You are on page 1of 12

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

CENTRO DE INVESTIGACIONES PSIQUIATRICAS, PSICOLOGICAS Y
SEXOLOGICAS DE VENEZUELA
NUCLEO TACHIRA


Dr. Raúl Ordoñez

Autoras:
Montoya Aura
Moreno Jennis
Pereira Liliana
Rolon Maria
Yayes Yuddith
Cohorte: Milagro III

El Milagro, Abril 2014
TABLA DE CONTENIDO
Pág.
Introducción………………………………………………………………………………3
Definición del Sistema Nervioso Autónomo………………………………………….4
Funciones………………………………………………………………………………4-5
Anatomía y Fisiología del S.N.A……………………………………………………..6-7
División del Sistema Nervioso Autónomo………………………………………….7-11
Conclusión………………………………………………………………………………..12
Referencias Bibliograficas………………………………………………………………13












INTRODUCCION
El sistema nervioso autónomo, mantiene la estabilidad del medio interno del
cuerpo. Por medio de su fino control lleva a cabo los ajustes internos que son
necesarios para el medio interno óptimo del cuerpo.
Este funciona en su mayor parte a nivel subconsciente. Las diversas actividades
de este sistema son integradas en el hipotálamo.
Los componentes simpático y parasimpático del sistema autónomo cooperan para
mantener la estabilidad del medio interno. La división simpática prepara y moviliza
al cuerpo en una emergencia, cuando hay un súbito ejercicio intenso, temor o
furia. La división parasimpática apunta a conservar y almacenar energía, por
ejemplo para favorecer la digestión y la absorción de alimentos mediante el
aumento de la secreción de las glándulas del tubo digestivo y estimulando el
peristaltismo.
Las divisiones simpática y parasimpática del sistema autónomo habitualmente
tienen un control antagónico sobre una víscera. Por ejemplo, la actividad simpática
aumenta la frecuencia cardíaca, mientras que la actividad parasimpática la
retarda. La actividad simpática hace que el músculo liso bronquial se relaje, pero
éste se contrae por acción parasimpática.







EL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO
El sistema nervioso autónomo o vegetativo es, pues, la parte del sistema nervioso
relacionada con la regulación de las funciones de la vida vegetativa (respiración,
digestión, circulación, excreción, etc.) que no está sometido a la voluntad. Como
su nombre lo indica, es un sistema autónomo.
Consta de neuronas sensoriales y motoras que conectan el sistema nervioso
central, especialmente el hipotálamo, y los diversos órganos internos, por lo tanto
es el responsable de regular funciones vitales y de producir cambios apropiados
en ellos. Las acciones del sistema nervioso autónomo son completamente
involuntarias, aunque existen personas entrenadas que pueden llegar a ejercer
cierto control voluntario sobre el mismo.
Este sistema nervioso se le llama también neurovegetativo porque coordina las
funciones esenciales para el mantenimiento de la vida. Por lo tanto se puede decir
que controla y regula funciones viscerales del cuerpo, como la presión arterial,
emisión urinaria, temperatura corporal, y sudor, entre otros.
FUNCIONES
El Sistema Nervioso Autónomo realiza dos funciones muy importantes que se
complementan, una para acelerar y otra para frenar las actividades internas del
cuerpo. Esto es muy importante porque si no fuera así, el cuerpo podría perder el
control. Por ejemplo, al hacer ejercicio el corazón se acelera para llevar más
oxígeno y nutrimentos a los músculos, pero el corazón no puede llevar ese ritmo
todo el tiempo porque “explotaría”, por lo que la otra función de este sistema es la
de frenarlo cuando se deja de hacer ejercicio y permitir que recupere su ritmo
normal. El funcionamiento de todo el organismo depende del Sistema nervioso en
su conjunto, ninguno de los órganos y “sistemas” que lo conforman trabaja aislado,
si uno falla, fallan los demás.


ACCIONES DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO
Órgano inervado
Acción del Sistema
Simpático
Acción del Sistema
Parasimpático
Corazón
Refuerza y acelera el
impulso cardíaco.
Reduce y frena el latido
cardíaco.
Arterias
Contrae las arterias y
aumenta la presión arterial
Dilata las arterias y baja la
presión arterial.
Tubo digestivo
Frena el peristaltismo y
reduce su actividad.
Acelera el peristaltismo y
aumenta la actividad.
Vejiga Relaja. Contrae.
Músculos de los bronquios
Dilata su diámetro y facilita
la respiración.
Reduce su diámetro.
Iris Dilata la pupila. Contrae la pupila.
Músculos del pelo
Causa erección de los
pelos.
Hace que el pelo se
aplane.
Glándulas sudoríparas Aumenta la secreción. Reduce la secreción.

ANATOMIA Y FISIOLOGIA DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO
El sistema nervioso autónomo, junto con el sistema nervioso somático, forma parte
del sistema nervioso periférico. El sistema nervioso autónomo o vegetativo
controla y regula todas las actividades metabólicas del organismo, con lo cual es
de suma importancia la relación que tiene con el sistema endocrino. Se activa a
través de centros nerviosos ubicados en áreas de la corteza cerebral, en el
hipotálamo, en el tronco encefálico y en la médula espinal. Tiene la característica
de ser eferente, donde los impulsos se dirigen desde el sistema nervioso central
hacia los órganos periféricos.
El sistema nervioso autónomo se distribuye por todo el sistema nervioso central y
somático. Se encarga de regular las acciones involuntarias, inervando las
musculaturas lisa y estriada cardíaca. Interviene en la secreción de estructuras
glandulares, en la contracción y dilatación arteriovenosa, en la motilidad
gastrointestinal, en la regulación de la frecuencia cardíaca, en la dilatación y
contracción de las pupilas y en los procesos respiratorios, circulatorios y
digestivos. Además controla en forma parcial la tensión arterial, la temperatura del
organismo, la sudoración y el vaciado de la vejiga, entre muchas acciones más.
Como puede notarse, regula el funcionamiento visceral al procesar y controlar la
información inconsciente o involuntaria en coordinación con el sistema nervioso
central. Las fibras nerviosas que emergen del sistema nervioso central hacen
sinapsis con las neuronas presentes en estructuras ganglionares autónomas en
lugar de arribar directamente a los órganos efectores, como sucede en el sistema
nervioso somático. Es por ello que se reconocen fibras preganglionares
(presinápticas) que nacen del cerebro o de la médula espinal y fibras
posganglionares (post sinápticas) que llegan a los músculos lisos y cardíacos de
los distintos órganos efectores internos.
El sistema nervioso autónomo está formado por dos componentes, el sistema
nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático. Ambos están
conformados por neuronas que dan origen a fibras nerviosas pre y
posganglionares, ganglios autónomos y plexos nerviosos. Tanto el componente
simpático como el parasimpático poseen fibras nerviosas aferentes y eferentes. La
actividad del sistema simpático requiere gasto de energía, mientras que el
parasimpático la conserva. La mayoría de los órganos del cuerpo reciben
inervación simpática y parasimpática, con respuestas casi siempre opuestas.
DIVISION DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO
SISTEMA NERVIOSO SIMPÁTICO
Es la más grande de las dos divisiones del sistema nervioso autónomo y está
ampliamente distribuido en todo el organismo, ya que inerva el corazón y los
pulmones, el músculo de las paredes de muchos vasos sanguíneos, los folículos
pilosos y las glándulas sudoríparas y muchas vísceras abdominopelvianas.
El sistema simpático consiste en las eferencias desde la médula espinal, dos
troncos simpáticos con ganglios, ramas, plexos y ganglios regionales importantes.
FIBRAS NERVIOSAS EFERENTES (EFERENCIA SIMPÁTICA).
La columna (asta) gris lateral de la médula espinal desde el primer segmento
torácico hasta el segundo segmento lumbar (algunas veces tercer segmento
lumbar) posee los cuerpos celulares de las neuronas de conexión simpáticas. Los
axones mielinicos de estas células salen de la médula espinal en las raíces
anteriores y luego se dirigen a través de los ramos comunicantes blancos hacia los
ganglios. Una vez que estas fibras (preganglionares) llegan a los ganglios en el
tronco simpático, pueden dirigirse hacia los siguientes destinos:
1. Hacen sinapsis con una neurona excitadora en el ganglio. El espacio entre las
dos neuronas es cubierto por el neurotransmisor acetilcolina. Los axones
amielínicos posganglionares dejan el ganglio y se dirigen hacia los nervios
espinales dorsales como ramos comunicantes grises (los ramos grises tienen este
color porque las fibras nerviosas están desprovistas de mielina) y se distribuyen en
las ramas de los nervios espinales para inervar al músculo liso en la pared de
vasos sanguíneos, glándulas sudoríparas y músculos erectores de los pelos de la
piel.
2, Viajan hacia arriba en el tronco simpático para hacer sinapsis en los ganglios en
la región cervical. Las fibras nerviosas posganglionares van a unirse con los
nervios cervicales espinales a través de los ramos comunicantes grises. Muchas
de las fibras preganglionares que entran en la parte inferior del tronco simpático
desde los segmentos torácicos inferiores y los dos segmentos lumbares
superiores de la médula siguen hacia abajo para hacer sinapsis en los ganglios en
las regiones lumbar inferior y sacra. Aquí nuevamente, las fibras posganglionares
salen del tronco simpático como ramos comunicantes grises que se unen con los
nervios espinales lumbares, sacros y coccígeo.
3. Pueden atravesar los ganglios del tronco simpático sin hacer sinapsis. Estas
fibras mielínicas abandonan el tronco simpático como los nervios esplácnico
mayor, esplácnico menor y esplácnico inferior.
El nervio esplácnico mayor se forma a partir de las ramas del quinto a noveno
ganglio torácico. Desciende oblicuamente a los costados de los cuerpos de las
vértebras dorsales, atraviesa el diafragma y hace sinapsis con células excitadoras
en los ganglios del plexo celiaco, el plexo renal y la médula suprarrenal.
El nervio esplácnico menor se forma a partir de ramas del décimo y undécimo
ganglios torácicos. Desciende con el nervio esplácnico mayor, atraviesa el
diafragma y hace sinapsis con células excitadoras en ganglios de la parte inferior
del plexo celíaco.
El nervio esplácnico inferior (cuando existe) se origina en el duodécimo ganglio
torácico, atraviesa el diafragma y hace sinapsis con neuronas excitadoras en los
ganglios del plexo renal.
Por ende, los nervios esplácnicos están compuestos por fibras preganglionares.
Las fibras posganglionares se originan en las células excitadoras en los plexos
periféricos y se distribuyen hacia el músculo liso y glándulas de las vísceras. Unas
pocas fibras preganglionares, que se desplazan con el nervio esplácnico mayor,
terminan directamente en células de la médula suprarrenal. Estas células
medulares suprarrenales, que pueden considerarse neuronas excitadoras
simpáticas modificadas, son responsables de la secreción de adrenalina y
noradrenalina.
FIBRAS NERVIOSAS AFERENTES
Las fibras nerviosas mielínicas aferentes van desde las vísceras a través de los
ganglios simpáticos sin hacer sinapsis. Se dirigen al nervio espinal por los ramos
comunicantes blancos y llegan a sus cuerpos celulares en el ganglio de la raíz
posterior del nervio espinal correspondiente. Luego los axones centrales entran en
la médula espinal y pueden formar el componente aferente de un arco reflejo local
o ascender hacia centros autónomos superiores como el hipotálamo.
TRONCOS SIMPÁTICOS
Los troncos simpáticos son dos troncos nerviosos con ganglios que se extienden
en toda la longitud de la columna vertebral. En el cuello, cada tronco presenta tres
ganglios; en el tórax, once o doce; en la región lumbar, cuatro o cinco y en la
pelvis, cuatro o cinco. En el cuello, los troncos se ubican por delante de las
apófisis transversas de las vértebras cervicales; en el tronco, se encuentran por
delante de las cabezas de las costillas o se ubican a los costados de los cuerpos
vertebrales; en el abdomen, se ubican anterolaterales con respecto a los costados
de los cuerpos de las vértebras lumbares y en la pelvis, están por delante del
sacro.
Por debajo, los dos troncos terminan reuniéndose para formar un ganglio único, el
ganglio impar.
La función del sistema simpático es preparar al cuerpo para una emergencia.
Aceleran la frecuencia cardiaca, causan constricción de arteriolas de la piel e
intestino, pero dilatan las del músculo esquelético y elevan la presión arterial. Hay
una redistribución de la sangre de modo que sale de las áreas cutánea e intestinal
y pasa al cerebro, el corazón y el músculo esquelético. Además, los nervios
simpáticos dilatan las pupilas, inhiben al músculo liso de los bronquios, intestino y
pared vesical y cierran los esfínteres. Provoca erección pilosa y sudoración
cutánea.
Las neuronas motoras preganglionares del sistema nervioso simpático se originan
en la médula espinal, salen a través de una raíz ventral de un nervio raquídeo y se
dirigen a un ganglio simpático. Estos ganglios están organizados en dos cadenas
que corren paralelas hacia ambos lados de la médula espinal.
LA NEURONA PREGANGLIONAR PUEDE LLEVAR A CABO LAS SIGUIENTES
FUNCIONES:
a) Puede hacerse sinapsis con neuronas postganglionares, las cuales se dirigen
hacia las glándulas sudoríparas y a las paredes de los vasos sanguíneos.
b) Pueden ascender o descender por la cadena simpática, y
c) Abandonan el ganglio a través de un nervio que conduce hacia ganglios
especiales de las vísceras.
SISTEMA PARASIMPÁTICO
El Sistema Parasimpático almacena y conserva la energía y mantiene el ritmo
normal de los órganos y glándulas del cuerpo. Después de un susto, trauma, dolor
intenso o cualquier situación especial del cuerpo, el Parasimpático se encarga de
que todo vuelva a la calma y normalidad. De estos dos, obviamente el
Parasimpático es el más importante para sobrevivir, porque si no normalizara las
funciones, el cuerpo no podría soportalas. Los nervios simpáticos tienen su origen
en diferentes partes de la médula espinal mientras que los parasimpáticos se
originan en los nervios craneales y en los raquídeos. La mayoría de las fibras
nerviosas parasimpáticas se encuentran en un nervio llamado “vago” que llega a
todos los órganos internos del cuerpo. Entre algunas de las funciones que realizan
estos dos sistemas están:
El simpático abre la pupila del ojo, el parasimpático la cierra.
El simpático estimula la producción de saliva, el parasimpático la inhibe.
El simpático hace que el corazón lata muy aprisa y fuerte, el parasimpático
disminuye los latidos y su intensidad.
El simpático relaja el músculo para que puedas orinar o defecar, el
parasimpático los contrae para que cierren
El sistema parasimpático (al lado del simpático) está constituido por fibras
pertenecientes a ciertos nervios craneales y nervios raquídeos (de la región
sacra).
Estas fibras –que actúan independientemente de la voluntad– llegan a los órganos
que han de excitar pasando previamente por el ganglio parasimpático; éste se
halla ubicado junto a dicho órgano o en sus mismas estructuras.
El sistema parasimpático comprende dos porciones:
- La cráneo-bulbar
- La sacra
Parasimpático cráneo-bulbar
Está constituido por las fibras correspondientes a los siguientes nervios:
a) al motor ocular común
b) al facial
c) al glosofaríngeo
d) al vago o neumogástrico
Parasimpático sacro
Inerva el recto y la vejiga; relaja los esfínteres y estimula la evacuación.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
 NARANJO, Eliana: Biología. 8° Grado. Ediciones CO-BO, Caracas 1989.
 Enciclopedia Magna. Grupo Clase. El proyecto editorial americano del siglo
XXI.
 Progresiva Enciclopedia Interactiva de Apoyo al Estudio. Editorial Oceano.
 https://www.google.co-ve/sistema+nervioso+autonomo