You are on page 1of 4

CLASES DE PILOTES

Existen muchas clasificaciones de pilotes en función de su trabajo, su fabricación o ejecución, etc.
Intentaremos sintetizar todas ellas de forma que se haga alusión a todas las variantes posibles de
forma concisa

 Pilotes rígidos
Se utilizan en terrenos en los que el estrato resistente no se encuentra a mucha profundidad,
estamos hablando de 10 ó 12 metros. Estos pilotes trabajan por punta, es decir, que se apoyan en
buen terreno.
Aquellos cuya punta llega hasta el firme transmitiéndole la carga aplicada a la cabeza . La acción
lateral del terreno elimina el riesgo de pandeo
 Pilotes flotantes
Se emplean cuando el terreno de buena fatiga de trabajo se encuentra ya a una profundidad
respetable. Actúan transmitiendo la carga al terreno por rozamiento lateral del fuste entre el
pilote y el terreno de poca consistencia.
Aquellos cuya punta no llega al firme , quedando hincado en el terreno suelto y resistiendo por
adherencia , su valor resistente es función de la profundidad , diámetro y naturaleza del terreno

 Pilotes semirrígidos
Trabaja de forma simultánea por carga en la punta y por rozamiento de las paredes del mismo.
Actualmente, se está generalizando el empleo de las cimentaciones por pilotaje, aunque su
justificación no se haya establecido de forma documentada por las condiciones del terreno, para
evitar las zapatas de gran dimensión o simplemente cumplir el plazo de ejecución de forma
segura. De todas formas, es difícil la elección de la cimentación a utilizar, debido a que está en
función del terreno y del tipo de edificación.

 Pilotes prefabricados
Se fabrican antes de su colocación de forma definitiva. Pueden ser de madera, de metal o de
hormigón armado y pretensado.
En función del tipo de pilote con el que estemos trabajando, existen varias formas de hincarlo en
nuestro terreno, como pueden ser: con maza, por golpeo, con maquinaria adecuada, por medio de
gatos hidráulicos, sistema de rosca, por equipo de vibración, etc.


 Pilote de hormigón armado o pretensado:
Es un sistema relativamente nuevo, ya que se inició a principios del siglo XX. La forma más común
es la cuadrada u octogonal, aunque tampoco es difícil encontrárnoslo circular, hexagonal, etc.
Estamos hablando de unos diámetros establecidos entre 25 y 60 centímetros, y unas longitudes de
entre 10 y 30 metros, aproximadamente.
Independientemente de su sección, estos pilotes en su zona inferior están terminados en punta,
protegida o reforzada por un forro metálico, que facilita el trabajo e incrementa la seguridad
durante el hincado. Si nos centramos en el sistema de hincado por rosca, nos tenemos que
encontrar en la punta del pilote a hincar con la formación de rosca que nos agilice la operación.
Hay que tener en cuenta que los pilotes pretensados poseen mayores ventajas que los armados
debido a que su resistencia será mayor a la hora de ser hincados y son más cómodos en cuanto a
su manejo y su transporte. Con respecto a la armadura, es importante establecer que su cálculo
debe haber sido estudiado no sólo para resistir los esfuerzos a los que estos elementos van a estar
sometidos en la infraestructura de la que van a formar parte, sino también para los que se originan
en el transporte y en su hincado.


 Pilote de madera:
Ha tenido una gran importancia en la historia y, de hecho, es el sistema más antiguo del que
tenemos constancia, pero debido a su gran vulnerabilidad ha sido sustituido por otros de
materiales más resistentes.
Los pilotes de madera se obtienen de los rollizos, troncos cortados y desbrozados, recubiertos de
corteza, la cual luego debe desvastarse, pues no ofrece resistencia. S61o la parte de la albura y el
duramen son aptos para los fines estructurales, como muestra la figura 12.6.de la sección aserrada
de un rollizo, con los diferentes anillos. En los países de cuatro estaciones, cada anulo representa
un año de vida del árbol.

Los pilotes se obtienen de robles de 15 a 20 m de altura. En algunos casos alcanzan - los 30 m y
excepcionalmente, los 50 m. El fuste debe ser recto, pues la flecha no debe sobrepasar el 1/100 de
la longitud. El diámetro mínimo es de 30 cm, pudiendo alcanzar los 55 cm.

 Pilotes fabricados “in situ”
En el mismo lugar de su colocación, es decir, se fabrican a pie de obra, realizando la excavación y
rellenando más tarde con hormigón armado la propia excavación. A partir de aquí, se subdivide en
otros dos tipos:

 Excavación con extracción de tierras:
Este tipo de excavación siempre estará, como mínimo, en función del nivel freático y de la calidad
del terreno.
Normalmente, se utilizarán barrenas, trépanos, cucharas... Aunque, cuando el terreno es
coherente, se puede llegar a utilizar una barrena helicoidal y, por el contrario, cuando el terreno se
desmorona fácilmente, o nos encontramos excavando por debajo del nivel freático, sería
necesario emplear una tubería metálica, que se irá clavando en el terreno al mismo tiempo que se
extrae la materia con la cuchara bivalva.
Para evitar los posibles desprendimientos se utilizan, en sustitución de las entubaciones, los
llamados lodos bentoníticos, que son una especie de mezcla de arcilla y agua principalmente, cuya
presión radial con las paredes del pilote equilibra el empuje de las tierras disgregadas.
Hay que señalar que este tipo de pilotes se pueden realizar con camisa recuperable o perdida, en
función de si se va extrayendo a medida que se va realizando el hormigonado o no.


 Excavación sin extracción de tierras:
Al contrario de la excavación con extracción de tierras, este tipo de pilotaje necesita emplear una
entubación muy sólida y consistente. Podemos destacar dos tipos de entubación:
• En la entubación a realizar, los tubos correspondientes llevan en su parte inferior una
terminación en forma de tapón de hormigón pobre o grava, aproximadamente de 70 centímetros.
A continuación, se golpea este tapón con un cilindro de acero con un peso elevado, denominado
trépano, y cuya presión que se efectúa sobre las paredes del tubo es suficiente para llevar la
entubación hasta el final por desplazar el terreno lateralmente.
• En este caso, el tapón es prefabricado de hormigón armado o acero, al ser perforado en el
terreno por golpeo con un trépano sobre un collar de acero que la misma entubación lleva en su
parte superior.


Para evitar la segregación del hormigón, durante el hormigonado del pilote,
se utilizará una entubación en cuya parte superior tiene una forma de embudo
para llevar el hormigón.