You are on page 1of 2

La disputa entre la objetividad y subjetividad de la belleza se ha dado desde la antigüedad clásica y

continúa hasta nuestros días. Se tiene en muchos casos la noción errada que durante la
antigüedad predominó la teoría objetivista y que en los tiempos modernos se optó por la teoría
subjetivismo aunque como veremos más adelante ambas nociones se encuentran presentes a lo
largo de la historia y en muchos casos coe!isten entre sí en las posturas conciliatorias o
intermedias.
"urante la antigüedad el tema de la belleza #ue abordado principalmente por #ilóso#os. Las
personas incultas consideraban que la belleza era objetiva porque creían que las cosas eran bellas
en sí para ser percibidas como bellas. Los #ilóso#os tienen entonces dos caminos$ %ceptar esta
concepción o abandonarla por el subjetivismo est&tico.
Los pitagóricos mantenían que una de las propiedades de las cosas lo constituía la belleza
asociada con la armonía derivada de la proporción la medida y en última instancia el numero.
'omo tal la belleza era cosmoc&ntrica y no correspondía al hombre inventarla sino hallarla en el
universo.
'ontra esta estaban los so#istas cuya #iloso#ía antropoc&ntrica ponía al hombre como la medida de
todas las cosas y por e!tensión de la belleza una conclusión de su subjetivismo general ya que no
todo el mundo considera que las mismas cosas son bellas.
(l paso siguiente #ue de un rumbo intermedio que tomó una postura conciliatoria entre las posturas
de los so#istas y los pitagóricos. Según Sócrates e!isten dos tipos de bellezas$ Las cosas que son
bellas en si mismas y las cosas que son bellas para las personas que las utilizan. )abían cosas
que eran bellas por sus proporciones y otras que lo eran por su utilidad. (ra la primera solución que
juntaba ambos tipos de belleza la objetiva y la subjetiva.
*laton acepto las teorías de los pitagóricos y a#ianzó la postura objetiva de la belleza por los siglos
posteriores ya que %ristóteles nunca #ue tajante en lo que se re#ería a la subjetividad de la belleza
bene#iciando de esta manera a la opción tradicional de *latón.
Los estoicos tambi&n tenían una teoría objetivista de la belleza aunque creían que las impresiones
producto de los sentidos eran subjetivas mediante su adecuada +educación, podían llegar a ser
#uente de un conocimiento objetivo sobre la belleza.
% estas ideas objetivistas se les oponen ciertas escuelas #ilosó#icas como los epicúreos. -ilodemo
el principal escritor de est&tica entre los epicúreos sostienen que nada es bello por naturaleza y
que todos los juicios de belleza son subjetivos aunque no negaba que los hombres podían ponerse
de acuerdo en sus juicios subjetivos.
(stas dos teorias tambi&n in#luyeron en las artes como en la música donde la obra anónima
*roblemata a#irmaba que +la proporción nos agrada de #orma natural, y el ritmo nos encanta desde
que nacemos. *ero al mismo tiempo concluía que las melodías nos gustan porque hemos crecido
acostumbrados a estas.
La división de opiniones era más acentuada en las artes plásticas donde la objetividad y la
subjetividad de la belleza se traslucen en la escultura de las cual se cuestionaba si la belleza
e!istía dentro de la obra y el espectador la descubre o si en la mente de este se crea la belleza.
La controversia produjo una terminología especial$ La Simetría asociada con la belleza objetiva y la
(uritmia asociada con la subjetividad ya que su propósito es agradar al espectador.
Los artistas y arquitectos antiguos trataron de plasmar la simetría en sus obras pero se dieron
cuenta que muchas veces la per#ección de esta no era agradable al ojo humano por lo que
comenzaron a optar por la (uritmia realizando ajustes que serán placenteros a la contemplación
humana.