You are on page 1of 12

Universidad de Los Andes

Facultad de Ingeniería
Mérida, Estado Mérida







Liberalismo Económico
Historia del Pensamiento de Económico






Integrantes:

Jorge Gómez C.I. 20.572.382
Jonathan Cobos C.I. 20.939.053
Anny Rojas C.I. 16.038.700
Daniel Arismendi C.I. 20.345.332

Mayo - 2012
El Liberalismo Económico

Introducción

Durante el siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII el comercio exterior fue el
motor de la economía británica, el comercio exterior hizo nacer industrias nuevas, sobre
todo la algodonera a principios del siglo XVIII, en esta época la situación de los
campesinos independientes se hace imposible a causa de los productos agrícolas
extranjeros. Hubo una nueva oleada de “enclosures” (cercados de tierras). A
consecuencia de esto los campesinos desertan el campo y se refugian en las ciudades,
ofreciendo así a la naciente industria mano de obra abundante y barata.

La revolución industrial fue precedida por la conquista de los mercados (“el
comercio sigue a la bandera”), y tuvo lugar en dos terrenos principales: el de la industria
textil y el de la metalúrgica. El motor de la revolución industrial fue la máquina de
vapor.

En el terreno de la industria algodonera el gran movimiento de desarrollo
industrial comienza en 1760. En esta fecha comienza a generalizarse el “maquinismo”.
Hasta entonces se había trabajado, sobre todo a domicilio. Los “comerciantes pañeros”
compraban la materia prima y la distribuían a una serie de familias que trabajaban en
sus casas, combinando este trabajo con labores agrícolas, sin emplear maquinaria, sino
instrumentos todavía rudimentarios.

En 1780 la exportación de telas de algodón era todavía insignificante; en 1800 era
ya formidable; en 1820, se exportaba ya el 60% de la producción textil inglesa.

La industria siderúrgica moderna comienza en 1750, cuando Huntsman construyo
la primera fábrica de acero moderna (utilización de la hulla en lugar de carbón de
madera). El desarrollo fue tan rápido que en 1779 se había construido el primer puente
de hierro y en 1780 el primer buque de hierro.

En cuanto al motor de vapor el impacto fue inmenso, ya que este se encargaba
de centrar a los obreros en torno al eje que mueve las maquinas, recordando que dichos
obreros aun trabajaban a domicilio.

Estos cambios industriales provocaron una transformación social muy violenta. La
sociedad que hasta entonces había sido predominantemente agrícola y que se había
mantenido relativamente estable durante siglos, se transforma rápidamente en sociedad
industrial, el cambio se hace notar en las clases sociales: los terratenientes son suplantados
por los industriales y los campesinos estaban cediendo su fuerza a favor de los obreros.

La revolución ideológica y jurídica

El énfasis puesto por la fisiocracia en la defensa de los derechos del rey y de los
terratenientes suscito un gran movimiento de oposición contra de ellos. Todo eso vino a
estallar en esa gran convulsión política, social y religiosa que se conoce con el nombre de
la revolución francesa.
La revolución francesa introdujo un poderosísimo fermento de liberalismo y de
individualismo, aun en los países donde no logro implantar sus conceptos políticos. Las
grandes libertades proclamadas por la revolución francesa (libertad individual, libertad
contractual y derechos del hombre) van a traducirse en el plano económico en libertad
de empresa, de producción, de circulación, de consumo y de contrato individual de
trabajo.

Liberalismo económico o sistema de mercado libre.

El liberalismo económico es un verdadero sistema económico porque, partiendo
de análisis de mecanismos, llega a la formulación de leyes y a la integración de las
mismas en un todo de gran coherencia.

Ahora bien, conviene distinguir cuidadosamente entre el sistema liberal abstracto
y el sistema que verdaderamente estuvo en vigor en los países de Europa Occidental
desde finales del siglo XVIII hasta la primera guerra mundial. El primero (Liberalismo
económico) es un sistema teórico, un modelo abstracto del comportamiento de la
economía bajo ciertas hipótesis que nunca se realizaron plenamente. El segundo
(Capitalismo liberal) es el sistema que informado por el liberalismo económico, rigió en
realidad la vida económica y social de los países más adelantados de Europa durante
más de un siglo.

El problema económico y sus soluciones

De una manera general puede definirse el problema económico, diciendo que
consiste en la asignación más adecuada de los recursos escasos y polivalentes para
obtener el máximo posible de producción (o bienestar) con el menor esfuerzo posible.
Explicación
a) Se llaman recursos escasos a aquellos que existen en cantidad limitada
respecto a nuestras necesidades. En otras palabras decir “recursos escasos” es lo
mismo que decir “bienes económicos”, en contraposición a los llamados
“bienes libres”.
b) Estos recursos son polivalentes cuando pueden ser destinados a varios usos o
fines que compiten entre sí. Por ejemplo el cemento del que dispone un país se
ve solicitado para la construcción de carreteras, viviendas y muchas otras
cosas. Cabe destacar que el producto más polivalente y el más solicitado por
una serie de fines es el dinero.
c) La finalidad de esta asignación es el logro de la máxima producción que
muchos identifican con el mayor bienestar.

El problema económico consiste en saber:

• Que es lo que se va a producir (bienes de consumo o bienes de capital; dentro de
cada una de estas dos grandes categorías, que clase de bienes: trigo o maíz, por
ejemplo maquinaria pesada o ligera).
• Cuanto se va a producir de cada uno de ellos.
• Como se va producir; es decir qué clase de técnica se va a emplear en la
producción de cada artículo.
• Finalmente para quien se va a producir; es decir quién va a disfrutar lo
producido.

Podemos notar que el problema económico, a nivel nacional, reviste una
complejidad extrema.

Formas de resolver el problema económico:

Se presentan dos soluciones muy opuestas a este complicadísimo problema:
- La del mercado libre
- La planificación compulsiva

Esquemáticamente podríamos presentar así las dos soluciones:

MERCADO LIBRE

PLANIFICACION COMPULSIVA



Consumidores

Autoridad Central









Recursos escasos
Producción
Qué



Cuánto

Producción
Qué
Cómo

Cuánto
Para
quién

Cómo



Para
quién
Recursos escasos





Consumidores


Estructuras necesarias para el sistema de mercado libre.

• Estructuras Jurídicas: Para que el sistema de mercado libre funcione con toda
perfección se requieren dos derechos principales:

a) Derecho de propiedad sobre los bienes de producción: Este derecho
debe ser absoluto e ilimitado, según los liberales. Es decir, no está
gravado por ninguna función social de la propiedad, ni por algún
límite de impuesto por el estado.

b) Libertad absoluta en el campo económico: Contra todas las trabas de la economía
medieval basada en las corporaciones y contra todas las intervenciones del estado en la
economía, propias del mercantilismo, el sistema de mercado libre exige libertad absoluta.
- Libertad de competencia: Cada quien debe ser realmente libre para establecer la
empresa o empresas que quiera y para organizarlas como le plazca.

- Libertad de producción: Cada quien debe gozar de la libertad necesaria para producir
lo que quiera, en la cantidad que quiera, ni la ética ni el estado deben ponerle el menor
obstáculo.

- Libertad de comercio: Todos los productos deben poder circular libremente dentro del
país, sin trabas ni aduanas interiores; también debe existir libertad absoluta para la
importación y exportación.

- Libertad de trabajo: Cada persona debe gozar de absoluta libertad para elegir el
oficio, lugar, empresa donde desee trabajar-

- Libertad de mercado: Los precios deben formarse libremente en los diferentes mercados
según las fuerzas de la oferta y la demanda, ya sea que se trate de las mercancías.

- Libertad de consumo: Igualmente cada consumidor debe poder comprar lo que desee
donde el prefiera la ética no puede intervenir.

• Estructura técnica: Los antiguos métodos de producción han sido
extraordinariamente perfeccionados por las grandes innovaciones técnicas;
además ya no se produce para un mercado cierto, como se hacía en la época
artesanal, sino para un mercado incierto que habrá que conquistar a base de
precio bajo y buena calidad.

• Estructura ideológica: La base jurídica que presupone el sistema de mercado libre,
dimana directamente de la filosofía en que se basa; la filosofía del siglo XVIII,
eminentemente racionalista e individualista.

- Filosofía racionalista: La filosofía fundada en la omnipotencia de la razón para
dar explicación ultima a todos los grandes interrogantes del hombre sobre el
sentido de su vida, sobre la naturaleza. La naturaleza entera estaba gobernada
por un conjunto de leyes, cuya sistematización constituía el famoso orden natural.

a) Orden económico natural: Los economistas también partiendo de los análisis
realizados durante el periodo mercantilista, lograron el descubrimiento de importantes
leyes económicas.

b)” Homo oeconomicus” (“hombre económico”): La filosofía racionalista aplicada a la
economía, concebida al hombre como al racionalista perfecto, al calculador exacto de la
satisfacción o insatisfacción que le produce cada uno de sus actos económicos.






- Filosofía individualista: Según esta filosofía, la sociedad no es sino la suma de los
individuos que la componen.

• Estructura psicológica: El motivo que impulsa a cada individuo a desempeñar su
papel en la vida económica, es el máximo beneficio que puede realizar. Cada
uno busca su supervivencia aunque sea a expensas de los demás.

• Estructuras económicas:

a) Economía de mercado: Se requiere que los pagos a todos los factores de
producción (capital, tierra, trabajo y empresarios) sean hechos en dinero.
b) Régimen ideal de competencia: En esta época no se ha aprendido todavía a
distinguir entre competencia perfecta e imperfecta.
c) Movilidad perfecta de los factores de producción: Este sistema exige que el
capital se invierta o desinvierta con gran rapidez, y que la mano de obra se
traslade también rápidamente de una empresa a otra.

• Estructuras políticas: De todo lo anterior aparece bien claro que, según este
sistema, el estado no tiene papel activo en la economía, sino que su papel es
únicamente pasivo; velar para que no se atente contra la libertad de ninguno de
los agentes de la economía; velar por el cumplimiento de las obligaciones
libremente contraídas; velar por la exactitud de los pesos y medidas en los
mercados.

Su papel activo esta en otros campos, tales como la defensa nacional y la recta
administración de la justicia. En el campo económico no tiene porque meterse, sino para
vigilar que no se perturbe el orden de libertad.

Opiniones en cuanto al resultado final:

a) Los optimistas (Adam Smith y Juan Bautista Say) creen que, mediante el sistema
de mercado libre, la sociedad gozara de un progreso constante e ininterrumpido.

b) Los pesimistas (Malthus, Ricardo y Jhon Stuart Mill) creen que el progreso se halla
inevitablemente bloqueado.

Funcionamiento del Sistema de Mercado Libre

• Soberanía del consumidor

- Producción de bienes de consumo: El problema de que, cuanto y para quien se
va a producir quedando fácilmente resuelto en este sistema de mercado libre. Los
consumidores son los que van a obligar a los empresarios a producir lo que ellos desean
consumir, así como la calidad y cantidad que quieren.

En efecto, en este sistema el empresario no produce para satisfacer un pedido
determinado, como le ocurría al maestro artesanal.
El empresario tiene que arreglárselas para producir un artículo que satisfaga a los
consumidores. Si le ha faltado previsión para descubrir el gusto del público, su falta será
castigada con el almacenamiento de productos invendidos, y por tanto con graves
pérdidas.

Supongamos por ejemplo, que se ha producido una cantidad excesiva de los
artículos A y B, mientras que la producción de M y N ha sido insuficiente. Los precios a
que se van a vender los artículos A y B van a ser inferiores a los que habían esperado sus
productores. Por tanto, o bien sus beneficios van a ser inferiores a los previstos, o bien van
incurrir en verdaderas perdidas. Por el contrario, los precios a que se van a vender los
artículos M y N van a ser superiores a los previstos, con lo que los rendimientos de esas
inversiones van a ser superiores a los normales. Por tanto, los consumidores votando, por
así decirlo, con sus pesos y centavos, han elegido los artículos M y N y han repudiado los
productos A y B.

Veamos ahora como los productores se van plegar a estas decisiones de los
consumidores. Los productores de A y B, van a disminuir la producción de estos artículos.
Si la baja en el precio fue muy fuerte y provoco perdidas graves, algunas empresas se
retiraran definitivamente de esta línea de producción. Así, después de varios tanteos, solo
se producirá la cantidad que los consumidores desean.

En efecto, como el mercado es competitivo, el productor se ve obligado a vender
a precio más bajo que sus competidores o por lo menos al mismo precio.

- Producción de bienes de capital: la producción de bienes de capital requiere un
ahorro previo, es decir, una disminución del consumo. ¿Cómo se logar el ahorro
voluntario de los consumidores? En el caso de que el nivel general de precios vaya
subiendo, los empresarios desean ampliar las instalaciones existentes. Para necesitan
capitales. Se presentan como demandantes de crédito en el mercado de capitales.
Supongamos que la oferta es insuficiente para satisfacer la demanda. El precio del
capital (interés) sube.

Ahora bien, el consumidor no solo elige entre la compra de este bien o del otro,
sino también entre gastar su dinero ahora o ahorrar parte de su dinero. Al subir la tasa
de interés, aumenta el aliciente para el ahorro. Y así se logra el equilibrio entre la
inversión y oferta. Así se decide, por tanto, la cantidad que se va a consagrar al ahorro y
la cantidad que se va a destinar al consumo.

- Asignación de recursos escasos y polivalentes: los consumidores, a través de sus
votos, han obligado a los empresarios a producir los bienes de consumo que desean, y en
consecuencia los bienes de capital que deben producir. Por tanto, los empresarios tienen
que pasar sus pedidos de materias primas en función de estos deseos.

• Adecuación del número de trabajadores a las necesidades del país.

Si la oferta de mano de obra es superior a la demanda, los salarios tendrán que
bajar y llegaran a ser inferiores al nivel de subsistencia. En este caso los obreros y sus hijos,
en malas condiciones de alimentación, abrigo, alojamiento, higiene, medicina, etc., serán
más vulnerables a las enfermedades. La tasa de mortalidad va a aumentar, porque el
hambre y las epidemias se encargaran de eliminar a los más débiles de ellos. De esta
manera irá disminuyendo la oferta de mano de obra y empezaran a subir los salarios.

Si llegase a subir por encima del nivel de subsistencia, la buena alimentación y
mejores condiciones de vida, harán disminuir la tasa de mortalidad, con lo que la
población obrera irá en aumento. Si la demanda de mano de obra no ha aumentado en
la misma proporción, los salarios tienen que bajar para que se logre el ajuste.

• Imposibilidad de crisis generales

Juan bautista Say enuncio su famosa ley de los mercados diciendo que “los
productos se cambian por productos”, ya que en el circuito de cambio M-D-M
(mercancía, dinero, mercancía diferente), la moneda no es sino un intermediario que
facilita el cambio.

Ahora bien, teniendo en cuenta que los hombres desean continuamente disfrutar de
mayor número de satisfactores, ¿qué es lo que impide comprarlos? La falta de dinero.
Por tanto, a mayor producción, mayor cantidad de ingresos. De aquí la otra expresión de
la misma ley: “la oferta (producción) crea su propia demanda”.

Consideramos a las familias como unidades de consumo, y a las empresas como
unidades de producción, aunque evidentemente son las mismas personas las que
trabajan y consumen. A medida que aumentan la producción de bienes y servicios
aumentaran los ingresos disponibles para el gasto. Como lo que les falta a las unidades
de consumo nunca es el es deseo de comprar sino el medio de hacerlo (el dinero), cada
artículo encontrara mayor número de compradores a medida que aumenta la
producción de otros artículos. Pueden ocurrir crisis parciales en el sentido que se produjo
una cantidad excesiva de el articulo A, cuando el público no lo deseaba. Pero el
mecanismo de los precios se encarga pronto de corregir esta anomalía penalizando con
pérdidas a los productores que no supieron la demanda. Puede ocurrir que algunas
personas prefieran ahorrar parte de sus ingresos en lugar de gastarlos; pero como el
ahorro esta también orientado por el precio del dinero y del capital (interés), el ahorro se
iguala con la inversión. El ahorro implica una modificación en la estructura del consumo
pero no una disminución. Es decir, lo que el ahorrador deja de gastar en bienes de
consumo, lo gastan los inversionistas en materias primas, bienes de capital, salarios, etc.
Por tanto el sistema de mercado libre no puede originar nunca crisis generales.

• Realización del equilibrio internacional de los metales preciosos

Los mercantilistas estaban obsesionados por conseguir que el país acumulara la
mayor cantidad posible de oro y plata. Los liberales, en cambio, no se preocupan de este
problema, puesto que según ellos, el sistema de mercado libre se encarga de repartir los
metales preciosos entre todos los países que practican el libre comercio exterior, de forma
que cada uno tenga la cantidad requerida por su actividad económica.




Reflexiones sobre el Liberalismo Económico

El punto principal a destacar es la disociación que este sistema hace entre la
economía y la moral. Es evidente que la economía se ha presentado siempre como una
“economía política”. Por lo tanto, se debe distinguir cuidadosamente entre teoría
económica y política económica que está orientada a la práctica.

La teoría económica se basa en el análisis de mecanismos para formular leyes
económicas, totalmente independiente de todo juicio de valor. Por su parte, la economía
política pretende dar una mejor solución a los problemas económicos, considerando
juicios de valor sobre la sociedad y la justicia. Por lo tanto, la economía no puede
separarse de la moral. Cuando el liberalismo económico efectúa esta disociación,
convierte a la economía en un fin en sí mismo. Para el sistema liberal, la economía se
ocupa de las cosas, los hombres tendrán que ajustarse a ellas. En realidad, la economía
política debe ocuparse del hombre, los bienes producidos deben servir para la promoción
integral de los hombres.

Estructuras requeridas por el Liberalismo

a) Jurídicas

• Derecho de Propiedad: todo hombre tiene derecho natural al uso de los bienes
que requiere para vivir. El derecho de propiedad privada se justifica como el
mejor medio para que los bienes cumplan mejor su función. De ahí que los
regímenes de propiedad privada hayan ido modificándose en los diferentes
pueblos con el transcurso del tiempo, donde los ricos se beneficiaban mientras que
los pobres se empobrecían más.

• Derecho a la Libertad: la libertad es un bien que es necesario promover. Pero la
libertad es inseparable de la responsabilidad. La libertad sin responsabilidad
conduce a la anarquía. Debido a los excesos a los que habían llegado las
reglamentaciones de las corporaciones y del mercantilismo, al liberalismo le
correspondía encontrar la solución para establecer una libertad que protegiera a
los más débiles, pero en lugar de encontrar ésta solución lo que hizo fue abolir
toda reglamentación para que la libertad no se viera afectada. La libertad de
trabajo en este sistema está totalmente limitada a las oportunidades que existen
para trabajar, nadie ni nada tiene la obligación de ocuparse de aquello que no
encuentran trabajo. Éstos, como dijo Malthus, “están de más en este mundo… La
naturaleza les exige que se vayan”.

b) Ideológicas

• Racionalista: hay que reconocer todos los descubrimientos previos acerca de las
leyes económica, pero estas fueron hipotéticas y no se imponían al hombre en su
totalidad, todo esto porque el hombre desconocía el funcionamiento de estas
leyes. Sin embargo, se trata de establecer en el mercado un equilibrio al precio al
que la cantidad demandada iguala a la cantidad ofrecida, también lo es que un
aumento de la demanda provoca una subida de precio si la oferta permanece
constante y si no es infinitamente elástica.
• Individualista: la concepción de la sociedad respecto a la verdadera esencia del
hombre como persona social es la de satisfacer la necesidad social, no sólo para un
fin económico, como enseñaba Platón, sino para su realización integral. No son los
individuos aislados los que conforman el Estado, sino las personas agrupadas en
diferentes núcleos con el fin principal que es promover el bien común.

c) Económicas

• Competencia Perfecta: el sistema liberal basado en la competencia sin cuartel
entre todos los agentes de la vida económica, es una especie de darwinismo en el
que el triunfo corresponde siempre a los más fuertes. En la mente de los liberales,
los más fuertes son los más inmorales, los que cuentan con mayores recursos. La
competencia perfecta que supone el liberalismo casi nunca ha sido realidad, y es
que requiere de una perfecta movilidad de capital y trabajo, que también viene
siendo una hipótesis casi imaginaria.

d) Estructura Política: el sistema de mercado libre expulsa al Estado de toda
actividad económica, como consecuencia de la filosofía individualista, dejando en
segundo plano el papel activo que juega el Estado en el desarrollo económico. El
Estado tiene una causa final: el bien común. Por tanto, al Estado le corresponde el
deber de promover por todos los medios a su alcance, el bien común de la
sociedad. La actividad económica corresponde primariamente a la iniciativa
privada, que es la que cuenta con los recursos necesarios para garantizar y
desarrollar una economía exitosa. Por tanto, el papel activo del Estado en la
economía es subsidiario, en el sentido que debe intervenir para animar, estimular,
orientar y coordinar la iniciativa privada. Se requiere además esta intervención
del estado para lograr que el crecimiento económico se traduzca en verdadero
progreso social que beneficie a todos los miembros de la sociedad.

Reflexiones sobre el funcionamiento del sistema de mercado libre

• Soberanía del consumidor

a) Plutocracia: en este sistema la distribución del ingreso nacional es
extraordinariamente desigual, la mayor parte de la población apenas tiene nada
que decir sobre la orientación de los bienes producidos, a no ser en los artículos de
primerísima necesidad, mientras que una pequeña minoría es la que decide lo
que los empresarios deben producir en la línea de artículos de lujo.

b) Servicio de la demanda: son inmensas las necesidades que no llegan a traducirse
en verdadera necesidad. Y es que no es lo mismo necesidad que demanda. La
demanda añade a la necesidad el respaldo del poder adquisitivo. Este sistema
solo se ocupa de las necesidades de aquellos que pueden pagar y se desentiende
de aquellas necesidades, que por urgentes y graves que sean, carecen del apoyo
del dinero.


• Socialización de beneficios: es absolutamente cierto que el régimen de
competencia ideal (competencia perfecta) que este sistema supone no ha existido
nunca. En la realidad histórica, la competencia más cercana a este sistema fue
siendo suplantada por monopolios y competencia imperfecta.

• Adecuación del número de trabajadores

a) Principio para remuneración justa de trabajo: en este sistema solo existe un
mecanismo para determinar el salario: el juego de la oferta y la demanda. El
problema del salario es totalmente ajeno a este sistema. Este sistema pretenda
hace a un lado todos los juicios de valor, y admite uno sumamente grave: el
trabajo humano es una mercancía. Por tanto, su precio y cantidad vienen
determinados por las leyes de la oferta y la demanda.

b) La demanda de trabajo no regula la producción de la especie: es verdad que los
salarios bajos aumentan la tasa de mortalidad y disminuyen así el número de
trabajadores. También es cierto que los salarios elevados disminuyen la tasa de
mortalidad y aumentan el número de población trabajadora. Esta
argumentación implica un desconocimiento absoluto del comportamiento
humano en materia de procreación. La realidad demuestra que la tasa de
natalidad ha ido descendiendo en los países de salarios altos, y actualmente la
tasa de natalidad es mucho más elevada en los países pobre que en los ricos.
Además, la tasa de mortalidad ha descendido a causa de la difusión de la higiene
y del acceso a los cuidados médicos y sanitarios, y no precisamente a cauda del
aumento de los salarios reales.























Conclusión

Este sistema tiene el mérito inmenso de haber puesto de relieve la importancia de
las leyes económicas, de la libertad, de la competencia y del papel de la iniciativa
privada en la economía.

El liberalismo económico logra poner de manifiesto que toda política económica
que no suponga un conocimiento profundo de las leyes económicas está condenada al
fracaso. La ausencia del Estado en la economía produce una serie de males como la
división abismal entre ricos y miserables, pues el sistema de mercado libre no conoce otro
principio para la remuneración que el de la relación entre la oferta y la demanda, el
Estado debe intervenir para animar, estimular, coordinar e integrar la acción de la
iniciativa privada para garantizar un progreso en la sociedad.