You are on page 1of 5

El Tai ji quan (太極拳), o Tai Chi Chuan, es un arte marcial chino que actualmente goza de gran

popularidad. En sus orígenes, se trataba de un arte marcial extraordinariamente sofisticado y
sutil que era practicado por una élite. Con el paso del tiempo, el Tai ji quan se popularizó y
escapó de los cerrados círculos familiares donde era transmitido de generación en generación.
En el proceso, se simplificó su metodología de enseñanza, y se diversificó el propósito de su
práctica.

En la actualidad, el Taijiquan se practica como simple afición, para mantener la forma física,
para preservar la salud, para obtener capacidad de defensa personal, para competir
deportivamente, o como medio de crecimiento personal. Por supuesto, estas categorías no
son excluyentes sino que cada practicante debe valorar en que punto del espectro se
encuentran sus aspiraciones. La pregunta clave es: ¿cómo podemos ajustar los métodos
disponibles de entrenamiento en Taijiquan a nuestros objetivos de forma eficaz?

Responder a esta pregunta no es sencillo, ya que se trata de un sistema de ejercicio muy
peculiar, que presenta grandes diferencias con el deporte o el fitness, mucho más estudiados
desde una perspectiva científica. Una de las principales dificultades para el aprendizaje del
Taijiquan es su sutileza. Es un arte basado en sensaciones corporales internas. Se podría decir
que lo que se ve cuando un practicante expresa el arte es solo la punta del iceberg. Es la
calidad del funcionamiento interno, refinado tras largos periodos de entrenamiento, la que
determina el nivel del practicante, e igualmente los beneficios que se recogen de la práctica.

Existe una terminología técnica muy profusa en Taijiquan, que obtenemos de la lectura de los
Clásicos del Taijiquan. En ellos, encontramos términos crípticos como qi (氣), jing (精), shen (神
),jin (勁), etc., que dan información sobre los atributos internos que debe contener el arte. La
interpretación de estos términos, empezando por el término de qi (氣) - energía o aliento vital
- es fuente de continua controversia, sobre todo en lo referente a cómo instrumentamos
nuestro trabajo en función a estos términos técnicos.

Es nuestra impresión que los grandes maestros de la antigüedad usaron estos términos para
describir, en su propio lenguaje, la información que iban recogiendo derivada de su
experiencia. Para nuestro mundo científico-tecnológico actual, sus descripciones son
demasiado vagas y susceptibles de interpretaciones erróneas, más aún si consideramos que
ciertos aspectos eran solo transmitidos oralmente y pueden haberse perdido o haber llegado
alterados hasta nuestros días.

En general, las disciplinas orientales, de las que el Taijiquan es solo una de muchas, destacan
por su enfoque holístico, es decir, tratan el cuerpo y la mente de forma unificada. No obstante,
estas disciplinas tienden a estar instrumentadas en un lenguaje difícil de concretar en términos
objetivos y universales. Por contrapartida, el moderno estudio del deporte y el fitness basado
en datos mensurables aporta una base sólida de conocimiento, si bien incompleta y
excesivamente reduccionista. Pensamos que aunando lo mejor de ambos mundos mejoraría el
entendimiento del arte del Taijiquan y podríamos modelar su aprendizaje a las necesidades del
practicante de forma efectiva.

En este contexto, entendemos que sería beneficioso aplicar principios de ingeniería al estudio
del arte del Taijiquan. En particular, destacamos tres aspectos claves para dicho estudio. En
primer lugar, la necesidad de obtener un conocimiento preciso y basado en la experiencia de
los materiales y procesos sobre los que queremos actuar. En segundo lugar, aplicar ese
conocimiento a la obtención de objetivos prácticos a pesar de las limitaciones que hayamos
encontrado en el estudio. En tercer lugar, la capacidad de obtener resultados fiables y
reproducibles. A continuación desarrollamos estos puntos en mayor profundidad.

El conocimiento es poder

La ingeniería parte de un conocimiento profundo de la naturaleza de los materiales y procesos
que utiliza. A lo largo del siglo XX, el avance de la ciencia ha sido vertiginoso. Hemos alcanzado
un vasto conocimiento de materiales y fenómenos naturales. El advenimiento de modernas
tecnologías hace posible observar la Naturaleza y su comportamiento como no ha sido posible
en la historia de la Humanidad. En particular, se han realizado importantes avances en el
conocimiento del cuerpo humano, como precisos mapas de anatomía o descripciones
pormenorizadas de la dinámica celular.

Por ejemplo, ahora gozamos de un gran entendimiento de los procesos metabólicos y la
naturaleza de los mecanismos que nos permite producir y almacenar energía a nivel celular.
Existen numerosos parámetros medibles que dan cuenta del modo en que nuestro cuerpo
funciona, en particular, ante la demanda del ejercicio. Así tenemos la tasa cardíaca, gasto
cardíaco, tensión arterial, VO2max, tasa de metabolismo basal, electromiografía, etc. Son
numerosos los estudios que relacionan estos parámetros con el mundo del fitness y la salud en
general, incluso el Taijiquan. Estos estudios arrojan luz sobre las incógnitas de cómo
ejercitarnos mejor para obtener ciertos beneficios medibles, si bien el estado de la
investigación en la actualidad dista mucho de ofrecer conclusiones definitivas. Por ejemplo,
hay estudios-que indican que la práctica de la forma de Taijiquan puede mejorar hasta un 20%
la tasa de VO2max a lo largo de un año, si se practica a una intensidad superior al 50% de
VO2max, si bien otros estudios sugieren que la intensidad no es relevante, sino la acumulación
de actividad.

El aspecto aeróbico-anaeróbico no es frecuentemente discutido en círculos de Taijiquan. Sin
embargo, ambos metabolismos son cruciales para obtener rendimiento adecuado en
actividades físicas. Por ejemplo, parece generalmente aceptado que el ejercicio aeróbico (es
decir, de intensidad moderada por tiempos prolongados) mejora la resistencia actuando sobre
el sistema cardio-respiratorio, mientras que el anaeróbico (es decir, de gran intensidad
durante un tiempo breve) mejora la fuerza, velocidad y potencia, fomentando el desarrollo
muscular.

En Taijiquan hay un gran énfasis en obtener un estado de relajación activa (song, 鬆), donde
toda tensión innecesaria debe desaparecer, y ha de lograrse un equilibrio armónico entre la
musculatura agónica y antagónica. También es importante promover un eficiente intercambio
de gases, para lo cual se dan instrucciones precisas sobre cómo respirar. Asimismo, para la
correcta ejecución de aplicaciones marciales el cuerpo debe ser capaz de reclutar un gran
cantidad de fibras musculares coordinadamente y de forma súbita para emitir fuerza (fajin, 發
勁). No olvidemos que los músculos son los que producen el movimiento, lo cual no exime de
la posibilidad de que sean asistidos por procesos sutiles dirigidos por una mente clara.

Parece lógico, por tanto, considerar ambos tipos de entrenamiento. El aeróbico parece más
indicado a los fines de obtener relajación y resistencia, y el anaeróbico parece más adecuado a
los fines de potencia y velocidad. A la luz de este conocimiento, es evidente que la práctica de
la forma de mano vacía a velocidad lenta no es suficiente para entrenar a un luchador. Es
necesario comprender, cuantitativamente, el rol de la intensidad del ejercicio en el desarrollo
que buscamos en el entrenamiento. Pensamos que tal comprensión solo puede obtenerse
mediante un adecuado estudio de los procesos metabólicos durante el ejercicio, un proceso
eminentemente ingenieril.

Por otra parte, el conocimiento de la dinámica muscular nos revela que existen dos tipos de
contracciones con movimiento: excéntricas (elongamiento muscular ejerciendo tensión, como
al bajar una carga) y concéntricas (acortamiento muscular ejerciendo tensión, como al subir
una carga). Los modernos estudios ofrecen un entendimiento a nivel celular de lo que ocurre
en estas contracciones, si bien las excéntricas han sido menos estudiadas que las concéntricas-
, y por tanto, aún presenta incógnitas en cuanto a su funcionamiento. Sabemos que las
contracciones excéntricas permiten ejercer más fuerza que las concéntricas, y además
necesitando menos activación voluntaria. Sin embargo, se ha documentado que la mayor
eficiencia mecánica se obtiene combinando ambas en el llamado ciclo de estiramiento-
acortamiento, donde una contracción excéntrica precede a una concéntrica, un fenómeno que
podría identificarse claramente con los movimientos circulares en Taijiquan.

De hecho a la luz de estos y otros descubrimientos disponemos de nuevas técnicas de trabajo
corporal. Así, Bob Cooley defiende una metodología de estiramiento basada en las
contracciones excéntricas, en las que se fuerza la elongación del músculo al tiempo que este
resiste. Deportistas de élite se han acogido con éxito a su programa. Otro proponente activo
de las contracciones excéntricas, y particularmente aplicadas al Taijiquan, es Robert Chuckrow,
que sostiene que, de hecho, la forma adecuada de producir fuerza (jin, 勁) en taijiquan es a
través de contracciones excéntricas de los músculos antagonistas, en lugar de la contracción
concéntrica de los agonistas. Es interesante comprobar como estos dos autores utilizan el
conocimiento científico moderno para un mayor entendimiento de los fenómenos corporales y
aplican ese conocimiento a la especialización y mejora de la práctica.



CATARSIS Y EJERCICIO


Etimológicamente el término catarsis procede del griego y significa "purificación", es una
palabra descrita en la definición de tragedia en la poética de Aristóteles como purificación
emocional, corporal, mental y espiritual. La catarsis fué utilizada como terapia psicológica por
primera vez en 1880 por Sigmun Freud y tambíén como método de liberación de emociones
reprimidas, las experiencias traumáticas y los momentos de crisis nos van marcando a lo largo
de nuestras vidas haciendo que nuestra mente recurra a mecanismos de defensa básicos,
eliminando o disociando todo lo que no pueda asimilar nuestra mente, ya sea el miedo, la
inseguridad, etc, esta manera de reprimir las emociones va ocasionando lentamente un estado
de ansiedad o estrés que puede desembocar, por ejemplo, en una depresión o en el
alcoholismo como manera de amortiguar lo que sentimos, en este artículo destacamos como
medio de liberación el ejercicio, ya que el cuerpo responde con un estado de tensión para
evitar que afloren los impulsos estancados, de este modo el movimiento físico actuaría como
un eficaz fármaco ayudando de manera importante a la mejora de determinadas patologías.

Muchas veces de manera equivocada nos han hecho creer que si encontramos el origen de lo
que nos sucede desaparecen lo síntomas y los trastornos, pero esto no sería suficiente para
experimentar una evolución positiva del mismo, ya que necesitariamos una solución a dicho
problemas, desde mi punto de vista lo considero un fallo de muchas corrientes psicológicas y
el punto de mayor dificultad, ya que lo dificil es encontrar la ayuda adecuada más allá de los
medicamentos. Como Catarsis terapéutica existen muchos métodos y al contrario de lo que en
algunas ocasiones nos han hecho creer el simple hecho de tomar consciencia del mal no es
suficiente para liberar el bloqueo emocional que tanto sufrimento provoca.

El ejercicio sería una forma de expresar, de exteriorizar lo que hemos ido reprimiendo, por eso
eso lo considero tan importante, el trabajo corporal libera estas energías negativas. La catarsis,
por tanto, sería la manera de descargar las emociones y a través de ella se transformar la
energía interior estancada en la proyección de una emoción, en este caso mediante el
movimiento expresivo, reviviendo los traumas y las crisis, con ello tenemos la posibilidad de
que aunque no sepamos cuando ni como se produjo la patología tengamos cierta intuición
acerca de su origen. Cuando expresamos abiertamente las emociones y descargamos
físicamente los sentidos, se genera la energía suficiente para disolver las tensiones musculares
crónicas, dando paso a la reorganización del cuerpo y la energía, y por consiguiente de la salud.

Aclaramos que en este artículo hemos mencionado el ejercicio como herramienta de
liberación, pero reservamos nuestra opinión como psicoterapia debido al caracter
controvertido que presenta, ya que existen diferentes puntos de vista.

A continuación presentamos una lista de ejercicios que pueden ser aplicados como métodos
de catarsis:

Tai Chi.
Artes marciales.
Expresión corporal.
Chi Kung.
Bailes.
Ejercicio aeróbico.
Gimnasia artística.
Gimnasia deportiva.
Otras tendencias.