You are on page 1of 16

PsicoMundo

www.psicomundo.com
info@psicomundo.com
EduPsi
Programa de Seminarios por Internet
www.edupsi.com
seminarios@edupsi.com
Lacan - Marx
Introducción y perspectiva del
seminario !II "El env#s del psicoan$lisis%
www.edupsi.com&lacanmarx
lacanmarx@edupsi.com
'ictado por 'iego (oppo
CLASE N° 1: Lacan (Althusser/Foucault) Marx
Vamos a comenzar recorriendo la Conferencia que diera Foucault el 22 de febrero de
1969 en la Sociedad Francesa de Filosofía y que fue publicada bajo el título de “¿Qué
es un autor?”
1
¿u! tiene de rele"ante para nosotros esta Conferencia# $or lo menos
dos puntos% el primero es que &acan asisti' a ese encuentro( )l se*undo+ y "inculado al
primero+ es que sobre la base de esa asistencia "amos a intentar determinar qu!
incidencia tu"o ,si es que la tu"o- esta Conferencia en la instauraci'n por parte de
&acan de la teoría de los discursos(
Si uno toma en cuenta la fec.a de inicio y desarrollo del Seminario 1/ dedicado a fondo
a la teoría de los discursos 0diciembre de 1969 a junio de 19/12+ podr3 afirmar que al
menos desde el punto de "ista cronol'*ico fue posible la incidencia que mencionamos
m3s arriba(
)s el propio &acan quien reconoce -en la sesi'n del 26 de febrero del 69 de su
Seminario 4ro( 16- con su acci'n de referirse a su asistencia a la Conferencia de
Foucault+ el .aber sido influenciado( )l dice% “me consideré allí convocado”(
4o podemos perder de "ista que en la Conferencia de Foucault .ay dos *randes autores
que son separados del conjunto de todos los otros autores( 5e refiero a Freud y a 5ar6(
)s muc.o m3s conocida la influencia del primero sobre &acan( $ero no podemos dejar
de se7alar al*o que en nuestro medio psicoanalítico *oza de un no tratamiento% .ablo de
la incidencia de 5ar6 en &acan( )n el transcurso del desarrollo de este Seminario
puntualizar! aspectos te'ricos compartidos mediante analo*ías entre la teoría mar6ista y
la lacaniana( $ero en este punto no quiero dejar de se7alar el .ilo transferencial que en
una de sus determinaciones ,las personales y te'ricas- lle"' al m36imo representante de
la conciencia de la economía política ,a tra"!s de su crítica- .asta la teoría de los
discursos de &acan(
1
&a Conferencia fue publicada en el libro 8)ntre filosofía y literatura9+ Volumen :+ 1999+ )d( $aid's(
$uede encontrarse una "ersi'n di*ital en ;;;(scribd(com<doc<=/>?>=1<ue-es-un-@utor-5-Foucault+
aunque lamentablemente no fi*uran en esta "ersi'n las pre*untas formuladas por al*unos asistentes a la
Conferencia% dABrmesson+ Coldman+ De Candillac+ Ellmo y qui!n% &acan(
)se .ilo transferencial+ adem3s de .abitado por Foucault ,y probado en su Conferencia-
tiene un antecendente cronol'*ico en la relaci'n entre @lt.usser y &acan( &a
correspondencia entre ambos 0publicada .ace ya poco m3s de diez a7os en espa7ol2 da
prueba de ello+ ya que tal intercambio epistolar se mantu"o entre los a7os 196= y 1969
2
(
)s interesante se7alar que el puntapi! inicial de ese intercambio fue dado por &acan
=
+ es
decir no se trat' de una respuesta a @lt.usser ,si !ste .ubiese sido el iniciador del
di3lo*o- sino de una demanda del psicoanalista al fil'sofo(
u! le respondi' @lt.usser entre otras cosas en tan s'lo cinco días% “(…) en el
momento pues en que descubrí estar en condiciones de dar al pensamiento de Marx
(…) su orma te!rica" entonces me vi en el umbral de comprenderlo a usted”( Btra "ez+
y con una retroacci'n de seis a7os respecto de aquella Conferencia de Foucault+
encontramos a 5ar6 siendo se7alado por aquellos a quienes &acan se diri*ía(
&ue*o 5ar6 permanecería presente entre ambos+ inclusi"e de manera confesa por &acan
cuando el 12 de octubre de 196F le escribe a @lt.usser% “#sto$ le$endo con deleite el
volumen que usted tuvo la bondad de enviarme”G se estaba refiriendo nada m3s y nada
menos que a una de las principales obras de @lt.usser% “%a revoluci!n te!rica de Marx9
08&our Marx92( $odría uno pre*untarse% ¿Ser3n !stas adulaciones producidas a fin de
con*ratular al semejante# 4o faltaría quien formulara esta pre*unta depreciando así una
posible consideraci'n de la relaci'n &acan-5ar6( )n ese caso aceptamos de buena *ana
la pre*unta+ pero respondemos que no es este el caso en tanto la e6plicaci'n de uno de
los principales conceptos in"entados por el primero -me refiero al objeto 8a9- fue
presentada con uno de los conceptos de los cuales 5ar6 fue a su "ez si bien no su
in"entor sí tal "ez su *ran e6positor% la plus"alía(
)n este trabajo+ mientras desarrollamos una introducci'n pero fundamentalmente un
intento de prospecci!n a la teoría lacaniana de los discursos+ tratar! de poner a prueba
cu3les son los alcances de la referencia que .ace &acan a conceptos de la teoría mar6ista
y en el caso de poder establecer los límites de ese alcance+ intentar retomar desde allí+
suponiendo que una buena ubicaci'n al respecto pondr3 en el mismo camino la
orientaci'n de la resoluci'n del síntoma del sujeto, a su "ez quiz3s siempre
sintom3tica- con la de las cat3strofes sociales que se encuentran en el curso del camino
del aumento de la tasa de e6plotaci'n(
Qué es un autor?
:niciando el an3lisis de la Conferencia de Foucault cabe plantearnos una primera posible
diferenciaci'n entre un autor y la func!n autor(
@quí es necesario .acer un se7alamiento% lo que nunca aparece a lo lar*o de la
Conferencia es la e6presi'n si*uiente% 8funci'n "el autor9(
2
@lt.usser+ &ouis( 8)scritos sobre psicoan3lisis( Freíd y &acan9( )ditorial Si*lo HH:( $rimera edici'n en
franc!s% 199=(
=
)l 21 de no"iembre de 196=(
&as e6presiones que aparecen de modo sistem3tico+ es decir+ en m3s de una ocasi'n son%
8funci'n autor9+ 8funci'n 8autor99 y funci'n-autor9(
&a ausencia de la e6presi'n 8funci'n del autor9 la interpretamos como no trat3ndose en
la Conferencia de la funci'n que al*uien puede cumplir en cierto aspecto+ en este caso
un autor(
&as reiteradas formas en que aparecen los otros tres tipos de e6presiones nos dejan
establecido claramente que se trata de un tipo particular de funci'n( )s decir+ 8unci!n
autor9+ “unci!n “autor”” y “unci!n'autor” nos est3n desi*nando pr3cticamente al
nombre propio de una funci'n(
$re*unt!monos entonces% qu! entendemos por la palabra 8funci'n9(
@lumna% &a funci'n est3 m3s all3 de una persona( @l*o que est3 instaladoG estoy
pensando en una escuela y la funci'n directi"a+ por ejemplo( @ "eces el director no est3
presente en la escuela+ porque por ejemplo se fue a .acer un tr3mite fuera del
establecimiento( $or .aber una or*anizaci'n pre"ia+ un cierto orden se da el caso de que
al*uien cumpla 8la funci'n de director9( &as cosas continIan funcionando a pesar de la
ausencia de la persona del director pero a raz'n de la presencia de la funci'n de
director(
@lumno% Jo creo que es un punto de referencia( Jo me mue"o de acuerdo a la
referencia que ten*o( Si soy .ija o soy madre+ padre+ o soy directora+ o soy profesora(
Jo ten*o puntos de referencia y los dem3s me tienen a mí como punto de referencia(
Coppo% Kueno+ .asta a.ora+ por lo que .an nombrado+ se trataría de un conjunto de
lu*ares que ,como todo lu*ar- es pasible de ser ocupado(
@lumna% Loles(
Coppo% Mabitualmente se dice que al*uien cumple 8el rol deN9 o 8la funci'n deN9(
$ara Foucault fue un problema difícil de responder por medio de una definici'n de qu!
se trata cuando se .abla de de 8autor9(
Freud tambi!n se .abía percatado de que en ocasiones el autor puede ser al*o complejo+
es decir+ no una unidad simple sino una unidad estructurada( &e3moslo%
“( bien" se)ores* (…) +o esto$ tan enamorado de mi arte expositivo que quiera ,acer
pasar por un especial atractivo cada uno de sus deectos estéticos- ( ,asta creo que
podría ,aberles presentado las cosas de otro modo" con m.s venta/a para ustedes* por
otra parte" estaba en mi prop!sito ,acerlo- &ero uno no siempre puede llevar a la
pr.ctica sus prop!sitos ra0onables- 1 menudo en el material mismo ,a$ al2o que lo
manda a uno $ lo ,ace desviarse de sus primeras intenciones. Ni siquiera una tarea
tan simple como ordenar un material bien conocido se pliega del todo al capricho del
autor; se dispone a su antojo, y sólo con posterioridad puede uno preguntarse por qué
tomó ese aspecto y no otro.”
3
?
2?O( Conferencia de introducci'n al psicoan3lisis 01916-1/2% 8)l estado neur'tico comIn9( Pomo HV:+
)d( @morrortu( )l destacado es nuestro(
$or nuestra parte+ podemos acompa7ar a Foucault en la estipulaci'n que !l .ace de este
problema y "er a d'nde lo 0y nos2 lle"a( $arece en principio tratarse de un problema
filos'fico en tanto no est3 .ablando de una definici'n o del si*nificado que pueda dar de
lo que es la palabra 8autor9 por el lado de su etimolo*ía+ o por el lado del si*nificado
brindado por los diccionarios+ sino que m3s bien+ como es un planteo filos'fico+ trata de
problematizar la definici'n que nos podría dar por ejemplo+ y justamente+ el diccionario(
)l diccionario tiende a cerrarle la puerta a los problemas filos'ficosG m3s bien !l nos da
una respuesta operati"a cuando necesitamos saber el si*nificado de al*una palabra o
inclusi"e en ocasiones de al*una e6presi'n(
@l mismo tiempo que Foucault se preocupa por el problema filos'fico+ tambi!n lo est3
en esta !poca por los problemas del len*uaje( Qustamente en el mismo a7o que dicta
esta conferencia+ 1969+ se publica en Francia su libro “%a arqueolo2ía del saber”
4
- “%a
arqueolo2ía del saber9 est3 compuesto por cinco capítulos+ incluyendo la conclusi'n( )l
primero es la 8:ntroducci'n9 pero ya el se*undo se llama% 8&as re*ularidades
discursi"as9( )ste a su "ez contiene subitems% el subitem 1 se llama 8&as unidades del
discurso9( )l 2+ 8&as formaciones discursi"as9( )l =+ 8&a formaci'n de los objetos del
discurso9( )l ?+ 8&a formaci'n de las modalidades enunciati"as9( uiero decir que para
Foucault+ en esta !poca al menos+ uno de los problemas que lo preocupaban+ que lo
interro*aban y que lo lle"aban a escribir o a dictar conferencias era el del len*uaje(
En autor que desde el campo de la matem3tica y la l'*ica se ocup' puntualmente de la
noci'n de 8funci'n9 fue Cottlob Fre*e 01>?>-192F2( Se*In al*In comentarista la
en"er*adura de la obra de Fre*e es de tal ma*nitud que aquellos sobre los que
influy' fueron personajes del tama7o intelectual de Lussell+ Carnap+ Ritt*enstein y
Musserl( Fre*e es considerado el fundador de la l'*ica moderna+ es decir+ que .a
sido colocado a la altura nada m3s y nada menos que de @rist'teles en tanto !ste
Iltimo es considerado fundador de la l'*ica cl3sica(
Fre*e dict' una conferencia el 9 de enero de 1>91 en la Sociedad de 5edicina y
Ciencias 4aturales de Qena que lue*o dio lu*ar al artículo que .oy conocemos bajo el
nombre de 8Funci'n y concepto9
6
(
Se dedica allí a analizar esa e6presi'n matem3tica 0la funci'n2+ esa e6presi'n al*ebraica
en la que se afirma la e6istencia de un elemento que no se sabe cu3l es y al que suele
asi*n3rsele para su representaci'n la letra 869( Se trata simplemente+ pero con todo lo
que ello implica+ de formalizar una e6presi'n del len*uaje "ul*ar ,llamado
corrientemente 8len*uaje ordinario9 por la filosofía del len*uaje o tambi!n conocida
bajo el adjeti"o de 8analítica9- con una e6presi'n de otro len*uaje+ llamado usualmente
8len*uaje artificial9+ como puede ser por ejemplo el de la matem3tica( @l elemento que
se desconoce de esa e6presi'n del len*uaje artificial pero que sin embar*o se lo
reconoce+ se lo simboliza con otro elemento que constituye un si*no arbitrario% para el
caso 869( &o que simboliza ese elemento arbitrario es que en esa e6presi'n matem3tica+
al*o siempre puede ser reemplazado+ aunque la operaci'n que recai*a sobre ese al*o
siempre "a a ser la que indica la otra parte de la funci'n+ parte que no posee la
propiedad de ser sustituible( Fre*e dice% “#sta es la dierencia de principio que ,a$
entre las unciones $ los n5meros-”
F
May edici'n en espa7ol% Si*lo HH: )ditores(
6
)sta conferencia se encuentra en 8)studios sobre sem3ntica9+ editorial Mipam!rica(
4os encontramos frente a dos tipos posibles de e6presiones% unas "ariables y otras no
"ariables( &as primeras son las funciones+ las se*undas son los nImeros( )jemplo de la
primera es 826 S 29( )jemplo de la se*unda es 829( May una indeterminaci'n en el caso
de la primer e6presi'n+ la cual cambia cualitati"amente -pasando a ser determinada-
s'lo en el caso de que reemplacemos a la 869 por un nImero( )n cambio+ en el caso de
la se*unda e6presi'n 08292+ ella se encuentra absolutamente determinada(
Fre*e llama a la e6presi'n que contiene un elemento desconocido 0pero reconocido y
reconocible2 y a la "ez reemplazable por un elemento arbitrario+ capaz de ser a su "ez
nue"amente reemplazado por cualquier otro elemento% e6presi'n no saturada( )s una
e6presi'n que tiene un lu*ar "acío( J ese lu*ar "acío(((
@lumna% )s lo que se llama una "ariable#
Coppo% Si+ una "ariable pero no es con ese nombre como lo llama Fre*e( @ la 869 de la
funci'n y a todos los nImeros que pueden e"entualmente ocupar su lu*ar Fre*e los
llama 8ar*umento9( )n ese lu*ar preciso de la e6presi'n se pueden poner a su "ez
distintas e6presiones y+ l'*icamente+ lo que resulta de la funci'n es distinto se*In el
ar*umento que se ubique allí(
¿$or qu! realizamos en este punto una consideraci'n de lo que Fre*e entienden por
8funci'n9# &o .acemos porque la consideraci'n matem3tica del concepto de funci'n
nos permite resaltar la diferencia entre al*o no "ariable 0los nImeros2 y al*o "ariable 0la
funci'n2(
&a relaci'n entre 8funci'n9 y 8ar*umento9 nos permite introducir la consideraci'n de
al*o no "ariable 0un discurso2 en relaci'n a la "ariabilidad que le entre*a su a*ente
determinado 0el amo+ la uni"ersidad+ la .ist!rica o el analista2( Foucault capt' la
"ariabilidad que le entre*a a un discurso o a un te6to la relaci'n que !ste tiene con su
autorG es por eso que le result' necesario in"entar la idea de “unci!n autor9 o sus otras
dos "ariantes que .emos se7alado “unci!n “autor”” o “unci!n'autor9
&o que Foucault trata de .acer es interro*ar al si*nificado que nosotros podamos
otor*ar+ desde el len*uaje corriente+ a la palabra 8autor9+ en el sentido de aquel que
escribe al*o o aquel que dice al*o a tra"!s de un discurso( 53s bien Foucault introduce
la consideraci'n del autor como aquello que cumple una cierta funci'n en un discurso(

Pambi!n y como consecuencia de distanciarse de la consideraci'n "ul*ar que nos
entre*a el len*uaje cotidiano+ no necesariamente la unci!n autor es cubierta por una
persona( )s m3s+ tampoco por una persona s'la o s'lo por una persona( Foucault da un
ejemplo que es el de KourbaTi( KourbaTi es el autor de una serie de te6tos+ sin embar*o
no es el nombre propio de una persona+ sino de un *rupo de matem3ticos franceses que
se autonomin' de esa manera y trabajan en funci'n de ese nombre de autor( &o mismo
pasa con el libro+ muy recomendable para mí por otra parte+ de l'*ica “6ntroducci!n a
la l!2ica” cuyo autor es &(P(F( Camut y cuya edici'n en idioma ori*inal es de 19>2
/
(
)sta obra .a adquirido tal !6ito en los 3mbitos acad!micos que inclusi"e .a lle*ado a
/
May edici'n en castellano% )ditorial )udeba+ 2112(
reemplazar en ellos a la cl3sica “6ntroducci!n a la l!2ica” de :r"in* Copi
>
( Pal "ez para
"uestra sorpresa+ &(P(F( Camut no es un se7or o una se7ora como supon*o que al menos
a la mayoría de ustedes le .a parecido( 8&(P(F( Camut9+ tal como lo .a denominado el
director de la colecci'n en que fuera publicado el libro ,se trata de )duardo Karrio-+ es
un 8seud'nimo colecti"o9 en el que se encuentran incluídos los si*uientes se7ores%
Qo.an "an Kent.em+ Dic. de Qon*.+ Qeroen CroenendijT y+ finalmente+ MenT VerTuyl(
Desconozco los moti"os que .icieron que este colecti"o de personas reemplazara sus
respecti"os nombres propios por otro que finalmente sería para quienes desconocieran
los detalles de esta trama dificultoso no reconocer en Camut al autor del libro(
May otro ejemplo que "a por el lado contrario( @ raíz de los .ec.os ocurridos en el local
bailable llamado Croma*non el =1 de diciembre de 211? la Secretaria de )ducaci'n del
Cobierno de la Ciudad de Kuenos @ires+ di"ul*' en los primeros días del mes de marzo
de 211F entre todos los directi"os sobre todo de escuelas medias de la ciudad un
documento a tra"!s del cual daba indicaciones acerca de c'mo tenían que tratar+
e"entualmente+ a los c.icos que .abían estado en ese lu*ar aquella noc.e( 5uy
llamati"amente el te6to no tenía el estatuto jurídico al que se ajustan los te6tos oficiales
emitidos por al*uno de los poderes de la Ciudad+ los cuales son las resoluciones o los
decretos 0ambos teniendo por Inico autor posible al $oder )jecuti"o2 o las leyes 0lo
mismo del $oder &e*islati"o2( )l documento en cuesti'n circul' .acia las escuelas por
la "ía oficial del Cobierno+ tanto es así que en el ejemplar con el que nosotros contamos
fi*ura el sello oficial de la escuela que se7ala la recepci'n del te6to( $ero .e aquí lo que
me interesa remarcar% el documento no tenía firma( Penia membrete+ decía en la parte
superior de la .oja+ centrado% 8Cobierno de la Ciudad de Kuenos @ires9(
@lumno% )ra oficialmente estatal aunque nin*In funcionario lo suscribi'(
Coppo% ¿u! pas' en este caso con el autor o con la funci'n autor# )l te6to e6iste ,aIn
.oy+ en tanto ya no puede ser borrado-G consecuentemente+ al*uien lo escribi'( 4o es
para dejar pasar que ob"iamente .ay muc.os te6tos en di"ersos lu*ares que no tienen
firmaG de esta especie son+ por ejemplo+ las leyendas que solemos encontrar en al*unos
billetes que circulan por nuestras manos( Sin embar*o+ estamos .ablando de un te6to
que tiene un "alor indicati"o desde las m3s altas esferas estatales .acia los funcionarios
que se encuentran en escalones inferiores(
)s interesante "er en este caso qu! sucedi' con la funci'n autor( $ero para ello
tendremos que introducir la .erramienta que nos permita cumplir nuestro objeti"o que
es entre otros clarificar qu! entiende Foucault por 0nombre de2 autor y por funci'n
autor(
Seamos sistem3ticos y "eamos las definiciones que encontramos en la conferencia sobre
lo que es “el nombre de autor”7
4o es simplemente un elemento en un discurso(
Desempe7a en relaci'n a los discursos cierto papel(
@se*ura una funci'n clasificatoria(
$ermite rea*rupar cierto nImero de te6tos+ e6cluir al*unos+ oponerlos a otros(
Lelaciona a los te6tos entre ellos(
>
)dici'n en idioma ori*inal% 19F=( )dici'n en espa7ol% )ditorial )udeba+ 196>(
Caracteriza a un cierto modo de ser del discurso+ retir3ndolo de lo que puede ser una
palabra cotidiana+ indiferente+ “una palabra que se va" que lota $ pasa" una palabra
que puede consumirse inmediatamente”(
Kusquemos a.ora las definiciones de “función autor9%
)s una propiedad que pueden tener o no tener los discursos(
)s la característica del modo de e6istencia+ de circulaci'n y de funcionamiento de
ciertos discursos en el interior de una sociedad(
Si*uiendo este conjunto de definiciones+ "emos que tanto en el caso de KourbaTi 0caso
en el que el autor no coincide con el nombre de autor2 como en el caso del te6to
"inculado a los .ec.os de Croma7'n 0caso en el que no puede ubicarse al autor en
cuanto persona+ aunque sí en cuanto )stado2 la funci'n autor .a operado en tanto ambos
te6tos .an tomado cierto estatuto que los .a retirado de “una palabra que se va" que
lota $ pasa" una palabra que puede consumirse inmediatamente”(
Foucault+ adem3s de .acer una problematizaci'n del tema del discurso y sus autores
desde el punto de "ista filos'fico+ tambi!n produce cierta consecuencia -en funci'n de
estos ejemplos que estu"imos "iendo- e"idente y eminentemente pr3ctica( May
documentos que circulan y que no est3n rubricados por nombres propios de personas(
@sí es que .emos reunido al*una e"idencia de que puede presentarse entre los discursos
y las personas un cierto mo"imiento+ una cierta "ariabilidad a partir de los cuales se
produce determinados efectos(
$odría uno interpretar que el .ec.o de que un documento no ten*a firma o que un libro
est! escrito por un conjunto de personas que se autonominen con determinado nombre+
no afectaría en nada al contenido del discurso+ a su si*nificado( $ero tambi!n podríamos
considerar que esos discursos+ esos te6tos son capaces+ por tener esta relaci'n particular
con sus autores+ de ser objeto+ de sufrir y producir efectos determinados(
Foucault no es ami*o de las formalizaciones+ m3s bien es ami*o de la e6presi'n en su
forma corriente( 4o encontramos en sus te6tos lo que .ace+ por ejemplo+ @rist'teles al
determinar desi*nar a cierto objeto con una letra( Foucault no tiene esa *imnasia( De
todas formas lo que !l dice se puede formalizar tanto como se puede formalizar
cualquier discurso( )n funci'n de lo que dije .asta a.ora es oportuno plantear el
si*uiente esquema(
Vamos a poner ac3 ,arriba- la obra+ o el te6to o el libro+ que son todos elementos que
aparecen enumerados en la conferencia(
obra
te6to
libro
-------
autor
Panto sea una obra+ un te6to o un libro+ los tres constituyen una forma e6presi"a
objeti"ada por una e"idencia sensible+ ya que todos tienen un soporte material+ pero a
cuyo autor+ Foucault problematiza( $or eso formalizo la escisi'n de este modo% con una
barra que di"ide un 8arriba9 de un 8abajo9( May una di"isi'n entre el que escribe 0ya
"imos que no necesariamente se encuentra aquí a un indi"iduo
9
2 y su escrito( 4o
sabemos de qu! características es esta di"isi'n( @l*uien puede decir que en principio si
al*uien escribe+ entre sí mismo y lo que escribe .ay una distancia( )sto es e"idente( Sin
embar*o+ estamos .ablando de la autoría( )sta di"isi'n+ esta escisi'n delimita tambi!n
lo que Foucault distin*ui' en al*In momento% por un lado un discursoG por el otro+ sus
condiciones de posibilidad(
Discurso
---------------------------
Condiciones de posibilidad
Casi sin darnos cuenta+ y en los propios t!rminos de la obra de Foucault+ .emos
reemplazado las nociones de 8obra9+ 8te6to9 y 8libro9 por la de 8discurso9( $ero si bien
se7alamos que este reemplazo es realizado al interior mismo de la obra de Foucault ,lo
que a "eces se se7ala como 8en sus propios t!rminos9- tampoco podemos desconocer
que la noci'n de 8discurso9 toma un peso si*nificati"o en la obra de &acan+ siendo a ese
lu*ar al que nos estamos dejando lle"ar por el recorrido mismo de los conceptos(
Lespecto a las condiciones de posibilidad del discurso+ ellas son de tal importancia que
justamente+ condicionan su propia e6istencia+ sus condiciones de aparici'n(
@lumno% )se condicionamiento se refiere a la posibilidad de atribuirle un autor a un
discurso(
Coppo% Claro( May un problema que es la posibilidad de atribuirle la autoría de un
determinado discurso a al*uien( $ero las condiciones de aparici'n de ese discurso+ ¿por
qu! re*las est3 determinada# Foucault lo dice así( $arecería ser que .ay re*las que
determinan la posibilidad de que un discurso aparezca o no(
Fíjense .asta qu! punto no sería "oluntad del autor el .ec.o de que se produzca un
discurso+ sino de las condiciones materiales que en tanto tales deberían estar dadas(
$odríamos pensar !sto en el orden del discurso
11
+ en el conjunto de los discursos en que
est. metido ese sujeto+ lo cual desde este 3n*ulo no sería intrascendente respecto de las
condiciones de posibilidad de aparici'n de cierta obra( )l estar metido del sujeto
podemos interpretarlo como el vínculo social+ una de las definiciones que &acan diera
para definir al discurso(
9
Foucault usa la e6presi'n 8indi"iduo9 contraponi!ndola a la de 8sujeto9(
11
“#l orden del discurso” es el título del libro en el que fuera publicada la lecci'n inau*ural del trabajo
que Foucault realizara desde 19/1 en el CollU*e de France sucediendo a Qean Mippolite en el car*o de la
c3tedra de .istoria de los sistemas de pensamiento( $uede leerse en la introducci'n de ese libro% “1 través
de un minucioso an.lisis de las variadas ormas de acceso (o de las pro,ibiciones $ tab5es) a la palabra"
de la mar2inalidad de determinados discursos (la locura" la delincuencia) o la controvertida voluntad de
verdad de la cultura occidental " este op5sculo consi2ue poner de maniiesto la inquietante ra2ilidad de
cate2orías ilos!icas aparentemente sacrosantas" como las de su/eto" conciencia e ,istoria”- Pusquets
)ditores(
)n Iltima instancia al*uien podría pensar que el sujeto se encuentra sujetado de un
modo absoluto+ que est3 totalmente limitado en sus posibilidades de constituirse en
autor de discurso+ condicionado por las circunstancias( Cabe pre*untarnos en este caso
de qu! se trata entonces cuando pensamos en esas condiciones( )sas condiciones
pueden ser establecidas por aquellos si*nificantes que representan al sujeto y en las
posibilidades de que se establezca esa representaci'n no encontramos otro mecanismo
que el de la identificaci'n(
Continuemos retornando al razonamiento filos'fico recordando que al momento en que
Foucault dicta su Conferencia+ ya .abía escrito “%as palabras $ las cosas”- 8%as
palabras $ las cosas9+ "aya título( Ja fi*ura en el título el problema del len*uaje( $ero
!l dice que en ese te6to se .abía dedicado+ m3s que al autor+ a las masas "erbales+ tal
como podría .acer+ piensa+ un lin*Vista recortando enunciados m3s o menos
arbitrariamente+ seleccionando *rupos de discursos+ a*rup3ndolos+ confront3ndolos con
otros+ poni!ndolos en relaciones di"ersas+ etc( @ esas masas "erbales+ Foucault las
delimitaba fe.acientemente( )l .abla a.í de al*unas de ellas tales como ser las de la
8.istoria natural9 o las del 8an3lisis de las riquezas9+ o las de la 8economía política9(
Podos discursos que .ablaban sobre ciertos objetosG por ejemplo en el caso del se*undo+
sobre las riquezas( &a economía política+ por ejemplo+ sobre el "alor+ sobre el problema
del "alor de los productos o -despu!s de 5ar6-+ de las mercancías(
Sin embar*o+ dice que a.ora ,en el momento de la Conferencia- est3 dedicado a otro
temaG que !l trae .oy un problema que no sabe e6actamente a qu! lu*ar lo "a a lle"arG !l
tiene un proyectoG dice% 8es preciso evidentemente que /ustiique un poco m.s" ante
ustedes" el tema que ,e propuesto que es ¿qué es un autor?”
)n la !poca de 8%as palabras $ las cosas” Foucault dice que tenía como objeto a las
masas "erbales o tambi!n lo que llama 8capas discursi"as9G se trataba de conjuntos de
discursos aplicados o diri*idos a estudiar ciertas partes de la realidad( Dice% “--- el
problema para mí no era describir a 8uon o a Marx" ni restituir lo que ,abían dic,o o
querido decir7 trataba simplemente de encontrar las re2las se25n las cuales ellos
,abían ormado cierto n5mero de conceptos o con/untos te!ricos que pueden
encontrarse en sus textos”- @ esas re*las no se me ocurre a mí otra cosa que
condensarlas en dos "ertientes% las que pro"een las condiciones materiales de la
e6istencia junto a las que pro"een las identificaciones con aquellos si*nificantes que+
como todos ellos+ no representan otra cosa que a un sujeto( @ esta se*unda "ertiente
puedo llamarla la de la transferencia que+ por ejemplo para el caso de 5ar6+ es a esta
altura bastante f3cil de reconstruir 0Me*el+ $roud.om+ Feuerbac.+ $etty+ Smit.+
Licardo2( Milando m3s finamente sobre este Iltimo punto+ cabe la si*uiente pre*unta%
“&ero" la identiicaci!n" ¿no es un proceso inconciente?”( Jo respondería% ¿ui!n
puede ne*arlo# $ero c'mo saber de la identificaci'n de un sujeto si no es por su obra o+
ya realizando el reemplazo que .emos concretado m3s arriba+ por su discurso(
B sea+ que ya de por sí no se trata+ no se trataba aIn en esa !poca+ de una reproducci'n
de la teoría de 5ar6 o de qui!n sea+ de una e6plicaci'n como se puede dar en una clase
en la que al*uien quiere transmitir la teoría de cierto autor( Sino de que ac3 ya estaba
.aciendo Foucault cierta operaci'n de trascendencia respecto de lo que puede implicar
la repetici'n de un discurso te'ricoG m3s que de una repetici'n se trata aquí de una
inno"aci'n te'rica(
Foucault dice que otro objeti"o que se .abía propuesto en la !poca de 8%as &alabras $
%as 9osas” fue% buscar las condiciones de funcionamiento de pr3cticas discursi"as(
¿u! sería eso# Sería justamente estudiar a los discursos sin los autores(
Foucault anuncia que las consecuencias de todo este conjunto de ideas est3n en un te6to
que pronto "a a aparecer+ que+ por lo que deduzco+ se trata de “%a arqueolo2ía del
saber”( Dice% 8trato allí de dar estatuto a 2randes unidades discursivas”( )s lo que les
leí anteriormente que fi*ura como subítem 1 de al*uno de los capítulos% unidades
discursi"as( ¿u! podemos entender por dar 8estatuto9 a unidades discursi"as#
)ntiendo que 8dar estatuto9 si*nifica localizar el momento+ el instante en el que se
articula al discurso un autor(
:nsiste en que otra cuesti'n se plantea a partir de a.ora% la del autor( “#sta noci!n de
autor constitu$e el momento importante de la individuali0aci!n en la ,istoria de las
ideas-”
Dice% 8&or a,ora quisiera encarar solamente la relaci!n del texto con el autor9(
Fíjense+ esto se podría escribir al re"!s+ bajo el otro concepto filos'fico+ uno podría
decir% bueno+ "amos a aclarar la relaci'n del te6to con el autor(
$odría ser que el sujeto sea lo determinante y el te6to sea lo determinado+ suponiendo
que al*uien es due7o de sus palabras( ContinIa% “---quisiera encarar solamente la
relaci!n del texto con el autor" la orma en que su texto apunta ,acia esa i2ura que le
es exterior $ anterior" al menos en apariencia”-
Cuando dice 8e6terior9+ considero que lo dice bajo la idea de que el len*uaje le es
e6terior al sujeto y que !ste se "incula con esa e6terioridad+ de modo que lo que estaría
ri*iendo las relaciones entre el sujeto y el len*uaje sería una topolo*ía que considera al
len*uaje como lo e6terior al sujeto+ cosa que es bastante difícil de mantener cuando por
ejemplo se trata de interpretar el acto fallido desde el psicoan3lisis( $orque ¿resiste la
di"isi'n topol'*ica entre interior y e6terior una supuesta e6plicaci'n de c'mo el .ombre
se "incula con el len*uaje# ¿)s el len*uaje un objeto e6terno con el que el sujeto se
"incula tal como lo .ace con otras cosas# $arecería ser que en la interpretaci'n de las
relaciones del sujeto con el len*uaje podría considerarse otra relaci'n topol'*ica que la
de la interioridad-e6terioridad+ dado que si tenemos la cadena del discurso proferida por
un indi"iduo que .abla+ y si esa cadena es todo lo que la persona dice+ ¿c'mo se
entiende que irrumpa de repente al*o que es inconsistente respecto de lo que "enía
diciendo 0lo anterior2 y de lo que continIa diciendo 0lo posterior2( )n este caso la
inconsistencia no se ajusta a la definici'n que en l'*ica se entiende por ella+ es decir+
por contradicci'n( &a inconsistencia en este caso tiene por característica la irrupci'n de
un elemento en el lu*ar de otro que era esperado+ operaci'n que constituye una met3fora
que rompe e"entualmente el car3cter po!tico 0con el in*rediente social que ella implica2
y se encuadra en una especie de met3fora pri"ada(

&acan+ en momentos a"anzados de su obra+ desarrollar3 esta insuficiencia de la
interpretaci'n reducida a lo interno y lo e6terno para e6plicar las relaciones del sujeto
con el len*uaje(
Sobre el problema de la anterioridad 0y por ende+ de la posterioridad2% muc.as "eces los
autores de libros científicos comienzan a .ablar+ sobre todo al inicio de los mismos+
.aciendo un resumen de cu3l es el estado de conocimiento del problema que "an a
tratar+ citando a los autores que lo abordaron .asta ese momento( $or un lado+ se .ace
un rele"amiento de todo aquello que es anterior al te6to que "an a escribir+ pero por otro
lado su te6to+ su producto+ su fin ser3 medio para nue"os discursosG su te6to ser3
posterior al discurso en el que el suyo se "a a articular( )n 8#pistemolo2ía $
Metodolo2ía7 #lementos para una teoría de la investi2aci!n cientíica
11
9 de Quan
Samara+ se .ace menci'n a la importancia que en el proceso de in"esti*aci'n tiene lo
que comInmente puede llamarse 8fase e6ploratoria del campo a in"esti*ar9( Si bien el
científico se esfuerza por .acer conciente este trabajo e6ploratorio lo*r3ndolo en mayor
o menor medida+ la operaci'n del autor se produce m3s all3 de la conciencia+ empujada
esa operaci'n por las re*las que la condicionan y que Foucault llam' condiciones de
posibilidad(
@cabo de recordar que muc.as "eces aquí+ en el trabajo en la escuela+ se .an dado
situaciones en las que estos problemas que estamos tratando se .an .ec.o patentes(
Estedes saben que entre una de las acti"idades de los profesores fi*ura la de realizar
e"aluaciones de sus alumnosG en al*unas ocasiones esa pruebas consisten en que sus
alumnos deben escribir( Ma sucedido que en circunstancia en las que debían fi*urar en
esos escritos determinados contenidos aparecían otras cosasG cosas que inclusi"e en
al*In caso .abían lle*ado a consistir en un insulto ,no necesariamente diri*ido al lector+
en ese caso el profesor-(
Sin desconsiderar lo urticante que puede producir en cualquier lector una e6presi'n
insultante+ desde este planteo filos'fico+ podemos pre*untarnos en qu! lu*ar estar3 esa
obra respecto de su autor ¿Se podría pensar que .ay m3s de un autor# Si se pudiese
pensar que .ay m3s de un autor+ se nos abriría de ese modo una perspecti"a diferente
que si no pudi!ramos pensar que .ay+ e"entualmente+ m3s de un autor(
Fíjense qu! interesante porque+ a quienes trabajamos en escuelas desde el psicoan3lisis+
qu! caminos posibles se nos abren frente a un episodio como !ste( Como necesitamos
tener el discurso del sujeto no tenemos m3s alternati"a que con"ocar al j'"en supuesto a
con"ersar a partir de lo cual se abre e"entualmente un discurso que no sabemos de
antemano a d'nde remitir3+ pero sobre el cual nos mantenemos alerta para localizar qu!
fue lo que allí se conmo"i' en la relaci'n entre la obra y su autor(
5uc.as "eces tambi!n en las inter"enciones judiciales los jueces le pre*untan a los
psiquiatras o a los psic'lo*os+ cada "ez m3s frecuentemente+ su opini'n sobre los
mo"imientos que pueden darse entre la obra y su autor+ entre una conducta y quien la
ejecuta+ entre un .ec.o y quien es a*ente de ese .ec.o( $iensen que un .ec.o por
supuesto puede ser un .ec.o de palabra( $or supuesto que los funcionarios judiciales no
lo formulan de este modo pero puede intuirse que .ay allí una pre*unta de este tipo(
&as autoridades de las escuelas+ cuando con"ocan a los profesionales para que
inter"en*an+ tambi!n plantean pre*untas de este tenor(

El no#$re "e autor
Ja fue dic.o que para Foucault puede ser que el autor desaparezca( $uede ser que el
autor est! sufriendo esta desaparici'n( Dice% 8#n primer lu2ar querría evocar en pocas
palabras los problemas planteados por el uso del nombre de autor- ¿Qué es un nombre
11
199=( )ditorial )udeba
de autor? $ ¿9!mo unciona? 8ien le/os de dar una soluci!n---” 0otra "ez la precauci'n
de Foucault en esta conferencia recordando todo el tiempo que no "a a dar una soluci'n+
que simplemente est3 e6plorando un terreno2 “---indicaré solamente al2unas de las
diicultades que presenta”( ¿u! es el no#$re "e autor# Dice que el nombre de autor
es+ efecti"amente un no#$re %ro%o+ pero que el nombre propio+ en sí+ plantea sus
mismos problemas 0el nombre de autor que el nombre propio2(
)n la filosofía del len*uaje el nombre propio es un elemento bien problem3tico( )ntre
los distintos an3lisis 0Fre*e+ 5ill+ Ritt*enstein+ C.urc.2 Foucault se refiere a los de
Qo.n Searle a quien menciona de manera e6plícita(
Searle es un autor eminente de la filosofía del len*uaje+ de la filosofía analítica( )s
norteamericano pero buena parte de su carrera intelectual transcurri' en :n*laterra+
específicamente en B6ford
12
( )n su libro 81ctos de ,abla9 caracteriza al si*nificado de
los nombres propios como uno de los 8dos problemas tradicionales de la ilosoía del
len2ua/e9
1=
( Searle nos dice que en principio el nombre propio es aquello que utilizamos
para representar al objeto
1?
( @*re*a lue*o que 8los nombres propios no tienen sentido"
son marcas no si2niicativas9( )l nombre propio no describe al objeto en absoluto 0a
diferencia de las descripciones definidas2( :dentificar a un objeto por medio de su
nombre propio no conlle"a para nada conocer al*In .ec.o o aspecto del mismo( Searle
destaca que el nombre propio trabaja respondiendo a 8nuestra necesidad de separar la
unci!n reerencial de la unci!n predicativa del len2ua/e”( Sin embar*o+ ad"ierte y nos
ad"ierte que “nosotros no lle2amos /am.s a reerirnos de manera completamente
aislada de la predicaci!n---”( ¿$or qu!# $orque es absolutamente imposible que al
querer identificar al objeto 8@rist'teles9 no nos "eamos conminados a predicar al menos
al*o acerca de !l+ por ejemplo+ que es quien escribi' el Br*an'n( )n el caso de
@rist'teles ,y en el de cualquier indi"iduo que .aya muerto- ni siquiera contamos con la
mudez indicati"a que nos posibilita el dedo ostensi"o(
Coincidiendo en este punto Foucault con Searle+ dice el primero% “+o es posible ,acer
del nombre propio" evidentemente" una reerencia pura $ simple”( ¿u! quiere decir#
ue el nombre propio y el nombre de autor+ i*ualmente 0porque el nombre de autor es
un nombre propio2+ no s'lo tienen funciones indicadoras(
)l nombre propio no s'lo tiene funciones indicadoras respecto del objeto al que se7ala
casi ostensiblemente( )s m3s que una indicaci'n+ es m3s que el *esto de un dedo
apuntando .acia al*uienG en cierta medida+ el nombre propio es el equi"alente de una
descripci'n(
Ena descripci'n+ ¿en qu! sentido# Frente a la pre*unta 8¿ui!n es @rist'teles#9 nos
"emos obli*ados a realizar aunque sea la m3s mínima descripci'n respondiendo+ por
ejemplo+ 8)l que escribi' el Br*an'n9 es una respuesta posible cuya acci'n
indudablemente es la de describir(
¿C'mo se indica+ c'mo se se7ala a @rist'teles# Va de suyo que desde .ace m3s de 2111
a7os no e6iste al*uien capaz de se7alar a @rist'teles pero sí se lo puede describir( $uedo
decir que @rist'teles+ a tra"!s de una descripci'n+ es el autor de tal libro( Son entonces
12
$ara m3s datos sobre la bio*rafía y la obra de Qo.n Searle "er
;;;(librosenred(com<&ibros<con"ersacionesconjo.nsearle(asp6
1=
)ditorial C3tedra+ p3*ina 161( )l otro problema tradicional es el de las descripciones definidas(
1?
$3*ina 166(
dos las funciones que el nombre propio tiene( &a de indicar y la de describir( )n este
sentido el nombre propio y el nombre de autor son id!nticos+ comparten las
propiedades(

Sin embar*o+ m3s adelante+ Foucault se7ala las diferencias que e6isten entre el nombre
propio y el nombre de autorG no las identidades sino las diferencias( ¿Cu3les son esas
diferencias# Dice+ “:i" por e/emplo" me do$ cuenta de que &ierre ;upont no tiene los
o/os a0ules---” (&ierre ;upont como nombre propio) “--- o no naci! en &arís o no es
médico" etc-" no es menos cierto que ese nombre &ierre ;upont" siempre continuar.
reiriéndose a la misma persona”-
B sea+ a $ierre Dupont+ al nombre propio 8$ierre Dupont9 no le importa c'mo yo lo "eo
o qu! s! yo acerca de $ierre Dupont o qu! juicio ten*o .ec.o acerca de !lG sino que lo
que se "a a mantener estable es la relaci'n entre el nombre 8$ierre Dupont9 y la persona
a quien se refiere( ContinIa “--- el vinculo de desi2naci!n no se modiicar. por ello9(
Jo puedo tener un juicio equi"ocado acerca de los ojos de $ierre Dupont pero "oy a
se*uir se7alando con mi dedo a la misma persona cuando al*uien me pre*unte 8¿ui!n
es $ierre Dupont#9( )se es $ierre Dupont+ solamente que me equi"oqu! cuando le "i los
ojos( Masta aquí el nombre propio(
“&or el contrario" los problemas que plantea el nombre de autor son muc,o m.s
comple/os7 si descubro que :,a<espeare no naci! en la casa que ,o$ se visita" ,e aquí
una modiicaci!n que evidentemente" no va a alterar el uncionamiento del nombre de
autor---” en tanto S.aTespeare "a a se*uir siendo el autor de las obras que escribi'G tal
descubrimiento no afectaría en absoluto al nombre de autorG “--- pero si se demostrase
que :,a<espeare no escribi! los :onetos que pasan por ser su$os" se produce un
cambio de otro tipo”- B sea+ aquí sí+ este otro descubrimiento ya afecta al nombre de
autor(
)sta afectaci'n sobre el nombre de autor no tocaría en nada al nombre propio en tanto
!ste continuaría manteniendo su relaci'n de indicaci'n respecto a la persona de
S.aTespeare en tanto referencia( @.ora+ frente a la pre*unta 8¿Saben qui!n es
S.aTespeare#9+ debiera responder 8)l que ,asta a,ora se pensaba que .abía escrito los
Sonetos9( &o puedo se*uir describiendo desde el punto de "ista del nombre propio+
pero se .a alterado su nombre de autor(
De este modo aparece la diferencia que me permite distin*uir que el nombre de autor y
el nombre propio no son lo mismo( Si no pudi!ramos localizar al menos una diferencia
entre el nombre propio y el nombre de autor ambas nociones serían sin'nimas( ¿u!
utilidad tendría contar con dos nociones para definir lo mismo# $or una cuesti'n
econ'mica las podría denominar de la misma forma( $ero si encuentro la o las
diferencias se me presenta la obli*aci'n+ por la necesariedad l'*ica+ de tener que
establecer dos nociones distintas% una el nombre propio y otra el nombre de autor(
Foucault da por concluída esta serie de ideas con la si*uiente proposici'n% 8#l nombre
de autor no es entonces exactamente un nombre propio como los otros”-
Los a&entes "e los "scursos ' el no#$re "e autor(
Comencemos este apartado con las si*uientes dos pre*untas%
12 ¿$or qu! colocar en continuidad a los t!rminos de obra+ te6to y libro 0Foucault2
con el de discurso 0&acan2#
22 ¿$uede establecerse al*una relaci'n entre la noci'n foucaultiana de no#$re "e
autor y la lacaniana de "scurso#
@ la primera pre*unta respondo que esa continuidad queda establecida porque es el
propio Foucault el que tanto en esta Conferencia como en otras obras de su autoría ,tal
como ya lo .e mencionado- establece a la noci'n de 8discurso9 como un elemento de
estudio(
@ la se*unda pre*unta respondo que por supuesto que se puede y al establecimiento
detal relaci'n lo formulo de este modo% los cuatro a*entes de los discursos lacanianos
son sus nombres de autor 0amo+ uni"ersitario+ .ist!rica y psicoanalítico2( De este modo
estoy a*re*ando elementos a lo que Foucault llama “la sin2ularidad parado/al del
nombre de autor=( &o estoy .aciendo dado que en este caso me encuentro postulando
nombres de autores que no son nombres propios(
$ero "eamos cu3les son los caracteres que posee el nombre de autorG ellos son%
4o es simplemente un elemento en un discurso(
Desempe7a en relaci'n a los discursos cierto papel(
@se*ura una funci'n clasificatoria(
$ermite rea*rupar cierto nImero de te6tos+ delimitarlos+ e6cluir al*unos+ oponerlos a
otros(
Caracteriza a un cierto modo de ser del discurso
$r3cticamente funda al discurso+ en tanto diferente de la palabra cotidiana+ indiferente+
que se "a+ que flota y pasa+ una palabra que puede consumirse inmediatamente-
$ermanece siempre en el campo del si*no o del símbolo+ con prescindencia inclusi"e de
que su punto de partida sea el interior del discurso y el de lle*ada el indi"iduo real+ a
diferencia de lo que realiza el nombre propio en"iando un se7alamiento que cae sobre la
persona real(
¿$or qu! en la teoría lacaniana de los discursos se establece la e6istencia de al menos
m3s de un discurso# ¿$or qu! no se trata de s'lo uno# @.ora podemos decir que no es
uno porque e6iste el nombre de autor y si !ste no realizara su operaci'n clasificatoria+
no estaría *arantizada la e6istencia de al menos m3s de un discursoG aunque sea la
clasificaci'n mínima de dos(
Si postulamos que los discursos s'lo son concebibles en tanto plurales 0y no sin*ular2 se
nos arma ya la posibilidad de una tipolo*ía de los discursos(
Lespecto a rea*rupar cierto nImero de te6tos+ delimitarlos+ e6cluir al*unos y a esos a su
"ez+ oponerlos a otros+ tomemos como ejemplo la cl3sica oposici'n entre
estructuralistas y e6istencialistas( ¿C'mo a*rupamos a cada uno de los te6tos a los que a
su "ez podría consider3rselos pertenecientes a cada una de estos conjuntos# )se
e"entual a*rupamiento dependería de los par3metros que estableci!ramos para definir
aquí tambi!n la operaci'n de nombre de autor(
Cuando decimos 8caracterizar9 0en este caso a un cierto modo de ser del discurso2
podemos traducirlo tambi!n como 8definir9( Describimos a un enteG por esa misma
operaci'n lo clasificamos y+ a su "ez+ por esta Iltima operaci'n lo caracterizamos(
(
Ena *ran clasificaci'n que .ace Foucault es que .ay palabras que circulan+ que son
tales+ que son palabras+ pero que tienen todas estas características% ser cotidianas+
indiferentes+ que se "an+ que flotan y pasan(
)l discurso que no cuenta con el atributo de poseer nombre de autor se encuentra
poblado de palabras que no lle*an a tener un estatuto( Si del intercambio mantenido
entre el lector y este te6to se produce tal operaci'n que lo*ra .acer que al*unas palabras
lle*uen a ser críticas+ creo que ese .ec.o .abr3 justificado la publicaci'n de este
Seminario( )n cambio+ si no lle*an a lo*rar alcanzar ese estatuto y son s'lo palabras que
pasan+ que flotan+ todas estas palabras tal "ez resulten .aber sido difundidas en "ano(
&es pido que "ayan empezando a leer la clase del 1= de no"iembre dictada por &acan en
su Seminario nImero 16(
)re&untas fnales(
@lumno% )n la Iltima p3*ina+ antes de que empiecen las inter"enciones de al*unos
asistentes a la Conferencia+ Foucault+ despu!s de plantear todos los ar*umentos a fa"or
de su tesis sobre el autor criticando la forma cl3sica en que se concibe lo qu! es un
autor+ dice% “#n resumen se trata de sacarle al su/eto (o a su sustituto) su papel de
undamento ori2inario" $ de anali0arlo---” al sujeto( “--- como una unci!n variable $
comple/a del discurso9( Creo que esta es la idea central que !l trata de sostener
Viene muy a cuento el te6to de $erry @nderson 8)structura y sujeto9 donde plantea que
la constante problem3tica que tratan los intelectuales con los que discuten los
estructuralistas 0sea con Sartre+ con 5erleau-$onty o con De Keeau"oir2+ es la difícil y
complicadísima relaci'n que .ay entre el sujeto y la estructura( &l3mese estructura de
len*uaje 0Saussure de por medio2+ econ'mica+ o discursi"a(
Wl plantea que esa cuesti'n es la que de"ana los sesos de los pensadores de mayor ni"el
en )uropa en un determinado período de la .istoria( ¿u! relaci'n .ay entre la
estructura y el sujeto# 4o es de f3cil dilucidaci'n(
Coppo% &a conferencia est3 dada en un clima en que esto se est3 debatiendo m3s o
menos e6plícitamente( Foucault junto a los intelectuales que asistieron a su Conferencia
participan de ese debate(
May una mo"ilidad en esa relaci'n entre el autor y el te6to que parecía+ mirada a simple
"ista+ bastante sencilla( &a relaci'n entre la persona y lo que dice(
Continuamos en la si*uiente clase%