You are on page 1of 3

DIGNIDAD HUMANA

La Biblia nos enseña que el hombre ha sido creado "a imagen de Dios", con
capacidad para conocer y amar a su Creador, y que por Dios ha sido
constituido señor de la entera creación visible para gobernarla y usarla
glorificando a Dios. ¿Qué es el hombre para que tú te acuerdes de él? ¿O el
hijo del hombre para que te cuides de él? Apenas lo has hecho inferior a los
ángeles al coronarlo de gloria y esplendor. Tú lo pusiste sobre la obra de tus
manos. Todo fue puesto por tí debajo de sus pies (Ps 8, 5-7).
Pero Dios no creó al hombre en solitario. Desde el principio los hizo hombre y
mujer (Gen l,27). Esta sociedad de hombre y mujer es la expresión primera
de la comunión de personas humanas. El hombre es, en efecto, por su íntima
naturaleza, un ser social, y no puede vivir ni desplegar sus cualidades sin
relacionarse con los demás.
Dios, pues, nos dice también la Biblia, miró cuanto había hecho, y lo juzgó
muy bueno (Gen 1,31).
Justificación Ministerial
El Concilio Vaticano II recuerda que el hombre es la única criatura terrestre
a la que Dios ha amado por sí misma y solo puede encontrar su propia
plenitud en la entrega de sí mismo a los demás. El amor que Dios tiene al
hombre, en la relación radica la razón más alta de la dignidad humana.
Porque es el sujeto de un dialogo surgido del amor divino, al hombre se le
debe absoluto respeto; es la magnitud inviolable y cuanto atenta contra él es
simultáneamente un atentado al honor debido al creado. El hombre tiene
una ley escrita por Dios en su corazón, en cuya obediencia consiste la
dignidad humana y por la cual será juzgado personalmente.


¿Qué es?
“La dignidad humana es aquella condición especial que reviste todo ser
humano por el hecho de serlo, y lo caracteriza de forma permanente y
fundamental desde su concepción hasta su muerte”. Por ello, decimos que la
dignidad humana como condición de ser humano, es el hecho de acceder sin
ningún costo o remuneración económica a los derechos y las obligaciones
que poco a poco, se van generando con el paso del tiempo y de acuerdo a las
condiciones sociales en las que normalmente se mueve por el hecho de estar o
pertenecer a un grupo social; esto implica pues, un respeto mutuo de sus
derechos como lo son a tener una vida digna, con un honor, con una buena
reputación, sin ser de ninguna manera objeto de ultrajes o humillaciones.
Requiere que el hombre:
 Actué según la conciencia y libre elección.
 Glorifique a Dios en su cuerpo y no ermita que lo esclavicen las
inclinaciones depravadas de su corazón.
 Trabajar con hinco para que se reconozca en todas partes y se haga
efectivo el derecho de todos a la cultura, exigido por la dignidad de la
persona.
 Exige que se llegue una situación social más humana y más justa.
 Establecer un orden político, económico y social que esté al servicio del
orden y permita a cada uno y a cada grupo familiar afirmar y
cultivar su propia dignidad.
El sentido de dignidad de la persona se ha ido perdiendo con el tiempo,
valores como el respeto y tolerancia son muy poco practicados haciendo que
se vulnere nuestra dignidad se seres humanos y además olvidamos que
somos las criaturas de la creación a las que Dios más ama y que por eso él
nos ha regalado el valor de personas que hoy tenemos pero que no sabemos
respetar ni en nosotros mismos.
El reto es valorarnos como creaturas especiales de la creación que somos y
valorar y respetar la vida y la integridad de los demás