You are on page 1of 3

Se denomina flora o biota intestinal al conjunto de bacterias que viven en el intestino, en una

relación de simbiosis tanto de tipo comensal como de mutualismo. Este conjunto forma parte de
la microbiota normal. La gran mayoría de estas bacterias no son dañinas para la salud, y muchas
son beneficiosas. Se calcula que el ser humano tiene en su interior unas 2.000 especies
bacterianas diferentes, de las cuales solamente 100 pueden llegar a ser perjudiciales.
1
muchas
especies animales dependen muy estrechamente de su flora intestinal. Por ejemplo, sin ella,
las vacas no serían capaces de digerir la celulosa, ni las termitas de alimentarse de madera, ya
que no son ellas mismas, sino su flora intestinal, las que son capaces de procesar este tipo de
alimentos. En el ser humano, la dependencia no es tan radical, pero sí es importante. Ayudan en
ocasiones a la absorción de nutrientes y forman un ecosistema complejo que se autorregula y se
mantiene en equilibrio. En otras ocasiones son imprescindibles para la síntesis de determinados
compuestos, como la vitamina k y algunas del complejo b. También tienen efectos colaterales,
como la producción de gases, responsables del olor característico de las heces. Algunas de ellas
pueden causar infecciones de cualquier gravedad. La flora del adulto está influenciada por una
serie de factores intrínsecos (secreciones intestinales) y extrínsecos
(envejecimiento, dieta, estrés, antibióticos y alimentos con componentes prebióticos o con
organismos probióticos).
El píloro es la válvula inferior que conecta el estómago con el duodeno.

el píloro constituye una pequeña porción del estómago que sirve de puerta de entrada
al duodeno (el principio del intestino delgado), cerrándose o abriéndose para impedir o dejar el
paso a los alimentos. Esta función permite que los alimentos sean digeridos por el estómago al
evitar que, por efecto de la gravedad, el alimento pase prematuramente al intestino. Cuando el
proceso de digestión gástrica ha finalizado, el píloro se abre, dejando pasar el quimo (líquido
denso, formado por el bolo alimenticio y los jugos gástricos hacia el intestino, donde tiene lugar un
tipo de digestión distinta).
El cardias es el término anatómico para la parte del estómago adjunto al esófago. El cardias se
inicia inmediatamente distal a la línea-z de la unión gastroesofágica, en donde elepitelio
escamoso del esófago da paso al epitelio cilíndrico del tracto gastrointestinal.
1

Proximal al cardias en la unión gastroesofágica (ge) se encuentra el esfínter esofágico inferior,
anatómicamente igual pero fisiológicamnte demostrable.
2
el área denominada cardias se solapa
con el esfínter esofágico inferior;
1
aunque, por definición, el cardias no contiene el esfínter
esofágico inferior. Aunque el tema fue polémica en el pasado, el consenso actual, afirma el cardias
es de hecho una parte del estómago.
2

3

El cardias se superpone con, pero no contiene específicamente, el esfínter esofágico
inferior (abreviadamente eei o les en inglés,
1
también conocido como esfínter cardiaco,
4
esfínter
gastroesofágico y esfínter esofágico
5
). Esto contrasta con el "esfínter esofágico superior"
contenido en la hipofaringe (área que se extiende desde la base de la lengua en el
cartílago cricoides) y que se compone de músculo estriado controlado por inervación somática.
Biología
La molleja es una especialización del estómago de ciertos invertebrados y vertebrados, como
pueden ser peces, algunos reptiles, los cocodrilos y las aves. Tiene una pared gruesa, no
glandular, con una fuerte musculatura. Permite triturar finamente la comida. Dentro de la molleja
de las aves pueden encontrarse gastrolitos.
1

La bilis es una sustancia líquida verde y de sabor amargo producida por el hígado de
muchos vertebrados. Interviene en los procesos de digestión funcionando como emulsionante, de
losácidos grasos (es decir, las convierten en gotitas muy pequeñas que pueden ser atacadas con
más facilidad por los jugos digestivos). Contiene sales biliares, proteínas, colesterol, hormonas y
agua (mayor componente, cerca del 97% del contenido total).
Su secreción es continua gracias al hígado, y en los periodos interdigestivos se almacena en
la vesícula biliar, y se libera al duodeno tras la ingesta de alimentos. Cuando comemos, la bilis sale
de la vesícula por las vías biliares al intestino delgado y se mezcla con las grasas de los alimentos.
Las sales biliares emulsionan las grasas en el contenido acuoso del intestino, del mismo modo que
los detergentes emulsionan la grasa de sartenes. Cuando las grasas ya están emulsionadas,
las enzimas del páncreas y de la mucosa intestinal las digieren.
La bilis está compuesta de agua, colesterol, lecitina (un fosfolípido), pigmentos biliares (bilirrubina y
biliverdina), sales biliares (glicocolato de sodio y taurocolato de
sodio)
[cita requerida]
e ionesbicarbonato.
Se le conoce coloquial y vulgarmente con el nombre de hiel.
El hígado (del latín iecur ficātum "alimentado con higos") es la más voluminosa de las vísceras y
una de las más importantes por su actividad metabólica. Es un órgano glandular al que se adjudica
funciones muy importantes, tales como la síntesis de proteínas plasmáticas, función desintoxicante,
almacenaje de vitaminas y glucógeno, además de secreción debilis, entre otras. También es el
responsable de eliminar de la sangre las sustancias que puedan resultar nocivas para el
organismo, convirtiéndolas en inocuas; está presente en el ser humano y se le puede hallar
en vertebrados y algunas otras especies inferiores.
1

La función endocrina es la encargada de producir y segregar dos hormonas importantes, entre
otras, la insulina y el glucógeno a partir de unas estructuras llamadas islotes de langerhans. En
ellas, las células alfa producen glucagón, que eleva el nivel de glucosa en la sangre; las células
beta producen insulina, que disminuye los niveles de glucosa sanguínea; y las células delta
producen somatostatina.

La función exocrina consiste en la producción del jugo pancreático que se vuelca a la segunda
porción del duodeno a través de dos conductos excretores: uno principal llamado conducto de varg
y otro accesorio llamado conducto de maihem (se desprende del principal). Además regula el
metabolismo de la grasas. El jugo pancreático está formado por agua, bicarbonato, y numerosas
enzimas digestivas, como la tripsina y quimotripsina (digieren proteínas), amilasa (digiere
polisacáridos), lipasa (digiere triglicéridos o lípidos), ribonucleasa (digiere arn) y
desoxirribonucleasa (digiere adn).