You are on page 1of 17

Hebreos y Bernabé.

Las otras hermenéuticas
Néstor O. Míguez
Resumen
Estas dos "epístolas" representan un esfuerzo por legitimar la fe en Jesús con una
lectura diferente de las Escrituras. us historias de aceptaci!n son accidentadas y
finalmente con desenlace opuesto. "mbas nos introducen metodologías
interpretati#as $ue refle%an la ri$ueza de la tradici!n %udaica de las Escrituras& pero
los resultados distintos. Es una in#itaci!n a #er la relaci!n entre canon& método
interpretati#o y desarrollo hist!rico.
Abstract
'hese t(o )epistles* represent an effort to legitimate faith in Jesus through a
different reading of the criptures. 'heir histories of acceptance are accidented y
fanally (ith opposite results. Both introduce us to diffefrent interpreti#e
methodologies (hich reflect the riches of the Je(ish tradition of the criptures& but
(ith different results. +t is an in#itation to see the relation bet(een canon&
interpreti#e method and historical de#elopment.
La Epístola a los Hebreos. Una relectura polémica
Entre los escritos $ue finalmente fueron hechos canon& la así llamada )Epístola a
los Hebreos* se distingue en muchos aspectos. 'anto en su forma& como en su
estilo& y ciertamente en su contenido& presenta particularidades $ue hacen difícil
asimilarlo a cual$uiera de las categorías usuales de clasificaci!n de los escritos
bíblicos. i bien se lo ha consignado entre las )cartas* ,especialmente debido a los
últimos - #ersículos.& no guarda relaci!n con las cartas )cl/sicas*& y ciertamente
tampoco con el modelo predominante en el 0ue#o 'estamento. u estilo
ling1ístico se destaca entre los escritos neotestamentarios por su elaboraci!n&
mostrando un ni#el de mane%o de la lengua griega y una formaci!n en la
argumentaci!n $ue lo distancia de lo $ue podríamos considerar el promedio del
griego usado en los dem/s te2tos y sus recursos académico3literarios. us temas
e%e& y el uso de las Escrituras es distinti#o y no encuentran paralelos cercanos
entre los dem/s escritos recogidos como canon en la tradici!n cristiana. u
teología es polémica en muchos aspectos& y lo sigue siendo al día de hoy. u
clara anonimidad hace $ue sea el único libro de las escrituras cristianas al cual los
editores no se arriesgaron a ponerle un supuesto autor. 45ué hace en el canon un
escrito $ue se aparta así del canon de los otros escritos6 Esta pregunta puede ser
elaborada a partir de estudiar algunas cuestiones del propio te2to.
Autoría y contenido
El car/cter an!nimo de la Epístola ha pro#ocado desde antiguo la imaginaci!n de
los comentaristas en busca del probable o probables autores. 0o es nuestro
prop!sito a$uí entrar en este debate. olo enunciamos $ue el nombre de 7ablo
fue afirmado tempranamente en la tradici!n oriental. i bien la autoría paulina
puede haber resultado importante a la hora de discutir su inclusi!n en el canon& las
diferencias en estilo& #ocabulario& modo de argumentaci!n y teología son tan
disímiles del resto de la literatura paulina& incluso de la deuteropaulina& $ue ya en
los autores antiguos fue discutido y hoy en día el argumento no se sostiene sino
en ciertos círculos muy dogm/ticos. 'ertuliano y otros se inclinan por Bernabé.
'ambién Lucas fue uno de los primeros candidatos. 8azones similares impiden
reconocer a Lucas como autor& m/s aún si pensamos $ue su origen gentil
difícilmente se concilia con el tono intra%udío de la carta. 9ontra la hip!tesis de
Bernabé el argumento de comparaci!n no es posible. En todo caso& algo de ello
#eremos al considerar la así llamada Epístola de Bernabé. Los argumentos $ue
consideran esta posibilidad se apoyan en $ue la carta es definida como
)para:lesis* y Bernabé tiene por sobrenombre )hi%o de consolaci!n* ,huios
parakleseoŒs –Hch -;<=.. u oficio de le#ita lo pondría en contacto con la funci!n
sacerdotal y el culto del 'emplo $ue sir#e de met/fora base para el argumento
central del escrito. Esto sin embargo también puede ser su debilidad& pues si bien
la referencia al culto del 'emplo est/ presente& es también e#idente $ue se refiere
a la descripci!n te!rica del mismo y no a la pr/ctica $ue se daba en Jerusalén en
el . +. 5uien escribi! la carta conocía la normati#a escriturística con respecto al
culto del 'emplo& pero no su pr/ctica& y eso pone ob%eciones a un le#ita $ue ha
#i#ido en Jerusalén& como sería el caso de Bernabé.
'ambién se ha propuesto a 9lemente 8omano& il#ano& Judas& y #arios m/s& sin
$ue sea posible pro#eer ninguna demostraci!n conclusi#a en ningún caso. >na
propuesta con cierta consistencia ha pro#isto Lutero& para $uien el autor sería
"polos. La descripci!n de "polos $ue hace el libro de Hechos& como hombre
#ersado en las escrituras& elocuente y h/bil para el debate con el %udaísmo
sinagogal& de formaci!n ale%andrina ,Hch <?;@-. coincide con las características
$ue presenta Hebreos. El car/cter ale%andrino aparece al notar la e2égesis $ue
hace de las Escrituras hebreas& $ue presenta afinidades filonianas. A/s
recientemente& ".#. Harnac: ha lanzado la idea de $ue los autores serían el
matrimonio de 7riscilla y "$uila. Estos& $ue fueron %udíos de origen romano&
compaBeros de 7ablo& instructores de "polos& habrían confeccionado este escrito
como parte de la instrucci!n a los cristianos de origen %udaico. El hecho de $ue
una mu%er fuera autora& sea sola o con su marido& e2plicaría por$ue en una época
posterior donde se instal! un patriarcalismo m/s riguroso en las comunidades
cristianas ,<'i @;<<3<-. se habría procurado desconocer la autoría total o
parcialmente femenina. i fuera cual$uiera de estos& o algún otro& $ueda en pie la
e2presi!n de Crígenes; )!lo Dios sabe $uien escribi! la 9arta a los Hebreos*. Lo
$ue interesa a nuestro estudio& en todo caso& es la seBalada #inculaci!n con la
escuela de Eil!n de "le%andría& por lo $ue significa la integraci!n de esta
metodología interpretati#a en un te2to neotestamentario.
En cuanto a su estructura& se ha propuesto ,". Fanhoye. una formulaci!n
concéntrica con su e%e en ?;<3G;@?; 9risto es el umo acerdote de los bienes
#enideros. El #alor de esta propuesta es $ue pone de relie#e lo $ue es el elemento
m/s destacado y propio del escrito& $ue es su relectura de la tradici!n sacerdotal
hebrea a la luz del hecho crístico. El gran $uiasmo propuesto como estructura del
te2to destaca el sentido de la muerte de 9risto como sacrificio& creando una
progresi!n para darle a este sacrificio un sentido de perfecci!n& del cual pro#iene
la e2hortaci!n a la conducta cristiana. 0o es el sacrificio el modelo para la fe& pero
sí el fundamento de la misma. De hecho& a partir de <H;@@ ya no hay referencias al
sacrificio& aun$ue la idea de $ue la redenci!n re$uiere disposici!n y sufrimiento
sigue siendo constituti#a. Esta estructuraci!n& tanto por su #alor teol!gico como
por el sentido estilístico #a a destacar la particularidad de Hebreos como relectura
e interpretaci!n de las Escrituras.
Género y estilo propios
)Hebreos* puede ser considerada una composici!n homilética& dentro del %udeo3
cristianismo de influencia ale%andrina. 9iertamente carece de los detalles
introductorios de la carta; remitente& destinatarios& saludos. El te2to mismo termina
con una bendici!n y do2ología ,<I;@H3@<. $ue parece dar conclusi!n a la
e2posici!n. El p/rrafo final& donde sí aparecen las seBales epistolares ,<I;@@3@J.&
puede pr/cticamente desprenderse como un agregado. 9asi se podría decir $ue&
habiendo transcrito una homilía& el autor ,o un colaborador cercano. la en#ía como
carta aBadiéndole una nota personal. En esa nota final el escrito es definido como
)palabra de e2hortaci!n* ,<I;@@.. De esa manera el autor nos muestra su propia
comprensi!n del te2to $ue pone a circular; es una paraklesis& una e2hortaci!n& un
estilo reconocible en la tradici!n de la oratoria cl/sica.
Fale la pena detenerse en esta definici!n. 7or$ue la paraklesis reunía en sí
distintas posibilidades. 7odía tener el sentido $ue actualmente le damos a la
palabra e2hortaci!n; llamado a cumplir con determinadas conductas& pedido o
súplica a dar atenci!n a ciertas cosas de interés del interlocutor. 7ero a ese
sentido se le agregan #arios otros& entre los cu/les dos son los m/s destacados
en el uso neotestamentario. >no de ellos& de larga tradici!n en la lengua griega& es
el sentido de )dar /nimo*& templar el espíritu para la acci!n o la resistencia. "sí la
usa 7ablo en <'es J;<<. "sí& las arengas militares de los generales a sus
soldados& ante el inminente combate& también son llamadas una )palabra de
paraklesis*. El otro uso del discurso de paraklesis& también con un largo recorrido
literario& es la funci!n de consuelo; sea ante el moribundo& o a la familia $ue sufre
la pérdida de un ser $uerido& como también en otras situaciones; #íctimas de
in%usticia& e2ilados& derrotados reducidos a escla#itud& pérdidas de bienes
materiales o prestigio social ,este podría ser el sentido en <'es -;<?.. Estas
piezas& sean discursos elaborados o incluso poemas& $ue seguían ciertas pautas y
formas específicas& eran apreciadas en la cultura helenística& y su confecci!n era
considerada parte de la tarea del fil!sofo o el buen orador.
El contenido de )Hebreos* permite inclinarse por cual$uiera de estas posibilidades.
Ka $ue el escrito puede ser leído como una e2hortaci!n a mantenerse en
determinadas conductas& a una cierta actitud ética& pues recurrentemente el autor
incluye seBalamientos de este tipo a lo largo de su escrito ,así @;<3-L I;<@3<JL
-;<<L =;<3IL <I;<3IL etc... 7ero también puede ser presentado como una palabra
de /nimo frente a la batalla $ue se apro2ima& o en la cual ya se encuentran
luchando ,<H;I@3IGL <@;<3J& los m/s e#identes entre muchos otros e%emplos..
Einalmente también puede leerse como e2presi!n del consuelo di#ino en tiempos
de in%usticia y persecuci!n& como e2presi!n de la gracia sal#adora de Dios ,-;<-3
<=L =;G3@H..
ea $ue nos inclinemos por una de estas posibilidades& o por la combinaci!n de
#arias de ellas& lo cierto es $ue ello implica un género propio. 7or $ue si bien
dentro de otros te2tos encontramos p/rrafos con un claro sentido de paraklesis
,los e%emplos citados en las cartas paulinas& entre otros.& en Hebreos este
elemento es totalizador. 0o est/ des#inculado con la teología sacrificial $ue lo
nutre. 7or el contrario& ésta aparece como la base desde la cual se hace
pertinente la paraklesis. 7ero esta e2hortaci!n& arenga o consolaci!n se nutre de
una particular e2égesis de $ue la ale%a tanto de la e2hortaci!n o consolaci!n
profética como del modelo paulino.
La hermenéutica de “Hebreos”
"l dirigirse a los descendientes de $uienes escucharon a los profetas ,Heb <;<. el
autor marca de entrada una cierta densidad hermenéutica. La relaci!n entre el
antiguo +srael y los profetas es puesta en paralelo con la de la actual generaci!n y
la re#elaci!n en el Hi%o. +ncluso la re#elaci!n sinaítica recibe el nombre de
e#angelizaci!n ,-;@.. in embargo& este aparente paralelo es r/pidamente
desmentido por la superioridad manifiesta de la re#elaci!n en Jesús con cual$uier
re#elaci!n pre#ia. 9on todo& esta superior y superadora re#elaci!n la encontrar/
aplicando una elaborada relectura de las re#elaciones anteriores. En ese sentido
tiene& con las Escrituras hebreas& una ambigua relaci!n de continuidad y ruptura.
7ues si bien& como se ha destacado& Hebreos tiene una referencia ine#itable a los
te2tos #eterotestamentarios& su propio modo de e2presi!n difiere totalmente de su
fuente. u permanente recurso a te2tos de la ley cultual& de los almos o de los
profetas no le lle#an a escribir prescripciones rituales& or/culos proféticos o
himnos& sino a interpretarlos de una manera no#edosa.
Esta relectura implica& al mismo tiempo& la incorporaci!n de una nue#a forma de
interpretaci!n de los te2tos de las Escrituras hebreas. 9uando los e#angelios&
especialmente Aateo& propone leer la #ida de Jesús como el cumplimiento de las
profecías& m/s all/ de la interpretaci!n particular $ue reciben los te2tos
#eterotestamentarios& la profecía se historiza& se la toma en su #alor literario. Es
cierto $ue ese #alor literario es recreado para responder a la necesidad teol!gica
de la demostraci!n mesi/nica& aun$ue los te2tos aludidos mismos no sean
mesi/nicos en su origen. 'ambién es cierto $ue los hechos hist!ricos aparecen
forzados en el molde mesi/nico para responder a la prueba escriturística . in
embargo& ser/n las acciones puntuales $ue Jesús realiza las $ue cobrar/n
significado para ir discerniendo en él al Hi%o de Dios. Esto lo establece
e2plícitamente Juan ,Jn @H;IH3I<.& así como de%a entender también tanto el
pr!logo de Lucas como el enunciado inicial de Aarcos.
7ero también difiere de los modelos neotestamentarios de la e2hortaci!n. 5uiz/s
la e2égesis tipol!gica $ue 7ablo nos pro#ee en <9o <H3<< sea el modelo m/s
cercano en su tratamiento de las Escrituras. 7ero 7ablo saca de allí una
enseBanza directa para la comunidad creyente& en este caso sobre la idolatría&
$ue luego e2tender/ a la participaci!n en la ritualidad eucarística& o sobre las
formas de la relaci!n entre #ar!n y mu%er en la comunidad. El proceso $ue sigue el
autor de Hebreos es ciertamente bastante m/s comple%o. Hay una serie de
mediaciones hermenéuticas $ue muestran una elaborada construcci!n cristol!gica
y un uso m/s sutil de la tradici!n $ue la $ue nos ofrece 7ablo.
'ambién es cierto $ue 7ablo no hace referencia ni interpreta en sus cartas los
hechos del Jesús hist!rico& a e2cepci!n de los acontecimientos en torno de la
9ruz y 8esurrecci!n& y esto de manera indirecta. 9on todo& la teología paulina se
sustenta en la e2istencia de ese testimonio& y ocasionalmente recurre a las
e2presiones de Jesús& como en el caso de <9o <<;@I o <'es -;<J. La elaboraci!n
de los acontecimientos pascuales& por parte de 7ablo& ya implican un grado de
abstracci!n de la )prueba escriturística* m/s elaborado $ue el de los in!pticos.
7ero Hebreos& si bien recurrir/ en algunas referencias tanto a datos epis!dicos de
la encarnaci!n de 9risto ,Heb J; M3?. como a los florilegios de sabor paulino ,Heb
<;J3<-.& en su centro estructural nos ofrece un nue#o mecanismo interpretati#o. u
propuesta es una construcci!n $ue supone una serie de mediaciones m/s
comple%as& ya $ue abstrae de la simb!lica cultual elementos $ue debe reinterpretar
desde la !ptica cristiana.
Alegoría y cristología en Hebreos
Desde un punto de #ista teol!gico& Hebreos se nutre de una imaginería
desarrollada sobre la concepci!n de sacerdocio y sacrificio. Aediante una
e2égesis típico3aleg!rica e2pone lo $ue $uiz/s sea la cristología m/s abstracta del
0'. La interacci!n entre el modelo sacerdotal y la acci!n de Jesús se organiza de
tal manera $ue se esfuman las lecturas de la historicidad crística. En ese sentido
es una construcci!n fuertemente simb!lica ,aún m/s $ue Juan.& y su esfera
pri#ilegia lo )religioso* como el trasfondo de comprensi!n de la misi!n de Jesús.
" partir del cap. I se comienza con esta met/fora comple%a. En realidad el tema es
introducido en @;<M& donde se menciona la necesidad de la encarnaci!n como
paso de la redenci!n& y se establece la #ocaci!n sacerdotal $ue tal encarnaci!n
contiene. En I;< se establece una asociaci!n entre esta dimensi!n sacerdotal y la
apost!lica en Jesús& paralelo nada ingenuo $ue tendr/ consecuencias duraderas
en la historia del cristianismo. A/s aún& cuando luego& en el desarrollo argumental
del capítulo I ese paralelo se e2tiende a todos los hermanos ,hermanas. $ue
somos hechos )partícipes de 9risto* ,I;<-..
La #erdadera dimensi!n de la met/fora comparati#a no se ciBe solo a un elemento
,Jesús como el gran umo acerdote.& sino $ue recurre a ella para di#ersas
manifestaciones& no siendo despreciable& por sus consecuencias& el paralelismo
antitético entre el pueblo de la re#elaci!n mosaica y el nue#o pueblo $ue se
constituye en torno de Jesús. 5uiz/s la m/s llamati#a es la duplicaci!n entre un
'emplo terreno y un 'emplo celestial& $ue a su #ez se e2tiende a la
met/foraNanalogía entre los espacios del 'emplo y los pactos di#inos& el primero
con +srael& el segundo por 9risto ,caps. ?3G..
La hermenéutica de Hebreos no solo reelabora el te2to #eterotestamentario
mediante su aplicaci!n al ministerio de Jesús ,corresponde ahora claramente
llamarlo así a la luz de la propia teología de Hebreos.& sino $ue a la luz del hecho
crístico reelaborar/ la propia lectura interna del te2to. El caso del )sacerdocio de
Ael$uisedec* ,cap. M. es $uiz/s el m/s marcado. "llí no solamente se reemplaza
la funci!n sacerdotal tradicional& aar!nica& por la de 9risto& sino $ue se introduce
una nue#a lectura sobre el propio sentido de este sacerdocio& al interpretar la
tensi!n entre este y la figura de Ael$uisedec& un persona%e realmente ocasional de
la historia abrah/mica& ele#ado al ni#el de m/2ima representaci!n. Esto se hace a
partir de la 8esurrecci!n de 9risto y el concepto de inmortalidad.
Antecedentes !ilonianos"
La comple%idad de esta operaci!n interpretati#a solo es posible por la
incorporaci!n de es$uemas importados de la filosofía helenista& de elementos
plat!nicos y de una interte2tualidad $ue $ueda oculta en la superficie del te2to
pero $ue aparece al desmontar sus mecanismos de soporte. Es allí donde
#erdaderamente hay $ue buscar la afinidad filoniana. i bien muchos
comentaristas y eruditos han traba%ado sobre la posibilidad de encontrar paralelos
entre Hebreos y la literatura de Eil!n de "le%andría& los resultados distan de ser
uní#ocos. Aientras algunos encuentran paralelos entre el lengua%e& las figuras y
los modos de las e2posiciones& otros cuestionan la cercanía de estos te2tos. Es
$ue las afinidades no deben buscarse tanto en los resultados como en los
presupuestos metodol!gicos.
'ambién se ha traba%ado sobre posibles paralelos en 5umr/n. Esto resulta aún
m/s a#enturado. 7or cierto $ue los temas del +srael y el sacerdocio corrupto
reemplazado por un nue#o +srael formado por $uienes permanecieron fieles y han
encarnado el #erdadero sacerdocio se encontrar/n en muchas fuentes literarias de
la época. 7ero la diferencia de Hebreos con los otros te2tos %udíos cuestionadores
de su entorno reside en $ue el antiguo sacerdocio no es reemplazado por ser
corrupto ,de hecho Hebreos no discute la legitimidad del sacerdocio actual del
'emplo ni su filiaci!n aar!nica.& sino por insuficiente. En esto se distingue también
de la tradici!n filoniana. 0o presenta la #alidez de la tradici!n mosaica en el
conte2to helenista& sino& por el contrario& su caducidad.
Es $ue& aun manteniéndose dentro del recinto del %udaísmo en su reconocimiento
del #alor re#elatorio de la relaci!n de +srael con Dios& #a a cuestionar la forma en
$ue esa misma re#elaci!n fue recibida y #i#ida& y en el fondo& la misma capacidad
sal#ífica de esa re#elaci!n separada de la actual presencia de 9risto. La ritualidad
en la $ue se e2presa la religi!n %udía es una marca de esa insuficiencia; si fuese
perfecta& no necesitaría repetirse asiduamente. La unicidad del sacrificio de Jesús
es la marca de su perfecci!n. Lo perfecto es único e irrepetible. 7or eso& el te2to&
la )racionalidad* & el logos de esa re#elaci!n se puede abrir mediante una nue#a
interpretaci!n $ue le da sentido& pero el culto& como ritualidad estética& ya no
resulta #/lido. Es posible #er allí nue#amente el substrato de las corrientes
filos!ficas helenistas& especialmente las cercanas al platonismo. En esto Hebreos
es filoniana.
in embargo& y esto es lo $ue la mantiene dentro la cosmo#isi!n del %udaísmo& la
perfecci!n de esta re#elaci!n no se alcanza por un puro e%ercicio de la abstracci!n
logocéntrica& sino por la encarnaci!n y por la acci!n del 9risto en tanto acci!n
hist!rica. 9on todo lo $ue hemos dicho sobre el alto grado de abstracci!n y la
comple%idad de las mediaciones metaf!ricas $ue representa Hebreos& su
argumento solo se sostiene& en última instancia& en la historicidad de la
encarnaci!n y el e#ento de la 8esurrecci!n. Elude así el docetismo gn!stico $ue
amenazar/ a otras formulaciones en esta misma línea.
Esta concepci!n donde toda#ía la #erdad no solo se re#ela desde el logos sino
en la encarnación del logos& en el caso de Hebreos se funda en una #isi!n
sacrificial de lo religioso& $ue& a su #ez& resulta cuestionada. e enmarca en la
dimensi!n de la #iolencia simb!lica . +nter#iene la muerte para la remisi!n; la
muerte es lle#ada a la dimensi!n de ley. 7or otro lado& se in#oca el Dios de la #ida
$ue ya no re$uiere otro sacrificio para mostrar su misericordia. Esta tensi!n& s!lo
hay #ida a tra#és de la muerte& propia de la teología israelita de la pureza& es
usada a$uí para seBalar la caducidad del culto sacrificial. e trata de una aporía
$ue recorre toda la obra.
El sentido )can!nico* de Hebreos
0o #amos a entrar ac/ en los #ai#enes de la comple%a historia de la construcci!n
del canon cristiano y las #enturas y des#enturas $ue nuestro escrito corri! hasta
ser incorporado al mismo. abemos $ue& si bien no había aún un canon& ya
9lemente 8omano& hacia el G= conocía el escrito y le da suficiente #alor como
para citarlo. 7arece ser $ue en la +glesia de 8oma este escrito fue tempranamente
apreciado& y por ello se con#irti! en un fuerte candidato a su canonizaci!n. u
teología sacerdotal encontraría afinidad en ciertas tendencias ya íncitas en el así
llamado )protocatolicismo* de la capital imperial y nue#o centro cristiano. Es parte
de las ambig1edades de Hebreos& $ue mientras por un lado su argumento marca
el fin de toda pretensi!n de un sacerdocio humano& y del culto sacrificial& por el
otro la concepci!n de lo religioso $ue lo nutre& lo autoriza nue#amente. Este es
$uiz/s el punto saliente de la hermenéutica de Hebreos& de la cual es a la #ez
camino y e%emplo; siendo una relectura del te2to de la Biblia Hebrea& en la $ue
busca leer ba%o la superficie del te2to& se presta a si mismo a sus propias
relecturas& y tras una argumentaci!n en un sentido m/s o menos uní#oco& $uedan
en sus raíces otros elementos $ue lo abren a otras interpretaciones.
La discusi!n no es a%ena a nuestro tiempo. La preeminencia casi absoluta de los
métodos hist!rico3críticos hasta no hace mucho& y cuya influencia decisi#a se de%a
sentir aún dominante en los círculos académicos& pr/cticamente )cerr!* los te2tos&
confin/ndolos a su interpretaci!n hist!rica. La literalidad del te2to fue el ob%eto
fundamental de estudio& la #erificabilidad de su referencias directas la norma
stantis et cadentis. e podría seBalar la afinidad metodol!gica )lucana*; )habiendo
in#estigado diligentemente& he puesto en orden los hechos ciertos...* ,Lc <;I.. 7ero
Hebreos toma otro camino. Cpta por #alorar lo aleg!rico& la referencia oblicua&
de%ar su ob%eto metodol!gico subyacente. "mbiguo y e2igente a la #ez& un
%udaísmo cuestionador del %udaísmo& un antiritualismo $ue engendra sus propios
ritos ,no de%en de reunirse...& <H;@J.& un discurso logocéntrico $ue re$uiere de un
sustento pr/2ico.
Hebreos no solo muestra un mensa%e can!nico& también abre la metodología
hermenéutica. i bien introduce no pocas contradicciones en su testimonio& nos
obliga a tomar en serio la pluralidad de las relecturas posibles& la necesidad de
poder #er m/s all/ del sentido inmediato& la #aloraci!n múltiple del mundo de lo
simb!lico. La din/mica de )lo religioso* toma entidad propia& agreg/ndose a las
lecturas mucho m/s políticas $ue nos pro#een otros te2tos neotestamentarios. Lo
eterno se transforma en una categoría fundante& $ue da sentido a lo hist!rico. K
sin embargo& y por eso es can!nica en su sentido m/s profundo& Hebreos sigue
reconociendo en la historia de Jesús su hecho fundante& el #erdadero canon $ue
hace posible y creíble su alegoría.
Un segundo intento# la Epístola de $pseudo% &ernabé
La así llamada )Epístola de Bernabé* ,en adelante Brn. ha sido conocida en el
cristianismo desde antiguo& y podemos afirmar $ue se remonta a la época final de
los escritos can!nicos& o al periodo inmediatamente posterior a m/s tardar. egún
los di#ersos estudios& la fecha de composici!n estaría entre el <HH como dato m/s
temprano& o el <IH como el m/s tardío. 9onoce probablemente el E#angelio de
Aateo& ya $ue introduce con un legitimante )como est/ escrito* la cita del te2to de
Aateo @@;<- )muchos son los llamados y pocos los escogidos* ,Brn -;<-.. Esto
nos lle#a al aBo <HH& donde el E#angelio de Aateo ya circula y tiene cierto
reconocimiento. 7or otro lado alude a la destrucci!n del 'emplo de Jerusalén& y
conoce el intento de "driano de construir un 'emplo para Oeus en las ruinas de la
#ie%a Jerusalén ,aBo <IH.& aun$ue este traba%o aún no ha comenzado ,Brn <=;-..
Esto nos lo presenta como un escrito muy temprano& y de allí $ue en algún
momento haya sido un candidato a la inclusi!n can!nica.
De hecho& su presencia en el Codex Sinaiticus& uno de los testigos m/s antiguos
de las Escrituras cristianas& marca el reconocimiento $ue este escrito recibi! de
parte de al menos un importante sector del cristianismo primiti#o. 9lemente de
"le%andría& hacia fines del . ++& lo cita abundantemente& consider/ndolo como un
sustento con autoridad. Lo mismo ocurrir/ tiempo después con Crígenes& $ue en
una cita denomina a Bernabé )carta cat!lica* ,Contra Celso, I, !". De allí $ue la
mayoría de los estudiosos se inclinen a #er esta obra como de origen ale%andrino.
Ctro dato en ese sentido lo constituye el modo hermenéutico& emparentado con el
estilo filoniano $ue ya hemos #isto en Hebreos& y sobre lo cual #ol#eremos.
9iertamente esta localizaci!n de la obra no recibe un apoyo un/nime& ya $ue
distintos autores han intentado ubicarla en otros conte2tos. 0o entraremos a$uí en
esa discusi!n. 7ara nosotros no interesa tanto fi%ar e2actamente d!nde fue escrita
como poder comprender el modo de su apro2imaci!n e interpretaci!n de las
Escrituras hebreas.
La atribuci!n a Bernabé de este escrito es común entre los autores del
cristianismo temprano& aun$ue el escrito en si mismo no est/ presidido ni firmado
por nombre alguno. Hoy día esa autoría es casi un/nimemente cuestionada. La
dataci!n& el modo de la argumentaci!n& su concepci!n del lugar del %udaísmo& e
incluso el modo de su #ocabulario pro#een fuertes argumentos contra la
posibilidad de $ue el Bernabé mencionado en Hechos pueda ser el autor definiti#o
de esta obra. Las #eces $ue el autor se refiere a si mismo lo hace& no como
maestro sino como un hermano entre hermanos ,Brn <;?L -;=.& pero
diferenci/ndose de los de la )antigua alianza*& a la $ue considera falsa& e
identific/ndose con el pueblo de la )#erdadera "lianza*. " #eces hace gala de una
e2agerada humildad ,se presenta como )#uestra basura*& Brn -;G& o )la basura de
#uestro amor* =;J.& $ue sin embargo es desmentida por el car/cter de autoridad
con $ue se e2presa. 9abe seBalar la incompatibilidad de $ue Hebreos y esta
)Epístola de Bernabé* pro#engan de la misma pluma. Estilo& actitud& posici!n
frente al %udaísmo& situaci!n conte2tual y #ida eclesial desde la $ue parecen
escribir son marcadamente diferentes. A/s adelante mencionaremos algunas de
estas diferencias. Donde coinciden& al menos en forma importante& es en sus
recursos hermenéuticos& en el modo de usar las Escrituras hebreas.
Eso no impide $ue algunos piensen $ue hay un núcleo originario tomado de
Bernabé& sea de su pluma o m/s probablemente de su palabra& $ue luego fue
enri$uecido por aportes sucesi#os y la inclusi!n de otros materiales cristiano3
primiti#os $ue circulaban con%untamente& para dar lugar a la obra $ue hoy tenemos
. La concurrencia de distintos elementos y moti#os tradicionales del cristianismo
primiti#o en su polémica con la sinagoga rabínica& $ue probablemente han
circulado independientemente& aparece como muy plausible. in embargo& hay
fuertes argumentos para confirmar la unidad final de la obra. i el autor definiti#o
se #ali! de antecedentes y fuentes #ariadas& como parece casi seguro& es
e#idente $ue su traba%o de edici!n fue tan e2hausti#o $ue ha logrado mostrar el
escrito como algo homogéneo& coherente en enfo$ue y estilo. "un$ue homogéneo
en estilo no significa ordenado argumentalmente o hermenéuticamente coherente&
ya $ue por otro lado también se pueden percibir saltos argumentales& temas
abandonados $ue son retomados después& o $ue no son retomados en absoluto
en algunos casos& argumentos concurrentes $ue no encuentran síntesis final& etc.
Los capítulos finales& con el célebre argumento de los dos caminos ,Brn <?3@H.&
$ue encontramos también en el comienzo de la #ida$é ,caps. <3=.& aparece como
un agregado& luego de la conclusi!n casi terminante $ue tiene el escrito en Brn <M.
Esto ha dificultado tanto poder clasificar este escrito por su género como encontrar
una estructura unitaria en la obra. 9iertamente& como hemos seBalado en
Hebreos& carece de los elementos propios de una carta& y se parece m/s a una
homilía. 7ero por su e2tensi!n y saltos argumentati#os es problem/tico descubrir
un hilo conductor para el con%unto& como la figura del umo acerdote $ue se
ofrece a si mismo en sacrificio aporta para la comprensi!n de Hebreos. 7or
momentos parece un con%unto de argumentos apologéticos o cate$uéticos m/s o
menos sueltamente ligados por una preocupaci!n común; confrontar la
interpretaci!n %udaica de las Escrituras. Esta polémica es la $ue aparece&
entonces& como el organizador del discurso. 7ero esta polémica& a su #ez&
conlle#a la necesidad de ofrecer una lectura alternati#a& y este es el punto $ue nos
interesa analizar en este te2to.
El uso de las Escrituras y la libertad hermenéutica
i algo se propone la Epístola de Bernabé es realizar una relectura bíblica para
demostrar como el %udaísmo ha leído e$ui#ocadamente los te2tos de la Escritura y
ahora& a la luz de 9risto& se impone una nue#a lectura $ue re#ele el #erdadero
sentido. El problema $ue plantea este escrito #a m/s all/ de lo $ue tenemos en los
te2tos can!nicos. En realidad para nuestro autor no solamente los %udíos no han
terminado de entender el sentido oculto de las Escrituras sino $ue han sido
lle#ados a una lectura $ue ha tergi#ersado todo entendimiento de los te2tos
bíblicos& de tal manera $ue toda la teología israelita no es sino un gran e$uí#oco&
pro#ocado por el engaBo al $ue fueron conducidos por un /ngel malo ,Brn G;-..
En su relectura de las Escrituras& sin embargo& )Bernabé* recurre a las formas
hermenéuticas propias del mismo %udaísmo $ue combate. Dice $ue los %udíos han
interpretado err!neamente el te2to bíblico& por lo $ue nuestro autor $uiere
interpretarlo rectamente. 7ero para ello hace uso de los mismos procedimientos
con los cuales sus ad#ersarios lo han hecho& a su entender& mal. Esta aparente
contradicci!n muestra $ue& en el fondo& el problema no es de metodología
interpretati#a& sino de la fe $ue suscita el hecho de 9risto o su negaci!n. Aientras
los %udíos han sido guiados al error por un /ngel malo& $uienes andan en el
camino de luz ,Brn <?;<. descubren& en los mismos te2tos y mediante los mismos
procedimientos& lo $ue hace a su sal#aci!n y la #erdadera obediencia a los
mandamientos di#inos.
Esta coincidencia metodol!gica puede #erse en el hecho de $ue nuestro te2to
apela a las formas de traba%o e2egético #igentes& propias del %udaísmo de su
época. 8ecurre a la tradici!n de la e2égesis rabínica . u e2posici!n de la
Escritura es una )enseBanza* ,Brn G;GL <=;G3<H. $ue no solo aporta sabiduría sino
$ue adem/s conduce a sal#aci!n. Esto es importante destacar; lo $ue sal#a es
una determinada inteligencia de las Escrituras y el cumplimiento& en consecuencia&
m/s acabadamente& de los mandamientos y prescripciones $ue de ello emanan.
En ese camino cabe una e2égesis literal si así con#iene. En el capítulo @& cuando
argumenta para combatir el culto sacrificial& echa mano a )la sabiduría& la
inteligencia& la ciencia y el conocimiento* ,#. I. mediante una lectura literal del
te2to. "sí& pues& las citas de +saías& o una combinaci!n de te2tos de Jeremías y
Oacarías constituyen el sostén de un razonamiento y autoridad $ue se afirma en el
sentido literal de los te2tos.
7ero este sentido literal de los te2tos es negado cuando con#iene introducir un
sentido aleg!rico. "sí& pues& en el cap. <H& al e2poner sobre el tema de los
alimentos& dice $ue )el mandamiento de Dios no consiste en no comer& sino $ue
Aoisés habl! en sentido espiritual. Lo referente al cerdo lo di%o por esto; 0o te
unir/s Pdi%o3 a los hombres $ue son seme%antes a los cerdos...* ,Brn <H;@.. En
medio de la e2plicaci!n sobre cada uno de los alimentos impuros& d/ndoles un
sentido aleg!rico& seBala )Ka tenéis e2plicado completamente lo $ue se refiere a la
comida* ,Brn <H;<H.& para culminar el p/rrafo seBalando )Airad $ue bien legisl!
Aoisés. 7ero& 4de d!nde les #ino a a$uellos la comprensi!n o inteligencia de
estas cosas6 0osotros& comprendiendo rectamente los mandamientos& los
e2ponemos tal como el eBor $uiso. 7ara entender estas cosas circuncidamos
nuestros oídos y nuestros corazones* ,<H;<<d3<@.. Dando a entender $ue& los
%udíos al circuncidar la carne tienen un entendimiento carnal de los mandamientos&
mientras $ue la fe permite acceder& #ía alegoría& a su significado espiritual.
Esta interpretaci!n aleg!rica puede ser tipol!gica& como cuando se habla de "d/n
en el cap. =& o una alegoría figurati#a de referencia miembro a miembro& como
ocurre en el cap. ?& donde interpreta& al aludir al sentido de los mandamientos
rituales; )La no#illa es Jesús& los hombres $ue la ofrecen son los pecadores $ue lo
inmolaron Q...R Los niBos $ue asper%en son los $ue han anunciado el e#angelio del
perd!n de pecados...* ,Brn ?;@3I.. "un m/s osada& en ese sentido& es la gematría
midr/shica $ue intenta sobre la circuncisi!n de los sier#os de "brah/n. Fale la
pena transcribir el p/rrafo; )7ues dice; % circuncid& '(rah)n a dieciocho *
trescientos ho+(res de su casa. "sí& pues& 4$ue conocimiento le fue otorgado6
Daos cuenta $ue primeramente habla de dieciocho y& tras un inter#alo& de
trescientos. Dieciocho se escribe mediante la iota ,diez. y la eta ,ocho.. "hí tienes
el nombre de Jesús. K puesto $ue la 9ruz& representada por la tau& había de
comportar la gracia& habla adem/s de trescientos. "sí& pues& manifiesta a Jesús
en las dos primeras letras& y con la otra a la 9ruz* ,Brn G;?. . 9omo #emos& la
interpretaci!n aleg!rica de Bernabé no se pri#a de ninguna de las posibilidades
$ue le da la #ariedad de corrientes interpretati#as de su época si #ienen al
encuentro de su propuesta teol!gica.
"sí& si bien no necesariamente hay una dependencia de Eil!n& sí puede notarse
una afinidad metodol!gica& como en el caso de Hebreos. "un$ue también es
perceptible la influencia& o al menos el paralelismo& con otras técnicas
interpretati#as. "sí se da la presencia del )pesher* $ue encontramos también en la
comunidad $umranita. El )pesher* es el método interpretati#o $ue procura una
aplicaci!n directa de un te2to escriturístico a una situaci!n actual. i bien esa es&
de alguna manera& la moti#aci!n de toda tarea hermenéutica& lo $ue hace el
)pesher* es saltar las mediaciones y leer los acontecimientos actuales en los
hechos y profecías del pasado. Este )concordismo* no es a%eno a como se sigue
leyendo la Biblia en ciertos círculos fundamentalistas.
)Bernabé* recurre a esta #ariante interpretati#a en di#ersos pasa%es de su
)epístola*. "sí& en <;M e2plicita ; )0os hizo conocer el DueBo por medio de los
profetas lo $ue ya ha #enido y lo $ue est/ siendo& como también gustar las
primicias de lo $ue est/ comenzando a darnos. 7uesto $ue #emos como se pone
por obra cada una según lo di%o& nos con#iene de la forma m/s generosa y
prominente conducirnos con temor de Sl*. El capítulo - es una muestra muy clara
de esta lectura& aun$ue en ella hace menci!n de una profecía de Henoc $ue no
figura en los c/nones #igentes de su tiempo ,ni la LTT no los te2tos hebreos. ni en
los te2tos heno$uianos de los $ue hoy disponemos. Esto guía& en el mismo
capítulo& su interpretaci!n de las profecías de Daniel; in#ita a comprender la
realidad #igente& en forma críptica como también ocurre en el "pocalipsis de Juan&
como interpretaci!n de esta lectura. Esto es repetido en otros lugares de nuestro
te2to; )"sí& pues& debemos dar gracias al eBor por$ue nos dio a conocer el
pasado& nos instruy! sobre el presente y no somos ignorantes respecto al futuro*
,BrnJ;I.. La ya aludida menci!n de la destrucci!n y reedificaci!n del 'emplo por
parte de paganos ,Brn <=. es leída con la misma cla#e.
in embargo& con este caudal de metodologías y lecturas $ue llegan a ser
contrapuestas& lo $ue supuestamente se #uel#e conocimiento y sabiduría espiritual
termina resol#iéndose en un nue#o legalismo& $ue se parece mucho a la herencia
farisaica3rabínica $ue se le opone. u instrucci!n termina en el agregado de )los
dos caminos* ,caps <?3@H.& y la descripci!n del )camino de la luz* es un nue#o
elenco de prescripciones y prohibiciones con sentido apodíctico. i bien& entonces&
es posible percibir la influencia helenista y reconocer el trasfondo ale%andrino al
cual la tradici!n atribuye el origen del te2to& $ueda también clara& en sus formas y
mentalidad m/s $ue en su e2presi!n directa& la herencia %udaica $ue se percibe en
este te2to.
El sentido de la polémica antirabínica
De allí $ue no pueda e#itarse una referencia al tratamiento $ue )Bernabé* da a )la
cuesti!n %udía*. Desgraciadamente representa un paso m/s en la ruptura
enemistosa del naciente cristianismo con su cuna hebrea. Es un salto $ue se #a
acercando al marcionismo en su negaci!n total del %udaísmo y del Dios
#eterotestamentario. 7ues si bien toda#ía recurre a las Escrituras hebreas y se
encuentra& como lo hemos #isto& totalmente inserto en una mentalidad semítica& si
bien en el modo relati#izado $ue esta ad$uiere en el periodo helenista& en
)Bernabé* el )ellos3contra3nosotros* toma una entidad creciente.
7ablo& en 8omanos G3<<& realiza su m/s acabada e2posici!n de la situaci!n del
7ueblo de la 7romesa tras el hecho de 9risto. La 7romesa sigue #igente y
finalmente alcanzar/ su cumplimiento& si bien esta )suspendida* para dar espacio
al in%erto de los pueblos gentiles. La afirmaci!n paulina mantiene )la adopci!n& la
gloria& los pactos& la legislaci!n& el culto y las promesas* como datos constituti#os
del pueblo hebreo de los cuales pro#iene el 9risto y él mismo ,8o G;-.. El
e$uí#oco ha consistido en $ue la ley& en cambio de guiarlos a la %usticia& hizo
nacer una autosuficiencia $ue les ha impedido reconocer la necesidad de la gracia
di#ina& la cual 9risto #ino a manifestar. 7ero Dios mantiene su misericordia para
con los hermanos )en la carne* de 7ablo& como tu#o misericordia de los gentiles
en el tiempo de su desobediencia ,8o <;@?3II.. La misericordia es la actitud de
Dios hacia todos.
Hebreos& como hemos #isto& se ale%a m/s de esto. La promesa de Dios a +srael no
solo no fue bien entendida y el sentido de la ley mal interpretado& sino $ue es en si
misma insuficiente como camino de sal#aci!n. 9onstituti#a de este camino& por
cierto& pero como antecedente inacabado de lo $ue se completar/ con el
ministerio de 9risto. En el célebre capítulo <<& tras nutrir con e%emplos
#eterotestamentarios la magnitud de la fe de los héroes israelitas& sin embargo
concluye )K todos estos& aun habiendo alcanzado buen testimonio por medio de la
fe& no obtu#ieron la promesa& habiendo pro#isto Dios alguna cosa me%or respecto
de nosotros& a fin de $ue ellos no fuesen perfeccionados aparte de nosotros* ,Heb
<<;IG3-H..
7ero con Bernabé la misma "lianza con el pueblo hebreo es puesta en entredicho.
La e2presi!n del cap. - de%a pocas dudas. 9onsidera $ue decir $ue la "lianza es
)de a$uellos y nuestra* es acumular pecados. 7or el contrario )ciertamente es
nuestra& pues ellos la perdieron después $ue Aoisés la recibiera. En efecto& dice la
Escritura; ,sta(a Moisés a*unando en el +onte durante cuarenta días * cuarenta
noches * reci(i& del Se-or la 'lianza, las ta(las de piedra escritas por el dedo de
la +ano del Se-or. 7ero como se habían #uelto a los ídolos& la perdieron. En
efecto& así dice el eBor. Moisés, Moisés, (a$a r)pido por/ue ha caído en la
ini/uidad el pue(lo /ue sacaste de ,gipto. Aoisés comprendi! y de%! caer de sus
manos las dos tablas. 8ompi! su "lianza para $ue la de Jesús& el "mado&
$uedara sellada en nuestros corazones en la esperanza de su fe* ,Brn -;M3?.. Es
decir& la "lianza de Dios con +srael nunca lleg! a completarse. De tal manera $ue&
según Bernabé& a los o%os de Dios hay un solo pueblo al $ue se deben las
7romesas; el cristiano. +srael no es sino una e2periencia frustrada& algo $ue nunca
lleg! a ser plenamente. 7or eso no puede ser ni antecedente ni preparaci!n para
la #erdadera re#elaci!n& sino un camino des#iado& una trampa tendida por el malo.
Hay una sola re#elaci!n #/lida& una sola "lianza& la realizada en 9risto.
45ué ha lle#ado a alguien $ue sin duda pro#iene del %udaísmo a una posici!n tan
duramente anti%udía6 e han intentado diferentes respuestas $ue no podemos
analizar a$uí en detalle& desde los $ue #en una confrontaci!n con %udeocristianos
en la #íspera de la definiti#a disoluci!n de estos grupos& hasta los $ue& por el
contrario& entienden $ue esta es una cate$uesis defensi#a frente a la agresi#idad
del %udaísmo de la di/spora ale%andrina. 5uienes no sitúan la carta en "le%andría
consideran también la posibilidad de una contraofensi#a ante las posiciones
rabínicas $ue emanan de la escuela de Jamnia ,Ka#neh.. En este caso& su actitud
sería mucho m/s beligerante $ue la del E#angelio de Aateo& $ue se encuentra con
el mismo escenario& dado $ue al ser m/s tardía refle%a un momento m/s a#anzado
y determinante del enfrentamiento. Lo cierto es $ue tanto las alusiones directas
como las indirectas $ue pueblan este escrito ponen un énfasis rupturista con el
%udaísmo $ue no tiene los matices teol!gicos $ue presentan los escritos
can!nicos. Del %udaísmo solo se conser#an las Escrituras& para ser interpretadas
en oposici!n a la lectura %udaica. K sin embargo& el autor sigue siendo& sin
$uererlo& un e%emplo de la interpretaci!n de las Escrituras según los modelos
rabínicos .
'pci(n eclesial y proyecci(n social
)7erseguidores de los buenos& aborrecedores de la #erdad& amantes de la mentira&
desconocedores del salario de la %usticia& no concordes con el bien ni con el %uicio
%usto& despreocupados de la #iuda y del huérfano& no #igilantes para el temor de
Dios& sino para el mal& ale%adísimos de la mansedumbre y de la paciencia&
amantes de la #aciedad& perseguidores de la recompensa& despiadados con el
pobre& indolentes ante el abatido& inclinados a la calumnia& desconocedores del
$ue los ha creado& asesinos de niBos& destructores de la obra de Dios& $ue
#uel#en la espalda al necesitado& $ue abaten al oprimido& defensores de los ricos&
%ueces in%ustos de los pobres& pecadores en todo* ,Brn @H;@.. "sí describe la
Epístola a $uienes siguen el )camino del 0egro*. )El 0egro* es una de las formas
en $ue el autor nombra lo diab!lico en la Epístola ,-;<H.. in duda esta e2presi!n
nos resulta hoy sumamente pre%uiciosa. En todo caso& se puede alegar en su
descargo $ue si la carta es ale%andrina podría suponerse $ue ello no implica una
referencia racial& dado $ue la mayoría de los habitantes de la regi!n& y
consiguientemente los cristianos del lugar& serían de piel oscura. La met/fora del
)camino de las tinieblas* e#ocaría& entonces& esta designaci!n para lo diab!lico&
$ue también se encuentra en otros escritos de la época. 0o de%a& sin embargo& de
resultarnos molesta& y m/s all/ de las posibles e2cusas& debemos reconocer $ue
refle%a elementos de una cultura discriminatoria $ue& agregada a su posici!n
anti%udaica y a su legalismo moral& da al lector moderno una #isi!n negati#a del
mensa%e del escrito. Fale& en cambio& como contraparte& su fuerte posici!n ante la
corrupci!n y la insensibilidad de los poderosos frente a la necesidad de los pobres
y humillados.
Einalmente& pese a su antig1edad y cierto prestigio entre algunos de los )padres*
de los primeros tres siglos& no fue reconocida dentro del canon de las Escrituras
cristianas. Lo cierto es $ue refle%a un proceso de cierta cerraz!n del pensamiento
cristiano& y un sector de la +glesia& $ue desgraciadamente fue creciendo en
influencia& con una posici!n de desacreditaci!n de su cuna %udaica& de legalismo
moral& no e2ento de una #ertiente )espiritualista*& aun$ue toda#ía en ciernes. Es
uno de los pocos escritos cristianos primiti#os $ue identifica a la fe con una serie
de conductas prescripti#as & $ue son las $ue dan la recompensa de la #ida eterna
,Brn @<;<.. u principal ob%eto es la polémica anti%udaica& demostrar la caducidad
de la fe de +srael& y sus pr/cticas& proponiendo un )nosotros* cristiano $ue corrige
y sustituye esa religi!n e$ui#ocada. La presencia de 9risto es m/s la de un
re#elador del nue#o c!digo moral y de una gnosis sal#ífica $ue la del mediador de
la gracia y del "mor de Dios. La %usticia di#ina sigue siendo una %usticia airada&
compensatoria. La presencia de Jesús es prefigurada en los te2tos mosaicos y
proféticos& es e2altada y reconocida en su filiaci!n di#ina& pero carece de la
sutileza paulina para descubrir en ella la dimensi!n de una total apertura de la
economía di#ina& una presencia transformadora de la condici!n humana ante Dios.
Lo $ue nos de%a Bernabé& en un sentido m/s positi#o& es un e%emplo de la
pluralidad de las posibilidades hermenéuticas. Es un muestrario de alternati#as
para la apro2imaci!n a las Escrituras& un repertorio de caminos abiertos para la
interpretaci!n. i bien& por un lado& como $ueda dicho& se muestra
dram/ticamente anti%udío& por el otro nos ofrece un rico legado de como resultan
producti#os la inteligencia %udía y el estudio de las Escrituras al modo filoniano o
rabínico& y aún el de los mon%es de 5umr/n. 8esulta todo un antecedente de lo
$ue hoy llamaríamos )la con#ergencia hermenéutica*& donde una pluralidad de
formas y enfo$ues metodol!gicos concurren a clarificar el sentido de las
Escrituras. En eso la +glesia puede rescatar el testimonio de esta )Epístola de
Bernabé*.
)ara una re!le*i(n inacabada
Hebreos y Bernabé pueden ser #isualizadas como dos e2ponentes de una
apro2imaci!n hermenéutica particular& distinta de las $ue predominan en la
escritura cristiana primiti#a. 9on resultados diferentes. La carta can!nica& aun$ue
su presencia en el canon no fue un camino sin sus asperezas& inicia una lectura
creati#a $ue ad$uirir/ fuerza como método en el transcurso de los siglos
cristianos. e podría decir $ue& en si misma& es ya un e%emplo anticipado de los
$ue los medie#ales llamar/n el )cu/druple sentido de las Escrituras*; literal o
hist!rico& ético& aleg!rico y anag!gico o escatol!gico. "lgo similar encontramos en
Bernabé& aun$ue sus resultados finalmente $uedan insuficientes.
47or $ué una entr! en el canon& a pesar de las dificultades tempranamente
reconocidas para establecer su autoría& y la otra no& aun cuando su origen y
autoridad parecían a la saz!n mucho m/s claro6 Los #ericuetos de la historia de la
formaci!n del canon& $ue nos es bastante es$ui#a en cuanto a datos y certezas&
no parecen dar raz!n suficiente. La historia posterior& sin embargo& nos permite
#er el tema con otra perspecti#a. A/s all/ de cuestiones de poder& tendencias y
pre%uicios de los cuales ninguna decisi!n est/ e2enta& Hebreos mantiene& aun con
sus dificultades y con la carga $ue significa la concepci!n sacrificial $ue la
organiza& una apertura al hecho de 9risto y un #ínculo con la "ntigua "lianza $ue
no encontramos en Bernabé. Esta última es testigo& en cambio& de un proceso de
endurecimiento del cristianismo primiti#o y est/ dominada por la dramaticidad de
una polémica $ue con el tiempo tomaría #isos criminales.
La tarea hermenéutica se propone abrir el te2to& e2poner las ri$uezas ocultas en
las sabidurías múltiples $ue nos han sido legadas. Desgraciadamente& mucho en
la historia de la tarea interpretati#a se ha #olcado m/s a la polémica $ue a la
creaci!n de alternati#as $ue nutran a la fe de las nue#as #isiones $ue la hacen
#ital. La dimensi!n can!nica también debe #erse en esa perspecti#a; el canon no
est/ para cerrar& sino para orientar. 0o es el lecho de 7rocusto sino el metro en la
mano del ar$uitecto $ue planifica para construir& $ue usa la medida para proyectar
y no para e2cluir. La tensi!n entre Hebreos y Bernabé& donde con metodologías
afines se orientan lecturas distintas puede ser un e%emplo de ello.
Buenos "ires& "gosto @HH@
+EDE'
9amacu/ @J@
<-H= Buenos "ires& "rgentina
>na e2posici!n resumida de esta estructura puede #erse en; ,l +ensa$e de la
carta a los he(reos, Editorial Ferbo Di#ino& Estella& <GM?. p. central.
obre cuanto hay en los e#angelios de profecía historizada y cuanto de historia
adaptada el te2to profético& y cuanto de relectura del te2to profético en funci!n
crística& #er la discusi!n de J. D. 9rossan en 0ho killed 1esus2& Harper& an
Erancisco& <GGJ.
7ara el an/lisis del concepto de sacrificio& #iolencia simb!lica de lo religioso& y la
funci!n de Hebreos dentro del cristianismo& nos remitimos a la obra de 8. Uirard.
7ara una enumeraci!n de estas alternati#as #er; #idaché, #octrina 'postoloru+,
,pístola del 3seudo45erna(é. Euentes 7atrísticas I& Editorial 9iudad 0ue#a&
Aadrid& <GG@. +ntroducci!n a cargo de Juan José "y/n 9al#o. pp. <IH3<I-. En
adelante citada como 637.
9f. L. V. Barnard; )'he Epistle of Barnabas and its 9ontemporary etting*& en
'emporini y Haase ,eds.. 'u8stieg und niedergang der 9:+ischen 0elt, ++& @M& <&
de Uruyter& Berlin30e( Kor:& <GGI& pp. <=J3<=?. Este estudio nos ha ser#ido de
guía en #arios puntos de este artículo.
En las citas de Brn seguimos la traducci!n de J.J. "y/n 9al#o en E7I& sal#o
indicaci!n en contrario.
Las letras griegas +ota y Eta son las dos primeras letras del nombre Jesús& y la
tau& igual en su grafía a nuestra '& tiene la figura de la cruz. 0!tese como esta
gematría se hace sobre el te2to griego& y no sobre el te2to hebreo& como $uerían
los rabinos de Ka#neh.
En este caso nos apartamos de la traducci!n de J.J. "y/n 9al#o. 7referimos hacer
el te2to un poco m/s literal en este caso para destacar toda su fuerza. 7or
e%emplo& "y/n 9al#o traduce a$uí )eBor* lo $ue yo traduzco por )DueBo*. La
palabra griega es despotes& $ue m/s #ale se refiere al dueBo de casa& y es distinta
de ;*rios& $ue en el cristianismo primiti#o había ad$uirido ya un peso propio para
referirse a Jesucristo. Es claro $ue el autor no $uiere introducir confusi!n y por eso
recurre a esta e2presi!n con la cual se refieren metaf!ricamente a Dios algunas
par/bolas ,Dios como el despotes de la #iBa o de la casa.. El #ocablo designa&
originalmente& al dueBo de escla#os y de allí se e2tendi! al propietario de un
establecimiento traba%ado con sier#os. i bien el griego también e2tendi! su uso al
8ey o gobernante $ue rige por #oluntad propia un estado& no corresponde
tampoco traducir por )déspota*& por $ue esa palabra en nuestro lengua%e de hoy
ha tomado otras connotaciones $ue no estaban en el griego :oiné.
>n estudio m/s detallado del modo del )catecismo 'annaítico* en la Epístola de
Bernabé en L. V. Barnard& op. cit.& pp. <?H3<GH.
Esto es especialmente notable en la ampliaci!n de la met/fora de los dos
caminos& $ue cierra la carta& y donde e2pande un cat/logo similar de conductas y
normas $ue encontramos en la #ida$é. 7or e%emplo& incluye una prescripci!n
contra el aborto $ue no encontramos en otras listas cristianas de la época ,Brn
<G;J..