You are on page 1of 3

LA ARDILLA CALVA

¿Habéis oído hablar de una ardilla que perdió todo su pelo cuando cruzó
la carretera del bosque? Pues esa ardilla, es nuestra amigaPiti.
Piti siempre cuenta su historia, de cuando un coche le echó todo el
humo del tubo de escape en la cara, al cruzar la carretera. Y a partir de
ahí, a Piti se le empezó a caer el pelo poco a poco hasta que se quedó
completamente calva.
Al principio, cuando veía que se estaba quedando calva, se horrorizaba y
se escondía para que no le viera ninguna de sus amigas…
Pero poco a poco, se fue dando cuenta que sus amigas la querrían igual,
calva o con pelo. Así que decidió salir más por el bosque, y además, trató
de lograr que a ninguna ardilla más, le pasara lo que a ella.
Así pues, fue pregonando y dando charlas sobre los peligros de la
carretera para las ardillas, además de hablar de lo tóxico que es el humo
de los coches, tanto para las ardillas como para los humanos.
Y siempre añadía una frase al final de sus discursos: “Es una pena que los
humanos no se den cuenta de que el humo de los coches también es tóxico
para ellos…”
Con el tiempo, nuestra amiga ardilla calva, la señora Piti, se convirtió en
maestra y todo el mundo la quería por cómo era, y no se fijaban en
si tenía o no tenía pelo.
FIN







CLARA EL HADA FEA
En el reino de la hadas, vivía una joven llamada Clara, a la que todo el
mundo conocía como el hada fea. Durante toda su vida, corta, ya
que Clara tan sólo tenía 17 años, había vivido escondida en su casa,
pues se avergonzaba del aspecto de su cara.
La joven hada fea, tal y como era conocida en el reino de las hadas, tan
sólo salía de su casa para asistir a la ceremonia dehadas que se celebraba
todos los meses, y donde las hadas más mayores compartían su sabiduría
con el resto de hadas.
Clara siempre salía con una mascara en la cara para que nadie pudiera ver
lo fea que era, ya que cuando salía a una misión para ayudar a un niño en
apuros, al final el niño le decía: “Fuera, fuera, vete de aquí hada fea“, y
claro, la joven aprendiz de hada se ponía muy triste…, pues al final a
nadie le importaba que fuera muy buena hada, sólo importaba que era
fea.
Pero un día, cuando todas las hadas se encontraban reunidas en la
ceremonia mensual, la luz se apagó de pronto, y un ejercito de brujas
entró a secuestrar a todas la hadas que había allí para robarles sus
poderes. Sin embargo, no consiguieron coger a Clara, ya que ese día había
olvidado ponerse la máscara, y su rostro lleno de verrugas, pasó
desapercibido por la brujas, pensando que era una más.
Más tarde, en el reino de las brujas, mientras que éstas estaban celebrando
su gran victoria, el hada Clara, se hizo invisible y corrió hacia los
calabozos para liberar a las hadas.
A partir de ese momento, todo el reino de hadas, se dio cuenta que
habían tratado muy mal a la joven hada, ya que lo más importante de todo,
era que Clara sabía mucha magia y tenía una gran inteligencia.
Así fue, como Clara volvió a recuperar la confianza en sí misma, ya que
aprendió que su belleza no era lo más importante que un hada podía tener,
sino que lo más importante era su interior



OLMI Y EL OTOÑO
Todo los años para la misma fecha, en Octubre, cuando llegaba el Otoño, Olmi el árbol, se ponía
muy triste y dejaba de sonreír.
Olmi era un árbol de hoja caducamuy joven, al que le encantaba divertirse gastando bromas al
resto de árboles del parque donde él vivía.
Pero de repente, justo cuando llegaba el Otoño, dejaba de hablar, y de gastar bromas, se ponía
tan triste cuando veía que se le caían todas sus hojas al suelo que parecía otra persona.
Un día, un amigo de Olmi, planeó hacerle una fiesta sorpresa para que se animara y volviera a ser
el mismo de antes. Lo tenía todo preparado, ya estaba todo a punto.
Olmi estaba a punto de irse a dormir, “Buenas noches a todos, que descanséis“, les dijo al resto de
Olmos del parque.
Pero de repente, empezó a escuchar la música de su amigo El árbol Play, hecha con el ruido de sus
ramas y con la boca.
La cara de Olmi era de asombro, ya que era la hora de irse a dormir… y no entendía que Play se
pusiera a cantar. Y justo en ese momento, el resto de árboles empezó a tirar serpentinas y globos
de colores. Le pusieron un gorro de fiesta a Olmi y le dijeron:
“Amigo, hoy es el día de tu fiesta de Otoño. Vamos a divertirnos“, le dijo su amigo, el árbol Play.
“Pero no tengo ganas de fiestas, sólo quiero irme a dormir”, dijo Olmi.
“Mira Olmi, tienes que fijarte en nosotros, y aprender que el Otoño no es triste. Nosotros los
Olmos perdemos todas nuestras hojas en esta estación del año, pero para la primavera nos
vuelven a crecer. ¡Así que venga anímate!”
Uno de los Olmos más viejos del parque, le explicó a Olmi, que los árboles dehoja caduca tienen
una función muy importante para el cuidado del medio ambiente, y es que permiten pasar la luz
durante el Otoño y el Invierno, cuando las horas de sol disminuyen.
Así fue como Olmi aprendió a que no debe ponerse triste al perder las hojas con la llegada
del Otoño, y disfrutó de la fiesta que le habían preparado sus amigos los árboles.
FIN


Related Interests