You are on page 1of 42

EMPAQUE CONCEPTOS BÁSICOS

Yolima Sanchez R.
Textos copias

Se determina como un sistema, puesto que cada empaque o cada envase está
constituido por dos o más elementos como: el recipiente, la tapa, el liner, la etiqueta, el
anillo o sello de seguridad, grapas, cinta pegante, entre otros.
El empaque, envase y el embalaje están íntimamente ligados al medio de transporte y
al equipo de manipulación. En algunas oportunidades los sistemas de envase,
empaque y embalaje se confunden en su concepción, bien sea por los elementos que
lo componen o por el destino de elaboración. Por lo tanto, es conveniente aclarar los
siguientes conceptos:

SISTEMA DE EMPAQUE: es un recipiente de estructura flexible como bolsas, costales
y big-bags elaborado en uno o varios materiales, con o sin impresos gráficos, para la
exhibición y promoción de uno o varios productos líquidos, sólidos o gaseosos,
estando o no en contacto directo con el contenido, destinados a la distribución
comercial y facilitación al usuario final. Para algunos productos el empaque se
constituye en embalaje.

SISTEMA DE ENVASE: es un recipiente de estructura rígida como cajas, botellas,
frascos y tarros, con o sin impresión gráfica, que pueden contener uno o varios
productos líquidos, sólidos o gaseosos, para proteger sus características intrínsecas,
estando o no en contacto directo con el contenido. Su diseño está destinado a la
distribución comercial y facilitación al consumidor final.

Funciones del Empaque
El sistema de empaque debe desarrollar mínimo funciones básicas de: Protección,
Comercialización y una función social:

1. Función de Protección.
Niveles de Protección.
En función al nivel de protección que debe cumplir el sistema de empaque, se deben
considerar los materiales que resguarden apropiadamente el producto de acuerdo con
sus características durante las diferentes fases.

Primer nivel: Empaque primario.
De venta de presentación elemental o interior. Es el que está en contacto directo con
el producto específico con la función de envasarlo, protegerlo. Dentro de este nivel se
encuentran por ejemplo: vasos, botellas, garrafas, bolsas envoltura de papel, tubos
colapsibles, entre otros muchos. Comprende adicionalmente elementos adicionales
que lo integran (tapa, foil, banda de seguridad etiquetas, cintas adhesivas etc.).

• Segundo Nivel: Empaque secundario o intermedio.
Elemento que se usa como complemento externo con la función de contener o agrupar
varias unidades de empaque primario, en este estadio se encuentra: cajas plegadizas,
de carton corrugado, cubetas plásticas, guacales, etc.

• Tercer Nivel: Empaque colectivo, de transporte, Embalaje.
Elemento que se usa como complemento externo con el objeto de agrupar o contener
varias unidades de empaque secundario. Dentro de este renglón se encuentran cajas
de cartón corrugado, estibas, cajas de madera.

Algunos expertos establecen como cuarto nivel los contenedores, otros mantienen
estas unidades dentro del tercer nivel.

Durante el proceso de distribución y comercialización el producto esta sometido a
riesgos tales como:

Disminución o ganancia de volumen; cambio o pérdida de color o transparencia;
variación de su densidad; hidratación o deshidratación no deseadas; pérdida de peso
debido a disminución de humedad, deterioro de su textura y presentación; compresión;
tracción de fuerzas axiales; vibración; golpes; fricción, que entre otros efectos pueden
generar roturas, ralladuras sumiduras o fisuras, no solo en los productos, sino en el
empaque, riesgos que, también puede conducir a su rechazo, por parte del comprador.

También se deben prever factores de riesgo por la exposición comercial, la exhibición
en los puntos de venta, deterioro causado por la manipulación de los clientes, la
adulteración de los contenidos y su calidad, el plagio, y el ataque de la competencia

Cuando un sistema adecuado de empaque logra proteger efectivamente al producto
de los anteriores riesgos, está protegiendo al consumidor

El mismo productor o exportador, estará siendo protegido, toda vez que, podrá llegar
con el producto en las condiciones prometidas al cliente, vendiendo la totalidad del
producto despachado ya que no tendrá reclamaciones, no gastará tiempo ni dinero en
reposiciones, permitiéndole una excelente imagen ante su cliente y obteniendo un
mejor posicionamiento en el mercado de destino.

De otra parte, los adecuados sistemas de empaque permitirán a las empresas
transportadoras ahorro en la utilización de equipos, ya que podrán ejecutar las labores
de cargue y descargue con mayor rendimiento, sus equipos no estarán expuestos a
eventualidades y entonces podrá manejar con mayor seguridad, obteniendo óptima
eficiencia y mejores utilidades.
Las compañías aseguradoras, evitarán pagos por siniestros reclamados por sus
asegurados
Lo anterior le llevará a lograr más clientes, mayor respeto ante sus competidores y por
consiguiente una mayor rentabilidad de su operación empresarial.

1. Función Comercial
El sistema de empaque debe activar la tarea de promoción. Se convierte en el
VENDEDOR SILENCIOSO.

La función comercial que cumplen los sistemas de empaque facilita la exhibición del
producto, y estimula la sensibilidad directa y subliminalmente en el consumidor,
logrando que sus características y beneficios lleven al comprador a tomar su decisión
a favor de nuestro producto, en fracción de segundos.
El cliente no convencido rápidamente, será cliente entregado a la competencia.
En su función comercial el empaque toma el puesto de impulsador del producto, pues
es el encargado de presentar sus las características del producto, resaltando los
satisfactores ofrecidos y sus ventajas sobre la competencia, para lograr finalizar la
cadena de nuestro trabajo con la VENTA.
La tecnología y la calidad del sistema de empaque pueden indicar a un cliente la
capacidad tecnológica y calidad con que fue elaborado el producto ofrecido.


2. Función Social
Es conveniente aunque sea de manera breve, hacer mención de la participación de los
sistemas de empaque y embalaje en la participación de la calidad de vida en una
sociedad, de su desarrollo económico.
De forma similar su participación en la protección al Medio Ambiente es indudable,
pues de la óptima utilización de sus materiales, de un proceso responsable, del uso
correcto de los empaques y de un post-uso correctamente planificado, dependerá en
gran parte la conservación de la naturaleza, de tal manera que la utilización de los
recursos naturales que se haga hoy en día, no comprometa la utilización a que tienen
derecho los habitantes del mañana, es decir Desarrollo Sostenible.

Aspectos importantes para seleccionar un material de Empaque o embalaje
• Compatibilidad con el producto a contener
• Resistencia Mecánica
• Propiedades de protección y Estabilidad
• Operacionalidad
• Aspectos Mercadológicos, económicos y legales
• Disponibilidad


PARAMETROS ADECUADO SISTEMA DE EMPAQUE
Un productor o exportador, debe ante todo tener en consideración este procedimiento
destinado a obtener los más adecuados sistemas de empaque y embalaje, que
dependiendo de su capacidad económica y deseo de hacer las cosas con calidad
integral. La experiencia capitalizada por exportadores que han logrado un excelente
posicionamiento, sin dejar de analizar a aquellos que también han encontrado
fracasos, lleva a recomendar los siguientes pasos:

Conozca Muy Bien Su Producto
Analizar todos y cada uno de los riesgos que pueden sufrir las características del
producto.
El producto puede sufrir alteraciones en su volumen debido a la compresión por otros
productos u otras cargas que puedan en un momento colocarse encima, en el
almacenamiento, en su manipulación o durante el transporte.

El peso y las dimensiones de los productos indicarán la modulación de los sistemas de
empaque y por consiguiente los materiales y el diseño estructural más recomendados
para cada uno de ellos.

Es conveniente realizar un análisis DOFA, en donde se pueda conocer perfectamente
las Fortalezas y Oportunidades del producto que el empaque pueda resaltar
competitivamente y conocer las Debilidades Y Amenazas que estratégicamente deban
manejarse a través de su presentación.

Analice Perfectamente el Mercado Destino
El mercado es una relación entre personas, es decir, el mercado son personas y entre
cada una existen diferencias bien marcadas en sus hábitos de compra, de uso, de
pensamiento, de costumbres culturales, de poder adquisitivo, de composición familiar,
de responsabilidad ante el medio ambiente.

La organización social del Estado es por lo general diferente entre un país y otro, entre
los mismos estados o departamentos que les lleva a tener Normas técnicas y de
comportamiento variados, legislando de maneras distintas ante los mismos problemas
y con planificaciones futuras que nos generan actitudes en nuestra forma de penetrar
esos mercados y para poder posicionarnos en ellos, quizás algunas veces
desplazando otros proveedores que ya se encontraban establecidos.

La anterior situación infiere la necesidad de análisis, para dar respuestas a preguntas
tales como:
¿Cómo debemos presentar nuestros productos?
¿Cómo podremos convencer a esos compradores finales, intermedios e importadores?
¿Qué sistemas de empaque o de embalaje prefieren?
¿Qué tamaños o pesos desean o pueden manipular?,
¿Qué materiales son deseados o permiten sus leyes que se comercialicen,
¿ Qué reglamentaciones presentan para su post-uso?,
¿ Qué compromisos adquiriremos con nuestros empaques?
¿ Cómo podremos satisfacerlos totalmente?.
Otro factor de análisis es el de la competencia. Es importante llegar a los mercados
internacionales con productos, preferiblemente, mejor empacados o por lo menos en
condiciones similares, pero nunca en inferioridad de situación.
Publicado por yolima_sr

Cons e r vac i ón, Empaque , Embal aj e y Tr ans po r t e

EMPAQUE Y EMBALAJE
El principal objetivo del empaque de alimentos es contener y proteger los productos durante
su almacenamiento, comercialización y distribución. El tipo de empaque utilizado para este
fin juega un papel importante en la vida del producto, brindando una barrera simple a la
influencia de factores, tanto internos como externos.
Funciones de un sistema de empaque o embalaje
Contenido
 El empaque debe contener ordenadamente las unidades de productos afines (tipo de
producto, forma, color, madurez, etc.) facilitando su manipulación y distribución. El
recipiente debe ajustarse al producto, aprovechándose al máximo sus dimensiones.
Protección
 El empaque debe proteger al producto del daño mecánico y de las deficientes
condiciones ambientales durante su manipulación, almacenamiento y transporte;
además debe resistir el apilamiento, almacenamiento a bajas temperaturas y los
ambientes con altos contenidos de humedad.


 El empaque de frutas y hortalizas debe mantener un ambiente óptimo para lograr
una mayor duración, involucrando materiales especiales que retarden la pérdida de
agua del producto, materiales de aislamiento que eviten el acaloramiento del fruto y
que mantengan una mezcla favorable de dióxido de carbón y oxígeno.


 Los daños por golpes, compresión, vibración y abrasión, así como factores
ambientales, cambios bruscos de temperatura, sensibilidad al etileno y
contaminación química son factores que pueden afectar la calidad de frutas y
hortalizas durante el proceso de Distribución Física, ocasionando cambios en sus
características físicas, químicas y microbiológicas.


 La exhibición comercial es otra de las grandes fuentes de riesgo para aquellos
productos que el cliente desea conocer antes de tomar la decisión de compra. Son
los casos cuando se les introducen los dedos, se pellizca la corteza, se prueban,
huelen y, en fin, cuando los someten a toda clase de comprobaciones para su
probable adquisición.
Función Comercial e Identificación
 Un adecuado sistema de empaque debe exhibir el producto ante los ojos del
comprador motivándole su necesidad o deseo de adquisición y llamando la atención
sobre sus fortalezas y beneficios.


 El empaque debe identificar y brindar información útil sobre el producto. Debe
contener datos que informen acerca de: nombre del producto, marca, tamaño,
grado, variedad, peso neto, cultivador, embarcador y país de origen. En épocas
recientes se ha vuelto común incluir en el empaque información sobre
contenido nutricional, recetas y cualquier otro tipo de datos útiles para el
consumidor.


 Un adecuado sistema de empaque debe facilitar el trabajo de identificación del
producto y la administración de su inventario. Para esto, se emplea el Codificador
Universal de Productos (UPC o código de barras), el cual consiste en un código de
dígitos que presentan información específica del productor (empacador o
embarcador) y del producto (tipo de producto, tamaño de empaque, variedad,
cantidad, etc.). Estos códigos funcionan para el control rápido de inventario y costos.

EMPAQUE PARA VEGETALES Y FRUTAS
FRESCAS
Introducción
Función del empaque
Especificaciones, contenido, protección, identificación
Tipos de materiales y empaques
Control sobre la atmósfera de productos empacados
Estandarización del empaque

INTRODUCCIÓN
El principal objetivo del empaque de alimentos es proteger los productos del daño
mecánico y de la contaminación química y microbiana y del oxígeno, el vapor de agua y
la luz, en algunos casos. El tipo de empaque utilizado para este fin juega un papel
importante en la vida del producto, brindando una barrera simple a la influencia de
factores, tanto internos como externos.
La vida en estante de los alimentos procesados es también influenciada por la atmósfera
que rodea al producto. Para algunos el contenido bajo de oxígeno es benéfico, haciendo
mas lento, por ejemplo, el proceso de decoloración de la carne curada y la leche en
polvo ; además, previene el sabor rancio de las nueces y otros productos con altos
contenidos de grasas. Altos niveles de dióxido de carbono y bajos de oxígeno, pueden
ocasionar problemas en productos frescos, conduciendo a un metabolismo anaeróbico y
pudriciones rápidas del producto. Sin embargo, en carnes, quesos y otros productos
procesados y en algunas frutas y hortalizas, la presencia de dióxido de carbono puede
presentar efectos benéficos, eliminando posibles contaminaciones con microbios.
Empacar vegetales y frutas frescas es uno de los pasos más importantes en el recorrido
hasta el consumidor. Las bolsas, embalajes, canastas y cajas son recipientes
convenientes para manejar, transportar y comerciar con producto fresco. Existen
innumerables tipos de empaque y el número continúa creciendo debido a nuevos
conceptos y materiales de empaque. Aunque la industria acuerde que la estandarización
de dicho empaque es una manera de reducir costo, la tendencia en años recientes nos ha
llevado hacia toda una amplia gama de tamaños de paquetes para acomodar las diversas
necesidades de mayoristas, consumidores, compradores y operaciones procesadoras.
Los materiales del empaque representan un costo importante para la comercialización e
industrialización del producto, por lo tanto es importante que los empacadores,
embarcadores, compradores y los consumidores comprendan las opciones que presenta
el empaque disponible.
A continuación se presentan algunos de los tipos de empaque existentes en el mercado,
incluyendo sus funciones, usos y limitaciones. También se incluye un listado, de los
empaques que deben usarse según las normas del mercado extranjero, para algunos
productos.

FUNCIÓN DEL EMPAQUE
Un porcentaje importante de las quejas del consumidor y comprador pueden deberse al
fracaso del empaque (a causa del mal diseño o uso y selección inadecuados). Un
empaque adecuadamente diseñado deberá contener, proteger, e identificar el producto,
satisfaciendo el mercado.
1 Especificación de los empaques
1.1 Reciclabilidad y Biodegradabilidad:
Muchos mercados de exportación e incluso los nuestros, tienen restricciones para la
eliminación del empaque, por lo que, en un futuro próximo, casi todos deben ser
reciclables, biodegradables o ambos.
1.2 Variedad
La tendencia del mercado implica el uso de paquetes de gran volumen para
procesadores y compradores al por mayor y paquetes menores para consumidores. Hay
ahora más de 1,500 estilos y tamaños diferentes de empaques y paquetes para producto
vegetales frescos.
1.3 Presentación
La alta calidad de las impresiones gráficas, están siendo cada vez más usadas para
impulsar las ventas. Las impresiones multicolores, los letreros distintivo y el empleo de
logos son ahora comunes.
1.4 La Vida de Estante
El empaque de este tipo de productos puede lograr extender la vida de estante y reducir
las pérdidas.
2 Contenido
El empaque debe brindar el producto en unidades convenientes para la manipulación y
distribución. El producto debe adaptarse bien en el recipiente y derrochar poco espacio.
Los artículos pequeños de producto que son esféricos o cuadrilongos (tales como las
papas, las cebollas, las manzanas y las guayabas que se trabajan en esta Tesis) pueden
empacarse eficientemente utilizando una variedad de diferente tamaños y formas de
paquete. Sin embargo, muchos artículos de producto, como los espárragos o las moras
pueden requerir recipientes especialmente diseñados para esos artículos.
3 Protección
El empaque debe proteger el producto del daño mecánico y de las malas condiciones
ambientales durante la manipulación y distribución. Los empaques deben ser lo
suficientemente robustos para resistir el daño durante el empaque, almacenamiento y
transporte; además deben resistir el apilamiento, el almacenamiento a bajas
temperaturas y los ambientes con altos contenidos de humedad. El producto destinado a
los mercados de exportación requiere que los recipientes sean más robustos y presenten
mayor aislamiento.
Los productores que deseen exportar deben consultar con las compañías de fletes sobre
los requerimientos especiales de empaque y del manejo que debe darse a estos
productos, ya que algunos productos vegetales pueden estar prohibidos para
exportación. En este campo, el mezclar productos indiscriminadamente, puede presentar
efectos considerables en la calidad de los productos almacenados o transportados
Por lo anterior, los empaques del producto deben diseñarse para mantener un ambiente
óptimo para lograr una mayor duración, involucrando materiales especiales para
retardar la pérdida de agua del producto, así como materiales de aislamiento para evitar
que el calor entre en el fruto o diseñar materiales plásticos que mantienen una mezcla
favorable de dióxido de carbón y oxígeno.

4 Identificación
El empaque debe identificar y brindar información útil sobre el producto. Es normal (y
puede requerirse en algunos casos), que contengan información tal como el nombre de
producto, marca, tamaño, grado, variedad, peso neto, cultivador, embarcador y país de
origen. En épocas recientes se ha hecho común encontrar incluido en el empaque, la
información nutritiva, recetas y otro tipo de información útil, dirigida específicamente al
consumidor.

Además, se emplea el Codificador Universal de Productos (UPC o código de barras), el
cual consiste en un código legible de diez dígitos, donde los primeros cinco, son un
número asignado al productor específico (empacador o embarcador) y los otros cinco
dígitos, presentan información específica de producto tal como tipo de producto y
tamaño de paquete(ver figura 1). Estos códigos funcionan como un método rápido para
el control de inventario y costos.

TIPOS Y MATERIALES DE EMPAQUES
1 Madera
En Colombia, las cajas fabricadas con madera son conocidas como cajas gasolineras y
guacales (Ver figura 2).Presentan el inconveniente de no manejar tamaños estándar
(además de los ya mencionados daños mecánicos) y generalmente, en el país, no se
desechan después de su uso, por lo que se pueden considerar una posible fuente de
transmisión de enfermedades Postcosecha. Por lo demás, el uso de un tamaño único de
caja podría reducir considerablemente el almacenamiento e inventariado, conjuntamente
con los costos de eliminación y reparación de estos empaques.
Es común que estos empaques se apilen, lo cual se realiza difícilmente (debido a su
tamaño variable), después de lo cual deben asegurarse para impedir movimientos
causando daños mecánicos mayores en los productos que sobresalen del empaque. Para
evitar esta situación puede ser viable (por su bajo costo), la aplicación de una cantidad
pequeña de goma en la parte superior de cada caja, para que cuando se apilen, se
mantengan estables y además, la ubicación de mayor peso sobre cada caja mejorará su
estabilidad, debido a la fuerza de fricción de los empaques juntos.
2 Tableros de fibra corrugados
Las láminas para construcción de cajas (erróneamente denominadas cartón corrugado)
se fabricar en muchos pesos y estilos diferentes y debido a su relativa versatilidad y bajo
costo, son el material dominante para la fabricación de empaques y creemos que
permanecerán en el futuro próximo, ya que su fortaleza y funcionalidad ha ido
mejorando en años recientes.
La mayoría de estas láminas se fabrican con tres o más capas de cartón, producto de un
proceso de pulpa de madera o papel sin blanquear (a lo cual debe su color tostado),
obteniendo un producto excepcionalmente fuerte. Además de fibras vírgenes de madera,
se puede añadir alguna porción de fibras sintéticas buscando fortaleza adicional
Además se añade pegamento y otros materiales para aumentar la fortaleza y calidad de
impresión; algunos contienen cartón reciclado en las cantidades especificadas por la ley
y en algunas pruebas que se han realizado, han mostrado que cartones de pulpa
totalmente reciclada, son 75% más fuertes que los de fibra virgen.
En la generalidad de los casos, se emplean láminas dobles de este tipo de material,
como se aprecia en la figura 3, en donde la capa exterior se trabaja de un modo especial,
para hacer los trabajos de impresión en ella, mientras que la capa interior puede ser
tratada para que resista la humedad. Los empaques que van a ser empleados en trabajos
pesados, como empaques de gran volumen que requieren una fuerza extra para alto
apilamiento, requieren capas dobles de este material.


Figura 1 Ejemplo del código de barras o UPC, empleado en el
mercado


Figura 2 Guacal

Figura 3 Láminas de fibra corrugada


Figura 4 Dos tipos de apilado de empaques

Figura 5 Empaque telescópico (full telescoping container)
Los fabricantes de este material imprimen dos tipos de certificados sobre el
fondo de recipientes para presentar las limitaciones y características de
fortaleza de dichas láminas. El primero certifica el peso mínimo combinado de
los lados interior y exterior y el segundo presenta las características seguras de
apilamiento, relacionando, en conjunto, las limitaciones del tamaño máximo
para el empaque (largo, ancho y alto) y el peso máximo bruto.
Las temperaturas frías y las humedades altas, reducen la fortaleza de los empaques de
fibras corrugadas y, a menos que el empaque se trate especialmente, la humedad
absorbida del aire y del producto vegetal, puede llegar a reducir la fortaleza de este
empaque hasta en un 75%, por lo que se cubren, generalmente, con cera o plástico,
buscando reducir el efecto nocivo de esta humedad
Los empaques de fibra corrugada encerada (en donde la cera aporta el 20% del peso
total), se usan para muchos tipos de productos que deben ser enfriados con agua o hielo.
La objeción principal para encerar las láminas es la eliminación después del uso, ya que
no pueden ser reciclados, por lo que se prefieren empaques tratados con plástico en su
parte interior o que el enfriamiento con agua o hielo sea reemplazado por aire forzado,
con lo cual se mejora la rigidez de estos empaques.
En la mayoría de los casos, el producto fresco no puede soportar mucha carga vertical
sin sufrir daño, por lo tanto, una de que características deseadas para estos empaques es
su resistencia al aplastamiento. A causa de su geometría, la mayoría de esta resistencia
será soportada por las esquinas, por lo que las perforaciones de aireación del empaque
no deben ubicarse cerca de los rincones y se limitan entre el 5 al 7% del área del lado
El apilado cruzado, que se presenta en la figura 4, es ampliamente utilizado, en busca
evitar el desplome de los empaques agrupados o "arrumados", aunque a veces es
frecuente hallar capas superiores en cruz e inferiores en columna, con lo cual no se
pierde mucha estabilidad.
Existe una gran variedad de empaques de fibra corrugada, siendo los más usados, el
empaque de ranura regular simple (regular slotted container o RSC) y el empaque
doble telescópico (full telescoping container o FTC), siendo más empleado el primero,
ya que es más simple y económico. Sin embargo, el RSC tiene poca resistencia al
apilado, por lo que debe emplearse con productos fuertes (como papas, yucas y frutos
verdes), que puedan brindar fortaleza.
El FTC, que consiste en un empaque dentro de otro (Ver figura 5), se usa cuando se
requiere mayor fortaleza de apilado. Los fondos y las tapas de estos empaques pueden
ser cerrado con goma, grapas o puntillas. En años recientes, estos empaques se han
usado apilados en grandes contenedores para embarcar grandes volúmenes para los
procesadores y minoristas. Productos como repollo, melones, papas, calabazas y cítricos
han sido embarcados exitosamente en estos recipientes, con bajos costos.
Desde hace muchos años, las etiquetas se imprimieron sobre papel grueso y eran
engomadas o engrapadas al empaque, presentándose costos altos en el trabajo y en los
materiales, pero esta práctica ha ido desapareciendo. La capacidad para imprimir la
marca, tamaño e información general, directamente sobre el recipiente es uno de los
más grandes beneficios de este tipo de empaques. Existen básicamente dos métodos
para la impresión en este material:
1. Post - impreso. Se presenta cuando el rótulo se imprime después de que el
empaque se tiene formado. Este sistema es el más usado, ya que es
económico y puede usarse para pequeñas cantidades de empaques; sin
embargo, produce gráficas con menos detalles y se limitan comúnmente a
uno o dos colores.
2. Preimpreso. Consiste en imprimir los datos antes de tener formado el
empaque, brindando alta calidad y mejores gráficas. Considerando que el
costo es sólo un 15% mayor que la impresión estándar a dos colores, su
calidad visual influye en la percepción del producto, ya que es la primera
impresión que tiene el comprador, siendo excelentes en las exhibiciones de
mercado. Los empaques preimpresos se reservan, comúnmente, para la
introducción de nuevos productos o nuevas marcas. Generalmente su costo
no se justifica para productos maduros en un mercado estable, pero hacen el
mercado más competitivo.
3 Empaques de pulpa de papel
Los recipientes hechos de pulpa reciclada de papel y almidón se usan principalmente
para empaques pequeños de producto fresco. Se encuentran disponibles en una gran
variedad de formas y tamaños, a un costo relativamente bajo, siendo biodegradables y
fabricados a partir de materiales recirculados y reciclables. Este tipo de empaques
pueden absorber la humedad de superficie del fruto, lo que es un beneficio para bayas y
frutas pequeñas que son alteradas fácilmente por el agua.
4 Bolsas de malla
Este tipo de material tiene amplio uso (Ver figura 6), siendo frecuente encontrar en ellos
papas, cebolla, repollo, nabos y cítricos. Además de su costo bajo, la malla tiene la
ventaja de permitir el paso de las corrientes de aire, siendo particularmente beneficiosa
en productos como las cebollas y además pueden lograrse exhibiciones atractivas que
estimulan compras. Sin embargo, este material tiene desventajas serias, ya que no se
apilan bien y las bolsas pequeñas no ocupan eficientemente el espacio interior de los
empaques de fibra corrugada, además no ofrecen protección a la luz o los contaminantes
y el producto puede llegar al consumidor en mal estado.
5 Bolsas plásticas
Este tipo de empaque (compuestos por películas de polietileno) es el material
predominante para envolver frutas y vegetales y fue el empaque empleado en este
trabajo, como se presentará más adelante. Aparte de los costos bajos de los materiales,
el proceso de empaque se puede automatizar reduciendo aun más los costos de
producción. Estos materiales son claros, permitiendo la inspección fácil del contenido y
pueden ser impresos con gráficas de alta calidad.
Las películas plásticas se encuentran en una amplia gama de espesores y pueden
diseñarse para controlar los gases ambientales adentro del empaque, ya que los
productos alimenticios justo después de la cosecha o incluso antes de su muerte,
presentan actividad biológica y la atmósfera dentro del empaque (si este es cerrado),
cambia constantemente junto con las mezclas de gases y humedad producidas durante
los procesos metabólicos.
El tipo de empaque usado también tiene influencia en el ambiente alrededor del
producto, ya que algunos plásticos presentan unas propiedades muy pobres al funcionar
como barreras, ante los gases y la humedad, por lo cual debemos tener presente que el
material de la película debe "respirar" a una velocidad necesaria para mantener la
mezcla correcta de oxígeno, dióxido de carbono y vapor de agua en el interior de la
bolsa.
Muchos frutos producen etileno como parte de su actividad metabólica. Este
componente simple orgánico desencadena, en algunos productos su madurez y
envejecimiento; esto explica por qué ciertas frutas como el banano y los aguacates
maduran rápidamente cuando son almacenados en contenedores, junto con frutos
dañados o muy maduros ; o que el brócoli se torne amarillo aún cuando se almacene en
el refrigerador. Cada producto alimenticio tiene su propia composición de gas óptima y
el nivel de humedad adecuado que maximiza su vida en el almacenamiento. El empaque
dinámico, que interactúa con las atmósferas interna y externa, ofrece ciertas
características que lo hace superior cuando se compara con el empaque tradicional en
bolsas impermeables, en donde se complica el manejo de gases y especialmente la
manipulación del vapor de agua.
La investigación desarrollada mostró que la vida de estante del producto fresco se
extiende apreciablemente debido al uso de este tipo de empaque, por lo cual
analizaremos algunas características de las frutas y vegetales al modificarse la atmósfera
que las rodea al ser empacadas en este material.
4 Empaques rígidos plásticos
Los empaques con tapa y fondo formados por uno o dos pedazos de plástico son
conocido como celdas de almeja. Este tipo de empaques ganan popularidad porque son
baratos, versátiles, brindan protección óptima al producto y su presentación es muy
agradable. No son de uso en nuestro mercado común, pero se emplean en productos de
alto valor comercial, como algunas frutas pequeñas, bayas, setas o artículos que se
dañan fácilmente al ser aplastados, como en productos precocidos y ensaladas. Este tipo
de empaque se presenta en la figura 6. Algunos otros tipos de empaques se presentan en
la figura 7, pero ya que no son de empleo frecuente en nuestro medio, sólo los
presentaremos en forma gráfica, aún cuando su empleo puede deducirse fácilmente.

CONTROL SOBRE LA ATMOSFERA DE PRODUCTOS EMPACADOS
El concepto de extender la vida de estante de los productos, controlando los gases en el
ambiente circundante, no es nueva. El almacenamiento con atmósferas controladas (CA)
y modificadas (MA), son términos que se usan para describir la adición o remoción de
gases de los cuartos de almacenamiento, de los contenedores de transporte o de los
empaques de venta del producto.
Los niveles de oxígeno, dióxido de carbono, vapor de agua y etileno, son manejados
para brindar una atmósfera, diferente a la normal alrededor del producto. La
concentración de nitrógeno, también puede cambiar, particularmente cuando es
necesario reemplazar este gas por oxígeno, en un proceso inerte. La atmósfera
controlada consiste en el monitoreo y control de la composición de gases. Este es el
caso de la mayoría de los almacenamientos de frutas y de algunos contenedores de
transporte. Estos tipos de atmósferas no son prácticos cuando se manejan empaques
pequeños en el sistema de distribución.
El término atmósfera modificada, que se utiliza en este trabajo, es usado cuando la
composición de la atmósfera de almacenamiento no es totalmente cerrada. Es muy
usado en ventas al por mayor y en empaques de manejo de poco volumen de producto.
La atmósfera inicial es ajustada, para dar una mezcla de gases tan cerrada como sea
posible, para optimizar la vida de estante. Subsecuentemente, el movimiento de gases y
humedad en el exterior y el interior del empaque es controlado, únicamente, por la
capacidad que presente dicha película de empaque, para actuar como barrera.
Sistemas de empaques dinámicos
Los empaque dinámicos emplean un material envolvente, que interactúa con el gas que
compone el medio ambiente interno, buscando extender la vida en estante del producto.
Continuamente se implementan nuevas tecnologías para modificar el gas del medio y
pueden, incluso, interactuar con la superficie del producto, eliminando gases del
empaque. La tabla 1 muestra algunos usos eficientes de los sistemas de empaque
dinámicos.
Tabla 1 Uso de los empaques dinámicos
Sistemas de empaque Aplicación
Absorbedores de oxígeno La mayoría de los productos alimenticios
Producción de dióxido de carbono Productos afectados por moho
Remoción de vapor de agua Alimentos secos y sensibles a mohos
Remoción de etileno Productos hortofrutícolas
Emisiones de etanol Productos precocidos (si es posible)
Innovaciones tecnológicas recientes para el control de ciertos gases específicos en un
empaque, involucran el uso de absorbedores químicos, usados para retener gases u otros
químicos alternativos que pueden reemplazar un gas específico requerido. La
investigación en esta tecnología consiste en la incorporación química de los
absorbedores en las películas de los empaques para controlar gases como el etileno y el
oxígeno, de los cuales ampliaremos conceptos.
Absorbedores de etileno
Un agente químico, incorporado a las películas del empaque, atrapa el etileno producido
por las frutas y algunos vegetales maduros. Esta reacción es irreversible y solo unas
pequeñas cantidades de absorbedor son requeridas para remover el etileno en las
concentraciones que producen los frutos. Algunas empresas, presentan sistemas de
indicadores de cambios de color, que muestran cuando estos químicos deben ser
reemplazados. Este tipo de materiales son muy usados en la exportación de frutas,
verduras y flores.
Otros sistemas, desarrollados en otros países, consisten en incluir pequeñas bolsas que
contienen los absorbedores adecuados. El material con que está fabricada esta bolsa es
altamente permeable al etileno y la difusión hacia la misma no presenta limitaciones
serias. El reactivo químico utilizado en estas bolsas es, generalmente, el permanganato
de potasio, que oxida e inactiva al etileno.
Absorbedores de oxígeno
La presencia de oxígeno en los empaques de las frutas acelera el deterioro en muchos de
estos productos. El oxígeno puede ocasionar disminución de sabores, cambios de color,
pérdidas de nutrientes y ataques microbiológicos. Una de las aplicaciones más
prometedoras de este sistema es el control del crecimiento de los mohos (que requieren
oxígeno para su desarrollo) y el retardo de la oxidación de algunos productos. Los
ingredientes activos en la mayoría de los sistemas consisten de agregados no tóxicos
marrones o polvo negro que es visualmente poco atractivo si el saco que lo contiene se
rompe.
Control de humedad
La condensación o "sweating" es un problema en muchos tipos de vegetales y fruta
empacada. Es de interés particular en cartones de flores frescas para el que hay un
comercio importante de exportación y a menos que la humedad relativa en ellas esté
por encima del 98%, el agua se perderá desde los manojos. Tales humedades significan
un riesgo alto de condensación, el cual puede ocurrir en el transporte y hacer fluctuar la
temperatura interior en 1 o 2ºC. Si el agua puede almacenarse lejos del producto, allí
puede ocasionar poco daño al producto, pero si la condensación moja el producto,
pueden presentarse crecimientos acelerados de mohos y de otras enfermedades
Postcosecha, como se ha explicado anteriormente.

ESTANDARIZACION DE EMPAQUE
La estandarización de los empaques se interpreta de manera diferente por grupos
diferentes y la amplia variedad de estos responde a la demanda de segmentos diferentes
de la industria, que exigen que el empaque sea trabajado con materiales reciclables y
biodegradables y que presenten tamaños diferentes según la conveniencia.Los
empacadores quieren limitar la variedad de paquetes en las existencias; han conducido
la tendencia hacia el preimpreso de empaques y desean normalizar los tamaños de los
empaques, para mejorar el apilado y el manejo.

Figura 5 Empaque de malla

Figura 6 Celda de almeja. Empaque Rígido de plástico

Figura 7 Otros tipos de empaques no empleados en Colombia
Los compradores de producto no son un grupo homogéneo, ya que los compradores
para las cadenas de tienda tienen necesidades diferentes que los compradores para el
servicio alimentario o la agroindustria. Para los artículos de tienda normalmente
vendidos en volumen, los procesadores requieren paquetes más grandes para minimizar
el tiempo de desembalar y reducir el costo de manejar o disponer de los empaques
usados. Los gerentes de mercadeo, por otra parte, quieren que estos sean personalizados
y que su alta calidad de gráficas atraiga compradores en las exhibiciones. La selección
del empaque adecuado para el producto fresco no debe ser una materia de elección
personal del empacador. Para cada mercancía, el mercado tiene normas, no oficiales
pero rígidas, para el empaque.
Por lo tanto es muy riesgoso usar empaques no estandarizados. La tecnología del
empaque, su aceptabilidad en el mercado y las regulaciones de eliminación cambian
constantemente, así que deben consultarse frecuentemente los mercados tanto interno
como externo y las leyes que se expiden para éste fin.
3. Empaque de frutas y hortalizas
Indice - Precedente - Siguiente
La necesidad del empaque
Consideraciones del empaque de productos frescos
Prevencion del daño mecanico
Tamaño y forma
Resistencia
Ventilacion
Materiales de empaque
Apariencia y etiquetado
Costo y abastecimiento del empaque
Pruebas del empacado

La necesidad del empaque
El empaque de frutas y hortalizas debe satisfacer los requerimientos tanto del
producto como del mercado. I a naturaleza perecible de los productos frescos
significa que el empaque es una inversión necesaria a fin de:
- Proteger el producto en todas las etapas del proceso de mercadeo desde el
productor al consumidor;
- Eliminar la manipulación Individual del producto para de este modo,
acelerar el proceso de mercadeo;
- Uniformizar el número de unidades del producto por envase de modo que
todos los comerciantes manejen cantidades estandarizadas.
En la mayoría de los paises en desarrollo el empaque da productos frescos
puede no existir o ser básico. Aunque hay casos específicos de que se persigue
activamente el desarrollo del envase, por lo general esto constituye una
excepción. La mejora del empaque se cita a menudo como una gran meta para
el desarrollo del mercado y prevención de pérdidas poscosecha. En ocasiones
se sugiere una forma particular de envase, el que es probado, y cuando falla,
todos los planes para futuras pruebas se olvidan. El muy bajo valor de la
mayoría de los productos frescos reduce el desarrollo de los envases y la
introducción de materiales básicos de costo relativamente pequeño y poco
sofisticados. Sin embargo, la perecibilidad de los productos frescos justifica
buscar cualquier mejora en materia de empaque, siempre que muestre algún
beneficio sobre la calidad de poscosecha y pueda justificarse
económicamente.
Vale la pena notar que el empaque usualmente es el elemento de poscosecha
que puede cambiarse con más facilidad, ya que existe una tendencia a culpar a
un empaque inadecuado de los altos niveles de deterioro, sin antes llevar a
cabo un análisis detallado de toda la cadena de la manipulación y mercadeo.
Alli donde las perdidas son demasiado altas es poco probable que el cambio
de envase de como resultado alguna disminución signficativa, si no se
mejoran al mismo tiempo las técnicas de cosecha, la manipulación en el
campo, clasificación par calidad y sistema de transporte. Por lo tanto, deben
introducirse nuevos tipos de envases como uno de los componentes de un
programa integrado para mejorar las técnicas de manipulación a lo largo de
toda la cadena de mercadeo (Figuras 29 y 30).
Consideraciones del empaque de productos frescos
Antes de llevar a cabo cualquier cambio a escala comercial, es usual preparar
un perfil de trabajo que contenga todas las características físicas y de costo
que tienen relación con el nuevo envase.
Elementos típicos que se incluirán en este perfil son:
1. Tipos de productos a empacar.
2. Detalles del empaque actual.
3. Justificación del cambio.
4. Peso del producto referido en unidad comercial y manipulación.
5. Valor aproximado del contenido.
6. Vida de almacenamiento del producto.
7. Radio de mercadeo y costos de transporte.
8. Tipo de transporte.
9. Condiciones del tiempo.
10. Estado del producto al empacar: caliente, frío, húmedo o seco.
11. Necesidad de almacenamiento en frío.
12. Tratamiento especial, fumigación, pérdida de color verde, maduración.
13. Método de llenado: manual o automático.
14. Etiquetado voluntario u obligatorio.
15. Color preferido.
16. Número de grados de calidad.
17. Desechable o retornable.
18. Para exportación o consumo local.
19. Método de exhibición en el comercio minorista.
20. Resistencia del producto al daño.
21. Disponibilidad y costo de material local.
22. Tipo de consumidor.
El análisis de este perfil de trabajo permitirá hacer una lista de los
requerimientos esenciales del nuevo empaque y de algunas dificultades en su
diseño. El diseño preliminar debe considerar:
- Prevención de daño mecánico
- Tamaño y forma
- Resistencia
- Ventilación
- Materiales usados en su construcción
- Apariencia y etiquetado
Prevencion del daño mecanico
Se pueden identificar cuatro causas diferentes de daño mecánico al producto:
cortes, compresiones, impactos y raspaduras por vibración. La cosecha y el
posterior manejo cuidadoso del producto eliminarán la mayoría de los riesgos
asociados con cortes y heridas del producto. El magullamiento por
compresión puede evitarse empacando en recipientes lo suficientemente
fuertes como para resistir múltiples estibamientos, que relativamente sean
poco profundos para no permitir demasiadas capas del producto, ya que se
pueden aplastar las del fondo del envase, y que tampoco permitan el excesivo
llenado. El daño por Impacto y magulladuras frecuentemente es causado al
dejar caer el envase y por los golpes en el transporte (excesivas frenadas,
aceleraciones y por ir demasiado rápido en caminos en mai estado). Son
causas comunes de caldas, envases demasiado grandes que no pueden ser
manejados con facilidad (por ejemplo cajas de 50 kg.) o envases sin asas o
agarraderas incorporadas. Las raspaduras del producto por vibración
provienen de la vibración que el transporte transmite al envase, lo que causa
abrasiones que van desde ligeras marcas de fricción, hasta pérdidas de piel o
algo de la pulpa. Estos factores se resumen en las figuras 31 y 32.
Figura 31. Efectos del tamaño y forma del envase en las pérdidas de poscosecha de
productos frescos. (Dibujos reproducidos de Debney, H.G., et al 1980)
Figura 32. El llenado excesivo do los calones causa daño por presión y el mal
mánelo produce dañs por Impacto. (DIbujos reproducidos de Debney, H.G., et al.
1980)
Todas las heridas se tornan de un color pardo, el producto pierde su
presentación y se reduce su valor comercial. Además, estas heridas son vías de
entrada para la infección, aceleran la respiración y el excesivo deterioro
poscosecha. Para ayudar a prevenir estos daños mecánicos, incluidos los
ocasionados por vibración, el envase debe diseñarse en base a dos principios
importantes:
- las unidades del producto no deberán ser capaces de moverse una vez
empacadas, con respecto a las demás o la pared del envase;
- el envase debe estar lleno, pero sin exceso, y no deberá empacar se muy
apretado ni con fuerza innecesaria.
Las estrategias que se pueden seguir para lograr esta seguridad en el empaque
pueden ser la envoltura individual, aislar cada unidad del producto mediante el
uso de una celda o bandeja de empaque, o usando material que sirva de
colchón para absorber la energía (Figuras 33 y 34). Algunos cítricos se
empacan con cierta holgura en cajas de tabla de àlamo y luego se someten a
ligera vibración en un equipo especial que acomoda toda la fruta; luego se
clava la tapa de la caja aplicando cierta presión al producto, pero no tanta
como para causarle daño, pero la suficiente para mantenerlo en su lugar.
Cualquiera técnica que se use con el fin de proteger el producto debe pagarse
por si misma previniendo las pérdidas, o porque lo solicita el mercado como
un articulo esencial. Sin embargo, el mejor remedio para prevenir el daño
mecánico, es la manipulación y transporte cuidadosos, lo que requiere escasa
o ninguna inversión, salvo la capacitación disciplinada de los operarios.
Tamaño y forma
Los envases deben ser fáciles de manejar y estibar, no demasiado pesados y de
dimensiones y formas apropiadas para adaptarse al vehículo de transporte. Los
canastos redondos de bambú no pueden estibarse tan eficazmente en los
vehículos como las cajas rectangulares y por lo tanto su relativo bajo costo
debe ser comparado con los costos adicionales del transporte. Los exigentes
requerimientos de empaque de diversos mercados deben ser siempre
especificados por los compradores y pueden variar de una provincia a otra y
también con los cambios en las preferencias del mercado. Existen en uso
numerosos tamaños de envase en todo el mundo, muchos de los cuales han
sido cuidadosamente evaluados con respecto al producto y el sistema de
mercadeo utilizado por el comercio local. Otros han sido adoptados para uso
general en varios tipos de productos y sistemas de mercados, sin una
evaluación completa y por lo tanto todavía necesitan mayores refinanamientos
(Figuras 35 y 36).
Resistencia
La resistencia de un envase es el reflejo directo de su tamaño, de su forma y
de los materiales y técnicas usadas en su construcción. Debe probarse la
capacidad del envase para soportar la estiba en condiciones de humedad y si
se ha de transportar en vehículos abiertos, debe considerar se también la
necesidad de materiales impermeables, o de introducir modificaciones en los
vehículos mismos. Para la mayoría de los productos es necesario también que
el envase tenga orificios de ventilación, pero es importante que su forma y
ubicación afecte en lo mínimo la resistencia del envase. La función más
importante de éste, es proteger al producto y por ello debe tener la suficiente
resistencia para evitar el colapso bajo cualquiera condición de manipulación
que se presente. Debe ser vigilado continuamente el grado de daño causado al
envase a través de todo el proceso de mercadeo. Los envases no retornables
tienen que hacer una sola vez el viaje del productor al consumidor, mientras
que los envases retornables deben hacerlo varias veces, por lo que la
resistencia del envase debe estar acorde con el número mínimo de viajes
necesarios para que se pague por sí solo.
Ventilacion
La ventilación es necesaria con el fin de evitar la acumulación del calor
proveniente de la respiración del producto, permitiendo una eficiente aireación
y facilitando la refrigeración, cuando ésta es utilizada Usualmente puede
obtenerse suficiente ventilación removiendo el 5% del área lateral del
recipiente haciendo varios orificios oblongos o redondos, o dejando un
espacio adecuado entre las tablillas (Figura 37). Si se usa un revestímiento en
el envase, se necesitará de más ventilación, pero ésta no debe lograrse a
expensas de la resistencia del envase. Los plátanos exportados a Europa son
empacados en cajas de cartón perforadas por agujeros alternados, de modo
que cuando las tapas se ajustan, normalmente los respira dores se abren, pero
bajo las condiciones de Invierno en Europa las tapas se Invierten a la llegada,
lo que cierra los respiradores y ayuda a prevenir el daño por frío.
Materiales de empaque
Para el empaque de los productos se usan ampliamente seis tipos básicos de
los productos.
Materiales "naturales" tales como canastos tejidos de bamba, mimbre o paja
que tienen la ventaja de ser baratos, fácilmente disponibles y de uso familiar
para los usuarios. En la figura 38 se dan algunos ejemplos. Sus desventajas
son:
Figura 98. Ejemplos da envases para productos frescos construidos do materiales
naturales y de uso muy difundido en Filipinas y otros paises asiáticos.
- imposibilidad de limpiarlos y esterilizarlos, lo que permite a los organismos
de la pudrición acumularse con el uso repetido;
- falta de rigidez, lo que impide el estibamiento múltiple de los canastos;
- a menudo se les llena muy apretados lo que causa magullamiento por
presión;
- generalmente son demasiado grandes para ser manipulados con facilidad y
su forma desperdicia el espacio del transporte;
- tienen muchos bordes con filo que perforan y hieren al producto.
Madera. Las cajas de madera, como las que se ilustran en la Figura 39, se
usan ampliamente en muchos paises y pueden ser fabricadas de madera
aserrada para cajas re-utilizables o de madera enchapada blanda de variados
grosores para envases más livianos. Las tablas de álamo se usan
extensamente, pero no siempre hay disponibilidad de ellas. Las cajas de
madera tienen las ventajas de ser rígidas, re-utilizables y a menudo
disponibles localmente Sus desventajas son:
Figura 39. Caja de madera retornable adecuada para usar en el predio o en el
mercadeo y distribución de productos frescos.
- dificultad para limpiarlas y esterilizarlas;
- pesadas para acarrear y transportar si son re-utilizables;
- a menudo tienen superficies ásperas, bordes cortantes y clavos salidos, lo
que hace necesario invertir en revestimientos;
- la deforestación que ha tenido lugar en muchos paises puede ocasionar que
la madera del tipo adecuado no siempre se halle disponible en el volumen
requerido, por lo que puede ser necesario importarla.
Cartón corrugado o madera comprimida. Las cajas y cartones tienen las
ventajas de ser livianas para transportar, limpias, de superficie suave,
atractivas, permiten la aplicación de etiquetas impresas y pueden ser
fabricadas en un amplio rango de tamaños, formas y especificaciones de
resistencia. Sus desventajas son:
- no son re-utilizables y por lo tanto su costo es alto;
- se dañan fácilmente con el agua y la manipulación descuidada, a menos que
se les impregne con cera, lo que origina costos adicionales;
- no pueden producirse económicamente en pequeña escala y a menudo los
materiales básicos tienen que ser importados.
Recipientes de plástico. Se les puede producir en una gran variedad de
especificaciones y colores. Tienen la ventaja de ser resistentes, fáciles de
manejar y limpiar, de superficies suaves, rígidos y además son retor nables
(Figura 40). Sus desventajas son:
- son caros, requieren de fuertes inversiones y a menudo la importación es su
única fuente;
- la dificultad de organizar sus viajes de retorno en largas distancias;
- inadecuados para exportación.
Bolsas o redes. Pueden venir en gran variedad de tamaños, formas y
resistencias y pueden fabricarse a partir de fibras naturales o sintéticas. En las
figuras 41 y 42, se muestran algunos ejemplos. Tienen las ventajas de ser
livianas, a menudo re-usables, pueden fabricarse localmente y a bajo costo.
Sus principales desventajas son:
- excepto en el caso de papas y cebollas, no protegen suficientemente al
producto y no pueden estibarse cuando contienen productos delicados;
- el tamaño de la malla a menudo es muy fino para permitir la suficiente
ventilación del producto, especialmente cuando está estibado;
- frecuentemente son muy grandes como para permitir un manejo conveniente
y se tiende a lanzarlas antes que a colocarlas suavemente.
Figura 41. Materiales para fabricar sacos para empacar productos frescos. Su uso
está muy difundido en los paises asiáticos.
Papel o película de plástico. Se las usa frecuentemente en revestimientos o
divisiones en el interior de las cajas de empaque, para reducir la pérdida de
agua, para impedir el daño por fricción o para proporcionar protección
adicional. Sacos de papel de múltiples capas se usan con éxito para las papas.
Redes y peliculas de plástico se usan frecuentemente para cubrir y envolver el
producto en envases y bandejas (especialmente en envases para venta al por
menor); las redes de plástico se usan también para envolver múltiples
unidades de empaque o pallets. Sus principales desventajas son:
- aumentan el costo del empaque;
- proporcionan una barrera adicional al calor y al intercambio atmosferico.
Apariencia y etiquetado
En un mercado competitivo donde se están moviendo constantemente grandes
volúmenes de empaques, es importante que el envase atraiga la vista del
comprador que está ocupado y que tiene amplias posibilidades de elegir.
Como regla general, el color y diseño efectuados por un profesional pueden
justificar el gasto adicional involucrado, aunque cuando se celebran contratos
directos con múltiples distribuidores minoristas esto puede no ser necesario.
El mercadeo de productos frescos, especialmente los mercados de
exportación, han entrado en una fase de presentación del producto en que se
hace una considerable inversión en el diseño de atractivos logotipos, dibujos y
gráficos de varios colores, ninguno de los cuales ofrece alguna ventaja física
para el producto, pero que ayudan a llamar la atención del mercado y aseguran
grandes volúmenes de ventas (Figuras 43 y 44).
También puede ocurrir que algunos compradores no requieran ninguna
etiqueta en el envase aunque usualmente tiene sus ventajas poner un nombre a
modo de identificación Los requerimientos de etiquetado para los mercados de
exportación son muy completos y frecuentemente obligatorios, ellos incluyen:
ORIGEN PESO
ARTICULO PROVEEDOR
VARIEDAD CUENTA (NUMERO DE UNIDADES POR ENVASE)
Muchos mercados domésticos también han legislado sobre bases similares o
idénticas, los requerimientos mínimos de etiquetado, para ha. cerios
obligatorios. Las etiquetas para cualquier mercado, deben estar impresas con
tinta a prueba de agua (impermeable), deben ser colocadas en el exterior del
envase y pueden ser estampadas o escritas a mano con tal que sean legibles.
Frecuentemente etiquetas muy atractivas pueden imprimirse a bajo costo
sobre etiquetas engomadas. Ellas agregan atracción visual a la información
necesaria del etiquetado y se aplican con facilidad al envase lleno y
terminado.
Algunos cultivos que se exportan en grandes volúmenes, principalmente
plátanos, piñas, naranjas y manzanas, se están etiquetando individualmente
con su marca en la bodega de empaque, de modo que aunque se vendan por
unidades en los mercados minoristas, la marca es identificada por el
consumidor. La evidencia ha demostrado que estas pequeñas etiquetas
adhesivas son reconocidas por el consumidor y si el producto es apreciado por
ellos, vuelven a comprarlo. Productores de Brasil, México y Chile han
adoptado recientemente este método con buen éxito, después de ver que por
muchos años el método ha sido utilizado por compañías fruteras
multinacionales (Figura 45).
Costo y abastecimiento del empaque
El primer criterio para cualquier forma de empaque es que deberá agregar
suficiente valor al producto, para cubrir el gasto adicional de capital, el costo
de la operación de empacado, más un margen de ganancia. En la práctica es
difícil calcular el valor agregado, ya que éste debe incluir estimaciones de los
factores tales como el aumento de competitividad, reducción de las pérdidas y
extensión de la vida de mercado. Sin embargo, usando estimaciones
conservadoras, es posible elegir la forma más apropiada de empaque. La
mejor forma de determinar el costo del empaque es considerándolo como
unidad de costo por libra o kilógramo de producto, sin importar cuál sea su
costo, siempre que este pueda ser recuperado durante su mercadeo. En la
práctica esto significa que el empaque y el producto deben ser competitivos
con aquellos que comercializan otros proveedores.
En muchos mercados es una característica que el buen empaque de un buen
producto, tiene clara ventaja económica sobre un producto de mala calidad,
que está mal presentado y empacado y que la inversión necesaria para lograrlo
se ve recompensada con mayores ganancias (Figura 46).
En Norteamérica y Europa durante los últimos 30 años la tendencia ha sido el
uso de cajas desechables de madera comprimida y de cartón que se usan para
una sola vez. A medida que el costo de estos materiales aumenta, se está
tornando más económico para algunos productos utilizar cajas de plástico
retornable que puedan estibarse, particularmente en don. de se emplean
sistemas de cadenas de frío.
En Tailandia, los recipientes que predominan son los canastos de bambú tejido
de 25 y 50 kg. para frutas y hortalizas, respectivamente. Estos recipientes se
usan ampliamente como artículos retornables, tres o varias veces, y el costo
del recipiente es una parte aceptada de los acuerdos comerciales en el proceso
de mercadeo. Si un productor abastece a un comerciante con 20 canastos de
productos, él espera el pago de su mercancia y la devolución de 20 canastos
vacios; o si estos no son devueltos, el espera que se le de el equivalente en
dinero de 20 canastos nuevos.
Sin embargo, los productores y comerciantes de naranja mandarina de
Tailandia, ahora encuentran más ventajoso usar cajas de plástico retornables,
en lugar de canastos de bambú de 25 kg., a causa de la mejoría en la eficiencia
de la manipulación, reducción del daño causado a la fruta, mejorías asociadas
en el mercadeo, pero principalmente por su mayor duración. Como puede
verse en el Cuadro 4, los costos de adquisición son más altos, pero los costos
netos del recipiente por viaje son mucho menores.
Decidir simplemente sobre el mejor envase para un determinado producto y
mercado no es la única consideración que afectará las estimaciones de costo
del empaque. Las gestiones para el abastecimiento regular de materiales de
empaque y el mantenimiento de suficientes cantidades de reservas requiere de
una administración y lugares apropiados de almacenamiento, factores que
agregarán algo a los costos fijos.
A. CANASTO RETORNABLE DE BAMBU DE 25 KG. DE CAPACIDAD
Costo = B 20.00
Número de viajes anteriores al colapso = 4
Costo por viaje = (B 20)/4 = B 5.00
B. CAJA PLASTICA RETORNABLE DE 25 KG. DE CAPACIDAD
Costo = B 120.00
Número de viajes anteriores al colapso = A lo menos 100!!!
Costo por viaje = (B 120.00)/100 = B 1.20
Por lo tanto, la caja de plástico tiene un costo que es sólo el 24% del costo del
canasto de bambú; además tiene las ventajas de su mayor limpieza, proteja
mejor al producto, es más fácil de manipular y puede estibarse con mayor
eficiencia para su transporte.
Cuadro 4. Costo de comparación entre el costo de la caja de plástico y el
canasto de bambú para el empaque de mandarina, en Tailandia.
---------
N.B. Las cajas de plástico vaclas de este ejemplo pueden acoplarse entre si
para mayor facilidad de regreso.
B = Baht, cuya tasa de cambio durante la comparación era: Baht 26.00 = US$
1.00
---------
La interrupción en el abastecimiento de materiales de empaque es una causa
frecuente de pérdidas poscosecha, debido a las demoras creadas entre la
cosecha y el mercadeo. El control de existencias y de sistemas de compra de
los materiales de empaque son, por lo tanto, un aspecto importante de
cualquier operación de manejo del producto. En particular, el cambio a cajas
retornables puede imponer excesivas demandas de capital y administración a
los agricultores individuales y a las cooperativas que no están preparadas. No
debe ser subestimado todo lo relacionado al abastecimiento de materiales
esenciales de empaque.
Pruebas del empacado
i-n las primeras etapas del desarrollo de un envase adecuado, es esencial
realizar pruebas físicas en condiciones controladas antes de considerar
costosas pruebas comerciales del producto envasado. Estas pruebas iniciales
son realmente ensayos para comprobar la elasticidad y aptitud del envase y se
realizan mejor en condiciones de laboratorio. La adopción de un envase
recomendado uníversalmente para un producto especifico, puede eliminar la
necesidad de muchas de estas pruebas, porque los datos físicos ya han sido
generados por otros laboratorios. Los cuatro tipos de pruebas que usualmente
se realizan son:
- pruebas de impacto vertical y horizontal;
- pruebas de vibración;
- pruebas fisiológicas (con el producto, pero estáticas);
- pruebas de transporte simulado.
La prueba más difícil y la más crucial del envase, es una prueba comercial
completa. Las pruebas comerciales deben ser de un volumen suficiente para
probar en su totalidad los efectos sobre el producto, la conveniencia del
envase y también la reacción del mercado al cambio del envase. Las pruebas
comerciales deben repetirse hasta tener una evaluación consistente del
comportamiento del empaque antes de tomar la decisión final de su
introducción.
Aun después de la introducción, es necesaria una vigilancia estrecha, ya que
puede ser necesario efectuar algunos ajustes al envase a medida que se gana
experiencia. Es muy importante que cuando se realizan pruebas comerciales
del nuevo envase, se usen como controles cantidades representativas del
producto empacado en el sistema antiguo.

Indice - Precedente - Siguiente
Capítulo 3: Operaciones de acondicionamiento

Operaciones generales
Vaciado
Lavado
Encerado
Clasificación
Clasificación por tamaño
Línea de empaque para fruta

Las operaciones de acondicionamiento pueden ser tan sencillas como la
transferencia del producto desde las cajas de cosecha a un empaque para el
trasporte o pueden incluir una variedad de prácticas tales como lavado, encerado,
clasificación por tamaño calidad y color. La provisión de sombra durante las
operaciones de acondicionamiento es extremadamente importante. La sombra
puede crearse de forma temporal mediante el uso de hoyas de palmera frondosas,
una malla de plástico o una lona sostenida por unas varas, o bien de forma
permanente mediante la construcción de un cobertizo. Para determinar donde
ubicar una empacadora, es importante considerar el acceso al campo, la distancia
al sitio de mercadeo, el espacio adecuado para la entrada y salida de vehículos y,
la facilidad de acceso de los trabajadores (Proctor, 1985).
La selección del producto es una operación práctica de manejo dado que la
eliminación del que esta dañado, podrido o defectuoso antes del enfriamiento
ahorrará energía (pues los productos de deshecho no serán enfriados) y se limitará
la propagación de infecciones a las demás unidades, especialmente si no se usan
pesticidas postcosecha. Para algunas mercancías, tales como kiwis y aguacates,
un cepillado en seco puede ser suficiente para la limpieza del producto. En cambio,
otras mercancías, tales como bananas y zanahorias, requieren de un lavado. La
elección entre el uso del cepillado en seco y el lavado dependerá de la mercancía
y del tipo de contaminación.
El encerado de hortalizas de fruto inmaduro, tales como pepinos y calabacín
(calabacitas), o de hortalizas maduras, tales como berenjenas, pimientos y
tomates, es una práctica común. Las ceras alimentarias se usan para restituir
algunas de las ceras naturales que se eliminaron con las operaciones de lavado y
limpieza, ayudando a reducir la pérdida de agua durante el manejo y
comercialización. Si el producto se encera, se deberá dejar que seque
completamente antes de una manipulación ulterior.
La higiene es indispensable tanto para controlar la propagación de enfermedades
de un artículo al otro, como para limitar el crecimiento de esporas en el agua de
lavado o en el aire de la empacadora. Se pueden usar tratamientos con cloro (100
a 150 ppm de cloro activo) en el agua de lavado para disminuír el crecimiento de
patógenos durante las operaciones de acondicionamiente (Moline, 1984). Existen
variaciones en potencia del blanqueador disponible comercialmente en diferentes
países, pero la regla básica consiste en usar de 1 a 2 ml por litro de agua limpia (1
a 2 onzas de blanqueador por 8 galones). Las paredes, el suelo y la maquinaria de
la linea de empaque también se pueden limpiar usando compuestos cuaternarios
de amonio considerados como seguros para los equipos de uso alimentario
(Kupfeman, 1990).
La clasificación por tamaño es opcional, pero puede ser útil si ciertos tamaños
reciben un valor mayor que otros en el mercado. Algunos clasificadores
mecánicos, que consisten en una serie de transportadores ajustados con cadena o
de bandas plásticas con aberturas de varios tamaños, se encuentran disponibles
para la mayoría de las mercancías.
Un método simple para la clasificación mecánica consiste en el uso de un conjunto
de rodillos divergentes (ver ilustración a continuación), donde los productos más
pequeños caen a través de la separación ellos a una banda o a un arcón (bin)
antes que los productos de mayor tamaño.
Clasificador por tamaño de rodillos divergentes

En la mayoría de las empacadoras se practica todavía la clasificación manual. El
operador deberá ser entrenado para seleccionar el tamaño deseado y a
continuación, empacar los artículos directamente en recipientes, o bien apartarlos
para ser empacados en un punto posterior de la línea. Conviene situar a la vista
del operador algunos ejemplos de los productos más pequeños y más grandes
aceptables para una fácil
referencia.
Operaciones generales
Una serie típica de operaciones en una empacadora se ilustra a continuación. El
vaciado puede realizarse en seco o en agua, dependiendo del tipo de producto de
que se trate. La limpieza, igualmente. puede llevarse a cabo con agua clorada o
cepillado en seco. El encerado, si se practica, tiene que realizarse después del
lavado y eliminación de la humedad superficial. La clasificación por tamaño, como
se ilustra, divide el producto en categorías destinadas al mercado en fresco y al
procesado. Una selección adicional separará el producto de menor tamaño para el
mercado local o para ser procesado. Normalmente, los productos de mejor calidad
son empacados y vendidos a nivel regional o nacional.

Fuente: FAO. 1986. Improvement of Post-Harvest Fresh Fruits and Vegetables
Handling- A Manual Bangkok: UNFAO Regional Office for Asia and the Pacific.
El siguiente es un diagrama de flujo de las operaciones en una empacadora para
frutas y hortalizas. El número y el tamaño de las líneas de empaque dependerá del
tipo y la cantidad de producto que necesita ser manejado para el mercado
diariamente.

Fuente: Kader, A.A. 1993. Postharvest Handling. En: Preece, J.E. y P.E. Read.
The Biology of Horticulture: An Introductory Textbook. New York: John Wiley &
Sons, Inc. pp 353-377.
Vaciado
Cada vez que el producto es transvasado de un recipiente a otro se deberán de
tomar las precauciones necesarias para reducir el daño mecánico. Cuando se
descarga el producto de los arcones (bins) de campo o de los vehículos de
transporte dentro de la empacadora, se puede practicar un vaciado en seco o en
agua. Cuando se vacian en seco, los recipientes deberán vaciarse lenta y
suavemente sobre una rampa inclinada con los lados acolchados. En la siguiente
ilustración una banda transportadora conduce el producto seco para su
acondicionamiento.
Vaciado en seco

El vaciado en agua se utiliza a veces para reducir el daño mecánico, efectuándose
mediante vaciado directo en agua, o bien mediante inmersión y flotación. Si la
densidad específica del producto, como ocurre con las manzanas, es menor que la
del agua, éste flotará. Para algunos productos, tales como las peras, se deben
añadir sales al agua (tales como sulfonato sódico de lignina, silicato sódico o
sulfato sódico) para aumentar su densidad específica y que las frutas puedan
entonces flotar en ella.
Siempre que el producto se transfiera de un recipiente a otro, se deberá tener
cuidado para reducir los daños físicos. Cuando un producto se transvasa desde los
arcones (cajas) de campo o desde los vehículos de transporte a la linea de
acondicionamiente, el vaciado en húmedo o en seco puede practicarse. Las
cortinas de lona que se ilustran a continuación se usan para amortiguar la caída
del fruto que se mueve desde una banda transportadora a un arcón (bin) para
manejo a granel.

Fuente: USDA. Sin fecha. Modernising Handling Systems for Florida Citrus from
Picking to Packing Line. Agricultural Research Service, USDA Marketing Report
No. 914.
Lavado
El tanque ilustrado a continuación se utiliza para lavar los productos cosechados;
está coustruído de láminas de metal galvanizado. Un deflector de lámina de metal
horadado se coloca cerca del tubo de drenaje y ayuda a la circulación del agua a
través del producto. El agua limpia se añade a presión a través de un tubo
horadado, y ayuda a mover el producto flotante hacia el extremo final de drenaje
del tanque para que sea recogido después de su limpieza.

Fuente: FAO. 1989. Prevention of Postharvest Food Losses: Fruits, Vegetables
and Root Crops. A Training Manual. Rome: UNFAO. 157 pp.
Unos tanques metálicos (de lámina galvanizada) se pueden usar para hacer una
mesa sencilla de lavado. Los tanques se cortan longitudinalmente por la mitad, se
les hacen unos agujeros para el drenaje y todos los bordes metálicos se cubren
con una manguero de plástico o hule abierta por la mitad. Los tanques son
entonces fijados a una mesa de madera inclinada. La parte superior de la mesa,
construída de tablas de madera, se usa como una base para el secado antes de
empacar el producto.

Fuente: Grierson, W 1987. Postharvest Handling Manual. Commercialization of
Alternative Crops Project. Belize Agribusiness Company / USAID / Chemonics
International Consulting Division.
Encerado
El dispositivo de encerado que se ilustra, se ha diseñado para usarse en una linea
transportadora después de una serie de cepillados en seco. Para distribuir la cera
liquida sobre las frutas u hortalizas se usa un fieltro de lana industrial que parte de
un depósito con la cera de la misma anchura que la banda transportadora. La
evaporación de la cera desde el fieltro disminuye si éste se recubre con polietileno.

Fuente: Martin, D. y Miezitis, E.O. 1964. A wipe-on device for the application of
materials to fruits. Field Station Record Volume 3 No. 1 CSIRO Tasmanian
Regional Laboratory, Hobart, Tasmania
Clasificación
La mesa que se ilustra a continuación es para una combinación de 2 operaciones,
la clasificación y el empacado. El producto entrante se coloca en el compartimiento
clasificador; a continuación, un operador lo clasifica y lo coloca en el
compartimiento de empaque y, finalmente un segundo operador lo empaca.

Fuente FAO. 1986. Improvement of Post-Harvest Fresh Fruits and Vegetables
Handling- A Manual. Bangkok: UNFAO Regional Office for Asia and the Pacific.
La superficie de la mesa clasificadora portátil, ilustrada más adelante, se construye
con una lona. Tiene una radio de aproximadamente 1 metro (aprox. 3 pies). Los
bordes se recubren con una pequeña capa de espuma plástica (poliestireno por
ejemplo) para proteger al producto de golpes durante la clasificación. La inclinación
de la mesa del centro al sitio donde esta el clasificador deberá ser de unos 10
grados.

Fuente: PHTRC. 1984. A portable sorting sable Appropriate Postharvest
Technology 1 (1): 1-3 (Post-Harvest Training and Research Center, Department of
Horticulture, University of the Philippines at Los Banos).
Las ilustraciones siguientes representan tres tipos de transportadores que se usan
para la clasificación del producto. El más simple es un transportador de banda en
el que el operario debe manipular el producto, con el fin de ver todos sus lados e
inspeccionar la mercancía dañada. El de barra de empuje hace que el producto
esté rodando hacia delante enfrente de los trabajadores. y el transportador de
rodillos va moviendo los productos hacia atrás, para que pasen en frente de los
operarios.
Transportador de banda

Transportador de barra de empuje

Transportador de rodillos

Fuente: Shewfelt, R.L. and Prussia, S.E. 1993. Postharvest Handling: A Systems
Approach. San Diego: Academic Press Inc. 356 pp.
Cuando se clasifica por rechazo, eliminando cualquier producto que es demasiado
pequeño, o esta podrido o dañado, la altura de la mesa para la clasificación deberá
fijarse a un nivel cómodo para el operario. Se puede proporcionar a los
trabajadores unos taburetes para reducir la fatiga. La localización de la mesa y los
recipientes para la clasificación debe ser la óptima para reducir los movimientos de
la mano.
Se recomienda que los brazos de los operarios creen un ángulo de 45 grados
cuando se extienden hacia la mesa y que la anchura de la mesa sea menor de 0.5
metros para reducir el esfuerzo de extensión de sus brazos. Una buena
iluminación aumentará la capacidad del trabajador para reconocer los productos a
descartar. La mesa y Las bandas transportadoras oscuras pueden reducir la fatiga
ocular.
Cuando un sistema transportador está en funcionamiento, el producto no debe fluir
demasiado rápido para permitir a los trabajadores realizar bien su tarea. La
velocidad de rotación que imprimen los transportadores de barra de empuje o de
rodillos deberá regularse de manera que el producto rote al menos dos veces en el
campo visual del operario.

Fuente: Shewfelt, R.L. and Prussia, S E 1993. Postharvest Handling: A Systems
Approach. San Diego: Academic Press Inc. 356 pp.
Clasificación por tamaño
Si el producto es de forma redondeada se puede separar usando unos anillos
clasificadores por tamaño. Los anillos se pueden construír de madera o bien
comprarlos ya hechos en una amplia gama de tamaños.
Anillo de clasificación manual de tamaño único

Anillo de clasificación manual de tamaño único

Fuente: FAO. 1989. Prevention of Postharvest Food Losses: Fruits, Vegetables
and Root Crops. A Training Manual. Rome: UNFAO. 157 pp.
El cilindro rotatorio clasificador por tamaño mostrado abajo, se compone de cinco
cilindros perforados que rotan en un movimiento contrario a las manecillas del reloj
cuando se pone en marcha el motor eléctrico. Cada cilindro está perforado, con
agujeros suficientemente grandes para permitir que las frutas caigan a través de
ellos. El primer cilindro tiene los agujeros de diámetro más pequeño, y el quinto
tiene los más grandes. Cuando las frutas pasan a través de ellos son recogidas por
una bandeja inclinada, y ruedan hasta los recipientes, como se observa en la
figura. Se debe tomar precaución de que la distancia de caída sea lo más pequeña
posible para prevenir daños. Las frutas de mayor tamaño que los agujeros de los
cilindros se acumulan al final de la línea. Este equipo funciona mejor con frutos de
forma redondeada.

Fuente: Reyes, M.U. (Ed.) 1988. Design Concept and Operation of ASEAN
Packinghouse Equipment for Fruits and Vegetables. Postharvest Horticulture
Training and Research Center, University of Los Baños, College of Agriculture,
Laguna, Philippine.
La mesa clasificadora por tamaños para cebollas que se muestra a continuación
forma parte de un grupo de tres o más mesas que se usan de manera escalonada.
Cada una está fabricada con madera (contrachapada) y ha sido perforada con
agujeros de un tamaño determinado. La primera mesa (la más alta) tiene los
agujeros de mayor tamaño y, la última, la más baja, tiene los mas pequeños. Una
caja de cebollas se vacía en la mesa más alta y aquéllas que no pasan a través de
los agujeros se clasifican como de tamaño "Extra-grande", las que pasan caen en
una bolsa de malla y llegan rodando a un gran recipiente el cual se vacía en la
segunda mesa clasificadora. Las cebollas que no pasan a través de los agujeros
se clasifican como "Grandes", y así sucesivamente.

Fuente: Reyes, M.U. (Ed.) 1988. Design Concept and Operation of ASEAN
Packinghouse Equipment for Fruits and Vegetables. Postharvest Horticulture
Training and Research Center, University of Los Baños, College of Agriculture,
Laguna, Philippine.
El clasificador de tamaño para pomelos ilustrado a continuación se compone de un
conducto inclinado rectangular o cascada hecho de madera (contrachapada) y
acolchado con espuma plástica para prevenir el daño Las frutas se vacían en la
plataforma octagonal de la parte superior del conducto inclinado, y empiezan a
rodar, una por una, hacia la parte de abajo en la que hay una serie de
constricciones. Las frutas más grandes son recogidas en la primera constricción,
las medianas en la segunda y las pequeñas en la última. Las frutas de tamaño más
pequeño todavía pasan directamente a un recipiente al final de la cascada. Los
operarios deben eliminar manualmente cada fruta y colocarla en el recipiente de
tamaño adecuado antes de que la siguiente fruta pase a través de la cascada. La
clasificación por tamaño es más rápida cuando 5 operarios trabajan
simultáneamente en el clasificador.

Fuente: Reyes, M.U. (Ed.) 1988. Design Concept and Operation of ASEAN
Packinghouse Equipment for Fruits and Vegetables. Postharvest Horticulture
Training and Research Center, University of Los Baños, College of Agriculture,
Laguna, Philippine.
Si se usa un sistema transportador en la empacadora, una gran variedad de
cadenas y bandas se encuentran disponibles. Las cadenas de selección pueden
adquirirse de diferentes anchuras y con aberturas de diversos tamaño.
Las aberturas cuadradas se usan normalmente para productos tales como
manzanas, tomates y cebollas, mientras las aberturas rectangulares son
empleadas para melocotones (duraznos) y pimientos. Las aberturas hexagonales
se utilizan frecuentemente para patatas (papas) y cebollas.
Cuadrado

Rectangular

Hexagonal

Fuente: TEW Manufacturing Corporation, P.O. Box 87, Penfield, New York 14526
Línea de empaque para fruta
Algunos equipos a pequeña escala para el acondicionamiento de la cosecha se
pueden adguirir con varios fabricantes y distribuidores. La siguiente ilustración
reproduce una línea de empaque sencilla que incluye una banda receptora, un
módulo para el lavado y una mesa clasificadora.

Fuente: 1993. Catalog of TEW Mfg. Corp., Penfield, NY 14526