You are on page 1of 10

A GALA

Fuentes de vida
De noches sin mañanas
Yo puedo llegar al surtidor
Donde he visto súbitamente
La imagen tan amada
Que llevaba grabada
En el fondo de mis entrañas.

Yo sé donde está
El pan de vida,
Tan blanco es
Que cerrando los ojos
Lo continuo a ver por transparencia
Pan de vida
Yo sé donde está el horno
En las llamas del cual
He visto prefigurada
La imagen tan amada
De Gala tan amada
Horno que las totémicas guirnaldas
Le sirven de adorno.

Yo sé donde está
En el fondo de la tierra
El bloque de mármol
Donde está contenida
La imagen de Gala tan amada.

Cuatro elementos obsesionan mi Gala
Aire, agua, fuego y tierra
Que corresponden a mi Gala
Que conocí antes de nacer.

¡Aire, aire! Es el que respiro
de noche y de día
veo sin cesar la imagen de mi gala tan amada
el recuerdo de mi Gala tan amada
donde respiro sin cesar
de noche y de día
¡el aire, el aire!
De mi Gala tan amada.

En el fondo sin mañanas
El agua se vierte sin fin
En el surtidor (del jardín)
Donde he visto detalladamente
El rostro de mi Gala
Tan poco amada.




10 curiosidades sobre salvador dali
El 11 de mayo de 1904 nació en Figueras Salvador Domingo Felipe Jacinto Dalí i Domènech,
sencillamente reconocido en todo el mundo como Salvador Dalí. Fue uno de los pintores más
talentosos y representativos del surrealismo, además de ser considerado por muchos como un
genio, otros lo tildaron de loco, pero millones lo describieron en realidad como un genio loco.
En muy poco tiempo alcanzó la fama, pues tuvo la habilidad de desarrollar un estilo muy
particular y reconocible.
Era un artista extraordinario; polifacético y sumamente polémico que buscaba llamar la
atención a toda costa, atribuyéndose un amor “por todo lo que es dorado y resulta excesivo”.
Así se ganó el reconocimiento de muchísimas personalidades, pues incluso grandes artistas
elogiaron al catalán, como Andy Warhol, quien lo proclamó “una de las influencias más
notables del pop art”.
El famoso grupo de pop español, Mecano, escribió también una canción en su honor; el tema
Dalí se incluye en el álbum Descanso Dominical, grabado en 1989.
Salvador Dalí produjo alrededor de mil 500 pinturas a lo largo de su carrera, además de
decenas de ilustraciones para libros, litografías, diseños escenográficos, vestuarios, dibujos,
esculturas y proyectos paralelos en fotografía y cine.
Alrededor del mundo existen por lo menos cuatro museos dedicados enteramente a reconocer
el talento y la obra del pintor, quien también se desarrolló en otras áreas como el dibujo; la
fotografía; la escultura; el diseño y la publicidad; el cine y la escritura.
A continuación Sexenio presentamos diez curiosidades sobre este emblemático personaje,
ícono de la pintura onírica:
- Su padre fue un abogado y notario muy estricto por lo que su madre, Felipa Domènech i
Farrés, intercedió siempre para alentar los intereses artísticos de su hijo.
- Dalí tuvo dos hermanos: Ana María (la menor) y Salvador, su hermano mayor quien murió de
pequeño. Por ello, sus padres decidieron nombrarlo como su difunto hermano, lo que le
ocasionó un serio conflicto de personalidad, al creer que él era la reencarnación del
primogénito.
- Desde niño fue un gran aficionado al fútbol. Pasó su infancia practicando este deporte al lado
de quienes serían futuros jugadores del F.C. Barcelona, como Emilio Sagi Liñán o Josep
Samitier.
- Desde los diez años comenzó a tomar clases de pintura y, a su corta edad, deslumbraba por
sus dotes artísticos. A los 14 años tuvo su primera exposición colectiva de artistas locales en
Figueras; posteriormente estudió en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid.
- A los 16 años sufrió la pérdida de su madre a causa del cáncer de mama que ella padecía,
debido al deceso, su padre se casó nuevamente nada más y nada menos que con la hermana
de su difunta esposa.
- Durante su época como estudiante, Dalí destacó por su excéntrico carácter de dandi. Allí
mismo tuvo como compañeros a futuras figuras del arte español, como Federico García Lorca y
Luis Buñuel, con quienes también colaboraría en algunas obras.
Se dice que en esta época entabló una apasionada relación con el joven Lorca, pero Dalí
terminó rechazando los amorosos reclamos del poeta. Fue expulsado de la Academia en 1926
tras afirmar que no había nadie en la misma en condiciones de examinarle.
- Su tendencia al narcisismo y la megalomanía irritaba sobremanera tanto a sus críticos como a
quienes admiraban su arte, pues rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo
publicitario que continuamente ensombrecía su producción artística.
- Tras ser echado de su casa de estudios viajó a París, en donde conoció y entabló una gran
amistad con otros talentosos pintores de la talla de Pablo Picasso y Joan Miró, a quienes Dalí
admiraba.
- Ya hacia su adultez, Salvador se casó en 1934 con una inmigrante rusa 11 años mayor que él,
Elena Dmitrievna Diakonova (mejor conocida como Gala), pese a que su padre estaba en
contra de ello, originándole una ruptura familiar.
- Tras una prolífica, exitosa y polémica vida llena de aventuras y obras compartidas, su esposa
falleció en 1982, hecho que desencadenó el declive artístico, anímico y físico del pintor.
Luego de un par de intentos de suicidio y aquejado por el mal de Parkinson, Dalí murió de un
paro cardiorespiratorio escuchando su disco favorito -Tristán e Isolda de Richard Wagner-, el
23 de enero de 1984 en Figueras.




“A medida que me admiro más, encuentro que soy una real catástrofe… si hubiera 2000
Picassos, 30 Dalís, 50 Einsteins… el mundo sería prácticamente inhabitable, pero que nadie se
espante, no los hay”, esto dice Dalí en una entrevista en el famoso programa A FONDO que
emitía TVE hace algunos años.


Dalí fue un artesano del escándalo, siempre en beneficio de su Arte. No era escandaloso
porque sí, ni porque vendiera sus chismes. Era escándaloso porque necesitaba al público
mundial para que su pintura -y su forma de entender la realidad- se extendiera camino hacia la
eternidad.
Se trató de un niño feliz y perfectamente integrado. Nace en Figueras donde su padre era
notario. Fue allí donde vio por primera vez pintura impresionista de Ramón Pitxot. Cuentan
que, en los recreos, el niño Dalí salía corriendo y embestía una de las columnas de piedra del
claustro y quedaba desvanecido en el suelo y cuando volvía un poco en sí le preguntaban: ¿qué
te ha pasado? Y decía: “Nada, es que nadie me miraba”. Empieza pues desde muy joven su
tendencia a la megalomanía. Solía decir que a los 6 años quería ser cocinera, no lo decía en
broma pues la pasta del óleo es un ingrediente que maneja a la perfección. El viejo crepuscular
lo pinta ya un niño de trece años o resuelve los ojos entelados de una mujer ciega (Retrato de
Lucía). Consigue ir a clase de pintura con Juan Núñez que le enseña a pintar y a no pasarse de
la raya. Empieza a engullir sin pudor todos los movimientos pictóricos que imita siempre
manteniendo su propia personalidad.
Era el único suscriptor de L´humanité. Cuando tiene 17 años su madre muere y su padre se
casa con la hermana de su madre, sobre tal hecho dejó escrito: "La muerte de mi madre me
sorprendió como una afrenta del destino. Una cosa así no podía pasarme a mí, ni a ella ni a mí.
Con mis dientes apretados de tanto llorar me juré que arrebataría a mi madre a la muerte con
las espadas de luz que algún día brillarían brutalmente en torno a mi glorioso nombre".
En 1922 ingresa en La Residencia de Estudiantes, donde lo llamaban el pintor polaco. Al
principio pretendía hacer su vida al margen de todo lo que había en la residencia pero un día
Pepín Bello, fallecido en enero de 2007 a los 103 años de edad, pasó por su habitación y por él
se dieron cuenta de que Dalí hacía unas cosas "estupendas". En ese contexto conoció a Luis
Buñuel. Más tarde llegó Lorca, que era un estudiante de Derecho. Cambió su vida. En la
Academia de San Fernando tuvo una disciplina que le vino muy bien. Una noche típica de
salidas por el Madrid de la época se armó una bronca muy grande en una taberna y nadie daba
con Dalí y Lorca, los encontraron debajo de una mesa en el rincón más oscuro, estaban
asustadísimos y discutiendo sobre el miedo que estaban pasando, estaban cuantificando el
miedo.
En 1925 pinta el retrato de Luis Buñuel y lo cuelga en la
Exposición de Los Ibéricos. Cuando Dalí va por primera vez a París en 1926 lo esperaba Luis
Buñuel. Lo primero que hace es ir a visitar a Picasso y ocurre aquello en que Dalí le dice a
Picasso: he venido a verle a usted antes que visitar El Louvre, a lo que el pintor cubista
contestó: Ha hecho usted muy bien joven.
Cuando se examinó de Historia del Arte, le tocó Rafael, así dijo Dalí a los profesores: No me
puedo examinar, porque yo, Salvador Dalí sé tanto, mucho más que los tres profesores juntos
que no me puedo examinar, con lo que fue expulsado de la facultad.
En 1927 Lorca se enamora de Dalí, siendo no correspondido por el pintor cuya sexualidad no
estaba tan definida como la del poeta. En 1928 se producen las primeras manifestaciones
claramente surrealistas y la persona que empieza a pesar es Buñuel. Carne de gallina
inaugural, una de las primeras muestras de surrealismo en su pincel, determina que lo
inaprensible se puede identificar con letras, con números y con valores.
El Perro Andaluz y La Edad de Oro fueron una colaboración fraternal entre Dalí y Buñuel. Un
perro andaluz es algo parecido a lo que puede tener en la cabeza un adolescente sobre el sexo,
sobre la muerte pero no dicho de una manera lógica sino en forma de imágenes que provocan
una serie de cortocircuitos mentales. En enero de 1929, el grupo surrealista invita a los dos. Se
encontró unos surrealistas artificiales que habían llegado a serlo mediante un proceso
intelectual, se enfrentan a veces de una forma muy violenta, entre otras razones por su
fascinación hacia Hitler y porque él era un artista que no necesitaba hacer ningún esfuerzo
para ser surrealista, él ya lo era; pero muy pronto se dan cuenta de su capacidad teórica,
Breton no con complacencia, pero llegan a llamarlo la máquina de pensar, con el tiempo éste
acabaría formando con las letras que conforman el nombre del pintor: Avida Dollars, por el
amor exacerbado de Dalí hacia el dinero. Después del primer encuentro en París, Gala y Paul
Éluard visitan al pintor, el poeta regresó pero Gala se quedó. Su padre lo echó de casa, se fue a
Port Lligat, Gala fue una mujer que en seguida se dio cuenta de su talento y nutrió a Salvador
Dalí en prácticamente todos los aspectos de su vida. Le abrió la parte más sutil y culta del
mundo exterior. Gala le busca los ingredientes más sofisticados, va a los anticuarios y consigue
ámbar y pinceles con los que se consigue esos hermosos horizontes y luces, algunas de sus
grandes gracias. Gala se convirtió en la mujer de su vida.
Se refugian en Francia durante la Guerra Civil, pero
también es invadida con lo que acaban marchando a New York. Es de los primeros artistas
europeos que intuye que la capitalidad cultural va a trasladarse de París a La Gran Manzana.
Allí, lo que convierte a Dalí en un pintor verdaderamente moderno es su influencia al pop-art.
Cesta de Pan, es uno de sus cuadros más enigmáticos donde llaman la atención los estudios
logarítmicos o la construcción de la espiral perfecta que llevó a cabo para su creación.
En 1941 publica La vida secreta de Salvador Dalí y en 1943, Rostros Ocultos, convirtiéndose
con ellos en una estrella mediática. Con Hitchcock participó en la
película Recuerda para la que Dalí pintó los decorados. Gozó de la compra de sus cuadros por
parte de una serie de coleccionistas: el Zodíaco, que se llamaban así porque cada uno de ellos
le compraba un cuadro al mes. Uno de ellos, Reynolds Morse, creó con esos cuadros El Museo
de San Petersburgo de Florida.

En 1945, año de la bomba de Hiroshima, empieza la era atomística, las formas estallan y se
dispersan, se centrifugan. La Poesía de América, los atletas cósmicos, es ejemplo de ello.
Más tarde comenzaría su época mística a la que pertenece un cristo de
Dalí, curioso y especulativo, en que aparece una cruz de seis direcciones, una cruz hipercúbica
que eran las cruces con que Gaudí remataba algunos de sus edificios.
Cuando ve el Teatro Museo de Figueras que fue incendiado, vio en él la posibilidad de crear su
propio museo. Hizo de él una mente puesta en un edificio convirtiéndolo en un inmenso
objeto surrealista que provoca multitud de sensaciones con tan sólo recorrerlo.
Gala enferma y en los cuadros de Dalí los colores se van haciendo muy suaves, muy pálidos,
mortecinos, tristes. Tras la muerte de su musa en 1982, la salud de Dalí decayó muchísimo
trasladándose a vivir desde Cadaqués a su casa en Pubol. El rey Juan Carlos I le concedió el
título de Marqués de Pubol. Un incendio en su habitación en 1984 hizo que se trasladase a
unas habitaciones en Torre Galatea, edificio anexo al Teatro-Museo, donde permaneció
prácticamente recluso hasta su muerte el 23 de enero de 1989. La mayor parte de su obra fue
donada por él mismo a España.
El Bigote

Los ojos desorbitados y su siempre bien perfilado bigote conforman la imagen representada de
Dalí. Detrás del bigote y de la mirada de loco desafiante se ocultaba el artista, que manejó a la
perfección los tiempos de sus apariciones públicas, dando sentido a adjetivos hartamente
repetidos, como histriónico, exagerado. Dalí, dijo: “soy un tipo totalmente histriónico que solo
vive para posar ... un gran actor en esta comedia aún más grande de la vida, la absurda vida de
nuestra sociedad”.

Algunas curiosidades de Salvador Dalí
Pintaba relojes blandos y decía, cuando le preguntaron unos jesuitas
sobre el por qué de tales creaciones, que era la carne de cristo, que era queso camembert.
Une, pues, el tiempo, a las virtudes de coagulación del queso. Es el cuadro de Dalí más
reproducido y alterado de todos los suyos. Su respuesta al Guernica de Picasso consistío en la
idea de que un personaje está estrangulándose, está peleando consigo mismo.
Cuentan que exclamó: ¡Ole! Cuando se enteró del asesinato de Lorca, es como una visión de
un caos, un final dramático que corresponde muy bien a una vieja España que es el mundo de
la tauromaquia donde se apareja el drama con la fiesta.
Creó su famoso método paranoico-crítico, donde se usan una serie de elementos exteriores
desde los que se proyecta un enfoque mental. La consecuencia es que las imágenes que hasta
entonces se veían de una manera ahora se ven de otra y se empieza a cuestionar la realidad.
Detrás de una imagen se puede ver otra y otra y otra y así hasta cinco o seis, como ocurre con
El Enigma sin fin.
Dalí nunca jerarquizó: diseñó joyas, portadas de revistas, anuncios publicitarios, hizo
estereoscopia y la ciencia influyó en él directamente como en holografía.
Una de sus frases más conocidas es aquella de: Picasso es pintor, yo también; Picasso es
español, yo también; Picasso es un genio, yo también; Picasso es comunista, yo, tampoco…
A mediados de los años 70 millares de hojas en blanco firmadas por Salvador Dalí inundaron
los mercados artísticos. Acuarelas y óleos pintados por otros artistas pasaban por auténticos
Dalí, lo que no le impidió seguir, como él mismo decía, haciéndose ligeramente
multimillonario.
******************************

http://www.mandragora.uchile.cl/caceres/Manifiestos/RMANDRAGORA/ELAMORYLAMEMORI
A.htm

Related Interests