You are on page 1of 14

La Caña Panelera recomendaciones

Técnicos para su cultivo
Ing. Agr. Edith y Hernández P.
T.S.U. Adolfo E. Cortes G
Br. Agric. José A. Rincón C.



Hasta hace poco, el cultivo de la caña de azúcar con fines paneleros se consideró
como un renglón, en el cual la tecnología no formaba parte de los factores de
producción; pero actualmente es de tanta importancia económica que exige la
utilización de algunas técnicas y prácticas culturales para lograr una producción
rentable.
Las orientaciones y recomendaciones sugeridas a continuación se desprenden de: la
investigación agrícola realizada por el FONAIAP en el rubro caña de azúcar, en el
Estado Táchira y otras regiones productoras del país; la investigación realizada por
el Instituto Colombiano Agropecuario en el rubro caña panelera, en las regiones del
Departamento Norte de Santander y Santander; revisiones bibliográficas y
experiencia obtenida al evaluar algunas parcelas demostrativas de productores que
depositaron su confianza en el FONAIAP e introdujeron una nueva variedad y
tecnología diferente a la comúnmente utilizada en la caña panelera.
Los factores que intervienen en la producción de caña panelera son: suelo, clima,
agua y planta que, unidos al manejo tradicional, se reflejan en una productividad
con márgenes de ganancias muy escasos.
El nuevo sistema de manejo planteado por FONAIAP, contempla la introducción de
nuevas variedades y algunas prácticas culturales que, aunados a los factores de
producción ya mencionados, reflejarán altos rendimientos y mejores condiciones
económicos para el productor.
EFECTOS DE LOS FACTORES SUELO Y CLIMA EN LA PRODUCCIÓN DE CAÑA
PANELERA
Suelos
Por lo general, el suelo contiene la mayoría de los elementos esenciales en
cantidades suficientes para sostener la vegetación natural; sin embargo, para
obtener cosechas comerciales, es necesario suministrar nutrientes adicionales
(fertilizantes).
Las propiedades de los suelos ejercen influencia dominante en el desarrollo de la
caña, particularmente en el desarrollo de las raíces.


La semilla es cortada en esquejes de tres
yemas y amarrada en paquetes de 30
esquejes. De esta forma es más fácil su
transporte y distribución en el campo para
la siembra. También es fácil eliminar las
dañadas por diatrea o las que hayan
perdido las yemas.
La caña es un cultivo permanente que anualmente remueve grandes cantidades de
elementos nutritivos del suelo, los cuales deben devolverse mediante fertilizaciones
químicas y orgánicas. Para conocer las cantidades a aplicar, lo recomendado. es
guiarse por los análisis de suelos, los cuales se pueden solicitar en las estaciones
experimentales del FONAIAP.

Las características que debe poseer un suelo para caña de azúcar son las
siguientes:
Profundidad: Debe ser fácilmente penetrable al menos hasta 50-70 centímetros
de profundidad.
Color: Los mejores suelos en nuestro medio son aquellos que tienen el primer
horizonte de color marrón gris y el sub-suelo superior de color marrón, marrón
grisáceo o marrón rojizo, que indican un drenaje regulado.
Estructura: La estructura granular bien desarrollada, o aquella de pequeños
agregados, es la mejor.
Textura: La caña de azúcar acepta texturas medias (sueltos o arcillosos) y de
esta manera, los suelos tendrán suficiente cantidad de arcilla para almacenar agua
y nutrientes para la caña; arena que desplega y aumenta los espacios en el suelo y
facilita el movimiento de agua y oxígeno, y limo, que proporciona alimento a través
de sus coroides.
CLIMA
El clima contempla algunos elementos como: la lluvia (precipitación), la
temperatura, la luz, el viento y otros que en conjunto en un lugar dado determinan
un ambiente natural que permite la explotación de los cultivos, cuyos
requerimientos se adaptan a lo naturalmente presente en ese lugar determinado.
Lluvia: La caña de azúcar con fines paneleros requiere un óptimo de lluvia que va
entre l.500 - 1.700 mm anuales bien distribuidos. Las deficiencias de agua deben
suplirse con riego y los excesos, con buenos drenajes; no se recomienda sembrar
caña cuando las lluvias sean mayores de 2.000 mm anuales.
En los diferentes estados de desarrollo del cultivo, el agua es un elemento
necesario: Germinación: evita la desecación del esqueje o semilla en una
cantidad de proporcional, un exceso de agua lo pudriría. Encepamiento: en este
estado, la humedad del suelo favorece una mayor formación de
tallos. Crecimiento: las necesidades de agua son altas, ya que es un proceso de
alargamiento y división celular. Floración: se necesita humedad en los tejidos de la
planta. Maduración: la humedad afecta negativamente el contenido de azúcares
de la caña, pues ella determina que los azúcares formados por la planta sean
empleados en otras funciones, especialmente en el crecimiento y que muy pocos
sean acumulados. Una buena maduración se logra disminuyendo el crecimiento y
esto es posible reduciendo el contenido de humedad de la planta. En conclusión, la
caña debe sembrarse en una época que permita recibir la mayor cantidad de lluvia
cuando esté creciendo y muy poca o ninguna lluvia, para el momento de la
cosecha.
Temperatura: La mayor producción se logra con temperaturas de 25 y 26°C, con
un rango permisible de 20 a 30°C, cuando es de 19°C o temperaturas menores a
20°C, el crecimiento de la caña es más lento, los entrenudos son más cortos, se
alarga el período vegetativo y los tonelajes disminuyen. Las altas temperaturas
aceleran los procesos. La temperatura afecta todas las etapas del desarrollo del
cultivo; así tenemos que en:
Germinación: la temperatura óptima para el brote de las estanquillas debe ser de
30 a 34°C, se hace muy deficiente por debajo de los 20° y por encima de los 40°C.
Encepamiento por debajo de 20°C, el ahijamiento es muy reducido; aumenta al
elevarse la temperatura, hasta alcanzar un óptimo entre los 30° y
40°C. Crecimiento la temperatura debe ser alta, con poca diferencia entre el día y
la noche. Maduración requiere de temperaturas bajas en la noche que disminuyen
el proceso de crecimiento y favorecen la formación de azúcares, los cuales se
forman con temperatura alta en el día. Luz se necesita gran cantidad de luz en las
primeras etapas del cultivo: germinación, crecimiento y encepamiento y en la
maduración una alta intensidad de luz que reduce el agua de constitución y en
consecuencia mejora la maduración.
PREPARACIÓN DEL TERRENO PARA CAÑA DE AZUCAR
Según los sistemas de cultivo, la preparación del suelo incluye las siguientes
operaciones básicas para los ciclos nuevos y de renovación:
.Acondicionamiento de terrenos nuevos en caso de un cultivo nuevo.
.Romper cepas y subsolación en caso de renovación.
.Labranza primaria

Los terrenos nuevos se limpian mediante una operación de desmonte y labranza.
En suelos planos, una labor esencial es la nivelación del terreno para uso de riego
por surco.
Para la renovación de la caña, la primera operación después de la cosecha del
cultivo anterior será la destrucción de las cepas
Se emplea para esto un equipo rompe-cepas, el cual consiste en un subsolador con
dos discos de un diente de 60-65 centímetros, colocados uno a cada lado del
subsolador. El subsolador romperá el centro de la hilera, extrayendo las cepas,
mientras los discos las cortan y las dejan expuestas al aire seco en el terreno.
Suelos arcillosos, susceptibles de compactación, necesitan una operación de
subsolado profundo, anterior a la labranza primaria. Esta se realiza a una
profundidad de unos 50 centímetros, para romper el subsuelo y así mejorar la
aireación y absorción de agua. Posterior a estas labores, se inicia la aradura,
realizándola con un arado de vertedera o de disco, siendo más recomendable el
arado de disco. La profundidad de la aradura debe ser de unos 35 centímetros.
En laderas, el suelo puede prepararse con bueyes o, simplemente, se hacen los
surcos con azadón o pico a través de la pendiente, a una profundidad de unos 30
centímetros, de manera que quede una buena cama para la semilla ya la vez sirvan
de guía para las labores del cultivo como siembra, limpia y cosecha. La distancia
entre surcos debe estar entre 1,30 y 1,40 centímetros.
En conclusión, debemos decir que la preparación del suelo es un factor fundamental
para obtener buenas plantaciones de caña de azúcar, asegurándose facilidad de
desarrollo radicular , lo que hace que la planta tenga buen anclaje y una buena
área de absorción de agua y nutrientes, elementos necesarios para que una planta
sea vigorosa y resistente.
UTILIZACIÓN DE VARIEDADES
La variedad juega un papel importante en el cultivo de la caña de azúcar, si se
tiene en cuenta que la caña, como organismo viviente, se comporta de diferentes
maneras bajo distintas condiciones de clima y suelo, manifestando su mayor o
menor adaptabilidad directamente en su producción.
En Venezuela, especialmente en las áreas sembradas para panela, se encuentran
variedades que, debido a su condición de antigüedad, están en un proceso de
degradación natural, viéndose mermadas en su capacidad de producción.
CARACTERÍSTICAS DESEADAS PARA UNA VARIEDAD PANELERA
 Alta resistencia a enfermedades
 Adaptación a diferentes regiones
 Alta producción de caña
 Buenos rendimientos en cantidad y calidad de panela
 Buena retoñadora
 Resistente a sequías
 Erecta
 De fácil deshoje, poca o nula floración y de fácil manejo
De acuerdo a las experiencias en trabajos recientes realizados por FONAIAP-
Táchira, se recomienda la variedad PR 61632, la cual cumple con los requisitos
antes mencionados. Las variedades venezolanas V64-10 y V68-74 también cumplen
con los requisitos y su panela es de alta calidad. Estas variedades pueden
conseguirse en las Estaciones Experimentales del FONAIAP en Táchira, Trujillo,
Portuguesa, Yaracuy, Monagas o en el Centro Nacional de Investigaciones
Agropecuarias, en Maracay.
OBTENCIÓN Y PREPARACIÓN DE SEMILLA
La semilla es el punto de partida de una siembra sana y productiva. Debe prestarse
atención para tener éxito. Es frecuente la utilización de tres tipos de semilla :
La semilla de cogollo: Muchos agricultores creen que es el tipo de semilla más apta,
por su suculencia y porque su germinación es más rápida. Sin embargo, este tipo
de semilla presenta las siguientes desventajas:
 Mayor incidencia de plagas de variedades.
 Se presenta mezcla de variedades.
 Su inmadurez favorece los daños a las yemas.
La semilla de plantillas o socas: Esta semilla es barata y de calidad regular, pero
puede presentarse que dentro de la plantación utilizada para sacar la semilla, exista
una mezcla de variedades además del riesgo de diseminar algunas plagas y
enfermedades.
En caso de tener que utilizar este tipo de semilla, se deben seleccionar las que
tengan entre 7 a 9 meses, que procedan de una sola variedad y libres de plagas y
enfermedades. Las cañas deben ser de entrenudos gruesos y yemas sanas. Cada
trozo debe tener tres yemas y el corte debe hacerse recto, a mitad del entrenudo,
para no restarle nutrientes.
Semilla de semilleros: Es la de mejor calidad. Esta semilla puede tener un mayor
costo, que es compensado por su excelente calidad, su alto porcentaje de
germinación, pureza de variedad, menor incidencia de plagas y enfermedades y
mejor condición nutricional de la semilla. Se recomienda que cada agricultor haga
su propio semillero.
SEMILLERO
Un cañicultor debe tener un área dedicada para semillero, teniendo en cuenta que
una hectárea de semillero suministra material para 10 hectáreas, aproximadamente
8 Tn. de semilla x hectárea. Se debe cortar entre los 9 a 10 meses.
El semillero requiere un trato cuidadoso, principalmente en labores de riego y
fertilización. Deben eliminarse las plantas enfermas y las que sean de otra
variedad.
En cuanto al riego, debe ser frecuente y profundo; antes del corte, se debe regar el
semillero para obtener semilla suculenta y de germinación rápida.
Las fertilizaciones deben ser ricas en nitrógeno (250 Kg/ha), debido a que la planta
la va a utilizar en su gran desarrollo y, por consiguiente, se va a obtener semilla de
buena calidad.

Adulto de candelilla,
responsable del quemado de las
plantas; debe combatirse
apenas se note su presencia. En
caso de dudas, consulte a los
técnicos del FONAIAP.
SIEMBRA Y MÉTODOS DE SIEMBRA
Preparada la semilla, se debe transportar al sitio de siembra, cuidando las yemas
tanto en la carga como en la descarga. Si la siembra no puede efectuarse el mismo
día, esta semilla debe protegerse de los rayos solares, cubriéndola con paja y si va
a demorar mucho la siembra, posponer su corte. No debe sembrarse semilla que
está perforada por Diatraea.
Método de siembra: El más aconsejable es el de chorro corrido o hilera simple. Se
acuesta la semilla en el fondo del surco, colocándola punta con punta o una a
continuación de la otra y se tapa con 3 a 5 centímetros de tierra suelta,
aprisionándola poco. Debe darse un riego liviano para favorecer una rápida
germinación.
Densidad de siembra: Dependiendo de la pendiente del terreno, se utiliza una
distancia entre hilera o surco que va de 1,30 a 1,50 metros (1,30 m en plano y
1,50 m en laderas) y se contemplará una cantidad de 9 a l0 yemas x metro lineal,
lo que implica la cantidad de 3 a 4 esquejes o trozos x metro lineal.
FERTILIZACIÓN
Puede hacerse con el abono 15-15-15 suplementado con urea o preparar una
fórmula propia con superfosfato triple o fosfato diamónico, cloruro de potasio y
urea. Para ello, consulte a los técnicos del FONAIAP, quienes le dirán como hacerlo
y las cantidades a emplear, de acuerdo al análisis de suelo. Abonar significa
obtener más panelas por caña.
¿Cómo y cuándo fertilizar?
1. En plantilla:
a) Realizar la primera fertilización al momento de la siembra, en forma de chorro en
el fondo del surco, con todo el fósforo, un tercio de nitrógeno y un tercio de
potasio.
b) Al mes y medio de la siembra, realizar una segunda fertilización haciéndola en
forma de chorro, procurando que el abono quede cerca del pie de las plantas, con
un tercio de nitrógeno y un tercio de potasio.
c) A los 3 meses y medio, realizar una tercera fertilización de igual forma que la
anterior. Después de los cinco meses, no debe abonarse la caña porque los jugos
salen de mala calidad.
2. En soca:
a) Hacer una aplicación de la mitad del fertilizante lo más pronto posible después
del corte.
b) Aproximadamente al mes y medio de la primera aplicación, realizar una segunda
fertilización con la otra mitad de la dosis. Las cantidades que se deben aplicar de
cada fertilizante son muy variables, pues dependen del suelo y del estado de la
plantación.
Se recomienda hacer la fertilización de acuerdo al análisis químico del suelo. El
Servicio de Análisis de Suelo funciona en las estaciones experimentales del
FONAIAP.

Caña en pleno crecimiento, durante el período de
lluvias. El campo queda sellado con la caña
cuando se han controlado y ha habido buena
fertilización.
El deshoje de la caña es una tradicional entre los
paneleros, que trae ningún beneficio a la caña;
más bien aumenta los costos de4l cultivo. Las
nuevas variedades, recomendadas por el
FONAIAP, se desnudan fácilmente al momento de
la cosecha, lo cual hace innecesario el deshoje
temprano.
CONTROL DE MALEZAS
Las malezas, al competir con la caña por espacio, agua y nutrientes, así como al ser
hospederas de plagas y enfermedades, pueden causar bajas hasta de un 60%, en
los rendimientos.
Métodos de Control:
a) Manual. Se hace con pala o azadón, siendo el control más utilizado en las
laderas. Generalmente se hacen entre 3 y 5 desyerbes, según sea plantilla o soca.
El control es lento y se requiere gran cantidad de mano de obra, aumentando los
costos de producción. Aproximadamente, se necesitan entre 80-150 jornales por
hectárea al año. Es recomendable, cuando se hace este control, sobre todo en
cultivos establecidos en laderas, realizarlo a machete para evitar la erosión.
b) Químico. Se hace por medio del uso de herbicidas o mata-malezas. Es el más
recomendado por ser más económico, más eficiente; asimismo, facilita la atención
de explotaciones grandes. Sin embargo, su uso está muy restringido
especialmente, por falta de asesoramiento en el productor, para un manejo
adecuado de los productos a utilizar.
HERBICIDAS USADOS EN CAÑA DE AZÚCAR
En el FONAIAP han dado buenos resultados las aplicaciones de Gesapax 80 (3-4
kg/ha), de Gesapax 80 con Banvel (3 kg y I It/ha) y de Gesapax 80 con 2,4-0(3 kg
y 4 It/ha). El 2,4-0, es peligroso usarlo cuando hay otros cultivos cercanos, pues
los puede dañar. En esos casos, combine el Gesapax 80 con el Banvel.
Para el cultivo en ladera, se recomiendan las dos primeras limpias a machete y
luego, cuando la maleza tenga de 20 a 15 centímetros de alto, aplicar Gramoxone o
Oaconate (2 lt/ha), solamente en las calles, teniendo cuidado de no rociar la caña
porque la daña. De esta forma, se mantiene el suelo cubierto para evitar la erosión
y sin problemas de malezas.
Una vez que el follaje cubre toda el área, no se necesita aplicar más herbicida.
Períodos del cultivo
Periodo
Establecimiento 10 - 30 días
Germinativo
Vegetativo
Produccion renuevos y
alargamiento del tallo
150 - 350 días
Pre-cosecha
Antes de la maduracion
sazonado
70 - 200 días
Cosecha Maduracion 50 - 70 días
UTILIZACIÓN DE RIEGO
El riego es fundamental para la producción de la caña panelera, debiendo hacerse
el mejor uso del agua para lograr una producción eficiente y unos altos
rendimientos. Por eso, debemos conocer la cantidad de agua que recibimos por la
acción de la lluvia, para así suplir las deficiencias mediante la práctica del riego o
evacuar los excesos mediante la práctica del drenaje.
Dependiendo del clima, las necesidades de agua de la caña de azúcar son de 1.500
a 1.700 mm., distribuidos de manera uniforme durante la temporada de desarrollo.
Experimentalmente, se ha determinado que el consumo medio de agua por día
para, la caña de azúcar es de 5 a 6 mm., llegando a consumir de 6 a 7 mm/día en
los meses de máxima sequía y cuando tiene un crecimiento pujante.
Durante el período de establecimiento incluyendo la "nacencia" y el establecimiento
de las plántulas, son preferibles unas aplicaciones de riego ligeras y frecuentes.
Durante el período vegetativo inicial, la producción de chupones está en proporción
directa con la frecuencia de riego. Una proporción temprana es ideal, porque esto
permite una uniformidad en la edad de los brotes.
Durante el alargamiento del tallo y en el período inicial de la formación de la
cosecha, puede ampliarse la frecuencia de riego, pero debe efectuarse su
profundidad. En esta época se cuenta con el período fuerte de lluvias. En el período
de maduración, los riegos se disminuyen o se detienen, conociéndose este período
como "agoste" y es necesario para hacer que la cosecha madure.
MÉTODOS DE RIEGO
Los sistemas de riego más usados en el cultivo de la caña de azúcar son:
-Sistema de riego por surcos.
-Sistema de riego por aspersión.
-Sistema de riego por surcos.
Este último es el empleado más corrientemente. Para que el sistema funcione es
necesaria una buena nivelación del terreno, hasta donde las condiciones locales del
suelo y los costos lo permitan. El riego por surcos es adaptable a una amplia
variedad de pendientes, los surcos de riego se usan para campos relativamente
planos y, en el otro extremo, para campos con pendiente hasta del 45%. Los surcos
se trazan a contorno con pendientes variables, dependiendo de las características
del suelo. El sistema de surcos largos se usa para que un regador maneje una
cantidad de agua tan grande como sea posible.
Los canales distribuidores se utilizan al mismo tiempo para conducir los excesos de
agua de lluvia. Por medio de trinchos de guadua se represa el agua y se sube el
nivel para que descargue en los surcos. Con este sistema, en general, se pueden
regar unas 15 hectáreas en promedio, en cuatro o cinco días: por dos regadores,
en ocho horas de riego diarias.
Ciclo de vida de la candelilla
Huevos Ninfas Adulto
(10 - 20 días)
Eclosión
+ (30 - 35 días) días
=
(15 - 20 días) =55 - 75
días
Total promedio del ciclo = 65 días
Sistema de riego por aspersión:
Es la forma mecánica de aplicar el agua por medio de rociadores, simulando la
precipitación natural, pero controlando su cantidad y uniformidad. El riego por
aspersión se prefiere en el cultivo de la caña cuando:
a) Los suelos son muy porosos para una buena distribución de agua rodada.
b) Los suelos son muy delgados para permitir la nivelación adecuada.
c) La tierra tiene fuertes pendientes y se erosiona con facilidad.
d) El agua y los salarios son costosos.
e) Se dispone de cantidades reducidas de agua.
f) Se requiere alta eficiencia en las aplicaciones de agua.
PRINCIPALES PLAGAS DEL CULTIVO Y SU CONTROL
Las plagas más importantes del cultivo de la caña de azúcar actualmente son: la
Candelilla (Aeneolamia varia) y los Taladradores (Diatraea spp ).
ocasionalmente, se presentan ataques fuertes del "Salta Hoja Verde" o
"Chicharrita"(Saccharosydne saccharivora), el Gusano Medidor de los
Pastos (Mocis latipes) y el Afido Amarillo (Sipha flava). El daño ocasionado por
los Taladradores y la Candelilla representa pérdidas anuales de varios millones de
bolívares. Al complejoDiatraea spp, se le considera responsable de una pérdida de
6 a 7 por ciento de la producción azucarera del país, pérdidas estimadas para 1976
en 40 millones de bolívares. Según los datos del Anuario de "DIVE-NAZ", las
pérdidas ocasionadas por la Candelilla al país en 1978, fueron de 8.112.000
bolívares y las pérdidas para los cañicultores de 5.181.914 bolívares.
Candelilla
También conocida como "Salivita" "Salivazo" "Meón" es un insecto que mide de 0,5
a un centímetro; es de color negro, con franjas que varían desde el amarillo pálido
hasta el anaranjado rojizo.
La plaga pasa por tres fases, en sus diferentes estados de desarrollo: huevos,
ninfas y adultos. Desde el momento de la eclosión de los huevos (transformación
de los huevos en ninfas) hasta la formación de los adultos, transcurren
aproximadamente 40-50 días.
Los huevos y las ninfas requieren de ciertas condiciones de humedad para
sobrevivir, por ello, la plaga sólo se presenta en el período de lluvias. Cuando las
condiciones ambientales no le favorecen (sequías prolongadas), los huevos
permanecen inactivos y de esta forma pueden durar de 3-4 años, esperando que
las condiciones ambientales les sean favorable para continuar con ciclo de
desarrollo, transformándose en ninfas y posteriormente en adulto.
El adulto es el que ocasiona los mayores daños, ya que chupa la savia de las hojas
y al mismo tiempo aplica una toxina que provoca la quemazón de ellas.
Los síntomas del daño consisten en unos puntos rojos al principio que se van
extendiendo a lo largo de la hoja, tomando una coloración amarillo pálido que luego
se torna marrón. Las cañas pueden observarse completamente secas en pleno
invierno, en casos extremos, la pérdida es tan grande, que no se pagan los gastos
de corte y transporte.
Control: Es necesario llevar a cabo un manejo integrado de la plaga por medio de
la aplicación de todas las prácticas, procedimientos y técnicas que pueden ser
utilizados en una forma integral para lograr un combate eficiente de las plagas,
empleando productos químicos como última alternativa.
Cultural: Cortar los troncones a ras del suelo, recoger toda la basura y quemarla,
realizar un rajado de soca, voltear con ganchos o arado a una profundidad de lO a
15 centímetros para exponer los huevos al sol; evitar encharcamientos, controlar
las malezas, eliminar los cortes de caña donde la infestación sea mayor. Esto en
terreno plano. Para cultivos en laderas, no debe quemarse. Alinear la basura fuera
de las cepas, mantener éstas limpias y si se observan "salivitas" aplicarle un
insecticida en el surco.
Químico: Cuando la presencia de la plaga toque los niveles críticos (tres adultos y
ocho ninfas por punto de 40 tallos), se recomienda utilizar insecticidas granulados,
dirigidos específicamente al combate de ninfas (Basudin, Etrofola o Temic al 10% a
razón de 10 kg/ha).
Taladradores de la caña de azúcar (Diatraea spp ). Los adultos son mariposas de
color crema, miden de 2.5-4 centímetros, ponen de uno asta 200 huevos en las
hojas. La larva mide 2,5 cm y se reconoce por su crema claro y una serie puntos
oscuros en el dorso; posee cabeza oscura. Es la causante del mayor daño, al
perforar yemas, nudos y entrenudos volver a salir , dejando un orificio de salida
que permite que los jugos se "aguarapen" lo que incrementa los daños y pérdidas
para el productor.
Control cultural: Mantener libres de malezas plantaciones fuertes, con buen uso
de riegos abonamientos. No se debe permitir bajo ninguna circunstancia, el
transporte de cañas de cualquier clase de una zona a otra, sin que ellas
previamente hayan sido inspeccionadas y estén libres de infestación (tallos
perforados).
Control biológicos: Se hace a través de la Mosca Amazónica cuya larva
parasíta dentro de las larvas de los taladradores, destruyéndolos antes de que
estos puedan transformarse en mariposas y dar origen a otra generaciones. Esas
Moscas se consiguen en los centrales Azucareros. Se deben liberar de 30-40
moscas por hectáreas.
Principales Enfermedades del cultivo
El cultivo de la caña de azúcar es atacado por numerosos patógenos como
hongos, virus y nemátodos. Así tenemos:
Carbón (Ustilago scitaminea ) enfermedad fungosa, cuyos síntomas extremos
en la planta son: achaparramiento de éstas, con tallos muy delgados,
entrenudos espaciados, hojas estrechas y pequeñas estructuras en forma de
látigo en la parte terminal de la planta.
La perdida causadas por esta humedad son de proporciones de económicas
elevadas, lo cual obligan eliminar aquellas plantaciones donde la infección es muy
grande y sustituirlas por variedades altamente resistentes.
El control se logra utilizando actividades resistentes, eliminando las cepas que
aparecen con esta enfermedad cuando la infección es de niveles muy bajos;
seleccionar material sano para siembra de nuevas zonas. Sembrar variedades
como PR 61632, V64-10, V 68-78 y otras recomendadas por el FONAIAP.
Escaldadura foliar (Xanthomose, albilineans)
Enfermedad producida por bacterias, se caracteriza por provocar, en una fase
prolongada, un rayado angosto blancuzco a lo largo de la nervadura o vena central
de las hojas y un profundo desarrollo de los brotes laterales en todo el tallo,
causando posteriormente la muerte de la cepa. La transmisión ocurre
principalmente por cortes en machetes infestados y uso de semillas provenientes
de material enfermo. El control se logra con el uso de variedades resistentes.
La Roya (Puccinia melanocephala) Enfermedad producida por un longo,
caracterizada por numerosas manchas pardas oscuras que sobresalen en la
superficie de as hojas; estas manchas son más risibles en el envés de las hojas. En
ataques severos y en variedades susceptibles, produce una quemazón intensa del
follaje, lo cual determina reducción del rendimiento en azúcar por hectárea. Como
todas las demás formas de control, ya existen variedades resistentes a esta
enfermedad, la cual es relativamente nueva.
Mosaico de la caña de azúcar
Enfermedad virosa que se caracteriza por producir un crecimiento lento,
amarillamiento generalizado en el follaje y la presencia en las hojas de zonas de
color verde normal con un fondo de áreas amarillentas más claro, dando la
impresión de un mosaico de colores verde y amarillo en las hojas. Estos síntomas
son más evidentes en la parte basal de las hojas en crecimiento activo.
Frecuentemente las áreas cloróticas se presentan también en las vainas de las
hojas. Es transmitida por áfidos a las variedades susceptibles y baja
considerablemente las toneladas de caña a producir. Una de las formas de provocar
la infestación es el uso de semillas infestadas en la siembra, por lo cual se debe
usar semilla proveniente de cepas o zonas donde no exista tal enfermedad.
El control debe hacerse mediante el uso de variedades resistentes y eliminación de
plantas infestadas cuando la infección es considerada muy baja.
SAZONADO Y MADURACIÓN
Los rendimientos máximos en caña sólo se pueden obtener si la cosecha está bien
"sazonada " antes del corte, lo cual se consigue cuando el tallo disminuye su
crecimiento. Bajas temperaturas, sequía moderada y ausencia de nitrógeno son
importantes para la maduración. La edad y la condición de la caña desempeñan
papeles dominantes en la madurez. La edad está influenciada por la altura sobre el
nivel del mar; a mayor altura, menor temperatura por lo tanto, se alarga la
maduración.
La edad de corte podría establecerse así: cañas sembradas hasta 1.200 meses, a
los 12-14 meses: de 1.200 a 1.500 meses, a los 16 meses y de 1.500 a 1.800
meses, entre 18 y 22 meses. En todo caso, los cambios de color del tallo y las hojas
le indican al agricultor que la caña está lista para la cosecha.
COSECHA
Es recomendable el corte por "parejo" y siempre en crudo; este corte se hace a
machete cortando "parejo" toda la plantación. Mediante este sistema se permite la
entrada de la maquinaria o de los animales a cualquier parte, haciendo económicos
la carga y el transporte. También facilita las labores de la soca.
El corte se debe hacer a ras del suelo, para evitar el desarrollo de plagas,
enfermedades y fermentaciones de las cepas.
En el cañamelar aparecen a veces chupones o hijos, los cuales no deben llevarse al
trapiche, ya que por falta de madurez perjudican la concentración de los jugos. Al
cosechar la caña debe eliminarse el cogollo, ya que es pobre en concentración de
azúcar; Toda la basura dejada por la cosecha debe alinearse en los entresurcos
para que los brotes de la soca emerjan rápidamente.
Necesitan más cal los jugos
provenientes de cañas
Necesitan menos cal los jugos
provenientes de cañas
De suelos de reciente desmonte Madurez
Florecidas
Producidas en suelos sueltos (pedregosos
o arenosos)
De primer corte, en suelos ricos en
materia orgánica
Molidas rápidamente después de cortadas
Quemadas Sanas
De dos o más días entre corte y molienda Socas
Perforada por diatraea.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA CALIDAD DE LA PANELA
Edad insuficiente de la caña: Cañas no sazonadas dan generalmente panela de baja
calidad, porque el azúcar es escaso, la pureza de los jugos es baja ya que existen
abundantes gomas. La edad del corte no puede precisarse, ya que esto depende de
la variedad, clima y suelo. Largos períodos entre corte y molienda: Las cañas, una
vez cortadas, se descomponen rápidamente. Para evitar pérdidas en la inversión de
los azúcares, las cañas deben molerse dentro de las 24 horas después del corte.
Las cañas oportunamente molidas se obtienen jugos de más alta pureza, mieles de
cristalización más rápida, mayores cristales y mejor producto.
Manejo inadecuado de la cosecha: Cuando el precio de la panela es alto o el
obrero no es práctico, se corta el tallo con mucho cogollo y los jugos de este son
siempre de baja pureza y azúcar, por lo tanto, rebajan la calidad de los guarapos.
Beneficio de los chupones de agua: A pesar de que los tallos robustos que
crecen algunas veces en las plantaciones, halagan por su apariencia al propietario,
se ha comprobado que sus jugos son de pésima calidad y que, al molerlos, bajan la
pureza de los guarapos. Basta retirarlos para que mejore notablemente la calidad
de la panela.
Uso excesivo de cal: La cal sirve para librar los jugos de impurezas, pero a medida
que se abusa de ella, el color de la panela va siendo más oscuro, aún cuando
mejore su finura. A veces, el color de la panela es desuniforme, debido a que la
lechada de cal no tiene la misma densidad.
Es conveniente usar cal de alta calidad. Falta de aseo en el pozuelo: El pozuelo,
donde se depositan los jugos fríos que salen del trapiche, debe lavarse al menos
después de tres vaciadas, ya que sino se lavan se produce fermentación de los
residuos.
Mal combustible o incapacidad, del parrillero: Cuando el combustible está húmedo,
arde defectuosamente y la temperatura que se obtiene no es suficiente para
evaporar el agua rápidamente; esto produce panela blanda y de mal presentación.
Si un parrillero aún con buen combustible, no es capaz de sostener el fuego a un
punto apropiado, puede ocurrir que no se precipite la ebullición de los guarapos o
que haya "recocimiento" de él. El parrillero es uno de los hombres de mayor
responsabilidad en el trapiche.
Cañas guarapudas: Por cañas "guarapudas" se entiende las producidas en suelos
húmedos o del primer corte hecho en tierras fértiles. Estas cañas producen panela
salobre por falta de maduración.
Mezcla de la cachaza: A veces, por descuido, los guarapos hierven sin haberlos
limpiado totalmente de su cachaza; guarapos impuros dan panela de mala calidad.
Excesiva presión de las masas: Si para conseguir mayor extracción y
rendimiento se ajustan mucho las masas del trapiche, pasarán al guarapo
sustancias colorantes que lo tiñen y gomas que impiden la formación de cristales,
desmejorando la calidad.
Cañas sobre maduras: Las cañas pasadas de madurez tienen baja pureza y
producen panelas blandas. Desaseo de la fábrica: Los residuos de guarapo, miel y
panela que quedan en las masas, tuberías, pozuelos, pailas, etc., se "avinagran" y
transmiten esos fermentos a los guarapos nuevos. Es por esto indispensable la
limpieza del trapiche.