘Génesis’...”
10
.


4
Cf. J . L. SKA, "Algunas cuestiones fundamentales sobre el Pentateuco", en: Id., Introducción a la lectura del
Pentateuco, 13-16.
5
En contextos particulares, puede tener varios significados: (1) En plural, “armas” (2) “Cordaje, velas, remos” (3)
“Vaso, contenedor” (jarra, cuba, estuche, colmena) (4) “Libro”. La palabra "teuchos" designaba en primer lugar el
estuche o contenedor cilíndrico de los rollos; luego, por metonimia, el contenido, es decir, el rollo. “Pentateuco”
significa, por tanto, cinco libros, o mejor, cinco rollos.
6
1 vez Orígenes, 2 Epifanio, y 1 Atanasio. Entre los padres latinos, 1a vez Tertuliano y 1 Isidoro de Sevilla.
7
Mt 5,17; 7,12; 11,13; 22,40; Luc 16,16 (cf. 24,27: “Moisés y los profetas”); Luc 24,44 (“la ley de Moisés, los
profetas y los salmos); Hech 13,15; 24,14; 28,23; Rom 3,21.
8
Cf. J . BLENKINSOPP, "División y estructura", en: Id., El Pentateuco, 63-67. El autor considera que la división en
cinco libros tiene significación exegética y merece ser analizada cuidadosamente, y es más importante que otras
subdivisiones existentes, por ejemplo, las hechas en vistas a la lectura litúrgica. En Palestina, la Torá se leía en un
plazo de tres a tres años y medio, a lo que correspondían más de 150 secciones o "sedarîm"; en las comunidades de
Babilonia, la lectura se terminaba en un año, necesitando sólo unas 54 secciones amplias o "para $ôt". Estas secciones
eran subdivididas en párrafos cortos o "pisqôt", separados por un espacio de al menos tres letras. De acuerdo con una
antigua tradición, fueron introducidos para que Moisés tuviera tiempo de reflexionar entre cada subsección.
9
J . L. SKA, "Algunas cuestiones fundamentales sobre el Pentateuco", en: Id., Introducción a la lectura del
Pentateuco, 15. Del mismo modo dice J . BLENKINSOPP: "[...] esta división de los Salmos pretende sugerir que deben
ser recitados como meditación y ayuda para observar la To rá, como insinúa el Salmo 1, que da la tónica" (Id., El
Pentateuco, 66).
10
FILÓN DE ALEJ ANDRÍA, De Aeternitate Mundi, 19.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
6
En otro lugar, Filón cita el primer versículo del Levítico y llama a este libro con su
nombre de “Levítico”
11
. También cita muchas veces al Deuteronomio, pero lo llama
“Protréptico”, esto es, “exhortación”, un título muy apropiado para esta obra.
12
FLAVIO J OSEFO (ca 38 – 100 d.C.) también habla con toda claridad de “los cinco
libros de Moisés”:
“...entre nosotros no hay multitud de libros que discrepen y disientan entre sí; sino
solamente veintidós libros, que abarcan la historia de todo tiempo y que, con razón, se
consideran divinos. De entre ellos cinco son de Moisés, y contienen las leyes y la
narración de lo acontecido desde el origen del género humano hasta la muerte de
Moisés. Este espacio de tiempo abarca casi tres mil años. Desde Moisés hasta la
muerte de Artajerjes, que reinó entre los persas después de Jerjes, los profetas que
sucedieron a Moisés reunieron en trece libros lo que aconteció en su época. Los cuatro
restantes ofrecen himnos en alabanza de Dios y preceptos utilísimos a los hombres.
Desde el imperio de Artajerjes hasta nuestra época, todos los sucesos se han puesto
por escrito; pero no merecen tanta autoridad y fe como los libros mencionados
anteriormente, pues no hubo una sucesión exacta de profetas”.
Este testimonio confirma que, entorno al tiempo del nacimiento de J esús, la tradición
judía ya había establecido:
(1) Que los libros fundamentales de la ley eran cinco.
(2) Que fueron obra de Moisés.
(3) Que la autoridad de esos cinco libros de Moisés es superior a la de los otros
libros atribuidos a los profetas.
Pero es muy probable que la división en varios rollos sea anterior, ya que el
"Documento de Damasco" de Qumrán habla –en plural– de “los libros de la ley” (CD
VII), lo mismo que la"Carta de Aristeas" (ca. 140 a.C.): “los rollos de la ley de los
judíos” (par. 30) y "los libros" (46; 176, etc)
13
.

¿Por qué "Pentateuco" (cinco libros)?
¿Tiene importancia exegética?
En teoría, todo el contenido de la obra habría cabido en un solo rollo. Bastaba seguir
cosiendo más y más papiros o pergaminos. De hecho, existe un rollo de 50 metros que
contiene la Iliada y la Odisea. Y en Wadi Murabba‘at se encontraron fragmentos de
Génesis, Éxodo y Números, probablemente del mismo rollo (los editores piensan que
pudo contener todo el Pentateuco). Si el rollo de Wadi Murabba‘at contenía todo el
Pentateuco, debiómedir unos 33 metros, con lo que resultaba muy incómodo de
manejar. Por ello, algunos entienden que la división de la obra en varios rollos admite
una explicación muy sencilla: para que resulte más fácilmente manejable.
Pero esto no explica por qué precisamente cinco rollos, sobre todo teniendo en cuenta
que las dimensiones de los libros no son homogéneas (Éxodo y Números son casi
iguales, pero Levítico es sin duda el más breve del conjunto) y que los cortes se han
hecho a veces en sitios aparentemente bastante arbitrarios.


11
FILÓN DE ALEJ ANDRÍA, De plantatione, 26.
12
FLAVIO J OSEFO, Obras completas de Flavio Josefo V. Contra Apión, I, 8, Buenos Aires (A. C. E. 1961), 15.
13
Tampoco el Sirácida permite sacar conclusiones firmes a propósito de la pr esunta subdivisión de la Torá en cinco
libros. Se ha sugerido que la expresión que utilizan los L XX para traducir «mi$neh hattôrah hazzo)t» de Deut 17,18
(“una copia de esta ley ", “deuteronomion touto”; ver también J os 8,32,) difícilmente pueda tratarse de un error, ya
que en ese caso el traductor habría escrito “deuteron nomon” o algo parecido, infiriendo de ello que el título del
quinto libro de Moisés podría haber estado en uso por entonces.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
7

Más allá del valor del número cinco en la Biblia –basado probablemente en la
importancia de los cinco dedos de la mano– cabe subrayar la idea de Blenkinsopp
acerca de que en la antigüedad, el sentido de una obra literaria se daba con frecuencia a
través de la estructura, como se advierte en el libro de los Doce Profetas Menores.
14
Y añade: “Por tanto, no debería extrañarnos que la división de la Torá en cinco libros,
no en cuatro ni seis, fuese el resultado de una decisión parecida y no mera cuestión de
conveniencia. La división en cinco partes pone de relieve al Levítico como panel
central de la péntada, ya que contiene las prescripciones que identifican al Israel
reconstituido del Segundo Estado como una comunidad santa, distinta de las otras
naciones del mundo. Si es así, la estructura del relato fundacional, separado ahora de
la historia de los acontecimientos posteriores a la muerte de Moisés, esconde una clave
esencial para su sentido”
15
.

Esta cuestión de "por qué (esos) cinco" cabe abordarla desde dos perspectivas:
(1) Desde la perspectiva de la subdivisión interna de la Torá tal como llegóa
nosotros (es decir, por qué la Torá está subdividida de esa manera en esos cinco
libros)
16
.
(2) Desde la perspectiva de la conexión literaria y teológica de la Torá con los
llamados "profetas anteriores" (es decir, por qué la Torá no está compuesta por
más o menos libros que los cinco actuales).

Nos ocuparemos primero de esta segunda cuestión, para pasar a plantear luego la
cuestión de la subdivisión interna de la Torá en cinco libros.


¿Tetrateuco, Pentateuco,
Hexateuco o Enneateuco?
17
La antigua tradición que habla de "cinco libros de la ley" ha sido puesta en cuestión
entre los exégetas alemanes de mediados del siglo XX.
Hexateuco
Es decir, “seis rollos”, uniendo al Pentateuco el libro de J osué
Leyendo con atención la obra y atendiendo a los temas teológicos más importantes,
algunos investigadores han hecho notar que al final del Deuteronomio quedan sin tratar
satisfactoriamente algunos temas capitales:
1. En el Génesis, una de las promesas fundamentales a los patriarcas es la de una
TIERRA en la que habitar. Con ella comienza la historia de Abrahán: “Sal de tu
tierra... a la tierra que yo te mostraré” (Gn 12,1-4). Sin embargo, quien termina
de leer el Pentateuco no ve cumplida esa promesa. Se queda a las puertas, en la

14
J . BLENKINSOPP, "División y estructura", en: Id., El Pentateuco, 69: “...la disposición 3+12 de los Profetas
posteriores pretende recordar a los tres patriarcas y a los doce hijos de J acob-Israel o, en otras palabras a la totalidad
del Israel restaurado como objeto de fe escatológica [...] Sugiero... que un simbolismo numérico de este tipo dictóla
forma final de la colección profética y que, al hacerlo, se insinuaba una determinada perspectiva para su lectura”.
15
J . BLENKINSOPP, "División y estructura", en: Id., El Pentateuco, 70.
16
Dice J . Blenkinsopp: "Casi nunca se ha prestado atención a la división del Pentateuco en cinco libros, sin duda
porque se pensaba que era una cuestión puramente relaciona da con la producción de los libros (cuánto podía caber en
un rollo) y, por consiguiente, sin interés para la exégesis. No obstante, espero demostrar que este detalle estructural
merece más atención" (J . B LENKINSOPP, "División y estructura", en: Id., El Pentateuco, 64).
17
Cf. O. ARTUS, "¿Pentateuco, Tetrateuco o Hexateuco?", en: Id., Aproximación actual al Pentateuco, 7-9. J . L.
SKA, "¿Tetrateuco, Pentateuco, Hexateuco o Enneateuco?", en: Id., Introducción a la lectura del Pentateuco, 16-23;
J . L. SICRE, "Tetrateuco, Pentateuco, Hexateuco, Heptateuco, Enneateuco", en: Id., El Pentateuco, 26-27. Para los
trabajos de G. von Rad y de M. Noth cf. J . BLENKINSOPP, "Dos siglos de investigación sobre el Pentateuco", en: Id.,
El Pentateuco, 30-33.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
8
estepa de Moab, o en la cumbre del monte Nebo, desde donde Moisés la
contempla.
2. Otro tema capital del Pentateuco es la liberación de Egipto. ¿Se puede dar por
terminado el relato sin contar la victoria final, la única que da sentido a todas las
tribulaciones sufridas en el desierto?
3. En el libro de los Números (27,18-23) se cuenta el nombramiento deJosué como
sucesor de Moisés. ¿No parece ilógico supr imir sus conquistas y el reparto de la
tierra que lleva a cabo entre las tribus?
Esto llevóa muchos autores a pensar que los cinco primeros libros de la Biblia no
pueden comprenderse apropiadamente sin tener en cuenta al menos el sexto, el de
J osué. Surgióasí la propuesta de come nzar a hablar de un “Hexateuco” (seis
volúmenes)
18
.
19
Por ejemplo, H. EWALD –en su “Geschichte Israels ”– consideraba que la primera obra
histórica de Israel fue “el libro de los orígenes” ("Das Buch der Ursprünge") y que
habría comprendido el Pentateuco y el libro de J osué. Luego de EWALD se generalizóla
costumbre de unir el libro de J osué al Pentateuco y hablar de "Hexateuco":
≡ Por ejemplo, una de las obras clásicas de WELLHAUSSEN se titula: “La
composición del Hexateuco y de los libros históricos del Antiguo Testamento”
20

≡ También G. VON RAD se refería a un “Hexateuco” en su estudio sobre el
problema de la historia de las formas de las tradiciones originarias.
21
Para von
Rad, el núcleo de las tradiciones sobre el origen de Israel se descubre en el
pequeño “credo histórico” de Israel, tal como aparece en Deut 6,21-23 y, sobre
todo, en Deut 26,5-9 (también en J os 24,2-13 al que llama “Hexateuco en
pequeño”). Este “credo” –¡que no habla de las tradiciones del Sinaí!– finaliza
con la mención del don de la tierra. Po r ello –concluía von Rad– no cabe hablar
de Pentateuco sino de Hexateuco, porque la tradición sobre el origen de Israel,
tal como queda expresada en el mentado "credo", debe incluir un relato de la
conquista, relato que se encuentra ahora en el libro de J osué, el sexto libro de la
Biblia Hebrea.
22



Ahora bien, leyendo atentamente los textos, también se puede advertir otro hecho casi
imposible de refutar: EL DEUTERONOMIO, por su lenguaje y su teología, está mucho más
relacionado con los libros siguientes (J osué-J ueces-Samuel-Reyes), que con los
anteriores (Génesis-Éxodo-Levítico-Números). Por eso, algunos exégetas –en lugar de
proponer ampliar el Pentateuco, convirtiéndolo en Hexa- Hepta- o Enneateuco– se
inclinaron más bien en forma creciente por destacar las importantes diferencias que
existen entre Deuteronomio y los cuatro libros anteriores, que, contemplados en
conjunto, comenzaban a ser caracterizados como un presunto "Tetrateuco".


18
Como el libro de los J ueces continúa contando lo ocurrido “después de la muerte de J osué”; es lógico que el lector
se interese de forma espontánea por esos hechos (quien defienda la unión de los siete primeros libros hablará de
"Heptateuco"). CASIODORO, que defendía la unidad de los ocho primeros libros de la Biblia grecolatina, propuso la
teoría del "Octateuco": Gén, Éx, Lv, Núm, Deut, J os, J ue y Rut. Y quienes añadan Samuel y Reyes tendrán nueve
libros ("Enneateuco"), una historia que va desde la creación hasta el destierro de Babilonia –hipótesis de la que nos
ocuparemos al final de este recorrido–.
19
H. EWALD, Die Geschichte des Volkes Israel I, Göttingen
3
1864, 94. La misma idea ya había sido expresada antes
por Bonfrère (1625), Spinoza (1670) y Geddes (1792).
20
J . WELLHAUSSEN, Die Composition des Hexateuchs und der historischen Bücher des Alten Testaments, Berlin,
1866).
21
G. VON RAD, “El problema morfogenético del hexateuco” en: Id., Estudios sobre el Antiguo Testamento,
Salamanca (Sígueme 1976
1938
), 11-80.
22
Cf. recientemente Th. RÖMER, "La Mort de Moïse (Dt 34) et la Naissance de la Torah à l'Époque Perse ou: Est-ce
que la première partie du canon de la Bible hébraïque aurait pu être un Hexateuque?", Foi et Vie 103 (2003) 31-44.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
9
Tetrateuco
Es decir, “cuatro rollos”, excluyendo del Pentateuco al Deuteronomio
Martin NOTH, discípulo de von Rad, en su célebre obra sobre la “historia de las
tradiciones del Pentateuco”
23
, cuestionóla hipótesis de su gran maestro. En esta obra,
en la que se proponía excluir del Pentateuco al Deuteronomio, hay que buscar el origen
de la denominación “Tetrateuco”.
24
: La tesis de M. Noth se apoyaba en tres observaciones
(1) No hay textos “deuteronómicos” en los cuatro primeros libros de la Biblia, salvo
alguna adición sin gran importancia. Por eso no existe ningún nexo literario
estrecho entre Gén-Núm y el Deut.
(2) Las "fuentes" del Pentateuco no están presentes (ni en el Deuteronomio ni) en el
libro de J osué. En otras palabras, los relatos iniciados en Gén-Núm no continúan
en el libro de J osué. Por esta razón resulta difícil hablar de “Hexateuco”
25
.
(3) Deuteronomio es el prefacio de la “Historia Deuteronomista” (J os-2Re).
El “códice deuteronómico” está precedido por un breve resumen de la historia de
Israel (Deut 1-3) que repite cosas ya conocidas por el libro de los Números. Esta
repetición se entiende solo si el Deuteronomio ha sido concebido como el inicio
de una obra nueva que continúa en los libros históricos, esto es, J os a 2Re. Deut
1-3 no tendría ningún sentido si el Deuteronomio fuera verdaderamente la
conclusión de una obra que comprendiera el libro de los Números.
La “Historia Deuteronomista” debe ser leída “a la luz del Deuteronomio”.
Por ejemplo, J osué puede conquistar la tierra porque es fiel a la “ley de Moisés”
(J os 1,7-8; 23,6). El pueblo infiel es castigado por su Señor con la pérdida de su
tierra (2 Re 17,7-23; especialmente 17,13.19).
La “Historia Deuteronomista” es, en gran parte, la historia de la fidelidad o de la
infidelidad de Israel a la ley de Moisés contenida en el Deuteronomio. Habría
sido escrita tras la destrucción de J erusalén del 587 para explicar la caída de la
monarquía y la deportación como efecto inevitable de la infidelidad del pueblo y
de los dirigentes a la alianza del Deuteronomio.
Para Noth, el Pentateuco naciócuando los dos bloques "Génesis-Números" y
"Deuteronomio-Historia deuteronomista", fueron reunidos en una obra mayor.
En ese momento, el Deuteronomio se transformóen la conclusión del Pentateuco
y quedóseparado del libro de J osué y del resto de la “Historia Deuteronomista”.
Sin embargo, Noth no afirmónunca que hubiera existido un “Tetrateuco” propiamente
dicho, porque para él, las fuentes antiguas –como los libros actuales de Génesis-
Números– necesitan de una continuación, es deci r, de un relato de la conquista. Será el
exégeta sueco Iván ENGNELL
26
quien dará el paso decisivo, y afirmará la existencia de
un "Tetrateuco" independiente. Para Engnell, el "Tetrateuco" actual –esto es, Gén, Ex,
Lev, Núm– sería la obra del autor sacerdotal, que habría coleccionado y compilado
antiguas tradiciones orales. J unto a este "Tetrateuco sacerdotal" estaba el Deuteronomio
y la Historia Deuteronomista
27
. Desgraciadamente, Engnell solo enunciósu tesis y
jamás suministróuna argumentación completa para demostrarla.


23
M. NOTH, Überlieferungsgeschichte des Pentateuch, Stuttgart (1948).
24
M. NOTH, Überlieferungsgeschichte, 5-6. Cf. S. MOWINCKEL, Tetrateuch - Pentateuch - Hexateuch. Die Berichte
über die Landnahme in den drei altisraelitischen Geschichtswerken, Berlin (BZAW 1964).
25
M. NOTH, Überlieferungsgeschichte, 5. Id., Das Buch Josua, Tübingen (HAT I,7 1938), xiii-xiv.
26
I. ENGNELL, Gamla Testamentet. En traditionshistorisk inledning I, Stockholm (1945), 209-212.
27
Cf. MOWINCKEL, Tetrateuch, 3-4.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
10

Describimos, a continuación, a manera de ilustración, el punto de vista de los que, de
una manera u otra, proponen hablar de un "Enneateuco":
Enneateuco
Es decir, “nueve rollos”, añadiendo al Pentateuco J osué, J ueces, 1 y 2 Samuel,
1y 2 Reyes
28
Algunos exégetas piensan que el conjunto Gén-2Re sfue concebido como una gran unidad
literaria, que comenzaba con la creación del mundo y terminaba con el exilio babilónico.
El tema principal de esta historia sería la “tierra”:
≡ Al comienzo, Yahweh la promete a los patriarcas.
≡ En Éxodo - Números, Israel camina hacia esa tierra por el desierto.
≡ J osué la conquista.
≡ Los J ueces la defienden.
≡ Bajo David y Salomón se transforma en un Re ino, primero, unido, luego dividido (norte-
sur).
≡ Finalmente, Israel pierde esta tierra en la época del exilio babilónico.
29
Según D. N. FREEDMANN , este largo relato sería la “historia principal” o la “primera historia”
de Israel (“Primary History”), que entiende necesario distinguir de la “historia secundaria”, es
decir, la “historia del Cronista” (1-2 Cro - Esd - Neh).
30
≡ La “Historia principal” termina con la destrucción del Templo y el exilio.
≡ La “Historia del Cronista” culmina en la reconstrucción del Templo y de la comunidad
postexílica luego del exilio.

Algunos datos en favor de esta tesis:
(1) Se descubren algunos nexos literarios.
Para algunos exegetas, la "historia de Israel" no termina con la conquista de la tierra. Por
ejemplo, destacan el nexo literario entre J ue 2,8.10 y Ex 1,6.8
31
:
Ex 1,6 "Murió José, y todos sus hermanos, y toda aquella generación; ...v8 Se alzó en
Egipto un nuevo rey, que nada sabía de José"
J ue 2,8 "Josué, hijo de Nun, siervo de Yahveh, murió a la edad de 110 años. ... v. 10
También aquella generación fue a reunirse con sus padres y les sucedió otra generación
que no conocía a Yahveh ni lo que había hecho por Israel".
Ver también J os 24,29.31 (y cf. J ue 2,7-9)
J os 24,29 "Después de estos acontecimientos, murió Josué, hijo de Nun, siervo de
Yahveh, a la edad de 110 años... v31 Israel sirvió a Yahveh todos los días de Josué y
todos los días de los ancianos que siguieron viviendo después de Josué y que sabían
todas las hazañas que Yahveh había hecho en favor de Israel".
Estos nexos literarios crean lazos entre varios bloques narrativos y señalan además el
pasaje de un período a otro de la historia de Israel: Ex 1,6.8 señala el pasaje de la edad
patriarcal a la del éxodo; J os 24, 29.31 y J ue 2,8.10 la de la época de J osué a la época de
los J ueces.

28
Sin Rut: en la Biblia Hebrea, Rut está incluido en el grupo de los “escritos”; los dos libros de Samuel como los
dos libros de Reyes se consideran un sólo libro.
29
D. N. FREEDMANN, Pentateuch, New York (IDB 3 1967), 711-727, especialmente 712-713.
30
La "historia del cronista" retoma de modo drásticamente abreviado la narración de los orígenes, de la creación
hasta el reino de David, para concentrarse sobre todo en el reino de este monarca, de su hijo Salomón y de sus
sucesores. Los libros de Esdras y Nehemías describen la reconstitución de la comunidad de Israel tras el exilio.
31
J . BLENKINSOPP, El Pentateuco, 56, explicando la tesis de R. RENDTORFF (Das überlieferungsgeschichtliche
Problem des Pentateuch, Berlin-New York, BZAW 147, 1977, 166-189).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
11

(2) Las indicaciones cronológicas que aparecen en los libros son otra indicación de esta
visión global de la historia de Israel.
Por ejemplo, la duración de la estancia en Egipto es de 430 años según Ex 12,40-41 (cf.
Gén 15,13: 400 años), coincide exactamente con la duración de la monarquía, calculada a
partir del año cuarto de Salomón. Salomón inicia la construcción del Templo 480 años
luego del éxodo (1 Re 6,1), es decir, 430 +50 años. Contando los años a partir de esta
fecha –ie, el cuarto año del reinado de Salomón– hasta el final del Reino de J udá resultan
también 430 años (la duración de la monarquía) . Si se adicionan los cincuenta años del
exilio, se arriba otra vez a la cifra de 480 años
32
.
Para arribar a esta cifra es necesario sin embargo tomar los datos de 1-2 Reyes sin
ninguna corrección.
33
(3) BLENKINSOPP expone tres importantes razones para afirmar que el Pentateuco no puede
concluir con la muerte de Moisés (Dt 34):
(a) Sin el libro de J osué, la promesa de la tierra, hecha a los patriarcas, permanece
incumplida.
34
Por otra parte, J os 21,43-45 reiteradamente ve en la conquista
completada con éxito, el cumplimiento de una promesa hecha a los antepasados
de Israel, especialmente claro se ve en:
J os 21,43-45 "Yahveh dio a los israelitas toda la tierra que había jurado dar a
sus padres. La ocuparon y se establecieron en ella. v44 Yahveh les concedió paz
en todos sus confines, tal como había jurado a sus padres, y ninguno de sus
enemigos pudo hacerles frente. Yahveh entregó a todos sus enemigos en sus
manos. v45 No falló una sola de todas las espléndidas promesas que Yahveh
había hecho a la casa de Israel. Todo se cumplió".
(b) En pasajes referidos al santuario y el culto se advierte un esquema que se extiende
más allá de los límites del Pentateuco. Existen correspondencias entre la obra de
la creación (Gén 1), la construcción del santuario (o "morada") en el desierto (Éx
35-40), la instalación del santuario en la tierra prometida (J os 18-19) y la
construcción del el templo de Salomón (1Re 6-9).
35

(c) Un tema capital en la historia de Israel es la fidelidad a la alianza y a la ley. La
infidelidad del pueblo es, para la historia deuteronomista, la causa del exilio.
Ahora bien, esta temática aparece anticipada ya en Gén 2-3, con una tonalidad
universal. El jardín de Edén corresponde a la tierra, la orden de no comer el fruto
del árbol del conocimiento del bien y del mal corresponde a la ley de Moisés, y la
expulsión de Adán y Eva del jardín luego de la culpa corresponde al exilio
36
.
37
Pero, para SKA , estos argumentos no son del todo convincentes:
≡ Al argumento (a) contesta que el vocabulario de J os 21,43-45 es típicamente
deuteronomístico y se reencuentra solo en parte en algunos textos tardíos (por ejemplo,
Gén 15,7.18; 26,3). Por lo tanto, no es un lazo literario que lo vincule al Pentateuco.

32
Cf. J . BLENKINSOPP, El Pentateuco, 72. Para más datos de este tipo cf. Id., "Marco temporal", Ibid. 70-75.
33
J . BLENKINSOPP, El Pentateuco, 53-54.
34
De otra forma, hay que hablar de “cumplimiento parcial de la promesa” o de “prórroga de la promesa”. Cf. D. J .
A. CLINES, The Theme of Pentateuch, Sheffield (J SOT 10 1978). Cf. J . S. CROATTO, "Una promesa aún no cumplida.
Algunos enfoques sobre la estructura literaria del Pentateuco", RevBibl 44 (1982) 193-206.
35
El relato de la creación en Gén 1 anticipa en su estructura de 7 días la instauración del culto, el descanso sabático
de Dios y la creación de los cuerpos celestes del día cuarto para fijar el calendario litúrgico. De acuerdo con esta
misma tradición, la revelación del Sina í consiste en normas precisas para la construcción y el funcionamiento del
santuario del desierto (Ex 35-40), santuario que, después de la conquista, es instaurado en la tierra prometida (J os 18-
19). Si se sigue leyendo se observa que el templo de Salomón será construido 480 años después del éxodo (1Re 6,1),
y con ello se lo inserta en un esquema cronológico que une a la creación, el éxodo y la construcción del Templo de
Salomón en una única narración.
36
Cf. L. ALONSO SCHÖKEL, "Motivos sapienciales y de alianza en Gen 2-3", Biblica 43 (1962) 295-316.
37
SKA, J . L., "Enneateuco", en: Id., Introducción a la lectura del Pentateuco, 22-23.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
12

38
Se discute también si los “padres” son los patriarcas o los israelitas en Egipto . Pues las
promesas de la que habla J os 21,44 no se encuentra en Génesis sino en Deut 12,10b;
25,19, donde aparece, como en J os 21,44, la expresión "los mantuvo en paz con todos los
pueblos vecinos". En estos dos textos, la promesa está hecha al pueblo del éxodo, no a los
patriarcas. Por tanto, si hay un vínculo, es ciertamente poco evidente, y de todos modos,
tardío.
≡ Al argumento (b) responde que la correspondencia entre Gén 1 y Ex 24-25 y 39-40 es
bien notoria
39
(ver, p.e. el cuadro de la “semana” en Gén 1,1-2,4a y Ex 24,16). Pero no se
reencuentra esta temática en J os 18,1; 19,51.
≡ Al argumento (c) contesta que las analogías entre Gén 2-3 y el tema de la tierra en la
historia deuteronomística no son muy específicas: el vocabulario es diverso y no hay
ninguna llamada explícita a la historia del Génesis en la historia deuteronomística.
Por otra parte, faltan en Gén 2-3 referencias claras a la teología de la alianza. En Gén
2,16-17, el castigo prometido para el que no observa el mandamiento no es la expulsión
del jardín sino la muerte (2,17b). Finalmente, Gén 2-3 es muy probablemente un texto
relativamente tardío.
40

Por tanto concluye SKA:

Es necesario aclarar la situación y definir mejor el objeto de la discusión.
Si desde el punto de vista canónico se puede habl ar de “Enneateuco” o “Historia Principal”, no es
lo mismo desde el punto de vista literario
41
. El estudio crítico de los libros muestra, por ejemplo,
estrechas conexiones entre Deut y J os o entre Deut y 1-2 Re. No existe sin embargo ningún
trabajo literario que haya vinculado en un conjunto orgánico todos los libros de la “Historia
Primaria” de Israel, esto es, Génesis- 2Reyes. Estos lazos permanecen al nivel de temáticas
genéricas y no tienen una verdadera verificación en la tesitura literaria de varios de los libros.



38
Th. RÖMER, Israels Väter. Untersuchungen zur Väterthematik im Deuteronomium und in der deuteronomischen
Tradition, Friburgo-Götingen, OBO 99, 1990 (sobre J os 21,43-45 véase pp. 358-363); N. LOHFINK, Die Väter Israels
im Deuteronomium. Mit einer Stellungnahme von Thomas Römer, Friburgo-Götingen, OBO 111, 1991 (sobre J os
21,43-45 véase pp. 81-85).
39
Ver p.e., P. J . KEARNEY, "Creation and Liturgy: The P Redaction of Ex 25-40", ZAW 89 (1977) 375-387.
40
Véase E. OTTO, "Die Paradieserzählung Genesis 2-3: Eine nachpriesterschriftliche Lehrererzählung in ihre
religionshistorischen Kontext", en: A. A. DIESEL u.a. (hersg.), Jedes Ding hat seine Zeit… Studien zur israelitischen
und altorientalischen Weisheit, FS D. Michel, Berlin-New York, BZAW 241, 1966, 167-192.
41
En lo que hace a Blenkinsopp al menos –desconocemos el trabajo de D. N. Freedman– debemos señalar que sus
afirmaciones al respecto son matizadas. Dice al finalizar el elenco de estas tres razones: “Por tanto, hay pocas dudas
de que el Pentateuco y los Profetas anteriores pueden ser leídos como una historia seguida, y eso es lo que se
pretendióen cierta etapa de la tradición. Pero también es cierto que el Pentateuco, que termina con la muerte de
Moisés fuera de la tierra, llegóa ser visto por derecho pr opio como un relato coherente, con una estructura y un
sentido claros” (J . BLENKINSOPP, El Pentateuco, 54).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
13

¿Qué se puede decir, finalmente,
sobre el problema de la formación de la “Torá” de Israel?
Intentar estudiar la formación de cualquier libro del Antiguo Testamento siempre es una
empresa difícil, casi insoluble. El Pentateuco no constituye una excepción.

Como una primera aproximación a este complejo problema sugerimos a continuación
una síntesis de los puntos más consensuados hoy día, que ofrece J . L. SICRE
42
:
1. Parece que lo primero en redactarse habría sido la HISTORIA DEUTERONOMISTA.
Constaba de una introducción teológica, el Deuteronomio, y seguían los libros
de J osué, J ueces, Samuel, Reyes, que contaban la historia del pueblo de Israel
desde la entrada en la tierra prometida (J osué) hasta el destierro (siglo VI). Esta
obra histórica, redactada probablemente en tiempos del rey J osías (finales del
siglo VII), habría sido revisada y completada durante el destierro (hacia el 550
a.C.).
2. Durante la época de dominio persa (538-332 a.C.), uno de los problemas
capitales para algunos sectores del pueblo judío habría sido la búsqueda y la
defensa de la identidad nacional. A este fin se subrayómucho la importancia del
sábado, la circuncisión, la ley, el rechazo de los matrimonios mixtos, etc. Dentro
de este proceso de búsqueda y discernimiento de la propia identidad habría que
incluir la revisión de antiguas tradiciones referentes a los patriarcas, Moisés, la
opresión en Egipto y la liberación, en las que habrían quedado insertos amplios
cuerpos legales. Así, probablemente en tiempos de Esdras (finales del siglo V),
habría surgido, el TETRATEUCO. Pero muy probablemente, este bloque nunca
habría existido como obra independiente, sino que habría sido concebido como
una “introducción” a la "Historia deuteronomista".
3. Los redactores de esta gran síntesis de la historia nacional y de la legislación
patria contaban, probablemente, con que su obra recibiera el “nihil obstat” del
Imperio Persa, (también los persas habrían estado presuntamente interesados en
una obra que diera cierta cohesión, y una legislación propia, a sus súbditos)
43
.
Pero fueron conscientes de que “quien mucho abarca, poco aprieta”. Ni los
persas ni los samaritanos ni los residentes en la Diáspora estarían dispuestos a
aceptar LOS NUEVE LIBROS ("Historia deuteronomista" +"Tetrateuco"):
a. Los persas, porque el libro de J osué y los siguientes reivindican unos
territorios infinitamente más amplios que los de la diminuta provincia
persa de J udá.
b. Los samaritanos, enemigos mortales de los judíos desde hace siglos,
estarían dispuestos a aceptar la legislació n mosaica y las tradiciones
patriarcales, pero nada más; quizá habrían aceptado el libro de J osué y
otras muchas tradiciones del Norte contenidas en J ueces y Reyes, pero no
con la visión partidista que se había impuesto en el Sur.

42
J . L. SICRE, "¿Por qué se escribióel Pentateuco?", en: Id., El Pentateuco, 28-30. Cf. O. ARTUS, "El contexto
histórico de la formación del Pentateuco", en: Id., Aproximación actual al Pentateuco, 9-12. E. ZENGER, "Der
geschichtliche Kontext der formativen Redaktionen der Torá", en: E. ZENGER (hrsg.), Einleitung in das Alte
Testament, Stuttgart (Kohlhammer 1998
3
), 79-84.
43
Tener en cuenta la hipótesis de Peter F REI conocida como "Teoría de la autorización imperial persa" a partir de la
publicación de su artículo "Zentralgewalt und Lokalautonomie im Achämenidenreich" en: P. F REI-K- KOCH,
Reichsidee und Reichsorganization im Perserreich, Fribourg Sw, OBO 55,
1984
1996. La obra más completa y más
importante sobre la cuestión de la "autorización imperial persa" es la de J ames W ATTS (éd.), Persia and Torah. The
Theory of Persian Imperial Authorization of the Pentateuch, Atlanta SBL.SS 17, 2001. Para una matización crítica de
la hipótesis cf. J . L. S KA, "El Pentateuco y el Israel post-exílico", en: Id., Introducción a la lectura del Pentateuco,
295-310; Id. "Persian Imperial Authorization: Some Question Marks", en: J . WATTS (éd.), Persia and Torah, 161-
182; Id., "Le Pentateuque et la Politique impériale perse", Foi et Vie 103 (2003) 17-30.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
14
c. A quienes vivían en la Diáspora tampoco les gustaría que se identificase
el hecho de ser judío con el de vivir en la tierra prometida.
4. Por consiguiente, es posible que los mismos judíos propusiesen a los persas dar
valor oficial sólo al P ENTATEUCO.
Los residentes en la tierra prometida podían ver en esos libros un reflejo
perfecto de su identidad.
Los de la Diáspora podían sentirse como Moisés, contemplando la tierra
desde lejos.
Los samaritanos tampoco habrían tenido problemas en aceptar las
tradiciones de sus antepasados.
[Y así se explicaría también el extraño fenómeno de que sean los únicos
libros que admiten juntamente judíos y samaritanos].
Así se habría roto la unidad del ENNEATEUCO y se habría canonizado el
PENTATEUCO. Siglos más tarde, los libros siguientes (J osué-Reyes) también
habrían de entrar en el canon de los libros inspirados con el nombre de “Profetas
anteriores”.


MOISÉS, EL PENTATEUCO
Y EL CANON DE LA BIBLIA HEBREA
44
Si bien los defensores de un presunto Tetrateuco o de un hipotético Hexateuco o de un
probable Enneateuco cuentan con razonables argumentos a favor, hay, sin embargo
importantes razones para seguir hablando de “Pentateuco”.
Este modo de organizar los primeros libros del Antiguo Testamento no excluye otros
modos posibles pero tiene un valor particular porque tiene en cuenta la forma
canónica
45
, definitiva y normativa de la Biblia para la comunidad de fe, tanto del
pueblo de Israel en primer lugar, como para el pueblo cristiano después. Las escrituras
canónicas no se cerraron como "Tetrateuco" ni como "Hexateuco" sino como
Pentateuco
46
.
Desde una perspectiva canónica cabe reconocer que la Biblia Hebrea quedóconfigurada
en tres partes. Proponemos a continuación analizar los textos ubicados en los lugares
estratégicamente claves que conectan entre sí las tres partes de la Biblia Hebrea
47
:


44
E. ZENGER, "Die hermeneutische Systematik des Tanach", en: Id., Einleitung, 25-27. Retomado con algunas leves
modificaciones por J . L. SKA, "Moisés, el Pentateuco y el canon de la Biblia hebrea", en: Id., Introducción a la
lectura del Pentateuco, 23-31.
45
Sobre la cuestión del “canon” cf. J . A. S ANDERS, Torah & Canon, Philadelphia (Fortress Press 1972); B. S.
CHILDS, Introduction to the Old Testament as Scripture, Philadelphia (Fortress Press 1979).
46
Cf. el interesante planteo de Th. RÖMER, "La victoire du Pentateuque", en: Id., "La Mort de Moïse (Dt 34) et la
Naissance de la Torah à l'Époque Perse ou: Est-ce que la première partie du canon de la Bible hébraïque aurait pu
être un Hexateuque?", Foi et Vie 103 (2003) 43-44.
47
J . L. SKA, "Il canone ebraico e il canone cristiano dell'Antico Testamento", La Civilità Católica 3531-3532 (1997
III) 213-225.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
15
(1) El Pentateuco: Deut 34,10-12
48
En lo que respecta al Pentateuco, Deut 34 es un texto fundamental que hace las
veces de “vertiente” para separar los cinco primeros libros de la Biblia de los que
siguen (J os - 2Re). Está ubicado en una posición estratégica –no sólo se trata del
pasaje que concluye el Deuteronomio sino que es el punto final del Pentateuco y
el puente hacia la historia deuteronomista– y toca un tema importantísimo: la
muerte de Moisés, el protagonista principal del Pentateuco.
Sus últimos versículos constituyen lo que muchos dan en llamar “el epitafio” de
Moisés:
Deut 34,10-12 "No ha vuelto a surgir en Israel un profeta como Moisés, a quien
Yahveh trataba cara a cara, v11 nadie como él en todas las señales y prodigios
que Yahveh le envió a realizar en el país de Egipto, contra Faraón, todos sus
siervos y todo su país, v12 y en la mano tan fuerte y el gran terror que Moisés
puso por obra a los ojos de todo Israel".
Este texto contiene una serie de afirmaciones fundamentales sobre el lugar que
Moisés ocupa en la historia de la revelación (en particular, sobre la revelación
que se concluye con la muerte de Moisés)
49
:
(a) Moisés es el más grande de todos los profetas. La “ley de Moisés” es
superior a toda otra forma de revelación.
La “Tôrâ de Moisés” es incomparable, insuperable y permanecerá válida
para siempre. En otras palabras, la revelación que se remonta a Moisés es
superior a todas las otras revelaciones que se remontan a los profetas.
≡ Por eso, en el canon, Moisés precede a los “profetas anteriores”
(J osué - 2 Reyes) y a los “profetas posteriores” (Isaías -
Malaquías), que se subordinan a él.
50
Según ZENGER , queda aquí sancionada la principal tarea de los
profetas: ser intérpretes de la Torá (mosaica).
≡ También precede a los “escritos” o libros “sapienciales”.
La autoridad del Pentateuco depende en última instancia, de la autoridad
superior de Moisés.


48
J . L. SKA, "La morte di Mosè e l'autorità del Pentateuco", en: Id., Il canone ebraico e il canone cristiano
dell'Antico Testamento, 216-219. Cf. Th. RÖMER, "La Mort de Moïse (Dt 34) et la Naissance de la Torah à l'Époque
Perse", especialmente 32-38 (atribuye Deut 34,10-12 a una "redacción Pentateuco" y Deut 34,7-9 a una "redacción
Hexateuco"; Römer sostiene que la idea de un "Hexateuco" no es simplemente una invención de la exégesis del siglo
XIX sino que probablemente habría existido una coalición minoritaria de deut eronomistas y sacerdotales disidentes
que habría intentado un "proyecto Hexateuco" cuando, en la época persa, se habrían publicado las tradiciones
oficiales del judaísmo).
49
Y, con ello, sobre el lugar de la "Torá" en relación con los otros libros bíblicos. La importancia de este texto para
la comprensión del canon ha sido puesta en evidencia por Ch. D OMEN – M. OEMING, Biblischer Kanon, warum und
wozu?, Freiburg i.B. (Herder 1992), 54-68; cf. también R. LUX, "Der Tod des Moses als «besprochene und erzählte
Welt»", ZThK 84 (1987) 395-425; N. LOHFINK, "Moses Tod, die Torá und die alttestamentliche Sontagslesung",
ThPh 71 (1991) 481-494. Cf. F. GARCÍA LÓPEZ, "De la antigua a la nueva crítica literaria del Pentateuco", EstBíb 52
(1994) 7-35, espec. 25-35. E. ZENGER, "Die hermeneutische Systematik des Tanach" en: Id., Einleitung, 25-27 (para
Deut 34,10-12 cf. también 68).
50
E. ZENGER, "Programmatische Schlubtexte (Epilogue/Kolophone) der drei Teile", en: Id., Einleitung, 25. Cf. J .
BLENKINSOPP, "Aspectos básicos del Pentateuco: Estructura y cronología", en: Id., El Pentateuco, 76 (entiende que
en la decisión de crear un corpus literario cerrado que termin e con la muerte de Moisés habría un esfuerzo conciente
por neutralizar los aspectos ambiguos y problemáticos de la profecía).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
16

51
A esto apunta CHILDS :
El significado de Moisés en cuanto escribe la Torá encuentra su más clara
formulación en Deut 31. Moisés pone por escrito la Torá ante su muerte
inminente (Deut 31,9) y manda leerla periódicamente. Moisés muere pero
su formulación de la voluntad de Dios continúa, y es válida para todas las
generaciones de Israel (Deut 31,11-13). Sirve como “testigo” de la
voluntad de Dios (Deut 31,28), que, de ahora en más, será transmitida a
las futuras generaciones en forma de “escritura”, que ha de ser leída
públicamente en forma períodica (31,10-13).
Todo el AT identifica la “Ley Divina” con lo que Moisés puso por escrito
acerca de ella en un libro (Esd 6,18; Neh 13,1; 2Cr 25,4). El rol original
de Moisés como el único profeta de Dios (Deut 34,10) lo cumplirá en el
futuro el libro que él escribió(cf. Deut 31,24s). La autoría de Moisés
tiene una función normativa y teológica: establece la continuidad de fe de
las sucesivas generaciones con la generación que fue sacada por Moisés
de Egipto.
(b) La superioridad de Moisés deriva:
≡ De la superioridad de su relación con Yahweh
52
. (Ver Éx 33,11; Núm 12,6-8; cf. J n 1,18; 3,11)
Yahweh y Moisés estaban en “contacto directo”, sin
intermediarios o “pantallas” (como los sueños o las visiones: cf.
Núm 12,6-8). Ningún otro profeta ha conocido a Dios "cara a
cara".
≡ De haber sido el instrumento privilegiado del Señor contra
Egipto a favor de Israel.
Ningún otro profeta ha realizado prodigios similares a aquellos
que Dios ha llevado a cabo con la mediación de Moisés.
Además, queda establecido que el «Éxodo» es el acontecimiento
fundante de la historia de Israel. Ningún otro suceso puede ser
comparado con él (por tanto, los libros que lo narran también
ocupan un lugar privilegiado). Israel no ha comenzado a existir
cuando conquistóla tierra, ni cuando tuvo su primer rey ni cuando
construyóun Templo ni nacióde una insurrección fomentada por
algún caudillo cualquiera. El origen de Israel hay que buscarlo en
su salida de Egipto. Su Dios se presenta ante todo como "el Dios
que te hizo salir de Egipto" (Éx 20,2). El Éxodo es un dato
irrevocable, es constitutivo de la fe de Israel (aunque se trate de
una fe abierta, "en dirección haci a"). No se puede afirmar lo
mismo ni de la posesión de la tierra ni de la monarquía ni del

51
Cf. B. CHILDS, "The Mosaic authorship and canon", en: Id., Introduction to the Old Testament, espec. 134-135.
52
Éx 33,11 “...Yahweh hablaba con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo...”
[lit. "como un hombre habla con otro": ·¬r·:s :·s ·:·· ·:s: –el sentido general de la expresión en
hebreo es más vago, expresa simplemente reciprocidad–; =/=Éx 33,20].
Núm 12,6-8 “...Si hay entre vosotros un profeta, en visión me revelo a él, y hablo con él en sueños. v7 No así con mi
siervo Moisés: él es de toda confianza en mi casa; v8 boca a boca hablo con él, abiertamente y no enigmas, y
contempla la imagen de Yahveh. ¿Por qué, pues, habéis osado hablar contra mi siervo Moisés?...”.
[Texto más explícito, porque afirma claramente la superioridad de Moisés sobre los profetas por su contacto
inmediato con el Señor. La frase aparece en un texto complicado, con expresiones oscuras, difíciles de traducir, en el
que, cuando la autoridad de Moisés es cuestionada por su hermano Aarón y por su hermana Myriam, el Señor
aparece para defender a Moisés, pronunciando este oráculo]
Cf. J n 3,11 “...nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto” [Para la figura de
Moisés en el NT cf. entre otros, D. C. ALLISON, The New Moses. A Matthean Typology, Minneapolis, MN (1993); M.
-E. BOISMARD, Moïse ou Jésus. Essai de Christologie johannique, Leuven (BETL 84 1988)].
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
17
Templo salomónico ni de la predicación de los profetas ni de la
reflexión de los sabios. Desde una perspectiva canónica y desde el
punto de vista de la historia de la revelación, no se puede poner en
pie de igualdad a Moisés con ningún otro personaje (por ejemplo,
David) por importante que sea.
(2) Segunda parte de la Biblia Hebrea
Los Profetas “anteriores” y “posteriores”: de Josué a Malaquías
...actualización ("recuerdo") de la Torá
53
¿Qué lugar canónico ocupan los libros proféticos?
Intentaremos buscar la respuesta en algunos textos ubicados en lugares
estratégicos del "corpus propheticum".
El primer libro profético en la Biblia Hebrea, el que abre la serie, es el de J osué.
Su comienzo es, sin duda, un texto ubicado en un lugar estratégico:
Josué 1,1-9
"Sucedió después de la muerte de Moisés, siervo de Yahveh, que habló Yahveh a
Josué, hijo de Nun, y ayudante de Moisés, y le dijo: v2 «Moisés, mi siervo, ha
muerto; arriba, pues; pasa ese Jordán, tú con todo este pueblo, hacia la tierra
que yo les doy (a los israelitas). v3 Os doy todo lugar que sea hollado por la
planta de vuestros pies, según declaré a Moisés. v4 Desde el desierto y el
Líbano hasta el Río grande, el Éufrates, (toda la tierra de los hititas) y hasta el
mar Grande de poniente, será vuestro territorio. v5 Nadie podrá mantenerse
delante de ti en todos los días de tu vida: lo mismo que estuve con Moisés estaré
contigo; no te dejaré ni te abandonaré. v6 «Sé valiente y firme, porque tú vas a
dar a este pueblo la posesión del país que juré dar a sus padres. v7 Sé, pues,
valiente y muy firme, teniendo cuidado de cumplir toda la Ley que te dio mi
siervo Moisés. No te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, para que
tengas éxito dondequiera que vayas. v8 No se aparte el libro de esta Ley de tus
labios: medítalo día y noche; así procurarás obrar en todo conforme a lo que en
él está escrito, y tendrás suerte y éxito en tus empresas. V9 ¿No te he mandado
que seas valiente y firme? No tengas miedo ni te acobardes, porque Yahveh tu
Dios estará contigo dondequiera que vayas»".
El discurso de Yahweh a J osué al comenzar el libro indica cuál es la misión de
J osué y precisa cuáles son las relaciones entre J osué y Moisés (y, al mismo
tiempo, entre la Torá y los profetas):
(a) Moisés es el siervo de Yahweh; Josué es ministro, colaborador de
Moisés (1,1).
Si Moisés se define por su relación con Yahweh, J osué se define por su
relación con Moisés. Estamos en otro estadio de la “revelació n” y de las
relaciones con Yahweh. En otras palabras, J osué sucede a Moisés como
su "ayudante", pero no toma su puesto como “servidor de Yahweh”.
(b) Hay continuidad entre Josué y Moisés:
Yahweh estará con J osué como ha estado con Moisés (1,5.9). Pero el
inicio y el fundamento de la historia de Israel es Moisés, no J osué. J osué
sólo completa la obra de Moisés, interrumpida por su muerte, haciendo
entrar al pueblo en posesión de la tierra prometida. Yahweh cumplirá la
promesa hecha a Moisés de dar la tierra en posesión a Israel (1,3).


53
J . L. SKA, "La Legge e i Profeti", en: Id., Il canone ebraico e il canone cristiano dell'Antico Testamento, 219-222;
E. ZENGER, "Die hermeneutische Systematik des Tanach" en: Id., Einleitung, 25-27.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
18

(c) El éxito de Josué depende de su fidelidad al "libro" de la “ley que le
dio Moisés” (1,7-8).
La ley ha sido dada a J osué por Moisés, no por Dios (1,7).
Esa "ley de Moisés" está “escrita” en un “libro” (1,8).
El éxito de J osué depende de su fidelidad a la ley: no deberá apartarse de
ella "ni a derecha ni a izquierda", deberá tenerla en sus labios y meditarla
continuamente (1,7-8).
J OS 1,7-8 DA UNA CLAVE DE INTERPRETACIÓN PARA TODOS LOS LIBROS
SIGUIENTES: Israel tendrá éxito y prosperará si obedece la Ley. En cambio
corre grave peligro apenas la abandona. El Libro de los J ueces lo
demuestra claramente.
De ahora en más, desde el punto de vista "canónico", la "ley escrita en un
libro” se vuelve la piedra angular de cada empresa en la historia de Israel.
54
. SERÁ TAMBIÉN EL CRITERIO QUE PERMITIRÁ J UZGAR LA HISTORIA
Toda la "historia de Israel", desde J osué hasta el final de la monarquía de
J udá y el exilio, será medida con esa vara, será la historia de la fidelidad o
de la infidelidad al "Libro de la Ley dada por Moisés".
La vida de J osué ofrece una primera demostración de esta tesis.
Tuvo éxito en todas sus empresas por su fidelidad a todo lo que le
encomendóel Señor al comienzo de su carrera. Antes de morir, J osué
reunirá a los jefes del pueblo y les aconsejará seguir su ejemplo. En sus
palabras, una suerte de "testamento espiritual", resuenan algunas de las
frases que él había oído poco después de la muerte de Moisés: «Esforzaos
mucho en guardar y cumplir todo lo que está escrito en el libro de la Ley
de Moisés, no apartándoos de ella ni a la derecha ni a la izquierda» (J os
23,6)
55
.
La "Ley de Moisés" es la constitución de Israel, define su identidad, fija
su política en todos los aspectos de la vida personal y pública.
Esta configuración canónica no presenta al Pentateuco como el inicio de
una larga historia sino más bien como el fundamento sobre el cual se
construye el resto de la historia.


54
Por ejemplo, ese es el principio sobre el que se basa 2 Re 17,7-23 para explicar el fin de la monarquía del Reino
del Norte: "
13
Yahveh advertía a Israel y Judá por boca de todos los profetas y de todos los videntes diciendo:
«Volveos de vuestros malos caminos y guardad mis mandamientos y mis preceptos conforme a la Ley que ordené a
vuestros padres y que les envié por mano de mis siervos los profetas».
14
Pero ellos no escucharon y endurecieron
sus cervices como la cerviz de sus padres, que no creyeron en Yahveh su Dios.
15
Despreciaron sus decretos y la
alianza que hizo con sus padres y las advertencias que les hizo […]
16
Abandonaron todos los mandamientos de
Yahveh su Dios […]
18
Yahveh se airó en gran manera contra Israel y los apartó de su rostro, quedando solamente
la tribu de Judá.
19
Tampoco Judá guardó los mandamientos de Yahveh su Dios y siguió las costumbres que practicó
Israel.
20
Rechazó Yahveh el linaje de Israel, los humilló y los entregó en mano de saqueadores, hasta que los arrojó
de su presencia; […]
23
Yahveh apartó a Israel de su presencia, como había anunciado por medio de todos sus
siervos los profetas; deportó a Israel de su tierra a Asiria, hasta el día de hoy".
1 55
También poco antes de morir David hará a Salomón recomendaciones similares: " Cuando se acercaron los días
de la muerte de David, dio órdenes a su hijo Salomón:
2
«Yo me voy por el camino de todos. Ten valor y sé hombre.
3
Guarda las observancias de Yahveh tu Dios, yendo por su camino, observando sus preceptos, sus órdenes, sus
sentencias y sus instrucciones, según está escrito en la ley de Moisés, para que tengas éxito en cuanto hagas y
emprendas.
4
Para que Yahveh cumpla la promesa que me hizo diciendo: «Si tus hijos guardan su camino para andar
en mi presencia con fidelidad, con todo su corazón y toda su alma, ninguno de los tuyos será arrancado de sobre el
trono de Israel» (1Re 2,1-4). La "escuela deuteronomista" entiende claramente que la monarquía está subordinada a
la Ley de Moisés y que la supervivencia de la dinastía está ligada a la observancia de la Ley (cf. Deut 17,14-20).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
19

Otro texto ubicado en un lugar estratégico, en la medida en que cierra todo el
"corpus propheticum" es el final del último de los "profetas posteriores". El texto
pone a Moisés junto a Elías (personajes que no por casualidad aparecen junto a
J esús en la escena de la "transfiguración") y contiene afirmaciones similares:
Malaquías 3,22 . 22-24 (4,4-6)
Mal 3,22 "Acordaos de la Ley de Moisés, mi siervo, a quien yo prescribí en el
Horeb preceptos y normas para todo Israel". 3,23-24 "He aquí que yo os envío
al profeta Elías antes que llegue el Día de Yahveh, grande y terrible. v24 Él
hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los
padres; no sea que venga yo a herir la tierra de anatema".

Este texto concluye a modo de inclusión con J os 1 todos los libros proféticos.

En cuanto a la ley de Moisés contiene en Mal 3,22, antes del oráculo que
anuncia el retorno de Elías, algunas afirmaciones importantes:

• ·::r ¬:: -··- ··:·
3,22a
‘:·~: ·-·s ·-·“·s ·:s
3,22b
·:·:e::· :·¡~ :s·c·:::r
3,22c


(a) El versículo manda "recordar" la "ley de Moisés" (3,22a)
El ministerio de los profetas debe estar al servicio de “recordar” la Ley de
Moisés y reconducir al pueblo infiel a su Dios
56
. Los profetas son la
"memoria viviente" de Israel. Su misión es no permitir que se pierda de
vista la herencia dejada por Moisés
57
.
Según esta interpretación “canónica” de la Biblia, la profecía actualiza la
ley y, en cuanto don sagrado, la mantiene viva en la memoria de Israel.
(b) La Ley de Moisés es ley divina. Yahweh mismo la ha mandado
(3,22b)
Su autoridad no es de origen humano sino divino. En palabras más
modernas, la ley de Moisés es fruto de una revelación, no de la razón
humana.
(c) Esta Ley se encuentra sobre todo en el Deuteronomio (3,22c)
En este libro, Yahweh aparece en el monte Horeb, no en el monte Sinaí
(cf. p.e. Deut 5,2 y Ex 19,1).
Además, la expresión “decretos y normas” ( :·:e::· :·¡~ ) es
típicamente deuteronomista (cf. Deut 5,1; 11,32; 12,1; 26,16).

56
Varios textos entienden el ministerio profético de este modo, es decir, como un instrumento de la Ley, como un
servicio tendiente a lograr la fidelidad de Israel a la Ley de Moisés (aunque no son tan explícitos como Mal 3,22): cf.
2Re 17,13; J er 25,4; 26,5; 29,19; 35,15. El Señor nunca ha dejado de enviar profetas para exhortar a su pueblo a la
conversión (aunque ellos no quisieron es cuchar). Por ejemplo, J er 26,4-6 "Les dirás, pues: «Así dice Yahveh: Si no
me oís para andar según mi Ley que os propuse,
5
oyendo las palabras de mis siervos los profetas que yo os envío
asiduamente (pero no habéis hecho caso),
6
entonces haré con esta Casa como con Silo, y esta ciudad entregaré a la
maldición de todas las gentes de la tierra»".
57
Este, por cierto, no es el único modo de entender el ministerio profético. De hecho, muchos textos proféticos
apuntan al futuro, alentando la espera de tiempos mejores (profecías mesiánicas, visiones escatológicas). Lo que se
intenta subrayar aquí es que la configuración canónica de la Escritura favorece una comprensión del profetismo
según la cual los profetas son ante todo custodios el intérpretes de la Ley (¡cf. Mat 5,17-20!).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
20

ORÁCULO SOBRE LA VENIDA DE ELÍAS (Mal 3,23-24)
3,23-24 "He aquí que yo os envío al profeta Elías antes que llegue el Día de
Yahveh, grande y terrible. v24 Él hará volver el corazón de los padres a los
hijos, y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga yo a herir la
tierra de anatema".
s·:.¬ ¬·:s -s ::: ~:: ‘·::s ¬.¬
23
·s··.¬· :··.¬ ¬·¬· :·· s·:… ·:e:
:-·:s:r :·:: ::· :·:::r ‘-·:s:: :·:¬·
24
·:·~ ¦·s¬-s ·-·:¬· s·:s¸e
(d) Sólo Elías es mencionado entre todos los profetas porque es el más
parecido a Moisés (es el discípulo de Moisés por excelencia).
Como Moisés marchóhacia el Horeb (1Re 19) y "escuchóa Dios" en la
caverna (aunque no lo vio como "lo vio" Moisés; cf. Ex 34)
58
.
Como Moisés tuvo que enfrentar a un pueblo completamente alejado de
Dios.
Además, según la tradición de 2Re 2,1-11, no muriósino que fue
arrebatado al cielo, puede volver y hacer de Israel definitivamente una
comunidad de familias que aprenden la Torá, conforme al espíritu de
Deut 6,4-9 [Cabe recodar también que el Señor prometióa Moisés que
haría surgir en el pueblo un profeta como él (Deut 18,5.18)].
El canon hebreo de la Biblia considera todos los libros proféticos (J os - Mal)
como un conjunto subordinado a la Ley de Moisés y que tiene como función
principal interpretarla y actualizarla.
(3) La tercera parte de la Biblia Hebrea
59
Los Escritos ...como "meditación de la Torá"
Si los profetas están al servicio de la Torá, al menos según los textos que
organizan el canon de la Biblia Hebrea, no debería sorprender si los Ketubîm
están organizados de manera semejante.
El primer texto que abre la serie (el salmo 1) es claro al respecto:
Salmo 1
Sal 1,1 ¡Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos,
ni en la senda de los pecadores se detiene,
ni en el banco de los burlones se sienta,
Sal 1,2 ... mas se complace en la ley de Yahveh
su ley susurra día y noche!
Sal 1,3 ...todo lo que hace sale bien.


58
Ver también los “cuarenta días y cuarenta noches” que ambos pasaron en soledad en su contacto con la montaña
del Señor (Ex 24,18; 34,28; Deut 9,9 y de 1Re 19,8).
59
J . L. SKA, "La tercera parte de la Biblia hebrea: «Los escritos» (k
e
tubîm), en: Id., Introducción a la lectura del
Pentateuco, 27-29 e Id., "La Legge e i Sapienti", en: Id., Il canone ebraico e il canone cristiano dell'Antico
Testamento, 222-223; E. ZENGER, "Die hermeneutische Systematik des Tanach" en: Id., Einleitung, 25-27.
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
21

Cf. Sal 1,6 ...Porque Yahveh conoce el camino de los justos,
pero el camino de los impíos se pierde.

Se encuentran aquí algunas afirmaciones que sitúan los “Salmos” y los
“Escritos” en relación con la “Ley”:
≡ El criterio que distingue al justo del impío y del pecador es la meditación
de la Ley. La Ley será también el criterio del juicio (Sal 1,5-6). Este
Salmo aplica al individuo aquello que los “profetas anteriores” afirmaban
a propósito del pueblo.
≡ La ley es llamada “Ley de Yahweh” (¬·¬· -··-).
≡ El Salmo 1 invita a leer todos los libros contenidos en esta tercera parte
de la Biblia como instrumentos para la meditación de la Ley de Yahweh.
Nada le añaden pero ayudan a ahondar en la comprensión y en el
compromiso con ella
60
.
≡ Las analogías del Salmo 1 con el discurso de Dios a J osué son dignas de
destacar:
J os 1,7-8 "...No te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, para
que tengas éxito dondequiera que vayas. v8 No se aparte el libro de esta
Ley de tus labios: medítalo día y noche; así procurarás obrar en todo
conforme a lo que en él está escrito, y tendrás suerte y éxito en tus
empresas".
Sal 1,1-3 ¡Dichoso el hombre que... v2 ...se complace en la ley de
Yahveh, su ley susurra día y noche!... v3 ...todo lo que hace sale bien.
Según este paralelismo, el hombre justo del Salmo 1 es alguien que actúa
como J osué.
La Torá es "promesa", “evangelio” para todo el pueblo (J os 1) y para
cada individuo (Sal 1). Como a J osué le fue encomendado meditar día y
noche la Torá, así también quien quiera ser justo ha de incorporar este
estilo de vida en su oración. El éxito del orante como del (que escucha al)
profeta depende de su fidelidad a la Torá.
≡ También cabe destacar semejanzas entre Sal 1 y Mal 3,13-21.22-24:
En ambos lugares se lee: Oposición malvados-justos // Perspectiva
escatológica ("J uicio de Yahweh") // Salvación mediante la Torá.


61
El final de la Biblia Hebrea –que coincide con la conclusión de los “Escritos”–
se encuentra: sea en "Esdras-Nehemías" (poniendo claramente el acento sobre la
Torá de Moisés
62
; por ejemplo, en el Códice de Aleppo o en el Códice de
Leningrado –donde, a su vez, "Crónicas" aparece ubicado al comienzo de los
Ketûbîm, antes del Salterio–) - sea en "2 Crónicas" (según la firme tradición
talmúdica atestiguada en el tratado bBabá Batrá 14b. En este caso el acento
queda puesto en J erusalén y en el Templo)
63
.


60
Un texto que finalmente quedófuera del canon hebreo c onfirma este punto de vista. Ver Sir 24, donde el autor
identifica la verdadera sabiduría con el conocimiento de la Torá (especialente, Sir 24,22).
61
J . L. SKA, Il canone ebraico e il canone cristiano dell'Antico Testamento, 223-225.
62
Los libros de Esdras-Nehemías culminan en la proclamación solemne de la “Ley de Moisés” delante de todo el
pueblo (Neh 8; cf. 8,1). Esta Ley deviene la piedra angular de la comunidad postexílica.
63
J . L. SKA, , "Il canone hebraico centrato sulla Tora (Legge)", en: Id., Il Libro Sigillato e Il Libro Aperto, Bologna
(EDB 2005), 129 (cf. 145-146).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
22

Nos ocuparemos del segundo caso, dado que, teniendo en cuenta la perspectiva
canónica que venimos recorriendo, no resulta tan evidente:
2Cro 36,22-23
"En el año primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento de la palabra de
Yahveh, por boca de Jeremías, movió Yahveh el espíritu de Ciro, rey de Persia,
que mandó publicar de palabra y por escrito en todo su reino: v.23 «Así habla
Ciro, rey de Persia: Yahveh, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos
de la tierra. Él me ha encargado que le edifique una Casa en Jerusalén, en
Judá. Quién de entre vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él y
suba!»".
≡ Aquí no se menciona más a Moisés y a la Ley sino a J eremías y a
J erusalén con el Templo.
El Templo de J erusalén no es mencionado como tal en el Pentateuco. Sin
embargo, textos como: Ex 25-31; 35-40 // las prescripciones cultuales del
Levítico // la ley acerca de la centralización del culto en Deut 12, se han
de leer con relación al Templo. Es difícil concebir el Templo sin
referencias a la Ley y a las prescripciones cultuales comprendidas en el
Pentateuco
64
.
≡ La Biblia Hebrea concluye con un llamado a “salir” (wÑ:yf(al “suba”).
Este verbo podría contener una alusión al éxodo, porque una fórmula que
describe la salida de Egipto contiene también este verbo "salir" ((alah en
hifil; cf. Ex 3,8)
65
. El canon judío concluye con una llamada dirigida a
todos los judíos de la diáspora, invitándolos a volver a J erusalén para
ayudar a reconstruir el Templo y la ciudad. Este llamado final requiere
una respuesta que cada lector de la Biblia ha de escribir con su propia
vida. El canon hebreo tienen una estructura abierta al porvenir
66
(el
último verbo es un yusivo, una forma de imperativo, no un indicativo).

64
En la parte más sagrada del Templo, en el santo de los santos, se debía encontrar el arca con las dos tablas que
Yahweh le entregóa Moisés en el Horeb. La Torá, pues, es tá en el corazón del Templo. Y el culto a celebrarse en el
Templo debe ser conforme a las prescripciones de la Torá (cf. 2Cro 8,13).
65
Así ZENGER (Einleitung, 26).–que se manifiesta sorprendido por el orden “canónico” de la secuencia «Esd-Neh-
Cro» (que no corresponde a la sucesión lógica y cronológi ca de los acontecimientos)– entiende que este orden
apuntaría a indicar el propósito de un final programático, que , en el ocaso del s. I d.C. (¿cuando se establecióel
canon hebreo?), por tanto, tras la destrucción del Templo por los romanos en el año 70 y frente a la cada vez más
fuerte presión romana a los judíos de Israel, podr ía transmitir un importante mensaje de esperanza:
(1) Israel debe apoyarse firmemente en la certeza que la terrible miseria del pueblo de Dios, a despecho de toda
resignación y de toda duda, ya acabóy magníficamente, porque Yahweh permanece fiel (alusión a la profecía
de J eremías) y porque él es Señor del mundo y puede mover aún hasta a quienes no lo tienen por Dios propio
(como Ciro) a cumplir su plan en la historia.
(2) El fundamento de la esperanza de Israel es la Alianza “eterna” de Dios con su pueblo: “Quien de entre
vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él” alude a la así llamada “fórmula de la Alianza” (cf.
especialmente Lev 26,44s.).
(3) El último vocablo “suba” alude a los prodigios del Éxodo. Yahweh se muestra ante Israel como un Dios que
libera. Y, al mismo tiempo, J erusalén y el “país” se mantienen como el don salvífico de Yahweh a su pueblo.
66
Según hace notar SKA ("La struttura aperta dell' AT", en: Id., Il canone ebraico e il canone cristiano dell'Antico
Testamento, 224) las tres partes de la Biblia Hebrea invitan al lector a mirar al futuro, al porvenir, a la "tierra":
1. El "Pentateuco" con un Moisés que contempla desde lejos el país sin poder entrar.
2. Los "Profetas", con el anuncio del retorno de un Elías que debe convertir los corazones para impedir que el
Señor hiera a la tierra con el anatema.
3. Los "Escritos", con el llamado de Ciro a "subir" a J erusalén para participar de la reconstrucción del Templo.
SKA sugiere que la Biblia Hebrea es una "sinfonía incompleta": ¿Cuándo volverá el pueblo a su tierra? ¿Cuándo será
reconstruido el Templo? La verdadera esperanza mesiánica se inserta aquí, dado que todo lo que se anhelaba solo
podía darse con certeza en la medida en que se lograra la independencia. Y, en el mundo antiguo, difícilmente era
pensable la independencia sin una estructura monárquica. Y quien dice monarquía en Israel, inmediatamente piensa
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
23
Aparece aquí, junto a la Torá, otro elemento importante de la tradición hebrea: la
Ciudad Santa y el Templo
67
.

Algunas conclusiones
68
Desde una perspectiva canónica cabe extraer algunas conclusiones esenciales para la
lectura del Pentateuco:
(1) Estos textos analizados, que enmarcan las tres partes principales de la Biblia
Hebrea, son importantes a causa de su contenido y especialmente porque están
colocados en lugares estratégicos.
La división tripartita pone de relieve la posición única de la “Ley” que, según la
tradición bíblica, lleva la impronta de la personalidad excepcional de Moisés. El
Pentateuco es único porque Moisés ocupa un lugar único en la historia de la
revelación.
(2) Los cinco libros del Pentateuco tienen por tanto un carácter “normativo” que los
otros libros no poseen
69
.
(3) El Pentateuco, además, se presenta en gran parte como una “vida de Moisés” que
nace en Ex 2 y muere en Deut 34. Se trata sin embargo en primer lugar de una
“vida de Moisés al servicio de Yahweh y del pueblo de Israel”. El libro del
Génesis que precede esta “vida de Moisés” describe el origen del mundo (Gén 1-
11) y del pueblo de Israel (12-50)
70
.

en David. Por eso, la esperanza de un futuro feliz en la tierra se traducía (al menos para algunos grupos), en una
esperanza mesiánica, esto es, en una restauración de la monarquía davídica que pudiera llevar a buen término la obra
de Moisés. Según SKA, el NT asumióesa esperanza. No se presenta como un nuevo comienzo. No toma el lugar del
AT o lo sustituye sino que se ofrece como una interpretación del AT, la de mayor valor, en cuanto es definitiva. Se
presenta como un cumplimiento, ofreciendo una respuesta definitiva a "la esperanza de la tierra" en términos de
irrupción definitiva del "Reino de Dios". Por eso, entiende SKA, los Evangelios comienzan su relato a orillas del
J ordán, como finaliza el Deuteronomio y como comienza el libro de J osué, a las puertas de la tierra.
67
Elemento que no queda completamente ausente en la otra forma canónica conocida de cerrar los Ketûbîm, es
decir, con "Esdras-Nehemías" al final. También en esa forma J erusalén ocupa un puesto central (Nehemías muestra
una preocupación apasionada por la Ciudad Santa, reconstruye sus murallas, impone medidas socio-políticas y
religiosas tendientes a resguardar la pureza y la fidelidad de la población).
68
J . L. SKA, "Moisés, el Pentateuco y el canon de la Biblia hebrea", en: Id., Introducción a la lectura del
Pentateuco, 29-31. Cf. E. ZENGER, "Das Programm der pentateuchischen Endkomposition", en: Id., Einleitung, 74-
79.
69
"La decisión de crear un corpus literario cerrado que terminas e con la muerte de Moisés implica que se da al relato
de la era mosaica un valor constitutivo y normativo, con exclusión de lo que sigue. Aunque el término canonicidad es
de origen muy posterior (el primero en usar la palabra «canon» en este sentido fue Atanasio, a mediados del siglo IV
d.C.), la naturaleza canónica de esta nueva creación literaria pue de advertirse tanto en lo que excluye como en lo que
incluye. La exclusión de la historia pos terior a Moisés sugiere que esta historia era vista en su mayor parte como el
recuerdo de un fracaso. También parece darse un esfuerzo consciente por neutralizar los aspectos ambiguos y
problemáticos de la profecía, al mismo tiempo que incorpora la enseñanza ética de los grandes profetas. La
afirmación hacia el final del Pentateuco, de que después de la muerte de Moisés no surgióen Israel un profeta como
él (Dt 34,10) sugiere la preocupación por definir la revelación mosaica como cualitativamente diferente de las
revelaciones esporádicas y potencialmente perniciosas reivindicadas por los profetas. En la misma dirección apunta,
dentro del mismo Pentateuco, la redefinición de la profecía como mosaica (Dt 18,15-22)" (J . BLENKINSOPP, "Algunas
conclusions provisionales", en: Id., El Pentateuco, 75-76). Dice SKA (CBI 307): "El Pentateuco es la parte más
importante de la Biblia Hebraica por numerosas razones. Los acontecimientos relatados tienen un valor fundacional y
los códigos de las leyes tienen un valo r normativo. Los otros libros históricos describen, en suma, lo que no ha
sobrevivido al exilio, como la institución monárquica, o lo que se ha visto severamente puesto en peligro, es decir, la
posesión de la tierra prometida. Los libros proféticos y los otros escritos no tienen exactamente un valor normativo,
sino más bien, interpretativo o exhortativo".
70
Para una matización y a la vez, una profundización de esta afirmación, cf. J . L. S KA, "La structure du Pentateuche
dans sa forme canonique", ZAW 113 (2001) 331-352 donde expone y discute las propuestas de Knierim y van Seeters
respecto de la forma final del Pentateuco –ambos sugieren leer el Pentateuco en dos grandes secciones: para Knierim,
el Génesis por un lado y el conjunto Éxodo-Deuteronomio por el otro, como una especie de "biografía de Moisés"
(así también J . BLENKINSOPP, El Pentateuco, 76 y E. ZENGER, Einleitung, 74); para van Seters, hay que separar el
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
24
(4) Desde el punto de vista del canon, este reagrupamiento de los libros es más
importante que otras formas de agruparlos.
La conexión del Deuteronomio con Moisés es más importante que los lazos entre
el Deuteronomio y la historia deuteronomista.
Este hecho pone un problema serio a propósito de la promesa de la tierra, puesto
que la tierra queda en gran parte fuera del Pentateuco. La promesa de la tierra,
no su posesión, es un elemento esencial de la fe de Israel. En otras palabras, para
el Pentateuco es posible ser un miembro del pueblo de Israel sin habitar en la
tierra prometida. Una afirmación de este tipo se entiende mejor luego de la
experiencia del exilio y en el tiempo de la diáspora
71
.
(5) Según el canon hebreo, la monarquía está subordinada a la ley.
Mientras las instituciones mosaicas son fundamentales para la existencia de
Israel, la monarquía no. El pueblo puede prescindir de la monarquía.
Esta verdad es el fruto de la dura y trágica experiencia del exilio. Desde este
momento, Israel ha descubierto que es más antiguo que David y, por supuesto,
que la conquista de J osué. Como pueblo había nacido mucho antes, cuando el
Señor le hizo salir de Egipto, de la casa de servidumbre.
(6) El Pentateuco contiene los dos elementos esenciales para definir la identidad de
Israel: los patriarcas y Moisés
72
.
Israel es el pueblo que desciende de los patriarcas (a quienes el Señor había
prometido la tierra) y ha vivido la experiencia del Éxodo bajo la guía de Moisés
(quien contemplóla tierra antes de morir, sin poder entrar).
Desde el punto de vista teológico, los dos elementos esenciales son las promesas
hechas a los padres y el binomio Éxodo/Ley (cf. Éx 20,2-3). Yahweh se define
como “el Dios de Abraham, de Isaac y de J acob” (Éx 3,6) y como “el que te sacó

Deuteronomio de los cuatro libros anteriores– y sugiere un camino alternativo que permita observar más la
continuidad de la obra. SKA invita a no poner tanto el acento sobre los protagonistas humanos (sea los patriarcas, sea
Moisés) sino en el motivo de la "soberanía de Dios". Desde esta perspectiva, el libro del Génesis procuraría explicar
cuál es el pueblo que el Dios creador ha elegido para morar y el libro del Deuteronomio se erigiría como el primer
comentario de la Ley que Dios ha promulgado al pueblo del que es el único soberano tras haberlo sacado de Egipto.
71
Sobre este punto ver SANDERS, Torah and Canon (sumario en: CHILDS, Introduction, 131-132). Quiere mostrar
que las tradiciones épicas de Israel se extendían desde el éxodo a la conquista (Deut 6,20s; 26,6s; J os 24,2s). Sanders
no opta por la hipótesis del "hexateuco" sino que se ubica en el plano de una redacción final post-exílica: la exclusión
del libro de J osué es una importante afirmación confesional que mira la naturaleza de la Torá. Para la comunidad
desterrada de Babilonia, la posesión de la tierra no era constitutiva de la fe judía, sino una promesa aún no realizada.
Cf. también J . S. CROATTO, "La tierra sigue siendo una promesa, en: Id., Una promesa aún no cumplida. Algunos
enfoques sobre la estructura literaria del Pentateuco", RevBibl 44 (1982) 205-206.
72
E. ZENGER muestra como los dos grandes protagonistas del camino que traza el Pentateuco hacia la "tierra
prometida a los padres" –Abraham y Moisés– aparecen textualmente unidos, enmarcando la obra, por el motivo de la
"tierra prometida":
Deut 34,1.4 Gén 12,1.7
34,1 Moisés subióde las Es tepas de Moab al monte
Nebo... y Yahveh le mostró la tierra entera... 34,4 Y
Yahveh le dijo: «Esta es la tierra que bajo
juramento prometí a Abraham, Isaac y J acob,
diciendo:
121 Yahveh dijo a Abram: «Vete de tu tierra... a la
tierra que yo te mostraré.




A tu descendencia se la daré. Te dejo verla con tus
ojos, pero no pasarás a ella».
12,7 Yahveh se aparecióa Abram y le dijo: « A tu
descendencia he de dar esta tierra».

La "promesa de la tierra a los patriarcas" es incluso el único tema que, como un hilo rojo, se extiende a través de los
cinco libros (da las citas). Y viceversa: en J os-2Re no hay referencia retrospectiva explícita alguna a la promesa de la
tierra hecha con juramento a los patriarcas (E. ZENGER, "Das Programm der pentateuchischen Endkomposition", en:
Id., Einleitung, 74).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008
PENTATEUCO: INTRODUCCIÓN
25
de Egipto, de la casa de servidumbre” (Éx 20,2). Prácticamente estas dos
afirmaciones son las columnas que sostienen todo el Pentateuco (excepto la
"historia de los orígenes: Gén 1-11)
73
.
(7) La estructura del Pentateuco y la organización del canon hebr eo es fundamental
para poder comprender el Nuevo Testamento
74
.
La vida pública de J esús, en los cuatro evangelios, comienza junto al J ordán,
donde J uan Bautista bautizaba. ¿Por qué este escenario?
Para quien ha leído el Pentateuco, la respuesta es inmediata. Moisés ha llegado
hasta el J ordán con el pueblo y ha muerto sin haber podido cruzar esta última
frontera. Su obra ha quedado incompleta. La conclusión del Pentateuco es una
conclusión abierta hacia la tierra que c ontempla Moisés. J osué finaliza la obra
iniciada
75
. Cuando J esús aparece en los evangelios, su misió n es similar: él
anuncia la venida del "reino", es decir, el momento en que Israel pondrá
finalmente tomar posesión de la tierra. El inicio del Nuevo Testamento se
presenta como cumplimiento de la obra incompleta de Moisés. J esús es otro
J osué.
76
Por esta razón, los evangelios empiezan en las márgenes del J ordán,
donde todavía se encuentra el pueblo en Deut 34, cuando se baja el telón sobre el
Pentateuco y Moisés.
77



73
Los primeros capítulos del Génesis añaden un último elemento: el Dios de los patriarcas y el Dios del éxodo es
también el creador del universo.
74
J . L. SKA, "Antico Testamento e Nuevo Testamento", en: Id., Il canone ebraico e il canone cristiano dell'Antico
Testamento, 224-225.
75
Cf. J . L. SKA, "Moisés, J esús, J osué", en: Id., El camino y la casa. Itinerarios bíblicos, Navarra (Verbo Divino
2005), 193-220 (intenta mostrar que, según la teología del Nuevo Testamento, J esús sería más un "nuevo J osué" que
un "nuevo Moisés" por que lleva a cabo la obra que Moisés no terminó: hacer entrar al pueblo a la tierra prometida).
76
De hecho, los nombres son idénticos (J osué es la forma hebrea y J esús la forma aramea). SKA presta especial
atención al texto de J n 5 "(texto) que nos permita comprender con mayor claridad que J esús es un nuevo J osué" (cf.
Id., "Moisés, J esús, J osué", 216-220):
(1) Por la alusión a la "fiesta de los judíos" (J n 5,1). Aunque no pueda saberse con certeza de qué fiesta se trata,
no hay ninguna fiesta importante que esté ligada a un acontecimiento que haya tenido lugar durante o
después de "la conquista". Siempre celebran acontecimientos anteriores a la entrada a la tierra.
(2) Por el número "5" (J n 5,2: la piscina tenía "5 pórticos") , entendido como una alusión al Pentateuco en cuanto
"puerta de entrada" al agua de la salvación.
(3) Por el motivo de los "38 años" que el hombre llevaba de invalidez. Esta cifra, en general desestimada por la
mayoría de los exégetas, sólo aparece en un único te xto del Antiguo Testamento: Deut 2,14 donde se indica
que, pasados 38 años, ya habían muerto todos los aptos para la guerra que se habían rebelado contra el Señor
("El tiempo que estuvimos caminando desde Cadés Barnea hasta que pasamos el torrente Zéred fue de 38
años; por lo que había desaparecido ya del campamento toda la generación de hombres de guerra, como
Yahveh les había jurado"). Tras los 38 años ya ha nacido una generación nueva que puede entrar a la tierra
atravesando el agua del J ordán siguiendo al hombre que la conduzca (cf. J n 5,7).
(4) J n 5,46 hace alusión a esta temática cuando J esús dice: "Moisés escribióacerca de mí". Moisés ha anunciado
que Yahweh había escogido a J osué para cumplir la promesa hecha a los patriarcas de darle la tierra al pueblo
(cf. Deut 31,7-8). J osué hace entrar al pueblo en la tierra prometida mientras que Moisés muere en el
desierto, como la generación rebelde.
Para J n 5, J esús sería "el verdadero J osué" anunciado por Moisés y llamado a completar su obra (cf. también J . L.
SKA, "Dal Nuovo all'antico Testamento", CivCatt 147,II [1996] 14-23 e "Il canone hebraico e il canone cristiano
del''Antico Testamento", CivCatt 148,III [1997] 213-225).
77
Los libros proféticos concluyen con el anuncio del retorno de Elías, que el Nuevo Testamento identifica con J uan
Bautista (Mal 3,23-24; cf. Lc 1,17; Mt 11,14; 17,12-13). La venida de J esús debe permitir la respuesta a la llamada
de Ciro en 2Cro 36,23. Cf. J n 2,19.21: J esús es el nuevo templo (cf. J n 4,21-24) y reunirá a todos los hijos de Dios
dispersos (J n 10,16; 11,51-52).
Lic. Claudia MENDOZA /// 3/24/2008