You are on page 1of 13

RESUMEN DE DIN 8 TEMA I

Estado en el Contexto Internacional. Tipología de sus Relaciones:
El concepto de Estado como actor internacional. Criterios para la clasificación de los estados en el sistema
internacional: Naturaleza política, condiciones económicas, antigüedad, tamaño de la población.. El poder como
variable dominante en la estructura del sistema internacional: superpotencia, grandes potencias, medianas y
pequeñas potencias. Relaciones interestatales, sociales, mixtas, conflictivas y relaciones de cooperación.
EL ESTADO COMO ACTOR INTERNACIONAL
Cualquier estudio sobre actores internacionales comienza por una referencia al estado. En algunas ocasiones porque el
estado es presentado como actor privilegiado o casi Único. Hoy el estado es la categoría fundamental de actor en el
panorama internacional.
Se puede definir estado como actor internacional a las influencias, capacidades y participaciones en el contexto
internacional que ejerce el estado en otros actores y su autonomía para tomar sus decisiones; es decir; que desde las
relaciones internacionales, cada entidad soberana (estado) debe tener la habilidad y estar en la capacidad para ejercer
un efectivo control sobre su territorio y para llevar a cabo sus objetivos (a nivel nacional y a nivel internacional). Y Así el
enfoque funcional de las relaciones internacionales se centrará en la habilidad de cada entidad para movilizar recursos
de cara a la consecución de objetivos determinados y en la capacidad de la misma para ejercer influencia sobre el
comportamiento de otros actores del sistema internacional.
El análisis de la política exterior implica el estudio del cómo el estado hace política exterior. Desde esta perspectiva el
estado es considerado como el actor principal y básico de las relaciones internacionales. La globalización proceso
mediante el cual, tanto desde el punto de vista político como desde el punto de vista económico, se observan profundos
cambios en la estructura internacional contemporánea se relaciona con el papel que juega el estado como actor
internacional desde el punto de vista político estos cambios se caracterizan por la ampliación del número de actores
internacionales que van más allá de los Estados, es decir; que tiene que convivir con un mundo con el cual se relaciona
por varias vías, el mundo de los organismos multilaterales, y de las organizaciones transnacionales, el cual se ha
denominado "la sociedad civil internacional", tanto las organizaciones no gubernamentales, como las empresas globales,
por otra parte, la agenda de problemas mundiales, tal como el comercio o el medio ambiente. En tercer lugar, es
necesario mencionar el importante flujo de información internacional y la "cercanía del conocimiento".
Desde el punto de vista económico se tienen los cambios organizacionales tanto en las empresas públicas como
privadas, en cuanto a la propagación de innovaciones tecnológicas, procesos de reingeniería, revoluciones financieras y
nuevas políticas laborales. Esto va acompañado de un crecimiento de las actividades económicas y comerciales de los
gobiernos, que tanto a través de los mecanismos de integración como bajo formas bilaterales promueven su inserción
en el mundo de los negocios internacionales. Esta promoción va también acompañada de la adopción de un marco
teórico básico: libre mercado y libre comercio, privatización, desregulación e integración en bloques económicos. Por
último, no puede dejar de mencionarse la revolución de los medios de comunicación y la puesta en práctica de
productos innovadores como el Internet, como instrumentos para hacer negocios y vincular comercialmente a los
gobiernos y empresas. Desde la óptica del consumo, se presentan nuevos productos y formas de llegar a ellos.
Por otra parte tenemos el papel del petróleo como el puente histórico contemporáneo entre Venezuela como actor
internacional y el resto del mundo. Y en segundo lugar, los efectos de la globalización en la industria petrolera mundial y
en la industria petrolera venezolana. Con base a esos términos, el petróleo ha sido el principal vehículo para nuestra
introducción en las relaciones internacionales contemporáneas, tanto desde el punto de vista de nuestra ventaja
competitiva como por los efectos secundarios de esa introducción; modernidad, progreso, industrialización,
proteccionismo, e igualitarismo.
CRITERIOS PARA LA CLASIFICACIÓN DE LOS ESTADOS EN EL SISTEMA INTERNACIONAL.
Naturaleza política
Los elementos constitutivos del estado moderno son tres: territorio, población y gobierno, con autoridad para gobernar
sobre los otros dos. Jurídicamente, el estado se diferencia de cualquier otra entidad territorial porque goza de un status
legal Único, goza de soberanía; lo que diferencia al estado de cualquier otro actor y lo que iguala a los estados entre sí.
En términos jurídicos, todos los estados son iguales, en tanto que todos son soberanos, es decir, que no existe ningún
superior jerárquico con autoridad legítima para decir al estado lo que tiene que hacer es independiente. La relación
entre estados soberanos viene determinada en la actualidad por una serie de principios contenidos en la Carta de
Naciones Unidas.
Entre los cuales destacan tres grandes principios:
• El principio de la igualdad entre los estados queda reflejado en la composición de la Asamblea General de Naciones
Unidas, donde se aplica la regla de (un estado, un voto).
• El principio de la no intervención o de la no injerencia, se puede interpretar como el corolario lógico de la soberanía.
• El principio de no recurrir a la fuerza tiene por objeto que un estado no recurra a la amenaza o al uso de la fuerza
contra El estado como actor internacional territorial o la independencia política de otro estado y, con ello, la guerra se
ve abolida, salvo en casos de legítima defensa. De tal forma nos damos cuenta que estos principios no se cumplen en
estos días por que las grandes potencias mundiales los violan cada vez que existe algún interés personal dentro de otros
estados, la no injerencia es una de los principios que no se cumplen, por otro lado tenemos el uso de las fuerzas que
tampoco se cumplen porque vemos con el descaro que los países grandes así lo hacen, por ultimo tenemos que por cada
país es un voto y al poner en una balanza las potencias mundiales tienen mayor peso en la toma de decisiones del
estado su soberanía, que le diferencia de cualquier otro actor internacional. Si bien hay que precisar que el estado tiene
una segunda característica que le diferencia de los demás actores: la disposición de territorio terrestre, aéreo y
marítimo, a no ser que se trate de un estado enclavado o sin salida al mar. Ningún otro actor dispone legalmente de un
territorio. Los criterios jurídicos nos dan un punto de partida que, desde las relaciones internacionales, hemos de
relativizar en base a la capacidad y a la habilidad de cada entidad soberana para ejercer un efectivo control sobre su
territorio y para llevar a cabo sus objetivos (a nivel nacional y a nivel internacional), de esta forma también se puede
decir que de acuerdo a su naturaleza política en la toma de decisiones para resolver los problemas de cada estado.
Condiciones Económicas
Otros dos criterios, clásicos a la hora de abordar las diferencias tangibles entre los estados, son el tamaño económico y
el tamaño militar de cada unidad política, el PNB per cápita es el siguiente indicador a considerar.
Entre otras cosas, porque ha servido de base al Banco Mundial para diseñar una clasificación aplicable a todos los
estados del mundo. El PNB per cápita nos muestra que en las últimas décadas las diferencias van en aumento entre el
sector privilegiado de estados (cada vez más reducido) y los demás.
Según el Informe sobre el Desarrollo Humano 1992, en 1969 el 20% de la población del mundo que vivía en las naciones
con mayor ingreso per cápita estaba treinta veces mejor que el 20% que ocupaba el rango inferior, mientras que en
1989 esa disparidad se había casi doblado, de manera que los más ricos eran sesenta veces más ricos y los mismos
pobres seguían igual de pobres. El Banco Mundial clasifica los estados en tres grupos, según su nivel de PNB per cápita:
países de ingreso bajo, de ingreso mediano (subdividido en países de ingreso mediano bajo y países de ingreso mediano
alto) o de ingreso alto. El aumento de las diferencias entre países pobres y países ricos en las últimas décadas, así como
el deterioro social generalizado en el Tercer Mundo y en algunas capas sociales de los países ricos ha llevado al PNUD
(Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) a buscar indicadores que permitan captar mejor que cifras
macroeconómicas de carácter global para un estado el nivel de desarrollo humano. De ahí, la definición del índice de
desarrollo humano, ampliamente utilizado en la actualidad por el sistema de Naciones Unidas, y formado a partir de
indicadores básicos. Se considera más explicativo que el PNB per cápita (sobre todo en el caso de estados con enormes
desigualdades sociales), ya que refleja la forma en que el crecimiento económico se traduce en bienestar humano, Si nos
atenemos a la clasificación elaborada por el PNUD en 1991, la primera sociedad del mundo por su nivel de desarrollo
humano es la de Japón (seguida por Canadá, Islandia, Suecia y Suiza) y la última, la de Sierra Leona, precedida en los
catorce puestos anteriores siempre por países africanos.
Antigüedad
En la antigüedad, hay mucha anarquía y no hay cooperación, sólo conflictos bélicos. Pero en las relaciones de las polis
griegas ya hay una sociedad internacional: rechazan todo lo extranjero y sólo hay relaciones civilizadas entre las polis.
Celebran tratados de paz, utilizan la diplomacia, mantienen relaciones comerciales, etc. En el exterior, sólo guerra.
Durante el Imperio Romano, Roma intenta imponer su hegemonía a todos los extranjeros. Se elabora un derecho de
gentes (Ius Gentium), que es el deseo de Roma por dominar a otros pueblos y sus normas las elaboran los romanos para
satisfacer sus propios intereses. No hay relaciones internacionales.
En la Edad Media, todo era guerra salvo algún pequeño período de paz. En ocasiones, la situación es de grandes
invasiones, guerras y conflictos. Sociedad pre relacional. Se fue estructurando la sociedad localmente y aparecen las
monarquías absolutas que, en ciertos aspectos, favorecen un desarrollo más normal de las relaciones internacionales de
cooperación; hay pocos monarcas y casi todos son familia. El propio individuo fomenta las relaciones comerciales entre
los pueblos por la mejora de las infraestructuras. Encontramos el deseo de crear la República de Naciones Cristianas,
donde había bastante desorden: múltiples monarcas que tienen por encima la figura del emperador y la del Papa, que se
disputan la supremacía. Los monarcas no lo aceptan porque tienen conflictos con ellos, con los vasallos y con los otros
monarcas.
Con el paso del tiempo, la sociedad internacional pierde los vínculos religiosos y pasamos a un sistema que va a ser
geográficamente el mismo pero desvinculado de la iglesia. En el siglo XVI, la soberanía es absoluta, sin nadie por encima.
Este sistema pervivirá, sin grandes alteraciones hasta 1945. Ya existe un derecho internacional clásico en esta sociedad
relacional poco cooperativa. Los valores culturales son semejantes en todos los estados europeos. Se basa en el
absolutismo monárquico, lo que incide en sus características. El consentimiento del Estado para que se le aplique una
norma viene de aquí (del absolutismo y la sociedad clásica); si el monarca tiene poder absoluto, nadie puede imponerle
nada.
Este comportamiento es la única norma en la Edad Media: hay una sociedad totalmente descentralizada y llena de
conflictos.
Sin embargo, también se va gestando el principio de equilibrio de poder, que es muy peligroso, desde el punto de vista
de las fuerzas. Esto justifica cualquier tipo de guerra, sobre todo, cuando éstas son preventivas, para que ninguno sea
más fuerte. Se gesta entonces un sistema normativo.
En el siglo XVIII, encontramos cierta ampliación de la sociedad internacional a raíz de la Revolución Francesa, entre otras
causas. Se da el principio de las nacionalidades: que toda nación tenga derecho a convertirse en Estado.
Tenemos, entonces, más estados y la descolonización: en América, aparecen los Estados Unidos y ya no es la sociedad
europea de estados. Hay una sociedad ampliada que respeta los principios europeo-occidentales. Europa sigue
marcando el ritmo porque los nuevos estados lo aceptan. Es un sistema de estados de civilización cristiana.
Posteriormente, se perderá el adjetivo “cristiana”. La ampliación geográfica no se había visto, hasta entonces,
acompañada por otra de objetivos.
Se pasa así a una sociedad de estados civilizados en la que sigue predominando Europa; es una justificación para seguir
expandiendo los valores de la sociedad europea, para “civilizar” a los demás. Se justifica la política de expansión
colonialista por todo el mundo y se potencia la hegemonía europea. Todo Estado que nace recibe impuestos los valores
de los estados civilizados. Si hay hegemonía, también habrá dependencia. Esta situación, a nivel teórico, llega hasta la II
GM.
Pero, en la práctica, esta hegemonía era ficticia y lo que ocurría es que USA no quiso participar en las relaciones
internacionales en los primeros años del siglo XX, no quiso asumir su papel de líder, aunque ya lo era. Se crea la Sociedad
de Naciones, antecedente directo de la ONU, y no participan en ella ni USA ni URSS, que fue expulsada de esta sociedad.
La prueba del fracaso de la Sociedad de Naciones es que hubo una II GM.
A partir de la guerra, se produce una importante transformación: aparece un nuevo sistema clásico pero diferente.
Clásico porque nace de una contienda, pero diferente en todo lo demás. En él se mezclan lo viejo y lo nuevo y tenemos
dinámicas de transformación de la sociedad internacional. Hay enfrentamientos de tipo ideológico: comunismo contra
capitalismo (1945-1989).
A partir de 1989, encontramos una variación importante y podemos estar ante un nuevo sistema, una alteración del
mapa pero no por una guerra, sino por los nacionalismos, la caída del sistema anterior y el fallo de la URSS. Esas
alteraciones permiten ver otros problemas que quedaban ocultos bajo la Guerra Fría.
Tamaño de la población
Tras la edad, otros dos elementos tangibles nos permiten apreciar la diversidad actual entre los estados: su territorio y
su población. En términos territoriales, el planeta está dividido en doscientas veinticuatro unidades que van desde las
dimensiones de Rusia (diecisiete millones de kilómetros cuadrados) hasta las dimensiones del Vaticano (un kilómetro
cuadrado). Los extremos no son, sin embargo, elocuentes de un hecho evidente: el 50% del territorial mundial está bajo
la soberanía de ocho estados (Rusia, Canadá, China, Estados Unidos, Brasil, Australia, India y Argentina) y cuarenta y
ocho unidades (estados y territorios) tienen menos de mil kilómetros cuadrados (el municipio de Madrid tiene
seiscientos kilómetros cuadrados). Entre estos últimos se encuentran estados miembros de Naciones Unidas, como
Bahrein (622 km2), San Vicente y las Granadina (388 km2) o Liechtenstein (157km2), que tienen superficies equivalentes
a lo que en España son algunos parques nacionales (los 750 km2 de Doñana o los 160 km2 De Ordesa-Monte Perdido).
El tamaño del territorio, sin embargo, no es un valor per se (Rusia o Gran Bretaña, con territorios muy diferentes, han
jugado en diferentes momentos papeles de primeras potencias, respectivamente continental y marítima). La ubicación
del territorio (control de estrechos estratégicos, país enclavado, condiciones climáticas, etc.) y su riqueza (combustibles,
minerales estratégicos, autosuficiencia alimentaria, agua, etc.) son cuestiones a considerar. En lo que respecta a la
riqueza del territorio, no hace falta recordar la trascendencia política que ha tenido la concentración de los recursos
energéticos en algunas regiones del mundo, destacando los países árabes con el 60 % de las reservas mundiales de
petróleo. Los recursos de agua dulce, por ejemplo, se han convertido en plena década de los noventa en un tema
políticamente preocupante.
Tanto es así que las disputas internacionales a causa del agua -por ejemplo, el agua del Nilo entre Egipto, Sudán y Etiopía
o el agua del Tigris y el Eufrates entre Irak, Siria y Turquia- constituyen un tema destacado en la agenda internacional de
finales del siglo XX.
La población, al igual que el territorio, está repartida de manera dispar a lo ancho del planeta. Los extremos en este caso
corresponden a China, con una población en 1990 de 1.134 millones de habitantes, y al Vaticano con 1.000 habitantes.
Seis estados gozan de soberanía sobre el 50% de la población mundial (China, India, Estados Unidos, Indonesia, Brasil y
Rusia), mientras que setenta y dos unidades (estados y territorios) tienen poblaciones de menos de un millón de
habitantes. Entre estos últimos se cuentan miembros de Naciones Unidas como Gambia (875.000 habitantes), Islandia
(258.000 habitantes) o Seychelles (68.000 habitantes). En otros términos, provincias o ciudades españolas tienen
poblaciones equivalentes a las de un estado con escaño en la ONU: la población de Gambia es equivalente a la de la
provincia de Zaragoza, la de Islandia a la del municipio de Hospitalet de Llobregat y la de Seychelles a la de la ciudad de
Toledo.
Si el tamaño del territori0 ha de contrastarse con otros muchos elementos cuantificables (riqueza natural, por ejemplo),
10 mismo ocurre con la población; incluso mis que en el caso anterior, ya que la calidad de la población, en términos
demográfico-culturales, es un factor decisivo para el desarrollo de un estado. En este terreno (educación, cultura, salud)
los indicadores a considerar son muy diversos: esperanza de vida, mortalidad infantil, analfabetismo, libros publicados,
etc. Tan solo recordar, a modo de ejemplo, y para abundar en la idea de la diferencia existente en el mundo
contemporáneo entre unos y otros estados, que la tasa de mortalidad infantil en el año 1990 variaba, en los extremos,
entre las 166 muertes por cada 1000 nacimientos de Mali y las 5 de Japón. La esperanza de vida oscilaba en el mismo
año entre los 43 años de Guinea (idéntica para hombres y mujeres) y los 82 (para las mujeres) de Japón o Suiza. En lo
que respecta a la tasa de analfabetismo, ésta va desde el 82% de Burkina Faso hasta una tasa habitual en los países de la
OCDE inferior al 5%.
EL PODER COMO VARIABLE DOMINANTE EN LA ESTRUCTURA DEL SISTEMA NACIONAL.
Volviendo a la tipología de las potencias en el actual sistema internacional, hay que precisar, de entrada, que ésta se
encuentra a caballo entre un sistema bipolar (desaparecido) y un sistema en formación (sin estructura de poder
precisa).De ahí, por tanto, que sea preciso hacer referencia a algunos elementos del desaparecido sistema bipolar por lo
que tienen de continuidad y de cambio en el actual sistema.
El sistema bipolar, y su progresiva transformación desde 1945 hasta 1989, introducirá novedades en lo que respecta a la
tradicional estructura de poder del sistema de estados europeos de los siglos ~Iy mI, donde el concepto de gran potencia
servía para definir a aquellos estados con recursos (más o menos equivalentes) de todo tipo (económico, político y
militar) que creaban las reglas del juego.
El equilibrio del poder entre las grandes potencias (entre cinco y siete) constituía el mecanismo estabilizador del
sistema. Pues bien, como es cierto, el sistema internacional surgido de la Segunda Guerra Mundial rompe con esa lógica
previa. Además, la transformación progresiva del sistema (evidente a partir de los años setenta) hará cada vez más
compleja la tipología de las potencias en ese sistema que nace en el 45, se hunde en el 89 y nosotros revisamos en el 93.
Por otra parte, vamos a simplificar hablando de la existencia de tres grandes tipos de potencias desde el final de la
Segunda Guerra Mundial: las superpotencias, las grandes potencias y las potencias medias.
Superpotencia.
Las superpotencias juegan en el sistema bipolar un papel equivalente al de las grandes potencias de la Europa del
Congreso de Viena. Son las encargadas de establecer el equilibrio en el conjunto del sistema, no a través de la
negociación diplomática (si bien ésta se utiliza desde los años sesenta), sino a través de la disuasión nuclear mutua, que
constituye el recurso para generar bloques ideológico-militares liderados por las dos superpotencias (Estados Unidos y
Unión Soviética), pero que al mismo tiempo supone ser un factor de parálisis en tanto que ilustra la capacidad de
actuación (peligro de aniquilación mundial) y la economía de los dos Grandes. El alcance mundial de las superpotencias
viene determinado, por tanto, por su poder de coerción (su capacidad militar y nuclear) que define la lógica bipolar. En
esta definición se observa que la lógica bipolar domina el sistema en su dimensión político-militar y que, por tanto,
hemos de hablar de dos superpotencias justamente en ese terreno. La desaparición del sistema bipolar no significa la
desaparición de dichos recursos (militar-nucleares), sino la desaparición de las reglas del juego en dicho terreno; lo que
genera incertidumbre en el actual sistema en transformación.
La desaparición de la Unión Soviética ha supuesto una revisión del concepto de superpotencia, evidente de cara al
futuro, pero también de manera retrospectiva a causa de la ausencia material de la Unión Soviética en la definición de
las reglas del juego en el ámbito económico internacional. De ahí que el concepto de potencia hegemónica, en relación a
la capacidad estadounidense de marcar las reglas del juego en el terreno económico (en solitario) y en el terreno
político-militar (junto a la Unión Soviética), se ha aplicado en ocasiones a los Estados Unidos como factor diferenciador
respecto a la Unión Soviética durante la guerra fría. En buena medida, como veremos a continuación, la erosión
respectivamente del papel de liderazgo ideológico de las dos superpotencias y del liderazgo económico de los Estados
Unidos a partir de la década de los sesenta supondrá el reforzamiento de lo que aquí denominamos como grandes
potencias (en el sistema bipolar y en la actualidad).
Grandes Potencias
El concepto de grandes potencia es aplicado a un grupo de países que cumplen funciones diferentes en el sistema. Sin
duda, ese grupo de países están formado (desde la perspectiva de 1993) por Francia, Gran Bretaña, China, Japón y la
República Federal de Alemania. Los criterios para destacar a este grupo de países son variados y entran en los ámbitos
diversos de las relaciones internacionales (económico, político y militar). Como miembros permanentes del Consejo de
Seguridad y del Club Nuclear, China, Francia y Gran Bretaña desempeñan un papel jerárquicamente superior en el
sistema internacional que a una historia, prestigio y voluntad política. El papel de China, respecto a la Unión Soviética, y
el de Francia, respecto a los Estados Unidos, como erosionadoras del liderazgo político-militar de las superpotencias es
un factor destacable.
Japón y la República Federal de Alemania, por su parte, consiguen gracias a sus recursos financieros y comerciales
convertirse, a su vez, en erosionadoras del papel hegemónico de los Estados Unidos en el ámbito económico
internacional. Sin embargo, ninguno de los países mencionados se puede considerar tan completo como los Estados
Unidos en lo que respecta a sus recursos (tangibles e intangibles) y a su voluntad política de ejercer como potencia con
responsabilidades mundiales. Joseph Nye elabora un listado de recursos y somete a examen a los Estados Unidos, a la
Unión Soviética, a Japón, a China y a Europa (en referencia a la Comunidad Europea), para llegar a la conclusión de que
en 1990 el Único estado del mundo fuerte en todos ellos seguían siendo los Estados Unidos.
Medianas Potencias
Finalmente, el concepto de potencia media es posiblemente el mas abarcador, en tanto que recoge un grupo
importante de países que destacan bien en un ámbito muy particular de la vida internacional o bien a un nivel regional.
Este es un concepto muy utilizado en los últimos años en referencia a los países de tamaño medio (caso de México o
Brasil en América Latina o de España e Italia en Europa), con una diplomacia activa en ciertas áreas (caso de la política
iberoamericana de España o del papel de México y Venezuela en la pacificación de América Central), aunándose así
recursos y voluntad política en la definición. En esta misma línea se puede destacar el papel de países de reducidos
recursos (por su tamaño territorial, demográfico o económico), muy diferentes entre sí, pero que juegan un papel
destacado en la diplomacia multilateral; es el caso de algunos pequeños países europeos: la Austria neutral de la guerra
fría, como espacio negociador, es un buen ejemplo. En este caso, el prestigio del país ligado a su voluntad
internacionalista es el elemento destacable.
Otro tipo de países que conforman la idea de potencia media son aquellos que por su peso (demográfico, económico,
militar, etc.) en un marco regional juegan el papel de potencia en esa dimensión geográfica, estableciendo las reglas del
juego en la misma. En este caso, la complejidad de algunas regiones hace que la asunción del papel de potencia
constituya un tema permanente de conflicto (India y Pakistán en Asia del Sur, Irak y Siria en el Próximo Oriente,
Marruecos y Argelia en el Magreb, etc.). En este último caso, la bipolaridad solía ejercer un papel regulador que
actualmente ha desaparecido; si bien, en otros casos, la bipolaridad suponía la persistencia por definición de un conflicto
regional transformado en un conflicto bipolar (el enfrentamiento árabe-israelí)
Pequeñas Potencias o Potencias Regionales
Son Estados situados en el área del capitalismo semiperiférico y semidesarrollado, por lo cual también se les puede
considerar como Estados semi periféricos o de desarrollo medio. Estos Estados cuentan con limitadas capacidades
inmateriales, pero destacan por sus capacidades materiales en el sistema interestatal internacional.
En este grupo encontramos a: Brasil, China, India, México, Rusia, Sudáfrica, Polonia, Arabia Saudita, Argentina y Turquía.
Estos Estados se encuentran en vías de consolidación de sus modernidades y democracias.
Estas potencias desde la semiperiferia y desde el Sur comenzaron a cuestionar la jerarquía establecida en el SPI de
Guerra Fría y han continuado haciendo lo mismo en el SPI de post Guerra Fría. Actualmente, en este grupo de Estados
China aparece como un candidato fuerte para disputar la supremacía y la hegemonía en el mundo.
Finalmente, las potencias regionales, debido a su inclusión en el concepto de potencias medias y a su confusión práctica
con ellas, no pudieron posicionarse correctamente, apuntalar su interés nacional decididamente, desplegar su interés
internacional claramente e implementar roles geoeconómicos y geopolíticos regionales e internacionales adecuados.
RELACIONES INTERESTATALES SOCIALES MIXTAS, CONFLICTIVAS Y RELACIONES DE COOPERACIÓN.
La sociedad internacional es aquella sociedad global (macrosociedad) que comprende a los grupos con un poder social
autónomo, entre los que destacan los estados, que mantienen entre sí unas relaciones recíprocas, intensas, duraderas y
desiguales sobre las que se asienta un cierto orden común.
Las relaciones internacionales abordan una parcela de la realidad social en la que nos encontramos inmersos, es una de
las ciencias sociales. Es más difícil discernir que fenómenos concretos alberga. El realismo político considera la vida
internacional como una realidad conflictiva en la anarquía y el dictado de la inexorable ley del más fuerte constituyen su
fundamento. Con una identificación entre relaciones internacionales y interestatales.
Una teoría de la Sociedad Internación obliga a considerar, junto a sus elementos estructurales, la trama de relaciones
que se desarrollan entre sus miembros. Esta visión dinámica de la realidad internacional descansa en el supuesto de que
los grupos con un cierto protagonismo internacional no pueden permanecer aislados entre sí sin ver ese protagonismo
sensiblemente mermado.
En efecto, la Sociedad Internacional, como cualquier otro tipo de sistema social, nace y subsiste debido a las actuaciones
de sus miembros orientadas a generar vínculos de mutua influencia. Estas actuaciones recíprocas o interacciones
sociales constituyen el sustrato dinámico de todas las sociedades y, naturalmente, también de la Sociedad Internacional.
Desde luego la consideración de la realidad internacional, como una tupida red de interacciones, no excluye la existencia
de ciertos actos internacionales de carácter unilateral, emanados de la autonomía de todo actor internacional. Como
ejemplos podríamos citar la concesión de cierto tipo de ayudas humanitarias en casos de catástrofes, la ruptura por un
país de relaciones diplomáticas, el reconocimiento de un Estado o de un Gobierno o, el caso menos probable, pero
mucho más grave, de un ataque nuclear estratégico, el llamado «first strike» o «primer golpe». No obstante, tales actos,
además de ser ocasionales, no podrían por sí solos engendrar y sustentar una auténtica Sociedad Internacional. La
consideración de las interacciones internacionales nos permite dar un paso teórico y proceder a una mayor precisión del
concepto de relación internacional.
Podemos afirmar que la relación internacional es la resultante de la articulación de múltiples interacciones entre
determinados actores internacionales, en un marco espacial y, temporal bien definido, de tal modo que constituyan un
proceso inteligible como un todo y fuera del cual cada una de estas interacciones carece de significado.
Tradicionalmente los aspectos teóricos de la cooperación internacional han sido relegados o subestimados por los
analistas. Ello ha sido el resultado de la excesiva importancia atribuida a los conflictos internacionales y, muy
especialmente, a lo conflictos bélicos, a una visión distorsionada del poder de los estados.
Semejante visión conflictiva de la vida internacional no puede ser sostenida hoy en día tras las aportaciones de diversas
doctrinas, como el estructuralismo, el funcionalismo, el análisis de sistemas o, más recientemente, las investigaciones
para la paz.
Por cooperación internacional entendemos toda relación entre actores internacionales orientada a la mutua satisfacción
de intereses o demandas, mediante la utilización complementaria de sus respectivos poderes en el desarrollo de
actuaciones coordinadas y/o solidarias.
Este concepto de cooperación internacional deriva del concepto general de cooperación, desarrollado por la sociología
para definir una diversidad de relaciones surgidas en o entre los grupos sociales. Cabría afirmar que la cooperación
internacional es la cooperación que se desarrolla en el seno de la Sociedad Internacional.
El Conflicto Internacional y El Proceso de Negociación:
Naturaleza del conflicto internacional, existencial. Negociación y formas de acomodación en el conflicto
internacional. Negociación explicita y la negociación tácita. Crisis internacional. Salidas de la crisis: La guerra, la
Capitulación y el compromiso
Los conflictos internacionales se definen como desacuerdos o divergencias sobre temas determinados, lo que es
ampliamente compartido por las autoras; toda vez que cuando exista una contraposición, yuxtaposición de intereses u
opiniones diferentes sobre un mismo tópico que genere una polémica puede culminar en un conflicto internacional. De
igual modo debe señalarse que para que exista un conflicto es necesario la presencia de, por lo menos, dos entes
(sujetos de Derecho Internacional Público), de lo contrario resultaría absurdo pensar que pudieran tener cabida
conflictos unipersonales, es decir, con un solo ente, puesto que no podría surgir nunca el desacuerdo en cuestión.

Los conflictos aunque con dimensiones geográficas, políticas, económicas, sociales, culturales, religiosas distintas,
interesan a toda la comunidad internacional, incluso para los que no sean parte del mismo, porque la paz de la
comunidad mundial depende de las relaciones armónicas entre los sujetos que la conforman, y bastaría la conflictividad
en uno de sus miembros para que el resto del mundo se encuentre en situación de intranquilidad, alerta al desarrollo de
los acontecimientos, por supuesto habrá quienes se aprovechen del problema y traten políticamente de lograr ventajas,
otros tratarán de paliar y mediar en el mismo, etc. El estudio de su desarrollo permite mayor margen al aplicar una vía
de resolución u otra., evitando simplificar y por lo tanto equivocarse tanto en el proceso de comprensión como en el de
resolución.
Lo deseable es que cuando se presente un conflicto entre los Estados éste se resuelva conforme a los medios pacíficos
de solución de conflicto.
La negociación es conocida como el acuerdo directo, por cuanto se trata de un contacto diplomático de “tú a tú” (sin
intermediarios) entre los sujetos participes del conflicto, ya sea a través de los propios Jefes de Estados, los Ministros de
Relaciones Exteriores, Agentes revestido de plenos poderes para llevar a cabo el desarrollo de una negociación.

La Negociación Explicita y Tacita
La negociación explícita es sólo la fase visible y reconocible del proceso negocial, es esa parte reconocida como “la
negociación que podemos ver”, es ese segmento en la que se habla con la contraparte al acuerdo que están dispuestos a
llegar; aunque esta negociación no es todo el proceso ni necesariamente la parte más importante. Tambien existe otra
porción invisible, no reconocida inmediatamente como negocial pero que influye en el resultado tanto o más que la
propia negociación explícita. Tiene que existir ese algo, si lo pensamos, porque a veces la negociación explícita no llega
ni siquiera a producirse, aquí entra en juego la negociación tacita ya que aquí, la habilidad verbal o psicológica no ha
tiene ninguna influencia por parte de los negociadores, ya que aunque la negociación se ha producido no ha sido
explícita, sino tácita.
Formas de Acomodación en Conflicto Internacional
Generalmente se deben establece los mecanismos idóneos que se deben utilizar para resolver un conflicto
internacional. De esta manera, se estudian dos tipos de medios de solución de conflictos como son los medios pacíficos
(diplomáticosy jurídicos) y los medios violentos. Aunque se debe estar consciente que ante la presencia de un conflicto
internacional deben agotarse los medios pacíficos de solución de conflicto y evitar el empleo de los medios violentos.
Existen medios pacíficos para darle solución a los conflictos y se clasifican de la siguiente manera:
* Buenos Oficios: Este medio supone la acción amistosa de una tercera potencia que propone a los Estados en litigio un
terreno de acuerdo y se esfuerza en llevarlos al mismo mediante una especie de discreta injerencia (Rousseau, 1966).
Esta tercera potencia se conoce como "buen oficiador" y puede ofrecerse ante las partes, las cuales están en libertad de
aceptar o no, o puede ocurrir que sean las mismas partes la que soliciten su injerencia, quedando el buen oficiador en
autonomía para participar o no en la controversia. doctrina mayoritariamente aceptada señala que el buen oficiador no
interviene en el problema, sino que actúa como un componedor amigable que acerca a las partes en disputas, con mira
a que sean las mismas las que traten amigablemente de solucionar sus diferencias, por ello se habla de una intervención
sutil.
* La Mediación: por la intervención de un tercero en el conflicto conocido como " se caracteriza mediador", supone dar
un paso más en las funciones asignadas a ese tercero, a diferencia de los buenos oficios donde la misión del tercero
consiste en aproximar a las partes, en la mediación el mediador tiene una participación mucho más activa puesto que se
siente autorizado para proponer las bases de lanegociación e intervenir en ella como vía de comunicación, sugerencia y
acomodación de posiciones, sin tratar de imponer la solución, pero interviene en todo el desarrollo de la negociación
hasta su conclusión.

* La Conciliación: es un método no jurisdiccional que consiste en la instrucción imparcial por un órgano colegiado
"comisión de conciliación" de todos los aspectos de la controversia a fin de formular una propuesta para su solución. La
Conciliación presenta un informe a las partes el cual contiene sugerencias, recomendaciones sustanciales para arreglar
el conflicto.


Crisis Internacional y su Anatomía
Es un conflicto de intensidad limitada, en el que los fines se alcanzan sin recurrir al empleo generalizado e intenso de la
fuerza militar. Se trata de lograr ciertos objetivos mediante presiones o negociaciones, sin llegar al enfrentamiento. Eso
sí, aún cuando es una condición esencial el no empleo o empleo limitado de la fuerza militar, siempre estará presente la
posibilidad y el riesgo de que, por muchas y diferentes razones, el conflicto no se pueda revertir, se intensifique y se
llegue al uso generalizado y violento de la fuerza. Naturalmente, la probabilidad de que una crisis escale es mayor en el
ámbito vecinal que en áreas extra-vecinales. Además de ser considerada como la etapa previa de una guerra, la crisis
puede ser un instrumento político que un Estado emplee deliberadamente para alcanzar ciertos objetivos. Desde la
última perspectiva, una crisis puede estar inspirada por intereses de diverso orden: políticos, económicos,estratégicos,
étnicos, sociales, etc., pero el factor esencial para que sea un instrumento exitoso es que los intereses que están en
juego no sean de una importancia mayor, ni mucho menos vital para el oponente, de manera que esté dispuesto a
resignarlos ante las presiones o demandas recibidas
Salidas de las Crisis
La Guerra: Es la forma de conflicto socio-político más grave entre dos o más grupos humanos. Es quizá una de las más
antiguas de todas las relaciones internacionales, aunque se convierte en un fenómeno particular con el comienzo de las
civilizaciones. Supone el enfrentamiento organizado de grupos humanos armados, con el propósito de controlar
recursos naturales o humanos, o el desarme, sometimiento y, en su caso, destrucción del enemigo, y se producen por
múltiples causas, entre las que suelen estar el mantenimiento o el cambio de relaciones de poder, dirimir disputas
económicas o territoriales.
En Ciencia Política y Relaciones Internacionales, la guerra es un instrumento político, al servicio de un Estado u otra
organización con fines políticos

Capitulación y el compromiso
Convenio en que se estipulan las condiciones de la rendición de un ejército o de una plaza. Acuerdo por el que dos
partes enfrentadas reducen sus demandas o cambian sus opiniones en un intento de llegar a un entendimiento.

El uso del Poder en la Resolución del Conflicto La Estrategia:
La intimidación como estrategia de la negociación tácita. La fuerza militar como instrumento de negociación. La
estrategia de disuasión y la estrategia de la acción, modelos estratégicos.

Las diversas teorías del conflicto corresponden con los distintos significados de la palabra, pueden clasificarse en dos
grupos:


LA INTIMIDACIÓN COMO ESTRATEGIA DE LA NEGOCIACION TACITA
1. Las que consideran el conflicto como un estado patológico y tratan de investigar sus causas y establecer su
tratamiento.
2. Las que aceptan el conflicto como un hecho consumado y estudian el comportamiento.

Dentro de este último grupo cabe distinguir a su vez, por una parte, las que analizan en toda su complejidad a los
que participan en el conflicto tanto respecto a la conducta racional e irracional, consciente e inconsciente, como a
sus cálculos y motivaciones y por otra parte, aquellas teorías que se ciñen a un tipo de comportamiento más
racional, consciente y elaborado.
Hablando en términos generales, estas últimas consideran el conflicto como una especie de competición en la que
todos los participantes tratan de ganar. Según esto, el estudio de una actuación consciente e inteligente en un
conflicto una actuación con éxito es como buscar las normas del comportamiento correcto para ganar en una
competición.

En este campo de estudio al que cabe denominar estrategia del conflicto podemos sentirnos interesados cuando
menos por tres razones.

1. Existe la posibilidad, que cualquier individuo se encuentre implicado en un conflicto.
2. Desearíamos comprender cómo se comportan realmente quienes participan en situaciones de conflicto; el
conocimiento de cuál, es el modo adecuado de obrar puede servirnos de punto de referencia para el estudio de la
conducta realmente seguida.
3. Queramos influir en la conducta de las demás partes intervinientes en el conflicto y deseemos saber, por
tanto, de qué modo pueden afectar a su comportamiento las variables que se hallan sometidas a nuestras
posibilidades de acción. De este modo, la aplicabilidad práctica de los resultados obtenidos viene a quedar
notoriamente restringida. El estudio de la conducta práctica, los resultados alcanzados pueden constituir, una
buena aproximación a la realidad, o una simple exageración de ella. Toda abstracción corre un riesgo de este
tipo, y se debe estar preparado para juzgar críticamente las consecuencias a lo cual se puede llegar.

Pero, al dar por supuesto el hecho del conflicto y operar con una imagen previamente establecida de
participantes que intentan ganar, la teoría del conflicto no niega que quienes intervienen en él tengan
intereses comunes, además de otros encontrados u opuestos. En realidad, la complejidad del tema deriva del
hecho de que, en los asuntos internacionales, existe una mutua dependencia junto a la oposición.

El conflicto puro, en el que los intereses de los antagonistas sean completamente opuestos, es un caso
especial; solamente se produciría en el caso de una guerra, pero de una, guerra que tendiese a la total
exterminación deladversario. Por esta razón, la palabra ganancia, aplicada a un conflicto, no tiene un
significado estrictamente competitivo; no significa ganancia en relación a un adversario, sino ganancia en
relación al propio sistema de valores. Y esto puede conseguirse por la negociación, mediante concesiones
mutuas, o evitando una conducta mutuamente perjudicial. Si la guerra se hiciese, en último término,
inevitable sólo quedaría el conflicto puro; pero mientras exista la posibilidad de evitar una guerra
mutuamente perjudicial, o de sostener una actividad bélica que produzca un mínimo de daños, que de
coaccionar al adversario amenazándole con la guerra en vez de desencadenarla, la posibilidad de un arreglo es
tan importante y dramática como el elemento mismo del conflicto. Los conceptos como intimidación, guerra
limitada, desarme y negociación se hallan en estrecha relación con el interés común y la mutua dependencia
que puede existir entre los participantes en un conflicto.

LA FUERZA MILITAR COMO INSTRUMENTO DE NEGOCIACIÓN

Durante muchos años las Fuerzas Militares, estuvieron exclusivamente desarrollando actividades direccionadas a
la seguridad externa, con el objetivo de estar preparadas para el combate en un ambiente operacional de guerra
regular o irregular. Sin embargo, de una forma no oficial, o no reglamentaria, estuvieron empleando sus medios
en acciones sociales, contribuyendo para el desarrollo del entorno de sus Organizaciones Militares.

No obstante, las misiones de las Fuerzas Armadas en los diversos países están reglamentadas en la Constitución y
en Leyes Complementarias. Son compuestas por la Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea y son instituciones
nacionales, permanentes y regulares. En general tienen las atribuciones de Defender la Patria, Salvaguardar o
garantizar los Poderes Constitucionales o la estructura del Estado, Garantizar o auxiliar en el Mantenimiento de la
Ley y/o del Orden (actividades de policía), Cooperar con el Desarrollo Nacional, Cooperar con la Defensa Civil,
entre otras.

La Fuerza Militar como instrumento de negociación es el arte y la ciencia de conducir el Poder Militar, en tiempo
de paz como en tiempo de guerra, hacia el logro de los objetivos políticos fijados por la política nacional. Es parte
de la estrategia nacional y coadyuva al logro de sus fines. Una corriente de pensamiento asocia la estrategia
militar y la estrategia genética bajo el concepto del arte y ciencia de coordinar el desarrollo, despliegue y empleo
de fuerzas militares paraalcanzar o mantener los objetivos políticos o nacionales asignados al poder militar. De
acuerdo a Dagood (corriente Anglosajona), la estrategia militar es el plan de utilizar la coerción armada en forma
conjunta con otros instrumentos del poder, para apoyar la política de defensa nacional.
Donde la estrategia militar es un campo más del manejo del conflicto bélico sin desconocer los otros: Político,
Económico y Psicosocial.

ESTRATEGIA DE DISUACION Y LA ESTRATEGIA DE ACCION MODELOS ESTRATEGICOS

TEORÍA DE LA DISUASIÓN
Es una estrategia militar desarrollada durante la Guerra fría. Es especialmente relevante con respecto aluso de
armas nucleares, y figuras prominente en la política extranjera actual de Estados Unidos con respecto al
desarrollo de la tecnología nuclear adentro Corea del norte y Irán.
El término también se utiliza más generalmente para referir a una estrategia en cualquier campo del conflicto
potencial de la preparación infligir daño inaceptable en un agresor, y el cerciorarse del agresor potencial está
enterado del riesgo de modo que él se refrene de la agresión.

• La estrategia disuasiva es, finalmente, una estrategia para obtener la paz. Debe, sí, ser lo suficientemente
efectiva para lograr el propósito que se persigue. Demanda acciones coordinadas en los aspectos diplomático,
social y político. Lo primero implica una gestión eficaz para lograr aliados, acercándose también a los países
neutrales, lo segundo persigue penetrar en los segmentos de la población del adversario, divulgando los desatinos
de su gobierno en el manejo internacional y lo tercero apunta a establecer vínculos con organizaciones
ciudadanas de la otra nación.
• La estrategia de acción, Esta implica varias acciones como son:

a) El fortalecimiento del componente militar de la nación con: el incremento de los contingentes militares de
tropas en todo el territorio nacional; el mejoramiento óptimo de la capacitación de las tropas regulares y de los
batallones de reservistas; la configuración de hipótesis con la posibilidad de un teatro de operaciones militares en
algunos puntos vitales de la nación, como en la frontera occidental; el ajuste y la actualización de materiales y
equipos de las Fuerzas Armadas, y la compra de nuevo material de guerra, adecuado a las circunstancias de
defensa nacional por tierra, agua y aire.

b) La consolidación y ampliación de la unión cívico-militar, y

c) La articulación de la masiva participación en la Defensa Integral de la Nación, mediante el incremento de las
Fuerzas de Reserva hasta llegar a los cien mil hombres y mujeres, incluyendo militares profesionales en retiro en
tareas de organización popular para la defensa en cada barrio, en cada fabrica, en cada sitio donde haya un
núcleo de patriotas dispuestos a organizarse para la defensa territorial.

LOS MODELOS ESTRATÉGICOS
Tomando en cuenta los medios, espacio, tiempo, objetivo, libertad de acción, vulnerabilidad del adversario son los
ejes de la estrategia; pues bien, en base a estos elementos constitutivos, es que se han desarrollado cinco modelos
estratégicos como una síntesis de comprensión de las diferentes alternativas como guía que se pueden utilizar en
una situación concreta.

Amenaza directa: cuando los medios son muy potentes, el objetivo es modesto y se goza de libertad de acción, la
sola amenaza de esos medios puede llevar aladversario a aceptar las condiciones que se le quiere imponer, y a
renunciar a sus pretensiones de modificar la situación existente.

Presión Indirecta: cuando los medios son escasos para constituir una amenaza decisiva, el objetivo es modesto y la
libertad de acción es reducida, se buscará la decisión mediante acciones más o menos amenazantes de carácter
político, económico o psicosocial.

Acciones sucesivas: cuando los medios son escasos, el objetivo importante y la libertad de acción reducida, se
buscará la decisión mediante una serie de acciones sucesivas, combinando, si fuera preciso, la amenaza directa y la
presión indirecta con acciones de fuerza limitada.

Lucha Total Prolongada: Si la libertad de acción es grande y escasos los medios disponibles, además de medios
rústicos y la técnica de guerrilla utilizada, obligará al adversario a un esfuerzo mucho más considerable que no podrá
sostener indefinidamente.

Lucha Frontal: Cuando los medios son potentes, el objetivo es importante y la libertad de acción reducida, se
buscará la decisión mediante un conflicto violento y si es posible de corta duración.