You are on page 1of 10

בשה תשרפ ע ךתלעהב

Parashát HaShavúa Beha’aloteja
Siván
5773
Shabat correspondiente al 16 de Siván de 5772.

“Enciendas”

 Toráh: Bamidbar 8:1 – 12:16
 Haftarát: Zacarías 2:14-4:7
 Brit Jadashá llamado también HaTsofen HaMaljutí:
EDUT HA-TALMID HA-AHUV (El testimonio del discípulo amado)
Lazar miBet Jananya (conocido comúnmente como) Yohanan/
Juan 5:1 – 6:71

 Introducción
Números 8:1 Y habló Adonay a Moshéh, diciendo: 2 Habla a
Aharón y dile: "Cuando pongas las lámparas, las siete lámparas
alumbrarán al frente del candelabro." 3 Y así lo hizo Aharón;
puso las lámparas al frente del candelabro, como Adonay había
ordenado a Moshéh. 4 Y esta era la hechura del candelabro: de
oro labrado a martillo; desde su base hasta sus flores fue obra
labrada a martillo; según el modelo que Adonay le mostró a
Moshéh, así hizo el candelabro.
Bamidbar 8:1 Vaydaber Adonay el-Moshéh lemor. 2 Dabar, el-
Aharón, Veamareta, elav: Beha’aloteja, et-HaNerot, el-mul pene
HaMenoráh, Yaiyru shivat HaNerot. 3 Vayaas ken, Aharón-el-mul
P
a
g
e
1

pene HaMenoráh Neroteha: Kaasher Tzivah Adonay, et-Moshéh.
4 Vezeh maaseh HaMenoráh miqeshah zahav, Ad-yerejah ad-
pirejah miqeshah hiva: Kamareh, asher herah Adonay et-
Moshéh-ken asah, et-HaMenoráh.

 Desarrollo de la enseñanza


Imposición de manos


Primera aliyá, 8:1-14

8:2 “Habla a Aharón y dile: "Cuando enciendas las lámparas, las
siete lámparas alumbrarán al frente del candelabro."” – ¿Por qué
aparece el contexto de la menorá justo después del relato de las
ofrendas de los líderes de las doce tribus? ¿Qué tiene que ver una
cosa con la otra? La tribu de Leví no había participado en las
ofrendas de los líderes de cada tribu. Por esto la Torá sigue
hablando del ministerio de Aharón para así incluirlo entre los
demás. El Midrash[1] destaca el hecho de que por medio de los
descendientes de Aharón, los Jashmoneos, sucedería el milagro
de Januká y así se encenderían las candelas de esa festividad de
año en año en recuerdo de la dedicación del altar en los tiempos
de los macabeos. Así también Aharón tendría su parte en la
dedicación del altar, no solamente los líderes de las demás tribus.
Beha’aloteja significa literalmente “Cuando hagas subir”,
refiriéndose a las llamas de fuego del candelabro que hay que
“hacer subir”, es decir, hacer que ardan. También se ha
interpretado este texto de modo que Aharón debía subir a una
plataforma con escalones para poder encender las lámparas.

8:7 “Así harás con ellos para su purificación: rociarás sobre ellos
agua purificadora, y que ellos hagan pasar una navaja sobre toda
su carne, laven sus ropas y quedarán purificados.” – La navaja
representa la Torá que pasa por la carne, el yetser hará, y nos
prepara parar poder servir al Eterno de manera eficaz. ¿Has
dejado que la navaja pase sobre toda tu carne?

En Hebreos 4:12a está escrito:

“Porque la palabra de Eloah es viva y eficaz, y más cortante que
cualquier espada de dos filos...”

En 2 Timoteo 3:16-17 está escrito:

“Toda Escritura inspirada por Eloah es útil para enseñar, para
reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el
hombre de Eloah sea perfecto, equipado para toda buena obra.”

8:9-10 “Y harás que se acerquen los levitas delante de la tienda de
reunión. Reunirás también a toda la congregación de los hijos de
Israel, y presentarás a los levitas delante de HaShem; y los hijos
de Israel pondrán sus manos sobre los levitas.” – Toda la
congregación de Israel estaba presente en el momento de la
instalación de los levitas con la imposición de las manos. Sin
embargo, no todos los 600,000 varones podían imponer las
manos sobre los levitas, porque serían demasiados varones por
levita, pero la Torá presenta este acto como si todos lo hicieran.
Posiblemente fueron los ancianos o los primogénitos los que
físicamente pusieron las manos sobre los levitas en
representación del resto del pueblo.

La ceremonia de la imposición de manos indica aquí tres cosas:

1. Unidad – por la imposición de manos hay una manifestación
de unidad entre el que impone las manos y el que es objeto
de la imposición de las manos. En este caso hubo una unidad
entre el pueblo y los levitas.
2. Representación – al imponer las manos sobre alguien, es con
el motivo de delegar la autoridad para una representación.
Este texto dice que todos los hijos de Israel tenían que
imponer las manos sobre los levitas. Por lo tanto, los levitas
representarían a todos los hijos de Israel, no sólo los
primogénitos. Sin embargo, como los primogénitos ya
representaban a todo el pueblo. Esa representación fue
traspasada a los levitas cuando sustituyeron a los
primogénitos.
En el Salmo 136:10 está escrito: “Al que hirió a Mitsrayim en
sus primogénitos”. Esto nos enseña que, simbólicamente,
todos los hombres de Mitsrayim fueron heridos en los
primogénitos. En lugar de golpear a todos los mitsríes,
HaShem golpeó a todos los primogénitos. Esto nos enseña
que los primogénitos representan a todo el pueblo. Por lo
tanto, los levitas, que a su vez, sustituyen a los primogénitos,
representan a todo el pueblo de Israel.
3. Sacrificio – Al igual que hay imposición de manos sobre un
sacrificio antes de que sea degollado, ahora se imponen las
manos sobre los levitas, para que sean entregados a HaShem.
Los versículos 16 y 19 dicen que los levitas han sido donados,
primero a HaShem y luego a Aharón y sus hijos.

Los hijos de Israel pusieron sus manos sobre los levitas para que
fueran ofrecidos como un sacrificio al Eterno. En el ministerio de
Malki-Tsedek todos podrán ofrecer sus cuerpos en sacrificio vivo,
como está escrito en Romanos 12:1:

“Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de
Eloah que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y
santo, aceptable a Eloah, que es vuestro culto racional.”

En Romanos 15:16 está escrito:

“para ser ministro del Mesías Yeshúa a los gentiles, ministrando a
manera de sacerdote las buenas nuevas de Eloah, a fin de que la
ofrenda de los gentiles sea aceptable, santificada por el Espíritu
de Santidad.”

En Filipenses 2:17 está escrito:

“Pero aunque yo sea derramado como libación sobre el sacrificio
y servicio de vuestra fe, me regocijo y comparto mi gozo con
todos vosotros.”

2 Timoteo 4:6 está escrito:

“Porque yo ya estoy para ser derramado como una ofrenda de
libación, y el tiempo de mi partida ha llegado.”

8:11, 13, 15, 21 “Entonces Aharón mecerá a los levitas delante de
HaShem, como ofrenda mecida de los hijos de Israel, para que
ellos puedan cumplir el ministerio de HaShem... Harás que los
levitas estén de pie delante de Aharón y delante de sus hijos, para
mecerlos como ofrenda mecida a HaShem... Y después de eso,
los levitas podrán entrar para ministrar en la tienda de reunión, tú
los purificarás y los mecerás como ofrenda mecida... Los levitas
se purificaron a sí mismos de pecados, y lavaron sus ropas; y
Aharón los meció como ofrenda mecida delante de HaShem.
También Aharón hizo expiación por ellos para purificarlos.” – El
texto dice literalmente que Aharón mismo tenía que mecer a los
levitas. Por esto el Midrash[2] dice que Aharón los levantaba a
cada uno de los 22,000 levitas individualmente en un solo día
balanceándolos arriba y abajo y atrás y adelante.
Una parte de los sacrificios de los animales, que fueron ofrecidos
para la instalación de los sacerdotes, tenía que ser mecida
delante de HaShem, cf. Éxodo 29:24. De la misma manera ahora
los levitas tienen que ser mecidos delante de HaShem, y así ellos
mismos constituyen una ofrenda al Eterno.
Este texto también nos enseña que para poder ser líder uno tiene
que pasar por la experiencia de ser mecido. En esa experiencia
todo lo que hay en su vida se pone a temblar. Él que no haya
pasado por este mecimiento no es apto para ministrar como líder
delante de HaShem. En este mundo no hay nada estable, excepto
la Palabra de Eterno. Por lo tanto es necesario tener que pasar
por este proceso de temblor para poder aprender a confiar
solamente en las Palabras firmes de la Roca de Israel. Un líder
tiene que ser liberado de toda confianza en las cosas visibles.
Todo lo visible temblará, como está escrito en Hebreos 12:26-27:

“Su voz hizo temblar entonces la tierra, pero ahora Él ha
prometido, diciendo: AUN UNA VEZ MAS, YO HARÉ TEMBLAR NO
SOLO LA TIERRA, SINO TAMBIÉN EL CIELO. Y esta expresión:
Aún, una vez más, indica la remoción de las cosas movibles, como
las cosas creadas, a fin de que permanezcan las cosas que son
inconmovibles.”

El propósito de HaShem para hacer temblar todas las cosas en la
vida del candidato para el liderazgo, es que permanezcan las
cosas inconmovibles en su vida, para que tenga un fundamento
sólido.

En 1 Corintios 3:12-15 está escrito:

“Ahora bien, si sobre el fundamento alguno edifica con oro,
plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno
se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego
será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de
cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre
el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es
consumida, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así
como por fuego.”

En 1 Corintios 13:13 está escrito:

“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres;
pero el mayor de ellos es el amor.”

En Mateo 7:24-29 está escrito:

“Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en
práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa
sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los
vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había
sido fundada sobre la roca. Y todo el que oye estas palabras mías
y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato
que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los
torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y
grande fue su destrucción. Cuando Yeshúa terminó estas
palabras, las multitudes se admiraban de su enseñanza; porque
les enseñaba como uno que tiene autoridad, y no como sus
escribas.”

En las Escrituras la arena representa a los hombres. Los valores
producidos por la Torá de HaShem, son eternos, y resisten la
prueba. El que edifica su vida sobre la opinión de los hombres un
día perderá todo. Uno que ha edificado su vida sobre la Torá
enseñada por el Mesías Yeshúa es capaz de resistir cualquier
prueba en esta vida.
Un líder, que no haya pasado por el proceso del temblor, no es
apto para el liderazgo. No tengas temor del temblor. Es bueno
para enseñarte que sólo hay una Roca firme, HaShem y su
Palabra. Cuando estamos pasando por temblores fuertes muchas
cosas innecesarias caen de nuestras vidas, caprichos, deseos que
no producen nada duradero, motivos carnales, etc., para que
permanezca lo duradero. El temblor sirve para ayudarnos a ubicar
las cosas en su lugar, para que aprendamos qué es lo importante
y qué no es tan importante, desde una perspectiva eterna.
En la presencia del Eterno hay mucho movimiento, una actividad
constante. Hay fuego y relámpagos, chispas y colores, cantos,
voces, ruidos y una energía tremenda. Al acercarse al Eterno
recibimos parte de esa energía celestial y nuestros cuerpos
reaccionan de manera que vibran, tiemblan, se calientan, se caen,
se mueven incontrolablemente, etc. Esta energía tremenda fue
desatada sobre los levitas en el día de su consagración y de esa
manera fueron mecidos delante de HaShem. La costumbre judía
es mecer el cuerpo delante de HaShem cuando uno está orando
en su presencia. ¿Será que este mecimiento tiene su origen en
este evento cuando los levitas fueron instalados en su ministerio
mediante un mecimiento? Lo cierto es que delante de HaShem
tiembla toda la tierra y sus habitantes, como está escrito en el
Salmo 33:8:

“Tema a HaShem toda la tierra; tiemblen en su presencia todos
los habitantes del mundo.”

En el Salmo 99:1 está escrito:

“HaShem reina, estremézcanse los pueblos; sentado está sobre
los querubines, tiemble la tierra.”

Cuatro veces el texto habla del mecimiento de los Levitas delante
del Eterno, v. 11, 13, 15 y 21. Esto nos enseña que un líder tendrá
que pasar por muchos momentos de temblor en su vida para que
sea perfeccionado para servirle solamente a Él.

8:12 “Los levitas pondrán sus manos sobre la cabeza de los
novillos, y entonces ofrecerán uno como ofrenda por el pecado y
el otro como ofrenda de ascensión a HaShem, para hacer
expiación por los levitas.” – En este versículo encontramos la
base para un ministerio correcto delante de HaShem.

 Ofrenda por el pecado – un sustituto pagó por mis pecados
para que yo pueda servir libre de pecado delante del Santo.
Esta ofrenda anuncia proféticamente el sacrificio de Yeshúa
HaMashíaj que es la única base para que el hombre pueda
acercarse a HaShem, cf. Juan 14:6.
 Ofrenda de ascensión – todo el animal es consumido. Mi vida
ya no significa nada para mí, me he entregado totalmente
para servir los propósitos del Reino.

8:14, 16 “Así separarás a los levitas de entre los hijos de Israel, y
los levitas serán míos... porque son enteramente dedicados para
mí de entre los hijos de Israel. Los he tomado para mí en lugar de
todo primer fruto de la matriz, los primogénitos de todos los
hijos de Israel.” – Esto nos enseña que una persona dedicada a
HaShem ya no se pertenece a sí misma. Ya no tiene derecho de
dominar sobre su vida. Fue presentado delante del Eterno como
un sacrificio, para ya no servir sus propios deseos, ni a los
hombres, sino sólo al Eterno, como está escrito en 1 Corintios
6:20:

“Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a
Eloah en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de
Eloah.”

Jobyaa Macal