You are on page 1of 1

Victimas Y Vicitmarios De Tibirones

Tienen 400 millones de años y son los depredadores más importantes del mundo marino.
Su tamaño, forma, extraordinarios sentidos y la espectacularidad de sus ataques los han
convertido en los seres más temidos. Sin embargo, es uno de los animales más
vulnerables a la pesca y sus virtudes medicinales lo ponen en peligro de extinción.
Temibles y fascinantes. Solitarios depredadores que se encuentran en la cúspide de la
cadena alimenticia marina. Víctimas y victimarios, tan vulnerables a la caza como
oportunistas para el ataque. Los tiburones arrastran consigo una imagen plagada de
contradicciones y mitos que el cine de terror ha logrado enaltecer hasta convertirlos en los
animales más atractivos del planeta. En los mismos lugares donde estos peces gigantes
generan una media anual de 75 agresiones a personas, de las cuales 10 son mortales, allí
también desaparecen 30 millones de ellos a manos de la pesca deportiva y comercial. En
los últimos años, las campañas para prevenir ambos flagelos se intensificaron. Los
tiburones datan de hace 400 millones de años y son depredadores “ápex”, es decir, están
en la cúspide de la cadena alimenticia de los animales de mar y son los encargados de
ayudar a mantener el equilibrio del ecosistema acuático porque limitan la población de las
especies que comen. Por suerte, el ser humano no se encuentra entre ellas, pero la mala
reputación que tienen en este sentido –considerados los asesinos marinos por excelencia-
tampoco es casualidad. Estos animales están dotados de un desarrollo muy agudo de los
sentidos del olfato, gusto y oído –no así de la vista, que es corta-, y poseen también unas
células llamadas ciliadas que son las que envían información al cerebro con pistas sobre
cambios de corrientes marinas, movimientos de especies y hasta presión del agua o de
los campos electromagnéticos en varios metros a la redonda. De esta manera, suelen
localizar rápidamente la presencia de otro pez, persona, embarcación u objeto cualquiera
y orientarse rápidamente para ir en su busca. Pero esta capacidad sensorial se potencia
con otros atributos más visibles y temibles, como su gran boca con sus cientos de dientes
afilados. Si bien existen más de 350 especies, el más temido es sin duda el Gran Tiburón
Blanco por su gran tamaño –puede medir hasta nueve metros- y su naturaleza
depredadora y voraz. Los lugares más conocidos por presencia de tiburones son las
costas del norte del mar Caribe, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda y el Oeste de los
Estados Unidos, principalmente cerca de las playas de California.

.