You are on page 1of 10

ENSAYO

CULTIVO DE FLORES Y LAS CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO









EDGAR HORACIO RODRIGUEZ VARGAS
CODIGO 200820731















UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA Y TECNOLÓGICA DE COLOMBIA
FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS
ESCUELA DE INGENIERÍA AGRONÓMICA
TUNJA
2014
INTRODUCCIÓN
El cambio climático probablemente tendrá impactos significativos en el sector
agropecuario en todo el mundo. En Colombia, por ser un país con todos los pisos
térmicos, puede tener un impacto mayor ya que se alterarían todos los cultivos
por un cambio significativo en el clima. Los análisis indican que para el 2050 es
probable que se presenten aumentos significativos de la temperatura y
precipitación, por lo que es muy probable que en los cultivos haya una mayor
afectación por plagas y enfermedades, escases del recurso hídrico, erosión de
suelos. El cambio climático es definido como un cambio estable y durable en la
distribución de los patrones de clima en periodos de tiempo que van desde
décadas hasta millones de años. Pudiera ser un cambio en las condiciones
climáticas promedio o la distribución de eventos en torno a ese promedio. El
cambio climático puede estar limitado a una región específica, como puede
abarcar toda la superficie terrestre.


EL CULTIVO DE FLORES Y LAS CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO
Como resultado del cambio climático a nivel mundial, se espera que se produzcan
temperaturas extremas, escasez de agua e inundaciones, debido principalmente al
aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero inducidos por la acción
humana. Algunos animales y plantas pueden reducirse en tamaño debido a las
altas temperaturas y a las menores precipitaciones, lo que limitará la disponibilidad
de fuentes alimentarias esenciales para la nutrición del ser humano. Este cambio
de clima afectará seriamente la agricultura a nivel mundial. En la mayoría de los
escenarios de calentamiento global existe una alta probabilidad de que se
produzca una disminución, en los rendimientos de los cultivos debido a las
crecientes temperaturas y a las menores precipitaciones, lo que a su vez
agudizará la inseguridad alimentaria. Otras de las consecuencias esperables son
la disminución de la calidad de los cultivos, una mayor lixiviación de nitrógeno y
erosión del suelo, y la menor disponibilidad de tierras y recursos hídricos para la
actividad agropecuaria. (Ortiz, 2012)
Una gran parte de la población humana no tienen una noción de cómo es que este
gas aumenta la temperatura del planeta por la acumulación de los gases de efecto
invernadero.
La Tierra recibe las radiaciones solares. Una parte de la recibida rebota (se refleja)
en la atmósfera terrestre, las nubes y el suelo y regresa al espacio exterior, parte
de la radiación de onda corta atraviesa la atmósfera alcanzando la superficie
terrestre y calentándola. La tierra calentada reemite sus propias radiaciones de
calor denominadas infrarrojas de onda más larga, parte de las radiaciones
infrarrojas escapan al espacio, otra parte de esa radiación infrarroja es atrapada y
retenida por los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono emitido
por las acciones del hombre, calentando las capas bajas de la atmósfera y
evitando que todo el calor se pierda en el espacio, a mayor concentración de
gases de efecto invernadero, mayor retención de calor. (Global, 1998)
Esos gases extra incrementan el efecto invernadero natural y provocan el
calentamiento global que da lugar a un cambio global en el clima, esto es lo que
denomina como cambio climático antropogénico. El aumento del dióxido de
carbono en la atmosfera está acelerando en forma rápida la temperatura del
planeta, las consecuencias son devastadoras el derretimiento de los casquetes
glaciales, el aumento de la intensidad de la lluvia, temperaturas extremas tanto frio
como calor. El ritmo acelerado del cambio climático y el aumento gigantesco de la
población amenazan la seguridad alimentaria en todas las partes del mundo.
Durante los últimos 50 años, se han observado en el continente americano
variaciones de temperaturas extremas que afectan la agricultura. En Mesoamérica
y América del Sur, la temperatura media aumentó 1 °C durante el siglo XX,
aunque evidenció una variabilidad estacional y espacial considerable. Por ejemplo,
durante el periodo comprendido entre los años 1960 y 2000, la frecuencia de
noches cálidas se incrementó en todas las zonas de América del Sur ubicadas por
debajo de los 10° S. Asimismo, se registró una tendencia positiva de fenómenos
extremos de precipitaciones en las zonas sudoriental de América del Sur,
septentrional central de Argentina y noroccidental de Perú y de Ecuador, en tanto
que se observó una tendencia negativa en la zonas meridionales de Perú y de
Chile. (Ortiz, 2012)
Por otra parte, fue notoria la sucesión de días secos que se observó en gran parte
de la zona sudoriental de América del Sur y, en menor grado, en las zonas
meridional de Perú y septentrional de Argentina y de Bolivia. Asimismo, según se
desprende de los registros de precipitaciones, se ha observado una marcada
tendencia hacia los veranos secos en las regiones del Caribe y de América
Central.15 Según el índice de riesgo climático de largo plazo para el periodo 1990-
2008, Honduras, Nicaragua, Haití y República Dominicana se encuentran entre los
países más afectados por fenómenos climáticos extremos.
(Global, 1998)
Otro de los fenómenos de peso que afectan la variabilidad climática de América
Latina es el fenómeno del niño. El fenómeno del Niño fue el nombre con el que
pescadores peruanos bautizaron a este fenómeno climático, en honor al Niño
Jesús. Se caracteriza por un aumento de la temperatura del agua en el Océano
Pacífico oriental que revierte los patrones climáticos y produce incrementos de
precipitaciones en las zonas costeras y sequías en las zonas de altura media a
elevada. El fenómeno de la Niña su contraparte fría puede suceder a el fenómeno
del Niño con patrones opuestos. (Ortiz, 2012)
La agricultura es extremadamente vulnerable los cambios climáticos. El aumento
de las temperaturas termina por reducir la producción de los cultivos deseados, a
la vez que provoca la proliferación de malas hierbas, enfermedades e insectos.
Los cambios en los regímenes de lluvias aumentan las probabilidades de fracaso
de las cosechas a corto plazo y largo plazo. Aunque algunos cultivos en ciertas
regiones del mundo puedan beneficiarse, en general se espera que los impactos
del cambio climático sean negativos para la agricultura, amenazando la seguridad
alimentaria mundial. (Global, 1998)
Asimismo, parte de la agricultura de América del Sur depende de los cursos de
agua provenientes de los glaciares andinos, que se encuentran en plena
retracción como consecuencia del calentamiento global y que podrían desaparecer
durante las próximas dos décadas. Por lo tanto, la disponibilidad de agua y la
generación de energía hidroeléctrica podrían verse seriamente afectadas por
efecto de la reducción de los glaciares.
La población más afectada por este fenómeno estaría en los países en vía de
desarrollo. Como Colombia, que ya se está viendo afectada por la inseguridad
alimentaria, porque una gran parte de la población depende de la agricultura.
Sumando el fenómeno de la globalización, los agricultores en los países como
Colombia compiten con los países desarrollados, siendo una competencia en
desigualdad de condiciones ya que los agricultores de los países desarrollados
están subsidiados por el estado y tienen tecnología de punta, frente a una
tecnología casi obsoleta de los países en vía de desarrollo. El cambio climático las
malas decisiones por parte de los gobiernos ponen en riesgo la seguridad
alimentaria de esta región.
La temperatura del planeta ha aumentado a gran ritmo en los últimos 100 años, de
acuerdo a datos globales la temperatura media del planeta ha aumentado 0.76 °C,
encontrándose que de los 12 años más caloroso desde 1850 once están entre
1995 y 2006, teniendo un efecto en el ártico de aproximadamente 5 °C de
aumento de la temperatura. El calentamiento global, al igual que cuando tenemos
fiebre unos pocos grados respecto de nuestra temperatura normal nos afectan
profundamente, ese aumento de temperatura media es suficiente para que el
clima cambie de forma acelerada y profunda. Esto hace que cualquier agrosistema
funcional tenga efectos destructores, haciendo que las plantas sean más
vulnerables a ataques por cualquier agente externo y reduciendo su producción.
El conocimiento de los impactos sobre la agricultura debido al cambio climático
son diversos es decir, que el cambio climático no afecta por igual a todos los
territorios del planeta y a todos los cultivos por igual, de modo que dichos impactos
suponen serios retos para muchas regiones agrícolas que se deberán adaptar a
los efectos del cambio climático en la agricultura, y por tanto para la producción de
cultivos y alimentos.
Los cambios en temperatura y precipitaciones estacionales tienen consecuencias
para las condiciones agroclimáticas, los períodos de vegetación y las épocas de
siembra y cosecha pueden sufrir variaciones. De igual manera, habrá efectos en
cuanto a la disponibilidad de agua, la propagación de enfermedades y de malezas.
La evapotranspiración tendrá un cambio y esto se verá influido en la fotosíntesis
de cada planta también teniendo grandes cambios en la producción de biomasa.
(Ortiz, 2012)
El cultivo de flores, es uno de los pilares de la economía agrícola siendo el
segundo producto agrícola más importante de Colombia; 98% de su producción se
exporta, haciendo que el país se posicione como el segundo exportador mundial
de flores frescas cortadas, con una participación del 14% en el comercio total,
después de Holanda que cuanta con una participación del 56%. El cultivo de rosa
tiene una participación de 29% en las exportaciones totales. (Sindy Paola Torres
Velasquez, 2013) Este cultivo Puede verse muy afectado, por ser unos con mayor
tradición en Colombia. Puede tener afectaciones devastadoras al incrementarse
la temperatura, al ser este cultivo de invernadero al altas temperaturas dentro de
las naves podría afectar la planta haciendo que pierda agua para regular la
temperatura interna de ella, haciendo que haya una mayor evapotranspiración y
perdiendo gran energía en soportar tales temperaturas, haciendo que la energía
se pierda en grandes cantidades y no acumule la suficiente para la brotación floral.
Repercutiendo esto en bajo rendimiento del cultivo y una baja calidad del material
que se produciría.
Para la mayoría de los cultivares de rosa, las temperaturas óptimas de crecimiento
son de 17ºC a 25ºC, con una mínima de 15ºC durante la noche y una máxima de
28ºC durante el día. Pueden mantenerse valores ligeramente inferiores o
superiores durante períodos relativamente cortos sin que se produzcan serios
daños, pero una temperatura nocturna continuamente por debajo de 15ºC retrasa
el crecimiento de la planta, produce flores con gran número de pétalos y deformes,
en el caso de que abran. Temperaturas excesivamente elevadas también dañan la
producción, apareciendo flores más pequeñas de lo normal, con escasos pétalos y
de color más cálido. (© Copyright Infoagro Systems, 2010)

Una de la enfermedades que más pueden causar limitaciones la cultivo de rosa es
el mildeo polvoso (spharoetheca pannosa) en el cultivo de rosa bajo invernadero lo
cual causa pérdidas significativas en la productividad de flor de corte. Según los
datos del IDEAM la temperatura promedio de las zonas donde se cultivan rosas
han estado subiendo en 0.1 °C en la última década, con lo que se espera que para
el año 2015 estemos en los límites de la temperatura que puede soportar el
cultivo. Esto puede afectar el cultivo ya que está en su máxima temperatura a
soportar, en este punto es donde se puede empezar a ver una disminución del
cultivo por el solo cambio de temperatura. (Martin, 2010)
La agricultura es una de las mayores demandantes de agua en todo el mundo, y
su competitividad depende de que pueda disponer de este recurso en forma
oportuna para el desarrollo de los cultivos, el ganado y los árboles. La escasez de
agua producida por el cambio climático, sumado a una creciente demanda de
agua para riego, la industria, para la producción de energía hidroeléctrica y para
otros usos por parte del hombre, exacerbará la competencia por este recurso entre
los diversos sectores de la región. La disminución de los niveles de aguas
subterráneas y los costos crecientes de energía que demanda su extracción
producirán un aumento en los costos de la actividad agropecuaria.
Por su parte, los glaciares de la zona andina de Argentina, Bolivia, Chile,
Colombia, Ecuador y Perú han perdido el 20 por ciento de su volumen, lo que
afectará el suministro de agua y energía en América del Sur. La energía de origen
hidroeléctrico representa por lo menos el 50 por ciento del suministro de energía
de la Comunidad Andina, donde en numerosas zonas los productores son también
fuertemente dependientes del agua de los glaciares. Asimismo, los aumentos de
temperatura en los Andes están afectando los ciclos hidrológicos y los hábitats de
las zonas montañosas, en donde las variaciones del régimen de precipitaciones
también afectarán el suministro de agua. También las zonas costeras podrían
verse afectadas por el cambio climático debido a la elevación del nivel del mar, lo
que podría convertir el suministro de agua en no apto tanto para la agricultura
como para el consumo humano. (Ortiz, 2012)
Otro limitante que se tendría en el cultivo de flores es la disponibilidad de agua,
viéndose afectado cuando haya largos periodos de tiempo seco. En algunas zonas
por estar muy cerca de una metrópolis como lo es Bogotá. Al tener una limitante
como el agua se produciría altos costos de producción para la implementación de
posos profundos para suplir la necesidad, al tener acceso a esta agua hay que
determinar sus requerimientos nutricionales ya que hay aguas profundas que no
son aptas para los cultivos.
El cambio climático agrega una nueva amenaza a los medios de subsistencia en
las zonas rurales particularmente en lo tocante a la subsistencia del pequeño
productor dado que afecta el crecimiento económico y las iniciativas para reducir
la pobreza, por lo que pone en riesgo muchos de los logros obtenidos en las
últimas décadas en materia de desarrollo en la región de América Latina y el
Caribe región que representa sólo el 12 por ciento de las emisiones de CO
2
a nivel
mundial. Por otra parte, las zonas rurales de América Latina son en extremo
vulnerables a los cambios en los patrones climáticos, dado que un alto porcentaje
de su economía y parte de su mano de obra dependen primordialmente de una
agricultura sensible al clima. El cambio de clima podría, asimismo, perjudicar la
productividad de los trabajadores rurales y la salud de sus familias, dado que
podría afectar la calidad y cantidad de los alimentos que producen. (Noboa, 2011)
En el cultivo de flores la mayor parte de las personas que trabajan en este cultivo
son mujeres cabeza de familia, esta población viven en los municipios aledaños a
los cultivo, pueden volverse en extremo vulnerables a los efectos del cambio
climático, dada su exposición geográfica a los fenómenos extremos, a los bajos
ingresos, a la dependencia de la agricultura y a la escasa disponibilidad de otros
medios alternativos de subsistencia. Las mujeres serán quienes más sufran estas
consecuencias, dado que son las principales abastecedoras de alimentos,
combustibles y agua para sus hogares. (Ortiz, 2012) Esto hace que la población
que trabaja en este cultivo estaría en mayor riesgo que las demás. Número que
personas que trabajan en este cultivo es de 150.000 en Colombia.
Las variaciones en la cantidad y disponibilidad de agua por efecto del cambio
climático afectarán el acceso a los alimentos, su disponibilidad, estabilidad y uso.
Asimismo, la disponibilidad de alimentos media per cápita podría disminuir 300
calorías como mínimo (una reducción del 12 por ciento) para el año 2050, como
resultado del cambio climático. La consecuencia de ello sería la destrucción de los
avances en la lucha contra la desnutrición.
Un problema más a causa del cambio climático es aumento de la incidencia de las
enfermedades transmitidas por vectores (malaria y dengue). Las regiones andinas
son más propensas a estas nuevas epidemias por ser zonas de malaria inestable,
pero también por el deterioro de los recursos hídricos y las condiciones de
habitabilidad. (Martin, 2010)
En Colombia con en el resto del mundo se han venido implementado políticas para
la mitigación y afrontar los desafíos del cambio climático. El país se encuentra
implementado medidas de adaptación concretas en regiones prioritarias, como las
islas del caribe y el macizo colombiano en todos los sectores fundamentales como
lo es la agrícola, el sanitario y la gestión de recursos hídricos. (Martin, 2010)

CONCLUSION
El cambio climático no solo afecta los cultivos con ello afecta a nivel social,
económico, salud, vivienda, educación etc en toda la población, estamos a puertas
de tener un cambio drástico en el planeta y si no se incrementan medidas que
mitiguen las consecuencias del cambio climático, tendremos que enfrentarnos a
catástrofes que nunca se ha visto en la historia de la humanidad. Sumándose a la
acelerada sobrepoblación del planeta, la reducción de tierras para la agricultura, el
incremento de agroindustrias, el aumento de emisiones de gases de efecto
invernadero, la salinización del suelo por los fertilizantes a bases de sales etc. Se
tienen que implementar políticas que estén enfocadas a controlas todas estos
problemas en conjunto. En cuanto al cultivo de flores ya que hay una tecnología
de punta para este cultivo, los empresarios deberán implementar estrategias para
la amortiguamiento de este fenómeno, ya que se están implementando en este
cultivo la hidroponía se debe de estudiar con más detenimiento el uso de esta
técnica de cultivar, por tener una mayor demanda del recurso agua que según las
estadísticas y estudios sobre el calentamiento global es un recurso que va hacer
muy limitado para la agricultura. Por otro lado las enfermedades que afectan el
cultivo puedes ser mucho más agresivas, por tener un mejor desarrollo de ellas a
una mayor temperatura.



BIBLIOGRAFIA
© Copyright Infoagro Systems, S. (19 de junio de 2010). productror de plantas ornamentales.
Obtenido de productror de plantas ornamentales:
http://www.infoagro.com/flores/flores/rosas.htm
CambioClimaticoGlobal. (23 de marzo de 1998). CambioClimaticoGlobal.com. Obtenido de
CambioClimaticoGlobal.com: http://cambioclimaticoglobal.com/
Martin, P. (26 de enero de 2010). pnud.org.co. Obtenido de pnud.org.co:
http://www.pnud.org.co/img_upload/61626461626434343535373737353535/Brochure%
20resumen%20Proyecto.pdf
Noboa, S. J. (15 de noviembre de 2011). fundacioncarolina.e. Obtenido de fundacioncarolina.e:
http://www.fundacioncarolina.es/es-
ES/publicaciones/avancesinvestigacion/Documents/AI66.pdf
Ortiz, R. (2012). El cambio climático y la. mexico : BID.
Sindy Paola Torres Velasquez, J. V. (2013). Aplicacion alternada de acido acetilsalicilico con
fingicidas en el control de mildeo polvoso en rosa . Ciencia y Agricultura , 47.