You are on page 1of 20

TEMA 1

BIOLOGÍA VALIDACIÓN
La célula

Los seres vivos están formados por mínimas unidades
llamadas células. Todas las funciones químicas y
fisiológicas básicas, por ejemplo, la reparación, el
crecimiento, el movimiento, la inmunidad, la
comunicación, y la digestión, ocurren al interior de la
célula.
Los hombres de ciencia, solo pudieron realizar investigaciones
en relación a ellas después del descubrimiento del
microscopio
Clasificación de los seres vivos
Según el número de células que los forman, los seres vivos se
pueden clasificar en unicelulares y pluricelulares.
Unicelulares: Son todos aquellos organismos formados por
una sola célula. En este grupo, los más representativos son los
protozoos -ameba, paramecio, euglena-, que sólo pueden
observarse con un microscopio.
Pluricelulares: Son todos aquellos organismos formados por
más de una célula. Existe gran variedad de ellos, tales como
los vertebrados (aves, mamíferos, anfibios, peces, reptiles) y
los invertebrados (arácnidos, insectos, moluscos, etc.).
En los vegetales, podemos tomar como ejemplos a las plantas
con flores (angiosperma), sin flores típicas (gimnospermas),
musgos, hongos, etcétera.
Los
organismos
pluricelular
es
presentan
una
determinad
a
organizació
n de sus
células, en
distintos
niveles,
que son:
Célula:
mínima
unidad que
forma parte de un ser vivo.
Tejido: conjunto de células que tienen características y
funciones similares y con un mismo origen.
Órgano: conjunto de tejidos unidos y coordinados para cumplir
una función específica. Por ejemplo: pulmón, corazón,




estómago, etcétera. En el caso de los vegetales, son
considerados órganos: la raíz, las semillas, las hojas, las flor,
etcétera.
Sistemas: resultado de la unión de varios órganos, los cuales
funcionan de una forma coordinada para desempeñar un rol
determinado. Por ejemplo: se habla de Sistema Digestivo,
Renal, Circulatorio, Nervioso, Reproductor, etcétera.
Organismo: es un ser vivo formado por un conjunto de
sistemas, que trabajan armónicamente.
Existen seres vivos que no tienen órganos o sistemas
estructurados, pero poseen una organización sencilla, esto les
permite un buen desarrollo. Si un órgano se daña o altera
provoca una desorganización del ser vivo.
Las tres partes básicas de toda célula son: la membrana
plasmática, el citoplasma, y el núcleo.
La membrana celular o plasmática
La membrana celular se caracteriza porque:
Rodea a toda la célula y mantiene su integridad.
Está compuesta por dos sustancias orgánicas: proteínas y
lípidos, específicamente fosfolípidos.
Los fosfolípidos están dispuestos formando una doble capa
(bicapa lipídica), donde se encuentran sumergidas las
proteínas.
Es una estructura dinámica.
Es una membrana semipermeable o selectiva, esto indica que
sólo pasan algunas sustancias (moléculas) a través de ella.
Tiene la capacidad de modificarse y en este proceso forma
poros y canales
Funciones de la membrana celular
Regula el paso de sustancias hacia el interior de la célula y
viceversa. Esto quiere decir que incorpora nutrientes al interior
de la célula y permite el paso de desechos hacia el exterior.
Como estructura dinámica, permite el paso de ciertas
sustancias e impide el paso de otras.
Aísla y protege a la célula del ambiente externo
El citoplasma
Se caracteriza porque:
Es una estructura celular que se ubica entre la membrana
celular y el núcleo.
Contiene un conjunto de estructuras muy pequeñas, llamadas
organelos celulares.
Está constituido por una sustancia semilíquida.

Modelo de célula
Químicamente, está formado por agua, y en él se encuentran
en suspensión, o disueltas, distintas sustancias como
proteínas, enzimas, líquidos, hidratos de carbono, sales
minerales, etcétera.
Funciones del citoplasma
Nutritiva. Al citoplasma se incorporan una serie de sustancias,
que van a ser transformadas o desintegradas para liberar
energía.
De almacenamiento. En el citoplasma se almacenan ciertas
sustancias de reserva.
Estructural. El citoplasma es el soporte que da forma a la
célula y es la base de sus movimientos.
Los organelos celulares
Son pequeñas estructuras intracelulares, delimitadas por una o
dos membranas. Cada una de ellas realiza una determinada
función, permitiendo la vida de la célula. Por la función que
cumple cada organelo, la gran mayoría se encuentra en todas
las células, a excepción de algunos, que solo están presentes
en ciertas células de determinados organismos.
Mitocondrias: en
los organismos
heterótrofos, las
mitocondrias son
fundamentales
para la obtención
de la energía.
Son organelos de
forma elíptica,
están delimitados
por dos
membranas, una
externa y lisa, y
otra interna, que
presenta
pliegues, capaces de aumentar la superficie en el interior de la
mitocondria. Poseen su propio material genético llamado DNA
mitocondrial.
La función de la mitocondria es producir la mayor cantidad de
energía útil para el trabajo que debe realizar la célula. Con ese
fin, utiliza la energía contenida en ciertas moléculas. Por
ejemplo, tenemos el caso de la glucosa.
Esta molécula se transforma primero en el citoplasma y
posteriormente en el interior de la mitocondria, hasta CO2
(anhídrido carbónico), H2O (agua) y energía. Esta energía no
es ocupada directamente, sino que se almacena en una
molécula especial llamada ATP (adenosin trifosfato).
El ATP se difunde hacia el citoplasma para ser ocupado en las
distintas reacciones en las cuales se requiere de energía. Al
liberar la energía, el ATP queda como ADP (adenosin
difosfato), el cual vuelve a la mitocondria para transformarse
nuevamente en ATP.
La formación del ATP puede representarse
mediante la
encuentran sólo en células que están formando a las plantas y
algas verdes. Son más grandes que las mitocondrias y están
rodeados por dos membranas una externa y otra interna.
Poseen su propio material genético llamado DNA plastidial, y
en su interior se encuentra la clorofila (pigmento verde) y otros
pigmentos. Los cloroplastos son los organelos fundamentales
en los organismos autótrofos, es decir, aquellos capaces de
fabricar su propio alimento.

En ellos ocurre la fotosíntesis. Para que esta se realice, se
requiere de CO2, agua y energía solar, sustancias con las
cuales la planta fabrica glucosa. Esta molécula le sirve de
alimento al vegetal y a otros seres vivos.
Así se forma, también, el oxígeno que pasa hacia la atmósfera.

Ribosomas: son pequeños corpúsculos, que se encuentran
libres en el citoplasma, como gránulos independientes, o
formando grupos, constituyendo polirribosomas. También,
pueden estar asociados a la pared externa de otro organelo
celular, llamado retículo endoplasmático rugoso. En los
ribosomas tiene lugar la síntesis de proteínas, cuyo fin es
construir el cuerpo celular, regular ciertas actividades
metabólicas, etcétera.
Retículo endoplasmático: corresponde a un conjunto de
canales y sacos aplanados, que ocupan una gran porción
del citoplasma.
Están formados por membranas muy delgadas y comunican el
núcleo celular con el medio extracelular -o medio externo-.
Existen dos tipos de retículo. Uno es el llamado rugoso, en la
superficie externa de su membrana van adosados ribosomas.
Su función consiste en transportar proteínas que fueron
sintetizadas por los ribosomas y, además, algunas proteínas
que forman parte de ciertas membranas de distintas
estructuras de la célula.
El otro tipo es el liso. Carece de ribosomas y está asociado a
ciertas reacciones relacionadas con la producción de
sustancias de naturaleza lipídica (lípidos o grasas).

Aparato de Golgi: está delimitado por una sola membrana
y formado por una serie de sacos membranosos
aplanados y apilados uno sobre otro. Alrededor de estos
sacos, hay una serie de bolsitas membranosas llamadas
vesículas. El aparato de Golgi existe en las células vegetales -
dictiosoma- y animales. Actúa muy estrechamente con el
retículo endoplasmático rugoso. Es el encargado de distribuir
las proteínas fabricadas en este último, ya sea dentro o fuera
de la célula. Además, adiciona cierta señal química a las
proteínas, que determina el destino final de éstas.
Lisosomas: es un organelo pequeño, de forma esférica y
rodeado por una sola membrana. En su interior, contiene
ciertas sustancias químicas llamadas enzimas -que permiten
sintetizar o degradar otras sustancias-. Los lisosomas están
directamente asociados a los procesos de digestión

Mitocondria



intracelular. Esto significa que, gracias a las enzimas que
están en el interior, se puede degradar proteínas, lípidos,
hidratos de carbono, etcétera. En condiciones normales, los
lisosomas degradan membranas y organelos, que han dejado
de funcionar en la célula.
Centríolos: están presentes en las células animales. En la
gran mayoría de las células vegetales no existen.
Conformados por un grupo de nueve túbulos ordenados en
círculos, participan directamente en el proceso de división o
reproducción celular, llamado mitosis.
Vacuolas: son vesículas o bolsas membranosas, presentes en
la célula animal y vegetal; en ésta última son más numerosas y
más grandes. Su función es la de almacenar -temporalmente-
alimentos, agua, desechos y otros materiales.
El núcleo
Es fundamental aclarar que existen células que tienen un
núcleo bien definido y separado del citoplasma, a través de
una membrana llamada membrana doble nuclear o carioteca.
A estas células con núcleo verdadero, se les denomina
células eucariontes.
Hay otras células -en las bacterias y en ciertas algas
unicelulares- que no tienen un núcleo definido ni determinado
por una membrana. Esto indica que los componentes
nucleares están mezclados con el citoplasma. Este tipo de
células se denominan procariontes.
En la célula eucarionte el núcleo se caracteriza por:
Ser voluminoso.
Ocupar una posición central en la célula.
Estar delimitado por la membrana carioteca. Ésta presenta
poros definidos, que permiten el intercambio de moléculas
entre el núcleo y el citoplasma.
En el interior del núcleo se pueden encontrar:
Núcleo plasma o jugo nuclear.
Nucléolo: cuerpo esférico, formado por proteínas, ácido
desoxi-ribonucleico (ADN) y ácido ribonucleico (ARN), ambos
compuestos orgánicos.
El nucléolo tiene la información para fabricar las proteínas.
Material genético: está organizado en verdaderas hebras
llamadas cromatinas, formadas por ADN. Cuando la célula se
reproduce, la cromatina se condensa y forma unas estructuras
llamadas cromosomas, donde está contenida toda la
información genética propia de cada ser vivo.
La función del núcleo es dirigir la actividad celular, es decir,
regula el funcionamiento de todos los organelos celulares.
Célula animal y célula vegetal

Las células son la porción más pequeña de materia viva capaz
de realizar todas las funciones de los seres vivos, es decir,
reproducirse, respirar, crecer, producir energía, etc.
Existen dos tipos de células con respecto a su origen, células
animales y células vegetales:
En ambos casos presentan un alto grado de organización con
numerosas estructuras internas delimitadas por membranas.
La membrana nuclear establece una barrera entre el material
genético y el citoplasma.
Las mitocondrias, de interior sinuoso, convierten los nutrientes
en energía que utiliza la planta.
Diferencias entre células animales y vegetales
Tanto la célula vegetal como la animal poseen membrana
celular, pero la célula vegetal cuenta, además, con una pared
celular de celulosa, que le da rigidez.
La célula vegetal contiene cloroplastos: organelos capaces de
sintetizar azúcares a partir de dióxido de carbono, agua y luz
solar (fotosínteis) lo cual los hace autótrofos (producen su
propio alimento) , y la célula animal no los posee por lo tanto
no puede realizar el proceso de fotosíntesis.
Pared celular: la célula vegetal presenta esta pared que está
formada por celulosa rígida, en cambio la célula animal no la
posee, sólo tiene la membrana citoplasmática que la separa
del medio.
Una vacuola única llena de líquido que ocupa casi todo el
interior de la célula vegetal, en cambio, la célula animal, tiene
varias vacuolas y son más pequeñas.
Las células vegetales pueden reproducirse mediante un
proceso que da por resultado células iguales a las
progenitoras, este tipo de reproducción se llama reproducción
asexual.
Las células animales pueden realizar un tipo de reproducción
llamado reproducción sexual, en el cual, los descendientes
presentan características de los progenitores pero no son
idénticos a él.

Imagen comparativa entre célula animal y célula vegetal




TEMA 2
Aparato digestivo Y SUS ENFERMEDADES


Descripción y funciones
El aparato digestivo es un conjunto de órganos, con glándulas
asociadas. Se encarga de transformar los alimentos en
sustancias simples y fácilmente utilizables por el organismo.
Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once
metros de longitud. En la boca ya empieza propiamente la
digestión. Los dientes trituran los alimentos y las secreciones
de las glándulas salivales los humedecen e inician su
descomposición química. Luego, el bolo alimenticio cruza la
faringe, sigue por el esófago y llega al estómago, una bolsa
muscular de litro y medio de capacidad, en condiciones
normales, cuya mucosa segrega el potente jugo gástrico, en el
estómago, el alimento es agitado hasta convertirse en el
quimo.
A la salida del estómago, el tubo digestivo se prolonga con el
intestino delgado, de unos seis metros de largo, aunque muy
replegado sobre sí mismo. En su primera porción o duodeno
recibe secreciones de las glándulas intestinales, la bilis y los
jugos del páncreas. Todas estas secreciones contienen una
gran cantidad de enzimas que degradan los alimentos y los
transforman en sustancias solubles simples.
El tubo digestivo continúa por el intestino grueso, de algo más
de metro y medio de longitud. Su porción final es el recto, que
termina en el ano, por donde se evacuan al exterior los restos
indigeribles de los alimentos.
Estructura del tubo digestivo
El tubo digestivo, es un órgano llamado también conducto
alimentario o tracto gastrointestinal, presenta una
sistematización prototípica, comienza en la boca y se extiende
hasta el ano. Su longitud en el hombre es de 10 a 12 metros,
siendo seis o siete veces la longitud total del cuerpo.
En su trayecto a lo largo del tronco del cuerpo, discurre por
delante de la columna vertebral. Comienza en la cara,
desciende luego por el cuello, atraviesa las tres grandes
cavidades del cuerpo: torácica, abdominal y pélvica. En el
cuello está en relación con el conducto respiratorio, en el tórax
se sitúa en el mediastino posterior entre los dos pulmones y el


corazón, y en el abdomen y pelvis se relaciona con los
diferentes órganos del aparato genitourinario.
El tubo digestivo procede embriológicamente del endodermo,
al igual que el aparato respiratorio. El tubo digestivo y las
glándulas anexas (glándulas salivales, hígado y páncreas),
forman el aparato digestivo. Histológicamente está formado
por cuatro capas concéntricas que son de adentro hacia
afuera:
1. Capa interna o mucosa (donde pueden encontrarse
glándulas secretoras de moco y HCl, vasos linfáticos
y algunos nódulos linfoides). Incluye una capa
muscular interna o muscularis mucosae compuesta
de una capa circular interna y una longitudinal externa
de músculo liso.
2. Capa submucosa compuesta de tejido conectivo
denso irregular fibroelástico. La capa submucosa
contiene el llamado plexo submucoso de Meissner,
que es un componente del sistema nervioso entérico
y controla la motilidad de la mucosa y en menor grado
la de la submucosa, y las actividades secretorias de
las glándulas.
3. Capa muscular externa compuesta, al igual que la
muscularis mucosae, por una capa circular interna y
otra longitudinal externa de músculo liso (excepto en
el esófago, donde hay músculo estriado). Esta capa
muscular tiene a su cargo los movimientos
peristálticos que desplazan el contenido de la luz a lo
largo del tubo digestivo. Entre sus dos capas se
encuentra otro componente del sistema nervioso
entérico, el plexo mientérico de Auerbach, que regula
la actividad de esta capa.
4. Capa serosa o adventicia. Se denomina según la
región del tubo digestivo que reviste, como serosa si
es intraperitoneal o adventicia si es retroperitoneal. La
adventicia está conformada por un tejido conectivo
laxo. La serosa aparece cuando el tubo digestivo
ingresa al abdomen, y la adventicia pasa a ser
reemplazada por el peritoneo.
Los plexos submucoso y mientérico constituyen el sistema
nervioso entérico que se distribuye a lo largo de todo el tubo
digestivo, desde el esófago hasta el ano.
Por debajo del diafragma, existe una cuarta capa llamada
serosa, formada por el peritoneo.
El bolo alimenticio pasa a través del tubo digestivo y se
desplaza así, con ayuda tanto de secreciones como de
movimiento peristáltico que es la elongación o estiramiento de
las fibras longitudinales y el movimiento para afuera y hacia
adentro de las fibras circulares. A través de éstos el bolo
alimenticio puede llegar a la válvula cardial que conecta
directamente con el estómago.
Si el nivel de corte es favorable, se pueden ver los mesos. El
peritoneo puede presentar subserosa desarrollada, en especial
en la zona del intestino grueso, donde aparecen los apéndices
epiploicos.
Según el sector del tubo digestivo, la capa muscular de la
mucosa puede tener sólo músculo longitudinal o longitudinal y
circular.
La mucosa puede presentar criptas y vellosidades, la
submucosa puede presentar pliegues permanentes o pliegues
funcionales. El pliegue funcional de la submucosa es posible
de estirar, no así la válvula connivente.
El grosor de la pared cambia según el lugar anatómico, al igual
que la superficie, que puede ser lisa o no. El epitelio que
puede presentarse es un plano pluriestratificado no cornificado
o un prismático simple con microvellosidades.
En las criptas de la mucosa desembocan glándulas. Éstas
pueden ser de la mucosa o de la submucosa. En tanto, una
vellosidad es el solevantamiento permanente de la mucosa. Si
el pliegue es acompañado por la submucosa, entonces el
pliegue es de la submucosa. El pliegue de la mucosa y
submucosa es llamado válvula connivente o pliegue de
Kerckring. La válvula connivente puede mantener la presencia
de vellosidades. La válvula connivente es perpendicular al tubo
digestivo, y solo se presenta en el intestino delgado.
Descripción anatómica
Esófago
Artículo principal: Esófago
El esófago es un conducto o músculo membranoso que se
extiende desde la faringe hasta el estómago. De los incisivos
al cardias (porción donde el esófago se continua con el
estómago) hay unos 40 cm. El esófago empieza en el cuello,
atraviesa todo el tórax y pasa al abdomen a través del orificio
esofágico del diafragma. Habitualmente es una cavidad virtual
(es decir que sus paredes se encuentran unidas y solo se
abren cuando pasa el bolo alimenticio). El esófago alcanza a
medir 25 cm y tiene una estructura formada por dos capas de
músculos, que permiten la contracción y relajación en sentido
descendente del esófago. Estas ondas reciben el nombre de
movimientos peristálticos y son las que provocan el avance del
alimento hacia el estómago. Es sólo una zona de paso del bolo
alimenticio, y es la unión de distintos orificios, el bucal, el
nasal, los oídos y la laringe.
Estómago
Artículo principal: Estómago
El estómago es un órgano en el que se acumula comida. Varía
de forma según el estado de repleción (cantidad de contenido
alimenticio presente en la cavidad gástrica) en que se halla,
habitualmente tiene forma de J. Consta de varias partes que
son : fundus, cuerpo, antro y píloro. Su borde menos extenso
se denomina curvatura menor y la otra, curvatura mayor. El
cardias es el límite entre el esófago y el estómago y el píloro
es el límite entre estómago y el intestino delgado. En un
individuo mide aproximadamente 25 cm del cardias al píloro y
el diámetro transverso es de 12cm.
Es el encargado de hacer la transformación química ya que los
jugos gástricos transforman el bolo alimenticio que
anteriormente había sido transformado mecánicamente (desde
la boca).
En su interior encontramos principalmente dos tipos de
células, las células parietales, las cuales secretan el ácido
clorhídrico (HCL) y el factor intrínseco, una glucoproteína
utilizada en la absorción de vitamina B12 en el intestino
delgado; además contiene las células principales u Oxínticas
las cuales secretan pepsinógeno, precursor enzimático que se
activa con el HCL formando 3 pepsinas cada uno.
La secreción de jugo gástrico está regulada tanto por el
sistema nervioso como el sistema endócrino, proceso en el
que actúan: la gastrina, la colecistoquinina (CCK), la secretina
y el péptido inhibidor gástrico (PIG).
En el estómago se realiza la digestión de:
 Proteínas (principalmente pepsina).
 Lípidos.
 No ocurre la digestión de carbohidratos.
 Otras funciones del estómago son la eliminación de la
flora bacteriana que viene con los alimentos por
acción del ácido clorhídrico.
Intestino delgado
Artículo principal: Intestino delgado
El intestino delgado comienza en el duodeno (tras el píloro) y
termina en la válvula ileocecal, por la que se une a la primera
parte del intestino grueso. Su longitud es variable y su calibre
disminuye progresivamente desde su origen hasta la válvula
ileocecal y mide de 6 a 7 metros de longitud.
En el intestino delgado se absorben los nutrientes de los
alimentos ya digeridos. El tubo está repleto de vellosidades
que amplían la superficie de absorción.
El duodeno, que forma parte del intestino delgado, mide unos
25-30 cm de longitud; el intestino delgado consta de una parte
próxima o yeyuno y una distal o íleon; el límite entre las dos
porciones no es muy aparente. El duodeno se une al yeyuno
después de los 30 cm a partir del píloro.
El yeyuno-íleon es una parte del intestino delgado que se
caracteriza por presentar unos extremos relativamente fijos: El
primero que se origina en el duodeno y el segundo se limita
con la válvula ileocecal y primera porción del ciego. Su calibre
disminuye lenta pero progresivamente en dirección al intestino
grueso. El límite entre el yeyuno y el íleon no es apreciable. El
intestino delgado presenta numerosas vellosidades intestinales
que aumentan la superficie de absorción intestinal de los
nutrientes y de las proteínas. Al intestino delgado,
principalmente al duodeno, se vierten una diversidad de
secreciones, como la bilis y el jugo pancreático.
Intestino grueso
Artículo principal: Intestino grueso
El intestino grueso se inicia a partir de la válvula ileocecal en
un fondo de saco denominado ciego de donde sale el
apéndice vermiforme y termina en el recto. Desde el ciego al
recto describe una serie de curvas, formando un marco en
cuyo centro están las asas del yeyuno íleon. Su longitud es
variable, entre 120 y 160 cm, y su calibre disminuye
progresivamente, siendo la porción más estrecha la región
donde se une con el recto o unión rectosigmoidea donde su
diámetro no suele sobrepasar los 3 cm, mientras que el ciego
es de 6 ó 7 cm.
Tras el ciego, la del intestino grueso es denominada como
colon ascendente con una longitud de 15 cm, para dar origen a
la tercera porción que es el colon transverso con una longitud
media de 50 cm, originándose una cuarta porción que es el
colon descendente con 10 cm de longitud. Por último se
diferencia el colon sigmoideo, recto y ano. El recto es la parte
terminal del tubo digestivo.
Páncreas
Artículo principal: Páncreas
Es una glándula íntimamente relacionada con el duodeno, es
de origen mixto, segrega hormonas a la sangre para controlar
los azúcares y jugo pancreático que se vierte al intestino a
través del conducto pancreático, e interviene y facilita la
digestión, sus secreciones son de gran importancia en la
digestión de los alimentos.
Hígado
Artículo principal: Hígado
El hígado es la mayor víscera del cuerpo. Pesa 1500 gramos.
Consta de cuatro lóbulos, derecho, izquierdo, cuadrado y
caudado; los cuales a su vez se dividen en segmentos. Las
vías biliares son las vías excretoras del hígado, por ellas la
bilis es conducida al duodeno. Normalmente salen dos
conductos: derecho e izquierdo, que confluyen entre sí
formando un conducto único. El conducto hepático, recibe un
conducto más fino, el conducto cístico, que proviene de la
vesícula biliar alojada en la cara visceral de hígado. De la
reunión de los conductos cístico y el hepático se forma el
colédoco, que desciende al duodeno, en la que desemboca
junto con el conducto excretor del páncreas. La vesícula biliar
es una víscera hueca pequeña. Su función es la de almacenar
y concentrar la bilis segregada por el hígado, hasta ser
requerida por los procesos de la digestión. En este momento
se contrae y expulsa la bilis concentrada hacia el duodeno. Es
de forma ovalada o ligeramente piriforme y su diámetro mayor
es de unos 5 a 7 cm.
Bazo
Artículo principal: Bazo
El bazo, por sus principales funciones se debería considerar
un órgano del sistema circulatorio, pero por su gran capacidad
de absorción de nutrientes por vía sanguínea, se le puede
sumar a las glándulas anexas del aparato digestivo. Su
tamaño depende de la cantidad de sangre que contenga.
Desarrollo
En el estado más primitivo de su desarrollo, el aparato
digestivo suele dividirse en tres partes: el intestino proximal, el
intestino medio y el intestino distal.
1
El intestino proximal da
lugar al esófago, el estómago, la mitad proximal del duodeno,
el hígado y el páncreas. El intestino medio da lugar a la mitad
distal del duodeno, el yeyuno, el íleon, el ciego, el apéndice y
parte del colon. El endodermo del intestino distal da lugar al
resto del colon y al recto hasta la línea ano-rectal.
En este estado embrionario, el tubo digestivo está envuelto por
el mesenterio. El mesenterio ventral degenera durante el
desarrollo excepto en el intestino proximal.
2
El mesenterio
dorsal está formado por una doble capa de mesotelio que
suspende al aparato digestivo. Una capa de mesotelio se
alinea con la cavidad celómica (la futura cavidad peritoneal)
formando el peritoneo parietal, que se alinea con la
somatopleura y el peritoneo visceral, alineado con la
esplachnopleura (pared del aparato digestivo compuesta de
mucosa, submucosa y dos láminas de músculo).
Enfermedades del aparato digestivo
Artículo principal: Enfermedades del sistema digestivo
El aparato digestivo es un sistema fundamental dentro de
nuestro cuerpo, ya que con base en este podemos desarrollar,
aprovechar, asimilar y procesar todos nuestros alimentos
desde la boca hasta el ano.
Las enfermedades en el sistema digestivo (incluso el cáncer),
por lo general, son producto de factores externos, tales como
la alimentación e infecciones, con lo cual, podemos deducir
que la mayoría de las veces en las cuales ocurre una anomalía
es por producto de nuestro propio descuido y poca rigurosidad
con la higiene y la dieta. Al tener presentes estos datos, se
puede decir que las enfermedades no son casuales, y son
evitables.
 Colitis: Inflamación del intestino grueso. Síntomas
característicos son la diarrea y los dolores
abdominales. Posible factor causal: El estrés
emocional.
 Síndrome del colon irritable (colon espástico): Se
caracteriza por síntomas como diarrea, estreñimiento
y dolor abdominal. Se asocia a estados de estrés y
ansiedad.
 Úlcera péptica
 El cáncer de estómago es producto de varias causas,
entre las cuales podemos contar una infección por
Helicobacter pylori, pero es evitable con una
adecuada manipulación de los alimentos y de todos
los productos que podrían ser ingeridos.
También estas otras enfermedades:
 aerofagia
 diarrea
 estreñimiento
 gastritis
 indigestión
 vómitos























TEMA 3


Sistema Respiratorio






El aparato respiratorio generalmente incluye tubos, como los
bronquios, usados para cargar aire en los pulmones, donde
ocurre el intercambio gaseoso. El diafragma, como todo
músculo puede contraerse y relajarse. En la inhalación, el
diafragma se contrae y se allana y la cavidad torácica se
amplía. Esta contracción crea un vacío que succiona el aire
hacia los pulmones. En la exhalación, el diafragma se relaja y
retoma su forma de domo y el aire es expulsado de los
pulmones.
En humanos y otros mamíferos, el sistema respiratorio
consiste en vías aéreas, pulmones y músculos respiratorios
que median en el movimiento del aire tanto dentro como fuera
del cuerpo.
El intercambio de gases es el intercambio de oxígeno y dióxido
de carbono, del animal con su medio. Dentro del sistema
alveolar de los pulmones, las moléculas de oxígeno y dióxido
de carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el
entorno gaseoso y la sangre. Así, el sistema respiratorio
facilita la oxigenación con la remoción contaminante del
dióxido de carbono y otros gases que son desechos del
metabolismo y de la circulación.
El sistema también ayuda a mantener el balance entre ácidos
y bases en el cuerpo a través de la eficiente remoción de
dióxido de carbono de la sangre.

En seres simples
Los protozoarios (organismos unicelulares), así como las
hidras y las medusas (organismos pluricelulares que están
compuestas por dos capas de células), respiran a través de su
membrana celular (por medio de difusión) y la mitocondria
(véase respiración celular). La respiración es el proceso por el
cual ingresamos aire (que contiene oxígeno) a nuestro
organismo y sacamos de él aire rico en dióxido de carbono. Un
ser vivo puede estar varias horas sin comer, dormir o tomar
agua, pero no puede dejar de respirar más de tres minutos.
Esto grafica la importancia de la respiración para nuestra vida.





El sistema respiratorio de los seres humanos está formado
por:
Las vías respiratorias: son las fosas nasales, la faringe, la
laringe, la tráquea, los bronquios y los bronquíolos. La boca
también es, un órgano por donde entra y sale el aire durante la
respiración.
Las fosas nasales son dos cavidades situadas encima de la
boca. Se abren al exterior por los orificios de la nariz (donde
reside el sentido del olfato) y se comunican con la faringe por
la parte posterior. En el interior de las fosas nasales se
encuentra la membrana pituitaria, que calienta y humedece el
aire que inspiramos. De este modo, se evita que el aire
reseque la garganta, o que llegue muy frío hasta los pulmones,
lo que podría producir enfermedades. No confundir esta
membrana pituitaria con la glándula pituitaria o hipófisis.
(Ver: La nariz y el olfato)
La faringe se encuentra a continuación de las fosas nasales y
de la boca. Forma parte también del sistema digestivo. A
través de ella pasan el alimento que ingerimos y el aire que
respiramos.
La laringe está situada en el comienzo de la tráquea. Es una
cavidad formada por cartílagos que presenta una saliente
llamada comúnmente nuez. En la laringe se encuentran las
cuerdas vocales que, al vibrar, producen la voz.
La tráquea es un conducto de unos doce centímetros de
longitud. Está situada delante del esófago.
Los bronquios son los dos tubos en que se divide la tráquea.
Penetran en los pulmones, donde se ramifican una multitud de
veces, hasta llegar a formar los bronquiolos.

Los pulmones
Son dos órganos esponjosos de color rosado que están
protegidos por las costillas. Mientras que el pulmón derecho
tiene tres lóbulos, el pulmón izquierdo sólo tiene dos, con un
hueco para acomodar el corazón. Los bronquios se subdividen
dentro de los lóbulos en otros más pequeños y éstos a su vez
en conductos aún más pequeños. Terminan en minúsculos
saquitos de aire, o alvéolos, rodeados de capilares.
Una membrana llamada pleura rodea los pulmones y los
protege del roce con las costillas.


Alvéolos
En los alvéolos se realiza el intercambio gaseoso: cuando los
alvéolos se llenan con el aire inhalado, el oxígeno se difunde
hacia la sangre de los capilares, que es bombeada por el
corazón hasta los tejidos del cuerpo. El dióxido de carbono se
difunde desde la sangre a los pulmones, desde donde es
exhalado.


El transporte de oxígeno en la sangre es realizado por los
glóbulos rojos, quienes son los encargados de llevarlo a cada
célula, de nuestro organismo, que lo requiera.
Al no respirar no llegaría oxigeno a nuestras células y por lo
tanto no podrían realizarse todos los procesos metabólicos
que nuestro organismo requiere para subsistir, esto traería
como consecuencia una muerte súbita por asfixia (si no llega
oxígeno a los pulmones) o una muerte cerebral (si no llega
oxígeno al cerebro.
Proceso de inspiración y exhalación del aire.

Inspiración
Cuando el diafragma se contrae y se mueve hacia abajo, los
músculos pectorales menores y los intercostales presionan las
costillas hacia fuera. La cavidad torácica se expande y el aire
entra con rapidez en los pulmones a través de la tráquea para
llenar el vacío resultante.
Espiración Cuando el diafragma se relaja, adopta su posición
normal, curvado hacia arriba; entonces los pulmones se
contraen y el aire se expele.
En organismos complejos
Los insectos, en cambio, bombean aire directamente a los
tejidos corporales por medio de una red de tubos, llamados
tráqueas, que se abren a los costados del cuerpo. La zona
final del sistema traqueal está formada por finísimos conductos
denominados traqueolas.
Los peces introducen agua a través de su boca bañando las
branquias donde captan oxígeno y liberan el dióxido de
carbono; luego expulsan el agua a través del opérculo (una
abertura que tienen a cada lado del cuerpo).
Los anfibios mudan su sistema respiratorio durante su paso
desde su vida acuática (cuando son jóvenes) a la terrestre
cuando son adultos. Así, los renacuajos respiran por medio de
branquias, igual que los peces; pero una vez realizada la
metamorfosis (por ejemplo como ranas o sapos) respiran por
medio de pulmones y en algunos casos, por la respiración
cutánea.
En el ser humano
En humanos, el sistema respiratorio consiste en vías aéreas,
pulmones y músculos respiratorios que medían en el
movimiento del aire tanto adentro como afuera del cuerpo. El
intercambio de gases es el intercambio de oxígeno y dióxido
de carbono, del animal con su medio. Dentro del sistema
alveolar de los pulmones, las moléculas de oxigeno y dióxido
de carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el
entorno gaseoso y la sangre. Así, el sistema respiratorio
facilita la oxigenación con la remoción contaminante del
dióxido de carbono -y otros gases que son desechos del
metabolismo- de la circulación.
El sistema también ayuda a mantener el balance entre ácidos
y bases en el cuerpo a través de la eficiente remoción de
dióxido de carbono de la sangre.
El hombre utiliza respiración pulmonar, su aparato respiratorio
consta de:
 Sistema de conducción: fosas nasales, boca,
epiglotis,faringe, laringe, tráquea, bronquios
principales, bronquios lobulares, bronquios
segmentarios y bronquiolos.
 Sistema de intercambio: conductos y los sacos
alveolares. El espacio muerto anatómico, o zona no
respiratoria (no hay intercambios gaseosos) del árbol
bronquial incluye las 16 primeras generaciones
bronquiales, siendo su volumen de unos 150 ml.
La función del aparato respiratorio consiste en desplazar
volúmenes de aire desde la atmósfera a los pulmones y
viceversa. Lo anterior es posible gracias a un proceso
conocido como ventilación.
La ventilación es un proceso cíclico y consta de dos etapas: la
inspiración, que es la entrada de aire a los pulmones, y la
espiración, que es la salida. La inspiración es un fenómeno
activo, caracterizado por el aumento del volumen toráxico que
provoca una presión intrapulmonar negativa y determina el
desplazamiento de aire desde el exterior hacia los pulmones.
La contracción de los músculos inspiratorios principales,
diafragma e intercostales externos, es la responsable de este
proceso. Una vez que la presión intrapulmonar iguala a la
atmosférica, la inspiración se detiene y entonces, gracias a la
fuerza elástica de la caja toráxica, esta se retrae, generando
una presión positiva que supera a la atmosférica y
determinando la salida de aire desde los pulmones.
En condiciones normales la respiración es un proceso pasivo.
Los músculos respiratorios activos son capaces de disminuir
aún más el volumen intratoráxico y aumentar la cantidad de
aire que se desplaza al exterior, lo que ocurre en la espiración
forzada.
Mientras este ciclo ventilario ocurre, en los sacos alveolares,
los gases contenidos en el aire que participan en el
intercambio gaseoso, oxígeno y dióxido de carbono, difunden
a favor de su gradiente de concentración, de lo que resulta la
oxigenación y detoxificación de la sangre.
El volumen de aire que entra y sale del pulmón por minuto,
tiene cierta sincronía con el sistema cardiovascular y el ritmo
circadiano (como disminución de la frecuencia de
inhalación/exhalación durante la noche y en estado de
vigilia/sueño). Variando entre 6 a 80 litros (dependiendo de la
demanda).
Se debe tener cuidado con los peligros que implica la
ventilación pulmonar ya que junto con el aire también entran
partículas sólidas que puede obstruir y/o intoxicar al
organismo. Las de mayor tamaño son atrapadas por los vellos
y el material mucoso de la nariz y del tracto respiratorio, que
luego son extraídas por el movimiento ciliar hasta que son
tragadas, escupidas o estornudadas. A nivel bronquial, por
carecer de cilios, se emplean macrófagos y fagocitos para la
limpieza de partículas.
Adaptación a alturas
El organismo siempre conserva una atracción inspirada de
oxígeno de 21% (FiO2) porque la composición de la tierra es
constante pero a medida que va aumentando la talla del pecho
irá bajando la presión atmósférica y por lo tanto la presión de
oxígeno que inspiramos.
Generalmente sucede que nos apunamos, (nos indisponemos
por el efecto de la falta de oxígeno y la baja presión
atmosférica), si subimos una montaña muy alta, eso es porque
el organismo aún no se acostumbra a tanto cambio de
presiones, se habla entonces de una hipoxia de alturas, cuyas
consecuencias son:
 Inmediatas
Hay taquicardia y aumento del gasto cardíaco, aumento de la
resistencia de la arteria pulmonar, hiperventilación (que si es
excesiva puede llevar a una alcalosis metabolica), cambios
psicóticos, el aumento de la frecuencia respiratoria y aumento
de la presión venosa es por aumento del tono enérgico.
 Crónicas
Aumento de la masa de glóbulos rojos, aumento del p50,
compensación renal de la alcalosis respiratoria, aumento de la
densidad de capilares musculares y aumento del número de
mitocondrias y sus enzimas oxidativas.
Definición de los órganos
 Vía Nasal: Consiste en dos amplias cavidades cuya
función es permitir la entrada del aire, el cual se
humedece, filtra y calienta a una determinada
temperatura a través de unas estructuras llamadas
cornetes.
 Faringe: es un conducto muscular, membranoso que
ayuda a que el aire se vierta hacia las vías aéreas
inferiores.
 Epiglotis: es una tapa que impide que los alimentos
entren en la laringe y en la tráquea al tragar. También
marca el límite entre la orofaringe y la laringofaringe.
 Laringe: es un conducto cuya función principal es la
filtración del aire inspirado. Además, permite el paso
de aire hacia la tráquea y los pulmones y se cierra
para no permitir el paso de comida durante la
deglución si la propia no la ha deseado y tiene la
función de órgano fonador, es decir, produce el
sonido.
 Tráquea: Brinda una vía abierta al aire inhalado y
exhalado desde los pulmones.
 Bronquio: Conduce el aire que va desde la tráquea
hasta los bronquiolos.
 Bronquiolo: conduce el aire que va desde los
bronquios pasando por los bronquiolos y terminando
en los alvéolos.
 Alvéolo: hematosis (Permite el intercambio gaseoso,
es decir, en su interior la sangre elimina el dióxido de
carbono y recoge oxígeno).
 Pulmones: la función de los pulmones es realizar el
intercambio gaseoso con la sangre, por ello los
alvéolos están en estrecho contacto con capilares.
 Músculos intercostales: la función principal de los
músculos intercostales es la de movilizar un volumen
de aire que sirva para, tras un intercambio gaseoso
apropiado, aportar oxígeno a los diferentes tejidos.
 Diafragma: músculo estriado que separa la cavidad
toráxica (pulmones, mediastino, etc.) de la cavidad
abdominal (intestinos, estómago, hígado, etc.).
Interviene en la respiración, descendiendo la presión
dentro de la cavidad toráxica y aumentando el
volumen durante la inhalación y aumentando la
presión y disminuyendo el volumen durante la
exhalación. Este proceso se lleva a cabo,
principalmente, mediante la contracción y relajación
del diafragma.
Las vías nasales se conforman de:
 Células sensitivas.
 Nervio olfativo.
 Pituitaria.
 Cornetes.
 Fosas nasales.













































TEMA 4

APARATO REPRODUCTOR Y EL
CORAZON





















Reproducción y sexualidad
El Sexo tiene dos componentes, a veces separados y a veces
muy unidos. Uno es fisiológico: la formación de un nuevo ser.
El otro, emocional, la expresión de la pasión y del afecto entre
dos personas. Pocas culturas han tratado de engendrar hijos
sin que existieran relaciones afectivas entre los miembros de
la pareja; y muchas han buscado hacer el amor sin que
engendrar niños fuera consecuencia necesaria (ver métodos
anticonceptivos).
Los sistemas reproductores
Sólo es posible la reproducción si una célula germinal
femenina (el óvulo) es fecundada por una célula germinal
masculina (el espermatozoide). El sistema reproductor de la
mujer está organizado para la reproducción de estos óvulos
por los ovarios, y para acomodar y nutrir en el útero al feto en
crecimiento durante nueve meses, hasta el parto. El sistema
reproductor masculino esta organizado para producir esperma
y transportarlo a la vagina, desde donde podrá dirigirse hacia
el óvulo y entrar en contacto con él.
Pulsa aquí para ver una imagen de las gónadas masculina y
femenina (testículo y ovario). Y

El conjunto de los genitales femeninos externos constituye la
vulva. En la parte frontal se encuentra el monte de Venus, una
prominencia de tejido graso recubierta de vello, situada sobre
la sínfisis del pubis. Por debajo te extienden dos repliegues de
piel, los labios mayores, los cuales rodean a otros dos pliegues
de menor tamaño, los labios menores. Por debajo de ellos, y
situado anteriormente, se encuentra el clítoris, un pequeño
órgano eréctil que constituye una importante fuente de
excitación y que corresponde al pene masculino.

La abertura vaginal se encuentra entre los labios y está
cerrada en las mujeres vírgenes por el himen, una fina
membrana que normalmente se desgarra en el momento de
realizar el primer coito, si bien puede romperse así mismo
precozmente por la práctica de algún ejercicio violento o a
consecuencia de alguna contusión.










La vagina es un tubo muscular de unos 10 cm de longitud, que
rodea al pene durante el coito en ella se deposita el semen
tras la eyaculación. El esperma asciende por la vagina y pasa
por un estrecho cuello o cervix que señala el comienzo del
útero, un órgano en forma de pera de unos 8 cm de longitud.
Las dos trompas de Falopio, de unos 10 cm de longitud,
conectan el útero con los ovarios. Estos tienen forma de nuez,
y están situados en el interior del abdomen. Cada 28 días los
ovarios liberan un óvulo maduro, el cual entra en la trompa de
Falopio. Los ovarios son también responsables de la
producción de las hormonas sexuales femeninas
(progesterona y estrógenos. véase Sistema Endocrino).
La mayor parte del sistema reproductor masculino se
encuentra en el exterior del cuerpo. Las partes visibles son el
pene y los testículos. suspendidos en el saco escrotal. En
estado normal el pene es flexible y flácido, peto se pone eréctil
cuando el hombre es excitado sexualmente. La erección se
produce al llenarse de sangre unos tejidos- esponjosos,
llamados cuerpos cavernosos. Los dos testículos producen
espermatozoides continuamente en el interior de sus
numerosos túbulos enrollados; estos espermatozoides se
almacenan en un tubo muy largo, el epidídimo, el cual se
enrolla sobre la superficie de cada testículo. El semen
eyaculado no sólo contiene espermatozoides: en su mayor
parte está compuesto por un fluido que produce en las
vesículas seminales, la glándula prostática y las glándulas de
Cowper.

Los testículos están situados en el exterior del cuerpo. Están
formados por un gran número de tubos seminíferos, muy
contorneados, en los cuales se producen los espermatozoides.
Éstos maduran y se almacenan en el epidídimo hasta el
momento del coito, en el que se expulsan por el conducto
deferente. Los espermatozoides se forman a partir de células
que tapizan las paredes de los tubos seminíferos, mediante
sucesivas divisiones y transformaciones. El espermatozoide
maduro consta de una cabeza que contiene el núcleo, una
cola móvil y un segmento intermedio que proporciona la
energía necesaria para el movimiento.


La vagina recibe durante el coito cientos de millones de
espermatozoides. Para llegar al óvulo deberán realizar un
largo viaje de 12 a 24 horas de duración. Los espermatozoides
ascienden nadando por la vagina hasta alcanzar el útero. Allí
son ayudados en su ascensión por la contracción de las
paredes. Al llegar a la trompa de Falopio, la progresión de los
espermatozoides es facilitada por los movimientos de unos
cilios microscópicos que recubren las paredes del órgano.
Solamente unos cientos de espermatozoides suelen llegar el
tercio superior de las trompas. Allí les espera el óvulo
expulsado por el ovario. El óvulo será fecundado por un solo
espermatozoide.
En el hombre, la excitación sexual se caracteriza por la
erección del pene. Durante la eyaculación, los músculos lisos
que rodean la próstata, las vesículas seminales y el conducto
deferente se contraen; de esta forma el semen es lanzado con
tuerza al exterior del pene por cada contracción.
Los órganos genitales femeninos sufren varias modificaciones
al pasar de su estado normal al de excitación y orgasmo. Entre
ellas destacan la turgencia de los labios mayores, la erección
del clítoris, la secreción vaginal y la contracción de las paredes
vaginales y del útero en el orgasmo.
De los centenares de millones de espermatozoides expulsados
en una eyaculación una cuarta parte son anormales. Los
espermatozoides comienzan a nadar cuando el mucus del
semen es disuelto por las enzimas vaginales.
Aproximadamente un millón de espermatozoides alcanzan el
útero. Aproximadamente un millar de espermatozoides
alcanzan la trompa de Falopio. Aproximadamente un centenar
de espermatozoides llegan hasta el útero, pero sólo uno
llegará a fecundarlo.
Sólo en los años recientes se han estudiado científicamente
los cambios fisiológicos que Ocurren durante el coito. La fase
de excitación inicial puede ser causada por la imaginación, la
estimulación sensorial o el contacto corporal. Una vez
excitados, el pene se pone en erección y la vagina se
humedece y se ensancha.
Durante la fase siguiente, llamada fase de meseta, la tensión y
la excitación aumentan; si la estimulación continúa, llega el
orgasmo y entonces la tensión remite.
La esterilidad o incapacidad de concebir está causada por
diversos factores . Alrededor del 40 % de los casos de
esterilidad humana se dan en el Sexo masculino. En las
mujeres, la esterilidad se debe normalmente a deficiencias
hormonales o a obstrucción de las trompas. Muchas veces la
cirugía o un tratamiento hormonal solventan la esterilidad. (Ver
Nuevas Técnicas de Reproducción)
El ciclo menstrual dura unos 28 días y se produce desde la
pubertad a la menopausia. Al comenzar el ciclo se desarrolla
un folículo, hinchándose Hacia el día 14 el folículo estalla,
liberando el óvulo encerrado en su interior, (ovulación: dibujo
de la derecha) el cual se halla aun rodeado de una corona de
células. Entre tanto, el folículo ha segregado una hormona que
provoca el engrosamiento de la mucosa uterina o endometrio.
Al liberar el óvulo, el folículo se transforma en el llamado
cuerpo lúteo, el cual segrega hormonas que siguen
produciendo el crecimiento del endometrio. Sí el óvulo no es
fecundado, el cuerpo lúteo se atrofia aproximadamente a los
28 días del ciclo, cesando la producción de hormonas.
Entonces se desprende la mucosa uterina produciendo el flujo
menstrual, pero si el Óvulo es fecundado, el cuerpo lúteo sigue
segregando hormonas que mantienen al endometrio
desarrollado al máximo.


Fecundación
En una sola emisión de semen,- un hombre suele expulsar
centenares de millones de espermatozoides, células que
recuerdan a renacuajos, con
cabezas aplanadas y largas colas.
Sin embargo, sólo unos cientos
llegarán al óvulo en la parte
superior de las trompas de
Falopio... y sólo un espermatozoide
penetrará en el óvulo para producir
un zigoto viable. Tras haber
penetrado la membrana del óvulo,
el espermatozoide pierde la cola y
entra en el protoplasma. El núcleo
del óvulo y el del espermatozoide
se unen. ahora la fecundación ha llegado a su fin y el zigoto
empieza a dividirse, al tiempo que se desplaza a través de la
trompa de Falopio hacia el útero. Este viaje dura alrededor de
una semana, al cabo de la cual el óvulo fecundado se ha
convertido en una esfera de 32 ó 64 células Las células Se
disponen en la superficie de la esfera, mientras que la cavidad
interior está llena de líquido. Es en ese estadio del desarrollo
cuando el joven embrión, llamado blástula, se implanta sobre
la mucosa del útero, que ha aumentado de tamaño. Si el óvulo
no llega a ser fecundado, esta mucosa uterina será expulsada
durante el proceso de la menstruación; este ciclo se sucede
aproximadamente cada 28 días La emisión mensual de un
óvulo sucede desde la pubertad - alrededor de los 12 años-
hasta la menopausia - hacia los 45 años.

La fecundación ocurre en el tercio superior (de manera normal)
de la trompa de Falopio. Muchos espermatozoides llegan
hasta el óvulo pero sólo uno fecundara el óvulo dando
nacimiento al Zigoto. Este se va duplicando sucesivamente el
numero de células que lo componen. Finalmente toma el
aspecto de una bola de células, a la que se llama Mórula,
luego la mórula se ahueca, quedando llena de líquido la
cavidad interior, en este estadio se llama blástula. Una
semana después es embrión anida en el endometrio uterino.
En ese momento se forman las células del embrión y las de la
cavidad amniótica; luego se formarán las del saco vitelino. El
embrión se unirá a la placenta con la ayuda de un tejido
conectivo que se convertirá en el cordón umbilical.

El aparato reproductor masculino o aparato genital masculino,
junto con el femenino, es el encargado de garantizar la
procreación, es decir la formación de nuevos individuos para
lograr la supervivencia de la especie.
Los principales órganos que forman el aparato reproductor
masculino son el pene y los testículos. Tanto el pene como los
testículos son órganos externos que se encuentran fuera de la
cavidad abdominal, a diferencia de los principales órganos del
sistema reproductor femenino, vagina, ovarios y útero que son
órganos internos por encontrarse dentro del abdomen.

Los testículos producen espermatozoides y liberan a la sangre
hormonas sexuales masculinas (testosterona). Un sistema de
conductos que incluyen el epidídimo y los conductos
deferentes almacenan los espermatozoides y los conducen al
exterior a través del pene. En el transcurso de las relaciones
sexuales se produce la eyaculación que consiste en la
liberación en la vagina de la mujer del líquido seminal o
semen. El semen está compuesto por los espermatozoides
producidos por el testículo y diversas secreciones de las
glándulas sexuales accesorias que son la próstata y las
glándulas bulbouretrales.
1

Órganos
Testículos
Son los principales órganos del sistema reproductor
masculino. Produce las células espermáticas y las hormonas
sexuales masculinas. Se encuentran alojados en el escroto o
saco escrotal que es un conjunto de envolturas que cubre y
aloja a los testículos en el varón.
Pene
Está formado por el cuerpo esponjoso y los cuerpos
cavernosos.
 Cuerpo esponjoso
El cuerpo esponjoso es la más pequeña de las tres columnas
de tejido eréctil que se encuentran en el interior del pene (las
otras dos son los cuerpos cavernosos). Está ubicado en la
parte inferior del miembro viril.
Su función es la de evitar que, durante la erección, se
comprima la uretra (conducto por el cual son expulsados tanto
el semen como la orina). Cuando el pene se encuentra en
dicho estado, contiene solamente el 10% de la sangre; los
cuerpos cavernosos absorben el 90% de la misma.
El glande (también conocido como cabeza del pene) es la
última porción y la parte más ancha del cuerpo esponjoso;
presenta una forma cónica.
 Cuerpo cavernoso
Los cuerpos cavernosos constituyen un par de columnas de
tejido eréctil situadas en la parte superior del pene, que se
llenan de sangre durante las erecciones.
Epidídimo
El epidídimo es un tubo estrecho y alargado, situado en la
parte posterior superior del testículo; conecta los conductos
deferentes al reverso de cada testículo. Está constituido por la
reunión y apelotonamiento de los conductos seminíferos. Se
distingue una cabeza, cuerpo y cola que continúa con el
conducto deferente. Tiene aproximadamente 5 cm de longitud
por 12 mm de ancho. Está presente en todos los mamíferos
machos.
Conducto deferente
Los conductos deferentes o vasos deferentes constituyen
parte de la anatomía masculina de algunas especies,
incluyendo la humana. Son un par de conductos rodeados de
músculo liso, cada uno de 30 cm de largo aproximadamente,
que conectan el epidídimo con los conductos eyaculatorios,
intermediando el recorrido del semen entre éstos.
Durante la eyaculación, el músculo liso de los conductos se
contrae, impulsando el semen hacia los conductos
eyaculatorios y luego a la uretra, desde donde es expulsado al
exterior. La vasectomía es un método de anticoncepción en el
cual los vasos deferentes son cortados. Una variación
moderna, que también es popularmente conocida como
vasectomía aunque no incluye cortar los conductos consiste
en colocar un material que obstruya el paso del semen a
través de aquellos.
Vesículas seminales
Secretan un líquido alcalino viscoso que neutraliza el ambiente
ácido de la uretra. En condiciones normales el líquido
contribuye alrededor del 60% del semen. Las vesículas o
glándulas seminales son unas glándulas productoras de
aproximadamente el 3% del volumen del líquido seminal
situadas en la excavación pélvica. Detrás de la vejiga urinaria,
delante del recto e inmediatamente por encima de la base de
la próstata, con la que están unidas por su extremo inferior.
Conducto eyaculador
Los conductos eyaculatorios constituyen parte de la anatomía
masculina; cada varón tiene dos de ellos. Comienzan al final
de los vasos deferentes y terminan en la uretra. Durante la
eyaculación, el semen pasa a través de estos conductos y es
posteriormente expulsado del cuerpo a través del pene.
Próstata
La próstata es un órgano glandular del aparato genitourinario,
exclusivo de los hombres, con forma de castaña, localizada
enfrente del recto, debajo y a la salida de la vejiga urinaria.
Contiene células que producen parte del líquido seminal que
protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el
semen.
Uretra
La uretra es el conducto por el que discurre la orina desde la
vejiga urinaria hasta el exterior del cuerpo durante la micción.
La función de la uretra es excretora en ambos sexos y también
cumple una función reproductiva en el hombre al permitir el
paso del semen desde las vesículas seminales que abocan a
la próstata hasta el exterior.
Glándulas bulbouretrales
Las glándulas bulbouretrales, también conocidas como
glándulas de Cowper, son dos glándulas que se encuentran
debajo de la próstata. Su función es secretar un líquido
alcalino
que lubrica y neutraliza la acidez de la uretra antes del paso
del semen en la eyaculación. Este líquido puede contener
espermatozoides (generalmente arrastrados), por lo cual la
práctica de retirar el pene de la vagina antes de la eyaculación
no es un método anticonceptivo efectivo.


El corazón
El corazón es un órgano hueco, del tamaño del puño,
encerrado en la cavidad torácica, en el centro del pecho, entre
los pulmones, sobre el diafragma, dando nombre a la "entrada"
del estómago o cardias. Histológicamente en el corazón se
distinguen tres capas de diferentes tejidos que, del interior al
exterior se denominan endocardio, miocardio y pericardio. El
endocardio está formado por un tejido epitelial de
revestimiento que se continúa con el endotelio del interior de
los vasos sanguíneos. El miocardio es la capa más
voluminosa, estando constituido por tejido muscular de un tipo
especial llamado tejido muscular cardíaco. El pericardio
envuelve al corazón completamente.


El corazón está dividido en dos mitades que no se comunican
entre sí: una derecha y otra izquierda, La mitad derecha
siempre contiene sangre pobre en oxígeno, procedente de las
venas cava superior e inferior, mientras que la mitad izquierda
del corazón siempre posee sangre rica en oxígeno y que,
procedente de las venas pulmonares, será distribuida para
oxigenar los tejidos del organismo a partir de las
ramificaciones de la gran arteria aorta. En algunas
cardiopatías congénitas persiste una comunicación entre las
dos mitades del corazón, con la consiguiente mezcla de
sangre rica y pobre en oxígeno, al no cerrarse completamente
el tabique interventricular durante el desarrollo fetal.

Cada mitad del corazón presenta una cavidad superior, la
aurícula, y otra inferior o ventrículo, de paredes musculares
muy desarrolladas. Existen, pues, dos aurículas: derecha e
izquierda, y dos ventrículos: derecho e izquierdo. Entre la
aurícula y el ventrículo de la misma mitad cardiaca existen
unas válvulas llamadas válvulas aurículoventriculares
(tricúspide y mitral, en la mitad derecha e izquierda
respectivamente) que se abren y cierran continuamente,
permitiendo o impidiendo el flujo sanguíneo desde el ventrículo
a su correspondiente aurícula.


























TEMA 5
ORGANOS DE LOS SENTIDOS Y
SISTEMA OSEO




Aunque el ojo es denominado a menudo el órgano de la
visión, en realidad, el órgano que efectúa el proceso de la
visión es el cerebro; la función del ojo es traducir las
vibraciones electromagnéticas de la luz en un determinado tipo
de impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro a través
del nervio óptico. El globo ocular es una estructura esférica de
aproximadamente 2,5 cm de diámetro con un marcado
abombamiento sobre su superficie anterior. La parte exterior, o
la cubierta, se compone de tres capas de tejido: la capa más
externa o esclerótica tiene una función protectora, cubre unos
cinco sextos de la superficie ocular y se prolonga en la parte
anterior con la córnea transparente; la capa media o úvea
tiene a su vez tres partes diferenciadas: la coroides —muy
vascularizada, reviste las tres quintas partes posteriores del
globo ocular— continúa con el cuerpo ciliar, formado por los
procesos ciliares, y a continuación el iris, que se extiende por
la parte frontal del ojo. La capa más interna es la retina,
sensible a la luz.

La córnea es una membrana resistente, compuesta por cinco
capas, a través de la cual la luz penetra en el interior del ojo.
Por detrás, hay una cámara llena de un fluido claro y húmedo
(el humor acuoso) que separa la córnea de la lente del
cristalino. En sí misma, la lente es una esfera aplanada
constituida por un gran número de fibras transparentes
dispuestas en capas. Está conectada con el músculo ciliar,
que tiene forma de anillo y la rodea mediante unos ligamentos.
El músculo ciliar y los tejidos circundantes forman el cuerpo
ciliar y esta estructura aplana o redondea la lente, cambiando
su longitud focal.
El iris es una estructura pigmentada suspendida entre la
córnea y el cristalino y tiene una abertura circular en el centro,
la pupila. El tamaño de la pupila depende de un músculo que
rodea sus bordes, aumentando o disminuyendo cuando se
contrae o se relaja, controlando la cantidad de luz que entra en
el ojo.




Por detrás de la lente, el cuerpo principal del ojo está lleno de
una sustancia transparente y gelatinosa (el humor vítreo)
encerrado en un saco delgado que recibe el nombre de
membrana hialoidea. La presión del humor vítreo mantiene
distendido el globo ocular.

La retina es una capa compleja compuesta sobre todo por
células nerviosas. Las células receptoras sensibles a la luz se
encuentran en su superficie exterior detrás de una capa de
tejido pigmentado. Estas células tienen la forma de conos y
bastones y están ordenadas como los fósforos de una caja.
Situada detrás de la pupila, la retina tiene una pequeña
mancha de color amarillo, llamada mácula lútea; en su centro
se encuentra la fóvea central, la zona del ojo con mayor
agudeza visual. La capa sensorial de la fóvea se compone
sólo de células con forma de conos, mientras que en torno a
ella también se encuentran células con forma de bastones.
Según nos alejamos del área sensible, las células con forma
de cono se vuelven más escasas y en los bordes exteriores de
la retina sólo existen las células con forma de bastones.
El nervio óptico entra en el globo ocular por debajo y algo
inclinado hacia el lado interno de la fóvea central, originando
en la retina una pequeña mancha redondeada llamada disco
óptico. Esta estructura forma el punto ciego del ojo, ya que
carece de células sensibles a la luz.
Funcionamiento del ojo
En general, los ojos de los animales funcionan como unas
cámaras fotográficas sencillas. La lente del cristalino forma en
la retina una imagen invertida de los objetos que enfoca y la
retina se corresponde con la película sensible a la luz.

Tacto, presión, frío y calor
A través del tacto, el cuerpo percibe el contacto con las
distintas sustancias, objetos, etcétera. Los seres humanos
presentan terminaciones nerviosas especializadas y
localizadas en la piel, que se llaman receptores del tacto y
pueden ser de diversos tipos. Estos receptores se estimulan
ante una deformación mecánica de la piel y transportan las
sensaciones hacia el cerebro a través de fibras nerviosas. Los
receptores se encuentran en la epidermis, que es la capa más
externa de la piel, y están distribuidos por todo el cuerpo de
forma variable, por lo que aparecen zonas con distintos grados
de sensibilidad táctil en función del números de receptores que
contengan. Existe una forma compleja de receptor del tacto en
la cual los terminales forman nódulos diminutos o bulbos
terminales; a este tipo de receptores pertenecen los
corpúsculos de Paccini, sensibles a la presión, que se
encuentran en las partes sensibles de las yemas de los dedos.
El tacto es el menos especializado de los cinco sentidos, pero
a base de usarlo se puede aumentar su agudeza; los ciegos,
por ejemplo, tienen un sentido táctil muy delicado que les
permite leer las letras del sistema Braille.
Gracias a los corpúsculos de Rufini y a los corpúsculos de
Krause podemos percibir aumentos o bajadas de la
temperatura.
Pulsa aquí para ver un gráfico con las sensaciones de la piel.
Gusto
El sentido del gusto actúa por contacto de sustancias solubles
con la lengua. El ser humano es capaz de percibir un abanico
amplio de sabores como respuesta a la combinación de varios
estímulos, entre ellos textura, temperatura, olor y gusto.
Considerado de forma aislada, el sentido del gusto sólo
percibe cuatro sabores básicos: dulce, salado, ácido y amargo;
cada uno de ellos es detectado por un tipo especial de papilas
gustativas.
Las casi 10.000 papilas gustativas que tiene el ser humano
están distribuidas de forma desigual en la cara superior de la
lengua, donde forman manchas sensibles a clases
determinadas de compuestos químicos que inducen las
sensaciones del gusto. Por lo general, las papilas sensibles a
los sabores dulce y salado se concentran en la punta de la
lengua, las sensibles al ácido ocupan los lados y las sensibles
al amargo están en la parte posterior.
Los compuestos químicos de los alimentos se disuelven en la
humedad de la boca y penetran en las papilas gustativas a
través de los poros de la superficie de la lengua, donde entran
en contacto con células sensoriales. Cuando un receptor es
estimulado por una de las sustancias disueltas, envía impulsos
nerviosos al cerebro. La frecuencia con que se repiten los
impulsos indica la intensidad del sabor; es probable que el tipo
de sabor quede registrado por el tipo de células que hayan
respondido al estímulo.
Olfato
La nariz, equipada con nervios olfativos, es el principal órgano
del olfato. Los nervios olfativos son también importantes para
diferenciar el gusto de las sustancias que se encuentran
dentro de la boca. Es decir, muchas sensaciones que se
perciben como sensaciones gustativas, tienen su origen, en
realidad, en el sentido del olfato.

Las sensaciones olfatorias son difíciles de describir y de
clasificar. Sin embargo, se han realizado clasificaciones
fijándose en los elementos químicos asociados a los olores de
las sustancias. Ciertas investigaciones indican la existencia de
siete olores primarios: alcanfor, almizcle, flores, menta, éter
(líquidos para limpieza en seco, por ejemplo), acre
(avinagrado) y podrido. Estos olores primarios corresponden a
siete tipos de receptores existentes en las células de la
mucosa olfatoria. Las investigaciones sobre el olfato señalan
que las sustancias con olores similares tienen moléculas del
mismo tipo.
Estudios recientes indican que la forma de las moléculas que
originan los olores determina la naturaleza del olor de esas
moléculas o sustancias. Se piensa que estas moléculas se
combinan con células específicas de la nariz, o con
compuestos químicos que están dentro de esas células. La
captación de los olores es el primer paso de un proceso que
continúa con la transmisión del impulso a través del nervio
olfatorio y acaba con la percepción del olor por el cerebro.

El oído es el órgano responsable no sólo de la audición sino
también del equilibrio. Se divide en tres zonas: externa, media
e interna. La mayor parte del oído interno está rodeada por el
hueso temporal.
El oído externo es la parte del aparato auditivo que se
encuentra en posición lateral al tímpano o membrana
timpánica. Comprende la oreja o pabellón auricular o
auditivo y el conducto auditivo externo, que mide tres
centímetros de longitud.



Tenemos más de doscientos huesos, unas cien articulaciones
y más de 650 músculos actuando coordinadamente. Gracias a
la colaboración entre huesos y músculos mantenemos la
postura y realizamos múltiples acciones.

El conjunto de huesos y cartílagos: forma el esqueleto. Ver
otros dibujos del esqueleto: El tejido óseo combina células
vivas (osteoblastos, osteocitos y osteoclastos) y materiales
inertes (sales de calcio y fósforo), además de sustancias
orgánicas de la matriz ósea como el colágeno, proteína que
también está presente en otros tejidos. Los huesos son
órganos vivos que se están renovando constantemente,
gracias a las células óseas. Los osteoclastos son células que
destruyen el hueso, y éste es reemplazado por una nueva
matriz ósea que fabrican los osteocitos.

Las funciones del esqueleto son múltiples:
Sost
iene
al
orga
nism
o y
prot
ege
a los
órga
nos
delic
ado
s
como el cerebro, el corazón o los pulmones, a la vez que sirve
de punto de inserción a los tendones de los músculos, Los
huesos se unen entre sí mediante ligamentos.

Además, el interior de los huesos largos aloja la médula ósea,
un tejido que fabrica glóbulos rojos y blancos. La cabeza está
constituida por el cráneo y la cara. Es una sucesión compleja
de huesos que protegen el encéfalo y a otros órganos del
sistema nervioso central (ver Sistema Nervioso) También da
protección a los órganos de los sentidos, a excepción de el
tacto que se encuentra repartido por toda la superficie de la
piel.
La columna vertebral es un pilar recio, pero un poco flexible,
formada por una treintena de vértebras que cierra por detrás la
caja torácica. En la porción dorsal de la columna, se articula
con las costillas. Si quieres ver un gran dibujo de una vértebra
pulsa aquí. Si quieres ver una radiografía de la columna
vertebral pulsa aquí. Y pulsa aquí para ver otro gráfico de la
columna vertebral y las vértebras.
El tórax es una caja semirrígida que colabora activamente
durante la respiración.
Para ver la estructura de la caja torácica pulsa aquí
 En el cuerpo humano existen 208 huesos :
26 en la columna vertebral
8 en el cráneo. 14 en la cara
8 en el oído
1 hueso hioides
25 en el tórax
64 en los miembros superiores
62 en los miembros inferiores



Ejemplos de hueso
largo, corto y plano.
Algunos huesos de la cabeza.
Click para más nombres

o Hay varios
tipos de
huesos :
Largos,
como los
del brazo o
la pierna.
Cortos,
como los de
la muñeca o
las
vértebras
Planos,
como los de
la cabeza
o Algunas características
de los huesos:
Son duros. Están
formados por una
sustancia blanda
llamada osteína y por
una sustancia dura
formada por sales
minerales de calcio y
fósforo. Los huesos
largos tienen en su
parte media un canal
central relleno de
médula amarilla, y las
cabezas son
esponjosas y están
llenas de médula ósea
roja.

División Del Cuerpo
Humano Para El
Estudio Del Sistema
Óseo:
o El cuerpo
humano se
o Función de los huesos
:
Dar consistencia al
cuerpo.
Ser el apoyo de los
músculos y producir los
movimientos.
Sirven como centro de
maduración de
eritrocitos (glóbulos
rojos). (Véase "cómo
se produce la sangre")

divide de la
siguiente
manera
para que
sea más
comprensibl
e y
universal:
Cabeza,
Tronco y
Extremidad
es



Huesos de la cabeza
Los huesos del cráneo son 8 y forman una caja resistente para
proteger el cerebro. Para ver un gran dibujo del cráneo pulsa
aquí. Los huesos de la cara son 14. Entre ellos
los más importantes son los maxilares
(superior e inferior) que se utilizan en la
masticación. Hay un hueso suelto a nivel de la
base de la lengua; llamado hioides, en la que
sustenta en sus movimientos. En algunos
huesos de la cabeza hay huecos conectados
con las fosas nasales que contribuyen a que el aire inspirado
se caliente y humedezca. Estos huecos, denominados senos
paranasales o cavidades sinusales, pueden inflamarse
originando una sinusitis.
Fontanelas del bebé: En el cráneo de un recién nacido los
huesos no están totalmente unidos. Pulsa aquí para ver un
dibujo con explicaciones y aquí para ver otro.

Huesos del tronco
La clavícula y el omóplato, que sirven para el apoyo de las
extremidades superiores.
Las costillas que protegen a los pulmones, formando la caja
torácica.
El esternón, donde se unen las costillas de ambos lados.
(anterior)

Las vértebras, forman la columna vertebral y protegen la
médula espinal, también articulan las costillas. (posterior).
Pulsa aquí para ver otro gráfico.
La pelvis (ilion, isquión y pubis), en donde se apoyan las
extremidades inferiores.
Huesos de las extremidades superiores
Clavícula, omoplato y húmero formando la articulación del
hombro
El húmero en el brazo.
El cúbito y el radio en el antebrazo
El carpo, formado por 8 huesecillos de la muñeca.
Los metacarpianos en la mano.
Las falanges en los dedos.



Huesos de las extremidades inferiores
La pelvis y el fémur formando la articulación de la cadera. Si
quieres ver la diferencia entre la cadera femenina y la
masculina pulsa aquí.
El fémur en el muslo
La rótula en la rodilla.
La tibia y el peroné, en la pierna
El tarso, formado por 7 huesecillos del talón.
El metatarso en el pie
Las falanges en los dedos.
Las Articulaciones
Son las zonas de unión entre los huesos o cartílagos del
esqueleto. Se pueden clasificar en: sinartrosis, que son
articulaciones rígidas, sin movilidad, como las que unen los
huesos del cráneo; sínfisis, que presentan movilidad escasa
como la unión de ambos pubis; y diartrosis, articulaciones
móviles como las que unen los huesos de las extremidades
con el tronco (hombro, cadera).

Las articulaciones sin movilidad (sinartrosis) se mantienen
unidas por el crecimiento del hueso, o por un cartílago fibroso
resistente. Las articulaciones con movilidad escasa se
mantienen unidas por un cartílago elástico. Las articulaciones
móviles tienen una capa externa de cartílago fibroso y están
rodeadas por ligamentos resistentes que se sujetan a los
huesos. Los extremos óseos de las articulaciones móviles
están cubiertos con cartílago liso y lubricados por un fluido
espeso denominado líquido sinovial producido por la
membrana sinovial. La bursitis o inflamación de las bolsas
sinoviales (contienen el líquido sinovial) es un trastorno muy
doloroso y frecuente en las articulaciones móviles.

El cuerpo humano tiene diversos tipos de articulaciones
móviles. La cadera y el hombro son articulaciones del tipo
esfera-cavidad, que permiten movimientos libres en todas las
direcciones. Los codos, las rodillas y los dedos tienen
articulaciones en bisagra, de modo que sólo es posible la
movilidad en un plano. Las articulaciones en pivote, que
permiten sólo la rotación, son características de las dos
primeras vértebras; es además la articulación que hace posible
el giro de la cabeza de un lado a otro. Las articulaciones
deslizantes, donde las superficies óseas se mueven separadas
por distancias muy cortas, se observan entre diferentes
huesos de la muñeca y del tobillo.



















TEMA 6
LOS MUSCULOS
Los músculos son los motores del movimiento. Un músculo, es
un haz de fibras, cuya propiedad mas destacada es la
contractilidad. Gracias a esta facultad, el paquete de fibras
musculares se contrae cuando recibe orden adecuada. Al
contraerse, se acorta y se tira del hueso o de la estructura
sujeta. Acabado el trabajo, recupera su posición de reposo.



Se distinguen tres tipos de tejido muscular:
 T.M. Estriado o Esquelético
 T.M. Liso
 T.M. Cardíaco
Los músculos estriados son rojos, tienen una contracción
rápida y voluntaria y se insertan en los huesos a través de un
tendón, por ejemplo, los de la masticación, el trapecio, que
sostiene erguida la cabeza, o los gemelos en las piernas que
permiten ponerse de puntillas. Aquí abajo puedes ver el
aspecto al microscopio del tejido muscular estriado:

Los músculos lisos tapizan tubos y conductos y tienen
contracción lenta e involuntaria. Se encuentran por ejemplo,
recubriendo el tubo digestivo o los vasos sanguíneos (arterias
y venas).
El músculo cardíaco (del corazón) es un caso especial, pues
se trata de una variedad de músculo estriado, pero de
contracción involuntaria.
El cuerpo humano posee unos 650 músculos de acción
voluntaria. Tal riqueza muscular nos permite realizar
innumerables movimientos. Hay músculos planos como el
recto del abdomen, en forma de huso como el bíceps o muy
cortos como los interóseos del metacarpo. Algunos músculos
son muy grandes, como el dorsal en la espalda, mientras otros
muy potentes como el cuadriceps en el muslo. Además los
músculos sirven, junto con los huesos, como protección a los
órganos internos así como de dar forma al organismo y
expresividad al rostro.
Los músculos son conjuntos de células alargadas llamadas
fibras. Están colocadas en forma de haces que a su vez están
metidos en unas vainas conjuntivas que se prolongan
formando los tendones, con lo que se unen a los huesos. Su









forma es variable. La más típica es la forma de huso (gruesos
en el centro y finos en los extremos) muy alargado.






Sus Propiedades :
 Son blandos
 Pueden deformarse
 Pueden contraerse
Su misión esencial es mover las diversas partes del cuerpo
apoyándose en los huesos.
En el cuerpo humano hay más de 650 músculos. Para ver una
clasificación de los músculos según su forma pulsa aquí .
Los más importantes son :
En la cabeza señalemos:
Los que utilizamos para masticar, llamados Maseteros.
El músculo que permite el movimiento de los labios cuando
hablamos: Orbicular de los labios.
Los que permiten abrir o cerrar los párpados : Orbiculares de
los ojos. Los que utilizamos para soplar o silbar, llamados
Bucinadores.
En el Cuello:
Los que utilizamos para doblar la cabeza hacia los lados o
para hacerla girar : se llaman Esterno-cleido-mastoideos.
Los que utilizamos para moverla hacia atrás: Esplenio.


En el Tronco. para una visión posterior).
Los utilizados en la respiración: Intercostales, Serratos, en
forma de sierra, el diafragma que separa el tórax del abdomen.
Los pectorales, para mover el brazo hacia adelante y los
dorsales, que mueven el brazo hacia atrás. Los trapecios, que
elevan el hombro y mantienen vertical la cabeza. Aquí puedes
ver los principales músculos del tronco visto frontalmente:

En los Brazos destacamos:
El deltoides que forma el hombro.
El bíceps Braquial que flexiona el antebrazo sobre el brazo.
El tríceps Branquial que extiende el antebrazo.
Los pronadores y supinadores hacen girar la muñeca y la
mano.
Los flexores y extensores de los dedos. Músculos de la mano
Pulsa aquí para ver cómo actúan combinadamente,
contrayéndose o relajándose, los músculos para extender o
flexionar el brazo


En las Extremidades Inferiores destacamos: Los glúteos que
forman las nalgas.
El sartorio que utilizamos para cruzar una pierna sobre la otra.
El bíceps crural está detrás, dobla la pierna por la rodilla.
El tríceps está delante, extiende la pierna.
Los gemelos son los que utilizamos para caminar, forman la
pantorrilla, terminan en el llamado tendón de Aquiles.
Los flexores y extensores de los dedos.








TEMA 7
ECOLOGIA Y ECOSISTEMA

La ecología es el estudio científico de las interacciones de los
organismos entre si, y con otros organismos, dentro de un
entorno físico o químico. Es la rama de la Biología que
estudia los seres vivos, su medio y las relaciones que
establecen entre ellos.

Entender la ecología es esencial para la supervivencia de la
raza humana. La cantidad de personas en el mundo se
incrementa rápidamente, cada día necesitamos más recursos
naturales para vivir, y generalmente no tenemos la habilidad
de respetar estos recursos a largo plazo.
El término ecología se empleó por vez primera a mediados del
siglo XIX por el naturalista Henry David Thoreau en una carta
que le escribió a su primo George Thatcher, pero muchos de
los conceptos de ecología son anteriores al término en un siglo
o más.
Un ecólogo puede estudiar el comportamiento de los
individuos. Algunas conductas estudiadas serían, por ejemplo,
las técnicas de recolección de alimentos por los individuos, las
adaptaciones de supervivencia ante la depredación, y el
cortejo. Esta área es llamada, frecuentemente, “Ecología del
comportamiento”.
Existe también la llamada "ecología de poblaciones" que se
ocupa del estudio de los procesos que afectan la distribución y
abundancia de las poblaciones animales y vegetales. El primer
paso consiste en describir la población para lo cual se miden
las tasas de nacimiento, mortalidad y de emigración e
inmigración. Las fluctuaciones en el número de individuos de
una especie en particular, las proporciones en la población de
las diversas especies, y las relaciones depredador-presa son
factores que influyen sobre la población.
Ecosistemas
Los ecólogos emplean el término ecosistema para indicar una
unidad natural de partes vivientes o inertes, con interacciones
mutuas para producir un sistema estable en el cual el
intercambio de sustancias entre las plantas vivas e inertes es
de tipo circular. Los ecosistemas son sistemas complejos
como el bosque, el río o el lago, formados por una trama de
elementos físicos (el biotopo) y biológicos (la biocenosis o
comunidad de organismos).
Un ejemplo clásico de un ecosistema bastante compacto para
ser investigado en detalle cuantitativo es una laguna o un
estanque. La parte no viviente del lago (elementos abióticos)
comprende el agua, el oxígeno disuelto, el bióxido de carbono,
las sales inorgánicas como fosfatos y cloruros de sodio,
potasio y calcio, y muchos compuestos orgánicos.
Los organismos vivos (elementos bióticos) pueden subdividirse
en productores, consumidores y desintegradores según su
papel contribuyendo a conservar en función al ecosistema
como un todo estable de interacción mutua.
En primer lugar, existen organismos productores; como las
plantas verdes que pueden fabricar compuestos orgánicos a
partir de sustancias inorgánicas sencillas por fotosíntesis. En
un lago, hay dos tipos de productores: las plantas mayores
que crecen sobre la orilla o flotan en aguas poco profundas, y
las plantas flotantes microscópicas, en su mayor parte algas,
que se distribuyen por todo el líquido, hasta la profundidad
máxima alcanzada por la luz. Estas plantas pequeñas, que se
designan colectivamente con el nombre de fitoplancton, no
suelen ser visibles, salvo si las hay en gran cantidad, en cuyo
caso comunican al agua tinte verdoso. Suelen ser bastante
más importantes como productoras de alimentos para el lago
que las plantas visibles